Sei sulla pagina 1di 1

FILOSOFÍA DE LA RELIGIÓN

La expresión «filosofía de la religión» conecta dos magnitudes: filosofía y religión. Esa conexión
¿cómo debe entenderse? ¿Se supone con ello una filosofía, especialmente cualificada por la
palabra «religión», significando por consiguiente una filosofía marcadamente religiosa o una
filosofía montada sobre la base de la religiosidad? Entendida la conexión en ese sentido,
desembocaría en una mezcla, que a ninguna de las dos magnitudes podría beneficiar. La forma
de escapar a ese híbrido de una filosofía religiosa o de una religión filosófica es la de entender
la filosofía de la religión como una especie de investigación filosófica, cuyo objeto es la religión.
Si la religión no fuera algo que ya existe de antemano, tampoco podría darse una filosofía
religiosa en este sentido. Dicha investigación es, por una parte, la que se hace sobre la
comprensión filosófica de un objeto dado al tiempo que se mueve en el marco de la razón
humana; y, por otra, hay que distinguir y separar claramente su objeto. El objeto que hace suyo
la susodicha investigación filosófica no es una religión histórica concreta, como podrían ser, por
ej., el cristianismo o el islam, para entenderla en su singularidad específica partiendo por
ejemplo de su respectivo centro. Su objeto es más bien la específica determinación común que
caracteriza a todo lo que nosotros designamos como religión, y que nos permite diferenciar a la
religión de lo que no es. Esa determinación común y básica, sobre la que versa el estudio
filosófico, no persigue en modo alguno la finalidad de deshancar a las religiones concretas y
sustituirlas por una religión racional universal. Anders Nygren aclara esta idea con una
comparación drástica: «Cuando subsumimos las diversas especies de árboles —abedul, encina,
tilo, abeto, etc.— bajo el concepto de "árbol", ello no significa que eliminemos ese árbol y
construyamos en su lugar un árbol universal, que fuera a la vez todo y nada. Así, tampoco la
filosofía de la religión, cuando utiliza el concepto "religión" incluyendo en él al cristianismo,
budismo, sintoísmo, islam, etc., puede dejar fuera de combate esas religiones concretas y
construir en su lugar una religión universal, que sería a la vez todo y nada»1. Como disciplina
filosófica particular la filosofía de la religión es un producto de la edad moderna; se ha formado
en el curso del siglo xvm, a finales del cual se fue imponiendo poco a poco la designación de
«filosofía dela religión». En comparación con otras, se trata de una disciplina filosófica
relativamente joven. Cierto que dentro de la historia espiritual de Occidente la filosofía se
ocupó y afrontó ya desde el comienzo el estudio de la religión; pero ese esfuerzo filosófico se
centró casi en exclusiva en aquello a lo que apunta la conducta religiosa: lo divino o Dios. Ello se
debió a razones objetivas e histórico-espirituales.