Sei sulla pagina 1di 52
:) 'Ip <. , ~ . j " -:: " 1 • I ,,' ,,'

:)

'Ip <. ,

~.

:) 'Ip <. , ~ . j " -:: " 1 • I ,,' ,,' "':JIII
:) 'Ip <. , ~ . j " -:: " 1 • I ,,' ,,' "':JIII

j
"

-::

"

1

I

,,'

,,'

"':JIII

.

'~

-:: " 1 • I ,,' ,,' "':JIII . '~ - - --0<:1 ' .' \
- - --0<:1 ' .' \ i " , • . (, '4J , •
-
-
--0<:1 '
.' \ i
"
,
.
(, '4J
,
,
t
,
.
,
.'
- " .
.

""

.-"'\ /

'(

.' - " . . • "" .-"'\ / '( ,~,::--' :',,/ .J ------ ' "

,~,::--':',,/

.J

"" .-"'\ / '( ,~,::--' :',,/ .J ------ ' " ,.,.- - tU- ~ I #
------ ' " ,.,.- - tU- ~ I # I • " " , I
------
'
"
,.,.-
-
tU-
~
I
#
I
" "
, I d
/1
_

,

~

,

j)-

(

~ I # I • " " , I d /1 _ • , ~ ,
~ I # I • " " , I d /1 _ • , ~ ,

/'

:", /S11.

'

/

,

I # I • " " , I d /1 _ • , ~ , j)-

t{é~ .

4-

- • Mf/tc ,
-
Mf/tc
,
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;::

ESENA DE

ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -

AR OS SUCES oS

AC,\ECIUOS E:-I

EL

ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -

DURANTE

ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -
ESENA DE AR OS SUCES oS AC,\ECIUOS E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: -

-

>--' >--<

,=-

;::

E:-I EL DURANTE - >--' >--< ,=- ;:: - MEXICO. Imprenta de ludaD, Cerca. de Santo

-

MEXICO.

Imprenta de ludaD, Cerca. de Santo Domingo HÍlmero i2 ;

- >--' >--< ,=- ;:: - MEXICO. Imprenta de ludaD, Cerca. de Santo Domingo HÍlmero i2

lS6T .

Es propio de las democracias, que los ciudadanos presten sus servicios tÍ ]a patria, 110
Es propio de las democracias, que los ciudadanos presten sus servicios tÍ ]a patria, 110

Es propio de las democracias, que los ciudadanos presten sus servicios

]a patria, 110 por esperar recompensas, pues así sirven solamente Jos

súbditos

de los

reyes, sino por cumplil' con

el deber sagl'ado

de ayudar

á ]a felicidad del país en que nacieron, y colocar su gl'ano de arena en el magnífico ediHcio de su prosperidad y su gl'311deza. Pero si los demócra- tas no debemos esperar recompensas de nuestl'as buenas acciones, tampo- co es justo, que ya que no se nos premie, se nos castigue por ellas, y que al fin de nuestra carl'el'a pública~ cuando todo hemos sacrificado por nues- tl'as ideas de progl'cso y libertad, cuando hemos llevado á ese sacrificio nuestros mejor'es años. nuestra fortuna y nuestl'os hijos, recibamos enton- ces como solo premio la illgl'atitud, y como úllico recuerdo la calumnia. Poseido de tan justo dolor, quiero refm'ir' á mis conciudadanos, todo lo relativo mi pm'sona, en los hechos que han tenido lug31' en Chiapas du_ rante la última gllel'l'3, y que la pasion y la innoble calumnia han pre- telldido desfigmar.

II.

Viria yo en el campo, l ejos de la política, cuando se creyeron útilés

mis

servicios, é inmediatamente lo abandoné para dedicarme al bien del Es_ tado de Chiapas, empresa que desde el plan de Ayutla alenté, si no con saber y con espel'iencia, sí con la fé que allana las montañas. Compren- el ¡elido mis buenas intelleiones, el yoto del pueblo me elevó á la primera rnagistr'atllI'a del Estado, y no puedo ocultar que me causó gran satisfaccioll; satisfaccion que no conocen aquellos que hall sido elevados á Jos puestos

4 públicos por una drden superior, y no por Yolunt~d de sus couciuuada 110S. En

4

públicos por una drden superior, y no por Yolunt~d de sus couciuuada 110S. En ese puesto tuye que emprender 1~ gran lucha de la 1'efOl'01a, y en ella no me detuvieron ni las preocupudones, tan pl'ofundamente arrai gadas en aqu ella épocas ni la influencia de un clel'o podel'oso, ni la simpa tía de un Obispo sübio cl inteligente, $1 clero el'a un , obstáculo, y rué iu dispensalJle desterr~r á ~lgunas de sus not~bilidades, Y cuando en medio de la cOllsumacion de esa obr':.-" llegó lu,stf\ uqu~llos confines de la patri,\ el rudo so nido del gol pe de Estado de Comonfo.l't, no encontró eco ningu-

no en mi gobierno que siguió sosteniendo la bandem de, la democracia., du l'a11te la f¡'atr'icida guer'Ta de tres ailos, ' Eritonces no me sujeté solamente :i la d e fensa del Estado, sino que OI~gunicéespediciones para auxiliar al de Taba¡;co, las cunles halwinn tenidó un 'bl'i1lantc resultado, si no hubiem habido la desgrac i:\ de que iba :í la c:-\beza ,el C. Pantaleon Dornlnguez_ quien desp ues de haber cooperado al heoho esc:lIlelaloso de Sunta Anita a sitiando :.i San Juan B~lUtis~a con fuerzas suficientes, y teniendo especlita

]a retiradn, capituló ante los siti~dos en unjon del berales de Tabasco,

, Lastim:ida la honl'a del Estado pOI' t~1n '~ellsible acontecimiento, enYi~ nI C. coronel Olave, llllnando de la Yun gual'd ia de la espcdicion qu e delJia salir pl'óximamente, y en Píchu calco fué derrotudo. En la víspera de esta funcion de armas de sertó el C. V{elOI' Macias, c3pitan de la compa ñia de Chiapa, le que cont ribu yó no poco) fi la referida del'I'ota. Estos dos desastres me decid(el'on :1 emprender con mas vigol' ]a cam paila 'sol)l'e T::\basco, y pOlliéndome al fr'ente de las fuel 'zas do Chiapas s marché en per'sona sobl'e las tropas reheldes al Cobierllo lejítimo, que es-

,

"

,

.

,

'

,

gefe de las

fuerzas Ji

,

tahan pose.siollados de uquel Es ta do ol'gnllosé\s pOI' sus r ecientes yiclOl'ias

y despues ele algunas glOl'iosas funciou e s de

(\l'mas.

o t: upé la ciudad oe

San Juan Bautista, restableciendo el pdnripio de lf'jitimitlad en todo el

Est~do.

Obtenido tan bl'illanle t,'iunfo,

el C, P,'esiJ entc de la Hepúl)lica quiso

con fiarm e los mandos político y milita, ' de Tabasco; mé\s tuye el sen ti miento de no poder cOI'l'espondf'I' :i esta pI'u eh;} de confianza~ pOI' l'U~(lnes })odel'osas que le espu se , sicndo las pl'incipales el qncJlI':~ntQ not:\hle de mi saltid, y el desco de eyital' que se me atl'ibuyesen mIras amhiciosas en Ta."

,

,

basco. s i endo así que al empl'cndel' la campaña sobre este Estado, no 11t~Yé otro objeto que el de presta!' un sel'yicio á la nacÍon y á la causa liheral,

ni otra Inspiracion que la del partriotismo; y en el mismo sel: (ido obraha al

ni otra Inspiracion que la del partriotismo; y en el mismo sel: (ido obraha al dar cumplimiento á las leyes dc desamOl'tizacioll )' nacionalizacion dt.\ bienes edesi:ísticos. Para restablecel' mi sallH] me retiré á la vida priyada, despues de habel'

enviado á Puebla el

2. o

Batallon de los que de Chiílpas salieron para

contribuir la defensa

hCl'óica

de aquella ciudad, el cual fué refundido

CI1 el 1 o que hnbia llegado anteriormente, por las hnjas que hnl¡ian sufri do uno y otro en su marcha .

En este ticmpo empezó en el Estado

la lucha contra la infcrycllcion,

Uf.

Desde el triunfo del plan de

\ynLla, ·hahiamos

encontrauo un enemigo

en D. Juan Ol'tega }lliea de Guatemala

quien desde entonces, y apoyado pOI' la vccina R eplí-. nos habia hecho la guet'J'a por la fl'OTltera do Comitan,

Este faccioso auxiliado por el Presidente de Guatemala D. Rafael Carrer'a,

se levantó el t) de Abril de 1865,

y

el 7 de

Mayo siguiente sorprendió la

Tll::!za de San CI'istóbal, capital del Est.ado

é incendio el cUlll'tel.

Espidio

:11 IH'ollunciarse Ull manifiesto en que se llamaba General Cl! Gefe de las fuerzas snhadoras de Chiapas. Decía que sus fuerzas el':1U llamadas otra vez, par:} librar al Estado de homhres sin (é, sin concic/l ci a y sin ({mo?".

y los llamaba sin fé, porque segun él, habian atentado cont.ra el Obispo

y el clero.

cmidad y del fanatismo de trcs siglos. Y sin :111101', porqu e se habian prestallo la impiedad. En este documento fCl:hado en las cumbres de Yalmuz, no !'c manifes-

Sin conciencia, porque no habian rcspot.aclo la obl'a ti c la os,

1aba tan de reli eve el intento

tr'aitlol' de ese movimi ento, como se mani-

festó en el acta lcvantadn el tj de Alu'il clllas mismas ('uml)l'es. En ella se desconocia tel'millnntemenfc la COllstituciolt de 185/; se po- llia al Estado bajo la proteccion y régimen del Gohi el'no qll e cstaplcciel'a

la intcrvelleion

misma; y se pl'oclumaba líl Reli c ioll Cat\ílica l previniendo

se l1:tn1:lnl á los fl';1iles y al Obispo (1) .

IV.

,

,

,

Como he dicho,

YO estaha retirado del GolJir.l'Ilo, el e Juan Climaco

COIl lal

~

encargado del

COI'ZO estaba

podcl' como Gobcl'nadol' sustituto.

6 ear:i,cfe\' se hallaha en San Crisllihal cuanoo sorprcndióla plaza Ol'tega; pel'O puoo escapar, y

6

ear:i,cfe\' se hallaha en San Crisllihal cuanoo sorprcndióla plaza Ol'tega; pel'O puoo escapar, y sc retiró á Chiapa, En esos momentos, yo siempre atento al llamamiento oe la patria, ~iempre dispuesto á soportar todo género de fatigas para defenderla, dejé el lugal' de mi descanso, y me puse ;i la cabeza de las fuerzas que se reu· llieron para ¡¡, :i atacar :i O\'tcga. Este no nos esperó: evacuó la plaza, y se dirigió á Comítan; pero yo mandé en esa direccioll Hna columna al mando del coronel Isidoro Castellanos, y á la sazon que Ortega atacaLa á Comitan, llegó y 10 denotó, Esa victoria nos costó la vida del distinguido patl'Íota D. Fl'anciseo Cas. ' tellanos, Gefe político y Comandante militar de aquel Depal'lamento. Tuve una vez mas el placee de sen'ir mi pais, al ahandonar el retiro en que me hallaba con licencia del COllgreso pOI' el mal estado de mi salud. Esto demostrad mis conciudadanos que yo jamas he sido amante de los puestos públicos, sino que los he ocupado solamellte para servir á la nacion. EH los (Has de calma y de goces no me hall visto en ellos: en las horas de conflicto, yo estaba el pl'imero en mi puesto.

v.

Se me yolrió :i llamar al Gohícl'BO pOI' la diputa cíon, :l causa de hahel' I'clIunciado el Gohcl'll:ltlor sustituto; pero como mi salud había sufrido mas con eRa camp:)ñ~ y mis enferm edades se haIJian e\:aeerbado, pedí nueY:l- ll1ell tí.~ se fIle nom bl'a l'a un susti tllto ó qu e sr con rorara al pueblo :i nu e~ "as eleccion es; y la tI ipu ta cion, en a kncioll :i III is }Kldeeimí ell tos físicos, nomb,'ó para sustituil'm e Cll r,l poder al C• .losé Gahriel Esquinca, lo cual hizo dicha diputaeion pel'maneJltt~ pOI' las facultade s flll C le con cede el j.\rt. 51 de la Constitu cion del E stíldo (2) ,

Denotado Ortega en

YI.

Comi tilll, como ll eyo r eferido, llO alJllnl!olló com-

pletamente las ,lI:mns, sino (lile lllantUYO el desúl'dclI y ('1 vandnli.sl1lo con gayillas que merodeaball en la front era del E stado. Una de ellas estaLa capitaneada pOI' Gl'egol'io AI':lllda, qui en esplotando los disgnstos particu-

lares que existian entre mí y D.

tas con el obj eto de ha ce r euntlir en el Estado las ideas de csperani,a y

.Julian Gl'ajales, le esc\'ihió varias C31'-

aliama en los Lienes que prometia la intcl'yencion.

,

, 7 Üna (le estas cartas fué interceptada, y la publico entre las pÍezas JUSI Í--

7

Üna (le estas cartas fué interceptada, y la publico entre las pÍezas JUSI Í--

ficantes

de este escrito, porque es un dato que nos conduec al punto CIl

que vamos á ver' á Cl'ajales figurar como Gcfe de un levantamiento (3) . , Como mi Gobicruo se dedicó á plantear la reforma, me llabia croado mu- ehos enemigos CIltl'O los hombres amantes del cl Cl'O y dell'etroccso; y éstos que siempre veian detl'us del Gobiel'no del SI'. Esquin e:.l, á mi persona, y

que comprendían que en el caso en que yo plldi er'a dejar mi I' ctir'O y la licencia de que disfl'Utaba, estm'ia otra vez al fl'ente de los negocios pú- blicos, aprovechal'ou esos momentos difícilús. Así es cómo Ol'lcg a contó Gon mas elementos para movel'se sobre San Cl'islóbal nucyamente.

,

,

I

VIL

Cuando estO' se iutcntaha, D. Pantaleon Dominguez (actual Gohel'llauor gel Estado, nombrado gubcl'nativamente) estaba encargado de la GefatUI'3

política y Comandancia militar de Comitan.

·En tal puesto, y por las ór-

denes del St'. Esquinca, mandó una fuerza á auxiliar la plaza amenazada; pero en lugar de mandar Ul'la fucl'za instl'Uida en el manejo de las armas que hubier'a vigorizado á las que se hallaban en ella r despachó solamente

reclutas

las órdenes del desO'l'aciaao coronel Balc:1zat' . ouien fué sor-

á

b

-

,

~

prendido en una: emboscada y denotado. El pudo escapar, y llegó á San Cristóbal con el anuncio de que era probable un próximo ataque. Los coroneles RuÍ'z y Ba]ctiza~' piJreron refuerzos para la plaza~de pronto yo y el Gobernador Esquinca dispusimos que salieran 25 hombres; mas como ya se activaban los trabajos de Gt'ajaies, Có'rdov3 y Macias, logral'Oll quc

aste' pequeño l'efuCl'zo se desbandar'a entre Chiapa é Ixtapa. Se hizo marchat' otra fllCl'za en número de 70 hombres por el rumbo de Aca1a~,

que tamLi<m sufrió notables bajas en el camino :i causa de los mm1Cjos que se habían pu esto- en juego }Jor los mismos, cuya fuerza regresó sin ha-- ber podido auxiliar' á San Cl'istóbal.

En vano fué la heróica resistencia de Ruiz y de Balcázal',

w

Li fuerz¡l

¡:nsi gnifieaute de hijos de Tux,lla., Chiapa y San Ct'islóbal que estaba á sus

órdenes, despues de lrnber visto reducido á cenizas el palaeio de los poJ e-

l'es, y varios casas inmediatas incendiadas por Ol'tega" 110 pudo resistir, y'

se vió

El coronel D. Miguel Balcázar murió de resultas de sus hCl'idas el 16 dí:}'

obligada :.i capitular (4) .

A,,gosto de 1865, un día ,despues de perdida la plaza. ,

8

VIII.

8 VIII. Ocupado San Cl'istóbal pOI' Ortega, no húhb todavía 1l10tlVO pahl desuteíi.:; tal'se, pues

Ocupado San Cl'istóbal pOI' Ortega, no húhb todavía 1l10tlVO pahl desuteíi.:; tal'se, pues aun quedaban mas de 500 hombres, contando con las fuerzas de Domingllcz en Comitan, y las del coronel D. Miguel Utrilla, que acaba:. han de dar una denota importante á las de Arévalo en htacomitan. Pcrd Julian Grnjales J Cor'dova, Macías y otros, se le,' antal'on en Chiapa el 24 de Agosto desconociendo el Gobiel'llo cOlistitucionaL Yo tuye que huir', y escapé momentos antes de que llegar'a á mi casa una partida cm'iada par'a asesinarme. El Sr. Esquinen tUYO que hacer lo mismo , No me liu euo escusar de d ecir que los pI'onunciados de Chiapa se pusie .:; l'on de acuerdo con los de San Cristóbal! una carta dirigida por Grajales 111 Lic, Pineda, y que forma pmote de los documentos justificativos, lo com- lwueba (5) . Pero por fortuna para la nación este licuerdo no pudo ser completo~ por ; que Ol'tega queria el mando del Estado para sí, y Gr3jales para su compa- dre el Lic. D. Cl emente Robles., quedando él de Gefe de las armas. Así es, que las cOlrtlsiOlles de Chiapa y San Cristóbal 110 püdieron convenil' en

exigencias., y entonces los autores del motín no tuvieron mas salidtt que volver al óI'd en (H),

Yo entretanto me habio diri gido desue el 26 al 5 r'¡ Cajig:1 quc mandaba en O~lja c a, dándole parte d e 10 qll e pa s aba, y nl e ac e rqu é lilas inmediaciones de Chiapa, con gran peli gro de mi vida, llaL'a usar de mis inOuencias. Tambi en me dil'i gí desde la ha cienda de las Lóp ez, y con fecha 27 al

C. PantaleOll Domingu ez , llotieilindol c el su ceso 'j l'cco mcnchíndole salvara

el armam ento y separara su fu erza de Comitan; pero el Gobiel'llo 10 habiü autorizado paru delib erar , y ell yez de haccr un esfu erzo para sohr'e p0!1er.;

se á las dificultadas del momcnto; se despid e de sus oficiales; abandona su fuerza, eshi sin su gefe, abraza la ca usa de la int el'Yenclon y pierde el Gobierno mas de 200 fu sil es y 2 pi ezas de artilleJ'Ía, que fué el mas ¡m.; portante botin de que Ortega se ap odcr'(í. (Núm eros 7 y 8) , La vuelta de Chiapa al ól'd cn constitucional, no r emcdió los males (Illé el pronunciamiento habia causado , pues con motivo de éste muchas pobla.; ciones se entregaron ti Ol'tega, y le dió tal pod er, qti e, cuando al principia hubicra sido flicil dcnotarIo, despues fueron preci sos grandes sacrificios

ú

.

sus

de homb¡'és y dinero, y aun fu611ecesario que el genel'albiaz enviai'a un auxilio de Oajáca

de homb¡'és y dinero, y aun fu611ecesario que el genel'albiaz enviai'a un auxilio de Oajáca al mando del SI'. Salinas.

Esto segul'amente lm'o pI'esente Ortega para habel' considerado á D. Benancio Cllr'dova el1l1"e los sugetos que escogió, para ' que fó i'mará~l sq con- sejo y tribunal de justicia, nombl ' !.Índolo miembro de aquel cu é' t'po, ' ~n re-

~ompen~a al empeño que en tillion

de Grajales tomó para el pl'olíuncia-

.

.

.

,

miento de Chiapa, sielído gefe político, y aunque esta pobl:lcion despues volvió al orden como se ha dicho, 110 estuvo en su posibilidad cvitai'lo (9) .

tx.

,

.,

'

Orlég:1 tomaba incremento c.on . todo esto, y al "el' que las fuel'Züs de Chiapa estaban solamente' á la defensiva.

. Para aprovechar el tiempo antes de que llegar:! á Chiapa el refuerzo de Oajaca, emprendiÓ Oltega 'el ataque de la plaza con mil hombres'; pero én esta se despertó el sentil'rtienlo p::ltl'io y todos los ciudadanos úLiles to- maron lliS alienas partl defendeda. Ortega se presento frente á la dudad, y mandÓ su intimacion para qu c S~ rindiera, intímacÍon que devolvió el comandante Ul'bina sin contéstarla. Al amanecer el 2"2 de Setiembre, llenos de confianza en el triunfo, dieron el asalto las fuel'zas de Ortega sobre la fortificacion del Calvurio, llamando la atencion porlas de San Sebustian, é intentando penetrar á la plaza; pero fueron vigOl'osamente rechazados. Hicieron su retil'uda en tal derrota, que lo mas fácil habria sido perseguidos hasta desalojados de San Cris- tóbal; pel'o no se hizo, y Ol'tega se refugió en esa ciudad, y aun mandó fuel'zas dcspues á Ixtapa y Pueblo Nuevo, en donde las mantuvo hasta la llegada del gCIlCl'al Salinas.

x.

El gcncl'al Salinas, sill lomal' delel'lTlinacIOll alguná contra los pr~l1tln-' r.iados d e l 2i de Agosto) y uniendo Sil fuerza ~l la del Gobierno que en " contl'ó regularmente organizadas en Chi:.Jpa, mar'chó sohl'e Ixtapa, con- fiando á D. Pantaleon Domillguez el mando de cuatrocientos)iombres, pal'a que marchando pOI' «Pueblo nlic\' ú Chapilla,¡) se fu ese á reunir con él en San CI,jstóbaJ. ,. Sa1inas derroto ::í los dc IxLapa; mientl'as q~e Do- minguez fué derrotado por sesenta hombres que Orte ga tenia en Chapi -' lIa. En esta catástrofe perecieron algunos valientes de Oajaca; Por 'cuyo

,

2

Chiapa, para emprender
Chiapa, para emprender

10

motivo Salinas tUYO que contramarchar ha,sta

por el " punto en ' qíú~ Dominguez habia sido -d e~l'otado; p e ro Ol'le ga habia

á' San Cristóbal en cuya ciudad tuvi eron lu-

varios dias, hasta el en que O,'tc.ga

reconcentrado ya esa fuerza

gar fuertes combates pór espacio . de

~bañdonó el convento de Santo _Domirígo allanalldo el sitio con todas fuC"r- zas, sin ,ser sentido á tiempo; pero que al poco se desband~l'on con la per-, secucion que se ,les hizo, no quedando mas que mp. ,parte qu.e- lomó pa~a JOlluta.

o

•• •

I

'

,

,

-

,

,

,

,

,

,

XL

Tal filé la primera época que he quer'ido tl'atar de U113 manCl~3 cspccraI"

,

porque fué el pl'ólo go de lo que sU , cedió _despues. , , De todo lo l'e_fe¡'i~o , re -

sulta que al fin de ella, quedaron Agost.o., los cuales debian ser tanto

impunes los revolucionar'ios del ,~~ de '

mas enemigos mios,

cu::mto ,q!le yO'

representaba el p¡'illcipio constitucional que habían .querido hech:ú' por

tierra. Desde entonces posible.

-

-

.

-

era natural que ' se dedicaran i ~lacerme t:l ma~or mal'

que ' se dedicaran i ~lacerme t:l ma~or mal' SEGUNDA. PA.RTE - • 1. No tüvo

SEGUNDA. PA.RTE

-

1.

No tüvo el . Gobierno d el SI'. Esquinca, desue qu e. Chiapa volvió al . ór.,.- , d'tm constitucional" toda la lib ertad é ind ependenc ia ne cesar ias e n sus' deli--.

beraciones.

Dominaban la situacion los mismos qu e poco antes habian

desconocido el régimen constitucional,: y que habían procu rado u.nirs,e_ü Orteg;l, bajo la base de que Chiapa consel'Yar:3 su ar.l1wmento,

,

,

.

-

,

-

9r~;jales')

,

fuera el GeCe d,e las 'fuet'z~s y D. Clemente Robles"

'

su. co mpaul'e t d ,GQ:- ,

l)ürnadOl' del Estado~

,

,

,

,

-

.

,

-

-

.

- '.

,

-

-

,

, 11 . El Sr. Esquillé31~nia ~U ? Cb,llt~( , en tod? con '.la a~lúiescenci~ ~e

11

. El Sr. Esquillé31~nia ~U ? Cb,llt~( , en tod? con '.la a~lúiescenci~ ~e es(a~

'personas, 'para 'no versé ' espuestó á \lll ' nuevo' dcsconocim,iento, 'púes'epas disponían ' de 1;1 fucrz :d' ~rma(~::i.' Así es 'cor~lO,'á pesar de mi caráctei' de

Gob ernador ¿ollstitucionu 1, pucdo decir que estaba yo. á rn~reed de mis ene-

estab,al'l apodel'ados ,de la ,si~uaéion." El. 5 de

Agosto db' 18G4'/ fuf irlsilh~ao públicamente en ' mi casá poi; er subteniente F::iustino Vil1anuevn:; qui~n ehl reo 'de dos ascsíIÍ~to's~ siendo uno de ellos

migos, 1 puesto que ellos

'.

0'"

"t'"

/

.

'

,

el de su mi 'st:na m~ger; cl'Ím,e'nes ante los cuales el insulto hecho á mi per- sona se yió coÍno ihsigllificant~, y :ll~n rtié' considerado con:w una hazatia. NátUl'3 ' ltnen te qüedó i"mpune ' úlÍ ofensor, y t'odavía me admira, que no ~c

o

I

'

.

pidiera pal'a él el ascenso á capit::lIl.

,

'

,

n.

,

,

,

Dos r:nescs hacia quc se ,hall~lJa en ~l ES , tado el , h,Qpruuo y p1.lndonoros<?

.

.'

,'.

.

J)

,_

.

.coi'o,uel D.' Francisco Loaesa,

dc Oriellle" para qu e se encargara d~lln'áI;(]O de)as ' al'~nasy :l1.~xilial'a,eu

eliyiad~,pOl: eJ cuanel general del ejército

.'

l

'

,

.

-

.

cuanto fLICSC posiLlé, á la divisioll que' estaLa' el) Oajaca, A su llegada habian surgido dit1cultad e~ pa ' l'a , reyibll'lo: se habia pensado hacer obscl'- vaCiOlfes á la tJl'dcn relativa: aún se llegaron :i nombradus cOl11i~iones que debian ir:í lo s div el'sos dcpal'tam ent()s ,para ,que se sostuviera csa uetemlÍ- iiacioll; pero al fin se hizo ' la entrega del rnalldo, por opiuion <.lc uua jun-

Con

tale s el lIll'ceden les , la s ill fluencias ,del Sr. Loa esa el:an hasta cic¡,to punto ~ stérilcs ]lal'~ <.l esL t'uil' el espíritu de p e l'~ oll a liJ~~ que , csplotahau los ene- mi g os. No ohstant e eso , hizo cuauto pudo, lo mismo quc D. Patricio Leon, (lll C hahi ::l sido mandado alltes que él COIl el carácter <.le Cefe de ha- ci ellda. Ambos trabajaron iuccsallt cmcntc; el ' primero org:lUizando fuer- za s, y el seB lIJIl!ú remitiendo clIautos recursos illgresaban á las cajas.

.

1

"

l

'

'

I

-

t:1 de "arios empleados que, pal'a tl'ala!' ese asullto:, citó cl Gobicl'I1o.

tl

.

_

,

.

l.

,

,

,

,

lIt

,

,

,

-

,

-' P os le l'io'nll c ntc :i esto, ccsó el SI'. Esquinen eu sus funcioncs~ por ,ha- hc/'sc <.leda t'arlo Ch i:.tpas en es tado de guerra pOI' decreto de 13 de Diciem- bl'c del mismo úío de 18G4, y habel' sido nombrado Gobcl'llado¡' y Coman- d~lJ1tc rpi.lilal' el teniente co rollel D. Pantal eon Domingucz.

, . Este "c:irnhio 'ri.eces¿rÍameIl1e debió tener por obj eto una mejora en los

12 rnmos (ue .gobernacion, . haciend~ y guel'l'3. Lu si-tuacion en que entollces se encon

12

rnmos (ue .gobernacion, . haciend~ y guel'l'3. Lu si-tuacion en que entollces se encon traba el general Diaz era \'iolenta. Estaba Oajaca amenazada eOIl fuel'zas muy superiores él las que defendian la l)1aza. Chiapas, como Es· tado limítrofe y comprendido en la linea de Oriente, dehia :Ipl'estar sus fuerzas para eoadyuvar á esa

A~í lo creimos todo,s, y ]0 espedbamos tanto mas, cuanto que el Estado goza}J3 de completa paz desde la derrota que el cOl'Ollcl Miguel Utl'ilhl dió. Ortega en JOIluta; sin lemores de que se alter3ra, porque éste sea pOI' las dificultades que pulsnha para atravesar pOI' el Estado, Ó pOI' la muerte del

,

gelleral Carrera

só volver á Guatemala.

su eonstante pI'otectO[' en lu guel'ra que nos hi.zo. no (lell.

.

IV.

Oajaca sucumbió bajo el poder formiclHble de lus fuer'zas fl'anca-tr'aido.

rus

que sohre ella :lCumuld el imperio, sin que esa plaza hubiera

sido

auxiliada por el lluevo Gober'nador ue Chiapas. Esa catástrofe, en lugar de haber hecho decaer la opinion pública del Estado, l,romovi¡) por el COll~ trario entre los liberal es y el pueblo, el mayor entusiasmo para defendel'se; pero desgraciadamente el nuevo Gobierno y su CÍl'Culo no ostaLall porque se comprometiera el Estado. Desde entonces se evidenció la id ea que preval eció pura 110 haber' auxi- liado al gencnil Diaz.

ciudad de Chiapa aquel CÍrculo qu e pronunciado el 24 de Agos- r eunirse ~ Ol'tega, pero no pudi endo conseguir sus criminales

En la to, quiso

int.entos, se habia Visto, muy ~i su pesar, obli g ado volv e r al orxIen; cre- yendo que el imp el'io se hal)ia consolidado, qui so colocarse hajo la pl'OlrC-

. cion de los enemigos, é intentó pl'OlIlIll Cial'sc :11 sabOl ' la }ll'ision de :rqu el generul y la pérdida de Oajacu. El coronel Loaesa, qu e allí se hallaba en esos dias, pudo ol,senur los movimi e ntos que con tal intento se haci an , y pudo , :i fll e l' ~a dr. recomen- daciou es y vi gihm cia, log!' ar qu e el Ól'de n no se alt el'ara.

En estos trabajos pasamos algunos (Eas muchos amigos que llUllCil peI'~ dimos la confianza.

Mieutras tanto,

v.

amenazado Tehuautepec, su comandante pidió se le

,

, . 13 auxiliara, pero el Sr . Dominguez sigu ió su política de absfclIcion y

.

13

auxiliara, pero el Sr . Dominguez sigu ió su política de absfclIcion y 10 abandonó, como habia abandonado al general Diaz (10). Ocup3do Tehuantepec, Juchitall quedó en malísima posicioll; :.IsÍ es que

pidió tam1>icn auxilio á Dominguez, pero tampoco se lo mandó (11) . . No habia enemigos que tUl'bal'an la paz, podian emplearse dich3s fuer- zas en la campaña sobre )'ehuantepecj pero se babia pel'dido la fé en el ' 'tl,junfo, y oonv,ellia á aquella política concl'c1arse á mandar reg l'esar á Ju- chitan la fuerza que el esforzado y valiente coronel D. CrisófoI'o Canseco pudo salvar en Tehuantepec, y eOIl la cual se habia r e tirado ~i Chiapas. No se hi~o mas (lIl su favor y en su auxilio, que pl'Opol'cionarle l'ecUl'SOS y cubrir'le sus bajas 0011 dos Ó tres partidas de 20á 50 homhl'es reclutados en los departamentos entI'e las gentes viciosas ó que no contaban con las simpatías de las autoridades. La defensa de la causa se dejaha al periódico oficial, pues en todos los ·

-

riümeros en que se tocaba la cuestion sobre intervencioll ó guel'l'a~ de

ho en justicia decil'lo, que nunca dejó su redactor de comhatir' el prin- cipio mouárquico y de alentar las esperanzas del tl'iullfo de la nacioll; pe- )'0 los hecl~osdel gobel'llante estaban en contra. POI' ulla parte 110 habia.

eIn-iaclo ninguna fuerza ,en aux

ilio

del genel'al Diaz~ para que lo ayudar'a.

en la defensa de Oajac:l; dejó de hacerlo despues cuando se le pidió de Tehuantepec; hizo lo mismo al solicit:írsele de Jucbitan por el S". ~latus en aquellas circunstancias; y pOI' la otra halagaba á los principales sugetos que hahían tomado parte con Ol-lega antes y en el último movimiento en que sostuvo la intervencion, p:m-l proclIl'al'se de ellos consideraciones, en el caso de llevarse á cabo la espedieion sohre Chiapas, de lo que tanlo se hablaba ent.onces.

Los huenos patriotas del Estnc1o, que mas de UlIO vez habian coutl'Í-

buido á la defensa de las instituciones con sus pel'sollas y con sus int el'e- ~es, y que no lwbian omitido ningun sacrificio para plantear' la )'cfol'ma y sosten er la autonomia de la nacion, no podian estar conformes al ver que

el SI'. Dominguez dejaba cone

de neutl'alidud, aconsejada por todos aquellos de quienes he hablado, y por algunos eclesiásticos que han inUuido en su ánimo. Nos daha pena yer que los enemigos de la patl'ia habiau logrado ene¡'- val' á la primel'a autoridad de Chiapa~. y e~n situacion que cada dia se agravaba porque Dominguez se retiraba cada vez mas de los Duenos libo-

-

el tiempo, mallt elli éndose ell una especie

,

,

14 rul es qu e quel'Ían qu e se cmprendicl'a la campaua uc Tehu3ntcpec, debía

14

rul es qu e quel'Ían qu e se cmprendicl'a la campaua uc Tehu3ntcpec, debía pl'oducir su s resultados.

VI.

El supremo Gobi erllo se hallaLa

ú una distan cia inm ensa dc nosotros,

pal'3 solicital' y hacel' llegar con" oportunidad tllla detcrminacioll que ~i~ ci el'a pon e l' e ll actividad aqu ella autOl'idad~ ó qu e la removiera, para que se empleal'Un todos los elementos del Est ado en la guef'l':l. El gene':

,

,

l'al Diaz despues de su prision no pudo comunicarse con nosotl'OS, y si lo hizo con Domin guez, éste ocultó las noticias qu e de él hubi eran. Hasta

mu cho despues que COIl sus fu erz:ls tocó al g un os punto s d e Pu ebla ' se aimn -'

ció

qu e su c. edía por la in se guridad · del punto e n ~u e se hallaba.

su nombr e por' la pl' é llSa; p e l' o ni enton ces pudimos insh'uirlo de IQ

VII.

trasladal'se:í Tuxtla cón la

mitad de su fuerza, para que unido á oh'as que allí debía encontl'ar, em- prendi era al fin la tan dese ada campaña. Obedeció con gusto, pues ha- bia aeons ejado á Domingu ez la esp e di cioll; p ero al l1egal' :1 Tuxt]a no e n- c Olltr(; mas fu e rza qu e la loc al ~ )' s e le mandó c ontramar c hal':í Sa n Cristóbal.

Tal e n g nño v ino :i dar un cará c t e r d e c o r' t c z a :i l os l'llm o l' CS qu e c ir' c lI- laban, de qu e el Gobi e mo no pensuba ell es pcdici oll os , sin o cn nuliti cal' :i Lon es a, Utl'illa y á mí, cambiand o la ofi cialidad ó de sarmando la fuer- za qu e lo s prim e l'os habian c l'cado , con cl obj t'to de no e ll co nt r al' opos icion

tl'i uIl ral':l1l e n Ju chitan

A fin es de

Julio r ecibió Utl'iBa ónl en de

á s u condu cta

e n el c a : o d El qu e lo s illlp e riali s ta s

y mar char'an soLr e Chiap a s , p ues t odav ía e ll aq uell os di as pr-e" tl l ec ia la c riminal id e a d e ll O I' es i s ti!' p a ru 11 0 c om p rom e t e r e l Es t a d o, i d (,~ a qu e no

era un sec reto qUl~ debi el'a desc ubri r'se ~i Sll ti empo , si no ma s bien uua prom es a qu e hal ag aLn l os e llemi gos y á 105 q ue Il ud a q u e ri a n <':SpOll CI' e n la guena. En una junta habida en Chiapa, q ue tUYO por olJjeto ilu stl'aral Gobi cl'- no acerca de los m edi os adapt aLles p a ra ll en a r el d éfi cit d e 16,000 p esos, qu e se dijo r es ultab a n para l as el'03 3Ciones eH los m eses que restaban del año de 1866~ pl'opus e qu e si l:Js fu erz as exi ste nt es e n el Estado no habian de empl earse e n la cam pa i'ía, puesto q ll g los haberes qu e ella s de- yengaban se tomaban como pun to de pal'tiu a para· c31culal' aqq el déficit,

15 Y una vez que no hastaba 11 ni las l'en tas uel Estado, ní

15

Yuna vez que no hastaba 11 ni las l'en tas uel Estado, ní las de la 11edcr:1clOIl f refaecionadas no solo con 20,000 pesos que se habian de,~retado en billetes amortizables en las intl'Oducl:iones que se hicieren de efectos de Guatema~ la pagalldo pOl' üllicos derechos el 20 por ciento y. d pl'ecios de fadut'u} sino con el ramo de terl'ellOS nacionales que se habian esplotado; mas va~ lía que se l'edujenl "la fuc¡'za, omitiendo de prefe¡'cncia las uotaciones de muchos oficiales súeltos, entr'c ellos algunos que se hacian figur,at, en el Estado . mayor sin mas ohjeto que el de :lgl'nciat'los; pOI' cuanto pal'a cuidar del ól,dell intei'iüf 110 se nesesitahu del númel'O que habia 1 ni menos había r3zon de pública conveniencia pal'a tener de alta oficiales de (;uun.lia lla~ ciollal, que solo servian para figurar en el presupuesto de la lista milital'; y entonces D. Victor MucÍas, uno de los amigos de Dominguez, me con- testó). que .de ninglln modo convenia menguar' la fuerza, porque con el1:r se sacarían mas. garantías ~l se-r lnvadidoo, Este hecho ministró una prueba mas del p¡'oyecto de entra r en a l'I'eg] os con los traidorcs~ Desde entonces se tl'ató de desr,onocer' á Dominguez para salvar' el Es~ fado, proclamando el ól'den constituciollal con el objeto de dar legalidad al mavimiento, ya que no se podia OCUlTil' Ü la superioridad para que reme~ diqra el ma], y sobre todo cuando eran apl'emiante.s las Ci['CuIlstan- Clas,

ViIf.

En fines de AgostO' volvió' ULl'illa á recibil' ó"I'den de mal'Chal~ ton ef

l'esto de s~ fuel'z:t, no para espediciones, silla PUI':1 acantonarla con otr3s ' que hallar'ia en Tm.;.t]a. Cumple,. y solo encuentl'a las que hacia un mes había dejado. Ya no dehia lJ tl'iIla detenerse; ó daba el p-aso,. ó al dia si J guiente estaba removido del manda} y mas tarde reemplazada su oficiali-· dad con otra de la contlanza de Dominguez, Así fué como tuvo lugal' la

,

}.lI'ision

de e::lte funcionario y la adopeion de la aeta de 4

de Setiembre.

En ella, lo mis:mo que en la proclama que espidió, concret.a las razones· t:lue looblignl'o.u á dar' :aquel paso (12), ·,Este movimiento debia seeunda¡'se en Chinpa sorprendiendo :11a gual'l1i- .cion; pflI'('fde!;gt'adad:.lmente tomado el cuartel" reducen prision ]a fuel'- za dejando fmnca la · salida: ésta ve el COl'lo número de los que los asalt:\

~

I'on, se lanza' sobr'e' ellos" y son desalojados,

10

IX.

10 IX. Como en este pronunciamiento solo se qüiso separar del maI1do á 00.:. miuguez, que

Como en este pronunciamiento solo se qüiso separar del maI1do á 00.:.

miuguez, que el'a el obstücúlo para que el Estado se pusier'a á ]a debida

pr'oc1amándosc sin embargo el ól'den constitucional como una

emcI'gencia de la situacíoll, sin desconocer' ]a autoridad del Cuartel gene-

ral como se ve en ]a acta l'elati,"a, lo primero que hice fué dirigirme al

Gefe de la lítlea al llegar á San Cristóbal, punto en que el plan hahia 'sido

secundado pOI' el pueblo y pOi' la guarnicion, ocupándome en següida de

espeJit' la convocatoria para ]a e]eccÍon de los poderes del Estado} que mandé cir'culal' sin pél'díc1a de tiempo, para que, ya que habian pasado los periodos de la ley para las elecciones primadas y secundarias, la instala" ('.iol1 110 dejar'á de hacerse en las fechas marcadas pOl'la Constitucion ('15 1

altura,

:14 )' 15, )

x.

A los cnatl'o días del p¡'o1ll1nciamento de Utl'iIta,

.

estc celebro tratados

con el Comandante de Chiapa, pOI' medio de comisionados que se reunie~

1'011 en la C:llavera.

En ellos; sin contar conmigo ni con el Sr. coronel

] ,oneza, no obstante que este había sido proclamado en el Acta gefe para H"YHI' callo el mo\'imieu10, se estipulo la er'eeciol1 de UIl Gohierno pro"

"isurio compuesto

oe tres indi\'iduos, que fu e ¡-on 1m; CC.

NicolJs Ruiz,

Juan Clímaeo COI'ZO y Manuel GarnlJoa, tl'iul1Yil'alO tIlle debía cspcdil' la

Convocatoria par'a 1:1 el cecion de las autoddadcs conslitucionales.

En

esos dias llr, g() la noti c ia dc hab e r' atacado el

vi s itadO!' impct'Íal

.Juehitan con fuerzas de O:1jaca y Tehuantepec, y ele habel' sido denotado,

Considcro que esa llotieia, que aun no habla ll eg ado ~i Ilu est ro cOlloeimién :

to pOl' estar cortad1 la comunieacion eOIl San Cl'istobal;

fluido para d:H' al movimi ento la solueioll referida,

dehc huhel' in"

fijúlldo se que ni Do-

mi 11 guez ni yo gobcl'l1 rifamos, m icn tra s se lw cian las elecc ioncs.

'

Yo no debia,

ni podia pOI' amol' propio,

se l' ohj et.o <le un núevo tras

tor'no, mas cuando los nOn1lm:ldos ¡ inspiraban confianza J y parecia que

unifOr'mal'ian ]a opinioll.

Así fu é qlle sin vac.ilar e n mi resolucion de' J'C"

tirarme á la "ida pl'i"ada, hice que en las poblaciones en que se había se"

clllldado el

mm"irniento, se obcdeciese ti la

nueva

autoridad; espedí "un

manifiesto

y

comunique

esta

17

detel'mi nacion

XI.

t a 17 d e t e l ' m i n a c i o

a) Cual,tcl

geucl'al (16).

Dominguez,

luego que se

vió libre, se ll'asl:Hló á Chiapa; hizo que la

gual'nicion de ese punto lo reconociera nuevamente, y desco llociera al go~ bierllo provisiollal; y espidió una amistía genel'al, poni(~ndonos fuera de la ley á Utl'illa, Loaesn y á mi. Al vel' ULl'Ílla roto~ de este modo pOI' Domiuguez los tt'atados de la Ca- lavel'a, se dil'igilí á San CI'istób:ll dando vuelta por Quechula; pel'o ya el

~I'. Loaesa y yo nos habiamos I'etil'ado. Con mi sepa.racion, con las ól'delles que hahia yo malldado los pue~ blos IJara que ('ecOnOcirl'all al Gobiel'llo pl'ovisorio, y con mi mauifi es ta de despedida, así éomo con la vacilacion consiguiente á esos cambios de Gobiel'llo, Dominguez se ellcontl'ó en ml~ol' situacioll. El ruido de las

armas y adelante.

no

la

voz de

la apillion, debia escucharse solamente cn lo de

XII.

-

Mientras Utrilla avanzaba lent.amente soul'e San Cl'istóbal pOI' camlllos escabl'osos, Dominguez se anticipó y ocupó esta ciudad pal'a resistido cun

550 hombr'cs; pCl'O el ~;) se avi~ta a(Iuel COll m enos de 200 soldadus, l)l'e-

par'a sus fue¡'zas sin detenel'se, las hace avanzar' sobl'e las posiciolles de

Domiuguez, éste clltl'a en cuidatlos, y celebl'a COIl él los tl'atados lllas yel'-

El Gobernadol' rehabi-

lita :i Utrilla, quien ya no quedaba fuel'a de la ley., sillo l'cstituitlu en S lI

empleo de Gef'e político y ComanJante militar' tlcl Departamento de San

gonzosos lfuc-:puedell leerse en los fastos milital'es.

Cl'istóoal.

POl' su parote este debía tleSlll'mal' la c-ompailía que mandaban

oficiales oajaqueiios,

OLli;;ados I'ecipl'ocam ellte al cumplimiento Je estos tratados, pu siel'on pOI' liadol'cs, pal'a l'espolli\ 0l' COll tms mil pesos CII caso d e faltal' uno Ú otl'O.,

los Seilores Pallíaguu., Fal'l'era y Zolórzano,

Este tl':ltado 110 se puuli-

.

CÓ, 11i el de la Cala\'cl'a, y es de deseal'se que d S.'. Domillgucz los saqu J :i luz como datos que cOI'I'espondeu á est -Cl histol'i:l,

Al exigir' el SI',

Dominguez de Utrilla la disolucioll de la compai'iía ell

que estaban colocados los oficiales oajaflucños, no hacia otl'a. cosa ilue pOJ

3

18 llCr- mas de relieve su anterior PI'opósito; pues así c()mo había hedlO re- llUnciar

18

llCr- mas de relieve su anterior PI'opósito; pues así c()mo había hedlO re- llUnciar al SI'. Leon la Gefatura de hacienda, yaliéndose oe sus resortes; así como habia retirado su amistad al coronel Loacsa cuando creía que el ge- neral Diaz ya no volviera ~i figurar; así tampoco queria que ningull oaja- queño estuviera empleado en Chiapas; y en "el'dad tenia raZOll) porque lIinguno de ellos, pOI' poco cal'iño que á su Estado tuyier'a r podia eslar con- tento de él, viendo á Oajaca 0pl'imida, sin que en Chiapas se hicicl'u un csfucl'zo para salvarla.

,

XIII.

Dominguez rOSI'esó á Chiapa el dia siguiente, mas denotado que victo- I'ioso, dejando como signo de su debilidad el camino rect.o, pues de tal modo-creyó que Utl'ilIa lo pel'sigui'cl'a, que su mal'cha la emprcndió por el de Acala. Cuando. osto pasaba, yo me encontraba en union de tni ye¡'no D. Agus- lin Castillo en Nueatilí, rancho de mi señOl'a madre. Mis hijos Donato:

y Aparicio, :i quienes el gefe político Cenobio Aguilar negó el pasaporú~ que mi esposa pidió para que se fuel'an á mi finca, pasaron al citado ran_ cho Nucatilí para acompañarme. A pesar de que se me habia prometido no molesta'l'me, no estaba. yo tan confiado, que pasara l:ls noches con mis hijos y Hti yel'l1o en la. habita-- cíon Pl' ineip::d del rancho. En la noche del 23, entre las dos y las tr es e l ladl'~Fo d O' los perros ' nos anunció el pe] igro. E n efecto, el'a u na pa rtida de tropa ::ll'maUa. · Es:. t:ihamos en una e:1suchita dista.nt e como cosa de cicn V"JI'3S de ]a casa

principal Ü donde se dil'igíó la par'lida , y pudim os sali

Tl'es cl'iados qu e 1I0S sel'yi:m ens illal'on los ca ballo s, y mi hijo Do-

ido, put' S así se 1I0S dijo., l'egl'esó y oll ec pesos (fu e gual'daba para

lle ella ~in sel' sen-

tidos.,

nato, confiado en que la partida se habia al lugal' p3m recog el' VCillli cill co OllZas

nuestros gastos, y que por la pl'ccipita cion de la salida habia olvidado: en

esos momclltüs la partida que,

illstl'uid a· p tH' un m ozo d e l lugar en que '

dormíamos, habia Hanqueado pa l':1 sOl'pr end('(1l1 os " en.co ntl'ó y asesinó ·á mí '

. El oficial Efrcn Gordillo y 30 soldados comit.ecos, paisarnos de Domin- guez~ fucron ]os hüocs de este atl'Ol :lSeSinflto, y l!obo del djnel'o, ropa de '

referido hijo al salie de dicho Ju gar,

uso, papeles y cuanto teniamos en el vandlO.

.

19

XlV.

• • 19 • XlV. , Cemo yo no pude retil'arme mucho del lugar por la

,

Cemo yo no pude retil'arme mucho del lugar por la oscuridad, volví c.l las casas en cualito conocí que la partida se habia l'elil'3do, y ¡oh que fu- talidnd! encuentro á mi desgraciado hijo ycrlo con dos valazos en el pecho y un bayonetazo en el estónwgo. Dispuse manual' el cáJavcl' ti Chiapa .para que la madl'e dier'n el último abrazo á su hijo, y preparara su entiel'-

. ro; pel'O yo iguOI:aba que las cosas sr, prep:ll'avan de Otl'O modo, quc mal'-

mas el asesillato.

Al l'~gl'esar á Chiapa la pal,tida con lloticia dc lo

'Sucedido, se alarma la poblacion y las familias se ponen en camino. En-

tonces el guatemalteco José Velasco, (*) el comandallte Salvador Ul'bina y el juez de primera illstancia Víctor MaCÍas, de quielles el gefe de la partida recibió órdenes pal'a asaltarnos, entraron en cuidado, y sin pérdida de tiempo sacaron piquetes de tropa para hacer l'egresar:i las familias~ des_ 'tinando una partirla C(ln órden de sepulta\' en el runcho el c:ídavcr~ quc encontraron cerca de Chiapa conducido por un sobrino y Ull cuñado mios;

y estú no obstante la hizo vohel',

y cumplió con la mision sepult,indolo

'en el rnon te. Yo no he podido esplicarme como cs que Chiapa ha dado 'asilo á mons- truos que no consentirian los uúr'baros en sus montañas. QllIsiel'on cxacer b~ll' mi dolol', el de mi esposa y familia. Quisicl'On ocultar el crimell, haciéndolo mas público al impedir la introollccioll del ca(hiver :i la pobla- -cion; privando así :i mi esposa del del'ccho que tenia oc colocar los rcstos

.

de su hijo en mejOl' lugar, y :\1 púuilco de reconocerlo y cOlltemplarlo, vÍc-

' tima inmolada á la

pasion y al capricho.

Para of~J1der mas :i la'vinoicta pública, cuuriendo apariencias, rnandaI'oll

instruil' un sumal'io al oficial; pel'o

cuidaron de 110mUI'al' para juez fiscal

que hiciera la averiguacion del hecho, un sob¡'ino de uno de los tres de

quielles el citado oficial habia recibido óI'dcues. ,

( * )

Este iudividuo ejercia en ese di ¡~ las funciones de Gefe político por impedimento

. del propi etario como Presidente uel Ilustre Ayuntamiento, nombrado por el volo de tres

~I ec tor e s dos d e ellos ofici:des de la tropa acuartelada; no obst.ante ser estrangero, sin

de votar y ser votado en las elecciones popnla-

res: ya se entender:í que habi :l al g una mira al colocarlo en un puesto tan importante, al

('arta de ciudadano pam tener derecho

que solo est,~n ll'l.mados los ciulbdanos Chiapanecos, y que teng:~n les demas requisitos

de Ldey.

20 Se dijo en el periódico oficial de Chiapas número 28 de :5 ue Noviembre

20

Se dijo en el periódico oficial de Chiapas número 28 de :5 ue Noviembre de 1866 que yo me ocupaba en interceptar las comunicaciones entre Chia- pa y San C,'ist<Íhal: qne la partida yieudo que pasaba :í un lado del cami-

casi escape un hom l)l'e montado caballo, sill detenerse al gl'ito de t.alto" que se le marcó con repeticion, dos soldados dispararon sus fusi)e~ y aunque la noche cra oscura los tiros fueron certeros y el ginete caJló del caballo. Esto es falso, cl hecho ha pasado cerca de mí: yo fui qnien pasaba á ca- ballo: á mi hijo 10 han encontrado pié como lo he dicho y le han dispa- rado de f.' ente ; yo he leyalllado su c:ídaver; pero es fuel'za que desfiguren los sucesos para cohonestar el cl'Ímen.

110

.

xv.

Despues de este horrible atentado,

me trasladé á San Cristóbal donde

encont raba garan tÍ:.Is para mi persona. Antes de llegar, supe ell San Fe- lipe que el ,dia anterior, 27 de Setiembre, Utrilla habia desconocido al per- sonal del Gobierno, por · hahcr tenido noticias oficiales de que se prepara- ban á atacarlo rompi endo los pactos celebrados; y que llamaba al Go-

hiel'no :í D. Nicolas Ruiz como sustituto nombrado por el cuartel general. Yo permanecí en aquella ciudad hasta el 18 de Octubre, en que fueron derrotados los 200 homhrcs que componian toda la fuerza de Utdl1a por

700 con qUé el Gohicl'I1o lo atacó en Guadalup e.

Tu yc oca sion de presencial' esta accion, tan desventajosa qu e nadie opi-

.fuli an Gl'a-

naba porquc Utrilla la resistiera, y sill dm!:.J de esto partió

D.

jales para de cir' en su parte qlle habíamos sido denotados lJtl'illa, Ruiz y yo~ cuando no hahia tenido mando intcl'ycncÍon en la fucl'za.

XVI.

Dar alguna importan cia al J1l'elto de armas, y desacrcdit3rme ante

"

too.

da(co sas, era el obj eto.

i gua l On S( 3 decia qu e habia yo plagiado á

unos sobrillos~mios, noticia que S~ en\"Íó :i Tuxtla para que c irculal'a por

mismo eonducto , y al efecto

]a p.'ensa, y la cual qllize oesm enli., por el

(011

escribí desde Qucí:altenallt!o :.11 rcrbclOl' del periódico de] Gobiel'llo ]a car-

ta que figura con el número 17, y qu e el SI'. Ol'antes no quiso publicar, porque mas con yenia al seí'ior á quien servía que subsistiel'a la calumni;¡;

pero' yo cuidé de impl'imit'la nlhí.

en

pero' yo cuidé de impl'imit'la nlhí. en y hacerla circular desde SI'! , Guatemala abian asesinado

y hacerla

circular

desde

SI'! ,

Guatemala

abian asesinado cobarde y vilmcnte :í mi hijo, y este ct'Ímen los com- prometia á p1'OCUJ'31' de todas maneras mi ruina. COIl tan infame mil'u, creyeron encontl'ar el medio, acus:índome de traidor. Y así lo dijeron en

In prensa, y lo eserihieroll por lodas partes, para hacerme cnemigos á mis c.ompañeros de partido, y ]ogl'al' por medio de Ja calumnia que se sospe- chaTa de IlH, para que se pudiera encausarmc. . Estraño que Domillguez no hulJiel'ft procUJ'ado fundar esa calumlJia en informaciones, en las cuales habdall sido testigos los que le obedecian cie- gamente, tanto mas, cuanto que era una recomendacion para obtener des- tinos en el Deparlamento de Chiapa, ser enemigo mio. No habrian fal- tado algun cliente algun sargmlto, Ó algun oficial, á quienes se hubiera he- cho deponer en mi contra, puesto que el Gefe 'político, el Juez de pr'imera instancia y .el Comandante militar han hecho cuanto hun querido, ]0 mis-

hace de parte en l,)s negocios, de

consultor privado del juez MacÍ:ls, que es su compach'c, y de asesor para sentenciar algunos de sus mismos negocios .

mo que el guatemalteco Velasco, quien

,

.'

XVII.

Todos estos moth'os me obligaron á hacer un viagc á Orljaca para pre-

.

sentarme al genel'al Diaz.

Me embarqué en San José paI'a PUCI'to Augel

en el mismo buque que, salido de est.e puerto, habia llevado la noticia de la derrota del imperialista Orolloz en Miahuatlan, y de que quedaba sitia-

da la ciudad de Oajaca en las fechas en que se hahia hecho ü la vela.

supe

que el general Diaz hahia marchado á paciílcal' Tehuantepec, y suponien- do que Dominguez aprovecharia esa oportunidad para prevenirlo e.n mi

co"tra, ~'esplil~ar á su ' modo lo posado, 'le escl'ibí la carta que figul'a bajo el número 18.

,

Al llegar á

iahuntlan, tl'es dias despues de haber desembarcado

.

No me equivocaba, Dominguez se anticipó, haciendo el yjage ú Tehuan-

tepec; pero esto no influyó para que ese benemérit.o general cambial'a la

buena opinion que tenia de mÍ.

yo le informamos de todo lo que habia pasado en el Estado: nos escuchó,

El Sr. Loacsa, D. Isidoro Castp,lIanos y

,.

.~1lO8 · 'ralÓ bien.

.

.

12

XVIII.

12 XVIII. • Acon teció en los dias que llegué • á Oajaca, un suceso que

Acon teció en los dias que llegué

á Oajaca, un suceso que destruyW la

calumnia de que el movimiento que hicimos el 4 de Setiembre habia sido en sentid\> traidor; calumnia que pudiel'on fraguar solamente, porqué se cuidó de ocultar los documentos qlle esplicaban su objeto, que no fué Otro que reUlOyer á Dominguez, para que el Estado contribuyera en ~lta esc~la ti la defen~ nacional, y Juchitan drjar3 de ser el presidio á que se condu- cia á los desafectos del personal de aquel Gohierno, y de las autoridades ~le los Departamentos. Ese suceso fué la prision del visitador imper:ia1 D. Juan Pablo Franco. El habia sido el que movió la espedicion sobre Juchitan, él podia decir' quiénes habian sido los comprometidos en el Es- tado; de no hacerlo, las sospechas debian reeaet' sob¡'e l(ls que abrazaron la' intervencion cuando Ortega se apod e¡'ó de San Cristóbal, sobre aquellos cuya, política fué no comprom eter el Estado; pero no sobre los que, como noso- tras, se esforzaron en que se emprendiera una espedicion sobre Tehuan- ,

,

,

.

,

,

.

'

,

,

.

tepec.

. La sospecha eonh'a mí era inverosímil, aun mas, imposible; porque mi

política jamas fué la de FI'anco, ni tuve nunca ¡'elaciones con él.

Este,

siendo juez de DistJ'ito e H la época ue Santa-Anna, se separó del Estado al triunfar el plan (h~ Ayutla; y no hay raZOll para cl' ee r que hubiera olvidado la parte que tomé para dCl'I'ocar aqu clIa adrnini stl':l cion, que lo alTash'ó en su caida; de modo,f{ue si hubi era tl'iunfado e l! Juchitan y ocupado Chia_ pas, á ninguno habl'ia trutado peol' qu e .i mí, si hubi era tenido la desgl·a- cia de caer en sus manos.

,

XIX.

,

,

,No habia, pues tenido, eeo en el ánimo de lasu pel'iol'idad aquella atroz calumnia, lo mismo que en el de tod os aquellos que nos conocían; pero habia SUf'tido en parte sus efectos. El coronel Loaesa, al pasar por Ta-

basco para il' al Cuartel general. habia sido preso por el Gobierno de ese Estado, cumplimentando' un exhoI'to de Domin guez; 10 que mucho 'sentí

Si hiciera con un

militar que tant.os esfuerzos hizo pOl'que Chiapas coad_

yuval'a á defendel' la uadon del enemigo estl'ungel'o, y cuya conducta ' na_

die en el Estado, sino Dominguez, se atl'evió á tachar.

.

a~

,

2;J mos cir'cunstancras en que estaban en manos del podet' la renta y la pren-

2;J

mos cir'cunstancras en que estaban en manos del podet' la renta y la pren- sa para detllrpat' la honra y aten lar contra los hiencs y las personas.

Pero no eran

estos los

úllicos

males.

CU:lmlo estaba el gencral Diaz

alistando su espedidon

sob¡'e Puebla, recibi cartas de mi esposa, que me

comullicaba que de ól'(len de Domillguez se habían secuestl'ado mis bienes, sin escluil'la cusa que hahit:íhamos, -de donde hahia sido lanzada, Ü la calle mi familia.

Comuniqué esto al Sr. Diaz, y por su consejo hice Hila csposicioll del he-

cho, y pedí se me devolvieran mis bienes. donde tuve que ir á alcanzarlo.

xx.

Dió la Ól'UClI en Acallan, á

Con esta resolucion, y mi pasapOl'te que pedí para. Tabasco, regresé con

mi hijo Apal'icio el 8 de Febl'ero del.l)I'esente año" pues pellsaba en ese

pUlltO establecel' á

mi familia para libral'la de los abusos de Domillguez,

Gr'ajales, Macias, Ul'bina y el guatemalteco Velusco. Como un voto de agl'adecimiento y deho consignar que todas las autori- dades del tránsito de Oajaca á Chiapas me dispensaron las mayores con- sideraciones en mi viage, particularmente las de ~'ln C:idos y J uchilan. En la haci enda de SaB José, propi edad de mi señora madre, que dista 20 leguas de Chiapa, quise cspel'ar á mi familia; pero recibí ól'den de Do-

minguez de eYacual' el Estado en el plazo de oeho dias. Temian mi l)l'esclleia. La sombra de mi hijo y la culpabilídad que les resultaban en los sucesos del Estauo d es de el pl'ollunciamiento de 24 ue Agosto uc 1863- los asustaha. No faltaron pel'sonas qu e estaban al con'iente de las maquinaciones de

Dominguez, y que me esc l'iLi el'oll desde Chiapa, di-ciéndoll1c que el'a posi- ble un atentado contra mi pel'solla; por lo cual al día siguiente de llegada

mi familia, salí para Tahasco.

- Hasta OCllsocoslla n(} supe que la ónlen dictada pOI' el Cual'tcl gencral

pal'a la de\'olllcion de mis hienes, habia sido tnlllscl'ila pOI' la tesoret'ia:del Estado á D. Catal'illO de Coz, comisionado de secueslt'os de bieues de tt'ai~ dores en el Departamento de Chiapa, quien con mas propiedad debió ha-

wrsele llamado .•comision }

):1I'a

secuestrar los bien es del c. Angel Alhino

üwzo, por ser reo de sostcncI'los pl'incipios conStltucio.nales), y haber que-

24 l'ido que Chiapas contl'ibuyel';) con todos sus rccursos y con todo su poder á

24

l'ido que Chiapas contl'ibuyel';) con todos sus rccursos y con todo su poder á la defellsa de la patria," En Chiapas, ya he dicho que si hubo tl'aidol'es, fueron los que con 01'· lega p:'oclamal'Oll la intel'velleion en '1863, y los que se pronUndal'Oll en Chiapa el mismo niio, morimiento que )'a he referido.

XXI.

Yo creia, que si Licll Domillguc7. podia consiuel'al'se lastimauo con Ja ór~ dún que malldaba yolrel' los hicrrcs de los Seilol'es Ruiz, Utl'i1Ia y los mios, P0I'tJllC ensenab::! un::! J'epl'Oabcioll de su conducta, sel'Ía él ,el único, y que todos los dcmas aprobal'iall la rcctitud y tillo de la detel'l11inacion del gene- ral Diaz; pel'o yo ignoraha ({tre al mandar secuestl'al' mis bienes, Domin- guez me h:lbia lJl'ocmado acreedor'es con derecho c.í parte de esos mismos Li e nes qu e se maudaban ue\' olvel'llle. La citada comision de secuestros, que fué y no ha podido ser otra cosa que comisioll especial, ostentando el ejel'cicio de autOl'jdad, decretó al calce de la ónlcn del Cuartel genel'al, la devol ucion de mis bienes y la rend icÍon

de cuentas de los que se hubiel'un vendido; pero previniendo, cosa rara., qlle antes ('calizal'::l la admillistl'acion ínter'eses !'quiraléntes al monto de ]os hOllOl'al'ios del ju ez , valuador'cs, t est.igos etc, llue illte /'vinicl'on en el secuestro, segun Ulla planilla que acomparió, y que yo no he visto hasta la fec ha; pel'O en la quc fi gUl'an si n duda el actuant e y el anmiuistl'ador ( 19) .

Si el sec uestro fue il egal, y cn es te concepto se han matH yolvel' mis

Iado

})iCllCS, no hay d e r echo pal'a g r' aV:ll'nle con 3:{) p esos y r c alcs, ~i quc hi· ci e l'oll ascclldel' esos h Ollor:.II'ins; pe ro es tau J. 1I ('" el caso n e mancomunar

el inter'és de estos a::;c! ltes yel del Gohiel'll o, pur'a da\' sus pl'ocedimien- tos vi sos de le ga lidad, y n o qu cl la!' ,'cspo nsa ule, como ha qu edado, no solo c.í esos gastos, sino ~i l os l WI'j llid os que h e resentido. A s í es que promovido y seg uido e1 lI egoc i o c ntl' e ilJtel'c~ a (ios, y didgido pOI' el guatemalteco Yela sco, inkr esado tambi e ll VOl' la parle que le toca á su hijo Fl'ancisco que funcionó de juez del secuestl'o, me han condenado al llago; y no obstante que al lIo1ific:11'mC he alt' g:Hlo m is esc usas, pl'ote~­ lalldo COlltl'::l cualquiera pr'ocedimienlo ulterior, estoy :;c~u\'oque uingl1uu con sidcracion habl':í Lastado para impedil' un eml)argo de intc¡'cscs de mayol' suma que los honorarios (20)"

25 No ha podido ser de otra mallera: habia propósito de hacerme todo-c mal posible,

25

No ha podido ser de otra mallera: habia propósito de hacerme todo-c mal posible, y aquella fué una oportunidad para satisfacel' sus pasiones.

XXII.

. Desde que por fatalidad Oajaca cayó en poder del imperio, hasta que la

recob,'<i el genel'al Dial, la política del Estado, reducida á su último té,'- mino, cOllsistió en que todo el que ·quisiera contar con los fayores de Do- millgllez, el (¡ue no quisiera rsponel'se en la guel'l':J, debia unirse á él Y

despl'ed:

u'

y tl':1tal' como ellemigos á los que condenaran su conducta do-

ble, á los que estuvieran porque se alistara una espedicioll; pel'o los que no ~eguian esa política, no podian estar eicl'tos de contar con garantias para su persona e IllteT'eses. Siempl'e que la guardia nacional se le deje en liber'tad para cmpuilal' ó í'lO las nI'mas y sujetarse á la disciplina y penalidades de una campaña, mientras es1é á su arbitrio el salir ó quedarse en el seno de su familia; na- turalmente se inclinarán del lado de sus intel'eses personales, 'Y muy po- cos cl'cerán hallarlos entre el estl'Uendo y humo de las hatallas. y si sucede, que esas mismas guardias hubiesen coilsentido ya en tener

,

.

esa p"el'ogativa, que el deseode no descontentarlas haya servido de móril :i ·un gobernante dt!bil, y que para g,'angearse apoyo y pI'estigio les hieic:)c

compl'cnder tIue no los emplearia

gera, · poeos sCI·ian los que dirian á ese gobernante: os detesto~ si para

fuera del Estado en la guel'l'a estl'an-

apoyaros !te de renunciar de los deberes que tengú de servir á mi patria.

XXIII.

Tal fué la l:ictica seguida por Dominguez para hacerse prosélitos, lIO en- tre la gente sensata que condenaba abier'lamente este proceder, sino entl'e Jos homlH'es sin opilliollCS fijas, egoistas é ignorantes, ante quiencs no se podía atacal' cse infame procede)', sin SCI' acusado de traidor; porque ellos llamaban t"Hidol' al que no apoyaba ciegamente la conducta estraviada del gobel·mlllt.<~, y de sus agentes en los Depal'tamentos, que la seguian en to- dos sentidos, El silencio era consiguient.e, yen esto estuyo cifrada la paz.

XXIV.

Pocas yeces pude hablar COIl el general Diaz~ pOl'que las graves ccupa-

4

" 26 dones de la campaña ' ~o le dab~n higar. · · Para rbfel'íl'Te

"

26

dones de la campaña ' ~o le dab~n higar. · · Para rbfel'íl'Te cí¡'brñst~lne('d:c mente lo relativo á los ' manejos de que se habiari : váÜdo lel Sr. ' Ddn'l'ihgu'éZ y sus agentes pina mantener en silencio á los que tuvieran de que quejar_ se por injusticias ó actos 'de arbitrariedad en el régimen gubernativo, ne- cesitaba emplear algunas horas. 1.0 referido hasta entonces á él !poí':mí

y lbs Señores Loaesa y Castellanos en órden á lo mas iniportante, era :á 'mi entender lo bastante para que se ác'ordara su remocion, en 'atencion á que' por el mismo hecho · de no hacerse, se entenderia ' que el Cuartel 'general daba por aprobada la conducta de' aquel mal gobernante por todos ·los dél Estado que,. sin contar con seguridad en las estafetas para- comunicarsé ~on él unos, y otros, Ó por no tenel' relaCiones, ó por do CI'eer'se con repre- sentacion, espel'aban aquel r~ultado con lo. que nosotros veníamos á in-

 

.

.

'.

. ":

,

forma r. Los mOlneutos: eran su.premos,

puescon el tI'iunf<;> 'de)as' armas de,la

nacion,. los. E.stados tendrían que reconstruirse' bajo 'el ól'deú 'coustitucio- nal, y esto que para algunos lugares en que hubieran' los ,mismos ' des~s seria una razon que' hiciera inn.ecesaria aquella providencia, p~ra .Chia, . pas venia á servir de un motivo. mas; puesto que, si ,cua~líldo se ,espidJera

la.convocatoria, existía- Dominguez en el mando, contando ·con :fuer~a arma- da en todas las caheceras de los Departamentos", p~ntos en 'que se l in~ta­

larian las juntas electorales, no hahl'ia libertad en las elecciones

"

f 1': :'.

'

-

Así 10 he consideTado, y no l'egl'eséde Acatlan sin haberlo manife~t~d().·al general CQll el fin de ' que colocara á otra persona en aq,uel destino, que '-deja- l'a ejercer al pueblo aquel acto de su soberanía sin la presion de las arUlas. De lo contrario, la eleccion de Donl'tnguez uo seda probl~mática, ni du-· dosa la supervivencia de ciertas prácticas arroj,ada~ pOI' la anarquía y e~ as- pi'rantfsmo" que algunos hombres incautos han recogido, siíi investigár,baio

"

todas sus faces los resultados que entrañan.

'.

t

Así' es como, aunque en lo os-

tensihle ha parecido guíarlos:una sola idea, la de sostenerse recíproca.mente,-

,

'

,

1

han.estado mi'nanao para lo futuro los cimientos de' u.na paz s~~:ida·,.)f~-

bajando com'o.t,

abajan

algunos sin comprenderlo" pal'a nulificar á',~a~.Cr~s­

tóbal, pa.ra dep"imir á Chiapa, halagando: tilá vez á rux:t1a con la v~omes~ de radica,r allí ros poder~s.,

1

"',

,

-

'

••

xxv.

.

Segun tengo manifestado en otro lugar,

me dh·j:gi· á Tabasco en unioo

mi €~posa é , hijos, con el fin de éstablecer-me ' aÜí } ; . '

.

¡

,

l.' ':

'

/~

A

A 27 los dos dias de haber llegado éi Huilnanguillo, 25 de Mal'zo, dispuse rde- j:l1:

27

los dos dias de haber llegado éi Huilnanguillo, 25 de Mal'zo, dispuse rde-

j:l1: .' á , ~11 f~~ilia, y pasar

solo:i S~n Juan Bautista,

capital del Estado,

para · hablar ü(¡)ll el Gobernador D. Gregorio Meudez, y saber si podria es- tablecermeenaquel punto sin que se me molestara. Conocia que mis enemigos no dejari~lll de }wevenido en mi contra., y así se hacia indispen- sable ,aquel · Tengo que agradecer la huena acogida que tuve en aquella ciuoad, en donde la ilustracion se sobrepone á los caprichos <.le las pasiolles y á todo

sentimiento innoble. Regresé á Huimanguillo el l. o de Abril, yen el tránsito recibí cartas de

·

.

,

.

·

.

,

,

.

rni , esposa, en las que me avisaba que al tercer diade haherme separado de ella, mi hija Amada habia caido en la demencia. Solo los que hayan tenido la desgracia de asistir .~i una hija jóven en tal

·

'

.

.

.

.

estado" , podrán formar una idea exacta ,del golpe

que he recibido en esta

vez, en tierra estraña y sin deudos que nos acompañaran á sufrida es- posa y á mí en nuestros cuidados y desvelos. No sé decir si c'ste acontecimiento, ó elasesilluto de oli hijo, ha lacera- do mas mi ooraZOll. · La separacion ~e mi hija de las abuelas y del resto de la familia, cl asc- sitiato del h~r~ano, el despojo de nuestros intereses, el bárbaro procedi- rriierito qué los gend~rmes de los déspotas no ejercen, de lanzar á una familia ' de su casa, .ausente el padre de ella, el estropeo del camino" todo ha concurrido .á hacer: perder el juicio á mi hija. ]~'ste fll'é él líltimo episodio de la obra oe Dominguez y los suyos!

XXVI.

.'

.

-

"

~

.

.

.

.

.

'.

"

,

.

I

.'

,

v() no si despu~s de 'mi regreso de Acadan, ,se habrá v .uelto á tratar

_ante el geueral ,Diaz sobr~ la remocion de

-mirse que en .Tuxtla llegó á sabers~ que se habia procurado. La protesta l~ya~l1~da all~ el .15 de Marro, es bastante espIícita en su artículo 1.(1 para comnrfmderlo (21).

Dominguez; pero es de presu-

,

,

.

.

.

~

Si bien es cierto

~

qqe los actos de la intervencion y el reconocimiento del Sr. Juarez conlO ma- gistrado de la República, mientras el pueblo no procediese á la eleccion del

eo ella .se tomó como base el desconocimiento de

"

.

:~ue debiera _sep'uir

r)g.iep.dó

ese .alto dest~.~l~~.diciéndose . ep honor suyo lo

que, con escepción de los enemigos, ningun mexicano puede negar; tam

• 28 hicll es ycroad quc lu autoridad del Sr. J uarez no ha sido

28

hicll es ycroad quc lu autoridad del Sr. Juarez no ha sido desconocida en la República, para que cupiera la protesta de sostenerlo en aquellas fechas, euando exhalaba el imperio sus últimus alientos estrechado por un rjél'ci- to victorioso y potente, y el SI': P¡'esidellte JUlll'CZ tocaba las puel'tas de esta capital. No quiero suponer que por aquellos lugares se tuviera la cl'eencía de ser necesaria para dar fuerza y apoyo al Pt'esidente, esa protesta que, por la fecha que lleva y pOI' el contenido de su artículo 4.° citado" no tiene otra sigllificacion, que ponel' dificultades al CUal'tel general, para el caso que quisiera removel' á Dominguez, cuyo golpe procmaron suavizar de tal mo- do, que llO se entendiera como Ulla J,rotesta directa contra sus determina. ClOnes. Ese modo aplicado al easo presente, no es una novedad: el mismo se ha empleado cuando han querido herir las susceptibilidades de un pueblo, las de las familias, para llevar ti buen fin ciertas ideas. Así han trabajado pal'a nulificar á San Cristóbal con el proyecto de trasladar los poderes y hasta la Universidad literaria á Tuxtla, siendo aquella ciudad la que ha'sta ahora estf.l llamada á figurar como capital, y no es el estravío dé algunos de sus hijos en la cuestion polít.ica motivo que destruya su ser, ni razoll que au· torice á deprimirJa. Quizá mas tarde sea Comitan que tiene vida y movi- miento, que progl'csa rápid:olmente en todos sentidos, ó Tuxtla la pl'imera ciudad. Así tambien han desquiciado la union que ha habido en Chiapa: ciudad que ha sido el balu31'te de las actuales instituciones por el espíl'itu marcial de sus habitantes, y que b~jo ningun concepto debe ser objeto de la descon- fianza y de la indifel'encia que han eshtdo enjendl'ondo en algunos pueblos contra e1l3, cuando ha sido la que ha llenado sin medida sus deberes al de- fender la causa, supliendo al propio tiempo y en proporcion que las circuns- tancias lo han demandado las falta s de los que menos se han prestado; y sin emb3rgo, hay la preten sio ll de r eb3jarle su impOl'tancia, en cuya obra han adelantado los enemigos de las glorias de esta heróica ciudad, estable- ciendo lB divisioll como paso prévio para desarmarla.

,

,

,

XXVII.

lIé aquí relatados los suresos de Chiapas" que me propuse dar á norer.

co-

2!)

2!) YuelYO á mi Estad I CÚlI las garalltías que para hacerlo me ha dado el

YuelYO á mi Estad I CÚlI las garalltías que para hacerlo me ha dado el Supremo Gobiel'llo, á quien ocunÍ con tal Jill, Yo he padecido; per"O con la resignacion que alienta Ulla conciencia tranquila, pOrtlue CI'eo habel' cumplido con mi debel', Entre los hombres que pl'ocl~maron la traicioll, entre los enemigos de la Constitucion, entre 10s que han sido causa de la muet'le de mi hijo y la locura de mi hija, y yo, la nacioll juzgar'á.

México, Octubre 28 de 1867.

uEn

31

uEn 31 DOCUMENTO NUM. 1 ACTA. las Cumbres de Yalmús, á cinco de Abril de mil

DOCUMENTO NUM. 1

ACTA.

las Cumbres de Yalmús, á cinco de

Abril de mil ochocientos sesenta

y tres. , Incorporado á la secei,on salvadora de Chiapas, el ('.Hudillo eleeto por ella en su pronunciamiento verificado el!? de l\'1;.yo del corriente año, haciendo uso de la facultad ',que se le concede en d arto 3?, previa discucion competente con el Gde, oficialidad y tropa que la componen, se procediÓ á las reformas del phn cilado, conformánduse con los de3eos, convicciones y

voluntad de los pneblos del Estado, espresada con bastante claridad ye\'i- dencia á pesar del terrorismo con ,que el poder constitucional ha procurado sofocar la voz de la justicia y de la religion, de que están animados tod08 10s chiapanecos; ha tenido á bien verificarlas en lo~ términos siguie!,tes:

Art. 1? Se desconoce la Constitueion política de la nucion publicada en 1857, y todai; las leye:,; emanadas de ellas, así como las espcdidas por la. ac- tual admillistracion del Estado de Chiapas. 2? Duran t e el tiem po que trascurra ha :ita la organizaeion del Gobierno nacional que se establezca por resultado d~ la intervencion, bajo cuyo régi- men y (ll'oteccion se pone el Estado, éste se regirá por un Gobier,IIo provisio- lIal con su consejo, facultado para cuanto juzgue cunvelüente á su CO[lserv~- clOn y progreso. 3?' Lue go