Sei sulla pagina 1di 5

1.

La invisibilidad de las revoluciones científicas

Creemos que hay excelentes razones por las que las revoluciones han resultado casi

invisibles y que usualmente no son consideradas ni percibidas en la comunidad

científica por algunos miembros.

Según Kuhn (1962) existen tres tipos de fuentes que registran los resultados estables de

revoluciones pasadas, pero que en ciertos puntos no reflejan tal y como es el proceso

histórico que se va realizando en la ciencia; es decir, que se dirigen a un cuerpo ya

articulado de problemas, datos y teorías, con mayor frecuencia que al conjunto

particular de paradigmas aceptado por la comunidad científica en el momento en que

dichos libros, fueron escritos.. Estas tres fuentes son las siguientes: los libros de texto

científicos junto con las divulgaciones y las obras filosóficas moldeadas sobre ellos.

 Los libros de texto mismos tienen como meta el comunicar el vocabulario y la

sintaxis de un lenguaje científico contemporáneo.

 Las obras de divulgación tratan de describir las mismas aplicaciones, en un

lenguaje que se acerca más al de la vida cotidiana.

 Y la filosofía de la ciencia, sobre todo la del mundo de habla inglesa, analiza la

estructura lógica del mismo cuerpo de conocimientos científicos, íntegro.

Las fuentes de información, desde el punto de vista de Kuhn (1962) estas se vuelven a

escribir inmediatamente después de cada revolución científica y, una vez escritos de

nuevo inevitablemente disimulan no sólo el papel desempeñado sino también la

existencia misma de las revoluciones que los produjeron. De esta manera los libros de

texto comienzan truncando el sentido de los científicos sobre la historia de su propia

disciplina.
Lo que resalta Kuhn (1962) en su libro sobre “Las Estructuras de las Revoluciones

Científicas” que la depreciación de los hechos históricos se encuentra incluida, profunda

y es probable que también funcionalmente, en la ideología de la profesión científica, lo

que produjo que el resultado de ello sea una tendencia persistente a hacer que la historia

de la ciencia parezca lineal o acumulativa.

Muchos de los enigmas de la ciencia normal contemporánea no existieron hasta después

de la revolución científica más reciente, esto nos brinda un panorama amplio en el que

podemos notar que cada hecho histórico en un determinado contexto marca una

dirección en la cual avanza la ciencia, esto quiere decir que para realizar nuevos

desarrollos en el campo científico es necesario salir del paradigma en el que nos

encontramos, para que aparezcan nuevos descubrimientos y aperturen mayor campo de

investigación e indagación que posiblemente cambie la limitada visión que se tenía

hasta ese momento histórico.

2. La resolución de las revoluciones

Según Brunetti (2013), afirma que en la misma época Kuhn manifiesta inclinarse por la

investigación de cómo ocurren los cambios científicos. Sobre este respecto comienza a

entrever que las estructuras científicas deben cambiar, aunque no de una manera tan

radical.

Los libros de texto que hemos mencionado anteriormente sólo se producen

inmediatamente después de una revolución científica. Pero para que se produzca una

revolución científica, tiene que surgir inicialmente, en la mente de uno o varios

individuos que buscan solucionar las crisis que el paradigma actual no se lo permite

desde su perspectiva. Para eso existen dos circunstancias que caracterizan a este grupo

de científicos: su atención se ha concentrado intensamente en los problemas


provocadores de crisis y por otro lado en su mayoría son hombres tan jóvenes o tan

novatos en el campo en crisis.

Un aspecto que resalta Kuhn (1962), es que dentro de la ciencia normal, el investigador

es un solucionador de enigmas, no alguien que ponga a prueba los paradigmas,

utilizando una serie de métodos alternativos para abordar el problema descartando los

que no le dan los resultados deseados.

Se determina que un paradigma se encuentra en crisis, cuando el fracaso persistente para

obtener la solución de un problema importante haya producido esta situación de crisis.

Brunetti y Ormart (2010) mencionan que el momento de crisis es una conmoción

intelectual cuyas repercusiones, por qué no decirlo, son casi existenciales. Para eso se

realiza una prueba que tiene lugar como parte de la competencia entre dos paradigmas

rivales, para obtener la aceptación por parte de la comunidad científica (Kuhn, 1962).

Esta prueba se debería realizar desde el punto de vista de Kuhn (1962) tomando en

cuenta el proceso de verificación, que es como la selección natural: toma las más

viables de las alternativas reales, en una situación histórica particular; teniendo en

cuenta que ninguna teoría resuelve nunca todos los problemas, que en un momento

dado se enfrenta, ni es frecuente que las soluciones ya alcanzadas sean perfectas. De lo

contrario, si todos y cada uno de los fracasos en el ajuste sirvieran de base para rechazar

las teorías, todas las teorías deberían ser rechazadas en todo momento.

Kuhn (1962) menciona la importancia que tendría el método que utiliza Popper, debido

a que esto ocasiona y produce que puedan existir competidores para un paradigma

existente; pero que no se debe utilizar este método definiéndolo como anómalo porque

no permite el desarrollo de una paradigma vigente o que recién está surgiendo frente a

la crisis que produce un tema determinado en cierto momento histórico.


La competencia entre paradigmas no es el tipo de batalla que pueda resolverse por

medio de pruebas, esto debido a la inconmensurabilidad de las tradiciones científicas.

Los nuevos paradigmas nacen de los antiguos, incorporan gran parte del vocabulario

que empleó el paradigma tradicional. En el nuevo paradigma los términos y conceptos

entran en relaciones diferentes unos con otros. (Kuhn, 1962)

Para que un paradigma pueda ser aceptado, según Kuhn (1962) brinda tres condiciones:

 El paradigma puede resolver los problemas que condujeron al paradigma

antiguo a la crisis.

 El nuevo paradigma muestra una precisión cuantitativa sorprendente mayor que

la de su competidor más antiguo

 El nuevo paradigma permite la predicción de fenómenos totalmente

insospechados cuando prevalecía el paradigma anterior.

En conclusión, lo que se encuentra en juego, es qué paradigma deberá guiar en el futuro

las investigaciones que se lleven a cabo sobre problemas que ninguno de los

competidores puede todavía resolver completamente. Y que es de gran importancia

tratar de cambiar la imagen de la ciencia, y tomar la perspectiva de la evolución y

desarrollo no solo dentro de la comunidad científica, sino de toda la sociedad en general

y visualizar de manera distinta la vida científica.

REFERENCIAS

Brunetti, J. (2013). Thomas Kuhn: ¿epistemólogo o psicólogo de la ciencia? Revista

Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad – CTS, 8(22), 191-212.

Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=92425714010
Brunetti, J. y Ormart. (2010). El Lugar de la Psicología en la Epistemología de Kuhn: la

posibilidad de una psicología de la investigación científica. Cinta Moebio, 38(1),

110-121. Recuperado de http://www.moebio.uchile.cl/38/brunetti.html

Kuhn, T. (1962). La Estructura de las Revoluciones Científicas. México: Fondo de

cultura Económica.