Sei sulla pagina 1di 3

Título: La adoración y la alabanza según la Biblia

Texto: “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales
adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”

Juan 4:23,24

Introducción:

Alabanza.

(heb. hillûlîm, tehillâh, tôdâh; gr. áinos, épainos, áinesis).

Toda acción que tiende a glorificar, ensalzar y bendecir el nombre y la persona de

Dios, en especial con himnos y cantos. Véase Aleluya.

Alabanza - Diccionario Alfonso Lockward


El término hebreo hillel se traduce como a. Es la acción de proclamar o reconocer las virtudes de otra persona.

Las palabras “adoración” y “alabanza” están en boca de millones de personas, seguramente más que nunca antes en la historia. Eso es algo muy
bueno, cuando se trata de una adoración y de una alabanza bíblicas del único Dios verdadero.

Pero me atrevería a sugerir que aun los que adoramos y alabamos al Señor de todo corazón no siempre hemos dedicado tiempo a estudiar qué es lo
que enseña la Biblia sobre la adoración y la alabanza. ¿Alguna vez has buscado las palabras “adorar” y “alabar” en la Biblia, para ver cómo se usan?

El objetivo (¡bastante ambicioso!) de este artículo es intentar resumir en diez principios lo que enseña la Biblia sobre la adoración y la alabanza.

Alabanza - Diccionario Pastoral


Alabar a Dios significa para la Biblia reconocer y proclamar su grandeza

Adoracion.

(heb., shahah, inclinarse, postrarse; gr., proskyneo, postrarse, reverenciar). El honor, reverencia y homenaje dado a seres o poderes superiores, sean
hombres, ángeles o Dios.

Adoración - Diccionario Bíblico Certeza

El léxico relacionado con el culto de adoración es muy extenso en la Biblia, pero el concepto esencial es el de “servicio”. El hebreo y el griego latreia se
referían ambos originalmente a la tarea de los esclavos o sirvientes asalariados.

En consecuencia, a fin de ofrecer este “culto” a Dios sus siervos deben postrarse—hebreo hisûtah‡waÆ o griego proskyneoµ—y así manifestar temor
reverencial y una actitud de admiración y respetuosa adoración.

En el Antiguo Testamento hay ejemplos de adoración individual . Pero se pone el acento en la adoración en el seno de la congregación . En el culto del
tabernáculo y del templo el ritual ocupaba un lugar prominente.

Adoración - Diccionario Pastoral

Es la reacción del hombre, pequeño y pecador, ante la cercanía y grandeza de Dios. En ella se entrelazan agradecimiento y homenaje [Gén_24,48];
[Sal_95,1-6], veneración y respeto [Sal_5,8]; [Dan_6,11]; [Ap_4,5-8]. Esta actitud interior se manifiesta en gestos exteriores tales como el sacrificio
[Gén_22,5-8]; [1Sam_1,3]; [2Re_17,36], la postración [2Sam_12,20]; [2Sam_15,32]; [Éx_4,31]; [Dt_26,10]; [Sal_96,9]; [Sal_99,1-5] y el canto
[2Crón_29,28]; [Si_50,16-18]. Sólo el Señor debe y puede ser adorado [Éx_34,14-16]; [Dt_4,19-20]; ver [Est_3,2-5]; [Mt_4,10]. Adorar a las criaturas,
sean ángeles [Ap_19,10], hombres de cualquier rango [Dan_3,18]; [He_10,25-26]; [Ap_13,48] u otros seres de la naturaleza [Éx_34,14-17]; [Lev_26,1],
está severamente prohibido y puede constituir un grave pecado. Pero Jesucristo, reconocido por la fe como verdadero Hijo de Dios, sí es objeto de
adoración [Mt_28,9], [Mt_28,17]; [Jn_9,38]; [Flp_2,9-11]. A su vez, Jesucristo enseña que la auténtica adoración ha de ser interior, «en espíritu y
verdad» [Jn_4,24]; ver [Jn_2,19-22].

I. IDEAS EQUIVOCADAS SOBRE LA ALABANZA Y LA ADORACION.


 Los Coros Lentos son de adoración a Dios.
 Solo los Coros viejos alaban y adoran a Dios.
 Solo los Coros nuevos alaban y adoran a Dios.
 La adoración se limita al plano musical.

II. ¿QUÉ ES ADORACION SEGÚN LA BIBLIA?
1. Según la Biblia, adorar a Dios es responder a todo lo que es Él con todo lo que somos nosotros.

Esta es mi definición de la adoración: responder a todo lo que es Dios con todo lo que somos nosotros, responder a todo su ser con todo nuestro ser.

Cuando adoramos, no estamos haciendo algo en un vacío; estamos respondiendo a algo. ¿A qué? Pues, a Dios, a todo lo que nos enseña su Palabra
acerca de Él. Y hacemos eso con todo lo que somos y con todo lo que tenemos. Eso es adoración.

Tres ejemplos bíblicos de ello: (1) Abraham subiendo el monte Moriah para adorar al Señor, ofreciéndole a su hijo Isaac en holocausto (Gn. 22:5); (2)
La adoración de la que habló Miqueas: “…hacer justicia, amar misericordia, y humillarte ante tu Dios” (Mi. 6:6-8); y: (3) La adoración enseñada por el
apóstol Pablo: “…que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Ro. 12:1).

¡La adoración es mucho más que solo algo que hacemos en la iglesia!

2. Según la Biblia, el objetivo número uno de nuestra adoración debería ser agradar a Dios y darle gloria.

La adoración verdadera no es egocéntrica, sino teocéntrica. En el centro del escenario no estoy yo; está Dios. La idea no es que nosotros lo pasemos
bien; la idea es agradarle al Señor y darle gloria.

Usamos mucho las palabras: “Me gusta” y “No me gusta”. Curiosamente, el único lugar en la Biblia donde se encuentran las palabras “me gusta” es
en Génesis 27:4, palabras de Isaac a su hijo Esaú: “Hazme un guisado como a mí me gusta…”. ¡Y ya se sabe cómo terminó aquello! Pero hoy día, las
palabras “me gusta” son de las palabras que más se oyen; un reflejo, sin duda, del egocentrismo que tan fácilmente se adueña de nosotros. Y hay
demasiado del “me gusta” y del “no me gusta” en nuestra adoración.

La adoración verdadera no debería ser una cuestión de nuestros gustos; lo único que realmente importa es que le guste al Señor, que le agrade y le
dé gloria a Él.

Por medio de (1) la Palabra de Dios; y: (2) la oración.

Sé lo importantes que son para muchísimas personas los “tiempos de alabanza” que tenemos en nuestras reuniones. Pero, aunque cantar al Señor es
muy importante, más importantes aún son la Palabra de Dios y la oración.

En el Antiguo Testamento la música tiene un lugar importante, pero no tan importante como la Palabra de Dios y la oración. Hay libros enteros que
no contienen ninguna referencia a la música.

En los cuatro Evangelios hay muy pocas referencias a la música y solo una referencia al Señor mismo cantando, pero ¿cuántas referencias hay a la
Palabra de Dios y a la oración?: ¡un montón!, ¿verdad?

El libro de Hechos describe los primeros treinta años de la Iglesia, pero ¿cuántas referencias hay al canto de los primeros cristianos?: solo una
(explícita), y no se trata de una reunión cristiana normal, sino ¡de Pablo y Silas cantando en una cárcel! Pero ¿y las referencias en Hechos a la Palabra
de Dios y a la oración? Muchas, ¿verdad?

¿Refleja nuestra realidad hoy los mismos énfasis que la Palabra de Dios?

3. Exaltar la persona y la obra del Señor Jesucristo.

La adoración antes de Cristo apuntaba a su (futura) venida; y la adoración después de Cristo mira hacia atrás, hacia su encarnación, su muerte y su
resurrección. La persona y la obra del Señor Jesucristo deberían ocupar un lugar central en nuestra adoración.

Pero algunos creyentes hablan de Cristo, de la Cruz y del evangelio como si no tuviesen mucho que ver con la alabanza. Pensemos por un momento
en el libro de Apocalipsis; buena parte del libro describe la adoración de los creyentes y de los ángeles en el cielo. Y ¿qué encontramos? Pues, que
Apocalipsis es uno de los libros bíblicos que más hablan de Cristo; que Apocalipsis empieza y termina con el Señor Jesucristo; encontramos unos
veinticuatro nombres o títulos del Señor Jesucristo, de los cuales el que más se usa es el nombre del Cordero; y que el tema central de las canciones
que se cantan en el cielo es Cristo crucificado.

4. Según la Biblia, la adoración en la iglesia no vale para nada sin la adoración de nuestras vidas.
Todos sabemos lo fácil que es pasarlo bien en la iglesia y lo difícil que es vivir nuestra fe en el día a día. A veces parecemos esquizofrénicos: una
persona en la iglesia y otra muy distinta fuera de la iglesia. Pero si no adoramos al Señor con nuestras vidas, ¡lo que hacemos en la iglesia no es
adoración verdadera!

El Señor tuvo que reprender a su pueblo Israel una y otra vez por la incoherencia entre su (supuesta) adoración y sus vidas (Is. 1:11-17; Is. 29:13a; Os.
6:6; Mi. 6:6-8; etc.). Y el apóstol Pablo habla de nuestro “culto racional” en términos de nuestras vidas, no de lo que hacemos en la iglesia (Ro. 12:1-
2).

Lo que hacemos en la iglesia no es más que la punta del iceberg de la verdadera adoración, la pequeña parte que más se ve; pero si no hay nada
debajo de eso, si no somos adoradores 24/7, ¡lo que hacemos en la iglesia no vale para nada!

III. EJEMPLOS DE ADORADORES.


1. 2) CAÍN Y ABEL: La Adoración Con La Mejor Actitud.
La sangre, algo esencial para estar bien ante Dios: El asunto de los sacrificios de sangre, como parte esencial de nuestra posición
ante Dios, se presenta por medio de las ofrendas de Caín y Abel. De acuerdo con la lección fundamental que ofreció Dios en
relación con el pecado de Adán y Eva (Gen.3.21), la ofrenda vegetal de Caín, fruto de sus propios esfuerzos, era una ofrenda para
justificarse a sí mismo y una negativa a vivir bajo el pacto revelado de Dios. La ofrenda de Caín fue rechazada, de la misma forma
que lo fue el intento de Adán de usar hojas de higuera para cubrirse. Pero la ofrenda de Abel, un sacrificio de sangre, agradó a
Dios.
Hebreos 11.4 indica que Abel trajo su ofrenda por fe; y Romanos 10.17 enseña que «la fe viene por el oír». Esto significa que Dios
debe haber enseñado a Adán y a su familia a cómo acercarse a Él, y 3.21 indica que se incluía el sacrificio de sangre. Primera de
Juan 3.12 indica que Caín era hijo del diablo y esto significa que practicaba una falsa justicia de la carne, no la justicia de Dios por
fe.
2. Abraham: La Adoración Obediente.
 A pesar de su comodidad. Génesis 12
 En todas las áreas de su vida. Hebreos 7:1 Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que
salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo,
7:2 a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también
Rey de Salem, esto es, Rey de paz;
 En contra de sus emociones. Génesis 22:1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo:
Abraham. Y él respondió: Heme aquí.
22:2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto
sobre uno de los montes que yo te diré.
22:3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y
cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.
3. Jesús El Adorador Por Excelencia:
Jesús nos da la clave para adorar en Juan 4:23,24 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al
Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le
adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Con esto lo que quería decir el Señor era que lo importante importa no
es dónde se rinde culto, sino la disposición de la mente y el corazón. La verdadera adoración no es una mera fórmula o un
ceremonial, sino una realidad espiritual que está en armonía con la naturaleza de Dios, que es Espíritu. La adoración debe ser
también en verdad, o sea, trasparente, sincera y de acuerdo con el mandato bíblico. En Mateo Capitulo 6 : 1-18 Jesús nos da
otras pautas para la verdadera adoración . Cristo pone la adoración primero, puesto que la relación de uno con Dios determina su
relación con el mundo y con las demás personas.
4. Pablo: Adoración en todo tiempo.
Trabajó ministrando en Roma y posiblemente viajó hasta España predicando el evangelio. Sus cartas son un dechado de doctrina
y ética sobre los cuales están fundadas las bases de la iglesia cristiana. Pablo establece los principios de cómo debe ser la
adoración: Adoración verdadera: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en
sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto raciona”. Romanos 12.1. El creyente es un Templo de Dios, su
adoración debe ser constante: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” Corintios 3.16.