Sei sulla pagina 1di 33

See

discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/318487769

El déficit democrático en México (2004-2014)

Chapter · January 2017

CITATIONS READS

0 6

1 author:

Alejandro Monsivais-Carrillo
El Colegio de la Frontera Norte
24 PUBLICATIONS 41 CITATIONS

SEE PROFILE

All content following this page was uploaded by Alejandro Monsivais-Carrillo on 18 July 2017.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


La legitimidad como desafío
democrático
Expectativas públicas, capacidades institucionales
y descontentos ciudadanos en México

DIANA GUILLÉN
ALEJANDRO MONSIVÁIS CARRILLO
(COORDINADORES)

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 5 08/06/2017 18:20:57


La legitimidad como desafío democrático. Expectativas públicas, capacidades institucio-
nales y descontentos ciudadanos en México / Diana Guillén, Alejandro Monsiváis Carri-
llo, coordinadores. — Tijuana, B.C. : El Colegio de la Frontera Norte, 2017.
408 p. ; 17 x 23 cm

ISBN: 978-607--
1.Democracia — México — Opinión pública. 2. Participación política — México.
3.Opinión pública — México. 4. Cultura política — México.
I.Guillén, Diana. II. Monsiváis Carrillo, Alejandro.

JL 1281 L4 2017

Esta publicación fue sometida a un proceso de dictaminación doble ciego por pares
académicos externos a El Colef, de acuerdo con las normas editoriales vigentes en esta
institución.

&EJDJØOFJNQSFTJØOGJOBODJBEBTQPSFM$POTFKP/BDJPOBMEF$JFODJBZ5FDOPMPHÓB QSPZFDUP


Primera edición, 2017


D.R. © 2017, El Colegio de la Frontera Norte, A. C.
Carretera escénica Tijuana-Ensenada km 18.5
San Antonio del Mar, 22560,
Tijuana, Baja California, México
www.colef.mx
ISBN: 978-607

Coordinación editorial: Érika Moreno Páez


Corrección, edición y formación: David Ricardo
Última lectura: Lizbeth Gómez, Hilda Rosas, Lucía Valencia y Luis Miguel Villa
Diseño de cubierta: Larissa Posada del Real

Impreso en México / Printed in Mexico

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 6 05/06/2017 15:44:59


ÍNDICE

Presentación 11

I. A propósito de la legitimidad como desafío democrático 15


Diana Guillén y Alejandro Monsiváis Carrillo

REPRESENTACIÓN POLÍTICA, PARTIDOS Y ELECCIONES

II. Legitimidad parlamentaria en México 33


Khemvirg Puente

III. Elecciones intermedias y locales concurrentes de 2015:


Continuidades y reacomodos del electorado y del sistema de partidos 55
Esperanza Palma

IV. Redes, elecciones y dominio territorial: La construcción de la legitimidad


político-electoral en las relaciones políticas de la Ciudad de México 79
Héctor Tejera Gaona

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 7 08/06/2017 18:20:57


ESTADO DE DERECHO Y LEGALIDAD

V. Cultura de la legalidad y corrupción en México 109


Manuel Alejandro Guerrero

VI. Estado de derecho y legitimidad democrática: Profesionalización


y acceso a la justicia en las defensorías públicas locales 129
Azul A. Aguiar Aguilar

VII. Poder económico y captura regulatoria: Legitimidad cuestionada


en la confección de una Norma Oficial Mexicana 157
Laura Beatriz Montes de Oca Barrera

CALIDAD INSTITUCIONAL Y OPINIÓN PÚBLICA

VIII. Los determinantes de la legitimidad democrática en México:


Capacidades estatales y actitudes ciudadanas 185
María Fernanda Somuano

IX. El déficit democrático en México (2004-2014): Régimen político,


opinión pública y legitimidad 211
Alejandro Monsiváis Carrillo

CAPACIDADES ESTATALES Y DESAFÍOS SOCIETALES

X. Relaciones contenciosas y capacidades institucionales:


El caso del movimiento magisterial de 2013 a 2014 en Veracruz 241
Felipe J. Hevia y Oswualdo Antonio González

XI. Fragilidades estatales, malestares ciudadanos y legitimidades paralelas:


Una mirada a Tierra Caliente, Michoacán 267
Diana Guillén

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 8 08/06/2017 18:20:57


XII. Legitimidad en el movimiento de derechos humanos en México:
Trayectoria histórica y retos del presente 289
Alberto J. Olvera

VISIONES Y CONCEPTOS EN DISPUTA

XIII. La construcción de la legitimidad en seguridad pública en México 317


Nelson Arteaga Botello

XIV. ¿Qué democracia es ésta? Una historia del pensamiento intelectual


sobre la legitimidad y la democracia en el México contemporáneo 341
Javier Contreras Alcántara

CONCLUSIONES GENERALES

México: La legitimidad como desafío democrático 381

Acerca de los autores 395

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 9 08/06/2017 18:20:57


IX. EL DÉFICIT DEMOCRÁTICO EN MÉXICO (2004-2014):
RÉGIMEN POLÍTICO, OPINIÓN PÚBLICA Y LEGITIMIDAD

Alejandro Monsiváis Carrillo1

La democracia se encuentra en déficit cuando el desempeño del gobierno queda


lejos de cumplir con los valores y aspiraciones democráticas de la ciudadanía
(Norris, 2011:4-8, 31-34). Si el déficit es persistente o de magnitud considerable, es
de esperar que el desapego y el desencanto políticos se generalicen en la sociedad
(Torcal y Montero, 2006), y que las instituciones cuenten con menor apoyo popu-
lar para cumplir funciones de gobierno, o para solucionar de manera cooperativa
conflictos políticos. El déficit democrático no solamente puede ser una causa de
desafección e inestabilidad; antes bien, puede ser un motor del cambio político. La
insatisfacción con el funcionamiento de las instituciones políticas también es un
catalizador de la innovación democrática (Newton, 2012; Smith, 2009).
El objetivo del presente capítulo es analizar los determinantes del déficit demo-
crático percibido por la opinión pública en México entre 2004 y 2014, según el
Barómetro de las Américas (2015).2 El déficit democrático se define como la diferencia

1
Expreso mi agradecimiento por sus comentarios a los participantes en el seminario
¿Legitimidad Cuestionada? Capacidades del Estado, Instituciones Políticas y Acción Social en
México (2000-2014), en especial a Azul Aguiar, Felipe Hevia, Khemvirg Puente y Fernanda
Somuano. Agradezco también al Barómetro de las Américas y sus principales fuentes de financia-
miento –United States Agency for Internationial Development, Inter-American Development
Bank y Vanderbilt University– por poner a mi disposición las bases de datos empleadas.
Se utilizó la base de datos que agrupa las encuestas levantadas en América Latina, Estados
2

Unidos y Canadá entre 2004 y 2012, de donde se obtuvieron las observaciones correspondientes
a México de 2004, 2006, 2008, 2010 y 2012. A esta base se añadieron los datos prove-
nientes de la encuesta levantada en este país en enero y febrero de 2014. En total, la base de
datos consta de 9 333 casos, pues cada encuesta contiene más de 1 500 entrevistas. Los datos
son representativos de la población adulta en edad de votar en el ámbito nacional. Más infor-
mación acerca de los cuestionarios y aspectos técnicos de la base de datos se encuentra en
<www.vanderbilt.edu/lapop/index.php>.

[ 211 ]

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 211 08/06/2017 18:21:24


Alejandro Monsiváis Carrillo

entre la valoración abstracta de la democracia y la satisfacción con esta forma de


gobierno entre la población. Como revela el análisis, el déficit democrático promedio
en México aumentó de 21 a 32 por ciento entre 2004 y 2014. Esto se explica por el
surgimiento de un segmento de ciudadanos críticos y asertivos (Dalton y Welzel, 2015;
Norris, 2011) que valoran los principios democráticos, pero que están inconformes con
las instituciones políticas y el desempeño del gobierno.
Sin embargo, no hay que pasar por alto que el incremento en el déficit demo-
crático en el país responde a su vez a un incremento sostenido en la insatisfacción
pública con el desempeño de la democracia. Este incremento está asociado, a su vez,
a una creciente desconfianza hacia las instituciones políticas y a una disminución
del apoyo al sistema político. Los datos muestran también que el descontento con el
funcionamiento del gobierno y la desconfianza hacia las instituciones representati-
vas se asocia con una mayor aprobación de formas de activismo político disruptivo.
Hay que considerar, además, que la insatisfacción pública con el desempeño de la
democracia no es gratuita ni carece de fundamento. El hecho es que los gobiernos
electos no han ofrecido soluciones eficaces y duraderas a los problemas de seguridad
pública, corrupción y desigualdad, entre otros, que afectan al país.
Lo que muestra este trabajo no es solamente que entre la población mexicana
existe un segmento de ciudadanos críticos que valoran la democracia y evalúan
con rigor al gobierno, sino que las instituciones, los gobernantes y los procesos
políticos enfrentan un desafío cada vez más fuerte para construir una legitimidad
democrática. En esta circunstancia sería de esperar que la persistencia del défi-
cit democrático fortaleciera los impulsos de transformación institucional para
hacer convergentes las aspiraciones y el funcionamiento del sistema político, pero
el reto no radica simplemente en promover agendas o acuerdos, sino en modifi-
car las ventajas que ofrece el statu quo a distintos grupos y agentes políticos.
Este capítulo está organizado en cuatro partes. En la primera se presentan
algunos indicadores del desarrollo democrático en México para ofrecer evidencia
contextual que enmarque la discusión posterior. En la segunda se muestra la evo-
lución del apoyo político hacia el sistema, las instituciones, la democracia y formas
concretas de activismo en México en el período de 2004 a 2014. En la tercera parte
se exponen y discuten los resultados del análisis estadístico, y se muestra que las aspi-
raciones democráticas de la ciudadanía se han mantenido a lo largo de los dos lustros
estudiados, a pesar de que el apoyo hacia el sistema y las instituciones políticas ha
disminuido. La última sección concluye con una reflexión general acerca del déficit
democrático y los desafíos que representa para la legitimidad política en el país.

212

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 212 08/06/2017 18:21:24


El déficit democrático en México (2004-2014)

Sobre el desarrollo democrático en México


Durante más de una década, el sistema político mexicano ha estado en constan-
te transformación; por mencionar un ejemplo, de 1997 a 2012 se aprobaron 69
decretos de reforma constitucional (Casar y Marván, 2014:35). A pesar de este
proceso continuo de cambio y ajuste institucional, la expectativa de construir una
democracia robusta en el país se ha cumplido apenas parcialmente. Una evaluación
reciente de la calidad de la democracia en América revela que México comparte
con Paraguay la octava posición en un grupo de 15 países (Morlino, 2014:59). De
manera similar, otros indicadores compuestos ubican a México en posiciones de
media tabla hacia arriba, como se puede ver en la gráfica 1, donde se presentan
resultados de los indicadores construidos por Levine y Molina (2007), Mainwaring,
Scully y Vargas-Cullel (2010:39) (KAS y Polilat, 2014). Vista en perspectiva compa-
rada con otros países de América Latina, la democracia mexicana no parece desta-
car por un desempeño sobresaliente, aunque tampoco ha sido afectada por el ritmo
de deterioro que han tenido países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina.
Si la expectativa era que un régimen de elecciones competitivas generaría
dinámicas de fortalecimiento institucional y mejora progresiva de la calidad de la
democracia en el país, hay motivos para la insatisfacción y el descontento. En
la gráfica 2 se muestra que el desarrollo político en México, en lugar de seguir
una ruta progresiva, se mantiene ligeramente constante y a la baja. Esto se debe,
en gran medida, a que la democracia mexicana aún padece deficiencias en áreas
estratégicas como el Estado de derecho, la impartición de justicia y la seguridad
ciudadana (HRW, 2015; WJP, 2014). De igual manera, los canales de articulación y
representación política que podrían dar cauce a las expectativas y demandas ciu-
dadanas han padecido un deterioro sistemático. Como revelan distintas fuentes,
la credibilidad y la confianza en los partidos e instituciones representativas se han
desgastado (Del Tronco, 2012; Maldonado, 2011; Martí i Puig, 2012). Entre los
motivos, no solamente había una falta de efectividad gubernamental y un elevado
costo presupuestal del sistema de gobernanza electoral, sino también limitados
mecanismos de rendición de cuentas que proporciona el sistema político (López
Ayllón y Merino, 2010). Concretamente, la impunidad que protege la corrupción
y frivolidad de los gobernantes y servidores públicos establece bases sólidas para el
descontento y el cinismo políticos.

213

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 213 08/06/2017 18:21:24


Alejandro Monsiváis Carrillo

Gráfica 1. Calidad de la democracia en América Latina

Uruguay

Chile

Costa Rica

Panamá

Argentina

México

Rep. Dominicana

Brasil

Perú IDD-Lat
El Salvador Levine y Molina
Mainwaring y Vargas
Bolivia

Nicaragua

Paraguay

Honduras

Ecuador

Venezuela

Colombia

Guatemala

0 50 100

Fuente: Elaboración propia con base en Levine y Molina (2007), Mainwaring, Scully y
Vargas-Cullel (2010), y en el Índice de Desarrollo Democrático de América Latina, o IDD -Lat
(KAS y Polilat, 2014).

214

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 214 08/06/2017 18:21:24


El déficit democrático en México (2004-2014)

Gráfica 2. Desarrollo democrático de México


7

4 IDD -Méx
IDD-L at promedio en
3 América Latina
2

0
2002 2004 2006 2008 2010 2013 2014
Fuente: Elaboración propia con base en el IDD -Lat (KAS y Polilat, 2014).

Los claroscuros del fortalecimiento democrático que han caracterizado el desa-


rrollo del sistema político mexicano encuentran su contraparte en la cultura política
y en las capacidades cívicas de la ciudadanía. Diversos estudios muestran que el
compromiso democrático y las capacidades políticas se distribuyen de manera des-
igual y segmentada (Holzner, 2007; IFE y Colmex 2014; Monsiváis Carrillo, 2015;
Sarsfield y Schedler, 2009); a pesar de diversas iniciativas legales, programas de
fomento, incremento en las asociaciones de la sociedad civil y la creciente influencia
de organizaciones sociales promotoras de la rendición de cuentas, el panorama de
las capacidades asociativas continúa enfrentando restricciones legales, administra-
tivas y políticas (Somuano, 2012; Tapia y Verduzco, 2013). En gran medida esto es
parte de la herencia de las décadas de desmovilización, cooptación y represión pro-
movidas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que aún se manifiestan
mediante la reproducción del corporativismo y el clientelismo políticos. Es también
resultado, al mismo tiempo, de la reproducción de prácticas de captura y condi-
cionamiento de los espacios públicos y asociativos por parte de líderes políticos,
facciones de los partidos y grupos de interés (Olvera, 2010).
En breve, los indicadores de calidad de la democracia y las capacidades cívicas
de la población muestran que existen todavía considerables desafíos para que el
Estado mexicano sea susceptible de estar sometido a un control democrático efec-
tivo (Pettit, 2012). Visto de manera esquemática, las reglas del sistema promueven
la competencia electoral, pero no están acompañadas de condiciones óptimas para

215

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 215 08/06/2017 18:21:24


Alejandro Monsiváis Carrillo

el gobierno de la ley, la rendición de cuentas pública o la efectividad de la acción


del gobierno; en contraparte, a pesar de notables avances en casos particulares, el
entorno social e institucional no es todavía óptimo para que la ciudadanía pueda
apropiarse de la esfera pública y ejercer influencia en la conducción del gobierno.
En el resto del trabajo se analizará la relación entre las aspiraciones democráti-
cas y la evaluación de los distintos elementos del sistema político expresadas en la
opinión pública mexicana.

Legitimidad política y déficit democrático en México


El déficit democrático es resultado de las instituciones y los procesos políticos que
cumplen de manera parcial o insuficiente aspiraciones y expectativas asociadas a
los valores democráticos de la ciudadanía. La magnitud de tal déficit depende no
sólo de la manera de funcionar del régimen y el gobierno, sino también del tipo
y alcance de las expectativas con respecto a ellos. Si las aspiraciones democráticas
equivalen a alguna versión del paraíso terrenal, será difícil para cualquier sistema
de gobierno acercarse a su cumplimiento. Si esas aspiraciones remiten a condicio-
nes factibles de realizar y observar empíricamente, será posible indagar las causas y
consecuencias del déficit manifiesto en el funcionamiento de la democracia.
En esta sección se analizará la percepción que tiene la opinión pública del déficit
democrático en México. En particular, el objetivo es descubrir la influencia que
ejerce la legitimidad del sistema político mexicano en algunas manifestaciones de
los valores democráticos de la población. El sentido de legitimidad política en este
trabajo designa el apoyo público de las instituciones políticas, gobierno y gobernan-
tes (Booth y Seligson, 2009:1-14). Aunque ha sido demostrado que la estructura de
la legitimidad como apoyo político es multidimensional (2009:49-65), esto se refiere
solo a uno de tres componentes de la legitimidad política en su sentido más amplio
(Beetham, 2013), como se puede ver en el primer capítulo del presente volumen.
Para comenzar esta sección, se presentan algunos indicadores de la evolución
de la legitimidad del sistema y las instituciones políticas mexicanas entre 2004
y 2014. Enseguida se mostrará información del déficit democrático observable
mediante el Barómetro de las Américas (BA , 2015). Se define déficit democrá-
tico como la diferencia que resulta del grado de apoyo que recibe la democracia
como valor o como principio ideal de gobierno, y el grado de satisfacción con
el funcionamiento de la democracia (Norris, 2011:31-34, 110). Posteriormente se
analizará el efecto de la legitimidad política en la aprobación que reciben formas

216

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 216 08/06/2017 18:21:24


El déficit democrático en México (2004-2014)

de acción política consistentes con los principios democráticos, y otras formas de


acción política contrarias a estos principios: Participar en grupos que promuevan el
derrocamiento de un gobierno electo, apoyar un golpe de Estado, o hacerse justicia
por propia mano cuando el Estado no castiga a los criminales.
La legitimidad política es la expresión de apoyo político al sistema y a sus distin-
tos componentes; su estudio distingue entre referentes objeto de un apoyo difuso,
y los que tienen apoyo específico (Easton, 1975; Norris, 1999; Norris, 2011). Entre
los primeros se encuentra el apoyo al sistema político, la identidad nacional y la
identificación con los valores abstractos de la democracia. Entre los indicadores de
apoyo específico se encuentran la valoración de instituciones políticas concretas,
el gobierno en turno, las autoridades locales, entre otros. Los indicadores de legi-
timidad política que se utilizaran en el presente análisis son tres: Apoyo al sistema,
tolerancia política y confianza en las instituciones políticas, concebidos y validados
en la literatura asociada al Barómetro de las Américas (Booth y Seligson, 2009;
Carlin, Love y Singer, 2014), la fuente de datos en que se apoya esta investigación.
El apoyo al sistema político mexicano es un índice compuesto por cinco varia-
bles: Confianza en que los tribunales impartan justicia, respeto por las institucio-
nes políticas, confianza en que el sistema proteja los derechos ciudadanos, orgullo
por el sistema político y creencia en que se lo debe apoyar. La tolerancia política
mide el grado de aprobación de la ciudadanía a su derecho a oponerse al sistema de
gobierno, y no sólo contra el gobierno en turno, sino también contra ejercer dere-
chos políticos, como participar en protestas, votar, ser candidatos y emitir discursos
en televisión. La tolerancia política es indicador clave de la aprobación de princi-
pios democráticos. Por último, la confianza en las instituciones políticas es un índice
agregado de la confianza en el sistema de justicia, el Instituto Federal Electoral, el
congreso, policía, partidos políticos, Suprema Corte y el gobierno municipal.
Los datos del Barómetro de las Américas muestran que la legitimidad política en
México ha tendido a la baja durante la última década. Las gráficas 3 y 4 revelan que
los indicadores de apoyo al sistema y a principios de la democracia han disminuido
sistemáticamente. El orgullo que se siente por el sistema político ha caído, al igual
que la creencia de que el sistema político mexicano protege los derechos de la ciuda-
danía, o que los tribunales imparten justicia. De igual manera, es notorio el descenso
de los cuatro indicadores de tolerancia política que en 2004 se ubicaban en una
posición similar. En una década, entre 2004 y 2014, la población mexicana se volvió
menos tolerante a que ejerzan sus derechos políticos quienes están contra el sistema.

217

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 217 08/06/2017 18:21:24


Alejandro Monsiváis Carrillo

Gráfica 3. Indicadores de apoyo al sistema político


80

75
Confianza en los tribunales
70
Respeto por las instituciones
65
políticas
60 Confianza en que el sistema
protege derechos ciudadanos
55
Orgullo por el sistema político
50
Creencia en que se debe apoyar al
45 sistema político

40
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

Gráfica 4. Tolerancia política


80

75

70
Aprobación del derecho de votar de
quienes critican al sistema
65
Aprobación de las protestas
60
Aprobación del derecho a ser
55 candidato
Aprobación del derecho a dar un
50 discurso en televisión

45

40
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

De manera complementaria, las gráficas 5 y 6 muestran la variabilidad en la


confianza pública en distintas instituciones. El Ejército es la institución que man-
tiene el nivel de confianza más alto, al igual que la policía y los partidos políticos
poseen el dudoso honor de ser los que menos confianza inspiran. Particularmente,
los partidos han registrado un descenso de 10 puntos porcentuales en el promedio
de confianza pública entre 2004 y 2014; solamente la presidencia del país ha

218

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 218 08/06/2017 18:21:25


El déficit democrático en México (2004-2014)

tenido un descenso más pronunciado de un año a otro, y ha pasado de 56.12 a


39.01 por ciento entre 2012 y 2014. El resto de las instituciones presentan una
tendencia similar: Su grado de confianza oscila entre un promedio constante
y una tendencia a la baja en los últimos años, como sucede con el gobierno nacio-
nal y el congreso.

Gráfica 5. Confianza en instituciones políticas (1)


80

75 El sistema de justicia

70
El Instituto Federal Electoral
65
El Congreso nacional
60

55 El gobierno nacional
50

45

40

35

30
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

Gráfica 6. Confianza en instituciones políticas (2)


80
El Ejército
70 La Policía

Partidos políticos
60
El presidente

La Suprema Corte
50
El gobierno municipal

40

30

20
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

219

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 219 08/06/2017 18:21:25


Alejandro Monsiváis Carrillo

Gráfica 7. Aspiraciones democráticas: Indicadores de apoyo a la


democracia
95

90

85
Apoyo a la democracia
80

75 La democracia es preferible a otra


forma de gobierno
70 La participación es mejor que la
mano dura
65
La democracia electoral es mejor que
60 un líder no electo

55

50
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

Gráfica 8. Evaluación del desempeño de la democracia en México


100

90

80

70

60
Alguna o mucha satisfacción con la
50 democracia
México es algo o muy democrático
40

30

20

10

0
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

En un contexto donde la legitimidad de las instituciones políticas del país ha


disminuido, la valoración de la democracia sigue una tendencia ligeramente dis-
tinta. Las dos gráficas anteriores muestran las actitudes hacia los principios y el funcio-

220

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 220 08/06/2017 18:21:25


El déficit democrático en México (2004-2014)

namiento de la democracia. La gráfica 7 presenta cuatro indicadores de valoración


de la democracia, sus resultados son consistentes y se mantienen constantes a lo
largo de la década; dos de esos reactivos indagan qué tanto se percibe a la democra-
cia como la mejor forma de gobierno; los otros dos miden actitudes proautoritarias:
Qué tanto se considera que es mejor un gobierno de mano dura que otro donde
participan todos, y qué tanto se está de acuerdo con la premisa de que es mejor un
gobierno electo que un líder no electo. Estos reactivos se utilizan para medir las
aspiraciones democráticas de la ciudadanía, y se contrastan con otros indicadores,
como el grado de satisfacción con la democracia en el país respectivo y qué tanto se
opina que en un momento determinado México es un país algo o muy democrá-
tico (gráfica 8). La diferencia entre estos indicadores proporciona una medida del
déficit democrático.
Al considerar los diversos indicadores, la gráfica 9 ofrece una imagen de la mag-
nitud del déficit democrático –la diferencia entre el valor dado a la democracia y la
satisfacción con esta forma de gobierno en el país–; muestra además que en prome-
dio, el déficit democrático ha aumentado 10 puntos porcentuales en una década.

Gráfica 9. El déficit democrático en México


45

40

35 D1 Apoyo a la democracia

30
D2 Preferencia por la democracia
25
D3 Preferencia por la participación
20
D4 Preferencia por el gobierno
15
electo

10 Déficit promedio

0
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

Otra forma de evaluar la apropiación pública de los principios de la democracia


es analizar la aceptación que tienen dos modalidades de acción política. Por un lado, se
encuentran las formas de participación realizadas en el marco de la instituciona-
lidad de la democracia: Participación en campañas de algún partido o candidato,

221

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 221 08/06/2017 18:21:25


Alejandro Monsiváis Carrillo

involucramiento con alguna organización o grupo para resolver problemas de la


comunidad y participación en alguna protesta permitida por la ley. Por otro lado,
existen formas de expresión contestatarias e incluso disruptivas del orden esta-
blecido: Cierre y bloqueo de calles o carreteras como forma de protesta, hacerse
justicia por propia mano cuando el Estado no castiga a los criminales, participar
en algún grupo que pretenda derrocar por medios violentos a un gobierno electo,
y justificar un golpe de Estado perpetrado por el Ejército cuando hay demasiada
delincuencia y corrupción.

Gráfica 10. Aprobación de activismo político en el marco de la democracia


85

80

75
Aprueba participar en protestas
70 legales
Aprueba participar en
65 organizaciones comunitarias
Aprueba participar en campañas
60
electorales

55

50
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

En las gráficas 10 y 11 se muestra la evolución de las actitudes de aprobación


pública hacia otras formas de acción política a lo largo de una década. Acerca de
estos datos hay que hacer notar dos cosas. La primera es que el grado de aproba-
ción de las formas de participación convencional, legal y no violenta es sustanti-
vamente más alto que el de las otras formas de acción política; sin embargo, hay
una excepción: El nivel de aprobación de un golpe de Estado cuando la incidencia
de la delincuencia y la corrupción son altas; este indicador llegó a tener prácti-
camente 60 por ciento de apoyo entre 2006 y 2010, lapso que coincide con el
período de mayor violencia en la guerra del presidente Felipe Calderón Hinojosa
contra el narcotráfico. Es probable que ante la percepción de inseguridad pública
y poca capacidad de la autoridad para garantizar el orden, la ciudadanía conci-

222

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 222 08/06/2017 18:21:25


El déficit democrático en México (2004-2014)

biera como alternativa la toma del poder por parte del Ejército. Este sentimiento
puede seguir presente en la opinión pública, pues todavía en 2012 y 2014 la mitad
de la población manifestó estar de acuerdo con la posibilidad del golpe de Estado
para prevenir la delincuencia y la corrupción.

Gráfica 11. Aprobación de activismo político disruptivo de la democracia


70

60

Aprueba violencia para derrocar


50
al gobierno

40 Justifica golpe de Estado ante


delincuencia o corrupción
30 Aprueba justicia por propia
mano
20
Aprueba bloqueos e invasión de
propiedad
10

0
2004 2006 2008 2010 2012 2014

Fuente: Elaboración propia basada en el Barómetro de las Américas (2015).

El segundo punto a resaltar demuestra que la aprobación de las formas de


acción política congruentes con el marco legal se mantuvo constante entre 2004
y 2014; en este último año la aprobación de protestas legales registró un descenso,
pero no es posible saber si esto sucedió también con los otros indicadores, debido
a que la encuesta no midió en dicho año esos reactivos. En contraste, la aproba-
ción de formas disruptivas de acción política sí presenta variabilidad. Entre 2004
y 2006 hubo una disminución en el apoyo a este tipo de expresiones de protesta
–con la excepción ya mencionada del apoyo a un golpe de Estado. A partir de
ese momento hubo una tendencia ligeramente ascendente en los tres indicadores
observados, hasta alcanzar o rebasar en 2014 el nivel que se tenía en 2004. En
pocas palabras, si bien la variación en estos indicadores se ha reducido, en los
últimos años se ha registrado una tendencia al alza.

223

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 223 08/06/2017 18:21:25


Alejandro Monsiváis Carrillo

Apoyo político y valores democráticos: Resultados y discusión


En esta parte se presentarán y discutirán los resultados de un análisis de regresión
sobre cada una de las variables que miden el déficit democrático y la aprobación
de las distintas modalidades de activismo político. El objetivo es identificar el rol
que desempeñan los indicadores de legitimidad y apoyo político en los valores
democráticos de la población. La hipótesis central es que el apoyo político que
tienen los principios del régimen, el sistema y las instituciones políticas influyen
en la percepción del déficit democrático y la aprobación de las variedades del
activismo político. Además de considerar los efectos de los indicadores del apoyo
político, el análisis incluye la evaluación de los efectos que otros factores pueden
tener en las variables dependientes: Las características sociodemográficas de las
personas, la evaluación de la situación personal y económica de los entrevistados,
su capital político –eficacia interna y externa, interés en la política, confianza
interpersonal y orientación ideológica– y las experiencias de victimización o vul-
nerabilidad experimentadas –percepción de corrupción, haberle sido solicitado un
soborno, haber sido víctima de algún delito o percibir inseguridad en su barrio.

Legitimidad política y déficit democrático


Los determinantes del déficit democrático se muestran en el cuadro 1. El análisis
se ha realizado sobre cuatro indicadores de valoración abstracta de la democracia,
a los que se restó el nivel de satisfacción con el funcionamiento de ese régimen en
México. Los resultados muestran, en primer lugar, que el déficit democrático está
influido por atributos como la edad, escolaridad y tamaño de la ciudad de residen-
cia, no así el sexo ni las condiciones de bienestar en el hogar. Hay evidencia de una
asociación positiva entre la edad y la percepción de un déficit democrático. En dos
modelos, las personas más jóvenes percibieron un menor déficit democrático que
el grupo de 36 a 45 años; en tres de los cuatro modelos, los adultos mayores de 65
notaron un déficit mayor que el grupo de 36 años. La misma tendencia se observa
en el nivel de escolaridad: A partir de la educación media superior o de carácter
técnico, las personas percibieron un mayor déficit democrático que aquéllas que
sólo habían cursado hasta la primaria. Igualmente, en dos modelos, el promedio
del déficit democrático que percibieron quienes residen en una ciudad capital o en
zona metropolitana fue más alto que el percibido por quienes habitan ciudades de
menor tamaño.

224

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 224 08/06/2017 18:21:25


El déficit democrático en México (2004-2014)

Cuadro 1. Determinantes del déficit democrático


D1 D2 D3 D4
Sexo (mujer) 1.55 2.14 3.63 0.24
Edad (años)
18 a 25 -5.49** -6.24* 0.18 -2.49
26 a 35 -3.89 *
3.34 4.115 1.71
46 a 55 1.78 3.95 7.35 *
1.78
56 a 65 3.37 5.50 -1.28 -3.53
Más de 65 4.73 13.14 ***
10.19 *
7.87 *
Escolaridad
Secundaria 2.40 4.36 11.02*** 6.3*
Media-superior 4.97* 10.06*** 18.51*** 9.29***
Universitaria 8.39** 12.28*** 22.05*** 12.6***
Bienestar 0.24 -0.44 -1.02 -1.00
Tamaño de la ciudad (punto de referencia:
Ciudad de México y zona metropolitana)
Grande 2.67 -1.47 -6.29* -0.66
Mediana -1.851 -7.1*
-8.27 *
-4.65
Pequeña -1.334 -7.64 **
-9.28 **
-5.21
Rural -0.385 -5.460 -6.02 0.19
Apoyo al sistema político 0.050 -0.033 -0.097 -0.067
Tolerancia política 0.193 ***
0.178 ***
0.23***
0.103**
Confianza en instituciones políticas -0.159** -0.20** -0.168** -0.124*
Calidad de servicios municipales -0.03 -0.06 -0.153** -0.068
Aprobación del trabajo del presidente -0.087 * -0.086 -0.205*** -0.025
Percepción de corrupción en funcionarios 0.083** 0.098** 0.040 0.104**
Satisfacción con la vida -1.37 -1.86 -0.17 -0.40
Economía del país: Mejor que hace 12 meses -0.14 -1.55 -0.09 -2.19
Economía personal: Mejor que hace 12 meses 0.15 0.49 -0.21 -1.64
Interés en la política 0.29 2.83 **
2.68 *
2.65**
Eficacia política externa -0.067 ** -0.110*** -0.143*** -0.064

(continúa)

225

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 225 08/06/2017 18:21:25


Alejandro Monsiváis Carrillo

(continuación)
D1 D2 D3 D4
Eficacia política interna 0.197 *** 0.008 -0.02 -0.024
Confianza interpersonal 0.97 1.03 1.89 -0.11
Ideología (derecha) 0.009 -0.045 -0.088 *
-0.07
Recibir petición de soborno 2.590 -0.901 -3.261 0.34
Víctima de delito -0.47 0.21 -2.87 0.81
Seguridad en el barrio 0.04 0.59 1.85 1.00
Constante 2.39 29.29 ***
27.14 **
37.7 ***
N= 2 470 2 491 2 491 2 491
R2 = 0.103 0.096 0.128 0.06
P>F 0.000 0.000 0.000 0.000
*
p < 0.05, **p < 0.01, ***p < 0.001. Regresión lineal múltiple con datos agrupados de seis encues-
tas levantadas en el período 2004-2014 mediante el control de los efectos de diseño muestral.
Déficit democrático: Diferencia entre los indicadores de valoración de la democracia y el
nivel de satisfacción con la democracia (SD). D1 = apoyo a la democracia - SD; D2 = preferencia
por la democracia - SD; D3: Preferencia por un gobierno con la participación de todos en lugar
de mano dura - SD; D4 = preferencia por un gobierno electo en lugar de un líder no electo - SD.
Fuente: Elaboración propia con datos del Barómetro de las Américas (2015).

Adicionalmente, la tolerancia política y la confianza en las instituciones son


dos factores que influyen en la percepción de este déficit. Las variables que miden
diversas facetas de la evaluación del quehacer gubernamental también tienen efec-
tos sistemáticos: La percepción de la calidad de los servicios públicos que propor-
cionan los municipios, la aprobación del trabajo del presidente, la percepción de
lo generalizada que está la corrupción entre los funcionarios públicos, e inclusive
la ideología de las personas encuestadas. En otro grupo se encuentran indicadores
del capital político de las personas: El interés que manifestaron por la política, su
percepción de que los gobernantes escuchaban a la gente normal –eficacia política
externa– y su creencia de que la gente común podía entender los asuntos importan-
tes de la política –eficacia política interna.
La dirección de la asociación entre este conjunto de variables y el déficit demo-
crático no es uniforme. En unos casos, como sucede con la tolerancia política, la
relación es positiva: Más tolerancia es un factor que influye en que se perciba un
déficit democrático mayor. En otros, la relación es inversa, como la confianza en

226

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 226 08/06/2017 18:21:25


El déficit democrático en México (2004-2014)

las instituciones políticas: A mayor confianza en las instituciones, menor déficit


percibido. Resulta significativo –en términos analíticos, no solamente estadísticos–
que las variables que tienen una asociación negativa con el déficit democrático,
son variables que de una u otra forma registran expresiones de apoyo y satisfacción
con el statu quo. Entre éstas se encuentran la confianza en instituciones políticas
específicas, la aprobación del trabajo del presidente, la satisfacción con la calidad
de los servicios municipales y la eficacia política externa, es decir, la opinión de que
los gobernantes escuchan lo que la gente común tiene que decir. En contraparte, las
variables que tienen asociación positiva con el déficit democrático son indicadores
de un involucramiento crítico y activo con la política. Por ejemplo, la tolerancia a
que las personas que rechazan la forma de gobierno ejerzan sus derechos políticos,
la percepción de que la corrupción entre los funcionarios públicos está generali-
zada, el interés en la política y la eficacia política interna, es decir, la opinión de
que la gente común puede entender asuntos políticos.
Los datos sugieren que la magnitud del déficit democrático observado en la opi-
nión pública está asociado con la capacidad y disposición de los ciudadanos por
interesarse en la política, entender los asuntos públicos, adoptar una postura crítica
ante el statu quo y aceptar el derecho de otras personas a disentir. Quienes perciben
un mayor déficit democrático son los ciudadanos menos jóvenes, más escolarizados,
radicados en la capital de su estado o en zonas metropolitanas, y que evalúan crí-
ticamente el desempeño de las instituciones y del gobierno sin negar el derecho de
otros a expresar su rechazo al sistema.

Legitimidad política y activismo político


Los resultados del análisis de regresión sobre las formas de activismo político con-
sistentes con el orden democrático, o disruptivas, se muestran en los cuadros 2 y
3. En total hay siete expresiones de activismo político. En el grupo de las formas
congruentes con los principios democráticos se encuentran tres: Participar en pro-
testas legales, colaborar en organizaciones o grupos para apoyar en la solución a
los problemas de la comunidad, y participar en campañas electorales. Entre las
formas de expresión política disruptivas del orden democrático se encuentran cua-
tro: Aprobar que las personas formen parte de grupos que emplean medios violen-
tos para derrocar a un gobierno electo, justificar un golpe de Estado cuando hay
mucha delincuencia o corrupción, aprobar que se haga justicia por propia mano
cuando el Estado no castiga a los delincuentes, y aprobar la realización de bloqueos
o el cierre de calles como forma de protesta.

227

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 227 08/06/2017 18:21:25


Alejandro Monsiváis Carrillo

Cuadro 2. Aprobación de participación en protestas,


organizaciones y campañas electorales
Organizaciones Campañas
Protestas legales
o grupos electorales
Sexo (mujer) -3.25** 0.14 -0.02
Edad (años)
18 a 25 -0.24 -2.06 -1.67
26 a 35 -0.10 -2.15 -0.08
46 a 55 1.61 0.36 -1.25
56 a 65 4.05* -0.26 -0.07
Más de 65 2.89 -1.67 -0.28
Escolaridad
Secundaria 0.82 -0.93 -1.52
Media-superior 0.73 -0.46 -2.53
Universitaria 4.24* 3.03* -1.60
Bienestar -0.30 0.34 0.18
Tamaño de la ciudad (punto de referencia:
Ciudad de México y zona metropolitana)
Grande 8.26*** 5.45** 6.72***
Mediana 7.15* 3.10 5.75**
Pequeña 7.38*** 6.21*** 7.73*
Rural 4.94* 4.99* 5.69**
Apoyo al sistema político 0.103*** 0.129*** 0.172***
Tolerancia política 0.392*** 0.243*** 0.276***
Confianza en instituciones políticas 0.000 -0.092** 0.04
Calidad de servicios municipales 0.01 -0.01 0.01
Aprobación del trabajo del presidente 0.01 0.04 0.062*
Percepción de corrupción en funcionarios 0.04 0.02 0.03
Satisfacción con la vida -0.71 -0.34 -0.24
Economía del país: Mejor que hace 12 meses -1.03 -0.99 -0.88
Economía personal: Mejor que hace 12 meses 0.60 0.44 1.11

(continúa)

228

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 228 08/06/2017 18:21:26


El déficit democrático en México (2004-2014)

(continuación)
Organizaciones Campañas
Protestas legales
o grupos electorales
Interés en la política 1.71** 0.92 2.59***
Eficacia política externa -0.03 -0.02 0.000
Eficacia política interna 0.065 **
0.061 ***
0.04
Confianza interpersonal 0.30 0.69 -0.11
Ideología (derecha) -0.01 -0.051 *
-0.01
Recibir petición de soborno -0.94 0.75 -0.49
Víctima de delito -1.42 0.23 1.16
Seguridad en el barrio 0.19 -0.64 -0.20
Constante 27.4*** 54.9*** 25.7 ***
N= 3032 3038 3030
R2 = 0.165 0.1107 0.1502
P>F 0.000 0.000 0.000
*
p < 0.05, **p < 0.01, ***p < 0.001. Regresión lineal múltiple con datos agrupados de seis encues-
tas levantadas en el período 2004-2014, con control de efectos de diseño muestral.
Fuente: Elaboración propia con datos del Barómetro de las Américas (2015).

Los resultados que se presentan en los cuadros 2 y 3 indican que cada forma
de activismo político se asocia de manera particular con los determinantes con-
templados en el análisis. Por ejemplo, las mujeres, en promedio, desaprueban más
la participación en protestas legales, aunque notoriamente justifican en mayor
medida un golpe de Estado. La satisfacción con la vida propia parece no tener
un efecto sistemático en el activismo político, con la única excepción del apoyo
a un golpe de Estado: Menor satisfacción con la vida se asocia con una mayor
aprobación de que el Ejército tome el poder por asalto. Así mismo, el respaldo a la
participación en organizaciones sociales para contribuir a la mejora de las comu-
nidades se incrementa en la medida en que se desconfía de las instituciones políti-
cas, se asume una ideología de izquierda o se tiene una comprensión adecuada de
los asuntos políticos. Igualmente llama la atención que las expresiones de protesta
legal, participación en organizaciones sociales y en campañas electorales tienen
menor aceptación en la Ciudad de México y su área metropolitana, que en ciuda-
des de menor tamaño; llama también la atención que las personas menores de 35
años apoyen sistemáticamente las formas disruptivas de activismo político.

229

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 229 08/06/2017 18:21:26


Alejandro Monsiváis Carrillo

Cuadro 3. Aprobación de activismo político disruptivo

Derrocar gobierno Justicia por propia


Golpe de Estado Bloqueos
electo mano

Sexo (mujer) -0.59 3.72* 0.59 0.63


Edad (años)
18 a 25 5.35*** 6.32* 6.39*** 3.98***
26 a 35 2.90** 7.81** 1.83 1.45
46 a 55 -0.06 -4.85 -0.05 -0.96
56 a 65 -1.94 -5.59 -6.79*** -3.77**
Más de 65 -1.71 -1.59 0.38 -0.69
Escolaridad
Secundaria -3.78** -4.78 -0.85 -2.53*
Media-superior -5.37 *** -8.06** -2.36 -4.35***
Universitaria -5.86*** -12.93*** -5.08** -5.06***
Bienestar -0.47 -0.10 -0.26 -0.30
Tamaño de la ciudad (punto
de referencia: Ciudad de México
y zona metropolitana)
Grande -4.47* 4.99 -1.62 -3.24
Mediana -2.23 4.36 -2.30 -1.07
Pequeña -3.67 0.86 -2.40 -1.47
Rural -6.59 **
2.63 0.48 -2.82
Apoyo al sistema político -0.102 ***
0.09 -0.06 -0.02
Tolerancia política 0.135 ***
-0.110 *
0.183 ***
0.168***
Confianza en instituciones
0.127 *** -0.181** -0.06 0.143***
políticas
Calidad de servicios municipales -0.02 0.05 -0.02 0.000
Aprobación del trabajo del
-0.08*** 0.09 -0.083** -0.093***
presidente
Percepción de corrupción en
-0.047 ** 0.03 -0.07 ** -0.052***
funcionarios
Satisfacción con la vida -1.03 -2.78* -0.91 -1.49*

(continúa)

230

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 230 08/06/2017 18:21:26


El déficit democrático en México (2004-2014)

(continuación)
Derrocar gobierno Justicia por propia
Golpe de Estado Bloqueos
electo mano
Economía del país: Mejor que
0.42 -0.83 1.07 0.45
hace 12 meses
Economía personal: Mejor que
-0.14 2.18 -0.39 -0.41
hace 12 meses
Interés en la política 0.21 -0.95 -0.26 0.26
Eficacia política externa 0.043 **
0.0643 *
0.058 **
0.045**
Eficacia política interna 0.02 -0.03 0.04 0.01
Confianza interpersonal -0.79 -0.38 -0.80 -0.87
Ideología (derecha) -0.02 -0.07 -0.04 -0.043*
Recibir petición de soborno 1.61 2.14 3.82* 3.12*
Víctima de delito -1.84 2.96 1.36 -1.66
Seguridad en el barrio -0.43 -0.80 0.32 -0.89
Constante 35.9*** 66.16*** 43.56*** 34.94***
N= 3 036 2 966 3 030 3 036
R2 = 0.0803 0.041 0.072 0.101
P>F 0.000 0.000 0.000 0.000
*
p < 0.05, **p < 0.01, ***p < 0.001. Regresión lineal múltiple con datos agrupados de seis en-
cuestas levantadas en el período 2004-2014 con control de efectos de diseño muestral.
Fuente: Elaboración propia con datos del Barómetro de las Américas (2015).

Más allá de los determinantes específicos de cada variable, en el análisis se


distingue una tendencia particular: La aprobación de formas de acción política
congruentes con la democracia se respalda por la legitimidad del sistema político.
En cambio, el apoyo a formas disruptivas de acción política se origina en expresio-
nes de descontento con componentes específicos del sistema político. Son dos caras
de una misma moneda: Mientras el respeto y apoyo al sistema político influye
en la aprobación del activismo bajo el marco de la democracia, en la otra cara de
la moneda la desconfianza en las instituciones, la desaprobación del trabajo del
presidente y la percepción de corrupción entre los funcionarios promueven formas
disruptivas de hacer política. Hay que señalar que mientras el apoyo al sistema es
una forma de apoyo difuso, las variables asociadas con expresiones contestatarias
y disruptivas son indicadores de apoyo específico: Instituciones concretas del sis-
tema, el trabajo del presidente y la probidad de los funcionarios públicos.

231

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 231 08/06/2017 18:21:26


Alejandro Monsiváis Carrillo

Apoyo político y legitimidad democrática: Una visión de conjunto


El déficit democrático ha aumentado en México durante la última década (gráfica
9), y esto se explica por dos fenómenos simultáneos: Se mantiene alta la valoración
de la democracia como ideal político, mientras que el apoyo al sistema político, la
confianza en las instituciones y la evaluación del desempeño del régimen dismi-
nuyen sistemáticamente. Por así decirlo, cuando la legitimidad de la democracia es
robusta, la legitimidad del sistema político y sus diversos componentes se debilita;
si se atiende a la voluntad y la efectividad del gobierno mexicano en el combate a
la corrupción, la inseguridad o a su capacidad de promover bienestar, esa disminu-
ción en el apoyo político al sistema parece plenamente justificada.
El incremento del déficit democrático refleja claramente el incremento del des-
contento ciudadano, al tiempo que da cuenta de un involucramiento crítico con la
política. Una evaluación exigente del desempeño del sistema político es compati-
ble con las elevadas aspiraciones democráticas del público. En ese mismo sentido,
adquieren notoriedad las variables indicadoras de capacidades para sostener un
involucramiento crítico y activo con lo público: El interés por la política y la efica-
cia política interna y externa. Particular interés reviste la escolaridad, ya que tiene
efectos significativos en todos los análisis en la dirección prevista: Los grados más
altos de escolaridad, y en especial la categoría de estudios universitarios o más son
consistentes con una mayor apreciación de los valores democráticos. Esto queda de
manifiesto en el hecho de que entre los grados más altos de educación formal se
encuentra un menor respaldo a las formas disruptivas de expresión política. Hay
que hacer notar, sin embargo, que la proporción poblacional que posee estudios
medio-superiores o universitarios es considerablemente pequeña, al igual que la
proporción de personas que se muestran algo o muy interesadas por la política,
o que tienen altos niveles de eficacia política interna o externa. Este hecho indica
que la segmentación de las capacidades políticas provoca diversas condiciones de
desigualdad social entre la ciudadanía.
Finalmente, como indicador de la legitimidad otorgada a la expresión del des-
contento político, la tolerancia política tiene un papel clave en todos los análisis.
La tolerancia política es concebida como un indicador de aceptación de principios
fundamentales de la democracia: El reconocimiento del derecho a expresar su des-
acuerdo quienes están disconformes con el sistema. Esta variable tiene un efecto
sistemático en todos los análisis realizados, y en todos ellos de manera coherente
con lo esperado: La tolerancia influye en la percepción de un mayor déficit demo-
crático, aceptar las formas de activismo congruentes con la democracia y respal-

232

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 232 08/06/2017 18:21:26


El déficit democrático en México (2004-2014)

dar las formas disruptivas del régimen, con la excepción del golpe de Estado,
cuya justificación se asocia de manera negativa con la tolerancia política de-
bido a que los menos proclives a aceptar que los opositores al sistema ejerzan sus
derechos también son quienes, en promedio, ven justificable que el Ejército tome
el poder. Dada su importancia, es significativo que a lo largo de una década el
nivel de la tolerancia política en el país haya descendido (gráfica 4). La tendencia
es que una proporción mayor de la población no está dispuesta a reconocer a otros
–particularmente a quienes desaprueban el quehacer del gobierno– el derecho a
expresar por vías institucionales su oposición al sistema.

Oportunidades y riesgos del déficit democrático: Reflexiones finales


Las expectativas y aspiraciones democráticas se actualizan y renuevan constan-
temente; en la misma medida en que las sociedades se desarrollan, los problemas
públicos se vuelven más complejos y los valores emancipadores arraigan en la cul-
tura política (Inglehart y Welzel, 2005). Hace dos décadas, por ejemplo, en México
la principal exigencia pública estaba relacionada con la integridad de los procesos
electorales, de manera que la competencia política se realizaba con apertura y equi-
dad, y los resultados de las urnas reflejaban de manera cierta la voluntad popular.
Actualmente, la integridad de las elecciones no ha dejado de ser un tema vinculado
a la calidad de la democracia, pero la agenda de cambio contiene una lista mucho
más extensa de temas pendientes.
La permanente renovación de ideales y aspiraciones democráticas puede suge-
rir una idea equívoca: Que el déficit democrático es básicamente el resultado de
expectativas insatisfechas en el marco de gobiernos que no rinden lo que se espera
de ellos. De esta forma, la raíz del problema puede parecer básicamente un pro-
blema de efectividad gubernamental y gobernanza. Sin embargo, la noción del
déficit democrático también remite a otras problemáticas: La capacidad dismi-
nuida de acción pública de la ciudadanía, la calidad de las instituciones políticas
y las condiciones insuficientes e inestables de protección y garantía de los dere-
chos ciudadanos. En gran medida, el déficit democrático no solamente refleja la
necesidad de responder mejor a los reclamos de mayor inclusión, representación
o efectividad democráticas, sino también para construir un régimen institucional
capaz de gobernar de manera congruente con la legalidad y los derechos humanos.
El déficit democrático en México tiene esa doble cualidad: No solamente se
expresa a partir de la insatisfacción pública con el funcionamiento del sistema, sino

233

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 233 08/06/2017 18:21:26


Alejandro Monsiváis Carrillo

que tiene su origen en capacidades estatales e instituciones políticas que limitan el


gobierno de la ley, la inclusión y la efectividad democráticas.
A partir del análisis realizado en este trabajo, uno de los principales resultados
a desatacar es que el apoyo a la democracia se mantuvo elevado y constante a lo
largo de diez años, entre 2004 y 2014. Resulta significativo que en un entorno
político adverso, de incertidumbre económica, inseguridad pública, deficiencias
en el Estado de derecho y extensa corrupción en los tres ámbitos de gobierno,
la legitimidad de la democracia se mantenga arraigada entre los valores públicos.
Esto puede considerarse una prueba de que en México también ha tenido lugar
esa transformación observada en las democracias consolidadas: El tránsito de una
ciudadanía leal a una ciudadanía asertiva (Dalton y Welzel, 2015). Actualmente
ha surgido un grupo de ciudadanos con firmes compromisos democráticos, pero
críticos del gobierno e insatisfechos con la conducción de los asuntos públicos.
Con todo, no es prudente echar las campanas al vuelo. Como muestra el aná-
lisis realizado en este capítulo, las actitudes de la ciudadanía hacia las instituciones
y valores de la democracia están influidas por el desempeño del sistema; no sólo
por el funcionamiento del régimen, sino también por la evaluación pública de
instancias y agencias estatales específicas. ¿En qué momento la insatisfacción
con las instituciones del régimen o con los gobernantes se convierte en animadver-
sión hacia el régimen como tal? Una pregunta como ésta no puede responderse en
abstracto. El análisis realizado no es suficiente para afirmar que el deterioro que
afecta el apoyo al sistema o la desconfianza en las instituciones catalizará la inesta-
bilidad política, o servirá para apoyar grupos violentos que buscan derrocar gobier-
nos electos o propiciar un golpe de Estado. Sin embargo, la evidencia muestra que
se prefieren formas disruptivas de expresión política gestadas por el descontento y
la insatisfacción públicas. A esto hay que añadir que los valores prodemocráti-
cos están difundidos entre quienes cuentan con mejores recursos, se interesan en la
política y poseen mayor nivel educativo. Otra forma de ver este análisis es que las
desigualdades sociales debilitan los compromisos con los valores democráticos
y sus mecanismos institucionales. En la práctica, cuando las vías institucionales no
funcionan o no resuelven demandas, se crean incentivos para radicalizar las formas
de protesta y se promueve el surgimiento de movimientos antisistema.
La insatisfacción con las instituciones políticas o el desempeño del gobierno
puede impulsar diversos esfuerzos de reforma y cambio institucional. El déficit
democrático se convierte en un mecanismo de ajuste y renovación democrática del
sistema, pero nada garantiza que los procesos políticos tengan que seguir esta ruta.

234

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 234 08/06/2017 18:21:26


El déficit democrático en México (2004-2014)

El déficit democrático puede simplemente reproducirse, sostenerse e inclusive pro-


fundizarse, lo que depende, en gran medida, de la coincidencia de oportunidades,
intereses y alianzas estratégicas entre agentes políticos de distinta índole. Si promo-
ver la democracia y el gobierno de la ley distribuye el poder político y previene la
arbitrariedad, quienes se benefician del statu quo en una situación de déficit tendrán
motivos para oponerse al cambio. En México, las iniciativas de profundización de la
democracia han sido múltiples, sin embargo, para hacer del déficit actual una opor-
tunidad de transformación institucional efectiva no solamente hace falta voluntad y
visión políticas, es preciso también modificar los incentivos e intereses de la amplia
gama de agentes que prefieren las ventajas que tienen en el sistema actual, a contem-
plar escenarios que les pueden resultar inconvenientes.

Referencias
BARÓMETRO DE LAS AMÉRICAS (BA), 2015, Latin American Public Opinion Project,
en <www.vanderbilt.edu/lapop/index.php>, consultado el 7 de abril de 2017.
BEETHAM, David, 2013, The Legitimation of Power, Palgrave, Macmillan.
BOOTH, John A. y Mitchell A. SELIGSON, 2009, The Legitimacy Puzzle in Latin
America: Political Support and Democracy in Eight Nations, Cambridge, Esta-
dos Unidos, Cambridge University Press.
CARLIN, Ryan; Gregory J. LOVE y Matthew M. SINGER, 2014, “A Decade of Dem-
ocratic Legitimacy in the Americas”, en Elizabeth J. Zechmeister, edit., The
Political Culture of Democracy in the Americas, Estados Unidos, USAID/Vander-
bilt University, pp. 193-227.
CASAR, María Amparo e Ignacio MARVÁN, 2014, “Pluralismo y reformas constitu-
cionales en México: 1997-2012”, en María Amparo Casar e Ignacio Marván,
edits., Reformar sin mayorías. La dinámica del cambio constitucional en México
(1997-2012), Ciudad de México, Taurus, pp. 13-86.
DALTON, Russell J. y Christian WELZEL , 2014, “Political Culture and Value Change”,
en Russell J., Dalton y Christian Welzel, edits., The Civic Culture Transformed:
From Allegiant to Assertive Citizens, Cambridge, Estados Unidos, Cambridge
University Press, pp. 1-19.
DEL TRONCO, José, 2012, “Las causas de la desconfianza política en México”, Perfiles La-
tinoamericanos, Ciudad de México, Colmex, núm. 40, julio-diciembre, pp. 227-251.
EASTON, David, 1975, “A Re-Assessment of the Concept of Political Support”,
British Journal of Political Science, Cambridge, Cambridge University Press,
vol. 5, octubre pp. 435-457.

235

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 235 08/06/2017 18:21:26


Alejandro Monsiváis Carrillo

HOLZNER, Claudio, 2007, “Voz y voto: Participación política y calidad de la democra-


cia en México”, América Latina Hoy, Salamanca, España, vol. 45, abril, pp. 69-87.
HUMAN RIGHTS WATCH (HRW), 2015, World Report 2015, Estados Unidos, Human
Rights Watch, pp. 377-385.
INGLEHART, Ronald y Christian WELZEL , 2005, Modernization, Cultural Change,
and Democracy: The Human Development Sequence, Cambridge, Estados Uni-
dos, Cambridge University Press.
INSTITUTO FEDERAL ELECTORAL (IFE), EL COLEGIO DE MÉXICO (COLMEX), 2014, Infor-
me País sobre la calidad de la ciudadanía en México, Ciudad de México, IFE/Colmex.
KONRAD-ADENAUER-STIFTUNG (KAS) y POLILAT, 2014, “Índice de Desarrollo Democrá-
tico de América Latina”, Montevideo, Konrad-Adenauer-Stiftung/Polilat, en <www.
idd-lat.org/2016/informes/2014/index.html>, consultado el 7 de abril de 2017.
LEVINE, Daniel y José Enrique MOLINA, 2007, “La calidad de la democracia en América
Latina: Una visión comparada”, América Latina Hoy, Salamanca, España, vol. 45,
abril, pp. 17-46.
LÓPEZ AYLLÓN, Sergio y Mauricio MERINO, 2010, “La rendición de cuentas en Mé-
xico: Perspectivas y retos”, en Mauricio Merino, Sergio López Ayllón y Guill-
ermo Cejudo, edits., La estructura de la rendición de cuentas en México, Ciudad
de México, IIJ-UNAM/CIDE .
MAINWARING, Scott, Timothy SCULLY y Jorge VARGAS - CULLEL , 2010, “Measuring
Success in Democratic Governance”, en Scott Mainwaring y Timothy Scully,
edits., Democratic Governance in Latin America, Stanford, Estados Unidos,
Stanford University Press, pp. 11-50.
MALDONADO, Gerardo [working paper], 2011, “Desapego político y desafección
institucional en México: ¿Desafíos para la calidad de la democracia?”, Ciudad
de México, CIDE (working paper núm. 214).
MARTÍ I PUIG, Salvador, 2012, “Ciudadanía y cultura política en México a dos sexe-
nios de la ‘alternancia’”, Foro Internacional, Ciudad de México, Colmex, vol. 52,
núm. 4, octubre-diciembre, pp. 864-884.
MONSIVÁIS CARRILLO, Alejandro, 2015, “Hablar de política. Democracia deliberati-
va y participación discursiva en México”, Revista Mexicana de Ciencias Políticas
y Sociales, Ciudad de México, UNAM, vol. 60, núm. 223, enero-abril, pp. 27-60.
MORLINO, Leonardo, 2014, La calidad de las democracias en América Latina. Infor-
me para IDEA Internacional, Costa Rica, Instituto Internacional para la Demo-
cracia y la Asistencia Electoral/IDEA International.

236

Legitimidad como desafio -- TRABAJO.indd 236 08/06/2017 18:21:26


El déficit democrático en México (2004-2014)

NEWTON, Kenneth, 2012, “Curing the Democratic Malaise with Democratic Innova-
tions”, en Kenneth Newton y Brigitte Geisse, edits., Evaluating Democratic Innova-
tions: Curing the Democratic Malaise?, Nueva York, Londres, Routledge, pp. 3-20.
NORRIS, Pippa, 2009, “Introduction: The Growth of Critical Citizens”, en Pippa
Norris, edit., Critical Citizens: Global Support for Democratic Governance, Rei-
no Unido, Oxford University Press, pp. 1-30.
NORRIS, Pippa, 2011, Democratic Deficit: Critical Citizens Revisited, Cambridge, Esta-
dos Unidos, Cambridge University Press.
OLVERA, Alberto J., 2010, “Introducción. Instituciones garantes de derechos y espa-
cios de participación ciudadana en una transición frustrada”, en Alberto J. Ol-
vera, edit., La democratización frustrada, Ciudad de México, CIESAS, pp. 13-56.
PETTIT, Philip, 2012, On the People’s Terms: A Republican Theory and Model of Democ-
racy, Cambridge, Estados Unidos, Cambridge University Press.
SCHEDLER, Andreas y Rodolfo SARSFIELD, 2009, “Demócratas iliberales. Configu-
raciones contradictorias de apoyo a la democracia en México”, Espiral. Estudios
sobre Estado y Sociedad, Guadalajara, vol. 15, núm. 44, enero-abril, pp. 123-159.
SMITH, Graham, 2009, Democratic Innovations: Designing Institutions for Citizen
Participation, Cambridge, Estados Unidos, Cambridge University Press.
SOMUANO, Fernanda, 2010, “Las organizaciones civiles: Formación y cambio”, en
Soledad Loaeza y Jean-François Prudhomme, edits., Instituciones y procesos po-
líticos (XIV), Ciudad de México, Colmex, octubre-diciembre, pp. 197-230.
SOMUANO, María Fernanda, 2012, “De por qué los mexicanos se asocian y partici-
pan en organizaciones civiles”, Foro Internacional, vol. LII, núm. 4, pp. 885-909.
TAPIA ÁLVAREZ , Mónica e Isabel VERDUZCO, 2013, Fortalecimiento de la ciudada-
nía organizada. Diagnóstico y reformas para un ambiente propicio en México,
Ciudad de México, Alternativas y Capacidades, A. C.
TORCAL , Mariano y José R. MONTERO, 2006, Political Disaffection in Contempo-
rary Democracies: Social Capital, Institutions, and Politics, Londres, Routledge.
WORLD JUSTICE PROJECT (WJP), 2014, WJP Rule of Law Index 2014, Washington, D. C. WJP.

237

Legitimidad como desafio


View publication stats -- TRABAJO.indd 237 08/06/2017 18:21:26