Sei sulla pagina 1di 6

EMPODERAMIENTO FEMENINO A TRAVÉS DE LOS PROCESOS DE CIUDADANIA, IGUALDAD Y

FORTALECIMIENTO DEMOCRÁTICO EN EL BICENTENARIO

Por: Adriana del Socorro Hernández. Docente grado 10° Cali

Categorías temáticas relacionadas: Bicentenario, historia, ética y ciudadanía; las mujeres en el


bicentenario

Resumen:

Diversos estudios han encontrado que, a pesar de los cambios acaecidos por la emancipación de las
mujeres colombianas modernas, los influjos de la cultura patriarcal occidental, impuesta por los españoles
desde el periodo de la colonia, aún tiene grandes arraigos en la cultura colombiana. No obstante, en la
actualidad también es notorio el hecho de que muchas mujeres ya no se resignan a asumir posiciones
subyugadas, como las generaciones anteriores (Giddens, 2000; Beck & Beck-Gernsheim, 2001,
Murguialday, 2006), especialmente porque ahora las mujeres se consideran sujetas con igualdad de
derechos. Desde este contexto esta investigación analiza los discursos obtenidos con grupos focales de
discusión de 6 jóvenes universitarios en torno a las rupturas o disminución de la dominación patriarcal
colonial y los avances del empoderamiento femenino. Se concluye que en el entorno situado de los
jóvenes participantes es notoria la favorabilidad y validación del empoderamiento femenino en ambos
sexos, así como la disminución de patrones patriarcales, aun vigentes en la cultura colombiana, pero no
en las relaciones de pareja entre estos jóvenes.

Palabras clave:

Empoderamiento femenino, dominación masculina, ciudadanía igualitaria.

Introducción:

En Colombia, según Velásquez (1995), el modelo europeo de dominación patriarcal, que concibió al
hombre como superior a la mujer, nos fue impuesto por los españoles desde la colonia, y posteriormente
fue legitimado desde la ley civil y eclesial en los sucesivos periodos de la independencia y la república. Fue
así como se validó la superioridad, dominio y abuso del hombre blanco de clase alta sobre las mujeres y
los hombres aborígenes, negros, mulatos y mestizos; y a su vez, el dominio y abuso de estos hombres
sobre las mujeres de su misma raza o etnia. No obstante, según este autor desde la primera mitad del
siglo XX la mujer colombiana ha venido en un paulatino alcance de derechos ciudadanos igualitarios a los
hombres.

Desde este contexto, esta investigación se propuso analizar cualitativamente las rupturas o disminución
de la dominación masculina patriarcal impuesta desde la colonia, y los avances del actual
empoderamiento femenino, en 6 jóvenes de clase media, en torno a 4 ejes de análisis: Profesionalización
de la mujer, proyección familiar, sexualidad y afectividad y violencia contra la mujer. Por tratarse de una
investigación cualitativa, los resultados del análisis no son generalizables a toda la población, pero si
logran ofrecer elementos significativos que contribuyen a una mejor comprensión social y académica de
los factores claves del empoderamiento femenino, desde la experiencia personal y perspectiva
generacional de los jóvenes participantes en el estudio.

Contexto histórico del problema de investigación

En este trabajo la población objeto de investigación corresponde a jóvenes universitarios de clase media,
por lo cual el contexto histórico que se expone brevemente a continuación (para contextualizar el
problema a investigar) solo alude a las condiciones de las mujeres de clases altas y medias desde el
periodo de la república.

En este sentido, de acuerdo a Velásquez (1995), aunque las mujeres de clase alta y media en el periodo
de la república compartieron los privilegios económicos de su clase, no gozaron de los mismos derechos
de ciudadanía de los hombres: no tenían autonomía para elegir a su pareja (Beck y Beck-Gernsheim, 2001),
ni autonomía sobre su propio cuerpo, sexualidad y proyecto de vida y realización personal (Collignon y
Rodríguez, 2010). Así, sobre la vida de estas mujeres se ejerció un fuerte control que limitó sus opciones
de vida entre: la educación para el hogar o para trabajos feminizados como la docencia, el secretariado o
la enfermería, el matrimonio indisoluble, el convento o la desvalorada soltería; Además, de acuerdo a
Velázquez (1995), hasta mediados del siglo XX este colectivo de mujeres eran dependientes jurídicamente
del varón (padre, hermano o esposo).

Desde el anterior contexto esta investigación pretende darle respuesta a la siguiente pregunta:

¿Qué factores, desde el contexto del ejercicio de la ciudadanía femenina, han sido claves en la ruptura o
disminución de la dominación masculina patriarcal y el aumento del empoderamiento femenino en 6
jóvenes universitarios de clase media?

Dado que la respuesta a esta pregunta investigativa está determinada por el contexto del ejercicio de la
ciudadanía femenina, según Velásquez (1995), en Colombia el modelo excluyente de los derechos
ciudadanos de la mujer, desde la independencia siguió imponiéndose hasta mediados del siglo XX. Y, solo
fue hasta 1945 que, en Colombia, gracias a las presiones de los movimientos de mujeres, se reconoció
legalmente por primera vez la ciudadanía de la mujer. Posteriormente, en 1954 se logró el derecho al voto
femenino. Además, se alcanzaron avances significativos en el libre acceso de la mujer a la educación
superior (1934), y al desempeño en cargos públicos (1936).

Así mismo, de acuerdo a Bonilla y Rodríguez (1992), a partir de la constitución política de 1991, en
Colombia se prohibieron y eliminaron los derechos ciudadanos discriminatorios en virtud del género;
aunque en el campo de la vida cotidiana, aun no sean una realidad vivida para la diversidad de mujeres
en Colombia. Finalmente, la revolución sexual de la década de los 60s marcó una gran ruptura impulsada
por la masificación de los métodos anticonceptivos que desligaron la sexualidad femenina de la
maternidad, cambiando paulatinamente el escenario de la prohibición y la vigilancia en la sexualidad
femenina por un nuevo escenario de mayor libertad y autonomía de las mujeres para decidir libremente
sobre su proyecto de vida. Del mismo modo, de acuerdo a Bonilla y Rodríguez (1992), Luna (1985) y
Villarreal (1994) desde inicios del siglo XX la mujer colombiana ha venido en un proceso de afirmación
igualitaria de derechos que le ha posibilitado un creciente empoderamiento femenino, fuertemente
influenciado por el acceso de la mujer al mercado laboral y la proveeduría compartida en el hogar.
Antecedentes:

En primer lugar, tomamos como antecedente de este trabajo la investigación realizada por Díaz (2003-
2013) y Sánchez et al. (2011), en los cuales usaron grupos de discusión y entrevistas en profundidad para
analizar cómo en las creencias, actitudes y comportamientos de los grupos de jóvenes estudiados
persisten micro machismos propios de la cultura patriarcal, pese a los actuales cambios socioculturales
que han llevado a las mujeres jóvenes a un mayor empoderamiento femenino. Del mismo modo, Vélez et
al. (2010) en entrevistas realizadas con jóvenes llegaron a concluir que esta población ha sido socializada
(por la familia, la escuela y los medios de comunicación) en un contexto cultural reproductor de ideas,
valores y modelos patriarcales que favorecen conductas controladoras, dominio y violencia contra la
mujer. Esta investigación presenta tensiones con respecto a los hallazgos encontrados en el presente
trabajo, básicamente porque entre los grupos focales de jóvenes participantes se encontró que son
mayores las transformaciones favorecedoras del empoderamiento, que de la persistencia de patrones de
pensamiento y actuación propios de la cultura patriarcal.

Por otra parte, en este trabajo fue de gran relevancia la investigación realizada por el programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo (2010), sobre el Índice de Desigualdades de Género en Latinoamérica.
Según el informe publicado por esta entidad las desigualdades históricas entre hombres y mujeres se han
ido superando significativamente en torno a dos indicadores básicos para la disminución de las brechas
de género en Colombia: mayor acceso de las mujeres a la educación y acceso a los espacios sociopolíticos.
Con lo cual se logran romper paulatinamente otras brechas como el acceso al trabajo cualificado, el acceso
a mejores salarios y bienes materiales, así como a la mayor participación cultural de las mujeres.

En Colombia, según este Índice de Desigualdades de Género (IDG 2010), no solo se logró equiparar el
acceso de mujeres y hombres al sistema educativo, sino que incluso la finalización de estudios secundarios
y universitarios las mujeres ahora los superan. No obstante, la brecha aún persiste en torno a la
empleabilidad, las brechas salariales y el acceso a carreras de mayor remuneración y prestigio. Con
respecto al acceso de la mujer colombiana a espacios sociopolíticos, el IDG (2010) afirma que las mujeres
aumentaron su participación política en un 20.9% en el 2014 gracias a acciones afirmativas como la ley de
cuotas. Lo cual es un aumento significativo, aunque no suficiente.

El anterior antecedente presenta una correlación positiva con esta investigación en torno a los hallazgos
obtenidos en los grupos de discusión de los jóvenes participantes, para quienes la profesionalización de
la mujer, así como su incursión en el mercado laboral y en el campo político y cultural se concibe de
manera igualitaria a los hombres. De tal manera que las brechas de género en torno a los dos indicadores
señalados por el estudio no son significativas entre los jóvenes que participaron del estudio.

Marco teórico:

Desde el plano epistemológico el enfoque desde el cual este trabajo se propone interpretar la
construcción de la realidad sobre el empoderamiento femenino corresponde al enfoque de género. Según
Scott (1996), el género constituye una de las bases fundamentales desde la cual se percibe una realidad
diferente, según se vivencia el hecho de ser hombre o mujer, en un entramado de situaciones socio-
culturales e históricas cambiantes. Además, desde diversos movimientos feministas, este enfoque
también posibilita reconocer la existencia histórica de inequidades hacia la mujer, las cuales han
obstaculizado el desarrollo humano global.

Desde el plano teórico un concepto básico en esta investigación tiene que ver con el concepto de
dominación patriarcal (Bourdieu (2000), el cual se concibe como un modelo cultural hegemónico y
milenario, que se sostiene en la creencia naturalizada de la superioridad del hombre sobre la mujer. En
este sentido, para Lerner (1986) las mujeres históricamente han sido desempoderadas por ser
consideradas inferiores a los hombres; han permanecido subyugadas y subvaloradas como seres débiles,
incapaces e inferiores; cosificadas como objetos de reproducción o placer sexual; violentadas de múltiples
formas a través de la historia.

Así, desde este contexto el empoderamiento femenino hace referencia al proceso de lucha milenaria de
las mujeres para alcanzar la igualdad en términos de redistribución de los bienes y de reconocimiento
social, cultural, político, económico, etc. (Fraser, 1997). Por lo cual, según Young (1977) el
empoderamiento femenino altera radicalmente los procesos y estructuras reproductoras de la posición
subordinada de las mujeres, no solamente a nivel individual, sino también en el ámbito público y político.
No obstante, León (1999) afirma que es un error decir que la mujer ha carecido completamente de poder,
sino que lo que ha sucedido es que el rol social de la mujer expresa poco poder (un poder restringido
tradicionalmente al ámbito y familiar), dado dentro de límites sociales muy rígidos.

Por esta razón, para Kabeer (2000) el empoderamiento femenino debe concebirse desde el concepto de
agencia, entendida como la capacidad de decidir y tener sentido de control sobre la propia vida, expandir
las habilidades para hacer elecciones vitales y estratégicas en contextos sociales donde tales habilidades
antes había sido negada o coartada a las mujeres.

Marco metodológico:

La presente investigación se enmarca en una metodología de análisis cualitativo, mediante datos


obtenidos de un corpus de discursos orales de 3 hombres y 3 mujeres universitarios, egresados de la
institución de educación media Comuna 17. La técnica de recolección de datos corresponde a los grupos
focales de discusión, la cual fue complementada a nivel analítico con la recolección de un archivo de
investigaciones que dieran cuenta de los posicionamientos y conquistas civiles de la mujer desde el
periodo de la república hasta hoy. Los seis jóvenes participantes pertenecen a familias de clase media,
con edades entre 20 y 25 años, y padres profesionales. Los estudiantes pertenecen a diferentes carreras
que cursan en la universidad del Valle, sede Meléndez-Cali-

Conclusiones:

Como resultados del análisis se obtuvieron las siguientes conclusiones en torno a las rupturas o
disminución de la dominación masculina patriarcal, y los avances del actual empoderamiento femenino,
en los siguientes ejes analizados:

Eje 1: Profesionalización de la mujer: En los grupos de discusión la profesionalización y posterior


desempeño laboral femenino es no solamente el principal eje del proyecto de vida personal, sino también
la condición que se espera de la futura pareja estable tanto en hombres como en mujeres; para quienes,
según su propia experiencia, las brechas de género en torno a la educación y profesionalización no son
visibles.

Eje 2: proyección familiar: En torno a este eje los seis jóvenes coinciden en proyectarse a futuro con una
pareja estable de su mismo nivel académico y social, con proveeduría compartida. Pero, no ven el
matrimonio tradicional como una opción, sino que aluden a otro tipo de uniones libres, pero con
compromiso mutuo. Con respecto a la futura tenencia de hijos esta es una opción deseable para los 3
varones y una de las mujeres, pero no deseable (por los compromisos que implica) para las otras dos
jóvenes.

Eje 3: sexualidad y afectividad: Todos los jóvenes participantes coinciden en la aceptación y validación de
la libertad, autonomía y disfrute sexual femenino en condiciones igualitarias en la pareja, de tal modo que
la experiencia sexual de la mujer es valorada positivamente, pero se rechaza enfáticamente la infidelidad
en una relación estable. Del mismo modo consideran que la expresión del afecto en la pareja se debe dar
de forma igualitaria y compartida por hombres y mujeres.

Eje 4: violencia contra la mujer. Todos los jóvenes participantes reconocen que el maltrato verbal
reciproco está naturalizado en sus relaciones de pareja, pero establecen límites claros para evitar que
escalone a maltrato físico. Además, reconocen en su relación algunos micromachismos como los celos,
ante los cuales consideran que cuando son corroborados con una infidelidad, en lugar de escalonar a la
violencia física, han optado por la finalizar la relación. De tal manera que el rechazo hacia la violencia
contra la mujer es su constante.

En síntesis, tanto hombres como mujeres consideran que en sus experiencias de vida son mayores los
alcances del empoderamiento femenino que los influjos de la dominación patriarcal tradicional heredada
desde la colonia. Además, resulta notorio en todos los participantes el posicionamiento crítico y de
rechazo a las ideas patriarcales latentes en la cultura colombiana, y en las generaciones de sus abuelos,
porque consideran que sus padres son más igualitarios. Del mismo modo se observa que las jóvenes se
sienten en igualdad de derechos civiles y constitucionales a los hombres; y viceversa. No obstante, tales
logros aparecen fuertemente regulados por el desarrollo científico, tecnológico y las lógicas propias del
mercado y la sociedad red, las cuales han contribuido con el empoderamiento femenino, pero a la vez han
producido paradojas que se reflejan en la dificultad para relacionarse y negociar equitativamente entre
sujetos iguales en una relación de pareja.

Bibliografía:
Beck, U. & Beck-Gernsheim, E. (2001). El normal caos del amor. Las nuevas formas de la relación amoroso.
Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica, S.A.

Bourdieu, P. (2000). La dominación masculina. Barcelona: Anagrama.

Díaz-Aguado, M. (2013). Sexismo en adolescentes y su implicación en la violencia de género. Boletín criminológico,


4 (144). Recuperado de: http://www.boletincriminologico.uma.es/boletines/144.pdf Díaz-Aguado, M.
(2003). Adolescencia, sexismo y violencia de género. Papeles del psicólogo, 23(84),35-44. Recuperado de
http://www.achm.cl/file_admin/archivos_munitel/infa/infa12.pdf)
Fraser, N. (1997). De la redistribución al reconocimiento: dilemas en tomo a la justicia en una época
‘postsocialista’. En Iustitia Interrupta: reflexiones críticas desde la posición “postsocialista” (pp. 17-54).
Bogotá: Siglo de Hombres Editores.

Giddens, A. (2000). La transformación de la intimidad. Sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas.
Madrid: Cátedra.

Kabeer, N. (2000), Resources, Agency, Achievements: Reflection on the Measurement of Women Empowerment.
Development and Change 30: 435-446. Recuperado de:
https://www.utsc.utoronto.ca/~kmacd/IDSC10/Readings/research%20design/empower

León, M. (1999). El empoderamiento en la teoría y la práctica del feminismo. Magdalena León (Compiladora). En
Poder y empoderamiento de las mujeres (p. 1-26). Bogotá: Editores Tercer Mundo.

Lerner, G. (1986). The creation of patriarchy (Vol. 1). Oxford: Oxford University Press.

Luna, L. G. (1985). Los movimientos de mujeres: feminismo y feminidad en Colombia (1930-1943). Boletín
americanista, (35), 169-190.

Murguialday, C. (2006). Empoderamiento de las mujeres: conceptualización y estrategias. Recuperado de


http://www.vitoriagasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/16/23/51623.pdf

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD-2010). Desarrollo Humano en Chile. Género: los desafíos
de la igualdad 2010. Recuperado de http://desarrollohumano.cl/idh/download/PNUD_LIBRO.pdf

Scott, J. (1996). “El género: una categoría útil para el análisis histórico”. En M. Lamas (comp.), El género: la
construcción cultural de la diferencia sexual (pp. 327-364). México: UNAM.

Velásquez, M. (1995). Las mujeres en la historia de Colombia. Tomos I, II, Santafé de Bogotá: Grupo editorial
Norma.

Vélez, M., Rentería, A., Basozabal, E., & del Valle A. (2010). Violencia de género en las relaciones de pareja de
adolescentes y jóvenes de Bilbao. Revista de servicios sociales, 47, 121-134

Villarreal Méndez, N. (1994). Movimiento de mujeres y participación política en Colombia, 1930-1991. En Historia,
género y política: movimiento de mujeres y participación política en Colombia. Barcelona: Universidad de
Barcelona.

Datos de la autora:

Nombres: Adriana del Socorro Hernández

Perfil:

Docente de humanidades en educación media en la Institución educativa oficial Comuna 17 de Santiago


de Cali. Doctora en humanidades con énfasis en estudios de género, magister en lingüística y licenciada
en lengua castellana. 25 años de experiencia docente e investigativa en la básica primaria y secundaria.

Contactos:

Celular: 3177894825 fijo: 3880002 correo electrónico: adrisoh@hotmail.com