Sei sulla pagina 1di 4

COMPLEJOS METÁLICOS

En química un complejo metálico es una estructura molecular en la que un átomo o ion


metálico, generalmente un catión, está rodeado por cierto número de aniones o
moléculas dotadas de pares solitarios.
Los complejos se llaman también compuestos de coordinación o complejos metálicos
y usualmente incluyen al menos un metal de transición. Los iones o moléculas que
rodean al metal se llaman ligandos. Un ligando enlazado a un ion central se dice que
está coordinado al ion. Los complejos tienen multiples aplicaciones en áreas como la
bioquímica en las enzimas o en la farmacología tratando intoxicaciones por EDTA. Por
ultimo cabe mencionar que para estudiar las propiedades ópticas de los complejos los
químicos utilizan la teoría del campo cristalino.
Debido a sus características los átomos de los elementos metálicos tienden a perder
electrones en las reacciones químicas en las que participan.
Sin embargo estos iones metálicos con carga positiva, o cationes rara vez existen en
estado libre en la naturaleza, poseen una relacion carga/radio tan elevada que
rápidamente interactúan con otros iónes, átomos o moléculas, para adquirir una
estructura que resulte temodinámicamente mas estable, ya sea interactuando con
iones de carga negativa, lo que se traduce en una reduccion de la carga total del
compuesto; o con moléculas neutras, lo que provoca un aumento del radio molecular y
una consiguiente disminución de la relación carga/radio.
En estas asociaciones, las moléculas que otorgan estabilidad al ión comúnmente
actúan como una base de Lewis, es decir, poseen uno o más pares de electrones no
compartidos que pueden "ceder" al catión aumentando su estabilidad.
Este grupo de compuestos, en los cuales un catión central es estabilizado por uno o
más iones o moléculas que actúan como bases de Lewis, reciben el nombre de iones
complejos, o solamente complejos y al grupo de compuestos que los contienen se les
denomina compuestos de coordinación.
Dentro de los compuestos de coordinación, a las moléculas o iones que rodean al
catión central se les denomina "agentes ligantes" o simplemente "ligandos".
Los cationes metálicos casi siempre se encuentran en la naturaleza formando algún
tipo de complejo que los estabiliza; con mucha frecuencia el agente acomplejante
suele ser el solvente donde se encuentra disuelto.
Estos compuestos recibieron el nombre particular de complejos, un poco como
venganza de parte de los primeros investigadores que se dedicaron a curiosear con
ellos, porque rápidamente llegaron a la conclusión de que la estequiometría de las
reacciones estudiadas era "realmente muy compleja".
https://www.quimica.es/enciclopedia/Complejo_metálico.html
Estructura espacial de los complejos
Las estructuras moléculares en la química de coordinación se encuentran descritas
principalmente por el número de coordinación, es decir por el número de ligandos
unidos al grupo central (más específicamente, al número de enlaces sigma entre
ligandos y grupo central). Normalmente es posible contar los ligandos unidos, pero
algunas veces la cuenta de ligandos puede tornarse un poco ambigua. El número de
coordinación se encuentra normalmente comprendido entre uno y nueve, pero no son
extraños números de coordinación aún mayores para los lantánidos y actínidos. El
número de coordinación va a depender del tamaño, carga, y configuración electrónica
del grupo central y de los ligandos.
Los iones metálicos pueden presentar más de un número de coordinación. La química
de los complejos se encuentra dominada por las interacciones entre los orbitales
moleculares s y p del ligando y los orbitales d de un ion metálico central. En conjunto
los orbitales s, p y d del ion central pueden acomodar 18 electrones (ver la regla de 18
electrones), aunque para elementos del bloque f, esta regla se extiende hasta 32
electrones. El número máximo de coordinación para determinado elemento se
encuentra por lo tanto relacionado con su configuración electrónica, (más
específicamente con el número de orbitales vacíos que posee), y a la relación entre el
tamaño de los ligandos y del grupo central. Grupos centrales grandes y ligandos
pequeños permiten números de coordinación elevados, por ejemplo el [Mo(CN)8]4-.
Grupos centrales pequeños y ligandos de gran tamaño tienden a desarrollar números
de coordinación pequeños, por ejemplo Pt[P(CMe3]2. Es debido precisamente a su
gran tamaño, que los lantánidos, actínidos y primeros elementos de transición tienden
a desarrollar números de coordinación elevados.
De los diferentes números de coordinación resultan diferentes arreglos estructurales.
La mayoría de las estructuras siguen un patrón cuasiesférico, (o, visto de otro modo,
como si el grupo central se encontrara en medio de un poliedro y los grupos ligandos
se ubicaran en los vértices del mismo). Es en estos puntos donde es posible que se
produzca el solapamiento entre los orbitales de los ligandos y el grupo central. Las
repulsiones ligando-ligando tienden a dirigir esta organización hacia determinadas
geometrías regulares que minimizan las interferencias. Hay sin embargo, numerosos
casos de desviaciones de estas organizaciones regulares, por ejemplo en los casos
donde se unen ligandos de diferentes tipos, lo que causa diferentes longitudes de
enlace, apartando a los ligandos de su organización cuasiesférica, o cuando se
producen distorsiones por efectos electrónicos, por ejemplo en la distorsión de Jahn-
Teller.
https://www.ecured.cu/Complejos_met%C3%A1licos
Ejemplos:
[NiCl 3(ClO 4)]2- ion tricloropercloratoniquelato(II)

[CrF 4O] - ion tetrafluorooxocromato(V) - ion tetrafluorooxocromato(1-)

[Ru(NH 3 ) 5Cl]Cl 2 Cloruro de cloropentaminrutenio(III)

(Na5P3O10) tripolifosfato de sodio

http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/169744/2-
Estructura.pdf;jsessionid=7F558B63D92D9C170BBE72AC7928228D?sequence=1

Algunos usos.

• Se usan en alimentos (EDTA) para acomplejar los iones metálicos que se encuentran en muy
pequeñas cantidades.

• Se usan en medicina para remover iones como Hg2+, Pb2+ y Cd2+ .

• Se usan en tratamientos de envenenamiento por plomo (administración de Na2[CaEDTA].


Los agentes quelantes se emplean para evitar las reacciones acostumbradas de un ion
metálico, sin tener que eliminarlo de la solución.

• P. ej., si un ion metálico interfiere con un análisis químico, se puede acomplejar eliminando
su interferencia. El agente quelante encubre al ion.

• También se llaman agentes secuestrantes.

http://www.dcne.ugto.mx/Contenido/MaterialDidactico/QuimicaBioinorganica/Quimica_Inorg
anica_Complejos_1ra_parte.pdf

(Na5P3O10) tripolifosfato de sodio

El tripolifosfato de sodio, también conocido como trifosfato de pentasodio, tripolifosfato de


pentasodio o trifosfato de sodio, se utiliza en una amplia gama de aplicaciones en la
fabricación de productos de limpieza y conservantes de alimentos, así como en el tratamiento
del agua instalaciones.

Fabricación

El tripolifosfato de sodio es una sal de sodio del ácido trifosfórico. Se fabrica en laboratorios
químicos mediante la mezcla de fosfato disódico y fosfato monosódico.

Un potente agente de limpieza

El tripolifosfato de sodio se utiliza en una variedad de productos de limpieza. Mejora la


capacidad de varios ingredientes en el detergente para penetrar las fibras de la ropa (así como
otras superficies y materiales a limpiar) más profundamente, y ayuda a formar espuma y
burbujear. Por lo tanto, la mayoría de las plantas químicas que fabrican tripolifosfato de sodio
listan "detergentes" como el área principal de uso de este químico.

Aditivo alimentario

El tripolifosfato de sodio también le da un aspecto fresco a la carne y los mariscos mientras


reduce la velocidad abajo descomposición. La sustancia química ayuda a preservar el color
natural de la carne y el pescado y mejora su textura. Esto se hace mejorando la capacidad de
retención de agua de los productos de origen animal y, en consecuencia, ralentizando su
secado.

Agente de bronceado para cuero.

El tripolifosfato de sodio se menciona como agente curtiente para el cuero. Curiosamente, el


producto químico también se usa como agente de resistencia a la contaminación del aceite en
la producción de papel. Por lo tanto, puede ayudar a los fabricantes a aplicar el color correcto
a un medio así como también a mantener el color no deseado.

Otros usos

Otros usos del tripolifosfato de sodio incluyen refinación de petróleo, metalurgia, aplicaciones
mineras y tratamiento de aguas. La última aplicación es posible gracias a su capacidad de
amortiguación del pH, lo que significa que puede "suavizar" el agua ácida neutralizando su
acidez. Esta calidad es una de las razones por las que se agrega a los detergentes.

http://es.scienceaq.com/Chemistry/100306627.html