Sei sulla pagina 1di 10

FRATERNIDAD DEL CÍRCULO DORADO

Escuela de Qabalah Mística y Misterios Occidentales

EL MUNDO INTERIOR
Introducción a la Qabalah Mística

Lección No. 6
Los Vehículos del Ser
Treinta y Dos Senderos de Sabiduría
El Mundo Interior Lección No. 6

El Mundo Interior, Introducción a la Qabalah Mística.

® 1989, 1992, 2000, 2014 Jorge Alberto Nájera González, Alejandra Mora
Espinosa. Fraternidad del Círculo Dorado. Todos los Derechos Reservados Interna-
cionalmente. Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier forma, sin
permiso escrito por los propietarios de los derechos.

En L.V.X., Vida y Amor, bajo la Ley del Uno.

www.circulo-dorado.org
correo@circulo-dorado.org

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 2
El Mundo Interior Los Vehículos del Ser. Los 32 Senderos de Sabiduría.

EL MUNDO INTERIOR

Lección No. 6
Los Vehículos del Ser
Treinta y Dos Senderos de Sabiduría

6.1 La Qabalah estudia la vida en todas sus posibles manifestaciones. Cada tipo
y nivel de vida se expresa como un vehículo de la divinidad para conocerse a sí
misma a través de su creación en el universo manifestado. La herramienta que
tiene el Creador para conocerse y unir toda su creación es la consciencia. Toda
forma de existencia tiene un tipo de consciencia, por lo tanto, una manera de
reconocer su divinidad, sin embargo, no todas las formas de vida tienen la
posibilidad de experimentar diferentes estados de consciencia. La tradición nos
dice que el hombre tiene la capacidad de acceder a diferentes estados de
consciencia, para lo cual utiliza diferentes vehículos o cuerpos que le permiten
experimentar el universo.

6.2 Desde la perspectiva cabalista el hombre tiene seis vehículos o “cuerpos” que
le permiten experimentar los diferentes estados o formas de existencia en el
universo, el primero es un cuerpo físico, después tenemos tres cuerpos sutiles o
Almas, finalmente un Espíritu Creativo y la Unidad Indivisible:

6.3 GUPH: El Guph es el cuerpo más denso del hombre e incluye al cuerpo físico
y a la vitalidad del mismo, a la que los ocultistas le dieron el nombre de cuerpo
etérico o fluido vital. En el Árbol de la Vida corresponde a la sefirah de Malkuth.
Aquí reside la máxima capacidad de recibir la luz divina, sin embargo, requiere de
otros cuerpos más sutiles que permitan que la luz descienda con la intensidad
correcta que le permita permanecer sano.

6.4 NEPHESCH (Nefesh – Alma en Descanso): Es considerada el alma inferior o


instintiva, donde se encuentran registrados los estados de conciencia que la
humanidad ha desarrollado en otras épocas, en el Nephesch reside el
subconsciente automático. Los ocultistas lo identifican con el cuerpo etérico y el
astral inferior. Es el mediador sutil y moldeable entre cuerpo y alma. Este
vehículo, en el Árbol de la Vida abarca las sefiroth de Yesod y Malkuth, indicando
que existe una estrecha relación entre los patrones subconscientes y las
funciones automáticas del cuerpo. También hace referencia a la “conciencia
celular” del organismo. Cuando nos conectamos con el Nephesh y aquietamos los
juicios (interpretaciones mentales) que hacemos sobre lo que los sentidos nos
reportan iniciamos un proceso de despertamiento en el que entendemos que el
cuerpo físico es el recipiente para el espíritu divino. Una vez que logramos
aquietar pensamientos y emociones nos colocamos en un estado receptivo y
pasivo para experimentar el amor, poder y consciencia que fluyen del Ruach.

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 3
El Mundo Interior Lección No. 6

6.5 RUACH (Ruaj – Aliento, Viento, Alma Mediadora): Es a lo que se le ha llamado


alma y es un aspecto dinámico que une la personalidad con el Ser Superior, por
lo que implica conexión y unidad. El Ruach permite el funcionamiento superior
de los aspectos intelectuales y emocionales del hombre. De igual manera, los
patrones subconscientes de la psique, los deseos, los pensamientos y las
imágenes funcionan desde la regencia del alma. En su aspecto superior implica
videncia y percepción espiritual o Inspiración Divina (Ruach haKodesh), el estado
profético en el que se vive la plenitud de la conexión divina. La palabra Ruach
quiere decir aliento, en el sentido de aliento de vida, tal como el Prana y el
Pneuma, es el fundamento del alma evolutiva. El Ruach incluye siete sefiroth,
desde Daath hasta Yesod. El Ruach, es la conexión y mediador entre el espíritu y
el cuerpo, funciona como un regulador o transformador de la intensidad de la luz
recibida por el cuerpo y la psique para que no sean destruidas por el influjo
proveniente del Neshamah.

6.6 NESHAMAH (Alma Superior): Es la vida del espíritu o chispa divina vertida en
el alma, el hombre la experimenta como intuición del ser espiritual. En
Neshamah reside el patrón formativo primordial y el plan cósmico de retorno a la
unidad primordial. Como estado de conciencia, en el hombre, permite el contacto
con la Shekinah, la divinidad cohabitante; el Espíritu Santo que todo lo
compenetra. En el Árbol de la Vida, corresponde a la sefirah de Binah. Cuando el
Neshamah es despertado se alcanza un estado de santidad en el que se percibe el
origen del espíritu mismo, un profundo nivel de intimidad con la divinidad.

6.7 CHAIAH (Jaiah – Esencia Vital, Espíritu): Es el ser espiritual creativo, en él se


expresa la chispa divina en cada hombre y su herencia como imagen del Creador.
Chaiah permite la conexión con la fuente de vida paterna en la sefirah de
Chokmah, por lo tanto, es el vehículo que permite portar la Luz de Sabiduría.

6.8 YECHIDAH (Yejidah – Esencia de Unidad): Es el Uno Indivisible dentro de


cada conciencia individualizada, es el espíritu inmanente del Creador. Es la
chispa divina que todos los seres humanos comparten. Es la unión con Dios, el
punto de contacto con los velos detrás de la manifestación, el contacto con la Luz
Ilimitada. Yechidah, en el Árbol de la Vida, corresponde a Kether, la fuente y raíz
de la unidad de la creación.

6.9 Todo hombre trata de alcanzar en primer lugar el dominio de sus vehículos
inferiores para permitir fluir adecuadamente los impulsos de sus vehículos su-
periores. La idea es de llegar a ser "transparentes" para permitir a la luz brillar a
través de nosotros. Una vez que nuestra personalidad ha sido purificada y per-
feccionada a cierto nivel, es posible percibir los estados de conciencia del Nesha-
mah. En este punto se percibe al Alma Divina por medio de la intuición superior.

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 4
El Mundo Interior Los Vehículos del Ser. Los 32 Senderos de Sabiduría.

6.10 Chiah y Yechidah se consideran profundamente escondidos en la gran ma-


yoría de los hombres y se refieren a los niveles más elevados y profundos de la di-
vinidad.

6.11 El hombre se diferencia de las demás criaturas existentes desde el momento


en que surge del mundo de Atziluth, el mundo de las emanaciones, mientras que
el resto de las criaturas surgen del mundo de Briah, es decir del mundo de la
creación. La Biblia dice que Adán fue creado en el sexto día de la creación, por lo
que podría pensarse que el hombre proviene también del mundo de la creación.
Sin, embargo la Qabalah (la tradición secreta) habla del hombre arquetípico Adán
Kadmón, por lo que el Adán del Génesis nos habla del hombre en Briah como el
último ser creado, representando la perfección espiritual. Siendo éste aún ino-
cente (sin experiencia), era necesario su descenso a la materia para transfigurar
su experiencia de todos los mundos en el autoconocimiento de sí mismo, de su
divinidad.

6.12 Como dijimos, los vehículos del ser se pueden colocar en el Árbol de la Vida
de la siguiente manera:

GUPH (Guf): Malkuth. Cuerpo físico.

NEPHESCH (Nefesh): Yesod y el aspecto vital de Malkuth. Alma Inferior.

RUACH (Ruaj): Yesod, Hod, Netzach, Tifereth, Geburah, Chesed, Daath. Alma
Mediadora.

NESHAMAH (Neshamah): Binah. Alma Superior.

CHAIAH (Jaiah): Chokmah. Espíritu Creativo.

YECHIDAH (Yejidah): Kether. Unidad.

6.13 Los diversos estados de conciencia nos ayudan a recorrer los 32 Senderos
de Sabiduría con los que el Creador creó el universo. En el capítulo 1.1 del libro
de la Formación (Sefer Yetzirah) se narra de la siguiente manera:

“Con 32 senderos místicos de sabiduría grabó Yah el Señor de las huestes, el


Dios de Israel, el Dios viviente, Rey del universo, El Shaddai, Misericordioso y
lleno de gracia; Elevado y Exaltado, quien habita en la eternidad, cuyo nom-
bre es Santo. Y El creó su universo con tres formas de expresión: con letras
(sefer), con números (sefar) y con sonidos o verbos (sippur)”.

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 5
El Mundo Interior Lección No. 6

Los 32 Senderos de Sabiduría en el Árbol de la Vida

6.14 Estos 32 senderos se manifiestan como 10 números y las 22 letras del alfa-
beto hebreo. Los senderos corresponden a las diez sefiroth y a los senderos o lí-
neas que las unen en el diagrama del Árbol de la Vida. Cada uno de los 32 sende-
ros es un estado de conciencia diferente y los cabalistas los asocian con las 32
veces que se menciona el nombre de Dios en el primer capítulo del Génesis.

6.15 Para un estudio más profundo del Sefer Yetzirah recomendamos al estu-
diante la versión escrita por Aryeh Kaplan y recientemente editado en español: El
Sefer Yetzirah, en Teoría y Práctica. La versión de W. Wescot puede ser de utilidad
y no es tan compleja, también está editada en español por Yug, México, 1989.

El Uso de la Palabra

6.16 "En el principio era el Verbo, y el Verbo era Dios, y el Verbo era con Dios.
Todas las cosas fueron hechas por Él, y nada de lo que fue hecho se hizo sin Él.
En Él estaba la Vida, y la Vida era la Luz de los hombres. Esta Luz brilla en las
tinieblas y las tinieblas no han podido apagarla." San Juan 1.1-5

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 6
El Mundo Interior Los Vehículos del Ser. Los 32 Senderos de Sabiduría.

6.17 San Juan utiliza la expresión para comunicarnos el sentido más profundo
de la idea del principio de la vida. Expresión es la nota clave en el proceso crea-
tivo de la palabra; Expresión proviene del latín "Expressus" que significa "ha de
salir". La creación del universo es la expresión de la divinidad en la
manifestación; para su expresión deben existir dos partes: una infinitamente
transmisora (Chokmah) y otra infinitamente receptora (Binah). A la parte
infinitamente transmisora se le ha llamado el Verbo, la Palabra, el Ruach Elohim
o Soplo divino. Jacob Boheme nos dice de esta parte:

La Palabra es movimiento o vida de la divinidad, y todas las lenguas, las


fuerzas, los colores y las virtudes residen en el Verbo o la Palabra.

6.18 En esta parte masculina o transmisora se pueden distinguir dos aspectos o


tipos de palabra: la palabra interna y la externa; la interna es el mismo Dios an-
tes de emprender la creación. Es la palabra no manifiesta y está en el hombre co-
mo en todas las cosas, pero el hombre común no la conoce. Es pensamiento divi-
no; en su valor potencial, y en nuestro plano microcósmico es lo inconsciente y
más aún, lo súperconsciente. La palabra externa es la palabra que sale, que
fecunda y toma forma en el vientre de la Gran Madre receptiva. Esta es la palabra
dada a los hombres, el sonido audible que penetra en el oído como un acto de
amor y que desciende a enrollarse alrededor de la matriz de la mente para fe-
cundar el germen y crear el embrión de la idea. Esta espiral es la luz que des-
ciende sobre la tierra, llevada por los rayos del Sol, pasando por el fundamento de
la Luna hasta la manifestación de la materia.

6.19 La palabra es el símbolo más puro de la manifestación del ser que piensa y
se expresa a sí mismo. La palabra es la manifestación de la mente divina en el
lenguaje, en la naturaleza de los seres y en la creación continua del universo; es
la verdad y la luz del ser.

6.20 La palabra como principio de vida está asociada en muchas cosmogonías


con el proceso del lenguaje, como en el caso del Sefer Yetzirah (libro de la for-
mación), donde Dios crea el fundamento del lenguaje antes de nombrar, porque
nombrar es crear. Lo más importante es nombrar correctamente para hacer nues-
tro el objeto o la idea; es por esto que el nombre del Supremo hacedor es impro-
nunciable, ya que aquel que lo pronuncie invariablemente morirá, y dejará de ser
hombre para ser un dios.

6.21 La tradición nos dice que el nombre divino era conocido y que la Palabra Sa-
grada se perdió por un proceso natural y necesario de olvido al que conocemos
como involución. Albert Pike nos dice que la verdadera Palabra Perdida se en-
cuentra en el profundo y verdadero significado del inefable nombre comunicado
por Dios a Moisés. En este significado está incluida toda la verdad que podemos
conocer de la naturaleza de Dios

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 7
El Mundo Interior Lección No. 6

6.22 Para los cristianos esotéricos la palabra perdida se encuentra en el establo


rodeada de bestias y marcada por una estrella, de esto que la palabra entregada a
Moisés YHVH,  (Jehovah) se transforme en YHShVH,  (Ieheshuah).
Cuando se pronuncia la palabra perdida haciéndola nuestra, se eleva toda la vida
al Poder y la Gloria y se realiza la Belleza del Príncipe de la Paz.

6.23 "Sólo el Verbo Supersencial asume para nosotros nuestra propia substancia
de modo eterno y verdadero; tanto por su acción como por su pasión. Él sólo,
propia y singularmente, asume la totalidad de la operación Humana-Divina”.

6.24 El uso y abuso de la palabra, por lo que hemos expresado anteriormente,


nos incumbe de sobremanera desde el momento que la hemos hecho instrumento
cotidiano de expresión a través del lenguaje. El abuso y mal uso de la palabra se
traduce en herejía y maldición en la ignorante utilización del principio de vida pa-
ra causar la esterilidad. La palabra es vida y muerte, acción y movimiento, y de
ahí la terrible potencia de la maldición, no por la fuerza del que maldice, sino por
ese acto que es la palabra de Dios, que corta el flujo de vida. Para expresar el
Verbo de Vida en palabras no es necesario ser orador. El maestro trata de lograr
una impresión de la substancia y no tanto de la forma, se esfuerza en expresar en
la forma más sencilla y asimilable la idea y tiene un sentido para los hombres
cualesquiera que sea su estado de conciencia, ya que son verdaderas palabras de
vida, expresiones del amor y de la que las origina.

6.25 La palabra expresa el poder de la vibración, todo el universo está en cons-


tante vibración, aún cuando no lo percibamos. El efecto de vibrar los Nombres
Divinos, uno para cada esfera del Árbol de la Vida, se da tanto internamente co-
mo externamente. Internamente modifica los patrones y frecuencias vibratorias
de nuestros centros energéticos. Externamente modifica nuestro medio ambiente
por un efecto de resonancia en todo aquello que expresamos. Esto nos permite
ser instrumentos cada vez más adecuados donde puedan ser tocadas la infinidad
de notas musicales del universo.

6.26 La mejor forma de vibrar un Nombre Divino es dándole una misma nota a
cada parte del nombre, no es necesario gritar. Después de un tiempo de práctica
encontrarás el tono más adecuado, ni muy grave, ni muy agudo. Una vez que do-
mines la forma sonora y externa de vibración para el Nombre Divino lo podrás
hacer vibrar sin sonido, de una manera interna.

6.27 "El maestro en toda la extensión de la palabra no se preocupa de hacer lar-


gos discursos, exposiciones brillantes ni convincentes argumentaciones: el ver-
dadero filósofo, deja estas cosas a quien se complace en la vanidad exterior de la
forma, mientras hace de ésta un molde plástico y puro de la inspiración que ca-
racteriza constantemente todas sus palabras, cuyo fin es simplemente la expre-
sión del espíritu que las anima. La palabra del maestro es constantemente el
espíritu que vivifica: la palabra que despierta a los muertos, en las profundidades

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 8
El Mundo Interior Los Vehículos del Ser. Los 32 Senderos de Sabiduría.

de las tumbas que los encierran, y los resucita; la palabra Taumatúrgica en la


cual vibran y se reflejan el ardor de la fe, la firmeza de la esperanza y la
fuerza omnipotente del amor." Aldo Lavagnini

Práctica para la lección No. 6

Colorea el Árbol de la Vida con los colores corres-


pondientes al mundo de Assiah:

1. Blanco moteado de oro.


2. Blanco moteado de rojo, azul y amarillo.
3. Gris con vetas rosa.
-.- Gris moteado de oro,
4. Azul cielo moteado de amarillo.
5. Rojo moteado de negro.
6. Ámbar dorado.
7. Verde oliva moteado de oro.
8. Ocre (café-amarillo) moteado de blanco.
9. Cetrino (verde-morado) moteado de azul cielo.
10.Negro con rayas amarillas.

Práctica diaria

1.- Signo de apertura.


2.- Cruz Cabalista.
3.- Sentarse en postura de forma divina.
4.- Relajación y respiración.
5.- Meditación Activa: Elige 5 frases a tu elección de
la presente lección para meditar (una por día).
6.- Realiza 4 ó 5 respiraciones profundas.
7.- Ponte de pie y realiza la cruz cabalista
8.- Realiza el signo de cierre y el pisotón.
9.- Registra tus conclusiones.

Preguntas de Aprovechamiento:

1. ¿Qué entiendes por el Ruach?


2. ¿Qué es lo que dice San Juan respecto al “Verbo”?
3. ¿Cuál es la palabra pérdida para los cristianos esotéricos?

En L.V.X., Vida y Amor

Fraternidad del Círculo Dorado


Guadalajara, Jalisco, México.
www.circulo-dorado.org  correo@circulo-dorado.org

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 9
El Mundo Interior Lección No. 6

® 1989, 1992, 2000, 2014, JANG, AME, Fraternidad del Círculo Dorado. 10