Sei sulla pagina 1di 2

Biblia es espejo: del hombre y de Dios

1. Introduccion:

¿Quién se peinó hoy? ¿Quién se lavó los dientes? De las mujeres ¿Quiénes se pintaron?

2. ¿Qué es un espejo?

La palabra espejo viene del latin speculum, formada de specio (mirar) y el sufijo instrumental
culum, entonces, significa “instrumento de mirada”.

Historia de los espejos: Antigüedad, solo reyes y metales preciosos, películas, uso vanal.

Vamos por lo menos una vez veces al día para ver nuestros rostros.

El espejo no miente.

“En” el espejo(no mas alla de el o por encima de el) el hombre se encuentra a si mismo.

Es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural; él se considera a sí mismo y


se va, y pronto olvida cómo era.

El espejo de la Biblia no tiene deformaciones o distorsiones. Está completamente liso y


perfectamente formado para reflejar una imagen exacta de Dios.

No vuelvas la espalda a una imagen que es tan fiel.

Es semejante a un telescopio.

3. Dei Verbum:

El día 18 de noviembre de 1965

Para interpretar bien la Sagrada Escritura hay que investigar lo que los hagiógrafos quisieron
expresar teniendo en cuenta los diferentes géneros literarios (históricos, poéticos, proféticos, etc)
que se utilizaron en la Sagrada Escritura y el sentido que el hagiógrafo quiso expresar en cada
circunstancia según la condición de su tiempo y de su cultura.

También hay que atender la unidad y el contenido de la toda la Sagrada Escritura, teniendo en
cuenta la Tradición viva de toda la Iglesia y la analogía de la fe.

La Iglesia tiene el mandato divino de conservar e interpretar la palabra de Dios por lo tanto es la
última instancia a la que está sometida la interpretación de la Sagrada Escritura.

La Iglesia considera la Sagrada Escritura y la Tradición como la regla suprema de la fe. La Sagrada
Escritura inspirada por el Espíritu Santo, es la palabra de Dios, por ello la predicación eclesial,
como la religión cristiana, se nutren y se rigen de ella. La Palabra de Dios es viva y eficaz.
La Teología se apoya en la Sagrada Escritura y la Tradición, y al ser la Sagrada Escritura inspirada
por Dios, es el alma de ella.

Es necesario que clérigos, diáconos, catequistas, religiosos, y todos los bautizados lean
asiduamente y estudien la Sagrada Escritura, y que acompañen la oración con la ella.

Los prelados y los cristianos de cualquier estado deben difundir la lectura de las Sagrada Escritura,
sobretodo el Nuevo Testamento, y especialmente los Evangelios

4. Reflexiones personales
Salmos, estructura del alma
Profetas
Jonás
Hijo prodigo