Sei sulla pagina 1di 2

Enero

Se nos preguntó en una consulta que tan factible era presentar una medida cautelar –
específicamente Medida Temporal sobre el Fondo- en un proceso de desalojo con el fin de recibir
los beneficios anticipados de una sentencia futura en el que se ordena el lanzamiento del precario.

Se indagó al respecto y se encontró que era factible plantear dicha medida cautelar en un caso de
desalojo, siempre y cuando se cumpla los siguientes requisitos:

Además de la Verosimilitud del derecho invocado y el peligro en la demora propia de toda medida
cautelar, en este supuesto en particular exige la firmeza del fundamento de la demanda y prueba
aportada y la necesidad impostergable de quien lo pide (se exige circunstancias más certeras que
la mera verosimilitud y más apremiantes que el mero el peligro, ello debido a la naturaleza de esta
cautelar –anticipación de las consecuencias de un futuro fallo) Pero agregado a ello, solo en los
casos de desalojo, se exige que el bien se halle en situación de abandono ( no es lo mismo afirmar
que se halle desocupado).

Se le aclaró que podría interponerse exitosamente esta cautelar siempre que se cumpliese con
esos requisitos.

Febrero

En otra ocasión se nos consultó sobre el alcance del art. 975 del CC, referente a la indemnización
por uso que un copropietario le exige a otro por el provecho exclusivo que este hace del bien en
copropiedad.

Se le explicó que el supuesto regulado en este articulo no se halla dentro de la Responsabilidad


Civil, por ende, para su aplicación no es exigible demostrar la existencia la existencia de daños
(emergente, lucro cesante, daño moral), sino que estamos frente a un supuesto de indemnización
de naturaleza normativa. En todo caso el foco de la discusión no está en la existencia de los
elementos propios de la Responsabilidad Civil, sino si existe razón suficiente para argumentar si el
uso del bien por parte de uno de los copropietarios se dio con exclusión de los demás
copropietarios.

Marzo

En otra ocasión se nos preguntó respecto a la ejecución de las sentencias de Acción Popular, si era
posible a través de estas exigir que el funcionario renuente cumpliese con lo acatado en dicha
sentencia.

Se le indicó que la naturaleza de dicha sentencia es determinar la Constitucionalidad de


determinados reglamentos, normas administrativas y resoluciones de carácter general, por lo que
la sentencia que declara la inconstitucionalidad de determinado texto normativo se agota en dicho
acto su eficacia. En todo caso de haber renuencia por parte del funcionario en seguir aplicando ese
dispositivo normativo, ello será materia de otro proceso judicial.
Abril

Entre los puntos que trata la sentencia de Habeas Corpus del caso Humala –que deja sin efecto la
Prisión Preventiva- es importante detenerse a reflexionar en torno a la procedencia del Habeas
Corpus.

El Tribunal Constitucional realiza un análisis en este sentido. El art. 4 del Código procesal
Constitucional establece que el Habeas Corpus procede cuando una resolución judicial firme
vulnera en forma manifiesta la libertad individual. Sin embargo ¿Qué sucede con aquellos Habeas
Corpus que se interpusieron antes de que la resolución cuestionada adquiriese firmeza? En
principio, debe declararse su improcedencia. Pero ¿Qué sucede si al momento de interponerse la
demanda Constitucional la resolución cuestionada aun no adquiere firmeza, sin embargo, al
momento en que el Juzgado penal realiza el análisis de procedencia recién adquiere dicha
cualidad? En esos casos los juzgados penales deberán admitir dichas demandas aun cuando al
momento de interponerse las resoluciones a atacar no tenían el carácter de firme, ello en virtud
del Principio Pro actione.

Mayo

Se nos preguntó que podían hacer en caso de que en un proceso de Filiación Extramatrimonial (ley
28457) a una persona se le declara padre de un menor por no haber contestado la demanda a
tiempo o no haberse presentado a la toma de muestras del examen de ADN.

Se le aconsejó que plantease dentro del término de ley un proceso de Amparo, acompañando un
ADN donde se demuestre que el menor no es su hijo e invocando el Derecho Fundamental del
menor a conocer su Identidad Biológica.

En caso se demuestre que la madre conocía de su domicilio real (por una anterior demanda) y sin
embargo opto por notificarlo a la dirección del DNI, podría dentro del plazo plantear la Nulidad de
Cosa Juzgada Fraudulenta, ello en virtud de existir un probable fraude procesal llevado a cabo por
la madre del menor a incitar al juez a notificarlo en dirección distinta a la que vivía, con la finalidad
de utilizar el proceso judicial para perjudicarlo.