Sei sulla pagina 1di 10

PASTORELA 2019

Adolescentes

PERSONAJES
1. Arcángel Gabriel 8. Pastor 1
2. Ángel Saciel 9. Pastor 2
16. Casero
3. Ángel Anael 10. Pastor 3
17. Aldeano 1
11. Pastor 4
18. Aldeano 2
4. Diablo 12. Pastor 5
5. Lujuria
19. María
6. Pereza 13. Melchor
20. José
7. Avaricia 14. Gaspar
15. Baltazar

ACTOS
PRIMER ACTO LA ANUNCIACIÓN
SEGUNDO ACTO EL SANTO DILEMA
TERCER ACTO LOS PASTORES A BELÉN
CUARTO ACTO A NACIDO EL SALVADOR

Introducción
Proveniente de la voz francesa “pastourelle” o de la italiana “pasttorella” (pastorcilla), la
pastorela se desarrolló en México posteriormente a la conquista, como un género dramático de
corte religioso, inspirada en los autos sacramentales, específicamente en los autos de Navidad,
que tenían como fundamento diversos pasajes bíblicos. Los misioneros franciscanos y
dominicos habrían detectado la posibilidad de evangelizar a los nativos del pueblo mexicano
por medio de la fusión de algunos aspectos de la dramaturgia de la cultura náhuatl con la
representación viva de algunos pasajes bíblicos, aprovechándose de la profunda religiosidad
del pueblo, lograban conmoverlos consiguiendo también una conquista espiritual.
Su característica principal es relatar las andanzas de la Virgen María y de San José en su
peregrinar hacia Belén, donde habrá de nacer el Niño Jesús; aderezadas por múltiples y
divertidos apuros que pasan los pastores al ser acosados por los demonios, quienes,
encarnando a los siete pecados capitales, tratan de impedirles por medio de engaños y
tentaciones acudir a venerar al recién nacido. En ocasiones, los pastores son asistidos por un
grupo de ángeles, liderados por el mismísimo Arcángel San Miguel, jefe del ejército celestial,
combatiendo y venciendo a los demonios en una alegoría de la lucha entre el bien y el mal, en
la que prevalece la victoria de los justos. La trama es siempre la misma, pero hay infinitas
variedades que nos permiten disfrutar cada ocasión que la presenciamos, como si fuera la
primera vez.
PRIMER ACTO LA ANUNCIACIÓN

Narrador: se encontraba el arcángel Gabriel, contemplado la grandeza de la creación,


meditando acerca de la humanidad, cuando la voz de dios se alzó y dio una orden:
GABRIEL VE CON MARÍA DE NAZARET Y ANUNCIA LA BUENA NUEVA
Entonces el arcángel fue en busca de los demás ángeles para ir a donde maría se encontraba

-Gabriel: ATENCIÓN ¿No saben que día es hoy?


-Saciel: Ahhhhhhhh… 16 de septiembre
-Gabriel: ¡Nooooo!
-Anael: ¡Día de muertos!
-Gabriel: ¡NOOOOOOO!
-Ángeles: ¿Entonces?
-Gabriel: 25 de marzo, día de la anunciación.
-Ángeles: ¡Ah valeeeee!
-Gabriel: Vaya que si sabían.
- Saciel: No pos claro que si como cree que no nos íbamos a acordar.
-Gabriel: ¡Están bien pasaditos eh! Bueno, olvidando esto, tenemos una nueva misión y este si
la tenemos de hacer muy bien, recuerden que el patrón no está muy contento con ustedes y
más contigo (Gabriel señala al ángel chelo) que en tu primera misión le rompiste el tendón a
Jacob (se ríe panchón). Y tú ni te rías (señala a Anael) como se te ocurre llevar al pobrecito
Habacuc a Babilonia por los pelos. ¡Chocante!
Pero bueno, ya paso, ahora tiene que salir bien. La misión consistirá en que ustedes cuiden
que el maligno (aparece Avaricia detrás de la escena) no interfieran con este designio de Dios
para con el mundo, yo me encargaré de anunciarle a la escogida por Dios que va ser la madre
de su hijo. ¿Fácil, ¿verdad?
-Ángeles: ¡Siiiiiiiii facilísimo!
-Gabriel: Bueno, vamos pues a darle a la misión, vamos pues
-Ángeles: (Gritando) ¡Vamos vamos vamos vamos vamos vamos!

Se cierra el telón
Se abre el telón

Aparece en la escena los Pecados.


Envidia: ¿Acaban de escuchar lo que creo que escucharon?
Pereza: Si amiguito, hemos escuchado todo lo que dijo.
Envidia: No tarado, lo que les dijo el angelucho de Gabriel a los demás ángeles.
Lujuria: Ah claro, lo de la anunciación
Envidia: Pues de que más estaban hablando. Entonces ¿Qué haremos pues?, y apúrense que
nuestros espectadores están acalorados.
Pereza: jajajaja, eso no es calor como el que tenemos aquí abajo…….bueno, aquí en Tabasco.
Envidia: Eso ahorita lo vamos a planear, sólo estemos atentos cuando los ángeles lleguen a
casa de esa mujer para arruinarles su plan.

Se cierra el telón
Narrador: Llegan los ángeles a la tierra a casa de la virgen María, mientras Gabriel entra a
llevarle la gran noticia, los demás ángeles se quedaron afuera cuidando de los demonios.

Gabriel: todos formados y esperen cualquier ataque.


Saciel: no creo que esos perdedores lleguen hoy hasta aquí. Aparte son muy cobardes, desde
que el jefe de jefes los expulso del cielo.
Gabriel: mejor no subestimar el ataque de eso pequeños gorditos
Anael: bien, pero de igual forma no vendrán

Entra Gabriel a casa de Maria

Gabriel:
María:
Gabriel:
María:
Gabriel:
María:

Narrador: Mientras los ángeles afuera vigilaban y se tomaban un café, llegaron los demonios…

Satanás: haber haber haber, ¿Quién les dijo que se aparecieran aquí hoy?
Anael: ¿Y a ti quién te invitó, diablo?
Saciel: Tu antiguo jefe, así que largaos de aquí.
Satanás: Había oído que los ángeles del cielo eran muy vanidosos, pero veo que tú lo expresas
muy bien, a ti Dios te dio muy bien lo que a mí me negó desde el inicio de la creación.
Envidia: No puede creer lo que acabo de oír. Acaso te vas a dejar vencer por estos angeluchos,
¡no puede ser posible que les estés dando la razón! ¡Es hora de demostrar quién eres!!
MÚSICA

Satanás: preparados súbditos, recuerda que una vez ya barrí con un tercio de los angeles,
puedo volver hacer lo mismo con ellos.
Lujuria: ¡Ataqueeeeen!
(Se enfrentan todos)

Narrador: Y después de la guamiza que se samparon los ángeles y los demonios


Cada quien se fue a su reino.
SEGUNDO ACTO EL SANTO DILEMA

Y así pasaron los meses hasta llegar hasta hoy. Mientras en las afueras de Belén, A lo lejos
unos viajeros del lejano oriente, guiados por una estrella, se encontraban en un santo dilema,
cuando aparecieron los demonios

Lujuria: ¿A dónde van amiguitos y tan solitos? ¡Ay me salió en verso y sin esfuerzo!

Reyes Magos: Vamos a Belén para adorar al niño Dios que está por nacer.

Envidia: ¿Y se puede saber qué baratijas le van a regalar?

Melchor: ¡Oro!
Gaspar: ¡Incienso!
Baltazar: ¡Mirra!

Envidia: ¿Por qué no se olvidan de eso y vamos a cambiar sus pertenencias por un rico licor de
malta?
Pereza: (durmiendo parado) hermanos, esta noche las estrellas brillan, yo les propongo que
nos vayamos a dormir…
Lujuria: ¿Para qué quieren dormir? Mejor vamos a gozar la vida y a conocer chicas y chicos
hermosas como las de… (Ignacio Allende)
Reyes magos: No, gracias. Llevamos un poco de prisa, otro día con mucho gusto les
acompañamos.

Narrador: Y así, alejándose los pecados los reyes magos siguieron su camino…

Melchor: Gaspar busca en EL GPS una ruta nueva para encontrar la estrella de Belén porque
ya se nubló y perdimos mucho tiempo después de hablar con estos malos espíritus.

Gaspar: Yo ni a celular llego porque todo lo que tengo se lo ofreceré al niño Dios, mejor dile a
Baltazar porque creo que él sí carga un iPhone y con saldo.

Baltazar: Sigamos este camino, yo creo que si vamos bien.

Narrador: En esa misma noche maravillosa nos situamos en las afueras de Belén, en una zona
de pastoreo…

(Los pastores sentados)


Pastor 1: ¡Oh qué hermosa noche, se ven las estrellas muy resplandecientes! ¿No creen?
Pastor 2: Pues sí, ciertamente es una noche maravillosa…
Pastor 1: ¿Qué te parece si…
Pastor 2: Espérate que no he terminado chocante, como que si es una noche maravillosa para
tomar un café acompañado con un rico pan.
Pastor 1: Eso es lo que te iba a decir… CHOCANTE.
Pastor 4: ¡Ya empiezas de egoísta!, ellos toman café, yo tomo café, toooodos tomamos café.
Pastor 3: Ustedes siempre están tomando café, la última vez que tomaron se les perdieron 3
ovejas.
Pastor 5: Dejen de discutir que aquí traigo un rico café del OXXO.
Pastor 3: (Admirado) ¡Oye suena interesante!, quiero probarlo.
Pastor 2: ¡Ya cállate, ya no digas nada! ¿Es que no pueden estar una noche tranquilos?
Pastor 1: Es cierto, pero olvidemos todo esto. Esta noche tiene algo muy especial, yo creo que
se acerca el cumplimiento de las antiguas profecías. (Se para y camina entre ellos).
Pastor 4: ¿Qué dicen las antiguas profecías? (Admirado)
Pastor 1: Que nacerá el redentor de toda la humanidad.
Pastor 2: Y escuché por ahí que también sé que será el pastor de todos nosotros.
Pastor 4: ¿Cómo será el Salvador?
Pastor 5: Será un guerrero fuerte y valeroso me imagino, Si no, ¿cómo podrá salvar a la
humanidad?
Pastor 3: ¡Será un Rey que domine a los extranjeros! (Mirando hacia las estrellas).
Pastor 4: Están todos equivocados más que un guerrero, será un Rey.
Pastor 2: (risa en burla) Sigan soñando crédulos. ¿Cómo puede ser un judío más grande que el
Cesar? Están loooocos.
Pastor 3: ¡Cómo eres chocante!, eres irritable, eres peor pastor que el disque pastor
responsable (señalando al pastor 1).
Pastor 2: Que el pastor mayor nos cuenta algo de las profecías…
Pastor 1: Bien, todos saben que nuestros padres y los padres de nuestros padres que desde
hace tiempo han esperado que vendrá un Mesías.
Los profetas hablaban de él, diciendo que será la esperanza de las naciones. El profeta Isaías
dijo que nacerá de una virgen y se llamará Emmanuel, que quiere decir: “Dios entre nosotros”.
Pastor 2: ¿Dios entre nosotros?
Pastor 3: El profeta Malaquías dijo que los reyes vendrán a atributarle honores y presentes a su
cuna. Si los reyes le tributaron honores será más que un rey.
Pastor 4: El profeta Jeremías anunció lo que en este tiempo sucederá… Que los ciegos verán,
los sordos oirán, andarán los cojos y hablarán los mudos.
Pastor 3: Y Zacarías nos dijo que será llamado el príncipe de la paz.
Pastor 4: Bueno, y a todo esto. ¿Dónde nacerá el redentor?
Pastor 5: Oigan lo que dijo Malaquías: “Y tú Belén, no eres la menor de las ciudades, puesto
que de ti ha de salir el que ha de gobernar a mi pueblo.
Pastores: En Belén (acción de esperanza).
Pastor 5: Aquí mismo.
Pastor 4: ¡Qué maravilla!, la verdad del Señor se nos ha revelado por medio de sus profetas,
ahora entendemos claro.
Pastor 2: Déjense de tonterías como cuento está bien: Pero todos los profetas han esperado al
Mesías y se han muerto sin verlo. Yo creo que nunca va a venir.
Pastor 1: ¡Tú no crees en nada!, ¿No te escandalizas de tu conducta?
Pastor 2: Cállate ¿Escandalizarme yo? Yo no escandalizo con nada.
Pastor 3: Las ovejas se están dispersando (alarmado).
Pastor 5: ¡Vamos a juntarlas!
(Se van todos, pero el pastor 2 no quiere).
Pastor 5: ¡Vamos! No te quedes ahí.
Pastor 2: Yo estoy muy bien aquí, vayan ustedes. ¡Qué cómodo es descansar! y no
preocuparse por nada…
(El diablo se le aparece por atrás) (Audio de suspenso)… (Se asusta el pastor 2).

Diablo: ¡No te asuste! ¿Qué daño te puedo causar? Menos a ti, los demás se fueron. Tú sí que
sabes tomarle sabor a la vida. Ven y te invito una jarra de posol. (Acercándose al pastor)
Pastor 2: Bueno pues, pero no te acerques tanto.
Diablo: Los demás trabajan tú no lo tienes que hacer, puesto que siempre has descansado,
mientras otros sufren tú sí que sabes descansar. Tú eres más listo que tus compañeros, eres
joven y debes disfrutar la vida. Yo te daré dinero y muchas mujeres a manos llenas si me haces
un favor, ¡Aparte de que te lo mereces pequeño pastor
Pastor 2: Mmm qué rápido me convences ¿Y cuál es ese favor?
Diablo: ¡Oh es muy fácil! Sólo tienes que convencer a todos tus compañeros de que todas esas
mentiras del Mesías son eso, puras mentiras. Te daré muchas recompensas a cambio (Le
enseña una bolsa de dinero).
Pastor 2: (Recibiendo la bolsa) ¡Vaya, vaya!, eso no es ningún problema, yo sé cómo
convencer a estos canijos, ya vi que no es tan feo el diablo como lo pintan.
Diablo: (Dirigiéndose al público) Bien amigos, hasta la muerte, nos vemos en el infierno (Sale
de escena y se despide del público como riendo).
Pastor 2: ¿Hasta la muerte? No importa… ¡Dineroooo, muuuucho dineroooooo!. Mmmmm todo
lo que puedo gozar con lo que este diantre me ofrece… (Enseñando la bolsa, saboreándose y
tocándose la panza).

TERCER ACTO LOS PASTORES A BELÉN

Narrador: Ahora nos situamos en el lugar donde José y María habían salido de viaje a Belén a
registrarse. Como estaban bastante lejos, llegaron de noche a Belén y al encontrar llenos todos
los lugares de hospedaje, se vieron obligados a pedir posada de casa en casa…

Narrador: Ahora nos situamos en el lugar donde José y María habían salido de viaje a Belén a
registrarse. Como estaban bastante lejos, llegaron de noche a Belén y al encontrar llenos todos
los lugares de hospedaje, se vieron obligados a pedir posada de casa en casa…

José: (Dirigiéndose hacia el público y caminando frente a ellos, cantando) (coro apoya
cantando) En el nombre del cielo os pido posada, pues no puede andar mi esposa amada.

Casero/público: Aquí no es mesón, sigan adelante, yo no puedo abrir no sea algún tunante.

José: No seas inhumano, tennos caridad que el Dios de los cielos te lo premiará.

Casero/público: Ya se pueden ir y no molestar porque si me enfado los voy a apalear.

José: Venimos rendidos desde Nazaret, yo soy carpintero, de nombre José.

Casero/público: No me importa el nombre, déjenme dormir, pues ya les dije que no hemos de
abrir.

José: Posada te pide amado casero, por solo una noche la reina del cielo.

Casero/Público: Pues si es una reina quien lo solicita, ¿Cómo es que de noche anda tan solita?

José: Mi esposa es María, es reina del cielo y madre va a ser del divino verbo.

Narrador: Nadie quiere abrir ni dejarlos entrar en su casa, en medio de la noche y del frío todos
le dicen que no tiene lugar para ellos.
Narrador: Ahora nos encontramos en el escenario donde los pastores siguen cuidando a sus
rebaños, algunos muy cansados están durmiendo. Como Dios ama intensamente a los
humildes, quiere que sean ellos los primeros en conocerlo y de pronto un ángel del Señor
aparece junto a ellos para darles la buena nueva.

(Aparece el ángel Gabriel)

Pastores: ¡Un ángel, un ángel! Miren allá, qué hermosuraa (admirados).

Pastor 5: ¡Qué lindo lleno de luz!

Pastor 3: ¡Qué maravilla!


Gabriel: Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad, no
tengan miedo porque vengo a anunciarles una buena nueva que será de mucha alegría para
todo el pueblo.

Pastor 1: Calma, no tengan miedo, dice que no tenemos nada que temer. ¿Cuál es esa buena
nueva, gran ángel?

Gabriel: Esta noche ha nacido el salvador, el Cristo, el Señor nuestro, el Mesías.


Pastor 2: (Deja caer la bolsa de dinero) Me arrepiento de haber sido descreído, me arrepiento
Dios mío. Yo en mi ceguera peque contra el cielo y contra ti, te pido perdón.
Pastor3: El ángel nos está indicando el camino a Belén mediante esta estrella, sigámosla.
MÚSICA

Narrador: Al ver que su astuto plan no dio resultado, el diablo se aparece ante los ángeles junto
con su sequito de demonios para evitar que continúen anunciando el nacimiento del niño,
enfrentamiento que da paso a una inusual batalla.

Satanás: Alto ahí pastorcitos, acaso ¿creen que esto termino? la noche aun es larga y
podemos irnos de fiesta y ustedes podrían irse al baile…

Lujuria: ¿A dónde con tanta prisa?


Pastor 3: Vamos a Belén, señor.
Envidia: ¿A Belén? ¿A qué? ¡Qué risa!
Diablo: Mi secretario, señores, un poco precipitado no presentó los honores a tan gentiles
pastores.
Pastor 1: Qué señor tan educado. ¿Estudiará en Harvard? ¿Será que viene de Irlanda?
Diablo: Qué señorita tan guapa y no nos han presentado, yo soy Satán el pintado de negro y
colorado.
Pastor 1: Tiene apellidos de huelga, será mejor que se vuelva por la ruta que antes vino mire
que ancho es el camino.
Pereza: ¡Vino! ¿Tú dijiste vino? ¿pos aquí hay vino para tomar hasta el amanecer?
Envidia: ¿Y cuál es su gracia, Señor?
Pastor 4: Soy un humilde pastor.
Lujuria: ¿y no está cansado de cuidar siempre de ovejas y rebaños?, deje todo esto atrás y
acompáñeme, iremos a Sodoma a disfrutar
Pastor 1: ¿A qué viene tanto cuento? si no es mucha indiscreción. ¿Sabe usted que hace
poquito un ser alado nos dio el anuncio de un portento para toda la nación?
Diablo: Yo les traigo una noticia que les dará más contento, digan lo que les gustaría y se los
cumplo al momento.
Pastor 2: Pues a mí me gustaría… un lechoncito relleno de perdido de fritada, una jarra de
sangría, un vaso de vino tinto y también una enchilada. El queso que sea de ley, unas glorias
de Linares
Diablo: Secretario, dele un vale para cualquier restaurante, vigila que den bastante para que
trague este güey.
Pastor 4: es verdad los que nos ofrecen, qué más podemos hacer que disfrutar
Diablo: ¿Qué opinan de mi negocio? ¿Se les ofrece algo más? Estamos a su servicio. Aquí
está su Satanás.
Pastor 1: Estos ángeles maloras nos están entreteniendo haciendo pasar las horas. Vámonos
de aquí corriendo, que María estará pariendo en un humilde pesebre la criatura más hermosa
de todo el universo.
Envidia: Tan solo yo soy luz bella la que ilumina este mundo. Yo les ofrezco riquezas ya. ¿Qué
más quieren, inmundos?
Pastor 5: Vaya usted con sus riquezas que nada necesitamos que nosotros vamos a ver la
suma grandeza.
Diablo: Secretario, las espadas. De aquí no pasan, tarados ¿Acaso estamos pintados? Les
cortaré la cabeza.
Pastor 3: Claro que sí, están pintados desde este buey hasta aquel andan rete maquillados.
Pastor 1: Si seguimos platicando aquí nos va a amanecer y José y María esperando en el
portal de Belén.
Pereza: ¿Qué no entiendes, tal por cual, que de aquí no pasarán? Ya no insistan que me
enoja, apretaron el botón y les tocó luz roja del semáforo fiscal.
Pastor 1: ¿Qué no vamos a pasar? Eso lo vamos a ver invoquen a San Gabriel que es nuestro
santo patrón a ver si puedes con él.
Lujuria: Ah, canijo me asustaste. ¿Por dónde entraste? Contesta. sabes que es de mala
educación espiar detrás de la puerta.
Gabriel: Por poco me madrugabas las almas de los pastores con tu maldito dinero, y tus aliados
malhechores, pero conmigo te… acabas. Yo también tengo mis huestes de arcángeles
combativos, no son nada arrogantes, pero sí muy atractivos.
Y comienza una gran batalla
CUARTO ACTO A NACIDO EL SALVADOR
Narrador: Entonces María y José cansados y con frío reciben posada en un pequeño establo,
ahí en medio de la oscuridad y el silencio de la noche. El niño Jesús nace de la virgen María.

José: María, esto es lo único que pude encontrar…No es digno del niño que ha de nacer, pero
esta será su cuna.

Narrador: Como el niño Jesús vino para todos los hombres, los ricos y los pobres, para los
intelectuales y para los humildes, quiere que todos los hombres vengan a conocerle, la estrella
más grande y un ángel la usó de señal.

(En la cueva de Belén María tiene al niño en sus abrazos y José está a lado de ella
contemplando a Jesús recién nacido)

(Los reyes magos entran y haciendo reverencia al niño abren sus regalos, inmediatamente
entran los pastores y se arrodillan ante el niño, allí a lo último entran el casero y unos
aldeanos.)

GASPAR: Caminemos, compañeros con gusto y con alegría que la estrella que nos guía por
estos secos senderos señala un punto certero
caminito de Belén estará el Niño bendito yo quiero llegar primero a rendirles pleitesía a la
familia sagrada.
MELCHOR: Saben que es el Verbo eterno que nació por nuestro bien estrella de brillo eterno
condúcenos a Belén que yo quiero también con todo mi corazón acabar con esta pena que me
da estar lejos de Él.
BALTASAR: Vamos, no nos detengamos, a ver a ese Niño amado que ya han de estar
cobijando suaves olores y ramos. La Virgen y San José lo han de estar conformando pues
comienza a llorar el Niño por mis pecados.
GASPAR: El cielo se ha recostado sobre unas humildes pajas y dos fuertes, rudas bestias el
frío le están ahuyentando vamos, reyes, caminando que los destellos plateados de la estrella
peregrina señalan nuestro camino.

Aparece un ángel.
MELCHOR: Oh, fulgurante esplendor que anuncia nuestra llegada a la familia sagrada dile que
aquí está Melchor.
BALTASAR: También puedes anunciar que atravesando el desierto montado en un elefante he
venido aquí a adorar a este prodigioso infante es mi nombre Baltasar. Aquí está mi pasaporte.
(Se lo muestra al ángel.)
Saciel: Por mí ya pueden pasar, pasen magos adelante, entren con mucho cuidado el Niñito
está durmiendo no se vaya a despertar. (Revisando los pasaportes.) Esperar. ¿Quién ser
Gaspar? (Gaspar levanta la mano.) Mister, espera un momento a usted ya vencer la visa de
aquí no poder pasar.
GASPAR: Ya. ¿A poco porque soy negro no voy a poder pasar? Carece usted de razón mis
papeles tengo en regla mi nombre es Michael Jackson (Le enseña otro pasaporte.) Ya ni
parece eres ángel. ¿No has oído la canción: (Canta?) Pintor que pintas iglesias con el pincel
extranjero píntame angelitos negros…
Saciel: A mí no me cantes nada, tu argumento me ha vencido, pasen reyes a adorar al Niño
recién nacido.
(Todos se arrodillan y contemplan al niño)

Narrador: Y asì quedan la Virgen, José y el niño, rodeados de pastores, hombres sabios…
Música

Narrador: que, en esta navidad, la alegría del recién nacido, llegue a sus hogares, que
compartan en familia la dicha de estar con los seres amados, que se olviden los rencores los
problemas y las faltas y que las bendiciones del niño dios llegue A sus corazones. Son los
deseos de la pastoral de adolescentes de la parroquia SAN MIGUEL ARCÁNGEL