Sei sulla pagina 1di 5

El Campo de batalla

Al comenzar el día de la batalla, la climatología ofrecía una nevada espesa y copiosa que entorpecía la marcha de la infantería y
que disminuía la visibilidad a "unas cuantas varas". Para cuando dejó de nevar, la división de Arenales que se había puesto en
marcha a las 10 am con cuatro cañones de montaña, ocupaba las alturas delante del pueblo de forma que la línea del frente se
dibujaba al sur-oeste del pueblo, el cual estaba situado en la hondonada. En el ala izquierda realista estaba la laguna de
Patarcocha que cubría el frente del batallón Concordia, a su derecha estaba el batallón Talavera, parapetado detrás de un foso que
servía de desaguadero de la laguna y con las dos piezas de artillería en su centro. En el extremo del ala derecha realista estaban
los Dragones de Carabaillo.

Movimientos de la batalla

Bandera Sencilla o Batallona del regimiento Talavera, capturada por las fuerzas patriotas durante la batalla del Cerro de Pasco.
Remitida por el gral. San Martín de Lima a Buenos Aires. Actualmente en el Museo Histórico del Norte, cabildo de la ciudad de
Salta, Argentina
La división de Arenales se organizó en tres columnas que se moverían al trote, con una pantalla de tiradores desplegados en
guerrilla al frente de cada una. A la derecha independentista estaba el batallón número 2 de Chile formado en columna, y
comandado por Aldunate, que iba dando un rodeo a la laguna para atacar el flanco del batallón Concordia. La reserva, formada de
cuatro mitades del Nº2 y Nº11, estaba mandada por Manuel Rojas, a dos cuadras por detrás y en el centro independiente, con la
misión de seguir el movimiento del nº2. Finalmente Deheza con el batallón número 11 de los Andes con dos piezs de artillería era
el encargado de atacar al Talavera, para lo que destacó una compañía contra el centro realista cubriéndose en la ribera de la
Laguna, mientras el resto asaltaba el foso. Contaba con el apoyo de los granaderos a caballo que iban comandados por Juan
Lavalle.

Conclusiones
El batallón nº 11 de los Andes tras los tiroteos de fusilería asaltó a la bayoneta el foso, empujando a los Talavera hacía el norte
caserío. Los del nº2 de Chile, rodeando la laguna, flanquearon la posición dispersando completamente la división realista. En la
persecución que siguió, Santa Cruz y la unidad de caballería que mandaba se pasaron al bando independiente. Los realistas
tuvieron 83 bajas y 422 prisioneros, 4 jefes, incluido O'Reilly. Los independientes 43 bajas.
7 diciembre, 2011
BATALLA DE PASCO: 6 DE DICIEMBRE 1820.
Generalísimo José de San Martín
El 8 de septiembre del año 1820 desembarca en la Bahía de Paracas (Ica- Perú) el Ejército Libertador al mando del Generalísimo
don José de San Martín. Poco antes habían abandonado esta bahía las fuerzas realistas encargadas de resguardar las costas de Pisco.

Luego, el Generalísimo don José de San Martín envía una EXPEDICIÓN DE LA SIERRA bajo el comando del entonces Coronel Mayor
don Juan Antonio Álvarez de Arenales; quien sale de Pisco el 5 de octubre de 1820 para cumplir esta campaña.

General Juan Antonio Álvarez de Arenales


Luego de librar victoriosamente varios enfrentamientos en diversos lugares de su recorrido, tanto de la costa como de la sierra, los
expedicionarios libertadores se dirigen a la ciudad de Cerro de Pasco, llegando a sus cercanías el 5 de diciembre de ese año, cumpliendo
el itinerario de acciones militares coordinadas previamente con el Generalísimo Don José de San Martín, del cual Cerro de Pasco era
objetivo fundamental a ser tomado para cortar el flujo económico que ésta representaba para el virreynato.

El día 6 de diciembre de 1820 se realiza la BATALLA DE ULLIACHÍN o BATALLA DE PASCO, entre las fuerzas realistas comandada por
el Brigadier Diego O´Reilly y la libertadora al mando del Coronel Mayor don Juan Antonio Álvarez de Arenales.

Los partes militares del Ejército Libertador cuentan que la mañana del 6 de diciembre de 1820 en Cerro de Pasco el cielo estaba
oscuro, el ambiente cubierto de nubes bajas y caía copiosa nevada.
Al parecer, este ambiente del momento climático fue muy bien aprovechado por los patriotas quienes, incluida la artillería, alcanzaron las
faldas y cima del cerro Uliachín, posesionándose allí sin ser descubiertos.
Desde allí los patriotas iniciaron la batalla al cesar la nevada y aclararse el cielo. Luego de tenaz ofensiva, los patriotas hicieron huir a
las fuerzas realistas, obteniendo una contundente victoria que culminó con una exitosa carga final.

El día siguiente después del más importante triunfo de esta Expedición, habiendo tomado la ciudad de Cerro de Pasco, don Juan
Antonio Álvarez de Arenales reúne a todos los pobladores, a las autoridades locales incluido el alcalde don Ramón Arias, y a
los expedicionarios militares, en la plaza Chaupimarca de la ciudad donde todos los asistentes solemnemente JURAN LA
INDEPENDENCIA DE PASCO el 7 de diciembre de 1820.
Esta declaratoria de independencia significaba ser libres, no depender de la corona española ni ser su tributario.

Medalla conmemorativa de la Independencia de Pasco


Desde la ciudad de Cerro de Pasco, don Juan Antonio Álvarez de Arenales envía a la ciudad de Huánuco a don Nicolás Herrera y
a don Pablo Cherres, comisionados para apoyar su independencia.
Mientras tanto, el entonces Coronel Álvarez de Arenales y sus expedicionarios se dirigen hacia Canta, para luego reunirse con
el Generalísimo San Martín en Huaura.
El 15 de diciembre de 1820 Huánuco declara y jura su independencia, de la dominación española, ante el enviado don Nicolás Herrera.
“Nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como admirar, sea lo que sea o a quienquiera que sea.”
Thomas Carlyle (1795-1881) Historiador, pensador y ensayista inglés.
Fuentes:
Wikipedia
Archivo del ejército Libertador del Sur.
AHORA
Recuerdan la Batalla de Cerro de Pasco
7 diciembre, 20180712
COMPARTIR0
Con una serie de actividades culturales se conmemoró el 198 aniversario de la batalla librada el 6 de
diciembre de 1820; y, la jura de la independencia del 7 de diciembre en la plaza de Chaupimarca, señaló el
activista Rodolfo Rojas Villanueva.

Añadió que la efeméride recuerda la victoria del ejército de San Martín en la primera campaña de Arenales
en la sierra durante la guerra de la independencia del Perú cuyo objetivo principal fue cortar el flujo
económico del Virreinato que era Pasco. Se enfrentaron las fuerzas independentistas contra las de los
realistas de Diego O´Reilly enviada desde Lima por el virrey Pezuela.

“El ejército de San Martín arribó a Cerro de Pasco, el 5 de diciembre, en cuya noche cayó una gran tormenta
de nevada.

En la mañana del 6 de diciembre se libró la batalla. Los realistas tuvieron 21 muertos, 19 heridos y 320
prisioneros, entre ellos, el jefe de caballería Andrés de Santa Cruz, quien luego se pasaría a las filas
patriotas, y el propio O´Reilly, capturado dos días después en Lauricocha. Los patriotas tuvieron 15 bajas y
23 heridos. Al día siguiente se juró la independencia en la plaza Chaupimarca”, acotó Rojas Villanueva.

En mérito al triunfo, San Martín ordenó la creación de una medalla en cuyo anverso se representaban las
armas del Perú y en el reverso la frase: “A los vencedores de Pasco”. Luego ordenó que las tropas
triunfadoras usaran un escudo bordado con la leyenda: “Yo soy de los vencedores de Pasco”.

Las actividades conmemorativas fueron programadas por la Prefectura regional de Pasco, la Municipalidad
Provincial de Pasco y otras instituciones. El 5 de diciembre se realizó el 1er. foro panel “Batalla de Pasco”; el
6 escenificaron la Batalla de Cerro de Pasco y hoy, la jura de la independencia.
RESCATE
La olvidada Batalla de Pasco
La historia de la independencia del Perú está plagada de hechos poco conocidos, que deben ser rescatados
del olvido para conocimiento cabal de nuestro pasado.

2/12/2017

José Vargas Sifuentes


Periodista

Uno de ellos es la Batalla de Pasco, la primera en importancia que libró el Ejército Libertador, al mando del
general José de San Martín, a poco de su desembarco en Paracas (8 de setiembre de 1820).

La Batalla de Pasco se libró el 6 de diciembre de 1820 y formó parte de la primera campaña del general Juan
Antonio Álvarez de Arenales en la sierra. En esa batalla, las fuerzas independentistas se enfrentaron a las
tropas realistas, comandadas por el brigadier Diego O’Reilly, enviadas por el virrey Joaquín de la Pezuela
para cortar el paso a las tropas de Arenales.

La campaña de Arenales, un experto en la guerra de montaña, fue el primer movimiento estratégico que
realizó San Martín en el Perú, y abrió el camino al triunfo de la Expedición Libertadora que culminaría con
la ocupación de Lima el 10 de julio de 1821. Tras establecer su cuartel general en Huacho, San Martín
decidió destacar una columna volante al interior del país para que despertase el espíritu revolucionario en
las provincias, y lograra que los patriotas del interior se sumasen al ejército de Lima. Con ello, buscaba
desconcertar los planes del enemigo y alcanzar la integración con el grueso del ejército que operaba en el
norte.

La división expedicionaria se componía de los batallones de ‘Los Andes’ y de Chile; dos piquetes de
granaderos y cazadores a caballo, y montoneros de la zona. Es decir, lo conformaban soldados peruanos, de
Chile, Colombia, Argentina y Paraguay, unidos por el común deseo de ver a nuestra América libre del yugo
español.

Se trataba de 740 infantes, 120 hombres de caballería y cuatro piezas de artillería. Con ellos, Arenales tomó
sucesivamente las ciudades de Huamanga, que juró su independencia el 1 de noviembre; Huanta, Jauja y
Tarma, que hicieron lo propio el 29 de noviembre. En todos esos lugares se produjeron levantamientos
contra la tiranía española.

Los expedicionarios llegaron a Cerro de Pasco, ubicado a 4,380 msnm, el 5 de diciembre, un objetivo
fundamental a ser tomado, a fin de cortar el flujo económico del virreinato.

Esa noche nevaba y el cielo estaba cubierto de nubes bajas, lo que fue aprovechado por los patriotas para
alcanzar las faldas y la cima del cerro Uliachín, sin ser descubiertos. Por el nombre del cerro se conoce este
hecho también como la Batalla de Uliachín.

Desde allí los patriotas iniciaron la batalla a las 10 de la mañana al cesar la nevada y aclararse el cielo. Luego
de tenaz ofensiva, hicieron huir a las fuerzas realistas, y lograron una contundente victoria que culminó con
una exitosa carga final.
Según el historiador Rubén Vargas Ugarte, los realistas tuvieron 41 muertos, 19 heridos y 320 prisioneros,
entre ellos 26 oficiales, incluido el jefe de la caballería, el teniente coronel Andrés de Santa Cruz, quien luego
se pasaría a las filas patriotas; y el propio O’Reilly, capturado dos días después en Lauricocha. Los patriotas
tuvieron 15 bajas, entre ellos un oficial, y 23 heridos.

Al día siguiente, se convocó a los pobladores en la plaza Chaupimarca, donde se juró solemnemente la
independencia de Pasco.

A mérito de este triunfo, San Martín dispuso la creación de una medalla en cuyo anverso se representaban
las armas del Perú, y en el reverso la frase: “A los vencedores de Pasco”; y ordenó que sargentos, cabos y
soldados usaran en el pecho un escudo bordado con la leyenda: “Yo soy de los vencedores de Pasco”.

En 1945, el ejército argentino envió una delegación de granaderos al mando del coronel Francisco Fullana,
para expatriar los restos de sus compatriotas caídos en esa memorable batalla. En medio de un toque de
silencio, Fullana recogió puñados de tierra cerreña y las puso en una urna de cristal, que hoy se exhibe junto
a las que contienen tierras de Chacabuco y Maipú, en el Altar de la Patria del Panteón de los Próceres del
hermano país.

Además, una de las principales calles de Buenos Aires lleva el nombre de ‘Cerro de Pasco’, en honor al
escenario de la exitosa batalla. Este homenaje no se ha repetido en nuestro país, que disfrutó de los frutos
minerales de sus entrañas.

La Asociación Cultural Yarovilca, de Cerro de Pasco, ha iniciado una campaña con el fin de lograr que la
Batalla de Pasco sea catalogada entre las efemérides de la libertad americana como están consideradas las
batallas de Maipú, Boyacá, Carabobo, Pichincha, Junín, Ayacucho y Callao. ¿Por qué no?