Sei sulla pagina 1di 4

Nazismo

Es una ideología alemana gestada en la década de los años 1920,


pero que no alcanzará importancia hasta los años 30, momento en
que las duras condiciones de paz impuestas en el Tratado de
Versalles (1919) se juntan con la grave crisis mundial del Jueves
Negro en 1929. El nazismo se caracteriza por ser el partido de la
clase trabajadora fundado por Adolf Hitler después de que la
Primera Guerra Mundial finalizó.
Fue un movimiento político ultranacionalista que no depositaba su
fe en las ideal liberal-democráticas de la época.

Características del Partido Nazis:

El Partido Nazi comandado por Hitler contaba con las siguientes


características:
1 – Totalitario
Todo el Estado Alemán se encontraba incluido por el Partido Nazi.
La subordinación de lo individual frente al estado omnipotente se
expresaba de múltiples maneras.
La libertad de expresión y de agrupación fueron abolidas.
La vida cultural y social fue controlada y supervisada por el estado.
La vida económica, debian velar por el bienestar de la economía de
Alemania.
2 – Un Estado con un Solo Partido
La Alemania Nazi era un estado con un solo partido. Únicamente el
Partido Nacional Socialista era legalmente reconocido.
3 – Pureza de la Raza
El estado Nazi era un estado popular que reclamaba ser
descendiente de la raza Nórdica.
Por esta razón, el estado consideraba que la nación debía mantener
su registro racial impecable y glorioso, con una única raza que
fuese pura y preservada sin ser contaminada por razas inferiores,
como la judía.

4 – Un Solo Líder Responsable


El estado Nazi se basaba en el principio de que solo existía un líder
responsable –de forma directa o indirecta- por la vida y el
comportamiento de todos los individuos del estado. Este líder
supremo era Adolf Hitler.

5 – La Economía Nazi
Con el objetivo de mejorar la economía nazi, el ministro de finanzas
tenía el objetivo de hacer de Alemania un país autosuficiente
(Autarquía).
El Autobahn (sistema de autopistas alemán) creó trabajo para
aquellos que no tenían empleo, con el objetivo de crear nuevas
vías. También, nuevas fábricas de armas y vehículos fueron
abiertas.
Algunos empleos en el ejército fueron creados para quienes no
tenían empleo. Los judíos fueron arrestados y de esta manera
muchas plazas laborales quedaron abiertas para quienes no tenían
empleo, principalmente como maestros o doctores.
6 – Estado de Terror
El objetivo inicial de Hitler era establecer una dictadura totalitarista
en Alemania, con él mismo como líder supremo. Para poder lograr
esto, la oposición tenía que ser eliminada, y las personas debían
atender libremente a sus indicaciones.

7 – Campos de Concentración y Exterminio Judío


El Partido Nazi creó campos de concentración, controlado por la SS
para contener y exterminar a los prisioneros “enemigos” (minorías
nacionales, judíos, comunistas y traidores).
Algunos prisioneros serían empleados como mano de obra esclava
o serían ejecutados.

8 – Propaganda

La radio, los libros y las películas promovían el odio por los judíos y la
grandeza de Hitler y el Nazismo. De esta forma, la propaganda contribuyó
con la modificación de las creencias de las personas frente al nazismo y los
judíos.
9 – Antisemitismo
El antisemitismo se convirtió en una forma extrema de racismo y odio
hacia una raza de personas. En 1933 hubo un boicot a las tiendas judías.
Hitler culpó a los judíos del Tratado de Versalles y los problemas
económicos del país, como la depresión económica.
Todos los judíos fueron revocados de los cargos del gobierno y labores
profesionales. En 1934, los judíos fueron excluidos de lugares públicos,
incluyendo parques y piscinas. Todo esto se debía a la voluntad de Hitler
por preservar la pureza de la Raza Aria.
10 – Política Exterior
La meta principal de Hitler era destruir el Tratado de Versalles. También
quería más espacio habitable y la unión de todos los países que hablasen
alemán. De esta forma, Hitler desarmó el tratado al invadir Renania.
Por otro lado, Hitler y Mussolini (ambos sancionados por la Liga de
Naciones) formaron el Eje de Roma y Berlín en 1936.
Éste fue fortalecido posteriormente por el Pacto de Acero en 1939, durante
la conferencia de Munich, donde otros líderes intentaron calmar las ínfulas
de Hitler, pero éste obtuvo finalmente a Sudetes y el resto de
Checoslovaquia.
En este momento, Hitler era imparable y las invasiones
continuaron, involucrando a otras repúblicas como Francia, Polonia
y las Islas Británicas.

HASTA AQUÍ JOSÉ DAVID.