Sei sulla pagina 1di 3

Hola, mi nombre es John Beckett y es un gusto conocerle. Usted y yo estamos en una jornada a lo largo de esta vida.

La mía ha tenido
muchos desafíos, pero también lecciones que han cambiado mi vida. Ahora, me gustaría ayudarle en su jornada, especialmente
compartiendo mi mayor descubrimiento: quién es Dios realmente y cómo se puede llegar a conocerlo.
JOHN BECKETT
Autor y Hombre de Negocios

COM IENCE AHORA


Mi HistoriaDos tragedias, un gran Descubrimiento¿Qué es el Pecado?¿Quién es Jesús?Creer en DiosComience AhoraPetición de
OraciónContáctenos

Dos tragedias, un gran Descubrimiento


por John Beckett

La muerte repentina de Reg Beckett fue un gran impacto para todos los que lo conocían.
Enfrentado la Tragedia

Una fría mañana de invierno, la policía encontró a mi padre desplomado sobre el volante de su vehículo, aparentemente víctima de
un ataque cardiaco a los 67 años de edad. Así de difícil como fue el enfrentar la muerte de mi padre, a los 26 años de edad, me vi
confrontado con el enorme desafío de hacerme cargo de la empresa de la familia. Solo unos meses después, nuestra fábrica estalló en
llamas y se quemó casi por completo.

Estos dos eventos fueron abrumadores para mí. Yo siempre había podido depender de mis propias habilidades y mi fuerza, pero
ahora mi confianza había sido sacudida profundamente. Yo no estaba seguro hacia donde acudir. Dios parecía estar muy lejos.
¿Dónde estaba Él?

Una de las empresas de Beckett construye equipos para la combustión de gas.


Encuentro con Dios

El descubrimiento llegó cuando finalmente me di cuenta que necesitaba hacer algo que jamás había hecho. Por primera vez en mi
vida solté las riendas y le dije a Dios: "Dios, yo no creo que necesite entenderlo todo. Yo confío en ti, y quiero ser tuyo por completo.
Me entrego a Tu cuidado."

Lo que sucedió después fue sorprendente. Experimenté una paz que no conocía, estaba seguro que Dios me había aceptado tal y como
yo era. No me lo había ganado. No lo merecía. Pero Él aceptó mi cauteloso paso de fe y, a cambio, me recibió con los brazos abiertos.

Yo entendía muy poco sobre el cambio que estaba ocurriendo. Ahora, a través del entendimiento adquirido de la Biblia y la
experiencia personal, yo entiendo cómo una persona inicia una relación personal con Dios, y dónde comenzar el proceso. Sería un
honor para mí poder compartir esto con usted ahora.

¿Qué es el Pecado?

Este fragmento de los Rollos del Mar Muerto es una las copias de Génesis más antiguas conocidas, data del año 100-1 A.C. Fuente: Los Rollos del Mar Muerto
- Biblioteca Digital Leon Levy
¿De dónde vino el pecado?

Dios creó al primer hombre, Adán, y le dio una esposa, Eva. Ellos caminaban muy de cerca con Dios. Dios amaba a Adán y Eva, y ellos
respondían cariñosamente a ese amor, deleitándose grandemente en la transparencia, confianza y compañerismo que
experimentaban con su Creador. Ellos vivían en el Paraíso.

Pero, lamentablemente, este Paraíso duró muy poco. En la Biblia aprendemos, que Adán y Eva fueron tentados y desobedecieron el
mandamiento específico de Dios. Dios le pidió cuentas a Adán cuando se rebeló y escogió seguir su propio camino. Esta es la primera
evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

"Poco después de que el pecado entró en la humanidad a través de Adán,


Dios predijo la venida de Aquél que sanaría ese defecto mortal y nos
salvaría del pecado."
El Remedio

El resultado permanente del pecado de Adán es que interrumpió la relación de todo ser humano con Dios. ¡Gracias a Dios, este no es
el final de la historia! Tan pronto el pecado entró en la humanidad a través de Adán, Dios predijo la venida de Uno que traería el
remedio para el defecto mortal y salvarnos del pecado. Ese fue el Hijo de Dios. Su nombre era Jesús.

¿Quién es Jesús?
"Jesús es traicionado, arrestado, juzgado, azotado y clavado en una cruz.
En las palabras del profeta Isaías, fue llevado como oveja al matadero."
La Vida de Jesús

Después de miles de años de preparación, Dios visitó a una joven virgen llamada María y sembró Su semilla de vida en ella, quien
estaba comprometida para casarse con un carpintero llamado José. Un hijo nació, Jesús, el Hijo de Dios mismo.

A la edad de 30 años, Jesús deja su oficio y comienza a compartir el mensaje del Reino de su Padre celestial. Cientos de miles le
siguen, muchos son sanados, y aún los muertos son resucitados.

Los líderes religiosos y del gobierno lo ven como una gran amenaza. Ellos se unen y conspiran su muerte creando cargos ficticios.
Jesús es traicionado, arrestado, juzgado, azotado y clavado en una cruz. Aunque Él pudo haber llamado a un gran número de ángeles
para que le rescataran, no lo hizo. En las palabras del profeta Isaías, Él fue llevado como una oveja al matadero. Jesús muere en la
cruz.

La Tumba del Jardín en Jerusalén - posible lugar donde enterraron a Jesús


Jesús nos Salva

En la cruz, Jesús exclama: "Todo ha terminado." Jesús no está solamente hablando de su propia vida en la tierra sino del problema
del pecado. Jesús se convirtió en el remedio de Dios para el pecado. Él satisfizo el requisito de Dios como "el sacrificio perfecto para el
pecado."

Jesús es sepultado en una tumba. Tres días después, para sorpresa, inclusive de sus seguidores más cercanos, Jesús es levantado de
entre los muertos. Sus discípulos encontraron la tumba vacía y se estremecieron profundamente. Luego, Jesús se les aparece a ellos y
a cientos de personas más. Él les consuela y les afirma diciéndoles que estos increíbles eventos han estado en el corazón del plan de
Dios.

¿Qué Sigue?
"Nosotros comenzamos nuestra nueva relación personal con Dios cuando
nos arrepentimos y creemos en Él."
Arrepentirse y Creer

Podemos comenzar nuestra nueva relación personal con Dios cuando nos arrepentimos y creemos en Él.

Arrepentirsees decirle al Padre, "Dios, ayúdame. Yo quiero regresar a Ti y alejarme de la vida que he estado viviendo en mis
propios esfuerzos. Lamento lo que he sido y lo que he hecho, y quiero un cambio permanente. Recibo Tu regalo del perdón de mis
pecados."

Creer es confirmar por nosotros mismos la realidad de que Jesús es el Hijo de Dios, quien murió por nuestros pecados, y recibirle
como nuestro Salvador y Señor.

Comience Ahora

¿Le gustaría recibir a Jesucristo como su Salvador? Si desea hacerlo, puede orar a Dios de la siguiente manera:

"Jesús, te necesito. Me arrepiento por la vida que he vivido apartado de ti. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Yo creo
que Tú eres el Hijo de Dios, y en este momento te recibo como mi Señor y Salvador. Me comprometo a seguirte el resto de mi vida."
¿Hizo esta Oración?

Todavía tengo preguntas.

© 2019 caniknowgod.com es una marca comercial de Global Media Outreach | Condiciones de Uso | Política de