Sei sulla pagina 1di 1

El funcionalismo es una corriente teórica que surge en Inglaterra en la década de 1930 en las

ciencias sociales, fundamentalmente en las ramas de la Sociología y de la Antropología Social.


Esta teoría está relacionada con autores como Émile Durkheim, Talcott Parsons, Herbert
Spencer y Robert Merton. Los ejes de los trabajos de estos especialistas están centrados en la
comunicación de masas, la teoría de los efectos limitados y la teoría matemática de la
comunicación, entre otros desarrollos y postulados.

Tiene sus bases en la “Teoría Positivista y Organicista” de Spencer, como así también en la
“Acción social” de Max Weber. Ambas ejecutan un análisis de los fenómenos sociales.

Se considera a la sociedad como un sistema formado y articulado por partes


interdependientes. La sociedad es una estructura o sistema funcional organizado, integrado
por las instituciones sociales, que en conjunto determinan y exigen el cumplimiento de la tarea
encomendada a cada uno de sus componentes. Como todo organismo biológico, constituye un
sistema único, en el cual todas las partes se relacionan unas con otras y cooperan para
determinando fin. Ninguna parte del sistema social puede actuar sin influir al resto de la
organización.

El funcionalismo es una teoría que concibe a la sociedad como su organismo, en el que todos
sus miembros se hallan en continua interacción, cooperando para cubrir sus necesidades
porque objetivos y valores comunes. Supone que la intención y finalidad de toda sociedad es la
de lograr mantener el orden, como así también la persistencia de esta.

La teoría funcionalista plantea que las sociedades disponen de unidades propias competentes
y capaces de regular los problemas, conflictos y normas que establecen códigos de conducta.

El sistema general de acción contiene en su estructura cuatro sub-sistemas: el biológico u


orgánico conductual, el cultural, el social y el de personalidad.

El movimiento funcionalista tiene como principal característica una visión que se centra en lo
empírico y en la importancia de la labor práctica. Esto favoreció el desarrollo de disciplinas
como la antropología científica, con especialistas que se dedicaron a viajar por todo el mundo
para desarrollar sus trabajos directamente en el campo de estudio. Pero, de acuerdo con las
secciones de esta indagación, sus principales aportes se dirigen a las ciencias del individuo y las
ciencias sociales.

Críticas al funcionalismo:

 Incapaz de dar cuenta de los cambios sociales, o por contradicciones estructurales y


conflictos.
 Se hace caso omiso de las desigualdades, entre ellas la raza, el género, la clase, la cual
provoca tensiones y conflictos.
 Estática y no tiene un concepto de cambio.
 Discusión epistemológica que el funcionalismo es “tautológico”.
 No contiene sin sentido de agencia, que los individuos son vistos como títeres, que
actúa según lo exige su papel.