Sei sulla pagina 1di 6

TALLER

CÓMO HACER UN BUEN PITCH


FUENTE: https://www.lancetalent.com/blog/pitch-que-es-como-llevarlo-cabo/

Pitch: Qué es y cómo llevarlo a cabo

El pitch es una presentación que se realiza para que un posible inversor, considere
la opción de invertir en tu empresa o de hacer negocios juntos. Este soporte
audiovisual, debe de ser lo más atractivo posible para captar la atención de tu
interlocutor desde el primer segundo.

1. Conoce a tu audiencia, tus posibles inversores

Haz un estudio, analízalos y busca en qué tipo de proyectos suelen confiar e invertir.
Nada te preparará mejor que saber a quién te estás dirigiendo.

2. Ponle un nombre atractivo al proyecto

Es lo primero que debes decir para intentar captar la atención de tus inversores.
Escoge un nombre creativo y fácil de recordar.

3. Introducción explosiva

Una de las mejores maneras de hacer una buena presentación, es preparar un


discurso que genere un vínculo emocional con tus interlocutores. Dale al discurso
la forma narrativa de un cuento, en la que el protagonista de la historia sea tu
inversor, lo que llamamos “storytelling”, esto te ayudara a hilar todas las partes de
tu discurso.

4. ¿De qué se trata?

Debes explicar brevemente y dejar claro desde el primer momento qué tratas de
solucionar. Haz una descripción breve de la idea principal que sea simple, más
adelante ya darás más detalles de las características de tu producto o servicio.

5. ¿A quién va dirigido?

Todo producto o servicio tiene su público objetivo, ¿a quién solucionas el problema


que has identificado? Segméntalo de forma clara, no caigas en generalismos. Esto
no sólo dará unidad a tu discurso, también definirá el diseño y el lenguaje
empleado en la presentación.

6. Diferénciate

En este punto debes resaltar el valor que va a aportar tu producto, el “por qué” la
gente debería comprar el tuyo y no el de tu competencia. Es importante destacar el
problema existente y cómo va ayudar tu producto a solucionarlo.
7. Modelo de negocio

Ahora que ya has dejado claro el problema existente y porqué tu producto es la


mejor solución, debes relatar cómo vas a ganar dinero con él, y los beneficios que
conseguirá el inversor al apostar por tu proyecto. Debes aportar datos claros sobre
los precios, gastos e ingresos que esperas conseguir.

8. Tu equipo

¿Quién forma parte de tu proyecto? Tu posible inversor quiere saber quién se


encargará de llevar a cabo el lanzamiento del producto. En este apartado, también
puedes aportar datos importantes de la carrera profesional de los miembros del
equipo que puedan interesar y generar confianza en tu interlocutor.

9. Tu solicitud

Es el punto final y la parte más difícil de tu pitch. No lo des demasiadas vueltas, tus
inversores ya saben que les vas a pedir algo, sino no habrías preparado todo tu
discruso. Amplía la información vertida hasta ahora con datos sobre cuánto costaría
llevar a cabo tu proyecto, y en cuánto tiempo se empezarían a conseguir beneficios.

Consejos adicionales:

-El pitch no debe exceder los 20 minutos de duración para evitar que tus
inversores dejen de estar interesados en tu discurso, lo que serían
aproximadamente unas 10 diapositivas.

– Debes tener una versión reducida, lo que se denomina “elevator pitch” de 1


minuto. Haz este ejercicio, te ayudará a identificar lo diferencial de tu negocio.

–Toda la presentación de diapositivas y el documento que les entregarás al


final de tu discurso, debe tener un diseño único y coherente, utiliza la imagen
corporativa de tu empresa y la misma fuente en ambos materiales, puedes
acompañarlo de un resumen ejecutivo.

–Ensaya tu discurso tantas veces como sea necesario y haz que fluya. Tu
discurso debe utilizar un vocabulario natural, no te excedas con los tecnicismos.

–Esfuérzate por hacer una buena puesta en escena. Los inversores ya están
más que acostumbrados a escuchar discursos, diferénciate desde el primer
segundo y triunfarás.

–Prepárate para las posibles preguntas que te puedan hacer, de esta manera
no te pillarán desprevenido y evitarás quedarte en blanco.

–No mientas, si no sabes algún dato o algo cifra, es mejor ser honesto a que te
etiqueten de mentiroso, porque esto podría perjudicar a tus futuros proyectos.
Marketing para arquitectos: Cómo ciertos conceptos básicos
pueden ayudar a tu oficina

El marketing no es un gasto simplemente reservado para los estudios de


arquitectura ya establecidos. Las pequeñas empresas en particular pueden
beneficiarse de una estrategia de marketing inteligente, alineando sus
operaciones con algunas de las premisas y los conceptos más básicos de
marketing.

Los arquitectos en general, tienen una tendencia a subestimar la importancia


del marketing en la creación y gestión de una empresa exitosa. Incluso aquellos que
dicen entender el papel del marketing en la adquisición de clientes y la construcción de
relaciones, a menudo no logran aprovechar plenamente su potencial. Los directores de
pequeñas empresas de arquitectura a menudo quedan atrapados en el intento de
mantener a flote sus prácticas y terminan tratando al marketing como un lujo que van a
ser capaces de pagar una vez que alcanzan la estabilidad: perdiendo así el verdadero
papel del marketing como un catalizador del crecimiento. Los arquitectos necesitan
aplicar el marketing a sus prácticas desde el inicio y tratarla con la misma cantidad de
dedicación como lo hacen con sus planos de planta, secciones y modelos 3D de sus
diseños de edificios.

El marketing es una disciplina compleja, pero sus fundamentos se puede dividir en unos
pocos conceptos simples. Siempre que se mantenga esto en mente en todo momento,
tus esfuerzos de marketing tendrán más éxito, y serán más fáciles de analizar y ajustar.
Tienes que ser capaz de responder a estas tres preguntas relativamente fáciles y
comunicarlas de manera efectiva a tu público:
¿Quién eres?

Con el fin de definir tu lugar en la industria y tu objetivo demográfico, es necesario


determinar lo que eres y lo que haces. Frases vagas acerca de servicios de calidad, la
multidisciplinariedad y "diseño de vanguardia" en tu página no proporcionará ninguna
información útil sobre lo que realmente hace tu empresa. ¿Qué representas? ¿Cómo
se refleja esta visión en tu cultura de oficina, diseño y el tipo de proyectos que asumen?

¿Qué necesidad cumples?

Responder esto se requiere para formular una propuesta de valor. Una propuesta de
valor explica cómo tu producto o servicio puede ayudar a resolver el problema de tu
cliente y debe ser formulado de manera concisa y clara, mostrando resultados
concretos siempre que sea posible. Incluso si ofreces un gran valor, si no lo comunicas
de forma exitosa, tu negocio no va a atraer nuevos clientes.

¿Cómo eres diferente?

Ser capaz de diferenciarte de tu competencia es una gran ventaja. Esto no es fácil, pero
tus esfuerzos tienen que ir más allá de palabras huecas. Se puede lograr ya sea
simplemente por ofrecer servicios de una manera más organizada, orientada al cliente
y de forma fiable, o mediante la creación de un producto o servicio único.

Una vez que puedas responder a estas tres preguntas, tus esfuerzos de marketing se
filtran básicamente en este proceso de cuatro pasos:
1. Atraer a potenciales clientes
2. Convertir a visitantes en potenciales clientes
3. Cerrar el trato
4. Cultivar relaciones
Estos pasos pueden parecer sencillos, pero hay varias escuelas de pensamiento sobre
cómo aplicarlos. Con la reciente adopción generalizada de las redes sociales y
herramientas en línea, la comercialización se ha ampliado a nuevas e interesantes
formas en que los arquitectos pueden participar y construir una audiencia, y luego
convertirlos exitosamente en clientes potenciales.

Los usuarios de hoy tienen mucho más control de sus medios de comunicación, y esto
ha nivelado el "campo de juego del marketing", ofreciendo a las empresas la
oportunidad de llegar a audiencias de forma orgánica mediante el uso de canales
relativamente asequibles y ganarlos con contenido atractivo. Este fenómeno ha
introducido el concepto de "marketing entrante", lo que contrasta con el tradicional
"marketing saliente" en casi todos los aspectos significativos.

Antes de llegar a un veredicto en cuanto a qué es mejor, vamos a ver lo que cada uno
implica:

Marketing saliente (outbound marketing)


El marketing saliente incluye prácticas tradicionales de publicidad, llamadas, correo
electrónico y boletines, patrocinio, y las referencias personales, para nombrar unos
pocos. Se conoce generalmente como una práctica de interrupción que se ha vuelto
menos efectiva en las últimas décadas. Herramientas de protección de spam y técnicas
de bloqueo, junto con el desarrollo de las nuevas tendencias de comunicación a través
de las redes sociales, han dado poder a los usuarios y limitado muchos de los
elementos del marketing saliente.

Marketing entrante (inbound marketing)


El marketing entrante abraza las nuevas herramientas de comunicación, y promueve la
creación y el intercambio de contenidos que hace un llamado a demográficos
específicos. Publicar el contenido correcto en el momento adecuado es la esencia de
la técnica. Se centra en la construcción de comunidades y se basa en el tráfico de
búsqueda orgánica. Utiliza los blogs, las redes sociales, las llamadas a la acción y
páginas de destino para convertir a los visitantes en clientes potenciales.
Los datos también son un elemento importante del marketing entrante, ya que utiliza
las encuestas y la vigilancia social para averiguar cuál es su público objetivo y lo que
quieren.

La mayoría de los estudios de arquitectura no tendrán que elegir entre


el marketing entrante y saliente. A pesar de la hipérbole de los defensores de ambos
conceptos, en realidad funcionan mejor en combinación. Es probable que necesites
mantener el envío de boletines y comunicados de prensa, publicaciones en revistas, y
la asistencia a seminarios y conferencias. Sin embargo, la comercialización de entrada
permitirá hacer un seguimiento de su retorno de la inversión (ROI) más fácilmente, y
así construir su reputación. Sólo recuerda, no hay una solución única de marketing que
funcione para todos.