Sei sulla pagina 1di 4

1

Estructura general del libro de Deuteronomio, en la Biblia


El libro de Deuteronomio consiste en los discursos de despedida que Moisés dirigió al pueblo
de Israel antes de que él fuera trasladado y se iniciara la conquista de la tierra prometida. Dado
que la generación que había salido de la tierra de Egipto ya había pasado, estos discursos
están dirigidos a la nueva generación. Moisés hace para ellos un resumen de la historia de
Israel desde su liberación hasta el presente momento, repasa con ellos algunas de las leyes
más importantes y establece un convenio especial con Israel, que llega hasta nosotros con el
nombre del Convenio Palestino. El conjunto de estos discursos, tres en total, más algunos
capítulos finales que brindan una narrativa de la sucesión de Moisés a Josué conforman la
estructura natural del libro de Deuteronomio.
Partes principales
Introducción histórica (1,1‑5).
Todo Deuteronomio está compuesto por estos tres discursos de despedida de Moisés,
impartidos a lo largo de un mes en las planicies de Moab. Cada uno de los discursos tiene un
enfoque distinto, abarcando tanto la historia de Israel, el código legal de Israel y la historia
futura de Israel. Por lo tanto, estamos hablando de un enfoque histórico, un enfoque legal y
un enfoque profético.

 Primer Discurso de Moisés (1,6‑4,43). Tiene también carácter de introducción histórica


larga: recuerdo de los episodios del éxodo, desde la gran teofanía del Horeb (Sinaí) hasta
llegar a los campos de Moab, donde se encuentran. Sirve para exhortar al agradecimiento
de Dios por las hazañas grandiosas realizadas en favor del pueblo.
Lo que Dios ha hecho por Israel (Deuteronomio 1-4) adopta un enfoque histórico: la narración
de lo que Dios ha hecho por Israel. Este discurso sirve para consolidar en la conciencia de la
nueva generación el concepto de la identidad de Israel y el aprecio por la elección y protección
especial de Dios. Esta parte se subdivide de la siguiente manera: El repaso a los actos de
Dios a favor de Israel (Deuteronomio 1–4)

 Segundo discurso de Moisés (4,44‑28,68). Es la parte fundamental del libro. Entre otros
temas, los más importantes son: el Decálogo moral; la Shemá; el Código Deuteronómico o
Alianza en Moab (caps. 12‑25), que es una recopilación extensa de varios conjuntos legales
y morales; y finalmente los Discursos de conclusión.
Lo que Dios espera de Israel (Deuteronomio 5-26), se hace una exposición del código legal de
Israel, es decir, se concentra en un enfoque legal. Esta parte tiene en común con el Libro de
Levítico el ser una exposición de varios aspectos de la ley de Moisés está dirigida al pueblo.
La exposición comienza por recapitular los Diez Mandamientos (Deuteronomio 5) y después
abunda en varias leyes relacionadas directamente como ellos, como aplicaciones o
derivaciones del Decálogo. Esta exposición no se limita a rememorar la ley de Moisés sino que
además la actualiza, la adapta y la expande para el uso de la nueva generación, en una
magnífica demostración del principio de revelación continua señalado por nuestro noveno
Artículo de Fe. Esta parte se subdivide de la siguiente manera: La exposición de los Diez
2

Mandamientos (Deuteronomio 5–11). Exposición de leyes adicionales (Deuteronomio 12-26).


El prólogo de la recapitulación de la ley (Deuteronomio 4:44–49).

 Finalmente, la última de las partes es el tercer discurso de Moisés, que extiende la mirada
hacia el futuro en un enfoque profético. Este discurso presenta a Israel los convenios de
Dios para que ratifiquen si están dispuestos a aceptarlos y enfatiza las bendiciones o
consecuencias que dependen de la aceptación y obediencia de Israel a estos convenios.
En conjunto se conoce a estos convenios presentados por Moisés como
el Convenio Palestino.
El propósito del tercer discurso de Moisés es que la nueva generación identifique los
principales preceptos de la ley y los conserve frescos en su mente antes de la conquista de la
tierra prometida, para regirse por ellos al entrar en la tierra. Esta parte se subdivide de la
siguiente manera: La institución del Convenio Palestino (Deuteronomio 29–30). La transición
del Mediador del convenio (Deuteronomio 31-34). La ratificación del convenio en Canaán
(Deuteronomio 27–28). Tercer Discurso de Moisés (29,1‑30,20): reitera las exhortaciones a
ser fieles a la Alianza.
5. Conclusión histórica (31,1‑34,12): contiene la elección de Josué como sucesor de Moisés;
el célebre Cántico de Moisés; las Bendiciones de Moisés, y, finalmente, la muerte del gran
liberador y legislador de Israel.
3
4