Sei sulla pagina 1di 6

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR

PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA TERRITORIAL DE LOS ALTOS MIRANDINOS


“CECILIO ACOSTA”
PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN EN INFORMATICA

Tecnologías y aplicaciones utilizadas de Internet de las Cosas


(IoT).

Profesor: Alumno:

Ramón Molina. Robert Contreras 26.624.780


Introducción

La Internet de las cosas es un tema emergente de importancia técnica, social y


económica. En este momento se están combinando productos de consumo,
bienes duraderos, automóviles y camiones, componentes industriales y de
servicios públicos, sensores y otros objetos de uso cotidiano con conectividad a
Internet y potentes capacidades de análisis de datos que prometen transformar el
modo en que trabajamos, vivimos y jugamos.

Sin embargo, la Internet de las Cosas también plantea importantes desafíos que
podrían dificultar la realización de sus potenciales beneficios. Noticias sobre
ataques a dispositivos conectados a Internet, el temor a la vigilancia y las
preocupaciones relacionadas con la privacidad ya han captado la atención del
público. Los desafíos técnicos siguen allí, pero además están surgiendo nuevos
desafíos de políticas, jurídicos y de desarrollo.
Internet de las cosas (IoT).

La internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es un sistema de


dispositivos de computación interrelacionados, máquinas mecánicas y digitales,
objetos, animales o personas que tienen identificadores únicos y la capacidad de
transferir datos a través de una red, sin requerir de interacciones humano a
humano o humano a computadora.

Una cosa, en la internet de las cosas, puede ser una persona con un implante de
monitor de corazón, un automóvil que tiene sensores incorporados para alertar al
conductor cuando la presión de los neumáticos es baja, o cualquier otro objeto
natural o artificial al que se puede asignar una dirección IP y darle la capacidad de
transferir datos a través de una red.

Principales tecnologías del Internet de las Cosas

- Seguridad: Se requerirán nuevas tecnologías para proteger los dispositivos y


las plataformas IoT de los dos ataques de la información y la manipulación física.

- Analítica: Harán falta nuevos modelos analíticos que permitan explotar la


información recogida por las “cosas” de muchas maneras.

- Gestión y seguimiento del dispositivo: Esto incluye la supervisión,


actualizaciones de firmware y software, diagnósticos, análisis y presentación de
informes, gestión física y administración de la seguridad.

- Redes de baja potencia y corto alcance: La selección de una red inalámbrica


para un dispositivo IoT implica equilibrar muchos requisitos en conflicto (vida de la
batería, ancho de banda, densidad, coste operacional…).

- Redes de baja potencia y área amplia: El objetivo a largo plazo de una red IoT
de área amplia es conseguir velocidades de datos de cientos de bits por segundo
(bps) a decenas de kilobits por segundo (kbps) con cobertura nacional.
- Procesadores: Las arquitecturas utilizadas por los dispositivos IoT definen
muchas de sus capacidades, como si tienen alta seguridad y cifrado, consumo de
energía, si son lo suficientemente sofisticados como para soportar un sistema
operativo, firmware actualizable.

- Sistemas operativos: Los tradicionales Windows e iOS no fueron diseñados


para aplicaciones IoT, pues consumen demasiada energía y necesitan
procesadores rápidos

- Procesamiento en el flujo de datos: Algunas aplicaciones IoT generarán tasas


extremadamente altas de datos que se deben analizar en tiempo real.

Aplicaciones para el Internet de las Cosas

1.- Wearables.

Gafas virtuales, bandas fitness para el monitoreo de gasto calórico y pulsaciones


cardíacas, o cinturones de rastreo GPS, son solo algunos ejemplos de
dispositivos wearables. Compañías como Google, Apple, Samsung y otras han
desarrollado e introducido la aplicación del Internet de las Cosas a nuestra
cotidianidad más práctica.

2.- Salud.

El uso de wearables o sensores conectados a los pacientes, permite a los médicos


el seguimiento de sus condiciones, fuera del hospital y en tiempo real.

3.- Monitoreo de tráfico.

El Internet de las cosas puede ser muy útil en la gestión de tránsito vehicular de
las grandes ciudades, contribuyendo con el concepto de las ciudades inteligentes.
4.- Gestión de flotas.

La instalación de sensores en las unidades de flota, ayuda a establecer una


interconexión efectiva entre los vehículos y sus administradores, y entre los
vehículos y sus propios conductores.

5.- Agricultura.

Mediante la implementación de sensores IoT, se puede obtener una cantidad


importante de data sobre el estado y las etapas de los suelos. Información como la
humedad del suelo, su nivel de acidez, la presencia de ciertos nutrientes

6.- Hotelería.

La aplicación del IoT a la hotelería, trae consigo interesantes mejoras en la calidad


del servicio. Con la implementación de llaves electrónicas, que son enviadas
directamente a los dispositivos móviles de cada huésped, es posible automatizar
diversas interacciones.

7.- Ahorro energético.

El uso progresivo de medidores de energía inteligentes, permite hacer un mejor


seguimiento y control de la red eléctrica.

8.- Suministro de agua.

Un sensor, bien sea incorporado o ajustado externamente a los medidores de


agua, conectado a Internet y acompañado del software necesario, ayuda a
recopilar, procesar y analizar data, que permite comprender el comportamiento de
los consumidores, detectar fallas en el servicio de suministro, reportar resultados y
ofrecer cursos de acción a la compañía que suministra el servicio.

9.- Gestión de mantenimiento.

Mediante la combinación de sensores y de un software especializado en la gestión


de mantenimiento CMMS/EAM.
Conclusión

La IoT promete abrir la puerta a un mundo revolucionario, un mundo


“inteligente” totalmente interconectado en el cual las relaciones entre los objetos y
su entorno y las personas se entrelazarán aún más. La perspectiva de la Internet
de las Cosas como una matriz omnipresente de dispositivos conectados a Internet
podría cambiar radicalmente la definición de lo que significa estar “en línea”.