Sei sulla pagina 1di 6

TITULO

LUISA MARÍA ORTIZ ROMERO


TITULO

“…Si me encontrase una lámpara maravillosa y solo le pudiera pedir un deseo, le

pediría tener una cara normal en la que no se fijase nadie…”

-R.J PALACIO

Discriminar es separar, excluir, dar un trato inferior a otra persona, por ciertas

características, como condiciones físicas, diferencias de ideas, opinión, religión,

cultura, posición económica, entre otros. La discriminación no es un tema que

haya surgido en la actualidad, este existe desde que la humanidad se organizó

como sociedad, esto ocasiono que de distintas maneras se hicieran más patentes

las diferencias entre los integrantes, es decir, entre los seres humanos.

Por ejemplo, R.J Palacio nos narra en su obra “la lección de August” el caso de un

niño de 10 años que es víctima de discriminación, él tiene una enfermedad que le

ocasiona que su rostro sea totalmente deforme; este pequeño en medio de su

dolor e incertidumbre prefiere quedarse en casa o utilizar un casco de astronauta

para que las personas no lo juzguen por el hecho de no ser “normal”; “…a veces

quisiera poder seguir llevando aquel viejo casco de astronauta que llevaba de

pequeño. Lo creáis o no, a la gente le impresionaba mucho menos ver a un niño

con un casco de astronauta que verme la cara…”. August al final del libro nos deja

una gran enseñanza, nos tenemos que aceptar y amarnos por lo que somos; el

estado físico no es importante, lo verdaderamente importante es la grandeza de

nuestro corazón, eso es lo que nos identifica como personas. Esta obra es un
relato original y conmovedor que consigue abrir nuestros corazones para que

veamos lo que no puede ser visto ante nuestros ojos.

“este es mi secreto, es muy sencillo, uno solo puede ver claramente con el

corazón, lo esencial es invisible a los ojos”, sin duda alguna lo es, no podemos

observar físicamente aquellos sentimientos que nos identifican como personas,

cuyos mas importantes son: el amor, el respeto pero sobre todo la humildad ya

que nos muestra la grandeza de nuestros corazones. ¿Crees que es justo que un

niño o cualquier persona del mundo sea juzgada o rechazada simplemente por no

tener un rostro agraciado de cierta proporción y belleza o por tener una

enfermedad?, en mi opinión obviamente no es justo, nadie elije sus rasgos físicos

o poseer cualquier tipo de enfermedad, pero lo que si podemos escoger es lo que

nos gusta y nos hace realmente feliz, es por esto que debemos respetarnos sin

importar las diferencias que existen de los unos a los otros simplemente porque

somos seres únicos enviados por Dios a este mundo a cumplir una misión, por

este motivo cada persona mira la vida con una perspectiva diferente a la nuestra,

no debemos juzgar por condiciones físicas o ideológicas, todos somos iguales.

Cada dia nos damos cuenta que la sociedad aún no hemos logrado pasar del

reconocimiento de la diversidad al de la igualdad, esto lo logramos aceptando las

diferencias entre los seres humanos y comprendiendo que no todos somos

iguales, pero si hay algo que todos compartimos y es que somos seres humanos y

merecemos respeto y aceptación por parte de los que nos rodean, ¿Por qué no
unirnos todos y hacer que estos prejuicios cambien?, esto haría que el mundo sea

un lugar mejor.

Es tan poco agradable encontrarse con personas tan ignorantes que creen que un

rostro o la belleza física es más importante que la vida de alguien; yo pienso que

un tipo de discriminación basada en lo que es la gente o en su apariencia no tiene

sentido, es incoherente; ¿Por qué? Sencillo, porque Dios nos hizo iguales y por lo

tanto debemos tratarnos como tal, es decir, como hermanos.

Un día leí una frase de Rigoberta Menchu que decía: “la paz no es solamente la

ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión

difícilmente podremos alcanzar un mundo lleno de paz y tranquilidad”; la primera

vez que leí aquella frase no estuve desacuerdo, yo pensaba: como que la paz no

es solamente la ausencia de la guerra, si la guerra es lo que más daño le ocasiona

a nuestra sociedad; pero ahora me doy cuenta que estaba muy equivocada, si hay

algo que ocasiona el mismo daño o incluso más, y esto es la exclusión,

discriminación o el irrespeto hacia alguien, esto no causa solo daño físico si no

mental y psicológico.

Cuando pienso en la actualidad y el diario vivir de muchas personas, me doy

cuenta que en realidad solo se lucha por acabar las armas, las guerras, los

conflictos; ¿pero quién está luchando por la igualdad?, Muy pocos, ¿verdad?. La

igualdad y el respeto por las demás personas debería ser la prioridad, todos nos

deberíamos unir por esta causa, y decir, ¡no más niños ni personas agredidas o
excluidas!, dejemos a un lado nuestras creencias religiosas, pensemos y

actuemos con el corazón como seres humanos.

“yo creo firmemente que el respeto a la diversidad es un pilar fundamental en

erradicación del racismo, la xenofobia y la intolerancia”; que bellas palabras, si

todos tuviéramos estos pensamientos sobre la discriminación nuestro país sería

un lugar mejor, tratemos de hacer que el mundo este mundo esté libre de

discriminación, En conclusión trataremos de vivir en un mundo libre de

discriminación social,

porque el hombre no vale por lo que tiene ni por su belleza exterior, porque lo

material y la belleza tarde o temprano se acaba se deteriora pero los valores , la

cultura, los sentimientos y lo que uno es como ser humano, estos nunca se

acaban incluso muchas veces cuando las personas mueren pueden seguir siendo

recordadas por las buenas acciones y los buenos valores que se tuvo durante tu

estancia en el mundo, cambiemos nuestro país o incluso el mundo, lo podemos

lograr si todos nos unimos y luchamos juntos, no es tarea fácil, lo sé, pero si

empezamos por pequeños actos como lo es ayudar a un discapacitado o a

aquellas personas que poseen una enfermedad y necesitan colaboración, no

cuesta mucho pero tiene un gran valor.

Digamos todos juntos ¡no más discriminación!


BIBLIOGRAFÍA

http://proyectofccdiscriminacion.blogspot.com/2012/10/que-es-la-

discriminacion.html