Sei sulla pagina 1di 102

1. EMPRESA

INDICE

1.1.

Historia

1.2.

Plantas

1.3

Tecnología

1.4.

Productos 1.4.1.Tuberías de Concreto Sin Refuerzo 1.4.2.Accesorios para Tuberías 1.4.3.Tuberías de Concreto Reforzado 1.4.4.Tuberías de Concreto Reforzado Para Baja Presión 1.4.5.Pozos y camaras de inspección. 1.4.6.Sumideros laterales Tipo SL 1.4.7.Tuberías con recubrimiento 1.4.8.Pipe Jacking / Tubería hincada para tuneles

1.5.

Calidad

2. DISEÑO DE ALCANTARILLADOS

2.1. Generalidades 2.1.1.Sistema de Alcantarillado 2.1.2.Tipos de Redes 2.1.3.Clasificación de los Conductos 2.1.4.Tipos de Tuberías 2.1.5.Otros elementos

2.2. Normas de diseño 2.2.1.Hidráulica de los Conductos 2.2.2.Coeficiente de Rugosidad “n”

2.2.3.Velocidades

2.2.4.Profundidades Mínimas y Máximas de Instalación

3. DISEÑO PARA INSTALACION DE TUBERIAS DE CONCRETO

3.1. Condiciones de Instalación 3.1.1.Conductos en Condición Zanja 3.1.2.Conductos en Condición Terraplén

3.2. Consideraciones de Diseño de la Cimentación 3.2.1.Condición Zanja

3.2.1.1. Determinación de la Carga de Relleno

3.2.1.2. Determinación de Carga Viva

3.2.1.2.1. Carreteras

3.2.1.2.2. Ferrocarriles

3.2.1.2.3. Aeropuertos

3.2.1.3. Carga Total

3.2.1.4. Cimenatación de la tubería

3.2.1.5. Factor de Carga

3.2.1.6. Factor de Seguridad

3.2.1.7. Carga máxima admisible

3.2.2.Condición Terraplen

3.2.2.1. Determinación de la carga de relleno

3.2.2.1.1. Proyección positiva

3.2.2.1.2. Proyección Negativa

3.2.2.1.3. Zanja Inducida

3.2.2.2. Determinación de la carga viva

3.2.2.3. Cimenatción de la tubería

3.2.2.4. Factor de carga

3.2.2.4.1. Proyección positiva

3.2.2.4.2. Proyección Negativa

3.2.2.4.3. Zanja Inducida

3.2.2.5. Factor de Seguridad

3.2.2.6. Carga máxima admisible

3.2.3 Instalación Multiple

3.2.3.1 Determinación de las Cargas de relleno

3.2.3.1.1 Análsis de la condición de carga.

3.2.3.1.2 Método de diseño

3.2.4 Tuberías Instaladas en Condición Túnel

3.2.5 Flotación de Tuberías de Concreto

3.3. Guía de instalación de tuberías de Concreto 3.3.1.Precauciones previas al sumistro

3.3.2.Transporte

3.3.3.Recepción en obra

3.3.4.Descarga

3.3.5.Almacenamiento en Obra

3.3.6.Excavación

3.3.7.Preparación del fondo de la Zanja. 3.3.8.Cimentación de la tubería

3.3.9.Instalación de la tubería de concreto TITAN

3.3.9.1. Generalidades para la preparación de la zanja.

3.4. Inspección Visual

3.5. Prueba de Infiltración

3.6. Prueba de Exfiltración

1.NUESTRA EMPRESA
1.NUESTRA EMPRESA

1.1 HISTORIA

La empresa que actualmente gira bajo la razón social de Manufacturas de Ce- mento S.A., tiene su origen remoto en la actividad creadora y el ejemplo de espíritu público que don Miguel Samper Agudelo legó a sus hijos, los hermanos Samper Brush, durante la segunda mitad del siglo XIX.

Para llevar a cabo la construcción de la primera planta hidroeléctrica de la Em- presa de Energía de Bogotá los hermanos Samper Brush se vieron en la nece- sidad de importar la totalidad del cemento requerido en la obra. Este hecho, la perspectiva de futuras ampliaciones, y el espíritu que siempre los animó en el impulso de la industria nacional, dio origen a la primera fábrica de cementos artificiales, que, para conmemorar el centenario de la proclamación de la inde- pendencia de la República, inició producción en 1910.

Con el objeto de contribuir al desarrollo de modernos sistemas de construcción, que sustituyeran los hasta entonces conocidos del bahareque, la tapia pisada, el adobe, y la mampostería con argamasa de cal, la Compañía de Cementos Samper estableció una oficina técnica con ingenieros civiles y arquitectos cuya primera labor consistió en capacitar maestros de obras y oficiales de construc- ción para labores hasta entonces desconocidas en el medio, tales como la clasi- ficación y lavado de agregados pétreos adecuados, su dosificación y mezcla con cemento en proporciones preestablecidas, la figuración y colocación de va- rillas de refuerzo de acero en concreto armado, la elaboración técnica de formaletas para columnas y vigas, etc.

LOS PRIMEROS PREFABRICADOS DE CONCRETO La Compañía de Cementos Samper dio comienzo a la primera producción de prefabricados de concreto, consistentes en baldosas para pisos y tubos para drenaje. Para tal fin organizó en 1916 y dentro de los mismos predios de la fábrica, un departamento llamado desde entonces Manufacturas de Cemento. Los primeros tubos de concreto fueron producidos en moldes individuales me- tálicos, utilizando una mezcla húmeda, compactación por sistemas manuales y uniones de tipo machihembrado.

MANUFACTURAS DE CEMENTO S.A. Con motivo del primer ensanche de la fábrica de cemento, que trasladó sus instalaciones desde las vecindades de la Estación de la Sabana a la Mina de cal de La Siberia en el municipio de La Calera y de la crisis económica mundial presentada a partir de 1929, la «Compañía de Cemento Samper» fue flotantizada mediante el ingreso a la misma de nuevos e importantes grupos de accionistas, la razón social se cambió a «Fábrica de Cemento Samper» y el departamento de Manufacturas de Cemento se convirtió en una nueva sociedad del todo inde- pendiente, a la cual los accionistas fundadores de la Compañía de cemento aportaron, entre otros bienes, los equipos y moldes hasta entonces utilizados en prefabricación. Y fue así que el 1o. de julio de 1938 se constituyó. Terminada la Segunda Guerra Mundial se adquirieron nuevos equipos y tecnologías para la producción de tubería para aguas negras y aguas lluvias. A partir de 1972 se

3

inició un proceso de modernización y ensanche dirigido a producir mezclas se- cas de gran calidad, dosificadas por peso, a fabricar tubos vibrocompactados en posición campana abajo que permiten su instalación con empaque de cau- cho. Luego en 1995 trasladó sus instalaciones que se encontraban ubicadas dentro del casco urbano de la ciudad de Bogotá D.C. hasta el municipio de Cota - Cundinamarca en donde se incorporaron nuevos equipos para la producción de concreto y nueva maquinaria para fabricación de tubería hasta 360 cm de diámetro interno, con tecnología de punta, constituyéndose así una de las plan- tas más modernas de Latinoamérica.

1.2 PLANTAS

PLANTA DE COTA

En 1995 MANUFACTURAS DE CEMENTO S.A. trasladó su fábrica del perímetro urbano de Bogotá D.C., al municipio de Cota-Cundinamarca, es considerada una de las más importantes plantas de producción de concreto de Latinoamérica y de elaboración de prefabricados del mismo material, combinando tecnología de punta, desarrollo permanente y control estricto de calidad en todas sus etapas productivas, garantizando así excelentes resultados de confiabilidad y seguridad en todos sus productos.

de confiabilidad y seguridad en todos sus productos. En sus instalaciones de más de 220.000 m

En sus instalaciones de más de 220.000 m 2 , de los cuales 50.000 m 2 corresponden a planta de producción, se fabrican tuberías y accesorios para diámetros entre 15 cm y 360 cm; también posee una planta automatizada de producción de losetas y demás prefabricados de concreto. En esta planta se encuentran las oficinas principales y administrativas.

En esta planta se encuentran las oficinas principales y administrativas localizada en la Autopista Medellín, entrada a 300 m adelante de Uniabastos.

PBX: (57-1) 3353550 Fax:3353550 Ext. 127 ó 214 Cota - Cundinamarca Pagina Web: www.titancemento.com

4

TITAN ANTIOQUIA

Esta planta inició labores a mediados de 1996 y está localizada en el municipio de Girardota - Antioquia, distante

15 minutos de Medellín. Cuenta con un área de 78.000 m 2 y pro- duce tuberías de 15 cm a 130

cm

de diámetro y prefabricados

de

concreto para atender la

zona noroccidental del país.

de concreto para atender la zona noroccidental del país. Autopista Norte, entrada Km. 19 antigua carretera

Autopista Norte, entrada Km. 19 antigua carretera a Girardota, contiguo a Planta Procopal. Tel. (57-4)2745255 / 2365 / 9466 /2049 Girardota - Antioquia

Carrera 16 No. 35-93 entrada Soledad 2000 . Tel. 57 5 3420783 / 0237 -

Carrera 16 No. 35-93 entrada Soledad 2000 . Tel. 57 5 3420783 / 0237 - 3435801 Soledad - Atlántico.

TITAN DEL CARIBE

Esta planta inició labores a mediados de 1994 y está localizada en el municipio de Soledad - Atlántico. Cuenta con un área de 33.000 m 2 y produce tuberías de 15 cm a 130 cm de diámetro y prefabricados de con- creto para atender la zona norte del país.

MANUFACTURAS DE CEMENTO DEL CAUCA S.A

Esta planta inició labores a mediados del 2000 y está localizada en el municipio de Caloto - Cauca, distante 30 minutos de Cali y cuenta con un área de 88.000 m 2 y produce tuberías de 15 cm a 130 cm de diámetro y prefabricados de concreto para atender la zona suroccidente del país.

de concreto para atender la zona suroccidente del país. 2,4 km adelante del Parque Industrial Cauca,

2,4 km adelante del Parque Industrial Cauca, vía Puerto Tejada. Caloto - Cauca. Teléfono (57-2) 5534316 Cali - Valle

1.3 TECNOLOGÍA

MANUFACTURAS DE CEMENTO S.A. posee la maquinaria con la mas avanzada tecnología existente en Latinoamérica para la fabricación de tuberías y prefabricados en concreto, garantizando productos de excelente confiabilidad, alta resistencia y larga vida útil.

1.4 PRODUCTOS, LÍNEA ALCANTARILLADOS

1.4.1 TUBERÍAS DE CONCRETO SIN REFUERZO

ALCANTARILLADOS 1.4.1 TUBERÍAS DE CONCRETO SIN REFUERZO Los tubos de concreto sin refuerzo TITAN, de sección

Los tubos de concreto sin refuerzo TITAN, de sección circular, son utilizados en la conducción de aguas lluvias, de aguas negras y de residuos líquidos industriales, para drenajes de vías, y en general, como conductos no sometidos a presión hidrostática interna.

La utilización de mezclas secas, con baja relación agua- cemento, vibración mecánica y compactación hidráulica, produce un concreto de alta densidad y baja absorción, resistente a los ácidos y de gran durabilidad. Su superficie lisa de baja rugosidad permite un alto rendimiento en el flujo con los diámetros mínimos posibles. Estas tuberías son fabricadas bajo las especificaciones descritas en la Norma Técnica Colombiana NTC 1022.

El sistema de fabricación “campana abajo” y la más alta tecnología de vibrocompactación, garantizan las medidas del tubo, tanto en la campana como en el espigo dentro de las estrictas tolerancias requeridas para el empleo del empaque de caucho (Norma Técnica Colombiana NTC-1328) y la ejecución de juntas estancas.

La tubería de concreto TITAN se almacena a la intemperie, en cualquier clima sin necesidad de protección, no sufre aplastamiento ni degradación de sus propiedades mecánicas y mantiene su circularidad en condiciones de trabajo.

Diámetro

Largo

Espesor de Pared

Peso Nominal

Carga de Rotura

Nominal

 

Útil

     
   

Clase 1

Clase 2

Clase 1

Clase 2

Clase 1

Clase 2

cm

plg

 

m

mm

mm

kg

kg

kN/m

 

kN/m

15

6

1,25

24

 

24

44

44

22,0

 

29.0

20

8

1,25

29

29

78

78

22,0

29.0

25

10

1,25

31

31

98

98

23,5

29.0

30

12

1,25

33

38

122

143

26,5

33.0

35

14

1,25

35

41

144

165

28,0

36.0

40

16

1,25

40

45

187

218

30,0

40.0

45

18

1,25

45

51

251

293

32,0

44.0

50

20

1,25

50

60

325

340

33,0

47.0

60

24

1,25

61

72

490

510

38,0

52.5

70

27

2.50

2.00*

 

83

 

1260

1072*

 

41.0

 

80

30

2.50

2.00*

91

1580

1345*

43.0

90

36

2,50

2,00*

100

1970

1693*

48.0

100

40

2.50

2.00*

113

2470

2112*

49.0

6

* Fabricación en Barranquilla y Medellín

*** 1 kN= 101,97 kg

1.4.2

ACCESORIOS PARA TUBERÍAS

ACCESORIOS PARA DIÁMETROS PEQUEÑOS:

MANUFACTURAS DE CEMENTO S.A. ofrece una amplia gama de accesorios para tuberías de diámetros entre 15 cm hasta 60 cm tales como: yees, tees y semicodos en concreto sin refuerzo.

ACCESORIOS YEES

Diámetro

Largo Útil

Espesor de Pared

Peso Nominal

Nominal

cm

plg

m

mm

kg

20x15

8x6

0.60

29

73

25x15

10x6

1.25

31

116

30x15

12x6

1.25

33

149

35x15

14x6

1.25

35

178

40x15

16x6

1.25

40

227

45x15

18x6

1.25

45

268

50x15

20x6

1.25

50

345

60x15

24x6

1.25

61

510

ACCESORIOS PARA GRANDES DIÁMETROS:

Además ofrecemos accesorios especiales para grandes diámetros de tubería reforzada y según requerimientos de obra. Pueden ser : yees, tees, codos, semicodos, reducciones y tubos con chimenea para arranque de pozos.

1.4.3 TUBERÍAS DE CONCRETO REFORZADO

arranque de pozos. 1.4.3 TUBERÍAS DE CONCRETO REFORZADO Tubería fabricada con una mezcla de concreto cuya

Tubería fabricada con una mezcla de concreto cuya resistencia a la compresión es de 280 kg/cm 2 , reforzada con acero grafilado enrollado helicoidalmente, en forma continua y cuya rigidez se logra con un número suficiente de varillas longitudinales, soldadas eléctricamente al refuerzo principal. La tubería de concreto reforzada se fabrica y clasifica de acuerdo con su resistencia como Clase I, Clase II, Clase III, Clase IV y Clase V.

como Clase I, Clase II, Clase III, Clase IV y Clase V. Estas tuberías son fabricadas

Estas tuberías son fabricadas bajo las especificaciones descritas en la Norma Técnica Colombiana NTC 401.

Diámetro

Largo Útil

Espesor de

Peso Nominal

Nóminal

Pared

cm

plg

 

m

mm

 

kg

60

24

2.50

2.00*

72

980

856*

70

27

2.50

2.00*

83

1,270

1,090*

80

30

2.50

2.00*

91

1,590

1,365*

90

36

2.50

2.00*

100

1,980

1,715*

100

40

2.50

2.00*

113

2,490

2,135*

110

44

2.50

2.00*

126

2,790

2,295*

120

48

2.50

2.00*

136

3,280

2,775*

130

52

2.50

2.00*

140

3,640

3,020*

140

56

 

2.50

140

 

3,890

150

60

 

2.50

150

 

4,460

160

64

 

2.50

160

 

5,080

170

68

 

2.50

170

 

5,750

180

72

 

2.50

180

 

6,440

200

80

 

2.50

200

 

7,960

215

86

 

2.50

210

 

8,950

230

92

 

2.50

220

 

10,000

245

98

 

2.50

238

 

12,730

275

110

 

2.50

280

 

15,703

*Fabricación en Barranquilla y Medellín

MÍNIMA CARGA D POR EL MÉTODO DE LOS 3 APOYOS

Clase del Tubo

Grieta 0.3 mm

Rotura

 

N/m/mm

N/m/mm

I

40

60

II

50

75

III

65

100

IV

100

150

V

140

175

1.4.4 TUBERÍAS DE CONCRETO REFORZADO PARA BAJA PRESIÓN

Manufacturas de Cemento S.A. diseña y produce tuberías de

concreto reforzado para soportar una combinación de presión interna

y cargas externas de relleno, de acuerdo con las especificaciones

de la Norma Técnica Colombiana NTC-4594. Las tuberías de con- creto reforzado para baja presión, se producen en diámetros desde 60 cm hasta 230 cm y son capaces de soportar presiones internas hasta de 375 kPa y alturas de relleno hasta de 6 m, sobre la clave del tubo. Estas tuberías son utilizadas para conducción y distribución de aguas limpias y aguas servidas y en todo tipo de obras donde la red va a ser sometida a bajas presiones de trabajo.

la red va a ser sometida a bajas presiones de trabajo. Diámetro Interior Largo Útil Espesor

Diámetro Interior

Largo Útil

Espesor

Peso Nominal

cm

plg

m

mm

kg

60

24

2,50

72

980

70

27

2,50

83

1,270

80

30

2,50

91

1,590

90

36

2,50

100

1,980

100

40

2,50

113

2,490

110

44

2,50

126

2,790

120

48

2,50

136

3,280

130

52

2,50

140

3,640

140

56

2,50

140

3,840

150

60

2,50

150

4,460

160

64

2,50

160

5,080

170

68

2,50

170

5,750

180

72

2,50

180

6,440

200

80

2,50

200

7,960

215

86

2,50

210

8,950

230

92

2,50

220

10,000

245

98

2,50

238

12,730

275

110

2,50

280

15,703

1.4.5 POZOS Y CÁMARAS DE INSPECCIÓN

Las secciones que los componen se construyen en concreto de 280 kg/cm², armado con acero de refuerzo y espesor de pared de 10 cm (Estas secciones pueden ser instaladas hasta 10 m de profundidad). Su elaboración es por medios mecánicos utilizando un sistema de vibro

compactación hidráulica con amplitud controlada. Se usan mezclas dosificadas de relación agua-cemento de 0.53. El correcto curado con un sistema hidrotérmico aumenta la resistencia

y calidad del producto.

9

Con este sistema se mejora el rendimiento en obra, al eliminarse los “cuellos de botella”

Con este sistema se mejora el rendimiento en obra, al eliminarse los “cuellos de botella” de la construcción de pozos por métodos tradicionales. La fabricación de los pozos prefabricados, se realiza según los requerimientos de la Norma Técnica Colombiana NTC 3789. Las juntas entre elementos por uniones de caucho tipo arpón, garantizan la estanqueidad del sistema, tolerando deflexiones que reducen los agrietamientos anulares y fisuras longitudinales muy comunes en los pozos de ladrillo, y permiten el auto centrado de las piezas. El interior del pozo es limpio y liso haciendo mas fáciles las labores de mantenimiento.

VENTAJAS DEL POZO PREFABRICADO

• Facilidad y rapidez en la construcción.

• Altos rendimientos de instalación en obra.

• Posibilidad de ajuste a cualquier profundidad.

• Concreto de excelente calidad.

• Peldaños empotrados (opcional).

• Dispone de puntos de izaje.

• Excelente inversión y economía por su durabilidad.

• Tecnología avanzada.

• Cumple con la norma NTC 3789.

• 100% impermeable.

• Máxima seguridad durante la construcción y las operaciones de mantenimiento.

• Uniones flexibles que garantizan la estanqueidad de la junta.

TAPAS PARA POZOS

 

Descripción

 

Diámetro Exterior

 

Espesor Placa

 

Peso

   

cm

 

mm

 

kg

Aro-tapa pozo cónico

   

89

 

170

 

244

Aro-tapa pozo recto

   

170

 

250

 

1110

Tapa en concreto

   

70

 

100

 

94

 

CONO EXCÉNTRICO Y CONCÉNTRICO

 

Diámetro Superior

Diámetro Inferior

Altura Útil

Espesor de Pared

Peso

 

cm

plg

cm

plg

cm

 

mm

kg

 

60

24

120

48

75

 

100

660

 

SECCIONES CILÍNDRICAS

 
   

Diámetro

 

Altura Útil

 

Espesor de Pared

   

Peso

cm

 

plg

cm

 

mm

 

kg

120

 

48

100

 

100

 

900

120

 

48

50

 

100

 

470

120

 

48

25

 

100

 

250

10

BASE PARA POZO

Diámetro exterior

Altura placa

Peso

cm

cm

kg

160

16

772

ANILLOS DE AJUSTE

Diámetro Nominal

Altura Útil

Espesor de Pared

Peso

cm

cm

mm

kg

62

10

100

56

62

5

100

28

1.4.6 SUMIDEROS LATERALES TIPO SL

Utilizados para la recolección de aguas lluvias de escorrentía, colocados en las esquinas de las calles con un espaciamiento máximo de 80 m entre cunetas, ó donde lo indiquen la interventoría ó los planos del proyecto.

Son prefabricados en concreto reforzado de 350 kg/cm², armado con acero de refuerzo y espesor de pared de 10 cm, con longitudes de 100, 150, 200 y 250 cm. Esta compuesto por tres elementos : Base, marco y tapa.

SUMIDEROS LATERALES TIPO SL

elementos : Base, marco y tapa. SUMIDEROS LATERALES TIPO SL Tipo Longitud Inferior Ancho Interior Espesor

Tipo

Longitud Inferior

Ancho Interior

Espesor Pared

Dimensiones Tapas

Peso Elemento

Sumidero

cm

cm

cm

 

cm

kg

SL - 100

100

78

10

90

x 50

1,206

SL - 150

150

78

10

90

x 50

1,643

SL - 200

200

78

10

90

x 50

2,038

SL - 250

250

78

10

90

x 50

2,516

1.4.7 TUBERÍAS CON RECUBRIMIENTO

10 90 x 50 2,516 1.4.7 TUBERÍAS CON RECUBRIMIENTO Existen algunas condiciones particulares en las cuales

Existen algunas condiciones particulares en las cuales la tubería de concreto puede ser sometida al ataque de agentes corrosivos. Este ataque puede presentarse tanto exterior como interiormente. Externamente por suelos ácidos (PH < 4.0) ó internamente por la acción del gas de Sulfuro de Hidrógeno (H 2 S), que se puede convertir en ácido sulfúrico en la clave del tubo.

Manufacturas de Cemento S.A. ofrece productos especiales para las condiciones particulares que así lo requieran, mediante el uso de recubrimientos exteriores e interiores.

1. RECUBRIMIENTOS EXTERIORES: Se realizan mediante la aplicación de pintura bituminosa Coaltar Epóxico, garantizando su

1. RECUBRIMIENTOS EXTERIORES:

Se realizan mediante la aplicación de pintura bituminosa Coaltar Epóxico, garantizando su durabilidad y aislando la tubería de la acidez del suelo circundante.

2. RECUBRIMIENTOS INTERIORES :

Es un revestimiento hecho de láminas de polietileno de alta densidad (HDPD), flexibles y resistente al impacto, embebidas a la pared interior del tubo en el momento de la fabricación, con espesores desde 1.5 mm; este recubrimiento puede ser colocado en la mitad superior del tubo, o, las 3/4 partes o incluso en la totalidad del perímetro interior.

1.4.8 JACKING PIPE / TUBERÍA HINCADA PARA TUNELES

Manufacturas de Cemento S.A. está en capacidad de producir tuberías especiales para ser instaladas mediante el sistema de hincamiento por gateo. Estas tuberías se fabrican bajo las especificaciones de la Norma ASTM C-76 y BS 5911.

bajo las especificaciones de la Norma ASTM C-76 y BS 5911. Se ofrecen en diámetros de

Se ofrecen en diámetros de 60 cm a 360 cm en longitudes útiles de 2,5 m.

El espesor de la pared y la cuantía de refuerzo dependen no solamente de las cargas vivas y muertas del terreno, sino también de los esfuerzos a los que se someterán en el proceso de hincado, el cual es efectuado de forma axial, introduciendo inicialmente una tuneladora para abrir el camino al tren de tubos.

1.5. CALIDAD

Durante su proceso de crecimiento de muchos años, MANUFACTURAS DE CEMENTO S.A. ha mantenido inalterable el sentido de responsabilidad con sus clientes, razón por la cual tiene el compromiso de garantizar la mejor CALIDAD en todos sus productos dentro de un constante desarrollo tecnológico e industrial, sometiendo todos los productos a rigurosos ensayos y contro- les durante su procesamiento. Es así como a comienzos de 1999 el ICONTEC otorgó a la empre- sa los sellos de calidad para las líneas de productos amparadas por las siguientes normas en sus tres plantas:

NTC-401 Tubos de concreto reforzado para alcantarillado. NTC-1022 Tubos de concreto sin refuerzo para alcantarillado. NTC-1328 Juntas flexibles para tubos circulares de concreto.

Así mismo, contamos en la actualidad con la certificación de aseguramiento de la calidad, nor-

12 ma ISO 9002 – 94, con proyección ISO 9000, versión 2000.

2. DISEÑO DE ALCANTARILLADOS
2. DISEÑO DE ALCANTARILLADOS

2.1 GENERALIDADES

2.1.1 Sistema de Alcantarillado:

Es el conjunto de elementos que permiten el traslado y la disposición de las aguas residuales y/o las aguas lluvias, desde donde se producen hasta la planta de tratamiento, o su descarga final a un cauce natural. Un sistema de alcantarillado está compuesto por las conexiones domi- ciliarias, las redes secundarias, las redes troncales, el emisario final y la planta de tratamiento.

2.1.2 Tipos de Redes:

Las redes de alcantarillado pueden ser de dos tipos: redes separadas, cuando la conforman dos conductos independientes, uno para el transporte de las aguas negras y otro para el trans- porte de las aguas lluvias; y redes combinadas, cuando, tanto las aguas negras como las aguas lluvias, son transportadas por un único conducto.

2.1.3 Clasificación de los Conductos:

Los conductos utilizados en las redes de alcantarillado pueden ser de las siguientes clases:

Tuberías circulares, construidas en gres, concreto sin reforzar, concreto reforzado, asbes- to-cemento, hierro fundido, plástico y fibra de vidrio, entre otras. Secciones rectangulares, o box-culvert, de concreto reforzado. Colectores de ladrillo circulares, semi-circulares o de sección en herradura. Canales abiertos revestidos o sin revestir, y de secciones trapezoidales o rectangulares. Secciones en arco, elípticas, construidas en concreto sin refuerzo ó reforzado.

2.1.4 Tipos de Tuberías:

Las tuberías utilizadas para la construcción de alcantarillados se dividen en dos grandes gru- pos:

Tuberías rígidas, cuya sección transversal no se puede distorsionar, sin causar colapso, al variar sus dimensiones vertical y horizontal más de un 0.1%, como las de concreto, gres, asbesto-cemento y hierro fundido. Tuberías flexibles, cuya sección transversal puede modificarse significativamente al variar sus dimensiones vertical y horizontal en más de un 3% sin que esto implique colapso, como las de PVC, polietileno, fibra de vidrio y similares.

Otra definición dada por el Reglamento Técnico del Sector de Agua Potable y Saneamiento Básico (RAS 2000), en el título G, literal G.1.2., para diferenciar las tuberías rígidas de las flexibles, es la siguiente:

Tubería flexible: Los materiales de tuberías que clasifican como flexibles son aquellos que derivan su capacidad de carga ante las cargas del terreno a partir de la interacción de la tubería flexible y del suelo circundante el cuál trabaja por la deflexión de la tubería hasta el punto de equilibrio bajo carga.

Tubería rígida: Los materiales de tuberías que clasifican como rígidos son aquellos que deri- van una parte substancial de su capacidad de carga ante las cargas del terreno a partir de la resistencia estructural del elemento asociada a la rigidez misma de la pared de la tubería.

2.1.5 Otros Elementos:

Las redes de alcantarillado, además de las tuberías, se complementan con otros elementos, como pozos de inspección, sumideros, cámaras de caída, aliviaderos, sifones invertidos y disipadores de energía, entre otros.

2.2 NORMAS DE DISEÑO

Se presentan a continuación, algunos aspectos sobre el diseño de alcantarillados, que deben ser complementados con las Normas de Diseño que tienen las diferentes entidades encargadas del manejo de este servicio y/o lo establecido en el Reglamento Técnico del Sector de Agua Potable

y Saneamiento Básico- RAS-2000.

2.2.1 Hidráulica de los Conductos:

La fórmula más conocida y utilizada para el cálculo del flujo en un conducto, es la de Manning, cuya expresión en sistema métrico es:

Donde:

de Manning, cuya expresión en sistema métrico es: Donde: V= velocidad en m/s. R= radio hidráulico

V= velocidad en m/s. R= radio hidráulico en m. S= pendiente en tanto por uno. n =coeficiente de rugosidad.

Las llamadas Tablas de Manning permiten, para una pendiente y diámetro seleccionados, deter- minar la velocidad y el caudal a tubo lleno. Como en la mayoría de los diseños de redes de alcantarillado es necesario conocer la altura de la lámina de agua y la velocidad real en el conduc- to, cuando fluye parcialmente lleno, inclusive porque la mayoría de las normas de diseño obligan

a no diseñar a tubo lleno los conductos que transportan aguas negras, para mantener una adecua-

da circulación de gases y ventilación, es necesaria la utilización de las llamadas «relaciones

hidráulicas», cuyos gráficos, a partir de la relación de caudal de diseño a caudal a tubo lleno (Q/

Q 0 ), permiten determinar, en diferentes curvas, las relaciones de altura de la lámina de agua a

diámetro (y/D 0 ) y velocidad real a velocidad a tubo lleno (V/V 0 ), al igual que la relación de profun-

didad hidráulica con respecto al diámetro (D/D 0 ), y área mojada con respecto al área total (A/A 0 ).

La tabla mostrada en el cuadro No. 11(ver anexos), calculada para un ‘‘n’’ variable con la profun- didad de la lámina, permite, a partir de la relación Q/Q 0 , que es la más fácil de conocer, determinar los respectivos valores de y/D 0 , D/D 0 , V/V 0 y A/A 0 .

2.2.2 Coeficiente de Rugosidad ‘‘n’’:

La selección del valor del coeficiente de rugosidad de un conducto es esencial en la determinación de su tamaño.

Los valores de este coeficiente han sido investigados durante muchos años. Una gran cantidad de valores ha sido evaluada a este respecto.

La diferencia entre los valores de laboratorio del ‘‘n’’ de Manning y los valores aceptados para el diseño es significativa. Numerosos ensayos han establecido valores de laboratorio, pero estos se han obtenido utilizando agua limpia, secciones rectas de tubería, sin pozos de inspección ni asentamientos, ni el efecto producido por las conexiones domiciliarias, condiciones todas que corresponden a las reales de funcionamiento de una tubería instalada. Estos valores de laborato- rio solamente indican la diferencia entre tuberías que se pueden considerar de pared hidráulica- mente lisa y tuberías de pared hidráulicamente rugosa.

Para todas las tuberías de pared lisa, sin importar el material de que están hechas, se han encontrado, en pruebas de laboratorio, valores de ‘‘n’’ entre 0.009 y 0.010, pero, históricamen- te, los ingenieros diseñadores de redes de alcantarillado han utilizado valores de 0.012 y 0.013. Este «factor de seguridad de diseño» de 20% a 30% tiene en cuenta la diferencia entre la prueba de laboratorio y las condiciones reales del conducto instalado y del fluido que realmen- te va a transportar, como lo son las aguas residuales que conforman la película biológica sobre las paredes interiores de las tuberías, ó bien las aguas pluviales que acarrean consigo sólidos suspendidos y fragmentos de arena y grava que terminan adhiriéndose a las paredes interio- res de las tuberías.

En la siguiente tabla se muestran los valores de ‘‘n’’ de Manning, para los tipos de tubería utilizados más comúnmente:

Tipo de Tubería

Valores de Laboratorio

Valores Recomendados para Diseño

Aguas Lluvias

Aguas Negras

Concreto

0.010

0.012

0.013

Plástico

0.009

0.012

0.013

Asbesto-Cemento

0.010

0.012

0.013

Gres

0.010

0.012

0.013

Hierro Fundido

0.010

0.013

0.013

Vale la pena aclarar que con la llegada de nuevos materiales, como los plásticos (PVC) y la fibra de vidrio (GRP), los fabricantes de tuberías con éstos productos recomiendan para el diseño, el factor “n” de 0.009, obtenido en laboratorio. Sin embargo, para determinar si existía alguna diferencia real entre éste factor para la tubería de concreto y la tubería PVC, se llevaron a cabo estudios en 16 alcantarillados sanitarios con tubería de PVC y tubería de concreto, en la ciudad de Edmonton y bajo el control de la Universidad de Alberta. Las pruebas de terreno consistieron en:

Medición de caudal usando el método de dilución de inyección continua de marcador fluores- cente. Medición de velocidad usando el método de velocidad de la sal. Medición de la profundidad de flujo en el pozo de inspección, usando cinta métrica y pesa. Medición de la pendiente promedio entre los pozos de inspección, usando varilla y nivel.

Se determinó la rugosidad hidráulica de cada sección de prueba, usando la ecuación de Colebrook-White.

Los valores promedio del coeficiente “n” de Manning obtenidos fueron los siguientes:

DIÁMETRO

COEFICIENTE “N” DE MANNING

(pulg.)

Tubería PVC

Tubería de Concreto

8

0.018

0.018

10

0.019

0.016

12

0.017

0.018

Aun cuando la verdadera magnitud de éstas cifras puede presentar variaciones por las dificul- tades inherentes a las mediciones y a la consecuente obtención de resultados experimentales confiables, los resultados numéricos se pueden usar legítimamente como una comparación de rendimiento en el terreno de los dos materiales, ya que para cualquiera de los casos los erro- res asociados a las mediciones son procedimentales.

Los resultados de éste estudio demostraron la significativa afectación de los valores encontrados en el laboratorio, debido a las condiciones de instalación y funcionamiento real en el terreno de las tuberías. Aparentemente no hay diferencias verdaderas entre los valores del coeficiente “n” de Manning obtenido para los tubos de plástico y los tubos de concreto para alcantarillado, en las condiciones reales de servicio en el terreno. Con base en los experimentos de laboratorio, los estudios de terreno y la teoría hidráulica, es evidente que todos los tubos de paredes hidráulica- mente lisas (concreto, plástico, fibra de vidrio, gres y hierro colado revestido con cemento) deben diseñarse con el mismo valor “n” de Manning.

En resumen, se puede afirmar que el valor más recomendable del coeficiente ‘‘n’’ de Manning para usar en los diseños es 0.012 ó 0.013 (valores presentados anteriormente). Sin embargo, para tuberías antiguas (fundidas en sitio), cuando se tengan dudas sobre la calidad de la construc- ción, es conveniente emplear un valor un poco más alto, como 0.015.

2.2.3 Velocidades:

En el diseño de alcantarillados hay que tener presente el control de las velocidades en los conduc- tos. Se debe garantizar una velocidad real mínima que garantice auto-limpieza en la tubería, que según el RAS 2000 no debe ser inferior a 0.45 m/s para aguas negras y a 0.75 m/s para aguas lluvias. Para alcantarillados sanitarios, el RAS 2000 permite una velocidad mínima real de 0.4 m/ s (ó esfuerzo tractivo mínimo de 0.1 Kg/m 2 ) en sistemas simplificados, y a su vez exige otras velocidades reales mínimas que van desde 0.5 m/s hasta 1.0 m/s para colectores que transporten aguas residuales típicamente industriales, dependiendo de la Demanda Bioquímica de Oxígeno, para evitar la formación de sulfuros. (Ver RAS 2000, numeral A.11.3.6.).

La velocidad máxima para alcantarillados sanitarios tiene que ver con la acción erosiva del flujo permanente de las aguas negras, y según el RAS 2000 no debe exceder de 5 m/s para cualquier tipo de material. En el caso de alcantarillados pluviales, la velocidad máxima está relacionada con la acción abrasiva que puedan tener las partículas en suspensión en el agua, con respecto al material de la tubería, aunque su incidencia es mucho menos frecuente que en el caso de las aguas negras porque solamente ocurriría cuando se presente el caudal de diseño, que depende del período de retorno con que se diseñen los colectores; según el RAS 2000 la velocidad máxima para alcantarillados pluviales de concreto es de 5.0 m/s.

2.2.4 Profundidades Mínimas y Máximas de Instalación:

Según el RAS 2000, los valores mínimos permisibles de recubrimiento de los colectores, tanto de aguas lluvias como de aguas negras, con relación a la rasante definitiva, se definen así: de 0.75 m para vías peatonales y de 1.20 m para vías vehiculares. En cuanto a las profundidades máximas de instalación, el RAS 2000 hace referencia a que se garanticen los requerimientos geotécnicos de las cimentaciones y estructurales de los materiales y colectores durante y después de su construcción.

Sin embargo, entendiendo esta normatividad de recubrimientos mínimos como delineamiento de diseño para lograr que los colectores de alcantarillado siempre se encuentren por debajo de otras redes de servicios públicos tales como acueducto, teléfonos, energía, etc., las tuberías de concre- to y en especial las de concreto reforzado poseen propiedades mecánicas que permiten la insta- lación de las mismas a recubrimientos muy bajos, cuando se hace necesario por razones de superficialidad de los puntos de desagüe, y en ese sentido es posible instalarlas a las profundida- des mínimas que se indican en los cuadros que se anexan a la presente guía técnica. De igual manera, las tuberías de concreto, dependiendo de su tipo y clase, también pueden instalarse a profundidades grandes cuando las condiciones del terreno así lo exigen, de tal manera que se pueden garantizar las profundidades máximas de instalación que también se indican en los cua- dros complementarios de esta guía técnica. Como soporte técnico de estas afirmaciones, pueden consultarse las ideas anotadas en los numerales 3.2.1.1 y 3.2.1.2.

3. DISEÑO PARA INSTALACIÓN DE TUBERIAS DE CONCRETO
3. DISEÑO PARA INSTALACIÓN DE TUBERIAS DE CONCRETO

3.1. CONDICIONES DE INSTALACIÓN

De acuerdo con las condiciones de instalación, los conductos pueden clasificarse como con- ductos en condición zanja y conductos en condición terraplén.

3.1.1. Conductos en Condición Zanja:

Son estructuras enterradas completamente en zanjas estrechas, cuyos lados no han sufrido mayores disturbios y cuyo ancho es relativamente pequeño en relación con la altura del relle- no. En éste tipo de instalación, el material de relleno tenderá a asentarse en relación con las paredes de la zanja, generando en dirección a la superficie, fuerzas por efecto de la fricción, que alivian la carga sobre la tubería, de tal forma que en ésta condición, las cargas producidas por el relleno son iguales al peso del prisma que se forma entre las paredes de la zanja por encima de la clave de la tubería, menos las fuerzas de fricción.

de la clave de la tubería, menos las fuerzas de fricción. FIGURA 1 A medida que

FIGURA 1

A medida que el ancho de la zanja se aumenta, también aumenta el tamaño del prisma de relleno, incrementándose por lo tanto la carga que debe soportar el tubo. Si el ancho de la zanja es incrementado significativamente, el efecto de las fuerzas de fricción entre el relleno y las paredes de la zanja se reduce o elimina, incrementándose las cargas sobre la tubería, hasta llegar a un valor límite a partir del cual la carga permanece constante. Este punto límite se denomina “Ancho de Transición”. Por lo tanto, para evitar un aumento de cargas sobre el conducto, se especifican anchos de zanja angostos que no entorpezcan los trabajos de insta- lación, recomendándose generalmente, un valor del diámetro exterior más 0.40 m.(ver cuadro

No.3).

Para efectos de cálculo, el ancho de transición es el ancho de la zanja que generaría una carga de relleno transmitida al lomo de la tubería de una magnitud igual a la de una condición de terraplén en proyección positiva. De esta manera, el ancho de transición podría calcularse como:

Bt = Bc.(Cc/Cd) 1/2 , que proviene de Wd=Cd.w.Bt 2 = Cc.w.Bc 2 , equivalente a Cd.Bt 2 -Cc.Bc 2 =0. Re- emplazando Cd por el valor que tendría para un ancho de zanja igual al ancho de transición Bt, la ecuación a resolver es:

al ancho de transición Bt, la ecuación a resolver es: Donde: Bt = Ancho de transición

Donde:

Bt = Ancho de transición

Bc

= Diámetro exterior de la tubería

Cd

= Coeficiente de carga para instalación en zanja (Numeral 3.2.1.1)

Cc

= Coeficiente de carga para instalación en terraplén, proyección positiva

(Numeral 3.2.2.1) Ku’= Se definen en el numeral 3.2.1.1 El ancho de transición también puede obtenerse a partir del gráfico No.4.

3.1.2. Conductos en Condición Terraplén:

Se presenta ésta condición cuando el ancho de la zanja supera el ancho de transición o en los casos en que la superficie final del terreno deba quedar por encima del terreno natural y es nece- sario construir un terraplén hasta alcanzar el nivel previsto. En éstas condiciones, la base de la tubería puede quedar, ya sea por encima ó por debajo del terreno natural, lo que obligaría en este último caso a construir una zanja más o menos profunda.

Cuando la tubería sobresale de dicha zanja ó simplemente no hay zanja, la condición de instala- ción es de proyección positiva.

la condición de instala- ción es de proyección positiva. FIGURA 2 Cuando la tubería queda totalmente

FIGURA 2

Cuando la tubería queda totalmente en el interior de la zanja, la condición de instalación es de proyección negativa ó zanja terraplenada.

FIGURA 3 Existe una modalidad para disminuir las cargas sobre la tubería en el caso

FIGURA 3

Existe una modalidad para disminuir las cargas sobre la tubería en el caso de la instalación en proyección positiva, que consiste en construir el terraplén sobre la tubería hasta una altura sobre la clave igual a su diámetro exterior, compactándolo a cada lado en una longitud mínima de dos veces el diámetro exterior o 3.60 m, la que sea menor. Con el terraplén así compactado se excava una zanja hasta el lomo de la tubería, con un ancho igual a su diámetro exterior y se rellena con material compresible, como paja, aserrín, icopor, suelo orgánico, o cualquier mate- rial que ofrezca garantía de un asentamiento claramente superior al del relleno compactado. Esta condición de instalación se conoce como de zanja inducida. Luego se completa el terra- plén hasta su nivel especificado.

instalación se conoce como de zanja inducida. Luego se completa el terra- plén hasta su nivel

FIGURA 4

3.2. CONSIDERACIONES DE DISEÑO DE LA CIMENTACIÓN

3.2.1. CONDICION ZANJA:

En general deben cumplirse las etapas siguientes para seleccionar la clase de tubería apropiada:

Inicialmente, un análisis físico de la instalación determina las condiciones de carga de la tubería,

ya que gracias a él, se definen las profundidades y el tipo de material que se utilizará como relleno,

así como el ancho mismo de la zanja.

Luego, y de acuerdo con lo anterior se procede a:

- Determinar la carga debida al relleno,

- Determinar la carga viva y la carga total,

- Seleccionar la cimentación,

- Determinar el factor de carga,

- Aplicar el factor de seguridad, y

- Seleccionar el tipo y clase de tubería, conforme a la resistencia del tubo.

3.2.1.1. Determinación de la Carga de Relleno:

Esta carga, denominada carga muerta, es producida por el peso del relleno de la zanja sobre la tubería, y su magnitud se calcula mediante la fórmula de Marston, así:

Siendo:

W = Cd.w.Bd 2

W

= carga muerta sobre la tubería en kg/ml de tubo

w

= peso unitario del material de relleno en kg/m 3

Bd

= ancho de la zanja a la altura de la clave ó lomo de la tubería, en m.

Cd

= coeficiente de carga para instalación en zanja, adimensional, el cual es función de la altura

de relleno (H), el ancho de la zanja (Bd),del coeficiente de fricción entre el relleno y los lados

de la zanja (u’), y de la relación de la presión lateral a la presión vertical (K).

 
 

en

la

cual:

e = base de los logaritmos naturales ( 2.7182812 )

cual: e = base de los logaritmos naturales ( 2.7182812 ) Donde: u = coeficiente de

Donde:

u = coeficiente de fricción interna del material de relleno

u’= coeficiente de fricción entre el material de relleno y las paredes de la zanja, el cual es igual

o menor que u, tomándose para los cálculos como generalmente iguales.

Para facilitar la determinación del factor Cd, se presenta el Cuadro Nº 1 en el cual, a partir de la relación H/Bd, y conociendo el material de relleno, se encuentra el valor de Cd.

Para la elaboración de los gráficos y cálculo de cargas, se han utilizado los siguientes materiales

de relleno

Material

w (kg/m 3 )

Ku’

Arena Tierra Arcilla seca Recebo o mezcla de Arena y grava Arcilla saturada

1.600

0.1924

1.800

0.1500

1.800

0.1300

1.950

0.1650

2.100

0.1100

3.2.1.2. Determinación de Carga Viva:

Se considera que sobre una tubería actúan cargas vivas no solamente cuando hay presencia de cargas móviles, sino también cuando sobre el terreno (ó a un costado) actúan cargas está- ticas localizadas (cimentaciones de edificaciones, puentes ó estructuras cercanas). En este caso se habrán de calcular de la misma manera que las cargas móviles, excluyendo la consi- deración de los factores de impacto.

3.2.1.2.1. Carreteras:

La carga viva en nuestro país está actualmente normalizada con base en el camión C-4095 del Código de Diseño Sísmico de Puentes, el cual aplica una carga de 7500 kg. en un rectángulo de 0.50 m de ancho por 0.25 m de largo, en el sentido paralelo al eje de la tubería. La carga ejercida sobre el tubo por la carga móvil concentrada en la superficie, tal como la rueda del camión, se puede calcular así:

a) Por la fórmula de Boussinesq:

se puede calcular así: a) Por la fórmula de Boussinesq: Donde: Wv = carga sobre la

Donde:

Wv = carga sobre la tubería en kg/m lineal de tubería

P

= carga concentrada (7500 kg.)

F

= factor de impacto dependiendo de la profundidad del lomo de la tubería, así:

 

Profundidad (m)

F

0.00

– 0.30

1.3

0.31

– 0.60

1.2

0.61

– 0.90

1.1

0.91 en adelante

1.0

L

= longitud del tramo, que se ha considerado siempre de 1.00 m. Sin embargo, pueden afinarse

los cálculos si se desea trabajar con bajos recubrimientos, casos en los que considerar 1.00 m como longitud promedio para determinar la transmisión de esfuerzos por carga viva al lomo de

la

tubería podría resultar en subestimación de las cargas; en estos casos, puede tomarse 0.25

m

como longitud máxima de concentración de esfuerzos, que equivale a la dimensión mínima

de aplicación de la carga viva proveniente del camión de diseño, obteniéndose el caso más

desfavorable posible, al considerar los 25 cm más cargados del lomo del tubo.

21

Cs = coeficiente de carga para cargas concentradas, adimensional, que es una función depen- diente de la altura del relleno sobre el lomo de la tubería (H), del diámetro exterior de la tubería (Bc) y de la longitud de aplicación de carga en la tubería (L). Y para cuyo cálculo se presenta el Cuadro Nº 2.

(L). Y para cuyo cálculo se presenta el Cuadro Nº 2. Se toma L=1m, pero también

Se toma L=1m, pero también se puede tomar L=0,25m, que equivale a la longitud mínima de aplicación de la carga de una llanta del camión de diseño, si se quiere afinar el resultado sobre todo al trabajar con recubrimientos muy bajos.

b) Por la distribución en Tronco de Pirámide

Otra metodología sugerida por la AASHTO, se aplica considerando que la carga P aplicada en la superficie, se transmite en profundidad, según un tronco de pirámide, cuyas caras laterales for- man un ángulo de 35 o con la vertical. En la superficie, la carga P se considera aplicada sobre un rectángulo de 0.50 m de ancho por 0.25 m de largo, en sentido paralelo al eje de la tubería. En la figura 5, a = 0.25 m b=0.50 m.

al eje de la tubería. En la figura 5, a = 0.25 m b=0.50 m. FIGURA

FIGURA 5

En éstas condiciones, a una profundidad del plano que pasa por el lomo de la tubería H, se producirá una presión igual a,

lomo de la tubería H, se producirá una presión igual a, pero sobre la tubería, la

pero sobre la tubería, la fuerza aplicada será la correspondiente a la presión sobre el lomo, multi- plicada por el área sobre la misma, que es igual a (0.25+1.4H) .Bc, o sea, una fuerza de,

aplicada en una longitud de tubería igual a 0.25+1.4H. Pero como la reacción bajo la

aplicada en una longitud de tubería igual a 0.25+1.4H.

Pero como la reacción bajo la tubería se produce sobre una longitud mayor por la distribución piramidal hacia abajo de la carga, como carga unitaria por metro lineal de tubería, se toma la correspondiente a una “longitud eficaz”, medida a los ¾ del diámetro exterior de la conduc- ción, del lomo hacia abajo, es decir,

Le = 0.25+1.4H +1.4 . 3/4Bc = 0.25+1.4H +1.05Bc

es decir, Le = 0.25+1.4H +1.4 . 3/4Bc = 0.25+1.4H +1.05Bc FIGURA 6 Como la carga

FIGURA 6

Como la carga P es móvil, se debe aplicar el factor de impacto, F, lo que producirá una carga viva por unidad de longitud sobre la tubería de,

Siempre que t=0.50+1.4H>Bc

sobre la tubería de, Siempre que t=0.50+1.4H>Bc Cuando t=0.50+1.4H ≤ Bc, la carga P incide en

Cuando t=0.50+1.4HBc, la carga P incide en su totalidad sobre la tubería, resultando,

Cuando t=0.50+1.4H ≤ Bc, la carga P incide en su totalidad sobre la tubería, resultando, FIGURA
Cuando t=0.50+1.4H ≤ Bc, la carga P incide en su totalidad sobre la tubería, resultando, FIGURA

FIGURA 7

23

Esta misma teoría está expuesta en el “Concrete Pipe Handbook”, pero suponiendo que el ancho

y el largo del rectángulo sobre el que se aplica la carga en la superficie, se incrementan en un valor de 1.75, en lugar de 1.4 (2tg.35 o .), utilizando las mismas fórmulas.

Si en la superficie actúa más de una carga, su efecto se superpone a partir de cierta profundidad. Consideremos dos áreas cargadas entre las cuales existe una distancia c (Figura 8). La superpo- sición se inicia para una profundidad h S definida por:

sición se inicia para una profundidad h S definida por: FIGURA 8 A una profundidad H
sición se inicia para una profundidad h S definida por: FIGURA 8 A una profundidad H

FIGURA 8

A una profundidad H >h S , la anchura s abarcada por la superposición, es:

S , la anchura s abarcada por la superposición, es: Suponiendo ambas cargas iguales a P,

Suponiendo ambas cargas iguales a P, la presión producida sobre el terreno en la anchura “s” será la correspondiente a una carga de valor 2P.

Una conducción enterrada a una profundidad H >h

y situada a igual distancia de ambas cargas,

se encontrará ( a nivel de su plano de clave) sometida a la presión producida por 2P en una faja

longitudinal de anchura “s”, y a la presión originada por P, fuera de esta faja.

S,

Si Bc hs la carga sobre la conducción es la correspondiente a una carga de valor 2P, es decir

es la correspondiente a una carga de valor 2P, es decir Cuando H >h s ,

Cuando H >h s , pero Bc > s, la carga es la producida por la presión debida a 2P en la anchura s mas la debida a P en Bc – s

, pero Bc > s, la carga es la producida por la presión debida a 2P

3.2.1.2.2. Ferrocarriles:

Para calcular la carga viva producida por una locomotora, la American Railway Engineering Association recomienda usar la combinación de cargas representada por la Cooper E-80, con un factor de impacto variando desde 40% con cero recubrimiento a 0% con 3.00 m de recubri- miento de la tubería.

La carga viva por unidad de longitud transmitida a una tubería enterrada, se calcula por la fórmula:

Donde:

Wv = Cs . P . Bc . (1+F)

Wv = carga viva transmitida a la tubería, en kg/m lineal

P = carga distribuida a la base de los rieles, en kg/m 2

Cs = coeficiente de carga viva Bc = diámetro exterior de la tubería, en m

F = factor de impacto, definido anteriormente.

El peso de la locomotora (4 ejes de 36,288 kg ó 80,000 lbs, cada uno para el tren Cooper E-80), se asume distribuido uniformemente sobre un área de 2.44 m (D) por 6.10 m (M), más el peso muerto de la estructura de la vía férrea, que es equivalente a 300 kg/m lineal, aplicados en los 2.44 m.

El coeficiente de carga viva Cs, se determina en el Cuadro Nº 2, reemplazando Bc por D y L por

M.

3.2.1.2.3. Aeropuertos

Un factor importante en las operaciones aeroportuarias es el adecuado funcionamiento de su sistema de drenaje. A causa de los relativamente poco profundos recubrimientos asociados

con el drenaje subsuperficial del predio mismo del aeropuerto, y la magnitud de la concentra- ción de las cargas en las llantas, el efecto de las cargas transmitidas por los aviones en el diseño estructural de tuberías enterradas es más crítico que para la mayoría de las autopistas

vehiculares.

La distribución de las cargas de las llantas de los aviones sobre un plano horizontal dentro de la masa de suelo depende de la magnitud y características de las cargas de los aviones, la configuración del tren de aterrizaje, el tipo de estructura de pavimento y las condiciones del subsuelo. El peso de los aviones corpulentos y otros más pesados, han dado lugar a múltiples aparejos de llantas consistentes en ensamblajes de dos ruedas y/o ensamblajes de dos ejes tándem para reducir la concentración de carga. El efecto neto es una combinación de cargas, la cual impone un traslapo de presiones similar a, pero más pesado que en el caso de cargas

vehiculares.

Si se cuenta con pavimento rígido, una concentración de carga debida a la llanta de un avión se distribuye sobre un área apreciable, y es substancialmente reducida en intensidad en la subrasante. Para ensamblajes con tren de aterrizaje de varias llantas, la intensidad de la pre- sión total depende de la interacción de las presiones producidas por cada llanta individual. La máxima carga transmitida a una tubería varía con el tamaño de la tubería en consideración; la localización relativa de la tubería con respecto a la configuración particular del tren de aterriza- je y la altura de relleno entre el lomo del tubo y el plano de la subrasante.

Para un pavimento flexible, el área de la distribución de carga en cualquier plano dentro de la masa de suelo es considerablemente menor que para un pavimento rígido. La interacción de las intensidades de presión, debidas a las llantas individuales de un ensamblaje de tren de

aterrizaje de varias llantas, es también menos pronunciada para cualquier profundidad dada de recubrimiento.

En los ejercicios de diseño de aeropuertos actuales, se utiliza el peso bruto máximo de decolaje ya que el peso máximo de aterrizaje usualmente se considera del orden de las tres cuartas partes del peso de decolaje. La influencia del impacto no se considera en el proceso de diseño.

a) Pavimentos Flexibles y Afirmados

Hay un buen número de pequeños aeropuertos que, como pavimento, sólo cuentan con una capa suficiente para ejercer control del polvo y para minimizar el efecto destructivo y erosivo del viento sobre las partículas de agregado. Para éstos casos, y para los que cuentan con un buen pavimen- to flexible, puede utilizarse la teoría de Boussinesq, la cuál asume que no hay efecto de pavimento en la distribución de carga, para determinar las intensidades de presión en el subsuelo, produci- das por las cargas vivas. Las ecuaciones de Boussinesq asumen un solo material elástico, homo- géneo e isotrópico, y fueron desarrolladas para el estado completo de esfuerzos, bajo una carga puntual, aplicada en la superficie de un plano infinitamente ancho. Sin embargo, dichas ecuaciones han sido extendidas para cargas uniformemente distribuídas aplicadas sobre superficies circula- res, rectangulares, linealmente distribuidas sobre longitudes infinitas, ó finitas, etc.

Para aplicaciones prácticas, se han desarrollado simplificaciones para determinar la intensidad de presión subsuperficial generada por una carga aplicada sobre el afirmado ó sobre una vía ligera- mente pavimentada. Una simplificación propuesta es la siguiente ecuación desarrollada a partir de la solución general de Boussinesq:

a partir de la solución general de Boussinesq: Donde:   P(H,x) = Intensidad de la presión

Donde:

 

P(H,x)

=

Intensidad de la presión vertical a alguna distancia horizontal x, y

 

a

alguna distancia vertical H, dentro de la masa de suelo.

 

C

=

Coeficiente de presión dependiente de H, x y del radio r del círcu

 

lo

de presión sobre el que está aplicada la carga, en la superficie.

p o

= Presión de la llanta.

El radio del círculo de presión en la superficie se define como:

del círculo de presión en la superficie se define como: Donde: r = Radio del círculo

Donde:

r

= Radio del círculo de presión en la superficie

P

= Carga de una sola llanta.

p

o

= Presión de la llanta.

El coeficiente de presión C para x=0 (debajo del centro del círculo de presión) puede calcularse con la siguiente expresión:

de presión C para x=0 (debajo del centro del círculo de presión) puede calcularse con la

Donde tanto r como H ya fueron descritos.

Para realizar combinaciones de cargas debidas a dos ó más llantas del tren de aterrizaje de un avión, caso en el cuál interesa conocer el efecto de la influencia del traslapo de las mismas, es preciso utilizar la solución general para el coeficiente C, el cuál puede consultarse en el cuadro No. 12.

a) Pavimentos Rígidos

En 1926, Westergaard presentó una investigación resumiendo los resultados de un extenso estudio sobre los efectos de las condiciones de carga, soporte de la subrasante y condiciones de frontera en pavimentos de concreto. Estos resultados conformaron las bases mediante las cuáles él desarrolló un método para calcular los esfuerzos en losas de concreto.

Con base en este antiguo trabajo de Westergaard y otros, la Portland Cement Association (PCA) desarrolló un método para determinar la presión vertical sobre una tubería enterrada debida a las cargas de las llantas aplicadas sobre pavimentos de concreto. La PCA asume que tanto las losas como la tierra son materiales elásticos, la compresión del suelo es proporcional a la deflexión de la losa, y el efecto de la carga se difunde radial e igualmente en todas direccio- nes. Así, fue desarrollada la siguiente ecuación para la intensidad de la presión sobre tuberías de concreto enterradas bajo pavimentos de concreto:

Donde:

de concreto enterradas bajo pavimentos de concreto: Donde: C = Coeficiente de presión, dependiente de H,

C

=

Coeficiente de presión, dependiente de H, x y Rs

P

=

Cargas de llanta

Rs

=

Radio de rigidez para una losa de pavimento rígido.

p(H,x)=

Intensidad de la presión vertical a alguna distancia horizontal x, y a alguna distancia vertical H, dentro de la masa de suelo. Esta distan cia vertical H se mide bajo la losa de concreto, excluyendo su espe sor h.

Rs es posteriormente definida como:

su espe sor h. Rs es posteriormente definida como: Donde: E h m k =Módulo de

Donde:

E

h

m

k

=Módulo de elasticidad del concreto, tomando un valor típico de 4x10 6 psi

=Espesor del pavimento de concreto.

=Relación de Poisson del concreto (se toma 0.15)

=Módulo de reacción de la subrasante.

Los coeficientes de presión han sido estimados para varias condiciones de cargas y separa- ciones entre las mismas para simplificar la tarea de estimar las cargas vivas sobre las tuberías, debidas a los aviones. Los resultados se incluyen en los cuadros 13 al 17, en los cuáles se puede obtener el coeficiente de presión para varios valores de H/Rs y x/Rs. El radio de rigidez del pavimento Rs, puede calcularse a partir de la expresión ya mencionada, en la que el módu- lo de reacción de la subrasante puede estimarse utilizando el gráfico No 7, el cuál permite estimar este valor utilizando como base los diversos sistemas de clasificación de los suelos, ó

bien, valores de resistencia tales como el CBR. El radio de rigidez tambien puede estimarse en unidades inglesas utilizando el cuadro No.18.

Los valores dados en los cuadros son usados para determinar las presiones sobre planos hori- zontales a una profundidad H, medida desde el plano de subrasante, en un cuerpo semi-infinito elástico, a partir de una llanta simple ó de dos llantas colocadas a varios espaciamientos en la superficie del pavimento. Los valores de los coeficientes para dos llantas espaciadas 0.8 Rs, 1.6Rs y 2.4Rs, son mayores, para cualquier altura dada de relleno, que los valores del coeficiente presentados para una llanta sóla. Así, la presión combinada, sobre cualquier plano horizontal para llantas espaciadas 2.4Rs ó menos, es mayor que para una llanta sencilla. Para un espaciamiento mayor de las llantas, 3.2Rs, los valores del coeficiente son mayores que para una carga simple, excepto cerca del pavimento. Por lo tanto, para un espaciamiento de 3.2Rs se debería usar la presión combinada excepto donde la tubería está muy cerca de la cota de la subrasante del pavimento, caso en el cuál puede ser usada la carga de una llanta simple. Para espaciamientos de llantas mayores de 3.2Rs, la presión combinada de dos llantas nunca será igual ó mayor que la presión de una llanta simple.

La presencia de una tubería introduce una condición de frontera la cuál, teóricamente, crea un caso similar al de un estrato elástico de profundidad H descansando sobre una base rígida. Aun- que las presiones basadas en este concepto serían ligeramente más altas que aquéllas incluidas en los coeficientes tabulados, la variabilidad de las propiedades elásticas del relleno sobre la tubería, la rigidez de la tubería, y las inexactitudes mismas de la teoría son tales que no se justifi- can los cálculos demasiado precisos.

EJEMPLO 1:

Una tubería de 12” de diámetro se va a instalar en una zanja de 0.90 m. de ancho, bajo la pista de un aeropuerto, pavimentada en concreto de 0.30 m de espesor. La tubería tendrá un recubrimien- to de 0.30 m desde el lomo hasta la base de la placa del pavimento, de una mezcla de arena y grava, con un peso unitario de 1950 kg/m³. La carga transmitida por la llanta del avión es de

90,000lbs.

Encontrar: La carga viva aplicada sobre la tubería.

El material de relleno corresponde a un suelo GC, con

El material de relleno corresponde a un suelo GC, con , según el gráfico No 7.

, según el gráfico No 7.

Se tiene h=30cm; E=28000 kg/cm², K=8.3 kg/cm³. Para estos datos, Rs=93.86 cm; si H=0.30 m ó

30 cm, entonces.

estos datos, Rs=93.86 cm; si H=0.30 m ó 30 cm, entonces. Si se entra a la

Si se entra a la tabla del cuadro No 13, para

c=0.1034.

Si se entra a la tabla del cuadro No 13, para c=0.1034. , se tiene un

, se tiene un coeficiente

Para una tubería de 12” el diámetro externo es Bc=0.38 m.

cuadro No 13, para c=0.1034. , se tiene un coeficiente Para una tubería de 12” el
cuadro No 13, para c=0.1034. , se tiene un coeficiente Para una tubería de 12” el

3.2.1.3.Carga Total

Debido a que generalmente las tuberías de alcantarillado, tanto de aguas negras como de aguas lluvias, se instalan por las calzadas vehiculares, la carga total que soportará la tubería será la suma de la carga muerta más la carga viva, calculadas según lo indicado en los nume- rales anteriores.

3.2.1.4. Cimentación de la Tubería

La cimentación de la tubería es el medio por el cual, la reacción vertical alrededor de la super- ficie inferior de la tubería, se transfiere a su estructura. La carga que soporta un tubo rígido, depende también de la capacidad de la cimentación (base

y atraque) para distribuir apropiadamente la reacción vertical de la tubería, de tal forma que ella no sea esforzada hasta su capacidad estructural. Los factores que determinan la capacidad de la cimentación para distribuir éstas fuerzas de reacción son : área de contacto con la tubería, clase de material y grado de compactación.

Las diferentes cimentaciones normalizadas para tuberías rígidas enterradas en condición zan- ja, se ilustran en la Gráfica Nº 5, con sus respectivos factores de carga correspondientes a cada caso, según la Norma Técnica Colombiana NTC 5012.

3.2.1.5.Factor de Carga

El factor de carga es la relación entre la carga máxima admisible que soporta la tubería insta- lada y la carga de rotura, si se utiliza tubería de concreto sin refuerzo, y la carga de fisura, en caso de utilizarse tubería de concreto reforzado.

Tanto la carga de rotura como la carga de fisura, se obtienen por medio del ensayo de los “tres apoyos”, cuyos valores están especificados en las Normas Técnicas Colombianas NTC 1022

y 401, para tuberías de concreto sin refuerzo y concreto reforzado, respectivamente. (ver cua- dro No. 4).

La manera de realizar el ensayo de los “tres apoyos” está especificado en la Norma Técnica Colombiana NTC 3676.

3.2.1.6.- Factor de Seguridad

El factor de seguridad se utiliza en el cálculo, debido a que los esfuerzos soportados por la tubería enterrada, dependen de condiciones de instalación que se encuentran a menudo fuera del control del diseñador. Los valores utilizados para éste factor están basados en la experien- cia.

Para tubería rígida sin refuerzo se especifica un valor de 1.5 y para tuberías rígidas reforzadas, el Concrete Pipe Handbook recomienda un valor que va desde 1.25 a 1.50, cuando se diseña por carga última, así:

Según la norma ASTM C655-95, el valor del factor de seguridad en el caso de tubos de concre- to reforzado, es:

así: Según la norma ASTM C655-95, el valor del factor de seguridad en el caso de

para valores intermedios de carga de fisura/diámetro interno puede interpolarse linealmente, para hallar el factor de seguridad.

De todas maneras, el factor de seguridad para tuberías de concreto reforzado se define como el cociente entre la carga última y la carga de grieta. O sea que si se diseña utilizando la carga de grieta de 0.3 mm, el factor de seguridad es siempre de 1.0, en vez de utilizar para el diseño la carga última.

3.2.1.7. Carga Máxima Admisible

La carga máxima admisible que debe soportar la tubería de concreto instalada en una red de alcantarillado, está dada por la siguiente relación:

Carga Máxima Admisible = Resistencia a Los Tres Apoyos x Factor de Carga

Factor de Seguridad

En el Cuadro Nº 5 se presentan los valores calculados de carga máxima admisible para tuberías de concreto sin refuerzo, Clases 1 y 2, y de concreto reforzado, Clases I a V.

EJEMPLO 2:

Determinar la clase de tubería de concreto y la cimentación respectiva, para la instalación en zanja de un alcantarillado de 900 mm (36”) de diámetro, a una profundidad de 3.20 m a lomo, suponiendo que se va a rellenar la excavación con arcilla saturada.

1. El ancho de excavación recomendado es de 1.50 m, según el Cuadro Nº.3

2. Conocidos el ancho de excavación, profundidad y material de relleno, se determina el coeficien- te Cd, del Cuadro Nº.1, se calcula la carga producida por el relleno así:

W = Cd . w . Bd 2 ; H / Bd=2.13

Cd = 1.70 , w= 2100 kg/m3,

Bd = 1.50 m

W = 1.70x2100x1.50² = 8032.50 kg/m

La

carga viva, usando la fórmula de Boussinesq, sería:

Wv = Cs . P . F

L

H

> 0.90m, entonces F=1.0.

Si

L=1.0m entonces L/2H=0.156;

Bc=1.10m, Bc/2H=0.172 Cs = 0.047 (del Cuadro Nº 2), P = 7500 kg (Camión C4095), F = 1.0, L = 1.0 m

Wv = 0.047x7500x1.0 = 352.5 kg/m

1.0

Para L=0.25m se tendría L/2H=0.039

. 5 k g / m 1.0 Para L=0.25m se tendría L/2H=0.039 Cs=0.0127 W v =

Cs=0.0127

Wv = 0.0127x7500x1.0 = 380.3 kg/m

0.25

Utilizando el otro método expuesto anteriormente, se tendría:

P . F . Bc

. Wv = Le .(0.50+1.4H) F = 1.0, H = 3.20 m, Bc = 1.10
.
Wv =
Le .(0.50+1.4H)
F = 1.0,
H = 3.20 m,
Bc = 1.10 m ,
1.10 = 281.26 kg/m
5.89 x 4.98
kg/m.
kg/m.
kg/m.
kg/m.
Wv = Cs . P . Bc .(1+F)
F = 0%
( H>3.0 m)
4
x 36285 +
300
P =
=

2.44 x 6.10

2.44

Le = 0.25+1.4H+1.05Bc

P = 7500 kg,

Wv = 7500 x 1.0 x

Le = 5.89 m

Tomando el valor más desfavorable de la carga viva, se tendría una carga total de

Wt = 8032.50+380.3 = 8413 kg/m

3. Con una carga total de 8413 kg/m, y con base en el Cuadro Nº 5, se puede ver que si se

utiliza tubería sin refuerzo, se requeriría una cimentación en concreto hasta el eje del tubo, con un factor de carga de 3.0, para una carga máxima admisible de 9382 kg.

Si

se utiliza tubería de concreto reforzado, se podrían tener las siguientes combinaciones:

Tubería Clase I con cimentación de factor de carga 3.0

10530

y carga máxima admisible de

Tubería Clase II con cimentación de factor de carga 2.2 y carga máxima admisible de 9662 kg/m Tubería Clase III con cimentación de factor de carga 1.9 y carga máxima admisible de

11269

Tubería Clase III con cimentación de factor de carga 1.5 y carga máxima admisible de

8897

Tubería Clase IV con cimentación de factor de carga 1.1 y carga máxima admisible de

9662

Planteadas las alternativas anteriores, la selección final deberá ser, necesariamente, de ca- rácter económico.

Si

sería :

el mismo alcantarillado se fuera a colocar cruzando por debajo de una vía férrea, el diseño

Bc = 1.10m y

D

M

= 2.44m

= 6.10m

Del cuadro 2 se obtiene para estas condiciones un Cs=0.382

10483 kg/m 2

Wv = 0.382x10483x1.10x1.0 = 4400 kg/m

Wt = 8033+4400 = 12433 kg/m

31

Se podrían utilizar las siguientes alternativas de instalación: (según el cuadro #5)

Tubería de concreto sin refuerzo con cimentación de factor de carga 4.0 y carga máxima admisible de 12509 kg/m. Tubería de concreto reforzado Clase I con cimentación de factor de carga 4.0 y carga máxi- ma admisible de 14040 kg/m. Tubería de concreto reforzado clase II con cimentación de factor de carga 3.0 y carga máxi- ma admisible de 13176 kg/m. Tubería de concreto reforzado clase III con cimentación de factor de carga 2.2 y carga máxima admisible de 13048 kg/m. Tubería de concreto reforzado clase IV con cimentación de factor de carga 1.5 y carga máxima admisible de 13176 kg/m. Tubería de concreto reforzado clase V con cimentación de factor de carga 1.1 y carga máxima admisible de 14494 kg/m.

EJEMPLO 3:

Se considera un tubo circular de diámetro interior d i =60cm, y diámetro exterior Bc=75 cm. Este tubo irá instalado en una zanja de paredes verticales, cuya anchura es Bd=1.20m. Las caracterís- ticas del relleno son: w= 1.92 t/m 3 ; Ku’=0.150.

Se desea conocer el valor de la carga muerta que producirá dicho relleno sobre el tubo, para una altura H=5.0 m. Para calcularlo puede utilizar la fórmula W D =Cd.w.Bd 2 Entonces del cuadro No1 con H/Bd = 5 / 1.2=4.17 y Ku’=0.15 se tiene que Cd=2.379

W D =2.379 x 1.92 x 1.2 2 = 6.576 t/m

3.2.2. CONDICION TERRAPLEN

En general para cualquiera de las modalidades que se verifican en la condición terraplén, el pris- ma de tierras situado sobre el plano del lomo de la tubería, se divide en un prisma central corres- pondiente al relleno situado directamente sobre la conducción, y de un ancho igual al diámetro exterior del tubo, y los prismas exteriores constituidos por el relleno situado a ambos lados del prisma central, y que se apoyan en el terreno natural.

En condición de proyección positiva, la altura del relleno que forma el prisma central es menor que la altura del relleno en los prismas exteriores. En consecuencia, los prismas exteriores se asenta- rán más que el prisma central, haciendo que las fuerzas de fricción sean hacia abajo, con lo que la tubería recibirá una carga superior al peso del prisma central, o sea, lo contrario de lo que ocurre en la condición zanja.

En condición de proyección negativa, la altura del relleno que forma el prisma central es mayor que la altura del relleno en los prismas exteriores. En consecuencia, el prisma central se asentará más que los prismas exteriores, haciendo que las fuerzas de fricción sean hacia arriba, aligerando la carga sobre la tubería, semejante a lo que ocurre en la condición zanja.

En condición de zanja inducida, el prisma central se asentará más que los prismas exteriores, aún cuando tenga una altura de relleno menor que estos, por efecto del relleno con material compresible, produciéndose un efecto similar al de la proyección negativa, o sea con fuerzas de fricción dirigi- das hacia arriba.

Adicionalmente a las fuerzas de fricción, se deben considerar otras deformaciones que se produ- 32 cen por la diferencia de asentamientos de los prismas, como son las correspondientes a la base

donde se apoyan los prismas exteriores, a la base misma de la tubería, las de la propia tubería

y las de la altura del relleno desde la base del terraplén hasta el plano del lomo de la tubería.

La relación entre la diferencia de los asentamientos de los prismas exteriores y los del prisma central y el asentamiento del relleno desde la base del terraplén al plano del lomo de la tubería, es la “relación de asentamiento“ (rsd).

La relación entre la altura del relleno desde la base del terraplén al plano del lomo de la tubería

y el diámetro exterior de la misma, es la “relación de proyección” (p), y (p’) cuando es entre la

profundidad del lomo del tubo por debajo del terreno natural y el ancho de la zanja (para el caso

de la proyección negativa).

A medida que el terraplén se eleva sobre el plano de clave, las diferencias de asiento entre el

prisma central y los exteriores, se van haciendo menores, hasta alcanzar un nivel para el que se igualan. El plano horizontal considerado a este nivel se denomina «plano de igual asenta- miento» y su distancia al de clave «altura de igual asentamiento (He).»

Por encima del plano de igual asentamiento no existen deslizamientos entre el prisma central

y los exteriores, ni por tanto fuerzas de rozamiento. Las tierras sobre él pueden considerarse como una sobrecarga uniforme sobre dicho plano, correspondiente al peso del relleno con una altura equivalente a H-He. (H = Altura del relleno sobre el lomo del tubo).

Inicialmente se debe determinar a que tipo de condición corresponde la instalación: si es de proyección positiva, de proyección negativa o de zanja inducida.

Una vez definido lo anterior, se procede, como en el caso de la condición zanja, a:

.- Determinar la carga debida al terreno, .- Determinar la carga viva y la carga total, .- Seleccionar la cimentación, .- Determinar el factor de carga, .- Aplicar el factor de seguridad, y .- Seleccionar el tipo y clase de tubería a utilizar.

3.2.2.1.- Determinación de la Carga de Relleno:

3.2.2.1.1 Proyección Positiva:

La carga de relleno sobre un conducto en proyección positiva se calcula por la fórmula:

Donde:

Wc = Cc . w . Bc 2

Wc = carga muerta sobre la tubería, en kg/m lineal

w = peso unitario del material del terraplén, en kg/m 3

Bc = diámetro exterior del tubo, en m

Cc = coeficiente, adimensional, que varía en función de la relación de

Rankine (K), el coeficiente de fricción interna (u), la relación de la altura del

relleno (H) al diámetro exterior del tubo (Bc), la relación de asentamiento (rsd) y la relación de proyección (p), definidas en el numeral 3.1.2

Para facilitar la determinación de éste coeficiente, se presenta el Gráfico Nº 1, elaborado a partir de Ku=0.19, que, de acuerdo con Marston, dá un valor de Cc suficientemente seguro, y valores de rsd de acuerdo a la siguiente tabla:

Tipo de Suelo de la Base

rsd Recomendado

Roca

1.0

Suelo Ordinario

0.7

Suelo Blando

0.3

En los casos en que la superficie final de la rasante haya de quedar por encima del terreno natural, es necesario terraplenar hasta alcanzar la cota prevista. En estas condiciones, la base de la conducción puede situarse por debajo del terreno natural, lo que obliga a abrir una zanja más o menos profunda.

Cuando la conducción sobresale de dicha zanja, diremos que su proyección es positiva y la insta- lación es un terraplén. Cuando la conducción se encuentra totalmente en el interior de la zanja, diremos que su proyección es negativa y se tratará de una instalación en zanja terraplenada.

Se llama razón de proyección positiva p, al cociente de dividir la altura H’, del relleno de terraplén, medida desde la base de este hasta el plano de clave (lomo) (Figura 9), por la dimensión Bc del diámetro exterior de la conducción.

la dimensión Bc del diámetro exterior de la conducción. Si se trata de una instalación en

Si se trata de una instalación en zanja en la cual la anchura de la zanja es superior a la de transición, se toma p = 1,0.

Consideremos el prisma de tierras situado sobre el plano de clave, entre los dos planos verticales tangentes a la superficie exterior de la conducción; este prisma, situado directamente sobre la conducción, cuya anchura es Bc y cuya longitud tomaremos igual a 1m, recibe el nombre de prisma central. Llamaremos prismas exteriores a los constituidos por el relleno situado a ambos lados del prisma central y que se apoya en el terreno natural.

En condiciones de proyección positiva, la altura H del relleno que forma el prisma central será menor que la altura H + H’ del relleno situado en los prismas exteriores.

H + H’ del relleno situado en los prismas exteriores. En consecuencia el relleno de los

En consecuencia el relleno de los prismas exteriores asentará más que el del prisma central, siendo la diferencia de asientos el asiento correspondiente a la altura H’ = p Bc . El rozamiento entre los prismas exteriores y el central hará que, si no existieran otras deformaciones, aquellos tiren hacia abajo de este, con lo que la conducción recibirá una carga superior al peso del prisma central, es decir, lo contrario de lo que ocurría en la instalación en zanja.

34

FIGURA 9
FIGURA 9

Sin embargo, es necesario considerar otras deformaciones, además de la producida por dicha diferencia de asientos. En conjunto, estas deformaciones son: (Figura 10)

s 1 = Deformación de la base en que se apoyan los prismas exteriores s 3 = Deformación de la base de la conducción a v = Deformación vertical de la propia conducción s 4 = Deformación correspondiente a la altura de relleno H’, que es a la que antes nos hemos referido.

Los puntos pertenecientes al plano de clave habrán experimentado descensos, que para el prisma central presentan un valor mínimo s 3 + a v , y para los prismas exteriores un valor máximo s 1 + s 4 . El deslizamiento entre prismas, que origina las fuerzas de rozamiento que se oponen a él tiene un valor

fuerzas de rozamiento que se oponen a él tiene un valor El cual dividido por s

El cual dividido por s 4 nos da la razón de asentamiento rsd

dividido por s 4 nos da la razón de asentamiento rsd FIGURA 10 Para rsd =
dividido por s 4 nos da la razón de asentamiento rsd FIGURA 10 Para rsd =

FIGURA 10

Para rsd = 0, la carga de relleno Wc que soporta la conducción es igual al peso de las tierras contenidas en el prisma central, al ser nulo el deslizamiento y no aparecer, por tanto, fuerzas de rozamiento.

Cuando el terreno natural sobre el que descansa el terraplén y la conducción es muy rígida, es decir, con un modulo de deformación longitudinal relativamente grande (por ejemplo roca), y, además la tubería es prácticamente indeformable, pueden considerarse s 1 = s 3 = a v = s 4 = 0 y resulta rsd = 1, razón de asentamiento para la que puede considerarse que la carga Wc ha alcanzado su máximo valor para una razón de proyección dada, aunque puedan considerarse casos en que rsd > 1.

Cuando (s 3 + a v ) > (s 1 + s 4 ), la razón de asentamiento se hace negativa; entonces el prisma central desciende mas que los exteriores y las fuerzas de rozamiento invierten su sentido, con lo que Wc se hace menor que el peso del prisma central. Diremos que se trata de una instalación en terra- plén en condición de zanja.

Esto puede producirse cuando la base en que descansa el terraplén y la conducción es muy compresible, por ejemplo cuando esta base se ha formado por terraplenado. En estas condicio- nes, al ir compactando a medida que las tierras se elevan a ambos lados de la conducción, la base de los prismas exteriores queda mas compactada que la base de la tubería, con lo que esta sufrirá mayores asientos (s 3 > s 1 ). Si además los tubos son muy deformables (a v relativamente grande) es fácil que resulte rsd < 0. Una razón de proyección pequeña (H’ y s 4 pequeños) colabora a este resultado. En estos casos, tomando rsd ³ 0 se estará del lado de la seguridad.

La determinación de la razón de asentamiento exige calcular las deformaciones s 3 y s 1 conociendo

la presión que sufren las bases bajo el peso de las tierras, así como su módulo de deformación

longitudinal; la deformación s

teniendo en cuenta la compactación; y la deformación a v de la

tubería bajo las acciones verticales y horizontales que la solicitan.

4,

No siendo fácil llegar a conocer con precisión el valor de rsd, se acostumbra a adoptar los siguien-

tes:

Base muy asentable (terraplén no bien compactado, etc.)

rsd=0,3

Base de suelo natural ordinario

rsd=0,7

Base rígida (roca o suelo muy compacto)

rsd=1,0

En caso de duda, un valor superior de rsd sitúa del lado de la seguridad.

A medida que el terraplén se eleva sobre el plano de clave, las diferencias de asiento entre el

prisma central y los exteriores se van haciendo menores, hasta alcanzar un nivel con el que se igualan. El plano horizontal considerado a este nivel se denomina plano de igual asentamiento, y

su distancia al nivel de la clave (lomo) altura de igual asentamiento He .

Por encima del plano de igual asentamiento no existen deslizamientos entre el prisma central y los exteriores, ni por lo tanto fuerzas de rozamiento. Las tierras sobre él pueden considerarse como una sobrecarga uniforme sobre dicho plano, correspondiente al peso de relleno con una altura

H

- He . (Figura 11).

El

valor de He puede obtenerse de la ecuación

11). El valor de He puede obtenerse de la ecuación Cuya deducción puede verse en el
11). El valor de He puede obtenerse de la ecuación Cuya deducción puede verse en el
11). El valor de He puede obtenerse de la ecuación Cuya deducción puede verse en el

Cuya deducción puede verse en el “Concrete Pipe Handbook “ de la ACPA.
36

FIGURA 11
FIGURA 11

Una vez obtenido el valor de He / Bc, resolviendo numéricamente esta ecuación, multiplicando el valor de He / Bc obtenido, por el diámetro exterior Bc de la conducción, hallamos la altura de igual asentamiento He.

Cuando H < He, las fuerzas de rozamiento llegan hasta la superficie del terraplén (figura 9). En estas condiciones, por un razonamiento análogo al visto para el caso de instalación en zanja, la carga que el relleno produce sobre la conducción , resulta

carga que el relleno produce sobre la conducción , resulta Con Wc en t/m para w

Con Wc en t/m para w en t/m 3 y Bc en m.

donde,

Con Wc en t/m para w en t/m 3 y Bc en m. donde, , para

, para proyección completa

Cuando H > He, es necesario añadir a la carga sobre la conducción producida por el relleno hasta la altura He, la correspondiente a la sobre carga de relleno con altura H - He. Esta ultima carga se calcula mediante una expresión semejante a la obtenida en el caso de instalación en zanja.

La carga Wc producida sobre la conducción por la altura de relleno H se obtiene por la misma expresión dada anteriormente

H se obtiene por la misma expresión dada anteriormente Pero tomando ahora como coeficiente de Marston

Pero tomando ahora como coeficiente de Marston para terraplen, en proyección incompleta,

EJEMPLO 4

Marston para terraplen, en proyección incompleta, EJEMPLO 4 Supongamos un tubo instalado ahora en el terraplén

Supongamos un tubo instalado ahora en el terraplén con los siguientes datos: d i = 60 cm;

Bc = 75 cm. ; H = 5,0 m. ; w =

1,92 t/m 3 ; Km’= 0,150; p = 0,763.

El terreno natural sobre el que se apoya la conducción y que sirve de base al relleno, es un suelo ordinario, ni muy rígido ni muy deformable, por lo que se toma como razón de asenta- miento rsd=0.7.

Obteniendo primero el coeficiente de carga Cc a partir del gráfico 1, aunque este gráfico se ha preparado para Ku’=0.19, ingresando con H/Bc=6.67, hasta la curva más cercana ó interpolada para p*r sd =0.53 y se obtendría Cc=10, con lo que se puede calcular

Wc=10x1.92x0.75 2 =10.8t/m

Veamos como se puede también calcular este valor:

La altura He del plano de igual asentamiento, se obtiene resolviendo la ecuación siguiente, para Ku’=0.15, H/Bc=(5/0.75)=6.67, pr sd =0.53,

para Ku’=0.15, H/Bc=(5/0.75)=6.67, pr s d =0.53, Que se verifica para He /Bc = 1,362, es
para Ku’=0.15, H/Bc=(5/0.75)=6.67, pr s d =0.53, Que se verifica para He /Bc = 1,362, es
para Ku’=0.15, H/Bc=(5/0.75)=6.67, pr s d =0.53, Que se verifica para He /Bc = 1,362, es

Que se verifica para He /Bc = 1,362, es decir, He = 1,362 x 0,75 = 1,021 m < H.

O

sea que se tiene una proyección incompleta.

El

coeficiente de Marston para proyección incompleta es, en este caso:

de Marston para proyección incompleta es, en este caso: Con lo que se obtiene Wc= 9.66

Con lo que se obtiene Wc= 9.66 x 1.92 x 0.75 2 = 10.44t/m. El valor obtenido con los gráficos es más conservador, ya que un mayor valor de Ku’=0.19 está del lado de la seguridad.

Puede observarse que este valor de Wc (Wc =10,44 t/m) es muy superior al obtenido en el ejemplo 4 numeral 3.1.2.7. cuando el tubo se hallaba instalado en una zanja de anchura Bd =1,20 m (Wd=6,576 t/m).

Si en este caso fuéramos aumentando Bd, manteniendo H.= 5,00 m ., El valor Wd iría aumentando

hasta igualar al de Wc para una anchura Bt que satisfaga la ecuación

al de Wc para una anchura Bt que satisfaga la ecuación para H=5.0m, Ku’=0.15,Cc=9.66,Bc=0.75m, se tendría

para H=5.0m, Ku’=0.15,Cc=9.66,Bc=0.75m,

se tendría Bt=1.653m; la anchura correspondiente sería la de transición. Para Bd = 1,70 m, la

carga sobre el tubo instalado en zanja será Wc = Wd = 10,44 t/m, y no la que correspondería según

el cuadro No.1 al Cd para H/Bd= (5/1.7)=2.94, con Ku’=0.15, que daría Cd=1.954 y Wd sería

(1.954)x1.92x(1.7) 2 =10,84 t/m, lo cuál no puede ser cierto porque la carga máxima es la correspon-

diente a la proyección positiva. Para ser estrictos habría que calcular el ancho de transición para un terraplén con proyección I.O.

3.2.2.1.2 Proyección Negativa:

La carga de relleno sobre un conducto en proyección negativa, se calcula por la fórmula:

Wn = Cn . w . Bd 2

Donde:

Wn

= carga muerta sobre la tubería, en kg/ m lineal

w

= peso unitario del material del terraplén, en kg/m 3

Bd

= ancho de la zanja

Cn

= coeficiente, adimensional, que varía en función de la relación de Rankine (K), el coeficiente de fricción interna (u), la relación de la altura del relleno (H) al ancho de la zanja (Bd), la relación de asentamiento (rsd’)

y la relación de proyección (p’), definidas en numerales 3.2.1.1 los pri- meros y en el desarrollo de esta exposición los dos últimos.

Para facilitar la determinación de éste coeficiente, se presentan los gráficos Nº 2 y 3, elabora- dos a partir de Ku´ = 0.13, que de acuerdo con Marston da valores que aseguran un valor confiable de Cn.

Si el peso unitario del material que se coloca sobre el terreno natural después de rellenar la zanja es diferente al del material de relleno inicial de dicha zanja, conviene utilizar un único peso específico. Siendo wm el del material dispuesto sobre el terreno, su carga sobre este puede equipararse a la que produciría un relleno como el utilizado en la zanja, que tuviera una altura equivalente hq (figura 12) tal que

en la que hm es la altura del material dispuesto sobre el terreno, y W el peso unitario del material con que se rellenó la zanja.

el peso unitario del material con que se rellenó la zanja. FIGURA 12 Cuando la conducción

FIGURA 12

Cuando la conducción situada bajo un terraplén va en el interior de una zanja, excavada en el terreno natural que le sirve de base, en condiciones de proyección negativa se dice que la instalación es en zanja terraplenada (figura 13).

La razón de proyección es, en este caso

(figura 13). La razón de proyección es, en este caso En que H” es la altura

En que H” es la altura de la zanja sobre el plano de clave ó mejor lomo (que a efectos de cálculo consideramos positiva), y Bd la anchura de la zanja al nivel de este plano.

FIGURA 13 En estas condiciones, la altura del prisma central, medida sobre el plano de

FIGURA 13

En estas condiciones, la altura del prisma central, medida sobre el plano de clave, es superior a la altura de los prismas exteriores, medida sobre la base del terraplén. El prisma central experimen- tara mayor asiento que los exteriores, y las fuerzas de rozamiento (que se oponen a este movi- miento) irán dirigidas hacia arriba aligerando la carga sobre la conducción.

El descenso relativo del prisma central es igual a ( s 2 + s 3 + a v ), mientras que el de los prismas

exteriores es igual a s 1 ; en que s 2

los significados indicados al tratar de la instalación en terraplén.

representa el asiento del relleno de la zanja, y s 1 , s 3, a v , tienen

El sentido del deslizamiento es opuesto al visto en la instalación en terraplén, con lo que su signo

debería ser ahora negativo. No obstante, conviene considerar su valor como positivo, puesto que en los cálculos las razones de proyección y de asentamiento intervienen con su valor absoluto. En consecuencia tomaremos como razón de asentamiento para la instalación en zanja terraplenada

de asentamiento para la instalación en zanja terraplenada A igualdad de los restantes parámetros, cuanto mayor

A igualdad de los restantes parámetros, cuanto mayor sea H” (y en consecuencia p’), mayor será

s 2 (y en consecuencia rsd’). Por ello, en la práctica se acostumbra a tomar como razón de asen- tamiento un valor dependiente del de la razón de proyección, adoptándose los siguientes valores dados por la American Society of Civil Engineering ( ASCE).

p‘

rsd’

p’ . rsd’

0.5

0.1

0.05

1.0

0.3

0.30

1.5

0.5

0.75

2.0

1.0

2.00

La altura He del plano de igual asentamiento, sobre el de clave (figura 13), se obtiene de la ecua- ción alternativa en función de H’e

Que puede resolverse como se dijo al tratar de la instalación en terraplén. En esta
Que puede resolverse como se dijo al tratar de la instalación en terraplén. En esta
Que puede resolverse como se dijo al tratar de la instalación en terraplén. En esta

Que puede resolverse como se dijo al tratar de la instalación en terraplén. En esta ecuación H’=H-p’Bd (altura del relleno sobre el plano del terreno natural) y Hé=He-p’Bd. (altura del plano de igual asentamiento sobre el plano del terreno natural)

Conocido el valor de He , la carga Wn = producida por el relleno sobre la conducción, se obtiene aplicando

por el relleno sobre la conducción, se obtiene aplicando En que el coeficiente de Marston para

En que el coeficiente de Marston para zanja terraplenada Cn toma los valores

y para

Para

para zanja terraplenada Cn toma los valores y para Para A igualdad de las restantes condiciones,
para zanja terraplenada Cn toma los valores y para Para A igualdad de las restantes condiciones,

A igualdad de las restantes condiciones, Wn crece al hacerlo Bd. Puede llegarse así a una

anchura de zanja para la que la carga de relleno que incide sobre la conducción iguale a la que

le correspondería si estuviera instalada en terraplén; esta anchura es la de transición, y a partir

de ella Wn se mantiene constantemente igual al valor correspondiente a la instalación en terra-

plén que es la máxima que cabe considerar.

Siempre que el valor de Wn obtenido para cualquier tipo de instalación supere la carga que recibiría la conducción instalada en terraplén, ésta será la máxima carga que habrá de consi- derarse en los cálculos, por lo que deben compararse ambos valores de Wn para adoptar el menor.

EJEMPLO No. 5

Continuando con el tubo circular utilizado en los ejemplos anteriores ( d i = 60 cm; Bc = 75 cm), supongamos ahora que se encuentra instalado en una zanja de anchura Bd = 1,20 m, que sobresale de la clave (lomo) del tubo una altura H” = 1,80 m (véase figura 13); sobre esta zanja se rellena en terraplén hasta una altura H = 5,00 m medida a partir del plano de clave (lomo) del tubo. Se mantienen los valores Km’ =0,150 y W = 1,92 t/m 3 .

La razón de proyección p’ tendrá el valor

La razón de proyección p’ tendrá el valor , que de acuerdo con la recomendación de

, que de acuerdo con la

recomendación de la ASCE, corresponde a rsd´=0,5.

Entrando en la gráfica No. 3 con p´=1,5 y rsd’ = 0,5, se encuentra con H/Bd=5/1,2=4,17, un Cn=2,7, que conduce a Wn=7,46 t/m, valor intermedio entre los obtenidos para la instalación en zanja (Wd = 6,576 t/m) y para la instalación en terraplén (Wc = 10,44 t/m). La anchura de transi- ción se encuentra comprendida entre b = 1,60 m y Bd = 1,70 m, habiéndose obtenido en el ejemplo anterior Bt=1,653m.

Cabe recordar que los gráficos No. 2 y 3 han sido preparados utilizando Ku´=0,13. En este sentido, para Ku´=0,15 el coeficiente Cn debería ser un poco diferente.

Veamos como se puede calcular este valor:

La altura He del plano de igual asentamiento se obtiene resolviendo la ecuación para Ku=0.15, H´=H-p´Bd=5-(1,5 x 1,2)=3,2

la ecuación para Ku=0.15, H´=H-p´Bd=5-(1,5 x 1,2)=3,2 p´rsd´= 1,5(+0,5)=+0,75, que se cumple para

p´rsd´= 1,5(+0,5)=+0,75, que se cumple para He’/Bd=4,927, la cuál da He´=5,912m, He=He’+p´Bd=5.912+(1,5x1,2)=7,712m>H (proyección negativa completa)

(proyección negativa completa) , calculando Cn, se tiene: Wn = 2,378 x 1.92 x 1.2 2

, calculando Cn, se tiene:

(proyección negativa completa) , calculando Cn, se tiene: Wn = 2,378 x 1.92 x 1.2 2

Wn = 2,378 x 1.92 x 1.2 2 = 6.576 t/m

3.2.2.1.3 Zanja Inducida

La zanja inducida, concepto de instalación sugerido por Marston y desarrollado posteriormente por Spangler, como un caso especial de proyección negativa, produce una carga de relleno que se calcula con la fórmula:

Wi = Ci . w . Bc 2

En la cual los términos son los mismos del caso de proyección negativa, y el coeficiente Ci se determina con los mismos Gráficos Nº 2 y 3.

La carga que recibe una conducción instalada en terraplén puede reducirse invirtiendo artificialmente el sentido del deslizamiento, es decir, haciendo que el prisma central descienda mas que los exteriores y generando así unas fuerzas de rozamiento dirigidas hacia arriba, las cuales equili- bran parte del peso del prisma central y, en consecuencia, aligeran la carga sobre la conducción.

De esta manera se transforma una instalación en terraplén en otra en zanja terraplenada.

El procedimiento se detalla a continuación en sus dos modalidades.

Modalidad A

1. Se comienza por instalar la conducción, que suponemos en condiciones de proyección positiva (Figura 14a).

2. Se realiza el terraplenado (Figura 14 b), cubriendo la conducción hasta una altura, sobre el plano clave, no inferior a su diámetro exterior Bc. A cada lado de la conducción, se compac- ta el relleno hasta una distancia que como mínimo será 2Bc. ó 3,60 m (la que sea menor).

3. En el relleno así compactado, se excava una zanja hasta el plano de clave de la conducción, cuya anchura coincidirá con el diámetro exterior de aquella (Figura 14c). Esta zanja se rellena con material compresible como paja, aserrín, suelo orgánico, o cualquier otro mate- rial que ofrezca garantía de un asentamiento claramente superior al del relleno compactado.

4. Se completa el relleno del terraplén en la forma habitual (Figura 14d).

al del relleno compactado. 4. Se completa el relleno del terraplén en la forma habitual (Figura

FIGURA 14

Modalidad B

1. Antes de instalar la conducción, se rellena el terraplén hasta una cota superior, al menos en Bc, a la del plano de clave ó lomo de la tubería. Una vez compactado este relleno, se abre en él una zanja capaz de alojar la conducción (Figura 15a).

2. En dicha zanja se coloca la tubería y se rellena con tierra hasta el plano de clave, y con el material compresible por encima hasta una altura no inferior a Bc. (Figura 15b).

3. Se completa el terraplén en la forma habitual.

15b). 3. Se completa el terraplén en la forma habitual. FIGURA 15 La verdadera zanja inducida

FIGURA 15

La verdadera zanja inducida es la realizada mediante la modalidad A. La modalidad B produce, en realidad, una simple zanja terraplenada.

En ambos casos la carga Wi sobre la conducción se determina como para la instalación en proyección negativa ó zanja terraplenada, siendo la anchura de esta zanja b = Bc en la modali- dad A, y b > Bc en la modalidad B.

Como a mayor anchura de zanja corresponde mayor carga de relleno (hasta la anchura de tran- sición), la modalidad A conduce a menores cargas sobre la conducción que la B.

Debido a la mayor compresibilidad del material colocado sobre la conducción, la razón de asenta- miento rsd´ resulta mayor en caso de zanja inducida (mayor valor de s 2 ) que en el caso de zanja terraplenada, a igualdad de las restantes circunstancias.

En correspondencia con los valores de la razón de proyección p’ considerados en el anterior caso de la proyección negativa, se adoptan para la razón de asentamiento rsd’ los recogidos en el siguiente cuadro.

En este caso p’ es la razón de la altura H” de la zanja inducida a su anchura (Figura 14.d, Figura 15.b y Figura 16).

 

p’

rsd’

p’ rsd’

0.5

0.5

0.25

1.0

0.7

0.70

1.5

1.0

1.50

2.0

2.0

4.00

44

Comparando los resultados con los correspondientes a zanja terraplenada, puede observarse que ahora el plano de igual asentamiento se encuentra a mayor altura, para iguales valores de p’, Bd, con lo cual las tensiones de rozamiento actúan sobre más superficie y el efecto aligerante es mayor.

Para encontrar la altura del plano de igual asentamiento se utiliza la misma ecuación que en el caso de la proyección negativa ó zanja terraplenada, cambiando Bd por el ancho de la zanja inducida y midiendo la razón de proyección desde el plano desde donde se excava la zanja inducida, hasta el lomo del tubo.

En el caso de la instalación en zanja normal puede aplicarse la misma idea a fin de reducir la carga sobre la conducción. Kehr y Wetzorke indican que una capa delgada de material suelto, dispuesta sobre la conducción, permite reducir considerablemente la carga que esta recibe. Pürschell, basándose en el DIN 4033, afirma que esta carga puede reducirse en un 25% cuando sobre la clave del tubo se coloca una capa de escorias granuladas de alto horno debidamente compactadas, con un espesor mínimo de 30 cm.

Se trata definitivamente de crear una zanja inducida dentro de la propia zanja (Figura 16).

una zanja inducida dentro de la propia zanja (Figura 16). FIGURA 16 De esta forma, al

FIGURA 16

De esta forma, al menos es posible calcular la carga sobre la conducción instalada en zanja, considerando como anchura Bc en lugar de Bd.

Igual procedimiento es aplicable al caso de zanja terraplenada ó proyección negativa.

EJEMPLO 6

Con el objeto de reducir la carga que incide sobre la conducción instalada en terraplén, que se calculó en el ejemplo No. 4, se dispone sobre ella una zanja inducida rellena de material compresible como se dijo en la modalidad A. La anchura de esta zanja inducida en el terraplén coincide con el diámetro exterior del tubo Bd = Bc = 0,75 m, y su altura es H’’= 0,75 m, con lo que resulta p’ = 1,0, al cual le corresponde rsd´=0,7.

Acudiendo al gráfico No. 2 con p´=1,0, H=5.0 m, H/Bc=5/0.75=6.67, se obtiene Ci=3,7, que conduce a Wi=3,7*1,92*0,75 2 =3,996 t/m. Esta carga es la menor de las obtenidas para los

distintos tipos de instalación. Nuevamente, como los gráficos No. 2 y 3 se han construido para ku´=0,13, un valor más exacto podría calcularse para ku´=0,15, utilizando las ecuaciones descri- tas.

El proceso de cálculo es idéntico al de zanja terraplenada, sin más que variar los valores de p’ , rsd’. La altura He del plano de igual asentamiento se obtiene resolviendo la ecuación ya mencio- nada, idéntica a la de zanja terraplenada.

Para Ku´=0.15, H´=H-p´Bc=5-1x0.75=4.25m, por lo cual (H’/Bc)=(4.25/0.75)=5.67; además

p´xrsd´=1x0.7=0.7.

Esta ecuación se cumple para (He´/Bc)=9.746

He´=7.31,

He=He´+p´Bc=8.06m > 5.0m (proyección completa), por lo tanto,

> 5.0m (proyección completa), por lo tanto, Wi = 2.882 * 1.92 * 0.75 2 =

Wi = 2.882 * 1.92 * 0.75 2 = 3.11 t/m

3.2.2.2. Determinación de la Carga Viva:

La carga viva, para el caso de instalaciones en condición terraplén, se determina en la misma forma que para el caso de condición zanja, como se indicó en el numeral 3.2.1.2.

3.2.2.3. Cimentación de la Tubería para condición terraplen:

Con el desarrollo de métodos mecánicos para la preparación de la base, instalación de la tubería, relleno y compactación, el uso de material granular para la cimentación es el más utilizado.

En los gráficos 5 y 6 se presentan las clases de cimentación, para la instalación de tuberías en condición zanja y en condición terraplén, respectivamente.

3.2.2.4.1. Factor de Carga:

3.2.2.4.1 Proyección Positiva:

Para determinar el factor de carga se emplea la fórmula:

En la cual:

el factor de carga se emplea la fórmula: En la cual: F.C.= factor de carga A

F.C.= factor de carga

A

= Constante, que para tubos circulares es 1.431

N

= Factor de cimentación, que depende de la distribución de la reacción vertical; sus valores para tubería circular son:

ClaseN

A 0.505

B 0.707

C 0.840

D 1.310

= Valor que es función de la relación de proyección “ p “, porque depende del área sobre la que se aplica la carga horizontal, así:

x

Clase de apoyo

B,C,D

A

p

x=

x=

0.0

0.000

0.150

0.3

0.217

0.743

0.5

0.423

0.856

0.7