Sei sulla pagina 1di 2

Ensayo basado en el Capítulo 3 “Créditos documentarios” del libro

“Operaciones bancarias internacionales” Marcuse, R.

Presentado por Ricardo Arroyo y Alicia López, estudiantes del grupo 3 de la


asignatura “Instrumentos de pago y financiación del comercio exterior” del
Programa de Negocios Internacionales en la Universidad del Magdalena.

Según el libro “Operaciones bancarias internacionales” escrito por Robert Marcuse,


un crédito documentario se define como un instrumento que los bancos ponen a
disposición de sus clientes para favorecer la materialización y liquidación de las
operaciones comerciales, en particular, las de importación y exportación. Sin
embargo, es importante puntualizar el carácter financiero del mismo, el cual lo hace
independeiente del contrato comercial entre el importador y exportador.

En cuanto a lo que le compete a los bancos, sólo son responsables de verificar la


validez y orden adecuado de los documentos presentados, en relación a los
términos del crédito documentario. Es importante aclarar que los bancos no asumen
ningún tipo de responsabilidad sobre el contrato comercial, ni la mercancía que este
ampara.

Por supuesto, existen ciertas normas que regulan el manejo de los créditos
documentarios publicados por la Cámara de Comercio Internacional, la cual desde
su primera publicación en el año 1933, ha realizado revisiones y nuevas
publicaciones a partir de estas. Lo anterior logró -de forma gradual- mejorar las
normas anteriores usando un lenguaje más claro y preciso, provocando que sea
mucho más fácil para los individuos (o empresas) que quieran incursionar en el
comercio internacional.

Las principales características de los créditos documentarios son; un crédito


documentario puede ser revocable o irrevocable(aunque los revocables son muy
escasos debido a que la cualidad más importante de un crédito es su
irrevocabilidad). El crédito revocable es poco utilizado porque ofrece pocas
garantías a su beneficiario, la única ventaja que ofrece es que es es pagadero a la
vista del país del exportador.

En la Cámara de Comercio Internacional se estipula que todos los créditos


documentarios son irrevocables. La irrevocabilidad del crédito presenta varias
ventajas para el beneficiario, dentro de las cuales se asegura que el importador no
podrá anular la operación, le asegura el pago de sus documentos y también
asegurará contra toda posible falta de pago por parte del banco emisor.
Los créditos documentarios restringidos es cuando el cobro del crédito sólo puede
ser llevado a cabo en un determinado banco corresponsal, lo que determinará si un
crédito documentario es o no restringido es la cláusula de reembolso. En el caso de
que cualquier banco establecido en la plaza del corresponsal notificador puede
obtener del banco emisor la cobertura correspondiente; el crédito no se considerará
restringido, mientras que si en la cláusula de reembolso se especifica que limita al
banco notificador de la obtención de dicha cobertura; el crédito se considera
restringido.

Un crédito documentario puede ser transferible; el primer beneficiario puede


transferir el crédito documentario, total o parcialmente, a favor de uno o de varios
segundos beneficiarios. Cabe aclarar que esta trasferencia podrá efectuarse sólo
una vez, además las condiciones del crédito transferido deben ser las mismas que
las del crédito original, con la excepción del monto, precios y vencimientos, los
cuales pueden ser modificados en el crédito trasnferido, siempre y cuando dicha
modificación corresponda a una disminución.

El crédito documentario Stand By se trata de un crédito según el cual n banco se


obliga a pagar, por orden de un cliente, cierta suma a una tercera parte, en caso de
que el cliete no cumpla con las determinadas obligaciones contraídas con el
beneficiario.

En conclusión, existen diversos tipos de créditos documentarios dentro de los cuales


se puede elegir teniendo en cuenta las siguientes ventajas; el ordenante obtiene la
seguridad de que el pago solo será efectuado contra la presentación de los
documentos que prueban que el beneficiario haya cumplido con su contrato en la
cantidad y calidad de la mercancía despachada, esto dentro de los plazos previstos.
Por otro lado, el beneficiario tiene asegurado que si cumple con las condiciones y
plazos del crédito, cobrará el monto de este, independientemente de la situación
finaciera del ordentante.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es que el crédito documentario
no cubre todos los riesgos y que en algunos casos su misma utilización entraña
ciertos riesgos. Muchos usuarios del crédito documentario a veces confían
demasiado en él, ignorando que si bien el crédito ofrece una serie de ventajas, no
constituye un seguro absoludo contra el fraude. En el establecimiento de una
relación comercial entre un importador y un exportador es primordial que ambos
posean informes completos en lo que respecta a la experiencia y seriedad de su
contraparte, ya que el crédito documentario nunca será sustituto para la buena
moral. Por último, siempre recuerde que si su contraparte no merece confianza, no
hay que cerrar una transacción con ella, ni aunque exista un crédito documentario
para afianzar dicha transacción.