Sei sulla pagina 1di 1

Cuando no entiendes POR QUÉ | Rabino Shalom Arush

Cada uno de nosotros tiene planteamientos en la vida. ¿Por qué no me va bien en la vida? ¿Por
qué nada me sale bien? ¿Por qué no consigo pareja? ¿Por qué tengo que sufrir tanto?

Las personas tienen muchas preguntas sin responder, hay que aprender a fortalecer nuestra
fe, por eso suele decirse que la fe autentica no tiene ojos ni lógica. Se dice que hay que
anteceder la fe a la lógica, hay que darle prioridad a la fe.

Así Dios lo quiso y es para bien, antes que nada, debemos creer. No tenemos que “entender”,
porque si queremos “entender” no vamos a poder.

Cada persona en su vida privada tiene días en que todo le va mal, las personas siempre tienen
cuestionamientos. Uno se pregunta ¿Por qué me está pasando todo esto?

Son en estos momentos en que hay que fortalecer la fe, hay cosas que no podemos entender
en su forma lógica. Tenemos que tener fe, “así Dios lo quiso y es para bien”.

La fe es como una bella joven que no tiene ojos, esa es la fe, no tiene lógica.

¡Tenemos que creer! Si quieres entender con la lógica, entonces no vas a poder tener fe. Si
quieres “entender” o sea “ver con los ojos” entonces no vas a poder tener fe o sea creer.

Con la fe uno no ve con los ojos físicos, sino que cree, tiene fe. Porque cree y tiene fe que el
Creador es puro bien y todo lo que el hace es bueno. Y que el hace solamente el bien. ¿no
entiendes las cosas que el hace? Esta bien, el Creador no se enoja porque tu no lo entiendas,
pero ni no crees en el o no tienes fe, entonces si tienes un problema.

La persona no entiende las cosas que le pasan en la vida, en una época le va bien y de repente,
otra vez todo le sale mal. Y entonces surgen las preguntas ¿Por qué será…será que no soy
bueno? No importa que clase de preguntas tengas, eso es pura confusión. Lo que tienes que
hacer es fortalecer tu fe. Aférrate bien fuerte a la fe verdadera.

A todos los que están sufriendo, desean un testimonio que están sufriendo. Entonces necesitas
un certificado de sufrimiento, se podría llamar “Justificativo del Sufriente”, quiere tener la
razón, no hay problema, te damos toda la razón. Pero con eso no se soluciona nada, los
problemas van a seguir existiendo y cada vez van a ser más.

¿Acaso quieres NO tener la razón y darle la razón al Creador? ¡Entonces empieza a darle
gracias! Eso anula todos tus problemas, eso esta garantizado. Por eso, en realidad es fácil de
entender, por qué, cuando le agradecemos a Dios y lo alabamos por todo el bien que nos da,
ninguna puerta se nos puede cerrar. Nadie puede cerrarnos las puertas, ni detenernos, ni
acusarnos, cuando alabamos a nuestro Creador, cuando le agradecemos al Creador, porque el
Creador se regocija con nuestro agradecimiento. Si todo el tiempo solamente viene a pedir
cosas, entonces no es seguro que tus plegarias sean respondidas, no es nada seguro que esas
oraciones obtengan respuesta. Pero si viene a darle gracias al Creador, si vienes a alabar al
Creador, en ese caso no hay nadir que pueda detenerte o acusarte. ¡Nadie!

Salmos 100:4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, {y} a sus atrios con alabanza. Dadle
gracias, bendecid su nombre.
Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con
acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.