Sei sulla pagina 1di 7

Tipos de Cejas

1. Cejas rectas

Como su nombre indica en estos tipos de cejas las cejas se ven rectas o planas si
las miras horizontalmente. Al ser una ceja con muy poca curva, puede dar la
sensación de que tu cara sea más corta y ovalada por lo que, por lo general, las
tienden a depilar de esta manera las chicas con la forma de la cara un poco más
alargada y delgada.

Eso sí, si ésta es la forma natural de tus cejas, aunque no tengas esta forma de la
cara, respeta su forma natural, pues la naturaleza sabe mejor. Lo que puedes
hacer es tal vez perfilarlas un poco hacia la terminación de la ceja para darles un
poco más de forma.

2. Cejas curvas o redondeadas

Este es uno de los tipos de cejas que sigue la forma de la línea de los párpados en
el crecimiento natural del pelo, por lo que da un aspecto dulce y es excelente para
suavizar los rasgos de la cara que son muy fuertes y muy marcados. Por lo
general su arco o punto más alto no es muy pronunciado y para quienes tienen
esta forma naturalmente son muy fáciles de mantener, pues son pocos los pelos
que tienes que ir retirando.

Para aquellas que optan por hacerse este tipo de cejas porque tienen la cara
ancha o con forma de diamante, también es bastante conveniente para disimular
la amplitud del rostro sin cambiar la expresividad de tu cara.

3. Cejas angulares

Estas son los tipos de cejas que por lo general vemos en las revistas y
comerciales de maquillaje y son al mismo tiempo las cejas más difíciles de definir
naturalmente, pues no es muy común que nuestras cejas tengan un ángulo tan
marcado en su parte más alta.

Se trata de aquellas cejas que desde su nacimiento van ascendiendo hasta el


punto más alto de su ángulo y a partir de ahí descienden radicalmente hasta su
finalización en la parte exterior de las cejas.

Si bien algunas tienen el ángulo de las cejas más pronunciado que otras, este es
el preferido para publicidad porque hace que el rostro se vea más joven

En todo caso, es un tipo de cejas muy beneficioso para las que tienen la forma de
la cara muy redondeada y ancha porque ayudan a alargar el rostro y a resaltar las
facciones; por el contrario, no es tan conveniente para aquellas que tienen la
forma de la cara muy perfilada y angular, pues puede endurecer aún más las
facciones de tu rostro.

4. Cejas arqueadas
Otro de los tipos de cejas más frecuentes son las cejas arqueadas y excelente
para las que tienen las cejas gruesas y bastante pobladas. Este tipo de cejas
suelen tener un ángulo notorio en el punto más alto de la ceja pero nunca como el
de las cejas angulares, por lo que hace que los ojos se vean mucho más grandes.

Resultan también muy favorecedoras para aquellas que tienen la forma del rostro
redondo, pero también pueden decidirse por este look las que tienen una forma
más perfilada del rostro. Eso sí, si este es tu caso, asegúrate de peinarlas un
poquito hacia afuera para que tus cejas no roben la atención a tus ojos y a las
facciones de tu cara.

Ahora que ya conoces todo sobre los 4 diferentes tipos de cejas, puedes tomar
una decisión más acertada en el momento de depilar y maquillar tus cejas para
que te ayuden a enaltecer toda la belleza que tiene tu cara.

Como depilar las Cejas

La primera vez que te depilas las cejas

El primer mandamiento es siempre respetar la forma natural de las cejas. Fíjate en


si tienden a ser redondeadas, más bien rectas o como un triángulo marcado y
respétalas aunque las definas. Si te propones modificar bruscamente la forma de
tus cejas seguro que lo consigues, pero eso no quiere decir que te vayan a
favorecer.

Si no consigues identificar bien la forma natural de tus cejas, te puede ayudar


analizar tu tipo de rostro como punto de referencia:

 Redonda: las cejas angulosas marcadas


compensarán la redondez del corte de cara (se
marca bastante el pico).
 Cuadrada: unas cejas con ángulo pero
menos marcado que en el caso anterior,
suavizarán los volúmenes de este tipo de rostro.
 Alargada: las cejas casi planas con una
pequeña caída en extremo externo compensarán
la verticalidad de este tipo de cara.
 Corazón (frente ancha y mentón fino): le
van mejor cejas angulosas, que contrasten con
la amplitud de la frente, pero no tan marcadas
como en el primer caso. Aquí la tendencia de la forma debe ser más
redondeada

¿Dónde empieza y acaba la ceja?

Una vez tengas claro el diseño que deben tener tus cejas teniendo en cuenta su
forma natural y el tipo de rostro que tienes debes dibujar su forma estableciendo
los límites que te van a guiar. Para ello realiza estas tres mediciones y marca los
puntos resultantes con un lápiz blanco o color carne:

1. Calcula el comienzo de la ceja

Se calcula apoyando un lápiz en la aleta de la nariz y haciéndolo coincidir con


el lagrimal. De esta manera podrás marcar el punto de intersección con la ceja,
que marcará el inicio de la misma. Todo el vello que quede antes en la zona del
entrecejo tendrás que eliminarlo.

Ten en cuenta además que el comienzo de la ceja debe ser totalmente recto y
vertical para que te favorezca. Olvídate de comenzar con un corte biselado porque
resulta poco favorecedor.

2. Calcula el punto más alto de la ceja

Independientemente de lo arqueada o angulosa que sea tu ceja, siempre hay un


punto en el que llega más alto. Para encontrarlo debes apoyar el lápiz en la aleta
de la nariz y llevarlo hasta la ceja haciendo que coincida con el extremo externo de
la pupila (o entre la pupila y el iris). Señala el punto teniendo en cuenta que desde
ahí la ceja irá descendiendo con mayor o menor áncgulo en función del tipo.

3. Calcula el final de la ceja

Igualmente, para saber hasta donde debe llegar el vello de la ceja tienes que
colocar el lápiz en la aleta de la nariz y hacerlo pasar por el lagrimal externo. El
punto en el que se cruce con la ceja te marcará cuáles son los pelitos que te
sobran.

En general, la altura del comienzo y del final de la ceja coinciden de forma que se
podría trazar una línea recta. Si el extremo final queda por encima del inicial,
quedará una ceja un tanto extraña, como de bruja mala de cuento. Por el
contrario, si el extremo final cae demasiado, te hará una mirada lánguida y
alicaída.

Depila la ceja y recorta el vello

Una vez que tengas los puntos de referencia que van a definir la forma de tu ceja
puedes comenzar a recortar el vello y eliminar lo que te sobre. Para recortar el
vello más largo peina tu ceja hacia arriba con un cepillo (de cejas, de dientes o de
máscara de pestañas) y recorta los pelos con una tijera o un rasurador lo que
sobresalga. Esos pelillos largos nunca los debemos retirar con pinzas ya que
dejaríamos pequeñas calvas que afearían el aspecto de la ceja.

Después, utiliza las pinzas de depilar para darle la imagen ideal a tu ceja, teniendo
en cuenta su forma original y tu tipo de cara. Después de un primer repaso en el
que quites los vellos más evidentes y molestos a la vista, aléjate del espejo para
comprobar el efecto y ver si debes eliminar alguno más para dar forma. Después
de conseguir dar forma solo tendrás que eliminar los vellos que sobresalen más
evidentemente del trazado imaginario.

Ten en cuenta que, por lo general, la ceja suele ser más gruesa en la primera
mitad(hasta el punto más alto) y ligeramente más fina en la mitad final. Si dudas
sobre el grosor piensa que es preferible que te quedes corta depilando a que te
pases y dejes unas cejas demasiado finas que se pierdan en la distancia (¡piensa
en las de Jennifer López!).

Rellena tus cejas

Si después de dar forma y


depilar correctamente tus
cejas consideras que quedan
bastante despobladas (esto
es, que en la distancia casi
desaparecen) o quedan algunos huecos visibles, siempre puedes
maquillártelas para darles un acabado perfecto. Para ello, casi todas las marcas
comercializan algún kit de maquillaje para cejas con el que podrás rellenar los
huecos de forma natural. la mayoría contienen una cera para fijar la forma y una
sombra para rellenar.

Algo muy importante que debes saber antes de adquirir tu kit para cejas es que el
color debe ser un par de tonos más claro que el del pelo. Por esta razón lo más
normal es encontrar tonos pardos (marrones o grises) que se camuflan a la
perfección con nuestra ceja natural. Si te echas un color negro (aunque tengas el
pelo negro intenso) el maquillaje de relleno será demasiado visible y endurecerá
demasiado tu gesto.

Errores al depilar las cejas

Hasta que das con el diseño de ceja que más favorece a tu cara y aprendes bien
hasta dónde debes depilar y teniendo en cuenta qué parámetros, confundirse es
muy fácil. Por eso recopilamos los errores más frecuentes en este sentido.

Depilar demasiado

Muchas veces, en busca de una simetría absoluta (y totalmente innecesaria, por


otra parte), nos pasamos de la raya depilando, de forma que dejamos las cejas
demasiado finas. Obviando la estética del momento, que dicta que las
cejas, cuanto más pobladas, mejor, debes saber que las sucesivas depilaciones
van acabando con el pelo en la zona, hasta el punto de sufrir alopecia en algunos
casos. Pero, no te preocupes, que hoy en día es posible incluso hacerse injertos
en esta zona.

Por lo general, la regla es eliminar aquellos pelitos que se salen del dibujo de la
ceja, ya sea por arriba o por abajo.

Cejas demasiado separadas

Cuando te depilas las cejas es importante hacer pequeñas pausas para


comprobar el resultado general. Especialmente cuando hablamos del entrecejo.
Porque existe una obsesión con limpia esta zona hasta límites excesivos. ¿Sabías
que si te pasas depilando el entrecejo puedes ensanchar tu nariz? Conviene
cerciorarse de que el comienzo de la ceja se alinea con las aletas de la nariz como
mínimo, para no dejarlas demasiado separadas, un efecto que resulta
verdaderamente llamativo.

Cambiar la forma natural

Que te guste la forma de las cejas de una modelo o una famosa no significa que te
vaya a favorecer. Por eso debes tener en cuenta la forma predominante que tiene
tu ceja al natural, sin depilar, antes de aplicar los parámetros descritos arriba. Ten
en cuenta que la parte inferior de la ceja te permitirá dar la forma a todo el
conjunto. En la parte superior solo tendrás que igualar y limitar el alto.

Pinzas inadecuadas

Si no cuentas con unas buenas pinzas es posible que los pelos se partan en lugar
de ser extraídos de raíz. Esto te impedirá obtener un buen resultado y puede
hacer que se irrite la zona. Mejor contar con pinzas de calidad, de la forma y
tamaño que más comodidad te proporcionen.

Interessi correlati