Sei sulla pagina 1di 108

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Introducción

Este libro está dirigido a los estudiantes de Ciencias del Medio Ambiente y cubre el material didáctico propio de un semestre. Aunque es conveniente que el lector haya cursado previamente un curso de Física General, pensamos que el texto es autosuficiente y puede ser seguido por cualquier estudiante con formación científica a nivel de bachillerato. El conocimiento de la Meteorología y de la Climatología es esencial para el estudio del medio ambiente, pero es además de interés general porque el tiempo atmosférico y el clima forman parte de la vida en aspectos tan diversos como la seguridad ante catástrofes naturales, la agricultura o la habitabilidad de nuestro entorno. Este interés ha aumentado, si cabe, por la importancia del problema que supone el llamado calentamiento global.

La Tierra se puede describir como un sistema dinámico compuesto por la atmósfera, la litosfera, la hidrosfera, la criosfera y la biosfera. Estos cinco subsistemas interaccionan entre sí intercambiando flujos de energía y materia a través de procesos complejos. Este sistema climático es un sistema abierto que recibe la energía en forma de ra- diación solar. El estado del sistema está caracterizado por un conjunto de variables que definen el tiempo atmosférico y que promediadas en

el tiempo dan lugar al clima.

Por lo tanto, la atmósfera, cuyo estudio es el objeto de la Meteoro- logía, no se puede entender sino situándola como una capa intermedia entre la Tierra y el Sol y en continua interacción con el océano y los continentes. Este libro está divido en diez capítulos que, tras una introducción

a la atmósfera, tratan sucesivamente de la radiación solar, de la in-

teracción de la atmósfera con la radiación, la temperatura del aire, la

1

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2

ÍNDICE GENERAL

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

humedad, la circulación general, el océano, las masas de aire, los fren- tes y la generación de borrascas. Aunque a lo largo de toda la obra se tratan cuestiones meteorológicas y climatológicas conjuntamente, al final hay dos temas más propios de la Climatología como son la clasificación climática y el cambio climático. Después de especificar los temas incluidos en este libro, mencio- namos que en él no se trata la predicción ni la modelización meteo- rológica, temas que tienen enorme importancia e interés pero que no forman parte de los objetivos de este curso semestral de Ciencias del Medio Ambiente.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Capítulo 1 La atmósfera

OBJETIVOS DIDÁCTICOS ESPECÍFICOS

Describir la composición de la atmósfera y la importancia de cada uno de los gases atmosféricos en la meteorología.

Entender el origen de los gases atmosféricos y su evolución hasta la composición actual.

Clasificar las capas atmosféricas en función del gradiente de tem- peratura e identificar los mecanismos energéticos que explican las distintas capas.

Adquirir unas nociones de la estructura eléctrica de la atmósfera.

3

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

4

Capítulo 1. La atmósfera

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

1.1. Introducción

La atmósfera es la capa gaseosa que rodea la superficie de la Tie- rra, a la que está confinada por la atracción gravitatoria del propio planeta. La meteorología es la ciencia que estudia la atmósfera y los meteoros o fenómenos tales como el viento, la lluvia, etc., que en ella suceden. El estado de la atmósfera en un momento dado, caracteri- zado por la temperatura, la presión del aire, la humedad y el viento, se conoce como tiempo atmosférico. El promedio temporal del estado de la atmósfera en un lugar determinado durante un largo de un pe- riodo de tiempo, decenas de años, es el clima. Podemos decir que la meteorología estudia el tiempo atmosférico y la climatología el cli- ma. Es, pues, incorrecto hablar de la climatología o de las condiciones climatológicas para referirnos al tiempo atmosférico en un momento determinado. Una característica esencial y evidente del tiempo y del clima es que están en continuo cambio. Las escalas temporales en las que se produce el cambio son muy distintas, ya que el tiempo puede cambiar en cuestión de minutos o días y el clima lo hace en una escala que va de decenas a miles de años. Esto es consecuencia de que todo el planeta, la tierra y la atmósfera que la rodea, forman un sistema dinámico en continua evolución.

1.2. Composición de la atmósfera

Comparada con el radio terrestre la atmósfera es una capa muy delgada. El límite superior no está bien definido porque la densidad disminuye con la altitud, pero tomando como espesor de la atmósfera los primeros 30 km, que ya que contienen el 99 % de la masa atmosfé- rica, equivale aproximadamente al 0,5 % del radio terrestre. Es, pues, tan delgada que las corrientes de aire son principalmente horizontales, lo que no significa que las corrientes verticales no sean cruciales en ciertos fenómenos meteorológicos. Hasta que la temperatura de la superficie terrestre no fue suficien- temente baja como para que la gravedad pudiera confinar los gases, no se formó la atmósfera. Se cree que el origen de la atmósfera actual se debe a gases expulsados en erupciones volcánicas posteriores. Es razonable pensar que los gases de aquellas erupciones tuvieron una

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

1.2.

Composición de la atmósfera

5

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

composición parecida a la que tienen actualmente, de manera que es- taban formados principalmente por vapor de agua (80 %), CO 2 (10 %) y pequeñas proporciones de N 2 , sulfuros y otros gases. El agua se con- densó formando los océanos y en el proceso arrastró consigo CO 2 , que se fue depositando en el fondo oceánico. Los carbonatos de las rocas sedimentarias constituyen el mayor depósito de carbono en nuestro planeta. El O 2 surgió inicialmente en un lento proceso de disociación de moléculas de agua por la acción de radiación solar. Posteriormente, como consecuencia de la actividad de bacterias anaerobias y la foto- síntesis, los niveles de O 2 aumentaron más rápidamente. La elevada concentración de N 2 en la atmósfera comparada con la baja concen- tración que tiene en los gases volcánicos se explica porque este gas es químicamente muy estable y, por tanto, tiene un largo periodo de resi- dencia en la atmósfera. Así pues, la composición actual es resultado de la acumulación de nitrógeno durante millones de años. El tiempo de residencia de un gas se calcula dividiendo la masa, en kg, de gas que hay en la atmósfera por la tasa a la que esta sustancia se elimina en kg/año. Da, por lo tanto, una idea del tiempo necesario para renovar esa sustancia en la atmósfera.

La masa de la atmósfera es de 5, 1 × 10 18 kg. Los gases de la at- mósfera se pueden clasificar de varias maneras según sus propiedades. Cuando tratemos de la termodinámica de la atmósfera convendrá dis- tinguir entre aire seco y vapor de agua. Al estudiar la interacción entre atmósfera y radiación veremos que hay gases de efecto invernadero y gases que no lo son. Atendiendo a la concentración podemos distinguir entre gases permanentes, aquellos cuya concentración es constante, y gases variables cuya concentración cambia en el tiempo o depende del lugar. La composición de la atmósfera en los primeros 75 km de altitud es bastante uniforme y se muestra en el cuadro 1.1.

Gases permanentes. Vemos que el 99 % de la atmósfera está cons- tituido por N 2 y O 2 , y en mucha menor medida por Ar y otros gases traza (que se encuentran en muy pequeña cantidad), como He, Rd e H 2 . El nitrógeno es con diferencia el gas más abundante debido a que es muy estable. Su tiempo de residencia es de 42

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

6

Capítulo 1. La atmósfera

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Cuadro 1.1: Composición media de la atmósfera. Los gases están ordenados por su concentración en volumen y divididos en dos grupos según que su concentración sea constante o variable. En la segunda columna, M es la masa molecular en g/mol.

Gas

M

Volumen %

N

O

Ar

2

2

28,0

32,0

39,95

78.08

20,95

0.93

CO 2 O H 2 O

3

44

48

18

0,02-0,04

0,01

0,0-4,0

millones de años. A pesar de su abundancia no juega un papel relevante en meteorología 1 .

El segundo gas por su abundancia es el O 2 , que juega un papel esencial en casi todos los seres vivos, tanto por la respiración como porque permite la formación del ozono estratosférico. Su tiempo de residencia es 5000 años.

La proporción del argón, que es el más abundante de los gases

Debido a

nobles presentes en la atmósfera, es inferior al 1 %.

la bajísima tasa de generación y eliminación natural del Ar su

tiempo de residencia en la atmósfera es muy largo.

Gases variables. Estos gases representan una parte pequeña de la atmósfera. Los tres más importantes se muestran en la parte inferior del cuadro 1.1. A pesar de su poca concentración son esenciales en los procesos meteorológicos.

El vapor de agua. El agua está presente en la atmósfera prin- cipalmente en forma de vapor, pero también se encuentra en es- tado líquido y sólido formando nubes y nieblas. El contenido de vapor de agua varía entre el 0,1 % en desiertos y regiones polares hasta el 4 % en los trópicos. La distribución del vapor de agua es poco uniforme, tanto en superficie como en altitud. El vapor

1 Indirectamente sí es importante porque el óxido nitroso es un potente gas de efecto invernadero.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

1.2.

Composición de la atmósfera

7

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

de agua juega un papel muy importante en la atmósfera, tanto por las precipitaciones como porque su transporte constituye la mayor parte del flujo de calor en la circulación atmosférica. Es también un potente gas de efecto invernadero.

El agua en la atmósfera se genera por evaporación y se elimina por condensación y posterior precipitación, con una tasa tal que el tiempo de residencia estimado es de 10 días.

Dióxido de carbono. Se emite a la atmósfera en las erupciones volcánicas, por la vegetación y la respiración animal y por la combustión tanto de origen natural como antropogénico con la quema de combustibles fósiles. Se elimina fundamentalmente a través de la fotosíntesis, pero a una tasa que no compensa el incremento que se ha producido en la emisión. Esto explica que desde mediados del siglo XX se esté produciendo un incremento continuo de la concentración de CO 2 en la atmósfera 2 , de cuyas consecuencias en el clima se tratará en el capítulo 10. El tiempo de residencia del CO 2 es aproximadamente de 150 años.

Hay otros gases como CH 4 , N 2 O y O 3 , que están presentes en una proporción comparativamente muy pequeña, pero que jue- gan un papel muy importante en el clima por su efecto en el balance radiativo. Mencionamos el ozono y su presencia en la estratosfera donde filtra la radiación UV letal para la vida, y también como gas contaminante al nivel de la superficie en zo- nas industrializadas y en las grandes ciudades.

Aerosol atmosférico. Además de los gases, forma parte de la at- mósfera el llamado aerosol atmosférico. Está formado por par- tículas en suspensión, principalmente sales, polvo y cenizas, de origen tanto natural como antropogénico. Su tamaño varía entre 0, 1 μm y 1 μm 3 y su concentración en el aire, que es del orden de 10 000 partículas por centímetro cúbico, se mantiene debido al continuo movimiento atmosférico. El aerosol tiene importancia en la formación de las nubes y también porque modifica la trans-

2 Desde que hay medidas exactas la concentración ha pasado de 0,033 en 1970 a 0,038, y se estima que para 2100 se doble la concentración. 3 1 μm = 10 6 m

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

8

Capítulo 1. La atmósfera

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

parencia de la atmósfera con efectos en el balance energético. Se elimina de la atmósfera al ser arrastrado por las precipitaciones y su tiempo de permanencia es del orden de días a semanas según su tamaño.

1.3. La estructura de la atmósfera

La atmósfera es un sistema gaseoso muy compresible y sometido a la atracción gravitatoria de la Tierra, por lo que su densidad disminuye rápidamente con la altitud. Como consecuencia de esta estratificación de la densidad están igualmente estructuradas las demás propiedades físicas, como la presión, la temperatura, etc. Según la variación con la altitud de cada una de estas propiedades físicas la atmósfera se puede dividir en capas.

1.3.1. La temperatura atmosférica

Estamos familiarizados con el hecho de que la temperatura dismi- nuye con la altitud. Este es el comportamiento que uno espera si se tiene en cuenta que la superficie de la Tierra está a una temperatura media de 288 K y el espacio exterior a 0 K, y que por tanto hay un gradiente negativo de temperatura. Lo que posiblemente no se espere es que este gradiente de temperatura no sea constante y, menos aún, que a lo largo de la atmósfera presente cambios de signo, es decir, que existan zonas donde la temperatura aumente con la altitud. Son pre- cisamente estos cambios de signo en el gradiente de temperatura los que permiten clasificar la atmósfera en las capas que se muestran en la figura 1.1.

atmósfera en las capas que se muestran en la figura 1.1. La capa inferior se llama

La capa inferior se llama troposfera. Se caracteriza porque la temperatura disminuye linealmente con la altitud con un gra- diente aproximado de 6, 5 C/km. Como veremos más adelante, este comportamiento es consecuencia del enfriamiento adiabáti- co debido a la disminución de la presión con la altitud y a la inestabilidad atmosférica. Esta capa contiene aproximadamente el 80 % de toda la masa de la atmósfera y, debido a la inestabili- dad que la mantiene en continuo movimiento, la composición del

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

1.3.

La estructura de la atmósfera

9

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

aire es bastante uniforme. Se extiende aproximadamente hasta una altitud de unos 10 km. El límite superior está limitado por un determinado nivel de presión que depende de la temperatura y la humedad del aire, siendo en los polos, más fríos y secos, de unos 8 km y en el ecuador, donde el aire es húmedo y caliente, de 12 km. Por este mismo motivo el espesor de la troposfera su- fre variaciones estacionales. En esta capa tienen lugar la mayor parte de los fenómenos de interés meteorológico.

La estratosfera se extiende desde los 11 km hasta los 50 km . En esta capa estratosfera se extiende desde los 11 km hasta los 50 km. En esta capa la temperatura aumenta con la altitud con un gradien- te muy pequeño. En valor absoluto, la variación de temperatura en esta región es parecida a la variación troposférica, pero el es- pesor de esta capa es mucho mayor. Esta inversión térmica se debe a que la concentración de ozono, que absorbe la radiación ultravioleta procedente del Sol, aumenta con la altitud. Se esta- blece, así, una estratificación estable donde las capas de aire frío, más denso, están situadas debajo de capas de aire más caliente. Inhibida la convección no hay vientos verticales y la transmi- sión de calor desde la troposfera al espacio exterior se produce por radiación infrarroja. La masa de aire contenida en esta ca- pa constituye el 19,9 % del total, de manera que la densidad es mucho menor que en la troposfera. Se observa una disminución de los gases traza y del vapor de agua por lo que prácticamente no hay nubosidad.

La mesosfera. Según disminuye la densidad y, por tanto, la can- tidad de ozono este procedimiento mesosfera. Según disminuye la densidad y, por tanto, la can- tidad de ozono este procedimiento de calentamiento se atenúa y se restablece un gradiente de temperatura negativo como corres- ponde al flujo de calor de la Tierra al espacio exterior. Esta capa se extiende hasta los 85 km y en su parte superior se alcanzan temperaturas inferiores a los 200 K.

La termosfera es la última capa de la atmósfera. Aquí se pro- duce otra inversión térmica termosfera es la última capa de la atmósfera. Aquí se pro- duce otra inversión térmica debido a la energía liberada en la disociación de átomos y moléculas por los rayos cósmicos y por fotones de alta energía procedentes del Sol. Como resultado de la fotodisociación se forman partículas cargadas que constitu-

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

10

Capítulo 1. La atmósfera

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

110 100 Termosfera 90 Mesopausa 80 70 Mesosfera 60 50 Estratopausa 40 30 Estratosfera 20
110
100
Termosfera
90
Mesopausa
80
70
Mesosfera
60
50
Estratopausa
40
30
Estratosfera
20
Tropopausa
10
Troposfera
−80
−60
−40
−20
0
20
40
Altitud (km)

Temperatura ( C)

Figura 1.1: Variación de la temperatura atmosférica con la altitud.

yen la ionosfera. Se llegan a alcanzar temperaturas muy altas entre los 500 K y los 2000 K, pero la densidad es tan baja en esta zona que todas las partículas no están necesariamente a la misma temperatura. Esta capa tiene poca importancia desde el punto de vista del balance energético global, pero sí es impor- tante como filtro de la radiación solar más energética y por sus propiedades eléctricas y magnéticas. El límite superior depende de la actividad solar y es difícil de definir, pero se extiende más allá de los 200 km.

Más allá de la termosfera, la densidad sigue disminuyendo sua- vemente y, aunque no está bien definido, se puede situar el límite superior de la atmósfera en los 500 km . superior de la atmósfera en los 500 km.

El límite superior de cada una de estas capas es una zona donde el gradiente de temperatura cambia suavemente de signo y, por lo tanto, la temperatura permanece el gradiente de temperatura cambia suavemente de signo y, por lo tanto, la temperatura permanece prácticamente constante. Por esta razón se denominan con el sufijo pausa. Así nos encontramos con la tropopausa, que es la capa que limita la troposfera, la estratopausa que, limita la estratosfera, y la mesopausa que limita la mesosfera.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

1.3.

La estructura de la atmósfera

11

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

1.3.2. El campo eléctrico

Desde un punto de vista eléctrico la atmósfera se comporta como un gigantesco condensador. En la superficie de la Tierra hay un campo eléctrico dirigido verticalmente hacia abajo de una intensidad de unos 100 V/m, que es aproximadamente el campo que crearía una superficie con una densidad de carga uniforme de unos 10 9 C/m 2 . Afortunada- mente al nivel del suelo la conductividad del aire es muy baja y no nos electrocutamos. El campo eléctrico disminuye rápidamente con la altitud: a 1 500 m es de sólo 20 V/m y a 50 km es prácticamente inexistente. A esta altitud empieza la ionosfera que se extiende hasta el final de la atmósfera. La ionosfera está fuertemente ionizada debido al viento solar y los rayos cósmicos (son estas capas ionizadas las que reflejan las ondas de radio y hacen posible las comunicaciones a dis- tancia) 4 . Aquí la conductividad horizontal es muy grande, lo que hace que la ionosfera sea prácticamente una superficie esférica equipoten- cial. Entre esta altitud y la superficie de la Tierra hay una diferencia de potencial que puede variar de 300 000 a 500 000 V. En esta capa tienen lugar las auroras boreal y austral. A pesar de que la conductividad eléctrica de la atmósfera es muy pequeña, un cálculo relativamente simple permite obtener que esa di- ferencia de potencial daría lugar a una corriente eléctrica total entre la ionosfera y la superficie de más de 1 500 A, que transportaría las car- gas positivas al suelo y haría que la diferencia de potencial se anulase en pocos minutos. Sin embargo, la diferencia de potencial se mantiene, con ligeras variaciones, en el curso del tiempo debido a la actividad tormentosa que se desarrolla continuamente en la atmósfera. Las tor- mentas producen la separación de cargas y traen carga negativa a la superficie de la tierra.

Resumen

La meteorología y la climatología son ciencias que estudian los fenómenos que tienen lugar en la atmósfera, sus causas y efectos. La diferencia entre ambas ciencias es la escala temporal en la que tienen

4 Generalmente se establece el límite inferior de la ionosfera en la parte alta de la mesosfera, entre los 70 y los 80 km.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

12

Capítulo 1. La atmósfera

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

lugar los fenómenos que estudian. Mientras que la meteorología estudia fenómenos que duran horas o días, la climatología trata de promedios de variables meteorológicas sobre largos periodos de tiempo que se extienden desde decenas a centenas de años. La atmósfera es una capa gaseosa muy delgada comparada con el radio terrestre. Está formada por una mezcla de gases, agua en sus tres fases y partículas sólidas en suspensión. La atmósfera está es- tructurada en capas. Según la distribución de temperatura se pueden distinguir varias capas que en orden creciente son la troposfera, es- tratosfera, mesosfera y la termosfera. La troposfera contiene la mayor parte de la masa de la atmósfera y es la más importante desde el punto de vista meteorológico. La atmósfera actual es producto de la evolución del planeta durante millones de años. En su mayor parte procede de erupciones volcánicas y en su composición actual ha sido crucial el papel de la fotosíntesis como causa de la generación del oxígeno atmosférico y de la absorción del dióxido de carbono. Atendiendo a las propiedades eléctricas en la atmósfera se puede distinguir la ionosfera, caracterizada por la alta conductividad eléctri- ca. Entre esa capa y la superficie terrestre hay un campo eléctrico que se mantiene por la actividad tormentosa.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

Cuestiones y problemas

13

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Cuestiones y problemas

1. ¿Por qué es difícil definir el límite superior de la atmósfera?

2. Se podría pensar que si la radiación solar antes de incidir en la superficie terrestre atraviesa la atmósfera, el gradiente de tem- peratura atmosférico total debería ser positivo. ¿Cuál es la causa de que el gradiente sea negativo?

3. ¿Por qué en la estratosfera el gradiente de temperatura es posi- tivo?

4. ¿Cómo es posible que la troposfera, que es una capa mucho más delgada que la estratosfera, contenga la mayor parte de la masa atmosférica?

5. Ordene los principales gases de la atmósfera por su tiempo de residencia.

6. Si la atmósfera procede de los gases expulsados en las erupciones volcánicas, ¿a qué se debe que la composición de la atmósfera no coincida con la de los gases volcánicos?

7. Si la masa de vapor de agua en la atmósfera es de 12 000 t y el tiempo de residencia del vapor es de 10 días, estimar la tasa de evaporación en t/año.

8. ¿Por qué no hay atmósfera en la Luna?

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Capítulo 2 La Radiación Solar

OBJETIVOS DIDÁCTICOS ESPECÍFICOS

Entender la naturaleza física de la radiación electromagnética y clasificarla por sus propiedades y aplicaciones.

Conocer los mecanismos básicos de generación y absorción de la radiación electromagnética por la materia.

Conocer las leyes fundamentales de la radiación y saber utilizar- las para estudiar la radiación solar.

Saber comparar el espectro de la radiación solar en las capas altas de la atmósfera con el obtenido en la superficie terrestre. Poder identificar los fenómenos de interacción de la radiación con la atmósfera que explican estas diferencias.

Saber analizar la radiación que emite la Tierra como cuerpo negro y, a partir de la condición de balance radiativo, obtener la temperatura de la superficie terrestre.

Entender el origen y consecuencias del efecto invernadero.

Entender los diferentes procesos que intervienen en el balance energético de la atmósfera y de la Tierra.

15

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

16

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

2.1. El espectro electromagnético

Aunque por su origen, efectos y aplicaciones puedan parecer muy diferentes, todas las ondas electromagnéticas están formadas por un campo eléctrico y un campo magnético perpendiculares entre sí, que oscilan con la misma frecuencia ν, ver figura 2.1. Se propagan en el vacío con la velocidad de la luz, c = 3 × 10 8 m/s, de manera que las ondas electromagnéticas se pueden caracterizar también por su lon- gitud de onda λ ya que c = λν. Desde un punto de vista cuántico la onda electromagnética está formada por fotones o cuantos de ener- gía E = , donde h = 6,6262 × 10 34 J s es la llamada constante de Planck. Así pues, lo único que distingue a las distintas ondas electro- magnéticas es su energía o, de forma equivalente, su frecuencia o su longitud de onda. Se llama radiación al transporte de energía por ondas electromag- néticas. Naturalmente los efectos que produce la radiación dependen de la energía de la misma. La clasificación de las ondas electromagnéticas según su frecuencia, energía o longitud de onda se conoce como espectro electromagnético. La frecuencia se mide en ciclos por segundo o herzios (Hz), la longi- tud de onda en metros (m) y la energía en electrón voltios (eV) 1 . Se mantiene esta triple descripción tanto por razones históricas como de uso en los distintos campos de la ciencia. Se usan generalmente las unidades y sus correspondientes múltiplos que dan lugar a números sencillos. Así, para medir la longitud de onda se utiliza, entre otros, la micra μm = 10 6 m y el nanómetro nm = 10 9 m. De menor a mayor frecuencia (todas las unidades se dan en Hz) se pueden distinguir los siguientes rangos:

Radioondas (10 3 <ν< 10 9 ) . Se utilizan en comunicaciones especialmente en radio y (10 3 <ν< 10 9 ). Se utilizan en comunicaciones especialmente en radio y televisión. En el universo se producen por turbulencia de gases ionizados en las estrellas. En una antena se generan con corrientes alternas.

Microondas (10 9 <ν< 3 10 1 1 ) . En este rango se encuentran las (10 9 <ν< 3 10 11 ). En este rango se encuentran las ondas de radar y las utilizadas en hornos y en comunicaciones

1 1 eV = 1, 6 × 10 19 J

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.1.

El espectro electromagnético

17

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

telefónicas. En astronomía, la radiación de fondo que contiene in- formación del origen de universo está comprendida en este rango del espectro.

Infrarrojo (3 × 10 1 1 <ν< 4 × 10 1 4 ) . Se suele (3 × 10 11 <ν< 4 × 10 14 ). Se suele dividir en in- frarrojo lejano, 3 × 10 11 <ν< 10 13 , medio 10 13 <ν< 10 14

y cercano 10 14 <ν< 4 × 10 14 , haciendo referencia a la pro-

ximidad al visible. Al incidir la radiación infrarroja sobre un

cuerpo induce movimientos de vibración y rotación en las mo- léculas produciendo calentamiento. La radiación en el infrarrojo cercano tiene energía suficiente para causar transiciones electró- nicas en los átomos. El cuerpo humano emite en este rango por

lo que puede ser detectada su presencia en la oscuridad mediante

sensores de infrarrojos.

Visible (4 × 10 1 4 , rojo ,<ν < 8 × 10 1 4 , (4 × 10 14 , rojo,<ν < 8 × 10 14 , violeta). A este rango del espectro corresponde lo que llamamos luz. Esta radiación tiene energía suficiente para producir transiciones electrónicas en áto- mos y moléculas y produce importantes efectos en los seres vivos, tales como la fotosíntesis y la visión humana. La mayor parte de la radiación solar se produce en este rango y es también el ti- po de radiación que se observa con los telescopios tradicionales cuando se explora el universo.

Ultravioleta (8 × 10 1 4 <ν< 10 1 6 ) . También se suele dividir (8 × 10 14 <ν< 10 16 ). También se suele dividir en cercano, medio y lejano. El Sol, las estrellas y otros objetos calientes emiten rayos UV. A otra escala, un gas en el que se produce una descarga eléctrica emite radiación UV y visible, como ocurre en un tubo fluorescente. Este rango del espectro se suele medir por su energía en unidades de electrón-voltio, porque están comprendidas entre 1 y 100 eV. Una exposición prolongada

a rayos UV produce quemaduras en la piel y puede dar lugar a

cáncer. Son absorbidos en la atmósfera, especialmente en la capa

de ozono.

Rayos X (3 × 10 1 6 <ν< 3 × 10 1 9 ) , se dividen (3 × 10 16 <ν< 3 × 10 19 ), se dividen en blandos, hasta 10 18 , y duros a partir de esa frecuencia. En energía, el rango está comprendido entre 100 eV y 100 keV. La longitud

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

18

Capítulo 2. La Radiación Solar

Dirección

de

propagación

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

B λ E
B
λ
E

Figura 2.1: Esquema de una onda electromagnética mostrando los campos eléctrico,

E, y magnético, de propagación.

B, oscilando en planos perpendiculares entre sí y a la dirección

de onda varía entre los 10 11 m y 10 9 m, que es la distancia típica entre los átomos en los tejidos animales blandos, por lo que se utilizan para identificar cuerpos más densos como huesos y dientes. En astronomía, el análisis de la radiación X proporciona información de procesos de elevada energía como formación de supernovas o explosiones estelares. En el laboratorio se generan por bombardeo con electrones de una lámina metálica.

por bombardeo con electrones de una lámina metálica. Rayos γ ( ν > 10 1 9

Rayos γ (ν > 10 19 ). Se producen por transiciones nucleares en reactores nucleares y explosiones atómicas. De forma natural los materiales radiactivos emiten este tipo de radiación, que tam- bién se encuentra en el universo. Tienen energías superiores a los 100 keV y son letales para los tejidos vivos.

2.2. La radiación térmica

Se llama radiación térmica a la que emiten los cuerpos debido a su temperatura. Cuando la temperatura del cuerpo es baja, la radia- ción emitida es infrarroja y, por tanto, no visible. Si vemos los objetos no es por la radiación térmica emitida sino por la luz que reflejan. Sin embargo, al aumentar la temperatura los cuerpos terminan emitiendo luz visible como ocurre, por ejemplo, con un trozo de hierro al rojo vivo o el filamento de una lámpara incandescente.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.2.

La radiación térmica

19

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Figura 2.2: Espectro de emisión del sodio gaseoso. Figura

Figura 2.2: Espectro de emisión del sodio gaseoso.

Figura 2.2: Espectro de emisión del sodio gaseoso. Figura 2.3: Espectro continuo de la luz visible.

Figura 2.3: Espectro continuo de la luz visible.

El espectro de emisión de un gas se obtiene calentando dicho gas y observando la radiación emitida. El espectro está formado por líneas, por eso se llama espectro discreto, que corresponden a saltos electrónicos entre las órbitas atómicas. En la figura 2.2 se muestra el espectro de emisión del vapor de Na, que emite una lampara típica en el alumbrado urbano. Cada elemento químico tiene un espectro característico porque así lo es la estructura electrónica de su átomo. El espectro emitido por los cuerpos en estado condensado, líqui- dos y sólidos, es continuo, es decir, hay emisión en todo un rango de frecuencias. En la figura 2.3 se muestra un espectro continuo en el rango del visible como sería, por ejemplo, el del filamento incandes- cente de una bombilla. A diferencia de lo que ocurre con el espectro de los gases, el espectro continuo emitido por la materia condensada es casi independiente de la composición química del cuerpo emisor y sólo depende de su temperatura. En este sentido, la materia se puede con- siderar formada por un conjunto muy grande de osciladores cargados que emiten energía en todas las posibles frecuencias. En un proceso inverso al descrito para la emisión, cuando la radia- ción pasa a través de un gas muestra un espectro de absorción en el que se observan líneas que corresponden a la radiación absorbida por el gas al excitarse. Las líneas, en este caso negras, ver figura 2.4, son idénticas a las del correspondiente espectro de emisión del vapor de Na, porque se corresponden con los mismos saltos electrónicos. La radiación de las demás longitudes de onda atraviesa el gas sin modifi- carse, es decir, el gas es transparente a toda la radiación cuya energía no coincide con algún salto entre orbitales electrónicos.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

20

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Figura 2.4: Espectro de absorción del sodio. Esta imagen y

Figura 2.4: Espectro de absorción del sodio. Esta imagen y las dos anteriores pro- ceden de http://herramientas.educa.madrid.org/tabla/espectros/spespectro.html.

Figura http://antwrp.gsfc.nasa.gov/apod/ap000815.html) 2.5:

Figura

http://antwrp.gsfc.nasa.gov/apod/ap000815.html)

2.5:

Espectro

del

Sol

(Esta

imagen

es

cortesía

de

la

NASA,

En la figura 2.5 se muestra el espectro solar en el que se observan las líneas de absorción de los gases de la atmósfera o corona solar. Se pueden observar las líneas correspondientes al H y al He, que es el elemento más abundante. Hay, sin embargo, otras cuyo origen sigue siendo desconocido 2 .

Entre los efectos que produce la radiación cuando interacciona con la materia mencionamos que puede producir ionización, saltos entre orbitales electrónicos, rotura de enlaces químicos y excitación de mo- vimientos vibratorios y de rotación en las moléculas. Cada uno de estos fenómenos tiene una energía asociada. Los espectros contienen así información sobre los procesos energéticos involucrados en el medio material que genera la radiación y del medio través del cual pasa la radiación.

2 De hecho, el He fue identificado antes en el Sol que hallado en la Tierra.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.3.

Las leyes de la radiación

21

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

2.3. Las leyes de la radiación

Para analizar cuantitativamente la radiación que emite un cuerpo vamos a precisar las magnitudes que utilizaremos. En primer lugar, la potencia (emitida, absorbida o reflejada) por un cuerpo es la cantidad

de energía por unidad de tiempo y se mide en vatios (W). Pero muchas veces lo que medimos no es la potencia total emitida por un cuerpo sino la potencia por unidad de superficie, esto es, el flujo de potencia o intensidad luminosa que se mide en Wm 2 . Cuando la radiación es emitida, al flujo de potencia se llama radiancia o emitancia, E y cuando la radiación incide sobre una superficie se llama irradiancia,

R.

Lo que realmente se mide con el radiómetro es el flujo de potencia de la radiación cuya longitud de onda está comprendida en el inter- valo λ y λ + , y entonces nos referimos a la emitancia, E λ y a la irradiancia, R λ monocromática o espectral, que se mide en Wm 3 , Wm 2 μm 1 , o cualquier otra unidad en la que se mida la longitud de onda. Es también conveniente definir el coeficiente de absorción a λ como la proporción de energía incidente que es absorbida por el cuerpo.

2.3.1. Ley de Kirchhoff

Si sobre la superficie de un cuerpo incide una irradiancia R λ , el flujo de potencia que el cuerpo absorbe es a λ R λ , y si el cuerpo está en equilibrio térmico (temperatura constante), es claro que tiene que emitir un flujo de potencia E λ igual al que absorbe, esto es, se tiene que

E λ = a λ R λ ,

expresión que se conoce como ley de Kirchhoff 3 . Esta ley indica que, para cada longitud de onda, el flujo de potencia emitido es igual al flujo de potencia incidente multiplicado por el coeficiente de absorción. El coeficiente de absorción es un número adimensional comprendido entre cero y uno. Si para una determinada longitud de onda el coeficiente es

(2.1)

3 Lo que realmente estableció Kirchhoff (1824-1887) es que los átomos y las moléculas emiten radiación en la misma longitud de onda que absorben, como se ha ilustrado en las figuras 2.2 y 2.4.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

22

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

E E R R R E a R a E E E E R a
E E
R
R
R
E
a
R
a
E
E
E
E
R
a
R
E
R

Figura 2.6: Los cuerpos en equilibrio a la misma temperatura, emiten un flujo de potencia, E i que depende de su propio coeficiente de absorción a i . La radiación R en el interior de la caja es resultado de la combinación de las radiaciones emitidas por todos los cuerpos.

nulo, el cuerpo refleja toda la radiación, en cuyo caso vemos el cuerpo de ese color, y no emitirá radiación de esa longitud de onda. Si por el contrario, el cuerpo tiene un coeficiente cercano a uno, será un buen absorbente de toda la radiación y, en consecuencia, también será buen emisor.

Consideremos varios cuerpos en un recipiente y aislados del exterior como se muestra en la figura 2.6. Todos los cuerpos radian y absor- ben radiación hasta que al llegar al equilibrio todos tienen la misma temperatura. La radiación en el interior del recipiente, resultado de la emisión de todos los cuerpos, termina siendo isótropa e independiente de las características de cada uno de los cuerpos contenidos en el reci- piente. Cada cuerpo emite y absorbe según su valor característico de a λ y de E λ y siempre se cumple que

R λ =

E

1λ

a

1λ

=

E

2λ

a

2λ

=

E

3λ

a

3λ

Cuando a λ = 1 se cumple E λ = R λ y el cuerpo es un absorbente y emisor perfecto de radiación de longitud de onda λ. Se llama cuerpo negro a un cuerpo que tiene a λ = 1 para todo valor de λ. Este cuer- po ideal es un perfecto absorbente y, por lo tanto, no refleja ninguna radiación, de ahí su color negro, y es también un perfecto emisor. Que sea negro y que emita puede parecer una contradicción, pero si el cuer- po absorbe toda la radiación que recibe y se encuentra en equilibrio

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.3.

Las leyes de la radiación

23

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

2.5 2 7000 K 1.5 6000 K 1 5000 K 0.5 4000 K 0 0
2.5
2
7000 K
1.5
6000 K
1
5000 K
0.5
4000 K
0
0
0.5
1
1.5
2
E λ (Wm −2 μm −1 ) × 10 8

λ(μm)

Figura 2.7: Emitancia espectral del cuerpo negro para diferentes temperaturas. Las líneas a puntos señalan los máximos de emisión.

a una temperatura T , necesariamente tiene que emitir radiación cuya energía total sea la misma que recibe.

2.3.2. Ley de Planck

Para este cuerpo negro, formado por infinitos osciladores con to- das las posibles frecuencias en equilibrio a la temperatura T y con la hipótesis cuántica, 4 Planck dedujo que la emitancia espectral tiene la

expresión E λ (T ) = 2πc 2 h

λ

5

1

e hc/λk B T 1

(2.2)

donde c es la velocidad de la luz, h es la constante de Planck y k B es la constante de Boltzmann. La emitancia espectral, E λ (T ) es la emitancia por unidad de longitud de onda y en el SI se mide en Wm 3 . En la figura 2.7 se muestra la emitancia espectral del cuerpo negro obtenido para cuatro temperaturas diferentes. Para lo que sigue no hay que saberse de memoria la forma funcional de la ley de Planck, pero sí es importante entender las siguientes propiedades y leyes que se derivan de la misma. En la figura 2.7 se representa la ecuación (2.2). Para una temperatura dada, por ejemplo T = 6000K, y partiendo de λ = 0, donde no hay emisión, se observa

4 Según la hipótesis cuántica la energía de los osciladores sólo puede tomar ciertos valores discretos que son múltiplos de . Precisamente este descubrimiento por parte de Planck se asocia al nacimiento de la Mecánica Cuántica.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

24

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

que la radiancia aumenta rápidamente según lo hace λ hasta alcanzar un valor máximo en longitudes de onda del orden de los 0, 5 μm, valor

a partir del cual la energía decae según la longitud de onda tiende a

a infinito. Vemos así, que la mayor parte de la energía emitida lo está

en un rango más o menos estrecho de longitudes de onda. Si comparamos el espectro emitido a diferentes temperaturas, po- demos observar que para cada longitud de onda la emitancia espectral aumenta fuertemente con la temperatura T . De hecho, integrando la emitancia espectral para todas las longitudes de onda para obtener la emitancia total se tiene que

E(T) = E λ (T )= σT 4

0

(2.3)

donde σ = 5, 7 × 10 8 Wm 2 K 4 es la constante de Stefan 5 . La ex- presión (2.3) se conoce como la ley de Stefan-Boltzmann. Otra importante propiedad que se puede observar en los espectros de la figura 2.7 es que el valor de la longitud de onda λ max para el que se produce el máximo de la emitancia disminuye con la temperatura. Para obtener esta relación tenemos en cuenta que en los máximos se tiene que dE λ /dλ = 0 lo que da lugar a la siguiente expresión

λ max T = 0, 29 cmK,

(2.4)

que se conoce como la ley del desplazamiento de Wien. Esta es una relación muy útil para estimar la temperatura de objetos luminosos, estrellas, por ejemplo, a partir del espectro de la luz emitida. A continuación veremos la importancia de estas leyes de la radia- ción del cuerpo negro, porque resulta que tanto el Sol como la propia Tierra presentan un espectro muy parecido.

2.4. La radiación solar

En la sección anterior hemos analizado el espectro de la radiación térmica del cuerpo negro, lo cual pudiera parecer un caso singular

5 El

valor

teórico

calculado

integrando

la

ley

de

Planck

es

σ

=

5, 676 × 10 8 Wm 2 K 4 , que difiere en menos del 1 % del valor experimental.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.4.

La radiación solar

25

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

UV Visible Infrarrojo 2.0 Irradiancia solar extraatmósferica 1.5 Radiación del cuerpo negro a 5525 K
UV
Visible
Infrarrojo
2.0
Irradiancia solar extraatmósferica
1.5
Radiación del cuerpo negro a 5525 K
1.0
0.5
0
0.5
1
1.5
2
2.5
3
R λ kW/m 2 /μm

λ(μm)

Figura 2.8: Radiación solar que llega a la parte externa de la atmósfera comparada con la de un cuerpo negro a 5 525 K.

de interés puramente teórico. Sin embargo, como se muestra en la figura 2.8 el espectro de la radiación solar es muy parecido al del cuer- po negro a la temperatura de T = 5 525 K. Este espectro solar está medido desde el espacio por satélites antes de que la luz atraviese la atmósfera. Las pequeñas diferencias entre el espectro solar medi- do y el espectro del cuerpo negro se deben, por una parte, a que la temperatura de la superficie solar no es uniforme y, por tanto, emite radiación desde zonas con diferente temperatura; y por otra parte, a la interacción de la radiación con la propia atmósfera solar 6 . El máximo de la radiación solar cae en la longitud de onda del amarillo claro, aproximadamente 0, 55 μm (ver figura 2.8), lo que ex- plica el color con el que vemos el Sol. Una gran parte de la emisión corresponde a luz visible en cuyo rango 0, 4 μm <λ< 0, 7 μm se emi- te el 38 % de la energía. El resto de la energía se distribuye entre un 9 % en forma de radiación ultravioleta, λ < 0, 4 μm, y un 53 % en el infrarrojo cercano con longitudes de onda 0, 7 μm <λ< 4 μm. El Sol también emite radiación de más energía, como rayos X y rayos γ, y

6 Para más información sobre el efecto de los gases en la corona solar ver este enlace http://eureka.ya.com/astronomia76/ta4.html y más datos sobre el espectro solar en http://rredc.nrel.gov/solar/spectra/am0/

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

26

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

de menor energía en el infrarrojo lejano, microondas y ondas de radio, pero son contribuciones poco importantes a la energía total.

2.4.1. La constante solar

A partir del espectro de la radiación solar (figura 2.8) conocemos cómo se distribuye la energía radiada para cada frecuencia y también, integrando para todas las frecuencias, cuánta energía emite el Sol por unidad de tiempo. En esta sección vamos a determinar qué fracción de toda la energía que emite el Sol llega a la Tierra. La potencia total radiada por el Sol es igual a la emitancia, dada por la Ley de Stefan-Boltzmann, multiplicada por la superficie solar, esto es,

P S = 4πR S σT 4 ,

2

donde R S = 6, 96 × 10 8 m es el radio y T la temperatura del Sol. Como la radiación se propaga por igual en todas direcciones, cuando llega

a la Tierra ésta se ha distribuido uniformemente sobre una superficie

esférica centrada en el Sol de radio R TS igual a la distancia media de la Tierra al Sol, ver figura 2.9(a). Como el área de la superficie esférica es 4πR TS , la potencia por unidad de superficie que llega a la Tierra es

2

S

=

4πR P S TS = σT 4

2

TS 2

R

S

R

,

(2.5)

valor que se conoce como constante solar. La constante solar medida por satélites da un valor de S = 1, 36 × 10 3 Wm 2 que corresponde a una temperatura efectiva del Sol de 5 776 K.

Como la distancia R TS = 1, 496 × 10 11 m entre el Sol y la Tierra es unas doscientas veces el radio solar R S , los rayos solares que llegan

a la Tierra son prácticamente paralelos, ver figura 2.9(a). Conocida la

constante solar S se puede calcular la energía total que por unidad de tiempo llega a la Tierra simplemente multiplicando S por la sección transversal del planeta, P 0 = SπR T . La potencia total se distribuye sobre la superficie terrestre de manera que el flujo de potencia por unidad de área que llega a la superficie terrestre, esto es, la insolación media, es

(2.6)

I = P 0 /4πR T = S/4.

2

2

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.5.

La atmósfera y la radiación solar

27

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Sol (a)
Sol
(a)

Tierra

2 T
2
T
2 A T = 4πR T
2
A T = 4πR
T

A = πR

(b)

Figura 2.9: (a) La radiación solar se distribuye uniformemente sobre una esfera de radio igual a la distancia media Sol-Tierra. (b) Los rayos de sol llegan a la Tierra paralelos y se distribuyen sobre una superficie A T cuatro veces mayor que la sección transversal A. Las distancias no están a escala.

Como veremos a continuación, hay además que considerar que debido

a la reflexión y absorción en la atmósfera la energía que realmente llega a la superficie es aún menor.

2.5. La atmósfera y la radiación solar

De los tres espectros que se muestran en la figura 2.10 ya hemos hablado del espectro del cuerpo negro y del espectro medido en la parte superior de la atmósfera, de cuya comparación hemos obtenido

información del Sol. El tercer espectro, en rojo, es el correspondiente

a la radiación solar medida desde la superficie terrestre. Por simple

sustracción, la zona en amarillo en la figura corresponde, pues, a la radiación solar que ha llegado a la parte alta de la atmósfera y que ha sido filtrada por la atmósfera.

Veamos con un poco de detalle la interacción de la radiación con

la

atmósfera. Hay tres procesos básicos que son transmisión, reflexión

y

absorción. Dentro de la reflexión se puede distinguir entre la refle-

xión especular, la que se produce cuando un rayo incide sobre una superficie lisa, en cuyo caso, el rayo se refleja con la misma intensidad

con la que incide; y la reflexión dispersiva o dispersión producida por superficies rugosas o partículas pequeñas que descomponen el rayo in- cidente en numerosos rayos de menor intensidad que son reflejados en

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

28

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

UV Visible Infrarrojo 2.0 1.5 1.0 bandas ventanas 0.5 0 0.5 1 1.5 2 2.5
UV
Visible
Infrarrojo
2.0
1.5
1.0
bandas
ventanas
0.5
0
0.5
1
1.5
2
2.5
3
R λ (W/m 2 /μm) × 10 3

λ(μm)

Figura 2.10: Comparación entre la radiación solar que llega a la atmósfera, en amarillo, y la que llega a la superficie de la Tierra, rojo, mostrando el efecto que ejerce la atmósfera. La línea continua en negro se corresponde con la radiación del cuerpo negro a 5 525 K (Esta figura está basada en una de R. A. Rohde, Global Warming Art project. Wikipedia)

varias direcciones. Otro proceso es la absorción en el que la energía de la radiación queda atrapada por las moléculas de los gases elevando su temperatura. El tercer proceso es la transmisión de la radiación a través de la atmósfera sin modificar sus propiedades. La cantidad de energía que es respectivamente transmitida, refle- jada y absorbida en cada caso depende fundamentalmente de la com- posición del medio material, de la longitud de onda o energía de la radiación y del ángulo de incidencia. Cada uno de estos comporta- mientos se puede identificar en el espectro de la radiación solar que llega a la superficie terrestre.

2.5.1.

Absorción

Quizá lo más llamativo en el espectro de la figura 2.10 es la apa- rición de rangos de longitudes de onda para los cuales se ha perdido una parte de la energía, a veces incluso toda, que ha sido absorbida por la atmósfera. Estos rangos del espectro, llamados bandas, se alter- nan con otros rangos, llamados ventanas, para los cuales la energía del espectro no se modifica, esto es, la radiación se transmite a través de

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

2.5. La atmósfera y la radiación solar 29 1 H 2 O 0 1 CO
2.5.
La atmósfera y la radiación solar
29
1
H 2 O
0
1
CO 2
0
1
O3 y O2
0
1
CH 4
0
1
NO2
0
1
Dispersión Rayleigh
0
1
Atmósfera
0
0.2
1
10
70
λ(μm)
Coeficiente de absorción

Figura 2.11: Coeficiente de absorción en función de la longitud de onda de los gases atmosféricos. También se presenta la absorción por dispersión Rayleigh y en la figura inferior el coeficiente de absorción de la atmósfera como suma de todos los anteriores.

la atmósfera. La atmósfera se comporta así como un filtro solar, sien- do transparente para ciertas ventanas de longitudes de onda y más o menos opaca en las bandas. Cuando un fotón choca con una molécula de gas con la energía justa para que la molécula se ponga a vibrar o a rotar decimos que el fotón ha sido absorbido. Al final, cuando esta molécula se relaja por choques con otras moléculas la energía del fotón se emplea en aumentar la energía cinética de las moléculas y, por lo tanto, en incrementar la temperatura del gas. Naturalmente esta energía “justa” del fotón que puede ser absorbido depende del tipo de molécula. En la figura 2.11 se muestra el espectro de absorción de los gases que más contribuyen a la absorción atmosférica de la radiación. No incluimos el espectro del N 2 , el gas más abundante en la atmósfera, porque es prácticamente transparente a la radiación solar. Recordemos que el coeficiente de absorción varía entre cero, cuando no se absorbe ninguna energía, y uno, que indica que para esa longitud de onda se absorbe toda la energía. Por lo tanto, cuando el valor de la absorción es igual a uno, se alcanza una saturación de manera que

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

30

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

un incremento de la concentración del gas absorbente no produce más absorción. La única contribución a la absorción de radiación ultravioleta es la

que presenta el oxigeno molecular, O 2 , y el ozono, O 3 , en el proceso de formación de ozono. El vapor de agua presenta varias bandas de ab- sorción siendo las más importantes la comprendida entre 4 μm y 7 μm

y en el infrarrojo lejano alrededor de 20 μm. El dióxido de carbono, CO 2 , con bandas en 3 μm y 4 μm, y la comprendida entre 13 μm y

19 μm. Hay también contribuciones menores de otros gases como CH 4 ,

N 2 O, etc. El resultado total de toda la atmósfera muestra una ventana

entre 0,4 y 0, 7 μm, esto es en el visible, y otras dos entre los 7 μm y

los 14 μm en el infrarrojo, para las cuales la atmósfera absorbe poca radiación. La atmósfera es, pues, un absorbente selectivo.

2.5.2.

Dispersión

Desde la Luna el Sol se ve como un disco sobre un fondo negro en el que se pueden observar las estrellas. ¿Por qué desde la Tierra no se ve así? Cuando la luz del Sol incide sobre la atmósfera las moléculas del

aire dispersan la luz y vemos el cielo azul. Hay dos tipos de dispersión,

la dispersión Rayleigh que es la debida a las moléculas, y la dispersión

Mie que se produce por el aerosol atmosférico y las nubes.

2.5.2.1. Dispersión Rayleigh

Para explicar la dispersión en la atmósfera, vamos a comenzar con la interacción de la radiación con un átomo o una molécula. En un modelo físico simple podemos considerar que el átomo es un oscila- dor cargado, es decir, un sistema en el que cada uno de los electrones vibran con una frecuencia característica ν 0 . Cuando una onda elec- tromagnética incide sobre un átomo a la vibración del electrón se le superpone la fuerza que ejerce el campo eléctrico de la onda que os- cila con la frecuencia de la luz incidente. De esta manera, el átomo se comporta como un oscilador forzado por la onda electromagnética. Sabemos que en el caso de un oscilador forzado sólo se produce aco- plamiento cuando hay resonancia, esto es, cuando la frecuencia de la fuerza ν es parecida a la frecuencia propia del oscilador ν 0 , alcanzan-

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.5.

La atmósfera y la radiación solar

31

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

do el máximo cuando ambas frecuencias son iguales. En este caso el electrón absorbe la energía de la radiación y comienza a oscilar con gran amplitud emitiendo nuevas ondas de frecuencia ν, pero en cual- quier otra dirección 7 . Cuando ν no es parecida a ν 0 , esto es, cuando está fuera del rango de resonancia, las moléculas no se excitan y dejan pasar la radiación. Para las moléculas más abundantes del aire como son las de N 2 y O 2 , la frecuencia ν 0 de los electrones es mayor que la frecuencia de la luz visible y, por tanto, la radiación en el extremo violeta-azul del visible está más cerca de la resonancia que el extremo del rojo. En general, en este rango del visible la intensidad de la radiación disper- sada es proporcional a la cuarta potencia de la frecuencia incidente, o lo que es lo mismo 8 , la intensidad es proporcional a λ 4 :

I

= k 4

λ

(2.7)

donde k es una constante de proporcionalidad. La dispersión es, pues, un fenómeno por el cual se desvía la di- rección de la la luz incidente sin pérdida de energía. La dispersión de Rayleigh es un fenómeno débil y cada molécula dispersa una pequeña cantidad de luz: un haz de luz verde, por ejemplo, puede atravesar 150 km de aire atmosférico antes de que su intensidad decaiga a la mitad de su valor inicial. Por esta razón se pueden ver montañas a cientos de kilómetros. El color del cielo lejos de la posición del Sol es azul porque vemos la luz dispersada por las moléculas de aire. Los demás colores están presentes pero en menor intensidad. De hecho, cuanto más alejado del Sol más saturado está el color azul del cielo. En el crepúsculo se produce el fenómeno complementario. En pri- mer lugar, cuando el Sol se encuentra sobre el horizonte, la luz solar pasa a través de más aire que durante el día, de manera que sufre una mayor dispersión y termina por desaparecer prácticamente el rango violeta y azul. Además, en vez de fijarnos en la parte del cielo alejada del Sol miramos hacia el Sol, dirección en la que persisten los colores

7 Recordemos que una carga

acelerada emite radiación.

8 la frecuencia y la longitud de onda de los fotones están relacionados con la velocidad de la luz, c = λν

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

32

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

menos dispersados, que son los amarillos y rojos, característicos de las puestas de Sol y los amaneceres.

2.5.2.2. Dispersión Mie

Ahora bien, el cielo es azul, pero ¿por qué las nubes son blancas? Las nubes están constituidas por pequeñas gotas de agua suspendidas en el aire. Ya hemos visto que las moléculas aisladas de agua en forma de vapor absorben radiación en el infrarrojo y son invisibles en la atmósfera. Sin embargo, cuando el vapor de agua se condensa en forma de gotas, la dispersión no es individual sino que es producida por todas las moléculas de la gota oscilando acompasadas con el campo eléctrico de la radiación electromagnética. Tengamos en cuenta que un átomo tiene un diámetro del orden del angstrom y que la longitud de onda del visible es de unos 5000 Å, de manera que unos pocos átomos juntos sienten prácticamente el mismo campo eléctrico, y dispersan colectivamente una cantidad de energía que crece con el tamaño de la gota. Este efecto acumulativo satura cuando la gota alcanza un tamaño del orden de la longitud de onda. Para tamaños de gota mayores, la dispersión deja de depender de la longitud de onda y el fenómeno se conoce con el nombre de dispersión Mie. La primera teoría completa sobre este tipo de dispersión fue desarrollada por Gustav Mie (1908). Según esta teoría, se produce más dispersión hacia delante, es decir, en la dirección de la luz incidente, que en ninguna otra dirección y esta direccionalidad de la dispersión aumenta con el tamaño de la partícula dispersora. Esta característica es la que se ilustra en la figura 2.12 9 . La solución de Mie no es analítica y tiene que ser obtenida numéricamente debido al gran número de funciones y coeficientes que se deben utilizar. Además del color de las nubes, otros ejemplos de dispersión Mie son el color blanquecino del cielo alrededor del Sol, la calima y la ne- blina que atenúan el color del paisaje, y el color grisáceo que presenta la atmósfera sobre las ciudades contaminadas. En estos casos la dis- persión se debe al polvo, cenizas y, en general, a partículas de tamaño mayor que la longitud de onda visible.

9 La

figura

se

ha

adaptado

de

HyperPhysics

astr.gsu.edu/Hbase/atmos/blusky.html

http://hyperphysics.phy-

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.5.

La atmósfera y la radiación solar

33

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

M R 2 M 1
M
R
2
M
1

Figura 2.12: Comparación entre la dispersión Rayleigh, R y la dispersión Mie M . La dispersión Mie es hacia delante, de forma que el observador recibe la radiación dispersada en M 1 pero no la dispersada en M 2 .

En resumen, a diferencia de lo que sucede en la absorción, donde la energía de la radiación se transforma en energía cinética de las moléculas, esto es, en calor, en la dispersión la energía de la radiación se refleja de forma que el centro dispersor no gana energía. Hay dos tipos de dispersión, la dispersión Rayleigh, que depende de la longitud de onda de la radiación y que se dispersa uniformemente en todas las direcciones, y la dispersión Mie, que es independiente de la longitud de onda y se dispersa principalmente en la dirección del rayo incidente.

2.5.3.

Reflexión

Desde un punto de vista microscópico la reflexión es una dispersión cuando los centros dispersores están muy próximos comparados con la longitud de onda. Esta situación se produce en la interfase que separa dos medios. Se caracteriza porque el rayo se refleja con la misma inten- sidad y el mismo ángulo con el que llega el rayo incidente. Cuando la superficie es plana y todos los rayos incidentes son paralelos, los rayos reflejados también son paralelos y entonces se dice que la reflexión es especular. Sin embargo, cuando la superficie es rugosa los rayos refle- jados no son paralelos entre sí y la reflexión es difusa. Ejemplos de ambos tipos son el reflejo de la luz en un espejo y el reflejo sobre una superficie nevada. La radiación reflejada especularmente junto con la transmitida for- man lo que se conoce como radiación directa, que se caracteriza porque los rayos son paralelos; frente a la radiación difusa que es- tá formada por la radiación dispersada y la procedente de reflexión difusa.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

34

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Cuadro 2.1: Albedo medio de algunas superficies típicas sobre la superficie terrestre.

Material

Nieve polvo Hielo Nube densa Nube ligera Agua (Sol en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo planetario

en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo
en el horizonte) Agua (Sol en el cenit) Asfalto Bosque Cultivo Terreno seco Superficie terrestre Albedo

Albedo

80-95

50-60

70-80

20-30

50-80

2-5

5-10

10-20

10-25

20-25

4

30-35

La fracción de la energía incidente que se refleja en una superficie se conoce como albedo. El albedo depende de la superficie reflejante. En general, los cuerpos claros y brillantes tienen un albedo mayor que los de color oscuro y superficie mate. Además de las propiedades de la superficie, el albedo depende del ángulo con el que incide la luz. Así, por ejemplo, el albedo del agua varía entre un 2-5 % (absorción casi total) cuando la incidencia es perpendicular hasta un 50-80 % cuando el Sol está tendido. En el cuadro 2.1 se da el valor del albedo para varias superficies.

El albedo planetario es la fracción del flujo de potencia recibido del Sol que la Tierra refleja en su conjunto, su valor es aproximada- mente α = 0, 3. La contribución más importante al albedo planetario se debe a la atmósfera con un total del 26 %, en la que las nubes repre- sentan un 20 % y el 6 % restante corresponde a los gases y al aerosol atmosférico. La superficie terrestre tiene un albedo del 4 %. Para cal- cular el albedo terrestre se tiene en cuenta el albedo de cada tipo de superficie ponderado por su extensión.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.6.

La radiación terrestre

35

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

2.6. La radiación terrestre

La temperatura media de la Tierra es de unos 288 K y como cual- quier otro cuerpo emite radiación. De hecho, se puede medir el espectro

de emisión de nuestro planeta igual que se hace para la radiación solar. Aunque no es tan inmediato como en el caso del Sol, porque hay que promediar sobre la latitud (no es lo mismo si se mide en el ecuador que en el polo), el día y la noche, etc., se puede comparar el espectro obtenido con el de un cuerpo negro. El resultado de este ajuste es que

la Tierra radia al exterior como un cuerpo negro a la temperatura de

255 K. Temperatura claramente inferior a la de la superficie terrestre como consecuencia del llamado efecto invernadero.

En las figuras 2.13 se compara el espectro de la radiación terrestre con el correspondiente espectro solar. A la izquierda se muestra un esquema simplificado para ilustrar que la radiación solar tiene longitud de onda mucho más corta que la radiación que emite la Tierra y que ambos rangos de longitudes de onda prácticamente no se solapan. Por esta razón, frecuentemente se denomina radiación de onda corta a la radiación solar y de onda larga a la terrestre. En la figura de la derecha se representa el espectro normalizado de emisión de un cuerpo negro

a la temperatura solar y la de otro a la temperatura terrestre. La

escala de ambos espectros se ha calculado de manera que el área bajo las curvas sea la misma, es decir, de forma que la energía total de la radiación recibida del Sol sea igual a la que emite la Tierra al espacio exterior.

Pero la diferencia más importante, por sus consecuencias en el cli- ma, entre la radiación solar y la radiación terrestre es debida a la

interacción con la atmósfera. En la figura 2.14 se muestra la distribu- ción espectral de la radiación solar y la terrestre dibujadas sobre la gráfica del coeficiente de absorción de la atmósfera. Se observa cómo

la atmósfera es prácticamente transparente a la mayor parte de la ra-

diación solar, sobre todo en el rango del espectro visible, mientras que

absorbe gran parte de la radiación terrestre. La radiación absorbida es de nuevo radiada parte hacia zonas más altas de la atmósfera, y parte reenviada hacia la superficie terrestre en forma de radiación difusa. La atmósfera se comporta así como un aislante térmico. Entre 8 μm y 11 μm se encuentra la llamada ventana atmos-

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

36

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

1e+08 1.2 onda corta onda larga 1 1e+06 0.8 1e+04 0.6 Radiación solar 100 0.4
1e+08
1.2
onda corta
onda larga
1
1e+06
0.8
1e+04
0.6
Radiación solar
100
0.4
Radiación terrestre
T= 6000 K
T= 300 K
0.2
1
0
0
5
10
15
20
0.1
0.5
1
5
10
50
100
λ(μm)
λ(μm)
Figura 2.13: Comparación de los espectros de la Tierra y el Sol. La figura de la
izquierda es un esquema aproximado de la emitancia relativa del Sol y de la Tierra.
Nótese que el eje de ordenadas está en escala logarítmica. En la figura derecha se
muestra el espectro normalizado de emisión del Sol y la Tierra según la Ley de
Planck para temperaturas de 6000 K y de 300 K respectivamente. En este caso, el
eje de abscisas está en escala logarítmica.
Intensidad relativa
Intensidad normalizada
100 80 60 40 20 0 0.1 1 10 100 λ(μm) Figura 2.14: Absorción atmosférica
100
80
60
40
20
0
0.1
1
10
100
λ(μm)
Figura 2.14: Absorción atmosférica de la radiación. En rojo, la irradiancia solar
y en verde la emitancia terrestre ambas normalizadas. Están superpuestas sobre el
coeficiente de absorción atmosférico, azul claro.
Coeficiente de absorción
Intensidad

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.7. El equilibrio térmico y la temperatura de la Tierra

37

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

100 80 60 40 20 0 0.1 1 10 100 Intensidad
100
80
60
40
20
0
0.1
1
10
100
Intensidad

λ(μm)

Figura 2.15: Intensidad relativa de la radiación transmitida por la atmósfera. En rojo la correspondiente a la radiación de onda corta procedente del Sol y en azul la radiación terrestre.

férica por la cual pasa directamente casi toda la radiación de onda larga desde la superficie terrestre al espacio exterior. En la figura 2.15 se muestra la distribución espectral de la energía transmitida por la atmósfera. La figura no contiene información nueva respecto a la mos- trada en la figura 2.14 porque el coeficiente de transmisión no es más 1 a λ , pero ilustra con más claridad el funcionamiento de la ventana atmosférica. Las nubes absorben la radiación de longitud de onda comprendida entre 10 y 12 μm de forma que cuando el cielo está cubierto de nu- bes la ventana atmosférica está prácticamente cerrada. Como buenas absorbentes también son buenas emisoras de radiación en ese rango aumentando la radiación emitida hacia la superficie terrestre.

2.7. El equilibrio térmico y la temperatura de la Tierra

La temperatura, que indudablemente es una de las variables que mejor caracteriza el clima, es consecuencia del balance energético de la Tierra. En general, si un cuerpo de masa m y calor específico c recibe una cantidad de calor Q por unidad de tiempo, su temperatura

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

38

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

cambia según

(2.8)

dt Como la Tierra sólo intercambia calor con el exterior en forma de radiación, el balance de calor por unidad de tiempo es la diferencia entre la potencia que recibe y la potencia que emite, esto es,

= mc dT .

Q

Q = P abs P emi .

Cuando se cumple que P abs = P emi , la Tierra está en equilibrio térmico, en cuyo caso, la ecuación (2.8) implica que la temperatura es constante. Esta última igualdad también se conoce como balance radiativo porque ambas energías, la que llega del Sol y la que emite la Tierra, lo son en forma de radiación. Antes de analizar cuantitativamente el balance energético deta- llado, en esta sección vamos a considerar unos modelos sencillos que permiten calcular la temperatura terrestre como consecuencia del equi- librio térmico y determinar la importancia de cada uno de los flujos.

¿Cuál sería la temperatura de la Tierra si no hubiera at- mósfera? Suponiendo que la radiación solar se distribuye uni- formemente sobre la superficie terrestre, la potencia por unidad de superficie que llega a la Tierra es un cuarto de la constante solar, S/4, ver la ecuación (2.6). De este flujo, αS/4 se refleja directamente al espacio exterior y el resto,

4 se refleja directamente al espacio exterior y el resto, F a b s = S

F abs = S(1 α)/4,

se absorbe por el planeta.

Como la Tierra está a la temperatura T 0 , radia un flujo de po- tencia que, de acuerdo con la ley de Stefan-Boltzmann, es

4

F emi = σT 0 .

Igualando ambos flujos de potencia, tenemos que

4

S(1 α)=4σT 0 ,

de donde podemos despejar la temperatura de la superficie te-

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.7. El equilibrio térmico y la temperatura de la Tierra

39

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

rrestre

T 0 = S(1 α) 1/4 = 1, 37 × 10 3 (1 0, 3)

4σ

4 × 5, 7 × 10 8

1/4

= 255 K.

(2.9)

Esta es una temperatura claramente inferior a la temperatura real. Aunque se podría pensar que este es un resultado razona- blemente aproximado dada la sencillez del modelo, veremos a continuación que el problema no estriba en la sencillez del mo- delo sino en el hecho de que este carece de atmósfera.

mo- delo sino en el hecho de que este carece de atmósfera. Modelo simple de atmósfera.

Modelo simple de atmósfera. Consideremos ahora que el sis- tema climático tiene atmósfera. El modelo más sencillo de atmós- fera consiste en una capa que absorbe toda la radiación emitida por la Tierra y es transparente a la radiación solar, ver figura

2.16.

Esta capa atmosférica tiene su capacidad calorífica y, por tanto, en equilibrio alcanza una temperatura T 1 . Emite radiación como un cuerpo negro, la mitad de la cual está dirigida hacia el exte- rior y la otra mitad hacia la superficie terrestre. Así pues, hay un balance radiativo para la superficie terrestre y otro para la atmósfera, que se escriben como

S

4

(1 α) + σT

2T

4

1

= σT

0

4

0

4

1

= T

4

De este sistema de ecuaciones se despeja la temperatura de equi- librio de la superficie terrestre T

0

T 0 = 2 1/4 T 0 = 303 K = 30 C

(2.10)

y la temperatura de la atmósfera T 1 = 2 1/4 T 0 = 255 K.

La diferencia entre las temperaturas de ambos modelos T 0 T 0 = 48 C es consecuencia del efecto de la atmósfera. Este resultado pone de manifiesto que la atmósfera juega un papel importante en la temperatura superficial de la Tierra, actuando de aislante térmico. Sin embargo, la temperatura obtenida es demasiado

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

40

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

4 σT 1 T 1 S(1 − α)/4 4 σT 1 4 σT 0 T
4
σT
1
T
1
S(1 − α)/4
4
σT
1
4
σT
0
T
0

Figura 2.16: La atmósfera es transparente a la radiación solar y absorbe toda la radiación terrestre. Radia como un cuerpo negro a la temperatura T 1 .

alta comparada con la temperatura media real. ¿En qué falla el modelo?

con la temperatura media real. ¿En qué falla el modelo? Atmósfera absorbente selectivo. Un caso intermedio

Atmósfera absorbente selectivo.

Un caso intermedio y más realista es una atmósfera que filtra selectivamente parte de la radiación infrarroja, tanto solar co- mo terrestre, es decir, que tiene un coeficiente de absorción a S para la radiación solar y un coeficiente a T para la radiación te- rrestre 10 . En este caso, para hacer los balances radiativos de la atmósfera y la Tierra hay que considerar los flujos de potencia que se muestran en la figura 2.17.

El procedimiento es similar al caso anterior y su desarrollo se deja como problema al final del capítulo. El resultado es que la temperatura de la superficie terrestre está dada por la expresión

S

4

4

(1 α) = σT

0

donde es un coeficiente que depende de a T y a S y que corrige la emisión de la Tierra como cuerpo negro (cuerpo gris). Para valores aproximados de los coeficientes de absorción a S = 0, 1 y

10 Los coeficientes a T y a S son independientes en el sentido de que representan respectivamente la fracción de energía solar y terrestre que es absorbida por la atmósfera, es decir, el resultado de integrar la radiación para toda longitud de onda E(T,λ)a λ , donde a λ es el único coeficiente de absorción atmosférico.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.7. El equilibrio térmico y la temperatura de la Tierra

41

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

F T (1 − a T ) F S = S(1 − α)/4 4 σT
F T (1 − a T )
F S = S(1 − α)/4
4
σT
1
T
F T a T
1
F S a S
4
σT
1
4
F S (1 − a S )
F T = σT
0
T 0

Figura 2.17: Modelo del efecto invernadero en el que la atmósfera absorbe selecti- vamente radiación de onda larga.

= 0, 8, se tiene que = 0, 63 y la temperatura de la super-

ficie terrestre es T 0 = 286 K = 13 C, que es un valor bastante

aproximado al valor real.

En el caso de que a S = 0 y a T = 1 este modelo atmosférico se re- duce al modelo simple, en el que la atmósfera no absorbe la parte infrarroja de la radiación solar, pero absorbe completamente la radiación terrestre. Ambos flujos tienen efectos opuestos en la temperatura de equilibrio de la atmósfera, el primero reduce la cantidad de energía que recibe del Sol y el segundo, que bási- camente es un bloqueo de la ventana atmosférica, aumenta la cantidad de energía que absorbe procedente de la superficie te- rrestre. Por tanto, el bloqueo de la ventana es responsable de un incremento de la temperatura de 17 C, lo que pone de ma- nifiesto la importancia de la ventana atmosférica en el efecto invernadero.

a T

2.7.1. El efecto invernadero

Por efecto invernadero se entiende el incremento de temperatura de la superficie terrestre debido a que la atmósfera se calienta y emite radiación. Hemos visto en la sección anterior que por este efecto la temperatura media de la superficie terrestre es 33 C mayor que la que le correspondería a su balance energético en ausencia de atmósfera. El

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

42

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

efecto invernadero es, pues, un fenómeno beneficioso que hace nuestro planeta habitable.

Sin embargo, el efecto invernadero se ha convertido en un problema tan importante en la actualidad, porque en los últimos 50 años, debido

a la actividad humana, se ha producido una intensificación del mismo,

que está dando lugar a un rápido incremento de la temperatura me- dia de la superficie terrestre. De este fenómeno, que se conoce como calentamiento global, trataremos con más detalle en el capítulo 10. Los gases causantes del efecto invernadero son principalmente el CO 2 , CH 4 , O 3 y el vapor de agua, por lo que se les denomina gases de efecto invernadero. Hay otros gases presentes en la atmósfera en proporciones mucho menores que absorben radiación en el rango de la ventana atmosférica, por lo que su importancia en el efecto invernadero se ve amplificada.

2.8. Balance de energía detallado

En la sección anterior hemos revisado los flujos de calor principales

y la importancia de los mismos. En esta sección daremos una descrip-

ción cuantitativa y más detallada de los distintos flujos de energía que constituyen el balance radiativo global, y también de los flujos de calor a través de los cuales interacciona la superficie terrestre con la atmósfera.

Recordemos previamente que hay tres procesos de transmisión del calor que son: conducción, radiación y convección. De la radiación hemos hablado extensamente en este capítulo y con ella se transfiere energía en forma de ondas electromagnéticas. La conducción de calor se produce a través de choques entre moléculas vecinas, de manera que requiere que los cuerpos estén en contacto. La convección consiste en el transporte de calor a través de una corriente de materia fluida. Es consecuencia de gradientes de temperatura y de densidad que en la atmósfera generalmente son ver- ticales. Cuando el transporte de calor se debe al viento se utiliza el término advección o convección forzada. En la atmósfera el fluido que transporta el calor es el aire, pero también se habla de advección por

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.8.

Balance de energía detallado

43

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

corrientes oceánicas, en cuyo caso el agua es el fluido que transporta el calor. Para hacer más fácil la comparación de los distintos flujos ener- géticos, consideraremos promedios anuales. Tomaremos el flujo de ra- diación solar que llega a la parte exterior de la atmósfera, que es F 0 = S/4 = 341 Wm 2 , como 100 unidades arbitrarias de flujo de energía por unidad de tiempo, ver la figura 2.18. De las 100 unidades arbitrarias de flujo de potencia que llegan a la Tierra en forma de radiación solar, aproximadamente 30 unidades son directamente reflejadas al espacio y las 70 restantes son absorbidas de diferentes formas. La contribución más importante a la reflexión, con 20 unidades, corresponde a las nubes y el resto se reparte entre 6 unidades de los aerosoles y gases en la atmósfera, y 4 unidades que se reflejan en la superficie terrestre. Esta radiación reflejada lo es en su mayor parte en el visible y a ella se debe el aspecto brillante que presenta nuestro planeta visto desde el exterior. La radiación que no se refleja directamente es absorbida por la at- mósfera y la superficie terrestre. En la atmósfera se absorben 19 uni- dades, repartidas entre las nubes, 3 unidades, y los gases atmosféricos que absorben 16 unidades. Finalmente, la superficie terrestre absorbe las 51 unidades restantes en forma de radiación directa y difusa. Con esto se completan los flujos de radiación de longitud de onda corta procedente del Sol. La superficie terrestre emite 117 unidades de radiación infrarroja, parte de la cual es absorbida por los gases de efecto invernadero y las nubes, 111 unidades, y sólo 6 unidades escapan directamente al exterior a través de la ventana atmosférica. Además de radiación, entre la superficie terrestre y la estratosfera hay un flujo de calor debido a corrientes convectivas, o térmicas, que arrastran aire caliente desde la superficie hacia las capas más altas de la atmósfera y aire frío en sentido contrario. A este flujo de calor, lla- mado calor sensible 11 , corresponden 7 unidades. Estas corrientes de

11 El flujo de calor sensible incluye dos términos. Una pequeña parte de calor transmitido al aire por conducción, el aire puede estar en reposo y se calienta por contacto con la superficie, y otra parte por advección, que es el calor que se transporta por el viento.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

44

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

30 6 64 100 19 Atmósfera 26 Condensación 111 6 23 4 7 Convección Evaporación
30
6
64
100
19
Atmósfera
26
Condensación
111
6
23
4
7
Convección Evaporación
96
51
117
Tierra
calor sensible
calor latente

Figura 2.18: Esquema de los flujos radiativos en la Tierra y en la atmósfera. En amarillo claro la radiación procedente del Sol y en amarillo oscuro la radiación de longitud de onda larga que emite la tierra y la atmósfera. Los flujos de calor por convección (calor sensible) en rojo y por evaporación/condensación (calor latente) en verde.

aire también transportan vapor de agua, que al evaporarse refresca la superficie absorbiendo calor latente, que posteriormente cede al con- densarse en forma de nubes. Este flujo de calor debido al cambio de fase del agua equivale a 23 unidades, que es una cantidad sustancial del flujo total, puesto que es tres veces mayor que el flujo de calor sensible y aproximadamente igual a la mitad del flujo de calor recibido del Sol. Como el balance de energía en la superficie de la tierra es cero, ésta recibe de la atmósfera un flujo de 96 unidades (51+96=7+23+117). La atmósfera, por una parte, absorbe 19 unidades de radiación so- lar y 111 de radiación terrestre. Por otra parte, emite 64 al espacio exterior y reenvía otras 96 a la tierra. Este flujo devuelto de 96 uni- dades es el origen del efecto invernadero. El balance de la atmósfera es 19+7+23+111=64+96. El sistema tierra-atmósfera conjuntamente también esta en equi- librio puesto que recibe 100 unidades y emite otras 100 (30+6+64) unidades. Como consecuencia de este triple balance energético, hay una temperatura constante distinta para la superficie, para la atmós- fera y una temperatura efectiva para el conjunto tierra-atmósfera.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

2.8.

Balance de energía detallado

45

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Resumen

Prácticamente toda la energía que llega a la Tierra procede del Sol y llega en forma de radiación electromagnética que se propaga por el espacio. Todos los cuerpos emiten y absorben energía en forma de radiación electromagnética. La radiación electromagnética se caracteriza por su energía que es proporcional a la frecuencia y, por lo tanto, a la inversa de la longitud de onda. Mientras que los átomos y las moléculas en forma gaseosa emiten en determinadas longitudes de onda, la materia condensada emite en todas las longitudes de onda. La distribución de energía emitida por longitud de onda depende de la temperatura del cuerpo emisor. La intensidad de la radiación es proporcional a la cuarta potencia de la temperatura (ley de Stefan- Boltzmann) y el valor de la longitud de onda para el que se produce la máxima emisión es inversamente proporcional a la temperatura (ley de Wien). La energía por unidad de tiempo que llega a la Tierra en forma de radiación solar es igual a la que emite la Tierra. Como consecuencia de este balance radiativo se determina la temperatura de la superficie terrestre. Aunque ambos flujos de energía sean iguales en intensidad, de acuerdo con las leyes de la radiación, el rango de longitudes de onda de la radiación procedente del Sol (visible) y el de la radiación emitida por la Tierra (infrarrojo) prácticamente no se solapan. La atmósfera se encuentra entre el Sol y la superficie terrestre de manera que la radiación que entra y sale tiene que atravesarla. La atmósfera es un filtro selectivo que deja pasar la radiación procedente del Sol, pero absorbe la que emite la Tierra. Así pues, la superficie terrestre se calienta por efecto de la radiación solar y es ésta la que calienta la atmósfera. Este efecto de aislante térmico es el llamado efecto invernadero responsable de la que la temperatura terrestre sea unos 30 C superior a la temperatura de equilibrio en ausencia de atmósfera. Además de por radiación, la superficie terrestre intercambia calor sensible con la atmósfera por conducción y convección, y también calor latente por el transporte convectivo de vapor de agua.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

46

Capítulo 2. La Radiación Solar

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Cuestiones

1. ¿A qué nos referimos cuando decimos que la temperatura efectiva de cuerpo negro del Sol es T S ?

2. Al igual que el Sol, la Tierra también radia como un cuerpo negro, pero ¿en qué se diferencia de la emisión solar? Compare el color, intensidad, rango de emisión.

3. ¿Qué es la constante solar? ¿Es realmente constante? ¿De qué depende?

4. ¿Cuál es la máxima energía solar que se puede obtener por m 2 en la superficie terrestre?

5. De la radiación solar que incide sobre la atmósfera parte se dis- persa, parte se absorbe y parte se transmite. ¿Qué partes con- tribuyen al calentamiento de la atmósfera?

6. Defina radiación directa, reflejada y difusa.

7. Utilizando la ecuación (2.7) estime la intensidad relativa de la dispersión del violeta de longitud de onda 400 nm y el rojo de 700 nm.

Problemas

1. Sabiendo que la temperatura del Sol es T = 5 700 K y su ra- dio R S = 696 000 km, calcular: a) La potencia luminosa total emitida por el Sol. b) La energía que emite el Sol diariamente.

2. Si la temperatura media de la Tierra es de 27 C y suponemos que emite como un cuerpo negro, determinar: a) La longitud de onda del máximo de la emitancia. b) La potencia de la radiación emitida. c) Si la temperatura media se elevara 10 K, ¿cuánto aumentaría la potencia de la radiación emitida?

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

Cuestiones y problemas

47

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

3. Determinar constante solar en Marte sabiendo que la distancia media al Sol es 1, 52 veces mayor que la distancia media de la Tie- rra al Sol, y que la constante solar terrestre es S = 1368 Wm 2 (Sol. 592 Wm 2 )

4. En el modelo simple de atmósfera descrito en la sección 2.7 se supone que la atmósfera es transparente a la radiación solar y absorbe toda la radiación emitida por la Tierra. Se ignoran, por tanto, la cantidad absorbida de energía solar en el infrarrojo y la transmitida a través de la ventana atmosférica. Con los datos de la figura 2.18, estime la importancia relativa de ambos flujos.

5. ¿Cuál sería la temperatura de la Tierra si estuviera completa- mente cubierta de agua y no hubiera atmósfera? Considerar que la temperatura del Sol es de 6 000 K , el radio del sol R s = 7 × 10 8 m, la distancia media Sol-Tierra R TS = 1, 5 × 10 11 m y el albedo terrestre α = 0, 02.

6. Un modelo más realista del efecto invernadero considera la at- mósfera como una capa de temperatura uniforme que filtra se- lectivamente la radiación infrarroja, tanto solar como terrestre. En el modelo se considera que la atmósfera tiene un coeficiente de absorción a S para la radiación solar y un coeficiente a T para la radiación terrestre, ver figura 2.17. a) Deduzca las ecuaciones del balance radiativo de la atmósfera y de la Tierra. b) Obtenga la temperatura de equilibrio de la atmósfera y de la Tierra. c) ¿Para qué valores de los coeficientes de absorción la temperatura de este modelo se reduce a las ecuaciones (2.9) y (2.10)?

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

Capítulo 3 La temperatura

OBJETIVOS DIDÁCTICOS ESPECÍFICOS

Comprender el origen de la variación de la insolación con la latitud.

Entender la causa de las estaciones.

Adquirir unas nociones de las características más importantes del movimiento astronómico de la Tierra.

Conocer la distribución global de la temperatura.

Entender la causa de las variaciones diarias y anuales de la tem- peratura.

Comprender los factores que influyen en la temperatura.

49

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

50

Capítulo 3. La temperatura

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

3.1. La insolación

En el capítulo anterior hemos tratado la radiación globalmente y hemos deducido también globalmente la temperatura de la superficie de la Tierra. Sin embargo, todos sabemos que la temperatura de la superficie terrestre depende de la latitud: no es lo mismo el clima en el polo que en el ecuador. En esta sección vamos a ocuparnos de la energía que en forma de radiación llega a la superficie terrestre. Concretamente, la cuestión que abordaremos es el cálculo de la insolación, I, que es la energía solar por unidad de tiempo que llega a una superficie unidad situada sobre un lugar concreto de la superficie terrestre. Sabemos que la constante solar, S, es la energía por unidad de tiempo que llega a una superficie unidad situada fuera de la atmósfera y perpendicularmente a los rayos solares. En la figura 3.1 se ilustra cómo la potencia radiativa SA que pasa a través de la superficie A es la misma que pasa a través de las superficies A 1 y A 2 , es decir, que SA = I 1 A 1 = I 2 A 2 . La insolación, que es el flujo que llega a A 1 o A 2 , es menor que la constante solar, porque la misma cantidad de potencia se tiene que repartir sobre un área mayor o igual que A. La insolación depende en primer lugar del ángulo de incidencia α según la relación

I i = SA/A i = S sen α i .

(3.1)

El ángulo de incidencia es igual a la altura angular (o elevación) del Sol sobre el horizonte, y depende de la hora del día, la estación anual y la latitud del lugar, lo que explica que la distribución de la energía sobre la superficie de la Tierra no sea uniforme. Veamos a continuación cada uno de los factores que influyen en la insolación.

3.1.1. Excentricidad de la órbita

La insolación depende de la excentricidad a través de la constan- te solar. La Tierra, en su movimiento de traslación alrededor del Sol, describe una órbita en forma de elipse de poca excentricidad en uno de cuyos focos está el Sol. El plano de la órbita se llama eclíptica. La distancia mínima de la Tierra al Sol es de 147 millones de kilómetros, punto de la órbita llamado perihelio, por el que la Tierra pasa alre-

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

3.1. La insolación

51

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

A 2 α 2 A 1 α 1
A
2
α
2
A
1
α
1

A

A

Figura 3.1: La radiación solar incidiendo sobre la superficie terrestre. La insolación I i = S sen α i depende del ángulo de incidencia, es máxima cuando α = 90 y mínima cuando α = 0

dedor del 3 de enero. La distancia máxima de la Tierra al Sol es de 152 millones de km, cuando pasa por el afelio aproximadamente el 4 de julio. Debido a la variación de la distancia de la Tierra al Sol, en el perihelio la radiación que recibe la Tierra es un 7 % mayor que en el afelio. Es evidente que si en invierno, que es cuando estamos más cerca del Sol y, por tanto, recibimos más radiación, la temperatura es menor que en verano (en el hemisferio norte), la excentricidad de la órbita no es la causa de las estaciones.

3.1.2. Inclinación del eje de rotación

La causa de las estaciones es la inclinación del eje de rotación de la Tierra respecto al plano de la eclíptica, ver figura 3.2. El eje de rotación de la Tierra forma un ángulo de inclinación de 23, 5 con la normal al plano de la eclíptica. Como el eje de rotación es perpendicular al plano del ecuador, este plano y el plano de la eclíptica forman también un ángulo de 23, 5 . El ángulo de inclinación no cambia a lo largo del movimiento anual de traslación de la Tierra alrededor del Sol. Desde un punto de vista situado en el Sol, ver figura 3.2(a), la Tie- rra en su movimiento pasa por un punto llamado solsticio de verano,

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

52

Capítulo 3. La temperatura

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

δ s = 0 Equinoccio de primavera Solsticio de verano δ s = 23, 5
δ s = 0
Equinoccio de primavera
Solsticio de verano
δ s = 23, 5
Perihelio
d=−23,5
Afelio
Solsticio de invierno
δ s = 0
Equinoccio de otoño

(a) Movimiento de la Tierra

Polo norte celeste Ecuador celeste 23, 5 ◦ EP δ s = 0 Polo sur
Polo norte celeste
Ecuador celeste
23, 5 ◦
EP
δ s = 0
Polo sur celeste
Ecliptica
δ
s
SV
SI
Sol
EO
δ s = 0
−23, 5
23, 5

(b) Movimiento aparente del Sol

Figura 3.2: La órbita terrestre y el plano del ecuador celeste ilustrando la posición de los equinoccios (EP, EO) y los solsticios (SV, SI). El ángulo de inclinación es constante pero la declinación solar δ S varía entre ±23, 5 en los solsticios y cero en los equinoccios.

en el que el eje de rotación alcanza la máxima inclinación respecto a Sol (21 de junio). Esta inclinación respecto al Sol va disminuyendo hasta llegar a otro punto, el solsticio de invierno, en el que es el Polo Sur el que mira hacia el Sol (21 de diciembre). Entre ambos pun- tos hay otros dos puntos llamados equinoccios (21 de marzo y 21 de septiembre) en los que el eje no está inclinado hacia el Sol. 1 Visto desde la superficie terrestre, figura 3.2(b), lo que se observa es que la declinación solar varía a lo largo del año. Recordemos que la declinación solar δ s es el ángulo que forma la línea que une los centros de la Tierra y el Sol y su proyección sobre el ecuador. Desde su valor máximo en el solsticio de verano, donde δ s = 23, 5 , la declinación solar disminuye continuamente hasta llegar su valor mínimo, δ s = 23, 5 , en el solsticio de invierno. En función de la declinación, los equinoccios son los puntos de la órbita en los que δ s = 0 . Cuando la declinación pasa de positiva a negativa se denomina equinoccio de otoño y en el paso de declinación negativa a positiva, equinoccio de primavera. Es posible que sea más fácil entender la relación entre las estacio-

1 Como veremos en el capítulo 10, al tratar del cambio climático, la orientación del eje de rotación terrestre varía con un periodo de 25 000 años.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

3.1. La insolación

53

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

equinoccio solsticio solsticio
equinoccio
solsticio
solsticio

equinoccio

Figura 3.3: Órbita del planeta Urano con una inclinación de 90 , (en realidad es de aproximadamente 98 ) mostrando que en los solsticios un hemisferio queda totalmente iluminado con un día sin noche, mientras que al igual que en la Tierra en los equinoccios el día y la noche tienen la misma duración.

nes y la inclinación en el caso extremo del planeta Urano, cuyo eje de rotación está inclinado casi 90 respecto a la normal al plano de su órbita, ver figura 3.3. En cada solsticio, uno de los polos queda orien- tado hacia el Sol de manera que el hemisferio correspondiente queda completamente iluminado durante todo el día, mientras que es de no- che en todo el hemisferio opuesto. Sin embargo, en los equinoccios, al igual que ocurre en la Tierra, el Sol pasa por el plano del ecuador y el día y la noche tienen la misma duración 2 .

El caso de Mercurio es el otro extremo, en el que la inclinación es aproximadamente igual a 0 . En este caso, en cualquier lugar del planeta y durante todo el año, los días y las noches tienen la misma duración. La Tierra, con una inclinación de 23, 5 , presenta una situación intermedia entre los casos extremos de Mercurio y Urano. Alrededor del polo norte hay una región limitada por el círculo polar ártico tal que, para latitudes superiores no se pone el Sol durante el solsticio de verano y no sale el Sol durante el solsticio de invierno. Igualmente, en el Polo Sur se define el círculo polar antártico como el paralelo tal que para latitudes superiores el Sol no se pone durante el solsticio de

2 En la dirección http://www.astrogea.org/divulgacio/urano.htm se puede ver con más detalle las estaciones en Urano.

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

54

Capítulo 3. La temperatura

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

S

Cenit local Ocaso hs O hs γ 2 γ m γ 1 Plano del horizonte
Cenit local
Ocaso
hs
O
hs
γ 2
γ m
γ 1
Plano del horizonte
Orto

E

(a) La altura solar γ crece desde el or-

to hasta alcanzar un máximo al mediodía

y posteriormente disminuye hasta hacerse nula en el ocaso.

S

Cenit local O Plano del horizonte E
Cenit local
O
Plano del horizonte
E

(b) La trayectoria solar en el solsticio de

invierno (azul), en los equinoccios de pri-

mavera y otoño (verde), y en el solsticio de verano (rojo).

Figura 3.4: Movimiento aparente del Sol desde un lugar del hemisferio norte de latitud media.

invierno y no sale en el solsticio de verano. Los círculos polares son paralelos de latitud 66, 5 N y S. Como la declinación solar cambia a lo largo del año pasando de ±23, 45 en los solsticios a 0 en los equinoccios, en cualquier otro día del año se puede aproximar por la ecuación

δ s = 23, 45 cos 2π n 173

365

(3.2)

donde n es el día del año. Dado que el solsticio puede ocurrir el 21 o 22 de junio, n se elije de manera que el día n = 173 coincida con el solsticio de verano.

3.1.3. La altura solar

En la figura 3.4 se muestra la trayectoria del Sol a lo largo del día vista desde un lugar de la superficie terrestre. La altura solar, γ, cambia a lo largo del día desde el orto al ocaso pasando por un valor máximo γ m a las 12 horas solares. La altura máxima del Sol se relaciona con la latitud del lugar φ y

Zúñiga, López, Ignacio, and del Arco, Emilia Crespo. Meteorología y climatología, UNED - Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2010. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?docID=3202072. Created from unadsp on 2018-02-20 13:44:28.

3.1. La insolación

55

reserved.rightsAllDistancia.aEducacióndeNacionalUniversidad-UNED2010.©Copyright

φ − δ s γ m φ − δ s φ Sol δ s Cenit
φ − δ s
γ
m
φ − δ s
φ
Sol
δ
s
Cenit local
Plano del horizonte

Figura 3.5: La figura muestra la máxima altura del Sol γ m en un punto de latitud φ cuando la declinación solar es δ s .

la declinación solar δ s , ver figura 3.5, por la relación

γ m = 90 (φ δ s ) = 90 φ + δ s .

(3.3)

Para un lugar determinado del hemisferio norte (φ constante) la altura máxima del Sol aumenta desde el el solsticio de invierno (δ s = 23, 5) hasta alcanzar un máximo en el solsticio de verano (δ s = 23, 5 ). Desde ese día, la altura máxima decae hasta volver al valor mínimo, como se muestra en la figura 3.4(b). Lo mismo ocurre en el hemisferio sur pero al revés.

3.1.4. Los trópicos

La declinación solar coincide con la latitud del paralelo en el que los rayos de Sol llegan a incidir perpendicularmente sobre la superficie terrestre, como se sigue de hacer γ m = 90 en la ecuación (3.3). Así, la latitud del paralelo sobre el que el Sol pasa por el cenit del lugar va recorriendo oscilatoriamente la franja de latitudes comprendidas entre los paralelos situados en 23, 5 N y S. Estos dos paralelos son los trópicos. El trópico de Cáncer, situado en el hemisferio norte, es el paralelo en el que el Sol pasa por su cenit durante el solsticio de verano, y el trópico de Capricornio, situado en el hemisferio sur, es el paralelo en el que el Sol pasa por el cenit en el solsticio de invierno.