Sei sulla pagina 1di 4

El guión teatral: personajes, actos y escenas (¡Abran el telón!

) Lengua castellana y Literatura

La liebre y la tortuga Esopo

La liebre y la tortuga
(Texto adaptado)

Personajes:

- Liebre
- Tortuga
- Búho
- PerroCastor
- Narrador

Narrador: Esta historia empieza así: Había una vez una liebre muy
presumida. Corría mucho y no dejaba de decirlo constantemente. Además,
se reía de una pobre tortuguita que siempre caminaba despacio, despacio,
despacio...

La pobre tortuga estaba un poco cansada de aquella situación y no sabía


cómo solucionarla. Un día, cuando iba de regreso a su casa después de una
dura jornada de trabajo ocurrió lo siguiente:

(Aparecen en escena el búho y el castorperro haciendo gestos como


si estuvieran conversando. Entra la tortuga encorvada y caminando
lentamente. Se coloca en un extremo del escenario. De pronto
aparece la liebre con prisa. Llega donde está la tortuga y empieza a
imitarla, burlándose de ella. La tortuga, al principio, ni se inmuta. La
liebre sigue imitándola y ya, harta de reírse de ella, le grita.)

Liebre: ¡Vamos, pesada, quítate del


camino, que me estás estorbando! ¡Lenta,
que cuando llegues a casa será hora de que
regreses al trabajo!

Tortuga: (Muy quejosamente) Eres


mala. Siempre te ríes de mí. Estoy cansada
de aguantarte. Soy muy desgraciada. Eres
una fanfarrona que solo te atreves conmigo.


Readaptado por Javier Albines, inspirado en la adaptación para representar de Antonio Guillén. Fuente: http://www.redes-
cepalcala.org/isabelesquivel/IMG/doc/Vamos_a_contar_verdades.doc

1 La liebre y la tortuga
El guión teatral: personajes, actos y escenas (¡Abran el telón!) Lengua castellana y Literatura

La liebre y la tortuga Esopo

Liebre: (Hace gestos de que es muy fuerte y veloz) ¿Fanfarrona yo? Soy
capaz de ganar a todo el mundo.

Tortuga: No eres buena, ni siquiera eres rápida. Hasta yo sería capaz de


ganarte en una carrera.

Liebre: (Se tira al suelo riéndose) Jamás me vencerías. Soy capaz de ir y


venir diez veces hasta el final del camino y tú no lo habrás atravesado.

Tortuga: (Pensativa) Acepto la apuesta.


Si lo haces, no volveré a quejarme y
siempre aceptaré tus burlas; pero si gano,
dejarás de molestarme, me pedirás perdón
delante de todos los animales y jurarás no
volver a burlarte de mí.

Liebre: (Con mucha determinación y


seguridad) Acepto la apuesta.
Buscaremos un juez y empezaremos la carrera.

(Todos se dirigen hacia la meta.)

Narrador: El búho y el perrocastor, que habían oído la conversación entre la


liebre y la tortuga, se ofrecieron a ser jueces. Como muchos otros animales,
estaban hartos de la conducta de la liebre y en su corazón reinaba la
esperanza de que ganase la tortuga y de que la liebre la dejarase en paz.

PerroCastor: Nosotros seremos los jueces de la carrera. La competición


tiene que ser limpia, sin trampas.

Búho: Sí. Mi silvidocanto será la señal de


salida. La liebre tiene que ir y venir diez
veces de una punta a otra del camino y la
tortuga dos veces. Si alguien empuja o
hace trampas, queda descalificada y pierde
la carrera. ¿De acuerdo?

(La liebre y la tortuga manifiestan su


conformidad con un gesto.)

¿Preparados? (Vuelven a hacer el mismo gesto.) Pues a la línea de salida.

(La liebre y la tortuga se colocan y la zorra se retira para dar la señal.


La tortuga está tranquila, seria, pensativa. La liebre tiene la cabeza
levantada, riéndose, segura de sí misma.)

2 La liebre y la tortuga
El guión teatral: personajes, actos y escenas (¡Abran el telón!) Lengua castellana y Literatura

La liebre y la tortuga Esopo

¿Preparados? (Pausa.) ¿Listos? (Pausa.) silvidoCanto de salida.

(La tortuga camina muy despacio y la liebre da la primera vuelta muy


rápida.)

Liebre: ¡Primera vuelta! (Se burla de la tortuga) ¡Vamos torpona, que eres
una boba!

(Corre rápidamente y da la segunda


vuelta) Pero… ¿aún sigues ahí? (Continúa
burlándose de la tortuga. Hace la
tercera y cuarta vuelta, se detiene
nuevamente y hace gestos de desprecio
contando con los dedos.)

- Llevo una, dos, tres y cuatro vueltas y la


tortuguita (con sarcasmo) en el mismo
lugar, ja, ja.

(Empieza a correr de nuevo y da tres vueltas seguidas. Se detiene


otra vez.) Voy a contar de nuevo: una, dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete
vueltas. (Otra vez, contando con los
dedos.)

Me faltan tres y la tortuga no va todavía ni


por la mitad. (Con sarcasmo.) Tortuguita,
te voy a ganar. Eres torpe y floja. (Se
burla.)

Bueno, daré otras vueltecitas. (Da dos


vueltas, la tortuga mientras acaba de
llegar a la mitad del camino.)

Creo que me falta una vuelta (cuenta los dedos de la mano y señala uno
que le falta.)

Bueno, como hace tanto calor y a doña tortuga (con sarcasmo) le falta la
mitad del camino, voy a tomar un descansito y así la carrera será más
divertida. (Se sienta y al poco se queda dormida, se oyen los
ronquidos. La tortuga sigue caminando lentamente mientras el búho
y el castor la animan.)

Búho: (Vuela acercándose a la tortuga y, en voz baja, para que la


liebre no se despierte, la anima.) ¡Vamos, tortuguita, vamos, ánimo, que
puedes ganar la carrera!

3 La liebre y la tortuga
El guión teatral: personajes, actos y escenas (¡Abran el telón!) Lengua castellana y Literatura

La liebre y la tortuga Esopo

¡Vamos, que falta poco, vamos! (La


tortuga llega a la meta y la liebre sigue
dormida. El perrocastor se acerca a la
libre y la despierta.) ¡Vamos, fanfarrona,
que has perdido la carrera!

Liebre: (Despertando asustada.) ¿Qué?


¿Yo? ¡Pero… no puede ser, si soy la más
rápida!

Búho: Y la más tonta. Así que… ¡cumple lo prometido!

Liebre: (Se levanta y dirigiéndose a la tortuga, con voz suplicante.)


Te ruego que me perdones. No me burlaré más de ti. Lo prometo. Lo juro
delante de tus amigos el búho, del castor, de todos los animales y de quien
haga falta. A partir de ahora te respetaré siempre.

Narrador: Y efectivamente así ocurrió. Desde aquel día la tortuga iba


felizmente a su trabajo y nadie volvió a burlase de ella.

Moraleja: “Con seguridad, constancia y paciencia, aunque a veces


parezcamos lentos, obtendremos siempre el éxito”.

4 La liebre y la tortuga