Sei sulla pagina 1di 12

Las manifestaciones culturales de Venezuela, la música y los bailes

folclóricos venezolanos están influenciados por los trajes, tradiciones y

creencias religiosas de las tres razas que constituyen la población de

Venezuela en su conjunto: el blanco, el indio y el negro.

Las danzas populares son en gran medida el producto de la cultura

criolla. Sin embargo, las danzas indígenas típicas y otras muestras de

orígenes africanos casi puros todavía pueden ser encontradas en algunas

áreas.

El origen de los instrumentos musicales venezolanos se remonta a las


culturas indígenas, europeas y africanas. Estas tres culturas han influido
mucho en la música popular.

Antes de la llegada de los españoles, los indios utilizaban flautas hechas


con huesos, silbatos de arcilla, trompetas de conchas y maracas.
Durante la colonización española y la llegada de los esclavos africanos,
varios instrumentos se incorporaron a la tradición de la música popular
como el cuatro (una guitarra pequeña de cuatro cuerdas), el violín, la
guitarra y los tambores.

10 manifestaciones culturales en
Venezuela

1- El joropo

Como es el baile nacional de Venezuela, se realiza en todo el país. Es un


baile con música animada, alegre y sincopada; de origen español y
venezolana en sentimiento. Es un baile para parejas y tiene hasta treinta
y seis variantes de los pasos básicos. El acompañamiento musical es
provisto por el cuatro, maracas y un arpa.

2- La arepa

La arepa es un tipo de alimento hecho de masa de maíz molida o harina


pre-cocida. Esta masa puede ser asada, cocida, frita, hervida o cocida al
vapor, sin embargo, la arepa tiene forma plana y redondeada y suele ser
cocinada asada o frita. Sus características varían según el color, el
sabor, el tamaño y el alimento con el que se puede rellenar,
dependiendo de la región.

La mayoría de los venezolanos comen arepas a diario, ya que se puede


degustar como desayuno, almuerzo, merienda o cena debido a la
cantidad de rellenos con los que se puede servir.

Entre los rellenos o acompañantes encontramos: queso blanco o


amarillo, jamón, aguacate, huevo, caraotas negras, pollo y carne
mechada, salchicha y diferentes tipos de pescado.

La arepa venezolana tiene sus orígenes hace miles de años en las


diversas tribus indígenas de todo el país. Su nombre proviene de la
palabra indígena erepa, que significa pan de maíz.

Inicialmente se hacían con maíz frezo, hoy en día se preparan con harina
de maíz blanco precocinada.

En 1950, las areperas (restaurantes cuyo menú principal son las arepas)
eran pocas y distantes entre sí, ya que las arepas se comían
principalmente en casa como acompañante a los alimentos servidos o
rellenas con sólo queso o jamón. Con la difusión de las areperas
aumentó la popularidad de las arepas rellenas y la creciente
disponibilidad de harina de maíz precocinada.

3- El liquiliqui y las alpargatas


El liqui liqui es el traje nacional para hombres en Venezuela. Sin
embargo, también se usa en Colombia. Tradicionalmente es blanco,
beige o crema; aunque también se encuentra en otros colores.

Recientemente, muchos venezolanos y diversas personalidades famosas


de Venezuela han usado liquiliqui para sus bodas, en un renacimiento
del estilo tradicional de vestir. El cantante y compositor de la música
popular venezolana, Simón Díaz, era conocido por usar casi siempre un
liquiliqui.

El liquiliqui se hace tradicionalmente de lino o tela de algodón, aunque


se puede usar gabardina y lana. El traje se compone de un par de
pantalones largos y una chaqueta. La chaqueta tiene mangas largas, el
cuello es redondeado (estilo Nehru) y está sujeto y decorado por una
«junta» (lazo de cadena similar a un gemelo) que une los dos extremos
del cuello.

La chaqueta está sujeta con cinco o seis botones, y puede o no tener


bolsillos (si es así, no más de cuatro). En general, el conjunto es muy
simple con líneas limpias y elegantes. Tradicionalmente, el liquiliqui se
usa con alpargatas (unas sandalias con punta abierta) y un sombrero
“llanero».

Debido al estilo del cuello, se dice que el liquiliqui fue traído a Venezuela
desde Filipinas, aunque esto es incierto. La versión más aceptada es que
el liquiliqui se deriva del uniforme de los soldados de la época colonial,
cuya chaqueta o «liquette» tenía una forma similar –de ahí el nombre y
el cuello.

4- Leyendas venezolanas

Las leyendas urbanas más populares de Venezuela son:

 La sayona

Esta leyenda narra la historia de una joven y bella mujer llamada


Melissa, quien estaba casada con un marido cariñoso y con el que tenia
un hijo. Un día, cuando Melissa se bañaba en el río, un hombre le
comentó que su marido estaba teniendo un romance con la madre de
Melissa.

Al llegar a su casa encontró al marido durmiendo con el bebé en sus


brazos, pero cegada por la rabia quemó la casa con sus seres queridos
dentro de ella. Cogió un machete y al llegar a casa de su madre le cortó
el vientre hasta que ésta murió desangrada. Antes de morir, su madre la
maldijo como un espíritu vengativo en busca de hombres infieles.

A partir de ese momento la leyenda cuenta que ella recorre los caminos
tomando la forma de una mujer joven y deseable en búsqueda de
hombres solitarios, los seduce en áreas remotas donde, durante o
después del sexo, revela su forma miserable y mata a los hombres o
corta sus genitales.

 La llorona

Narra la historia de una mujer hermosa que lanzó a sus hijos al río
después de descubrir que su marido la había dejado por una mujer más
joven. Al darse cuenta de lo que había hecho, se ahogó en el río, pero
como castigo no se le permite entrar en el cielo hasta que encuentre a
sus hijos perdidos, por lo que vaga por la tierra llorando y buscando
inútilmente a sus niños.

 El Silbón

Narra la historia del espíritu de un hombre que destripó a su padre


después de que este matase a su esposa porque, según el padre, todas
las mujeres eran unas vagabundas y lo único que merecían era la
muerte. Después de matar a su padre, el abuelo ató al hombre a un
árbol, lo azotó y lo arrojó a dos perros hambrientos, no sin antes
maldecirlo.

El abuelo lo maldijo para que vagara por toda la eternidad cargando los
huesos de su padre. Ahora el espíritu recorre la tierra, continuamente
silbando y buscando huesos para agregar a su colección. Si escuchas su
murmullo cerca, no hay nada que temer, si lo oyes lejos, él está justo al
lado de ti.

5- Carnavales de Carúpano

Los carnavales de Carúpano (ciudad situada en el noreste de Venezuela)


atraen a más de 400.000 visitantes cada año debido a la extravagancia
de música y danzas que se desarrollan en cada esquina de la ciudad.

Estos carnavales se caracterizan por las caravanas, los disfraces, la


música y el gozo de la gente.

6- Semana Santa

Durante la Semana Santa muchos creyentes acuden a la ciudad para


poder estar presentes en diversos eventos:

1. En la bendición de las hojas de palma el Domingo de Ramos en


Chacao.
2. En la procesión de feligreses que caminan desde la Basílica de
Santa Teresa hasta la Plaza de Caracas.
3. En el recorrido de los 7 templos.
4. En las representaciones teatrales que simbolizan la traición de
Judas y la crucifixión de Jesús.
5. Y finalmente, la quema de Judas, tradición que simboliza
justicia popular.

7- Diablos danzantes de Yare

Los diablos danzantes de Yare (hombres disfrazados con máscaras


grotescas del diablo, trajes rojos, rosarios, cruces y maracas) comienzan
su batalla tradicional contra las fuerzas de la justicia en el día de Corpus
Christi, es una de las ceremonias más coloridas y única del mundo
cristiano.
El resultado de la batalla es también tradicional, la justicia triunfa, pero
no hasta después de un día entero de extenuante oposición por parte de
los secuaces de Satanás.

8- Fiesta de San Juan

Principalmente es un festival cristiano en honor al nacimiento de San


Juan Bautista. Se desarrolla del 23 al 25 de junio, tres emocionantes
días de tambores africanos que resuenan entre las ciudades costeras de
Venezuela.

El segundo día se celebra una misa solemne donde los participantes


agitan pañuelos de colores y cantan versos improvisados al ritmo del
tambor. Esta fiesta culmina en la «noche mágica de San Juan», la última
noche, cuando la ferviente fiesta dura hasta la mañana siguiente.

9- Feria de la Chinita

El 18 de noviembre, la bulliciosa ciudad venezolana de Maracaibo celebra


la fiesta de la Virgen de Chiquinquirá. El jubileo de 10 días está dirigido
por una hermosa reina del festival y se caracteriza por la música, los
desfiles, los juegos y las historias del folclore.

10- Navidad

En Venezuela, la Navidad se celebra bajo la realización de diversas


costumbres religiosas y tradicionales. Como país predominantemente
católico, las fiestas navideñas celebran el nacimiento del niño Jesús. Las
celebraciones religiosas comienzan el 16 de diciembre con las misas
cada mañana hasta el 24 de diciembre, cuando el servicio religioso se
celebra a medianoche (Misa de Gallo).

La celebración principal tiene lugar en Nochebuena. Las familias se


reúnen para disfrutar de la tradicional comida festiva: hallacas, pan de
jamón (pan largo relleno de jamón cocido, pasas y aceitunas), ensalada
de gallina, pernil y dulce de lechoza (postre hecho de papaya verde y
azúcar morena).

Muchos hogares colocan en sus comedores un arbolito de Navidad, sin


embargo, la costumbre venezolana más auténtica es exhibir un
nacimiento o pesebre con la escena de la Natividad.

El 25 de diciembre los niños despiertan para encontrar sus regalos


alrededor del pesebre o del árbol de Navidad. En la tradición se dice que
es el Niño Jesús quien trae regalos a los niños venezolanos en lugar de
Papá Noel.

La música juega un papel importante en las celebraciones. Las canciones


tradicionales de este período se llaman aguinaldos. En los viejos tiempos
los aguinalderos iban de casa en casa cantando sus canciones y tocando
instrumentos tradicionales como el cuatro, las maracas y el furruco
(tambor pequeño y alargado con un palo de madera en el centro).

Las fiestas de Navidad llegan a un cierre oficial el 6 de enero, día de los


Reyes Magos (los tres reyes sabios que vinieron a visitar a María y al
niño Jesús), cuando los niños reciben de nuevo juguetes y caramelos. La
Navidad es, sobre todo, la fiesta principal durante la cual las familias
venezolanas se reúnen y se regocijan.
Seis manifestaciones culturales
venezolanas son patrimonio de la
humanidad
Por Haiman El Troudi | Lo Afirmativo Venezolano, Patrimonio | | 22 noviembre, 2018 | 15

Nuestro país destaca con media docena de declaratorias de patrimonio


cultural intangible de la humanidad por parte de la Organización de las Naciones
Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que dan cuenta de los
significativos avances logrados en trabajo conjunto con las comunidades del territorio
nacional.
En tan sólo seis años Venezuela ha logrado incluir varias de sus únicas manifestaciones
en la Lista Representativa para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural
Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.
Se trata de cuatro manifestaciones criollas, reconocidas por su aporte a la diversidad
cultural, al diálogo y al respeto mutuo, en un escenario intercultural que persigue el
desarrollo sostenible de los pueblos con base a su riqueza cultural y espiritual, a saber:
los Diablos Danzantes de Corpus Christi en el año 2012; la Parranda de San Pedro de
Guarenas y Guatire en el 2013; los conocimientos y las tecnologías tradicionales
relacionadas con el cultivo y procesamiento de la Curagua en el año 2015 y la más
reciente, el Carnaval de El Callao, inscrita en el año 2017.
Nuestro país asumió, además, el desafío de solicitar la incorporación en la Lista de
Salvaguardia Urgente de dos expresiones cuya existencia y transmisión está en peligro,
a pesar de los esfuerzos que han realizado los portadores y el Estado para su
recuperación. Se trata de la tradición oral Mapoyo y sus referentes simbólicos en el
territorio ancestral, inscrita en el año 2014, y los “Cantos de llano colombo-
venezolanos”, incluidos en 2017.

Patrimonio venezolano con reconocimiento


internacional

Desde el año 2008, el Estado venezolano se ha sumado al conjunto de países que unen
esfuerzos por promover la salvaguardia de las expresiones del patrimonio cultural
inmaterial de los pueblos del mundo. Las declaratorias obtenidas en los últimos años
han sido producto de los significativos avances logrados, en relación estrecha con
comunidades del territorio nacional, en la ejecución de investigaciones con la finalidad
de presentar a consideración de autoridades y expertos internacionales variadas
expresiones de lo afirmativo venezolano.
El resultado ha sido el reconocimiento de manifestaciones específicas de nuestro
patrimonio cultural inmaterial, demostrativas de nuestra condición de sociedad
multiétnica y pluricultural, tal como lo reconoce la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela.

La Unesco ha conferido a estas tradiciones venezolanas el título de Patrimonio de la


Humanidad o Patrimonio Mundial, entendiendo que se trata de “nuestro legado del
pasado, lo que vivimos en el presente, y lo que le transmitimos a las futuras
generaciones. Nuestros patrimonios culturales y naturales son irremplazables fuentes
de vida e inspiración”.
Estas estrategias de visibilización internacional parten desde la propia
autodeterminación de las comunidades portadoras de las respectivas manifestaciones. Se
inician con el reconocimiento de las identidades culturales distintivas y de las
experiencias de valoración patrimonial que los colectivos de tradición, alcanzan en sus
realidades cotidianas específicas, en su condición de legítimos detentores del Poder
Popular.

También en reconocimiento a sus esfuerzos, Venezuela fue recientemente elegida


como miembro del consejo directivo de la Unesco, por la mayoría de los miembros
del organismo, responsabilidad que ejerce desde 2017 hasta el 2020. Su finalidad es, tal
y como lo establece la misión de éste órgano, contribuir a la paz y a la seguridad en el
mundo mediante la educación, la ciencia, la cultura y las comunicaciones, y dentro de
las actividades culturales que llevan a cabo, buscar la salvaguarda del patrimonio
cultural mediante el estímulo de la creación, la creatividad y la preservación de las
entidades culturales y tradiciones orales, así como la promoción de los libros y de la
lectura.
Manifestaciones Culturales Venezolanas

En Venezuela el folklore lo vemos como comunicación o transmisión de noticias,


composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, hecha de padres a hijos al correr
los tiempos y sucederse las generaciones y conservadas en un pueblo. De modo que,
como afirma Liscano (2000) “nuestras tradiciones comienzan desde el momento en
que ocurrió el proceso de la conquista y se encuentran con los primeros pobladores, la
raza autóctona, después traen a la raza negra de África y comienzan las mezclas
étnicas” (p.18). Por esta razón encontramos en muchas de las tradiciones y
costumbres venezolanas esta amalgama extraordinaria, lo indígena, lo español y lo
africano.
Al respecto, Vilda (2001) expresa que “el folklore venezolano es rico y variado,
cada región posee rasgos distintivos que al igual que las características de la
naturaleza en Venezuela, muestran una abundante variedad en cuanto a términos,
instrumentos, platos, artesanía y música” (p.33). Por lo antes expuesto, se pueden
describir algunas manifestaciones culturales venezolanas del abanico de opciones
tales como:
El pueblo venezolano tiene muchas costumbres que la diferencia de otras
naciones, por ejemplo: La música: la música llanera, la gaita, el joropo, el tamunangue.
A su vez, es una de las expresiones culturales más variadas y con orígenes más
diversos; su evolución no se ha detenido nunca, en Venezuela la música es motivo de
alegría y diversión, entre sus géneros más importantes destacan: El joropo. El primer
registro de su existencia data de 1749 y originalmente era llamado por el campesinado
venezolano «fandango», por lo que estaba posiblemente emparentado con el
fandango español. Es una música festiva que se ejecuta principalmente con arpa,
cuatro y maracas. Su danza, caracterizada por pasos y figuras muy distintivas, es
motivo de fiesta y constituye un baile alegre que invita a la participación popular. El
joropo es ícono de la cultura venezolana. La gaita. Es la expresión de un conjunto de
formas musicales, pertenecientes a diversas regiones, que se diferencian entre sí por
la interpretación y los instrumentos con que se ejecutan.
Referente a las fiestas y danzas, se pude citar la de San Benito; los españoles lo
trajeron junto con los demás Santos Católicos, pero pronto se convirtió en el patrón de
los negros. Él fue negro como ellos. Ejemplo de dichas mezclas o sincretismos
culturales son, digamos, la organización y los responsables de las ceremonias y de las
sociedades de San Benito donde se asignan cargos de: Mayordomo, Primer Capitán,
Capitán de Plaza, Capitán de Brigada y Mandadores. El tambor, la maraca, la pólvora,
alegran las Danzas, las marchas y los Cantos y lo mismo hacen el color y los adornos
de los uniformes un ejemplo de esa presencia de la cultura africana en las ceremonias
y fiesta de San Benito es la banda de tambores, el llamado “chimbanquele” o
“chimbangle” que se oye en Bobures, Estado Zulia. El día de San Benito, la imagen del
Santo Negro suele ser adornada con los atavíos de sus devotos.
En el mismo orden de ideas, el Sebucán es una Diversión Pascual originaria de
los indígenas que poblaban la zona Guayanesa. Después de la Conquista, como se
conocía anteriormente y actualmente encuentro de dos mundos, recibió aportes
españoles en la forma del baile, y africanos en ritmo de la música. Del Oriente del
país se extendió a casi todas las demás regiones, que comprende los estados Nueva
Esparta, Sucre, Monagas, Anzoátegui. La denominación de “Sebucán” proviene del
utensilio de mismo nombre que se usa para prensar y extraer el líquido venenoso de la
yuca amarga en la preparación del casabe. Su relación con la Diversión radica en que
el baile se tejen cintas con la misma técnicas con que se entretejen las fibras para
trenzar el Sebucán. Consiste en tejer y destejer doce cintas de colores que dependen
de la parte superior de un mástil de madera. Cada uno de los bailadores y bailadoras
sostiene la punta de una cinta y avanza alrededor del palo para trenzarlas y después
destrenzarlas. En su ejecución los componentes, hombres y mujeres, pasan por el
lado derecho del bailarín que tienen al frente y, luego, por el lado izquierdo del
siguiente, y de esa manera las cintas se van entrelazando o imitación del tejido básico
del Sebucán.
También uno de los más famosos, es el conocido Diablos Danzantes de Yare.
Se trata de una de las tradiciones autóctonas que se han mantenido a lo largo de los
años. La alegría, originalidad y la sencillez espiritual del pueblo venezolano se reflejan
en una de las más imaginativas y coloridas fiestas folklóricas del país; los Diablos
Danzantes de Yare, una tradición que se niega a morir en el olvido. Esta celebración
se realiza en la población de San Francisco de Yare, en el Estado Miranda, y en otros
lugares del Estado Vargas, y otros estados de Venezuela, el día de Corpus Christi;
una festividad de la religión católico que se llevan a cabo todos los años en los meses
de marzo o abril. Los festejos de los Diablos de Yare se iniciaron hace muchos años.
Su origen se remonta a los tiempos de la colonia cuando las personas religiosas
pagaban sus promesas mediante Danzas, que combinaban con los actos litúrgicos y
profanos delante del Templo de la ciudad, construido a finales del siglo XVII. Para la
Danza se utiliza máscaras, maracas, mandador, rosario, trajes rojos y alpargatas. Al
finalizar la ceremonia religiosa, empiezan a redoblar los tambores, cascabelean las
maracas y, al son de la música los personajes satánicas inician una furiosa Danza,
bajo el hermoso marco de los Fuegos Artificiales.
En lo referente a lo religioso, se encuentra el Velorio de Cruz de Mayo.
Reconocido como las expresiones de corte religioso y de gran contenido agrario que
se realizan en casi todo el Territorio Nacional durante el mes de Mayo. Según nos
relata la Iglesia, este descubrimiento lo hizo Santa Elena, madre del Emperador
Constantino I, en el año 326 de nuestra era. La celebración del Velorio, tiene como
motivo principal rendir homenaje a la naturaleza por todo el mes de Mayo. Un ejemplo;
típico es la región apureña, donde se vistió la cruz con flores de palma y flores
naturales. Se le prenden velas, se le canta y se le baila, también se comparte comidas
típicas como; carne asada, yuca, dulce de lechosa, hasta se invita a personalidades de
la canta criolla para que acompañen a todos y le cante a la Cruz.
Evidentemente se puede apreciar, la diversidad folklórica que caracteriza al
venezolano en todos los lugares que componen la extensa geografía nacional,
evidenciando las manifestaciones propias de cada región tanto en: su música, juegos,
bailes, gastronomía, mitos, leyendas, lenguaje, entre otros. Por tal razón es necesario
enfatizar, la importancia que tiene, el desarrollo de las actividades socioculturales en
nuestro país, a fin, de promocionar, difundir, desarrollar y consolidar los
conocimientos populares que forman parte de los valores del acervo cultural de la
nación