Sei sulla pagina 1di 3

Características de la naranja

La naranja es una fruta redonda y de color anaranjado, consumida por lo general en invierno
de acuerdo a la zona donde te encuentres, ya que es una fruta que se da perfectamente en los
países tropicales. En este sentido, al hablar de Las Características De La Naranja podemos
expresar que la pulpa de su interior es también anaranjada y está constituida por pequeñas
bolsitas llenas de zumo. (ZAMBRANO, 2017)

4 Principales Características De La Naranja

Algunas de las Características De La Naranja son:

1. Es un fruto redondo.

La naranja es una fruta redonda, color naranja. La pulpa es de igual forma de una tonalidad
anaranjada y está formada por diminutas bolsas llenas de su zumo.

2. Su tonalidad.

La naranja es un cítrico y su representación suele ser curva u oval y su piel y pulpa es


habitualmente naranja, salvo en aquellas diversidades de pulpa roja.

3. La parte comestible.

La parte nutritiva y comestible de la naranja es la pulpa y se ingiere de una manera fresca o en


zumo. La naranja del mismo modo, se emplea para ejecutar mermeladas, compotas, también
se utiliza para el consumo como fruta deshidratada, entre otros aspectos.

4. El tamaño y peso de la naranja

Posee un diámetro de 6 a 10 centímetros. Las naranjas son de las frutas de menor tamaño. Su
peso está entre los 150 gramos hasta los 200 gramos sin piel.

Características del naranjo (árbol)

El naranjo es un árbol siempre verde que posee una copa redondeada y frondosa. Alcanza los
10 metros de altura en condiciones naturales, pero en plantaciones comerciales se mantiene
entre los 3 y 7 metros de altura. El tronco del naranjo es recto y su corteza lisa, de color
grisáceo. Sus tallos tienen espinas, las hojas tienen consistencia coriácea, son elípticas, de
punta aguda, su pecíolo tiene estrechas alas y en el haz presentan color verde brillante.
Las flores del naranjo se encuentran solitarias o agrupadas en las axilas, son de color blanco,
unos dos centímetros de diámetro y tienen un perfume intenso, presentan cinco pétalos y
estambres numerosos.

Cultivo del naranjo

En teoría, es posible propagar al naranjo por semillas saneadas pero existen algunas
desventajas como que las plantas que se originan deben pasar por un periodo juvenil bastante
largo en el que no van a ser productivas y que presentan heterogeneidad. Es por esto que se
prefiere la propagación asexual, especialmente mediante injerto de escudete a yema. El
estaquillado se puede emplear en algunas variedades y en todas es viable la
micropropagación.

En cuanto a requerimientos, estas plantas necesitan mucho abono pues tienden a sufrir de
deficiencias, especialmente de magnesio, que a su vez se relaciona con el exceso de calcio y
potasio. También pueden presentarse deficiencias en zinc y hierro. La temperatura es el factor
determinante en la producción del naranjo, no tolera las heladas, es decir, es muy poco
resistente al frío. El naranjo requiere de suelos profundos, con texturas muy livianas y con
buen drenaje. El pH del suelo debe estar entre 5 y 8.

En general, la salinidad del suelo es la característica más limitante para su desarrollo y suelos
con elevados contenidos de carbonatos y cal activa se traducen en síntomas de clorosis férrica
en las plantas.

Esta planta demanda grandes cantidades de agua (entre 9000 y 12000 m³/Ha). Se acostumbra
a utilizar el riego por inundación en parcelas pequeñas, aunque actualmente la tendencia es a
hacer uso del riego localizado y el riego por aspersión en extensiones grandes de regiones
frías, pues es una protección contra las heladas.

En relación a la poda se debe lobular las formas de la copa para aumentar la superficie de
intercepción de luz, lo que mejora la producción.

Se tienden a usar algunos reguladores del crecimiento para controlar el desarrollo del naranjo,
los más usados son: Giberelinas, Auxinas sintéticas, entre ellas 2,4-D.

Las enfermedades y plagas más comunes del Naranjo son: Phytophthora, virus y viroides (virus
de la tristeza, exocortis y psoriasis), Phyllocnistis citrella, cochinilla, araña roja (ácaro) y mosca
blanca (ZAMBRANO, 2017)