Sei sulla pagina 1di 13

Videofluoroscopia de la deglución: técnica

Poster no.: S-0801


Congreso: SERAM 2014
Tipo del póster: Presentación Electrónica Educativa
Autores: H. Cigarrán Sexto, F. Pérez López, D. Rubio Solís, J. M. Barroso
Rodilla; Oviedo/ES
Palabras clave: Alteraciones de la deglución, Agente de contraste-oral,
Fluoroscopia, Cabeza y cuello
DOI: 10.1594/seram2014/S-0801

Cualquier información contenida en este archivo PDF se genera automáticamente


a partir del material digital presentado a EPOS por parte de terceros en forma de
presentaciones científicas. Referencias a nombres, marcas, productos o servicios de
terceros o enlaces de hipertexto a sitios de terceros o información se proveen solo
como una conveniencia a usted y no constituye o implica respaldo por parte de SERAM,
patrocinio o recomendación del tercero, la información, el producto o servicio. SERAM no
se hace responsable por el contenido de estas páginas y no hace ninguna representación
con respecto al contenido o exactitud del material en este archivo. De acuerdo con las
regulaciones de derechos de autor, cualquier uso no autorizado del material o partes
del mismo, así como la reproducción o la distribución múltiple con cualquier método
de reproducción/publicación tradicional o electrónico es estrictamente prohibido. Usted
acepta defender, indemnizar y mantener indemne SERAM de y contra cualquier y todo
reclamo, daños, costos y gastos, incluyendo honorarios de abogados, que surja de o
es relacionada con su uso de estas páginas. Tenga en cuenta: Los enlaces a películas,
presentaciones ppt y cualquier otros archivos multimedia no están disponibles en la
versión en PDF de las presentaciones.

Página 1 de 13
Objetivo docente

La prevalencia de la disfagia orofaríngea en pacientes con enfermedades neurológicas y


asociadas al envejecimiento es muy elevada y poco conocida. Estos enfermos presentan
un elevado riesgo de padecer neumonías por broncoaspiración, deshidratación y
malnutrición, lo que conlleva un aumento de la morbimortalidad y pérdida de la calidad
de vida.

Es por este motivo que debemos dar a conocer la videofluoroscopia como prueba de
elección para el estudio de los trastornos en la deglución, sobre todo en la disfagia de
origen neurológico, ya que es el test más sensible para la detección de la aspiración y
permite una evaluación cualitativa de la severidad de la misma.

Además de valorar la seguridad, el estudio dinámico de las fases de la deglución permite


establecer su eficacia, detectar el mecanismo deglutorio alterado y evaluar el resultado
de las maniobras compensatorias rehabilitadoras, siendo éstos los principales objetivos
que debemos alcanzar mediante la videofluoroscopia.

Una adecuada técnica radiológica incluye el empleo de bolos de contraste en diferentes


volúmenes y consistencias, así como la adquisición de imagenes durante la deglución
en diferentes proyecciones.

Revisión del tema

La videofluoroscopia es una técnica radiológica que se basa en la grabación


de imágenes fluoroscópicas mientras el paciente realiza degluciones de contraste
radiopaco preparadas con diferentes densidades.

Las diferentes texturas se obtienen mezclando 50 ml de agua con 50 ml de gastrografín


en cuatro vasos (Fig. 1 on page 4. A esta mezcla líquida se le añaden 3.5, 5.5 ó
8 grs. de espesante (Fig. 2 on page 4) para obtener consistencia néctar (Fig. 3 on
page 5), miel (Fig. 4 on page 6) o pudin (Fig. 5 on page 7) respectivamente.
El sólido se obtiene mojando una galleta en el vaso de mayor espesor.

El estudio debe realizarse con el paciente de pie o sentado, intentando que la posición
sea lo más fisiológica posible para la deglución (Fig. 6 on page 8). A continuación se
administran bolus de contraste en diferentes cantidades y texturas, intentando realizar
un estudio estandarizado que permita hacer controles evolutivos.

Aunque algunos autores recomiendan empezar el estudio con la administración de


contraste de consistencia líquida, nosotros preferimos comenzar la evaluación con

Página 2 de 13
aquella que el paciente deglute más fácilmente y que ofrece un mayor margen de
seguridad ante la aspiración, que habitualmente es néctar. Se administran 3 ml para
prevenir el alto riesgo de paso a la vía aérea que se produce con volúmenes grandes,
sobre todo si no existe reflejo tusígeno.

Si no existe broncoaspiración se continúa la valoración de la deglución con 5, 10 y


20 ml de esta misma textura. Posteriormente, se repiten estas mismas cantidades con
consistencia miel. Si existe completa seguridad, se estudia con líquido y posteriormente
con pudin o sólido.

El estudio comienza con una proyección lateral (Fig. 7 on page 9) que debe incluir
la boca, faringe, laringe y porción superior del esófago, asegurando una adecuada
visualización de las partes blandas prevertebrales, la base de la lengua y el hioides.
Permite evaluar el paso del bolo desde la cavidad oral a la faringe y de ahí al esófago
superior, analizando los movimientos de la mandíbula, lengua, paladar blando, pared
faríngea, hioides y epiglotis.

Aunque el objetivo de esta revisión no es valorar los hallazgos radiológicos normales


o patológicos, es importante descatar que la información más relevante que se nos
ofrece es acerca de la seguridad en la deglución, mediante la detección de paso a la vía
aérea. Si existe por encima de las cuerdas vocales se define como penetración y cuando
atraviesa éstas se trata de aspiración (Fig. 9 on page 12).

En la fase oral, la efectividad de la deglución se basa en la competencia labial, el


control lingual y en el adecuado cierre palatogloso. La fase faringea valora el cierre
palatofaringeo, el desencadenamiento del reflejo deglutorio, la elevación del hioides y la
laringe, así como el cierre e inversión epiglótica.

Con la proyección frontal (Fig. 8 on page 10) observamos la simetría en el tratamiento


del bolus en la fase oral y el paso a través de valéculas y senos piriformes.

El examen es realizado por un radiólogo con la presencia de un especialista en foniatría,


que nos debe orientar acerca de la necesidad de realizar adquisiciones adicionales en
otras proyecciones. Valorar el mecanismo deglutorio en posiciones protectoras de la vía
aérea nos permite predecir la eficacia de las mismas.

Dependiendo de la clínica y de la posibilidad de que los síntomas se originen por


patología en el esófago inferior se podrá realizar un esofagograma convencional con
bario.

Página 3 de 13
El estudio se suspenderá por falta de cooperación, gran dificultad para el transporte en
la fase oral o broncoaspiración significativa.

Images for this section:

Fig. 1: Identificación de los vasos con agua y contraste al 50%.

Página 4 de 13
Fig. 2: Imagen de los cuatro vasos identificados con el correspodiente espesante en su
interior.

Página 5 de 13
Fig. 3: Viscosidad néctar

Página 6 de 13
Fig. 4: Viscosidad miel

Página 7 de 13
Fig. 5: Viscosidad pudin

Página 8 de 13
Fig. 6: Paciente en proyección lateral y en posición fisiológica de deglución.

Página 9 de 13
Fig. 7: Proyección lateral inicial

Página 10 de 13
Página 11 de 13
Fig. 8: Proyección frontal

Fig. 9: Penetración en el vestíbulo laríngeo en fase posdeglutoria por retención en


valéculas.

Página 12 de 13
Conclusiones

La videofluoroscopia continua siendo esencial en el diagnóstico y planificación del


tratamiento rehabilitador de la disfagia orofaríngea, particularmente en aquella de origen
neurológico.

Las complicaciones más significativas de la disfagia de origen neurológico son


desnutrición/deshidratación si disminuye la eficacia de la deglución o la aspiración
traqueobronquial si se produce una disminución de la seguridad. Nuestra técnica
diagnóstica permite detectar paso a la vía aérea en el 42-60% de los pacientes que no
mostraron patología en el examen clínico.

La introducción precoz de estrategias deglutorias compensadoras, técnicas específicas


de rehabilitación, valoración del tipo de alimentación y, en algunas ocasiones, la cirugía
correctiva mejora significativamente la calidad de vida de estos pacientes y disminuye
su morbi-mortalidad.

Bibliografía

"Role of videofluoroscopy in evaluation of neurologic dysphagia". M.G. Rugiu. Acta


Otorhinolaryngol Ital. Dec 2007; 27(6): 306-316.

"Actitud a seguir ante una disfagi orofaríngea". P. Clavé. Revista Española de


Enfermedades Digestivas. v.2004, n.2.

"Physiology and radiology of the normal oral and pharyngeal phases of swallowing".
Wylie J. Dodds. AJR 1990; 154:953-963.

"Clinical and videofluroscopic evaluation of swallowing disorders". David J. Ott. AJR


1993; 161: 507-513.

Página 13 de 13