Sei sulla pagina 1di 13

Liborio Restrepo Uribe, S.J.

EL REGIMEN CONCORDATARIO
COLOMBIANO

Este artículo quiere demostrar los dicó desde el principio la buena nueva, y
beneficios de todo género aportados a nuestros aborígenes con relativa rapidez
Colpmbia por el régimen concordatario. y bajo el influjo de fervorosos misioneros
'Quiere igual mente hacer notar, asi sea -piénsese en la labor de Fray Bartolomé
someramente, el gran avance del nuevo de Las Casas- se convirtieron en su gran
concordato de 1973, que acaba de entrar mayoría a la fe de Cristo bajo el estan-
en vigencia tras el canje de ratificaciones darte de la cruz.
del 2 de julio de 1975, entre la Santa
Sede y el gobierno colombiano. Este Durante las épocas de la conquista
avance se inserta dentro de la adaptación (1524) y de la colonia (1564) hasta ini-
del nuevo concordato a las doctrinas del ciado el movimiento de independencia
Concilio Vaticano 11. (1810) solo se predicó y enseñó en tem-
plos y escuelas, y principal mente en el
templo sagrado del hogar cristiano, la doc-
1. Antecedentes Históricos trina de Cristo. Y es que. también en la
madre patria -España- se vivía intensa-
Los conquistadores españoles, de mente esta sacrosanta religión: sus reyes
recia raigambre católica, desembarcaron fueron todos generosos benefactores de
en nuestras tierras americanas acompaña- la religión; disfrutaban, en recompensa,
dos de los misioneros destinados no solo de grandes privilegios personales, tales co-
a asistir a los valientes aventureros en sus mo el del patronato por el que legítima-
necesidades espirituales, sino también a mente intervenían en los asuntos eclesia-
propagar la fe católica entre los indígenas les, y particularmente en la nominación
americanos. En nuestra tierra que se glo- de los obispos. En un principio esto no
ria de llevar el nombre de Colón, se pre- causó males a la Iglesia, si bien es cierto
que con el correr de los tiempos este pri-
vilegio fue ocasión de serios abusos, lo
* Doctor 1m Derecho Canónico; Miembro
del Tribunal Superior Eclesiástico, Bo- que hizo que la misma Iglesia tratara de
gotá. replegar las velas extendidas de los privi-

87
legios y procurara que en adelante la no- Granada como una especie de herencia de-
minación de obispos se hiciera indepen- jada por la madre patria. Pero no era este
dientemente de los gobiernos, pero con- el pensamiento de la Santa Sede. Ella in-
servando con ellos sus relaciones de amis- sistía en que el patronato español era un
tad y comprensión. privilegio personal de los reyes de Espa-
ña.
Nadie ignora el respeto que la Igle-
sia tiene por los compromisos y pactos En 1840 moría cristianamente el
por ella contraídos en el decurso de la General Santander. En la misma forma
historia, aún en el caso de que posterior- había muerto Bol ívar diez años antes. En
mente halle inconvenientes en las cláusu- el decenio subsiguiente a Santander tam-
las pactadas. Ejemplo de ello es el cánon poco se establecieron relaciones concor-
tercero del primer Código de Derecho Ca· datarias, pese a todos los esfuerzos he-
nónico: chos. Los años posteriores a 1850 fueron
de abierta persecusión generalizada a la
"Los cánones del Código no revo- Iglesia. En Italia hervían los problemas de
can en lo más mínimo los pactos la Santa Sede con el gobierno de Víctor
celebrados por la Sede Apostólica Manuel 11, y el grito de "Iglesia libre en el
con diversas naciones; por lo tanto, Estado libre" hallaba también eco en las
dichos pactos continúan en vigor cordilleras andinas. Para 1850 el presiden-
como hasta el presente, sin que a te José Hilario López expulsó a los Je-
ello obsten las prescripciones con- suítas y tomó otras medidas adversas a la
trarias de este Código". Iglesia. Con el General Obando, en 1853,
se llegó a la absoluta separación entre Es-
El grito de independencia se pro- tado e Iglesia y recrudeció aún más la per-
pagó rápidamente por toda América y secusión contra ésta.
desencadenó las guerras internas para sa-
cudir la dominación española. La batalla En 1858 se crea la Confederación
de Boyacá en 1819 decidió la indepen- Granadina integrada por los diversos Es-
dencia de Colombia y la subsiguiente tados confederados "a perpetuidad". Si-
creación de la república, pese a la siste- guió en auge la persecusión religiosa. Las
mática oposición de España. comunidades de religiosos fueron decla-
,radas incapaces de poseer bienes raíces y
Creada la Gran Colombia en el mis- bajo el pretexto de "sostener la soberanía
mo año de 1819, por la confederación de nacional ", se ordenó por parte del gobierno
las hoy repúblicas independientes de Co- nacional "la suprema inspección sobre el
lombia, Venezuela y Ecuador, tanto el culto religioso" y se tomaron medidas a
Libertador como el General Santander, ello enderezadas, según la Constitución
trataron de establecer relaciones concor- de Rionegro de 1863. Pretermi,tiendo la
datarias con la ·Santa Sede. Todo fue en grave advertencia de Salvador Ca macho
vano por la oposición de España. Roldán de que "nada es tan inútil como la
persecusión contra las creencias: con la
Disuelta la Gran Colombia a la fuerza se puede matar pero no conven-
muerte de Bol ívar en 1830, se creó al si- cer", las guerras religiosas continuaron
guiente año la Nueva Granada, de la que ensangrentando al país. Y en tanto que
fue primer presidente el General Santan- otros países de América, los Estados Uni·
der. Tampoco durante la presidencia de dos por ejemplo, avanzaban a pasos de gi-
éste logró hacerse nada relativo a las rela- gante sobre la vía del desarrollo económi-
ciones concordatarias con Roma. El obs- 'co, los gobiernos de Colombia más pensa-
táculo principal era el patronato, pues ban en las guerras religiosas que en otras
tanto el pensamiento de Bol ívar como el cosas.
de Santander era que el privilegio del pa- El fracaso de la Confederación Gra-
tronato debería considerarse en la Nueva nadina llevó a una nueva fórmula de go-

88
bierno bajo el nombre de Estados Unidos" leyes".
de Colombia. Era un último intento por
salir del caos. Las múltiples medidas an- Estos artículos a que nos hemos re-
teriores en contra de la Iglesia habían da- ferido fueron por desgracia suprimidos en
do un resultado: arraigar más el senti- la reforma constitucional de 1936. Sin em-
miento religioso del pueblo colombiano. "bargo "como las disposiciones fundamen-
Ni la separación de la Iglesia y el Estado tales suprimidas en 1936, habían sido in-
ni el matrimonio civil obligatorio ni ei corporadas, casi de manera textual, en el
divorcio, ni tantas otras medidas ;ntirre- concordato celebrado con la Santa Sede en
Iigiosas fueron capaces de descristianizar el año de 1887, que aprobó la Ley 35 de
la nación. 1888, la situación jurídica de la Iglesia
Católica continuó basada en esas normas"
La reacción contraria a la persecu- (11.
ción la concretizaron notables personajes
de la época, tales como Rafael Núñez 2. El Concordato de 1887
Miguel Antonio Caro, Rafael Reyes, Jos6
María Samper, Eliseo Payán, José María
.Campo Serrano, etc. Ello dió por resul- El concordato era el complemento
tado la concepción religiosa y católica de necesario para poner eficazmente en prác-
la nueva Constitución de 1886, harto res- tica los principios religiosos establecidos
petuosa de las confesiones no católicas en la constitución del año anterior. Cons-
y dio lugar para el Concordato suscrit~ tituyó una gran sorpresa para el mundo
al año siguiente. Regresaba, entonces, la católico en el llamado "siglo de las lu-
paz religiosa a la República de Colombia ces" y fue tenido como un modelo de
que nacía en 1886; junto con la paz reli- documentos concordatarios.
giosa, la nación se enrutaba por la vía del Pocos países de América Latina lo-
progreso material y espiritual de todo graron en el mismo período (1810-1886)
orden. establecer un régimen concordatario. El
fracaso se debió a la tenaz insisténcia de
No es este el lugar para analizar la los gobiernos en acogerse al patronato es-
Constitución Nacional de 1886, modelo pañol y seguir por este medio intervinien-
de documentos cristianos, que ha resisti- do en la nominación de los obispos. Entre
do los embates de tantas décadas tras- los países latinoamericanos, Bolivia fue el
curridas, y que solo ha necesitado adje- primero en firmar un concordato en
tivos retoques. Por lo que respecta a nues- 1851. Le siguieron Guatemala y Costa
tro tema, bástenos decir que la Constitu- Rica al año siguiente. Haití en 1860.
ción de 1886 concilia admirablemente las Honduras y Nicaragua en 1861. San Sal-
dos potestades civil y eclesial. El artícu- vador, Venezuela y Ecuador en 1862. En
lo 20. establece que la soberanía reside este mismo año Brasil suscribe un acuer-
esencial y exclusivamente en la Nación. do sobre misiones. Puerto Rico y Cuba
Pero el artículo 38 afirma que "la reli- eran aún colonias a fines del siglo pasado.
gión católica, apostólica,romana es la de Jamaica lo fue incluso durante varias dé-
la Nación; los poderes públicos la prote- cadas de este siglo. México ha sido goberna-
gerán y harán que sea respetada como da casi siempre por extremistas anti-ca-
esencial elemento del orden social". Y tólicos. Los diversos intentos que hizo
luego aclara: "Se entiende que la Iglesia Argentina en el siglo pasado fracasaron
Católica no es ni será oficial, y conserva- porque siempre presentó proyectos de
rá su independencia". En los artículos si- concordato empapados de regalismo. Lo
guientes consagra en forma expl ícita el mismo debe afirmarse del Paraguay. El
principio enunciado por el Concilio Va-
ticano 11 casi un siglo después: la liber-
tad de cultos, con tal de "que no sean (1) Derecho Constitucional Colombiano, To-
contrarios a la moral cristiana ni a las mo 1, pág. 315, Edición 1952.

89
Perú tampoco logró un concordato en el 7) Reconocimiento de los llamados
siglo XIX, y solo en 1928 fir~ó ~,n con- privilegios castrenses sobre la asistencia
venio secreto sobre la nomlnaClon de religiosa al ejército de la república.
obispos_
8) Condonación por parte de la
Entre los elementos pactados por Santa Sede al gobierno colombiano del
el concordato colombiano de 1887 y por valor de los bienes pertenecientes a con-
las subsiguientes convenciones adiciona- ventos o asociaciones religiosas, y de sus
les podemos enumerar los siguientes: réditos e intereses vencidos; el gobierno
daría a perpetuidad y en compensación
1) El reconocimiento de la religión una suma anual líquida, desproporciona-
católica como la propia de la nación; da indudablemente con relación a la deu-
esto , porque en ese momento todos
, los da.
habitantes, exceptuados los indlgenas no
convertidos, eran cató Iicos_ El reconoci- 9) Reconocimiento del derecho de
miento, además, de la misma religión co- la Iglesia de nombrar libremente a los
mo esencial elemento del orden social, obispos, permitiendo, sin embargo, que
por lo cual los poderes públicos se com- se den a conocer al presidente los nombres
prometen a protegerla ya hacerla respetar_ de los candidatos por si acaso él tiene
motivos de carácter civil o poi ítico que
2) El reconocimiento de la plena los constituya en personas no gratas al
libertad e independencia de la Iglesia pa- gobierno.
ra ejercer su autoridad espiritual y su ju-
risdicción de acuerdo con sus propias le- 10) Convenio especial, con amplias
yes y, en consecuencia, el reconocimien- facultades, para el fomento de las misio-
to de la legislación canónica por las auto- nes católicas.
ridades de la república_
11) Concesión a los tribunales civiles
3) Reconocimiento de la personería de poder juzgar a los eclesiásticos aun en
jurídica de la Iglesia representada por la causas criminales ajenas a los delitos de
legítima autoridad jerárquica (Papa, obis- religión y con exclusión de las llamadas
pos, párrocos) con todas las consecuen.- causas mayores.
cias jurídicas inherentes a tal personalI-
dad. 12) Convenio especial sobre cemen-
terios y registro civil de nacimientos, ma-
trimonios y defunciones.
4) Reconocimiento de los llamados
privilegios de los clérigos. Mal llamados 13) Admisión de la intervención de
así incluso por el Código de Derecho Ca- la Iglesia en la educación y formación
nónico que emplea el término en sentido cristiana a nivel primario, secundario y
vulgar e impropio. universitario, especialmente en las regio-
nes de misión.
5) Reconocimiento de todos los
efectos al matrimonio sacramental con- Estos puntos claves anotados y en
traído por quienes profesan la religión general todo el concordato y las poste-
católica. riores convenciones adicionales contri-
buyeron enormemente a la pacificación
6) Admisión de la exclusiva com- de las conciencias, a la paz interna, a la
petencia de la autoridad eclesiástica en consolidación de la familia cristiana, al
las causas matrimoniales que afectan el progreso material y espiritual de la na-
vínculo del matrimonio y la cohabitación ción. Piénsese en el impresionante con-
de los cónyuges. junto de obras materiales hechas bajo el

90
influjo o directa intervención de párrocos bierno heterodoxo, un gobierno
y misioneros: acueductos, templos, es- perseguidor, como los de triste re-
cuelas, granjas, campos. de ~epor~e, hos- cordación que han pasado, sería, de
pitales, casas de benefl~encla, as!los,. tao ~oy más, un gobierno que falta a
lIeres, guarderías, colegIos y u.~lverslda· sus deberes y viola sus juramen-
des. Ciertamente la colaboraclon de la tos".
Iglesia con el Estado en estos ochenta y
ocho años ha sido la base para alcanzar
el pu nto de progreso ~ de gra!1deza, al
3. El Concordato de 1973
que ha llegado la Nacion ..No Sin raz~n
pudo decir en 1886 don MIguel Antonio En 1930 obtuvo el favor popular
Caro, precisamente en los momento~ ,en el partido liberal, gracias a la profunda
que, después de la violenta pe~secuclon, división del partido conservador. Fue el
se volvía al régimen concordatarro: momento en que comenzaron a alzarse
voces discordantes con relación al con-
"El catolicismo es la religión de cordato vigente. Unos pocos eran parti-
Colombia, no solo por9ue los co- darios de abolirlo, denunciándolo por an-
lombianos la profesan, SinO por ser ticonstitucional. Otros lo tildaban de le-
una religión benemérita a la patria sivo a la soberanía nacional. Los más eran
y elemento histórico de la naciona- del parecer que debía reformarse y ad~p­
tarse a la época. Fue aSI como el gobIer-
lidad (... ) Fue la que trajo I~ civi-
no colombiano presentó en 1942 a la
lización a nuestro suelo, educo a la
Santa Sede un proyecto de reforma con-
raza criolla y acompañó a nuestro
cordataria aprobado por las cámaras le-
pueblo como maestra y amiga en
gislativas, que despertó tal polémica y tal
todos los tiempos, en próspera y
agitación poi ítico-religiosa con amenza
adversa fortuna. Por otra parte, la
incluso de guerra civil, hasta el pl:lnto
religión católica es hoy la única que
tiene fuerza expansiva en el mundo, que el gobierno y I~ Santa S.e?e ~ptaron
por no hacer ei canje de ratIfIcacIones y
signo visible de la verdad que encie-
el· estatuto concordatario quedó inmodi-
rra (... ) Si Colombia dejase de ser
ficado con lo cual volvió la serenidad a
católica no sería para adoptar otra los ánimos.
religión' sino para caer en la incre-
dulidad: para volver a la vida salv~­ Las grandes e importantes reformas
je. La religión católica fue la relr- introducidas por las deliberaciones y do-
gíón de nuestros padres, es la nues- cumentos del Concilio Ecuménico Vati-
tra, y será la de nuestros hijos (... ) cano II han influído notablemente en la
El gobernante p~ede opinar com~ Iglesia colombiana y su eco t~nía que
guste como partIcular; pero esta percibirse claramente en las relaCIones en-
obligado, como gobernante, a respe- tre la Iglesia y el Estado. Desde hace por
tar y hacer que sea respetado el lo menos cinco lustros -me pongo a la
sentimiento público. En Bélgica se cabeza haciendo referencia a mis varios
ha visto a un rey protestante presi- artícul~s(21- veníamos declarando Id in-
dir un gobierno católico (y podría- conveniencia de la llamada Ley Concha
mos nosotros añadir: hace bien po- que obligaba a una abjuración pública. de
co un presidente católico de los su fe a quienes siendo o habIendo SIdo
Estados Unidos presidió un gobier- católicos, preferían el contrato matrimo-
no protestante). El sistema de la (2) Cfr. "Matrimonio Civil de los Apóstatas
identificación de creencias es una de la Fe Católica", Revista de la Facul-
violencia. En Colombia podrá ha- tad de Derecho, Universidad Pontificia
ber gobernantes heterodoxos; esto Bolivariana. Tomo 11. n. 8. 1952. DO.
357·374' "La Ley 54 de 1924 (Ley Con-
lo permite la constitución; pero cna)" én la misma revista, 7970; este
constitucionalmente no podrá ha- artícúlo está reproducido en mi libro
"Matrimonio, Divorcio y Concordato"
ber gobiernos heterodoxos; un go- Editorial Temis, Bogota 1972, pp. 77
104.

91
nial civil al matrimonio sacramental de la tro de la rutina de la economía na-
Iglesia. Esta abjuración les hacía incurrir cional"13).
en excomunión y les acarreaba el ser te-
nidos como apóstatas de la fe; fue real- Sin querer hacernos prolijos en la
mente desafortunada la interpretación cita, no podemos dejar de lado estas otras
que en 1924 se dio al artículo 17 del con- afirmaciones del actual canciller de la re-
cordato de 1887 que llevó a promulgar la pública:
Ley 54 o Ley Concha a que nos hemos
referido. Además se acentuaba de día en "Los discípulos de Loyola se lanza-
día la crítica mordaz a la amplia interven- ron, desde Popayán y Quito, a la.
ció~ de la Iglesia, mediante el convenio de conquista del Caquetá, del Putuma-
yo y del Amazonas. I:.n esta empre-
.misiones, en los territorios más subdesa-
sa, cuyas dificultades nunca se pon-
rrollados de Colombia yen donde la Iglesia
derarán bastante, descollaron los
ya desde la época de"la colonia, ha venido misioneros Jesuítas Juan Lorenzo
desempeñando una admirable labor. Es Lucero y el padre Samuel Fritz
prueba de ello el concepto del doctor quien dejó a la posteridad su ad-
Indalecio Liévano Aguirre, actual Minis- mirable mapa de Amazonas; (... )
tro de Relaciones Exteriores de Colom- de tal manera pudieron los Jesuítas
bia, cuando escribe sobre los J esu ítas: realizar descubrimientos geográficos
tan sensacionales como el de la co-
municación por agua entre el Ori-
naco y el Amazonas y sus misiones
"Para apreciar la magnitud de la se convirtieron en una gigantesca
obra realizada por los discípulos de frontera móvil (. . . ) Los alcances
Loyola en los Llanos Orientales, de- de este plan civilizador no eran el
bemos comenzar por conocer el producto de una desmedida volun-
estado en que se hallaban los aborí- tad de dominio geográfico o de un
genes( ... )tribu5 dispersas que vivían apetito de espacios ilimitados, sino
en los estadios de la más pura bar- que en él se cumpl ía el demar~a­
barie, cuyas lenguas y dialectos miento gradual del vasto escenano
eran increíblemente primitivos (... ) en el cual iba a efectuarse el gran
(Muchos indígenas) andaban desnu- experimento social que los Jesuítas
dos y poseían un ánimo general- comenzaron en el Paraguay y que
mente belicoso que costó la vida en los Llanos Orientales, de haber
a muchos misioneros (... ) Enfren- contado con tiempo suficiente, ha-
tados 105 misioneros a este dramá- bría adquirido dimensiones extraor-
tico primitivismo, no se limitaron a dinarias"14).
familiarizar a los indígenas con las
formas externas del culto católico, Un análisis somero de los principa-
ni se propusieron quebrar su indó- les cambios inherentes a la reforma con-
mita independencia, sino que die- cordataria de 1973, ratificada en el mes
ron comienzo a la difícil tarea de de julio del presente año, da este resulta-
construír con aquellos precarios ma- do:
teriales humanos, las bases de un
nuevo tipo de sociedad (. . .) Se
preocuparon (los misioneros) de es-
cuelas y talleres de oficios, donde (3) Liévano Aguirre Indalecio, Le?S ~randes
los indios aprendían a manejar tor- Conflictos Sociales y Economlcos de
nos, sierras, fraguas, telares, y se ha- nuestra Historia, Tomo 11, pp. 103-105.
cían expertos en carpintería, escul-
tura, fundición y sastrería. La indus-
tria de textiles constituyó, por ejem"
plo, una verdadera innovación den- (4) Ibd. pp. 102-103.

92
a. La Religión personería jurídica, igual que a las dióce-
sis, comunidades religiosas y demás enti-
En el concordato de 1887 la reli-
dades eclesiásticas a las que la ley canóni-
glon católica, sin ser declarada religión ca otorga personería según sus normas o
oficial, fue reconocida como "la de la na- si han sido constituídas tales por un acto
ción" o sea del conjunto de todos los ha-
de legítima autoridad.
bitantes, razón por la cual debía ser pro-
tegida por los poderes públicos. En el nue- Consciente de la misión que le com-
vo concordato se declara que "el Estado, pete de servir a la persona humana, la
en atención al tradicional sentimiento ca- Iglesia se compromete a continuar la pro-
tólico de la Nación colombiana, considera moción del bien común por medio de sus
la religión católica, apostólica y romana instituciones y servicios pastorales, en par-
como elemento fundamental del bien co- ticular mediante la educación, la enseñan-
mún y del desarrollo integral de la comu- za, la promoción social y demás activida-
nidad nacional". des eclesiales de público beneficio.
Como se ve, este principio traduce
b. Las Misiones
la declaración del Concilio Vaticano II
en su Constitución Pastoral sobre la Igle- Con el presente concordato ha que-
sia n. 76: "la comunidad poi ítica y la dado abolida la convención sobre misio-
Iglesia son independientes y autónomas, nes, renovada en el pasado repetidas ve-
cada una en su propio terreno". De allí ces. La Iglesia y el Estado ofrecen, en
que la religión católica no deba ser reco- cambio, colaborar en la pronta y eficaz
nocida como la de la nación colombiana promoción de las condiciones humanas y
y tampoco como religión oficial, pero sí sociales de los indígenas y de la población
como "elemento fundamental del bien residente en zonas marginadas suscepti-
'Común y del desarrollo integral de la co- bles de un régimen canónico especial,
munidad nacional". Es un hecho que el cuales son, por ejemplo, las Prefecturas
Estado tiene obligación de reconocer. Y lo y Vicariatos apostólicos o las llamadas
hace sin detrimento de ·Ias demás confe- Prelaturas Nullius.
siones religiosas a las que se garantiza "la
justa libertad religiosa", interpretando Para facilitar esta colaboración, una
así al Concilio cuando afirma que "no comisión permanente nombrada por am-
puede el poder público imponer a los ciu- bas potestades y convenientemente regla-
dadanos por la violencia, el temor u otros mentada por ellas, programará y vigilará
medios la profesión o el rechazo de cual- el desarrollo progresivo de los planes
quier r~ligión o impedir que alguien ingre- adoptados. Iglesia y Estado, además, co-
se en- una comunidad religiosa o la aban- laborarán en el sector de la educación
done" (Declaración sobre Libertad Rel i- oficial mediante contratos celebrados por
giosa, n. 6). En el concordato anterior, las partes y ceñidos a los criterios tanto
al no ser reconocidas ni reprobadas, las del gobierno como de la Conferencia
demás confesiones eran solo toleradas. Episcopal.
Se hace un reconocimiento expl í-
cito de que la Iglesia católica conserva Nuevamente encontramos aquí el
su plena libertad e independencia respec- eco de las enseñanzas conciliares: "Las
to de la autoridad civil; de que puede conferencias episcopales deliberen entre
libremente ejercer su potestad espiritual sí y formen una santa conspiración de
y su jurisdicción, conformándose en su fuerzas para bien común de las Iglesias"
gobierno y administración a sus propias (Decreto sobre el Deber Pastoral de los
leyes; de que la legislación canónica es Obispos n. 37); "gusten los fieles de coo-
independiente de la civil y será respetada perar prudentemente en este campo
por las autoridades nacionales; de que ~I -lucha contra el hambre, la ignorancia,
Estado le reconoce verdadera y propia las enfermedades y por conseguir mejo-

93
res condiciones de vida- con los trabajos al tiempo de su celebración, podrá siem-
emprendidos por instituciones privadas y pre efectuarse a requerimiento de cual-
públicas, por los gobiernos, por los orga- quiera de los cónyuges o de quien tenga
nismos internacionales" (Decreto sobre la un interés legítimo en dicho matrimonio.
Actividad Misionera de la Iglesia n. 12). Con tal fin será suficiente la presentación
de una copia auténtica de la respectiva
C. El Matrimonio partida eclesiástica. La muerte de uno o
de ambos cónyuges no será obstáculo pa-
Es sin duda a este respecto donde ra efectuar dicha inscripción". Se trata,
se introducen más innovaciones con rela- pues, del reconocimiento de los efectos
ción al concordato de 1887. Resumamos retroactivos de la inscripción civil del ma-
brevemente estos cambios: trimonio canónico.

1) Supresión total de la Ley Con- 5) Reconocimiento por parte del


cha y de los efectos consiguientes. Estado dela exclusividad de competencia
de la Iglesia para estudiar y resolver las
2) Posibilidad para el católico de causas de nulidad matrimonial, bien sea
contraer el llamado matrimonio civil con que se declare nulo el matrimonio, o bien
los efectos civiles consiguientes, si no obs- que se trate de disolverlo en alguno de los
tante las disposiciones contrarias de la pocos casos en que puede hacerlo la Igle-
Iglesia resuelve contraerlo. No se incurre sia legítimamente, como en el matrimonio
en ninguna excomunión aunque sí en al· rato y no consumado o cuando se aplica
gunas de las penas que la Iglesia impone el privilegio paulina.
a quien menospreciando el contrato sa-
cramental del matrimonio se contenta 6) El canje de ratificación del mes
solo con el acto civil; tales penas son el de julio pasado admitió, no obstante,
verse privado de los sacramentos de la una restricción en la aplicación de esta
eucaristía y de la penitencia, de ejercer competencia eclesiástica, pues para que el
los actos legítimos eclesiásticos y de la Estado reconozca los efectos civiles al
sepultura eclesiástica en caso de que mue- nuevo matrimonio eventual mente contraí·
ra sin dar muestras de arrepentimiento. do después de la sentencia eclesiástica o
de la conversión a la fe, es menester que
Algunos se extrañan y consideran la parte interesada haya arreglado su • si-
excesivas estas sanciones de la Iglesia. tuación jurídica del primer matrimonio
Más si fueran lógicos en su manera de que era válido ante el Estado. En otras
pensar y de obrar deberían conclu ír que palabras, es necesario que el convertido
quienes no admiten el sacramento del haya obtenido el divorcio civil de su pri-
matrimonio, tampoco deberían aspirar a mer matrimonio. Solo entonces le serán
recibir, mientras permanezcan en su unión reconocidos los efectos civiles para su se-
eclesiásticamente il ícita, los otros sacra- gundo eventual matrimonio. Esta norma
mentos a los que tampoco deberían re- es completamente nueva en el derecho
conocerles valor, dado que desprecian el concordatario colombiano.
matrimonio sacramental como exigencia
cristiana.
7) Las causas de separación de
3) Reconocimiento de los efectos cuerpos, mesa y cohabitación, a partir de
civiles del matrimonio sacramental, para la fecha de ratificación del concordato
pasan a los jueces del Estado incluso par~
lo cual es necesario el registro civil del
los matrimonios canónicos. En primera
matrimonio celebrado eclesiásticamente.
instancia es competente el tribunal supe-
rior respectivo; y en segunda instancia, la
4) Reconocimiento de que lila ins- Corte Suprema de Justicia. Aunque esta
cripción de un matrimonio canónico que competencia es derecho de la Iglesia por
no haya sido anotado en el registro civil tratarse de efectos íntimamente ligados a

94
la naturaleza sacramental del maLrimonio, 10) Las sentencias y decisiones de
la Iglesia accedió a los requerimientos del nulidad matrimonial en adelante serán
Estado colombiano que alegó como mo- ejecutadas por la Iglesia en cuanto a los
tivo de su exigencia este us.o en la mayo- efectos canónicos, y por el Estado en
ría de los países catól icos. Sin pecar de cuanto a los civiles. La Iglesia lo hará me-
pesimistas, creemos que los resultados no diante el ordinario del lugar donde se dió
serán satisfactorios, pues son muchos los la sentencia en primera instancia, pudién-
inconvenientes que saltan a la vista: im- dolo hacer por sí o por medio de otro;
preparación de los jueces civiles para tra- el Estado actuará mediante el tribunal su-
mitar separaciones de matrimonios regla- perior del distrito judicial competente, el
mentados por normas canónicas; exceso cual ordenará la ejecución de la sentencia
tradicional de recargo en nuestros tribu- y su anotación en el registro civil.
nales civiles, aun antes de que éstos se
ocuparan de separaciones matrimoniales; d, Educación
altos costos para el Estado, pues los jue-
ces civiles devengan sueldos incomparable- El artículo 12 del concordato de
mente superiores a los jueves eclesiásti- 1887 disponía que "en las universidades
cos; menor presencia pastoral de la Igle- y colegios, en las escuelas y en los demás
sia que trató siempre con sumo cuidado centros de enseñam:a, la educación e ins-
y delicadeza las querellas matrimoniales trucción pública se organizará y dirigirá
en cuya labor sus ministros tienen gracial en conformidad con los dogmas y la mo-
de estado y sentido pastoral, no así los jue- ral de la religión católica". Establecía,
ces civiles; posibilidad de venalidad en además, que la enseñanza rel igiosa en ta-
nuestra flaca justicia civil; temor funda- les centros sería obligatoria, así como la
do de que la parte fuerte y pudiente sea observancia de las prácticas piadosas de la
favorecida, etc. religión católica. Los ordinarios diocesa-
nos gozaban de amplias facultades para la
8) Los católicos casados civil mente, vigilancia del cumplimiento de estas dis-
deseosos de arreglar su situación que es posiciones, para la revisión de textos y
il ícita ante la Iglesia, y que se proponen para el relevo de profesores, caso de que
acceder a un matrimonio canónico con no se ajustaran a las prescripciones con-
persona drstinta a la del matrimonio ci- cordatarias.
vil, no podrán hacerlo mientras no exista
en Colombia el divorcio vincular del ma-
trimonio civil. La Iglesia aunque no reco- El Concilio Vaticano 11, en el am-
noce valor sacramental ni legitimidad plio y sapiente documento sobre la Edu-
eclesiástica a la unión civil, respeta sin cación Cristiana de la Juventud, da nor-
embargo el reconocimiento de los efectos mas claras sobre tan importante deber:
civiles de esa unión ante el Estado y, en a la Iglesia le corresponde, como a los pa-
consecuencia, no procederá- a autorizar un dres, su parte inalienable e indelegable en
nuevo matrimonio, ese sí canónico, mien- la promoción y extensión de la educación;
tras no se arregle la situación jurídica an- la verdadera educación se propone la for-
te el Estado y la persona quede libre en- mación de la persona humana en orden
teramente para acceder al matrimonio sa- a su fin último y al bien de las socieda-
cramental. des; los niños y adolescentes tienen dere-
cho a que se les estimule a apreciar con
recta conciencia los valores morales y a
conocer y amar a Dios; los hijos de la
9) Los hijos habidos en la unlon Iglesia deben prestar su ayuda generosa
civil no serán legítimos para la Iglesia, en el campo de la educ'ación; todos los
aunque lo sean para el Estado; por poste- cristianos tienen derecho a la educación
rior matrimo~io sacramental de los padres cristiana para hacerse cada vez más cons-
podrán ser legitimados, conforme a las cientes del don de la fe y para ayudar a la
normas de la Iglesia. configuración cristiana del mundo; los pa-

95
dres que han dado la vida a sus hijos tie- reconocido la obligación de ayudar eco-
nen la gravísima obligación de educarlos nómicamente a los planteles católicos en
y son, por tanto, los primeros y principa- los que se educa un porcentaje muy alto
les educadores; la familia cristiana es, por de la poblaci9n colombiana.
eso, la primera escuela; la sociedad civil
tiene la obligación de proveer a la educa- 4) Para hacer efectivo el derecho
ción de la juventud, tutelando los dere- que asiste a las familias católicas de que
chos y obligaciones de los padres; pecu- sus hijos reciban la conveniente forma-
liar importancia tiene la escuela cristiana ción e instrucción religiosa y moral, se
en todos los njveles y la Iglesia debe aten- mantiene la obligatoriedad de educación
der con sumo cuidado las universidades religiosa en todos los planteles oficiales y
y facultades especial mente las de ciencias privados, salva siempre la legítima libertad
sagradas. religiosa de quienes no profesan el credo
católico. A la autoridad eclesiástica com-
El nuevo concordato colombiano pete suministrar los programas y aprobar
ha tratado de adaptarse a estas disposicio- los textos de enseñanza religiosa y com-
nes, conjugándolas con otras que estable- probar cómo se imparte. La autoridad ci-
ce el Concilio, como son las relativas a la vil, por su parte, tendrá en cuenta los cer-
libertad religiosa y de conciencia, a la tificados de idoneidad para la docencia
confesionalidad del Estado, a los dere- religiosa, expedidos por la autoridad ecle-
chos propios de otras religiones, etc. Por siástica.
eso el concordato de 1973 establece:
5) En cuanto a la educación supe-
1) El Estado garantiza a la Iglesia rior, universitaria o equivalente, el Esta-
la libertad de fundar, organizar y dirigir, do propiciará la creación de institutos o
bajo la dependencia de la autoridad ecle- departamentos de ciencias superiores re-
siástica, centros de educación en cual- ligiosas, donde los estudiantes católicos
quier nivel, especialidad y rama de la en- tengan ocasión de perfeccionar su cultura
señanza, sin menoscabo del derecho de en armonía con su fe.
inspección y vigilancia que corresponde al
Estado. Todo esto no puede inclinarnos a
pensar que se trata de privilegios conce-
2) La Iglesia conservará su autono- didos por el Estado a la Iglesia colombia-
mía para establecer, organizar y dirigir na, ya que la educación es un derecho
facultades, institutos de ciencias eclesiás- inalienable de las familias que pueden y
ticas, seminarios y casas de formación de deben exigir una educación concorde con
religiosos. Habrá una reglamentación pos- sus principios religiosos. Aún en países
terior para el reconocimiento por parte de minoría católica, los gobiernos recono-
del Estado de los títulos otorgados por cen, incluso también por concordato, es-
dichos centros y de los estudios all í cur- te derecho que asiste a los ciudadanos ca-
sados. tólicos. Así, en 1966 la Santa Sede firmó
con el Estado Bávaro un convenio para
3) A fin de hacer más viable el de-
erigir en las universidades de München y
recho de las familias a escoger libremente
Ratisbona las facultades de Teología. En
los centros de educación para sus hijos,
el Estado contribuirá equitativamente al
1970 firmó otro con Renania-Palatinado
para el mismo fin. En 1969 firmó con
sostenimiento de los planteles católicos,
Saarland para preparar debidamente
mediante fondos del presupuesto nacio-
maestros católicos. En 1973 firma un
nal. En esta última disposición que es
nuevo acuerdo con Renania-Palatinado
completamente nueva, descubrimos el re-
sobre escuelas católicas, y lo mismo en
conocimiento por parte del Estado de la
labor educativa de la Iglesia en Colombia
1975 con el gobierno de Saarland.
a lo largo de toda su historia. Por ello,
bien que no sea confesional, el Estado ha e. Diócesis y Obispos

96
El Concilio Vaticano II "declara anterior, más que un tipo de interven-
que el derecho de nombrar e instituír a ción, lo consideramos muy ventajoso y
los obispos es propio, peculiar, y de suyo conveniente; la experiencia demuestra que
exclusivo de la competente autoridad una diócesis no debe, por lo general, ser
eclesiástica" y que "por lo tanto, con el erigida en territorio perteneciente a ju-
fin de defender debidamente la libertad risdicciones civiles diferentes, a provincias
de la Iglesia y el bien de los fieles, es de- o departamentos distintos. No se ve, en
seo del sacrosanto Concilio que en lo su- cambio, inconveniente en que haya una
cesivo no se conceda a las autoridades ci- o más diócesis en un departamento o ju-
viles má~ derechos o privilegios de elec- risdicción civil.
ción, nombramiento, presentación o de-
signación para el cargo del episcopado". Igualmente es voluntad de las dos
Igual mente "a las autoridades civiles hu- altas partes concordal'\tes que a la mayor
'manísimamente se les ruega que quieran brevedad posible sean elevadas a la cate-
renunciar espontáneamente, después de goría de diócesis las jurisdicciones ecle-
consultada la Sede Apostólica, a los dere- siásticas misionales, siempre y cuando "el
chos o privilegios susodichos, de los que desarrollo de las regiones resulte armóni-
por pacto o costumbre gozaban hasta el co con las exigencias pastorales diocesa-
presente" (Decreto sobre el Deber Pasto- nas".
ral de los Obispos n. 20).
f. Los mal llamados Privilegios Cle-
El concordato de 1887 ."como ricales
prueba de particular deferencia y con el
fin de conservar la armonía entre la Igle· El Código de Derecho Canónico le-
sia y el Estado" toleraba en el artículo gisla que los fieles deben a los clérigos
15 un ligero rastro de "patronato" en fa- reverencia según sus grados y oficios (cá-
vor del presidente de la república que po- non 119); que deben ser emplazados no
día manifestar los motivos de carácter ci- ante jueces civiles sino eclesiásticos (cá-
vil o poi ítico que pudiera tener contra no.n 120); que están exentos del servicio
los candidatos al episcopado. Nunca se militar y de los cargos y oficios públicos
trató de un veto en el sentido estricto de civiles (cánon 121); que en caso de verse
la palabra. forzados a pagar a sus acreedores por
quiebra financiera, debe dejárseles lo que
En el nuevo concordato, el gobier- según prudente arbitrio les sea necesario
no reconoce la exclusiva competencia para su honesta sustentación (cánon 122).
eclesiástica en la nominación de los obis- Tales normas son conocidas con el nom-
pos. Pero no renuncia, como fuera de de- bre de "privilegios", donde la palabra tie-
sear, a la "prueba de particular deferen- ne solo un sentido muy amplio y tomado
cia" dada por León XIII a los presidentes tradicionalmente del lenguaje del derecho
de Colombia. Conservan, pues, ellos el antiguo (Decretales) en el que se com-
derecho no a vetar, sino a manifestar las pendia una ley singular propia de algún
posibles razones de orden civil o poi ítico oficio o de algunas personas. Por lo mis-
por las cuales creen desaconsejable una mo que no se deben llamar "privilegios"
nominación. La Santa Sede tolera aun las leyes singulares por las que se rigen
esta intervención, quizás en aras de la ar- los militares, los congresistas, el presiden-
monía entre Iglesia y Estado. te de la república, etc., tampoco se han
de llamar privilegios a las normas institu-
Se estipula además en el concorda- cional izadas propias de los clérigos. Co-
to que la Santa Sede puede erigir nuevas mo normas singulares son un derecho que
circunscripciones eclesiásticas y modificar les ampara y no un verdadero privilegio.
los límites de las existentes cuando así lo Con respecto a privilegios verdade-
juzgue oportuno, acogiendo las posibles ramente tales, el Concilio Vaticano" se
sugerencias del Estado colombiano. Lo expresó así: "La Iglesia no pone su espe-

97
r,1I1Za en pnvlleglos dados por el poder ral, del arte religio~o nacional, de los mo-
civil; más aún, renunciará al ejercicio de numentos y objetos de culto, de archivos
ciertos derechos legítimamente adquiri- y bibliotecas, de ornamentos sagrados,
dos tan pronto como conste que su uso etc. Esta colaboración facilita buscar los
puede empañar la pureza de su testimo- medios operantes para la defensa del pa-
nio o las nuevas condiciones de vida exi- trimonio nacional y para la promoción
jan otra disposición" (Constitución sobre educacional del país.
la Iglesia en el Mundo Actual n. 76).
No debe dejar de observarse el tra-
Ya anteriormente la Iglesia había tamiento concordatario para con las otras
renunciado "teniendo en cuenta las' cir- creencias religiosas. Desde el artículo 10.
cunstancias de los tiempos" al privilegio el nuevo concordato les reconoce el de-
del fuero. Las causas civiles y criminales recho que tienen a la libertad religiosa
de los clérigos, distintas a los llamados proclamada por el Concilio Vaticano 11.
crímenes de religión, si estaban penados Se trata de un derecho, no de una tole-
en los códigos de la república se remitie- rancia. Al Estado colombiano correspon-
ron a los jueces civiles, excluídas las "cau- de tomar las medidas conducentes para
sas mayores" que fueron siempre juzga- que, sin lesión de los derechos de la Igle-
das por la Santa Sede. En el nuevo con- sia católica, puedan las demás Iglesias y
cordato se estipula que dichas causas civi- confesiones ejercer libremente su culto.
les y criminales de los clérigos continua-
rán siendo de competencia de los jueces Las demás religiones y creencias
civiles. Y no se habla ya de "delitos aje- deben ser nobles en su proceder y respe-
nos a la religión", frase ambigua y que tar los sagrados derechos de las familias
reportó grandes dificultades al' derecho, catól icas colombianas y abstenerse de rea-
sino de delitos "ajenos al ministerio ecle- lizar, como con harta frecuencia ha suce-
siástico", expresión más clara y concreta. dido, un proselitismo atrevido, belicoso,
aprovechador de la situación económica
La exención del servicio militar de nuestras gentes, nada apto para favore-
queda más restringida por cuanto que el cer el ecumenismo tan amplia y genero-
concepto de clérigo ha sido reducido por samente expuesto por el Concilio Vatica-
la misma Iglesia que lo reserva para los no 11.
diáconos, los sacerdotes y los obispos.
(cfr. Ministeria Quaedam n. 1). Pero al
igual que antes, también ahora quedan En conclusión podemos afirmar
exentos del servicio militar los religiosos, con sinceridad que después de un madu-
o sea, todos aquellos varones y mujeres ro examen de la larga situación concorda-
que han hecho votos en algún instituto 1:{lria colombiana y del documento suscri-
rel igioso. Los clérigos en general tampoco to últimamente por la Iglesia y el Estado,
pueden ser obligados ahora a desempeñar la vida de los católicos colombianos se ha
oficios públicos civiles incompatibles con acomodado más a las perspectivas conci-
su ministerio o con su profesión religiosa. liares. Las relaciones de los fieles con la
misma Iglesia, con el Estado y con quie-
nes pertenecen a otros credos religiosos
g. Otros Puntos se hacen ahora más claras y organizadas.
La conveniencia y necesidad de las
relaciones concordatarias acaban de escla·
recerse al axaminar,· final mente, estos El concordato de 1887 trajo al país
otros puntos: la paz religiosa después de las violentas
persecuciones de las que fue víctima la
La colaboración entre la Iglesia y Iglesia por parte del Estado. Es de esperar
el Estado en los cementerios, en la guar- que con el nuevo concordato esta paz
da y conservación del patrimonio cultu- perdure en la nación. La paz religiosa y

98
civil, la paz de los hogares, la paz de las decían: gloria a Dios en las alturas, y en
conciencias, la paz que Cristo trajo a la la tierra paz a los hombres" (Lucas 2,13).
tierra' y que los ángeles proclamaban: Acababa de nacer entre pajas el Dios he-
"apareció una gran muchedumbre del cho Hombre.
ejército celestial que alababan a Dios y

The Concordat Regime in Colombia


Many attempts were made by the Colombian government during'
the 19th century to subscribe a convention with the Hoiy See.
During this same period, the Colombian Church had to endure nume-
rous persecutions.
In 1887, the government and the Holy See fina/ly convene upon
a concordat, an exce/lent document designed to rule the relations
between the two powers until the last quarter of the 20th century. The
author analyzes the meaning and scope of the various elements convened
upon.
In 1973 a new concordat is signed and ratified on July 2, 1975.
The spirit and the letter of the reforms of Vatican Council " are intro-
duced in it and, thus, the elements convened upon acquire a new mea-
ning and a new scope: what is the Catholic religion for the Colombian
State, howare the mission territories contro/led, which is the respective
competence of Church and State regarding marriage, what is the role
of the Church in education, how are the appointment, of bishops and
the establishment of dioceses carried out, which are rights of the
non Catholic religions.

99