Sei sulla pagina 1di 5

¿Qué es un modo eclesiástico o gregoriano?

Los modos eclesiásticos, o también llamado “Gregoriano” son una organización de


sonidos descendentes estableciendo distancias de tono o medio tono entre los siete
sonidos que lo conforman. Los modos griegos establecen los fundamentos teóricos
para lo que se denomina posteriormente escalas musicales. Para hacer más
comprensible esta definición, se puede construir un modo o escala si se usan las
notas de una escala mayor cambiando el «punto de partida», por ejemplo, de do a
do, si a si, completando las siete escalas, una sobre cada sonido. Posteriormente en
la Edad Media se dio a cabo una reorganización del sistema modal, de tal manera
que los modos pasaron a ser ascendentes.
Los modos están divididos en seis modos Auténticos, de los que derivan otros seis
llamados Plagales. En cuanto a su estructura interna, los modos auténticos están
formados en sentido ascendente por una quinta o también llamado “pentacordo”, más
una cuarta conjunta o también llamado “tetracordo”, y los plagales por el mismo
tetracordo pero una octava abajo, seguido del mismo pentacordo.
La primera nota, sobre la que se estructura el modo auténtico y su correspondiente
plagal, se llama “Finalis” (final). La segunda nota importante es la “Dominante”
(Repercusio). Esta nota en los auténticos está en una quinta por encima de su final,
y en los plagales una tercera por debajo de su correspondiente auténtico, excepto
cuando la esta dominante recae en la nota Si, en cuyo caso pasa a Do.
Se les llama también modos eclesiásticos o gregorianos por ser utilizados en el canto llano
litúrgico. Los sonidos que conforman cada uno de los ocho modos son el resultado de tocar
sólo las teclas blancas del piano, comenzando en una determinada tecla blanca cada vez y
subiendo tecla por tecla. La sucesión de tonos y semitonos en cada uno de los modos es lo
que les da su carácter especial. Así, el modo en que está escrita una melodía se caracteriza
por su nota final (la nota en la que termina) y su ámbito (desde la nota más grave a la más
aguda). Estos modos medievales son una copia de los ocho tonos bizantinos y tomaron sus
denominaciones de los modos griegos. La iglesia bizantina desarrolló en sus orígenes un
sistema de ocho modos musicales (el oktōēchos), que sirvió como modelo para que los
teóricos del canto llano medieval europeo desarrollaran su propio sistema de clasificación
modal a partir del siglo IX. Cada escala, modo, o acorde está compuesto por diferentes
sonidos. La relación entre las notas produce diferentes sensaciones, esta asociación con las
diferentes emociones se produce dado que están asociados a la forma que el ser humano se
expresa sonoramente. En otras palabras, se produce una asociación psicológica entre ambos
sonidos, entre la forma en que se comunican las personas y la música.

Cada una de estas escalas tiene su propiedad, identidad y sonido, similar a como cada
persona se expresa en sus diferentes estados de ánimo. Sabemos que los acordes mayores
tienden a sonar alegres, mientras que los acordes menores tristes. Esto influye y se
transmite en la construcción de los modos. Es así que, debemos recordar que, algunos
modos son mayores y otros menores y se asocian generalmente con ciertas emociones:
– Los modos Dórico, Frigio y Eólico son modos menores por lo cual tienen un matiz triste o
melancólico.
– Los modos Jónico, Lidio, Mixolidio son mayores por lo cual tienen a sonar un con un
matiz alegre.
Para nombrar e identificar los modos se emplean tres formas diferentes:
1) la numeración del 1 al 8. Los impares son auténticos y los pares plagales. En las
partituras del Canto gregoriano aparece un número al inicio de la partitura que indica el
modo. En el siguiente video se puede escuchar un Kyrie compuesto en el modo 8.
2) los números ordinales griegos latinizados: protus, deuterus, tritus y tetrardus;
3) la nomenclatura griega: dórico, frigio, lidio y mixolidio. Los modos plagales se distinguen
de los auténticos por la colocación del prefijo hipo. Esta forma de nombrar los modos se
utilizó de forma diferente a la de los teóricos griegos de tal modo que el modo dórico tiene
como final la nota re en vez de mi.
Los historiadores debaten el momento en que el canto gregoriano fue establecido como la
música litúrgica de la Iglesia Católica. Algunos atribuyen el nombre al papa San Gregorio el
Grande otros al papa Gregorio II. Se les llama modos gregorianos a las escalas o modos
utilizados en esta música de carácter monofónico.
Los modos gregorianos estuvieron en uso durante la Edad Media y el Renacimiento.
Durante el Renacimiento se fueron transformando poco a poco en nuestras escalas
mayores y menores. El número de modos varía de acuerdo a la época y el tratadista.
Llegaron a existir 12 modos gregorianos.
En el siglo XVI (1547), el teórico suizo Glareanus escribe su tratado Dodecachordon en el
cual propone ampliar el sistema modal, de 8 modos a 12:
– modo eólico e hipoeólico con final en la
– modo jónico e hipojónico con final en do

El ámbito
El Canto gregoriano está escrito para voces masculinas y cada modo tiene un ámbito de una
octava. No obstante, muchos cantos antiguos tienen un ámbito mucho más reducido de
quinta o sexta y las melodías posteriores pueden exceder una o varias notas a la octava
modal. En los modos auténticos la nota anterior a la final (subtonium) es típica excepto en
el modo quinto (se evita la relación de semitono y el efecto de sensible). Los modos
plagales también pueden extender su ámbito una nota más aguda y en algunos casos la
extensión puede ser de una octava más una cuarta, formando un Modo mixto que
comprende el ámbito plagal más el auténtico. Si comparamos cada uno de estos ocho
modos con nuestras escalas diatónicas mayor y menor encontramos lo siguiente:

 RE: modo dórico: es como la escala menor, pero con el VI elevado


 MI: modo frigio es como la escala menor, pero con el II rebajado
 FA: modo lidio es similar a la escala mayor, pero con el IV elevado
 SOL: modo mixolidio es similar a la escala mayor, pero con el VII rebajado
 LA: modo eólico es igual que la escala menor
 SI: modo locrio tiene dos diferencias con la escala menor: II y V rebajados
 DO: modo jónico: es igual que la escala mayor
Los modos eclesiásticos, o también llamado “Gregoriano” son una organización de
sonidos descendentes estableciendo distancias de tono o medio tono entre los siete
sonidos que lo conforman. Los modos griegos establecen los fundamentos teóricos
para lo que se denomina posteriormente escalas musicales. Para hacer más
comprensible esta definición, se puede construir un modo o escala si se usan las
notas de una escala mayor cambiando el «punto de partida», por ejemplo, de do a
do, si a si, completando las siete escalas, una sobre cada sonido. Posteriormente
en la Edad Media se dio a cabo una reorganización del sistema modal, de tal
manera que los modos pasaron a ser ascendentes.
Los modos están divididos en seis modos Auténticos, de los que derivan otros seis
llamados Plagales. En cuanto a su estructura interna, los modos auténticos están
formados en sentido ascendente por una quinta o también llamado “pentacordo”, más
una cuarta conjunta o también llamado “tetracordo”, y los plagales por el mismo
tetracordo pero una octava abajo, seguido del mismo pentacordo. La primera nota,
sobre la que se estructura el modo auténtico y su correspondiente plagal, se llama
“Finalis” (final). La segunda nota importante es la “Dominante” (Repercusio). Esta
nota en los auténticos está en una quinta por encima de su final, y en los plagales
una tercera por debajo de su correspondiente auténtico, excepto cuando la esta
dominante recae en la nota Si, en cuyo caso pasa a Do.
Modo Dórico
La denominación «dórico» llegó a ser aplicada a uno de los ocho modos de música
eclesiástica medieval: el primer modo, que además del nombre griego también era
conocido como modo I, protus authenticus o modo auténtico de re. Es una escala
diatónica estricta que puede formarse de forma sencilla a partir las teclas blancas
del piano de re a re, así como cualquier transposición de su patrón de intervalos
ascendente (T-sT-T-T-T-sT-T). Es un modo simétrico, lo que significa que el
esquema de tonos y semitonos es el mismo en dirección ascendente y
descendente.
Modo Hipodórico
Su nombre griego también era conocido como modo II, protus plagalis o modo
plagal de re. Este modo es el plagal derivado del modo primero auténtico que se
denominaba modo dórico.
Modo Frigio
La denominación «frigio» llegó a ser aplicada a uno de los ocho modos de música
eclesiástica medieval: el tercer modo, que además del nombre griego también era
conocido como modo III, deuterus authenticus o modo auténtico de mi. Es una
escala diatónica estricta que puede componerse de forma sencilla a partir las teclas
blancas del piano de mi a mi, así como cualquier transposición de su patrón de
intervalos ascendente (sT-T-T-T-sT-T-T).
Modo Hipofrigio
Su nombre griego también era conocido como modo IV, deuterus plagalis o modo
plagal de mi. Es el modo plagal del modo Frigio.
Modo Lidio
Su nombre griego también era conocido como modo V, tritus authenticus o modo
auténtico de fa. Debido a la importancia de la escala mayor en la música actual,
este modo se suele describir como la escala que comienza en el cuarto grado de la
escala mayor, o también como una escala mayor cuyo cuarto grado está elevado
un semitono. Su composición es (T-T-T-sT-T-T-sT)
Modo Hipolidio
Su nombre griego también era conocido como modo VI, tritus plagalis o modo
plagal de fa.
Modo Mixolidio
Es una escala diatónica estricta que puede formarse de forma sencilla a partir las
teclas blancas del piano de sol a sol, así como cualquier transposición de su patrón
de intervalos ascendente (T-T-S-T-T-S-T). Debido a la importancia de la escala
mayor en la música actual, este modo se suele describir como una escala mayor
cuyo séptimo grado es un semitono más bajo.
Modo Eolio
El modo eólico o también llamada escala menor natural es una escala musical
utilizada desde la Antigua Grecia con diferentes denominaciones y funciones a
través de los diferentes períodos musicales. La escala menor natural de la (que
coincide con las teclas blancas del piano al igual que su relativo mayor, do mayor).
Modo Locrio
Puede ser considerada como una escala menor con los grados segundo y quinto de
la escala rebajados un semitono. El modo locrio también puede verse como un
inicio de escala en el séptimo grado de cualquier modo jónico o escala mayor.
Modo Jónico
El primero de los modos, la escala mayor, suele utilizarse mucho en la construcción
de los estribillos dado que transmite alegría, grandeza, armonía y belleza.
Principalmente se utiliza en la música pop y el rock, aunque se puede encontrar en
todo tipo de música y género musical. Es un gran modo para componer canción
infantiles dado que nos transmite alegría o canciones positivas.
También se utiliza el modo jónico para transmitir fuerza, empuje y determinación
como en los himnos.
Por otro lado, puede sonar muy armónico o perfecto por lo cual si se busca crear
música con un clima de más tensión o conflicto no suele ser el modo más
adecuado.