Sei sulla pagina 1di 2

1. Según el Sartori, que es la autonomía de la ciencia política.

Según el autor, la política se diferencia de otras disciplinas en cuanto tiene un objeto

específico de estudio: el poder. Para llegar a esta conclusión, el autor nos da un recorrido

por la historia de la política.

Nos habla en principio de Aristóteles y sobre el hombre como animal político, el conocido

zoon politikón (Tomás de Aquino lo definirá renombrará después como animal social).

Aristóteles hablaba de lo polis, en donde al ser una sociedad de iguales, en donde los

participantes vivían la política como parte de su comunidad. Pero Sartori nos dice que acá

no se define la política como tal.

Luego en la época romana, la política se mezclaría con lo religioso, pues el monoteísmo

comienza a invadir la sociedad y esto implica que hay una sola verdad; una verdad ligada a

la moral.

Quien define, finalmente, la política será Nicolás de Maquiavelo en su obra “el príncipe”.

Además de hablar de el poder autoritario y vertical que había en la época y dar los

elementos necesarios para que el príncipe sea un buen gobernante, define el tema de la

política: la separa de la religión y le da unos fines específicos.

Así, el autor va diferenciando la política de las otras disciplinas; La política no es moral ni

religiosa. La política no es economía, ni sociología ni derecho. Aunque todas tienen que ver

con la política. La política habla sobre el tema humano como tal, sobre el ejercicio de la

gobernabilidad por parte de alguien.

2. Análisis de la caída del estado monárquico


El estado monárquico fue una forma de gobierno que duró mucho tiempo hasta el

nacimiento del estado moderno. Se puede decir que toda la época de la edad media se basó

en este tipo de estado (por lo menos en occidente).

Este estado se basaba en una relación de poder vertical, en donde un rey tenía todos los

poderes, y en sí tenía el poder de decisión sobre el bien más importante para los humanos:

la vida. El soberano, en este tipo de estado, tenía una capacidad de decisión absoluta sobre

todo lo que había.

Esto mismo fue lo que propició la caída de este tipo de gobierno. Las personas que estaban

abajo en la pirámide, al ser ignoradas por completo de las decisiones tomadas por su

regente, llegan a un punto donde se rebelan, pues, muchas veces fueron completamente

descuidadas (en este caso tenemos las tres revoluciones liberales como ejemplos: La

inglesa, la francesa y la norteamericana).

Este proceso, en mi opinión, fue simplemente el desenlace de algo que se demoró mucho

tiempo en pasar por la falta de educación. El sometimiento irremediable de una persona

sobre otras, a partir del delirio colectivo de un ser omnipotente, se queda corto ante la

realidad de una persona que conozca los fenómenos, por ejemplo, físicos y químicos. Y

aunque no se dejó de creer en dios, sí se derrumbó la inmutabilidad que tenía el rey para

con sus súbditos.