Sei sulla pagina 1di 3

El impacto de la migración venezolana en el PIB

colombiano sería de 0,3%

Ante la crisis económica y humanitaria que desató el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela,
más de 2,3 millones de personas han emigrado de su territorio a las naciones de América Latina,
según indican los expertos. Colombia, ha sido el principal destino de los refugiados, albergando a
aproximadamente un millón de personas.

A raíz de la situación, el Ministerio de Hacienda dijo que el fenómeno causaría un impacto


negativo de 0,5% al PIB de 2019, sin embargo, los analistas de BNP Paribas plantean que solo
alcanzaría a 0,3% y que podría tener consecuencias favorables para la economía cafetera.

Según las últimas tasas de desempleo publicadas por el Dane en el 2018, Bogotá y el Norte de
Santander alcanzaron 9,7% y 15,8% en este rubro. A su vez, son las regiones que más inmigrantes
tienen, repartiéndose un cuarto de la cuota total en el país. Si las condiciones del Gobierno
Nacional para obtener una visa de trabajo se flexibilizan, la tasa de desocupación se reduciría.

https://www.google.com/amp/s/amp.larepublica.co/globoeconomia/el-impacto-de-la-migracion-
venezolana-en-el-pib-colombiano-seria-de-03-este-ano-2823647

La crisis política y económica que vive Venezuela, desde el 2012 hasta la fecha, a traído consigo
repercusiones para los empresarios colombianos, quienes aseguran que las exportaciones hacia el
vecino país cayeron en más de USD 7 mil millones y las deudas también crecieron.

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master, señaló que otro coletazo de la crisis venezolana es la
masiva migración de sus ciudadanos, quienes en su mayoría llegan a Colombia y han
desencadenado serios problemas sociales como más personas en búsqueda de empleo y mayor
demanda del sistema de salud lo que requiere millonarios recursos del Estado.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio Colombo venezolana, Germán Umaña,


reveló que los efectos más visibles de la crisis son el incremento del contrabando y comercio ilegal
de combustibles, carne, productos agrícolas entre otros.

El funcionario señaló que pese a la drástica caída de las exportaciones hacia el vecino país,
Colombia aún vende cerca de 300 millones de dólares en productos farmacéuticos y agrícolas.

El organismo alerta que la movilización está poniendo “presiones significativas en las


instituciones", lo que afecta la provisión de servicios, el mercado laboral y las dinámicas sociales
en las áreas receptoras.

Asimismo, muestra preocupación por el desbordamiento en la demanda de servicios como salud,


vivienda, educación, protección social y agua y saneamiento.

Igualmente el BID plantea que el Gobierno de Colombia debe destinar un 0,5% del Producto
Interno Bruto (PIB), que equivale a 1.348 millones de dólares, para atender a los migrantes.

https://www.google.com/amp/www.lafm.com.co/economia/cuales-son-los-efectos-de-la-crisis-
venezolana-en-colombia%3famp
De ese total, se calcula que unas 520.000 personas (65%) podrían permanecer en Colombia a
través del “Permiso Especial de Permanencia”, lo cual las habilitaría para solicitar la expedición de
su cédula de extranjería. Los restantes 280.000 inmigrantes (35%) corresponden a una “población
flotante”, que bien podría estar de paso hacia el sur del continente o pensando en regresar en
algún momento a Venezuela.

implicaciones que todo esto está teniendo para Colombia, particularmente en los frentes de: i)
seguridad ciudadana, donde se ha visto participación creciente de dichos inmigrantes en atracos y
hasta en actos terroristas (relacionados con la guerrilla del ELN); ii) presiones sobre el mercado
laboral de Colombia, incrementando su oferta en el mercado legal e ilegal, con deterioro para los
salarios de los colombianos, especialmente en tareas agrícolas y en áreas de frontera; y iii)
requerimiento de servicios de salud, pues esa población de inmigrantes viene desnutrida y
proclive a enfermedades epidémicas (reviviendo brotes hasta de sarampión).

Colombia tiene estructuralmente en promedio unos 2.4 millones de personas buscando empleo y
que no lo encuentran, luego un adicional cercano a los 250.000 oferentes (que pudieran quedarse
en Colombia) claramente deteriora la seguridad ciudadana y las perspectivas de ingresos laborales
en los estratos más bajos. Por ejemplo, la tasa de desempleo de la ciudad fronteriza de Cúcuta ha
estado bordeando el 16% frente al promedio nacional del 9.4%. Anif se ha puesto en la tarea de
estimar dicho impacto bajo diferentes escenarios: i) el número de venezolanos buscando trabajo
en Colombia oscila entre 200.000 y 600.000; y ii) la probabilidad de contratación puede ser,
digamos, del 20% o del 50%. Bajo el escenario de una tasa de contratación del 50% de los
venezolanos que buscan empleo, nuestros cálculos sugieren que el aumento en la tasa de
desempleo oscilaría entre 0.3 puntos porcentuales-pp (contratando 100.000 de 200.000
venezolanos) y 1pp (si contrataran 300.000 de 600.000 ofrecidos), ver cuadro 1. Ahora bien, si
consideráramos que la probabilidad de contratación es tan solo del 20%, el incremento en la tasa
de desempleo alcanzaría el rango entre un deterioro de 0.6pp hasta 1.7pp en el desempleo
nacional. Esto significa que la tasa de desempleo nacional podría ascender del 9.4% actual
(promedio año) hacia el rango del 10% al 11%, en función de la mayor oferta de los inmigrantes y
de su tasa de contratación.

La masiva inmigración de venezolanos representa un costo para el fisco colombiano en términos


de mayores requerimientos de servicios de salud. Recordemos que la Ley Estatutaria en Salud (Ley
1751 de 2015) estableció la atención ilimitada en urgencias (sin la exigencia de un pago previo) y la
atención integral (incluyendo provisión de medicamentos) cuando el paciente no esté en facultad
de asumir los costos. Ello significa que las IPS están en la obligación de atender a los venezolanos
que lleguen requiriendo servicios, así no puedan pagarlos. Hemos estimado estos mayores costos
bajo dos escenarios: i) la llegada de inmigrantes está en el rango 200.000-600.000 personas; y ii) el
costo de atender a cada paciente puede ser la mitad de una Unidad do ($359.845/persona en
2018) o la totalidad de esta UPC ($719.690/persona). Así, nuestros cálculos sugieren que si se
tratara de unos 200.000 inmigrantes a ser atendidos por el sistema de salud, a un costo de la
mitad de la UPC, ello representaría unos $72.000 millones/año (0.007% del PIB adicional), ver
cuadro 2. Pero si el costo que cada uno de estos pacientes fuera igual a la UPC, el gasto adicional
sería de $144.000 millones (0.01% del PIB). Si se tratara de 600.000 venezolanos, el costo
ascendería a $216.000 millones (0.02% del PIB) tasado a mitad de la UPC o de $432.000 millones
(0.04% del PIB) tasado a UPC completa. Estas mayores presiones de gastos en salud vienen a
agravar la precaria situación financiera del Ministerio de Salud.

https://www.google.com/amp/s/amp.larepublica.co/analisis/sergio-clavijo-500041/inmigracion-
venezolana-y-sus-impactos-socioeconomicos-2708594