Sei sulla pagina 1di 8

Informe sobre

Sentencias Tribunales en materia de Divorcio Culposo por causal de


Violencia Intrafamiliar

Leonardo Estradé-Brancoli

Asesor Legislativo

25 Abril 2016
Resumen Sentencias de Divorcio por Culpa: Violencia Intrafamiliar

En causa n° 695-2013, el Cuarto Juzgado de Familia de Santiago por


sentencia de 6/06/2013 rechazó demanda de divorcio culposo deducida por
Alexis Daniel Vilches en contra de Carmen Gloria Garrido Rodríguez
fundada en hechos de violencia consistente en golpear la demandada de
manera desenfrenada causándole lesiones al demandante, lo que puso
término a la convivencia conyugal, se adjuntó copia de audiencia en la que
se acreditó que en proceso penal se dictó suspensión condicional del
procedimiento, junto con certificado de atención de urgencia donde constan
las lesiones al marido, que aunque no hubiere sentencia condenatoria no le
beneficia la presunción de inocencia. La Corte de Apelaciones en fallo de
29/07/2013 confirmó la sentencia del Juzgado de Familia. Se recurrió de
casación a la Corte Suprema, la que por Resolución n° 24822 de
30/01/2014, en sus considerandos señala que no se estableció los hechos
de violencia a la que se alude, que el análisis sobreabunda una distinta
valoración de las pruebas aportadas sin que se contenga desarrollo
adecuado de la pretendida valoración de la sana crítica, el recurrente no
especifica que reglas de la lógica, principios científicamente o máximas de
experiencia se han vulnerado, la sola argumentación de haberse infringido
las leyes reguladoras de la prueba no resulta eficaz para alterar los hechos
en el fallo impugnado; rechazando el recurso interpuesto sin costas por
haber motivo plausible para demandar.

En causa n° 361-2013 ante el Juzgado de Familia de San Bernardo, de


Ricardo Antonio Ibarra Ibarra en contra de Helia Inés Riquelme Torres con
el objeto de dar por terminado el matrimonio existente entre los
contendientes por concurrir la causal de divorcio por culpa invocando la
causal de violación grave de deberes que impone el matrimonio por actos
de violencia intrafamiliar por parte de la mujer. La resolución del Juzgado
rechaza la demanda interpuesta fundada que la prueba testimonial y los
audios de causa de violencia intrafamiliar no logran dar por acreditado el
maltrato grave y que dichas conductas tornen intolerable la vida en común.
La Corte de Apelaciones de San Miguel con fecha 2/09/2013, confirmó el
fallo de Juzgado de Familia, la que en parte de sus considerandos señala
que las causas de violencia intrafamiliar iniciadas por el demandante
terminaron tras el desistimiento o retractación de éste, por lo que no resultan
idóneas para dar por cierto los hechos en que se cimentan tales denuncias,
la prueba testimonial de las testigos que se refieren a hematomas en el
cuerpo del marido, no prueban que fue por actuar de la mujer, la grabaciones
de insultos de la demandada habría experimentado un desborde emocional
del demandante, por lo que no configura la causal de malos tratos ni menos
la de divorcio sanción invocada, por lo que se rechaza la apelación del
demandante, sin costas por haber motivo plausible para demandar.

En causa n° 30-2014 del Juzgado de Familia de Los Andes, Jorge Javier


Salinas Riquelme deduce demanda de divorcio culposo por actos de
violencia física y psicológica en contra de su mujer Francisca Andrea Salinas
Abarca, y por infidelidad de ésta; en el transcurso del juico se rindió prueba
de testigos por los insultos y golpes a aquel a las puertas de la consulta de
éste. La sentencia de 31/12/2013, rechaza la demanda fundada que los
hechos solo demuestran una relación disfuncional en el corto tiempo de
duración de la relación por lo que no transgrede gravemente las
obligaciones matrimoniales según lo requiere el legislador nacional. El
demandante recurre de casación en la forma ante la Corte de Apelaciones
de Valparaíso, que en sus considerandos se refiere a que la sentencia de
violencia intrafamiliar acompañada no condena a la demandada, que
ponderando lo dicho por testigos se advierte que existió entre ellos una muy
mala relación de pareja, los malos tratamientos que en su oportunidad
sustentaron la vida entre ellos no alcanzaron la envergadura tal que pudiera
llevar a la convicción que la demandada incurrió hecha valer por su marido
demandante, por lo que en Resolución n° 51745 se confirma la sentencia
de 1ª instancia rechazando la demanda.

En causa n° 47-2012 del Juzgado de Familia de Arica, el cónyuge


demandante interpone acción de término del matrimonio por divorcio
culposo en contra de su mujer, fundado en hechos constitutivos de violencia
intrafamiliar psicológica, el que se acreditó haber recibido servicios de
orientador familiar en terapia familiar y resolución de conflictos conyugales,
que ello le ha producido un cuadro depresivo. En fallo de 1ª instancia con
fecha 22/03/2012, se sostiene que no se especificó que la terapia surgiera
como respuesta a los malos tratos efectuados por la cónyuge, ni que el
cuadro depresivo se atribuya a esta causa, pudiendo ser otras, por lo que
se rechaza la demanda. En apelación la Corte de Apelaciones de Arica por
Resolución n° 4519 confirma fallo de 1ª instancia por los mismos motivos.

En causa n° 590-2012 del Juzgado de Familia de La Florida, acogió la


demanda de divorcio de Myrian Alejandra Armijo en contra de José Luis
Chavez Alvarez, basado en dos causales: la primera, por tornar intolerable
la vida en común, la que se sustentó en declaraciones de testigos de la
demandante hermana y vecinas suyas, dando a conocer una relación
extramatrimonial se mantuvo por mas de 15 años a contar del año 1993, de
la que el demandado habría tenido un hijo no matrimonial, según consta en
certificado de nacimiento de éste y la madre otra apersona distinta de la
demandante; y la segunda, por la causal de malos tratamientos graves de
parte del demandado por hechos de violencia ocurridos en febrero de 2009
y durante el año 2012. La parte demandada dedujo recurso de nulidad y
apelación que la Corte de Apelaciones de San Miguel que en Resolución n°
29737 del 4/07/2013, revoca el de primera instancia, sin costas; que en lo
sustancial la declaración de testigos del demandado no precisan el tiempo
que ha durado la relación extramarital, la declaración de la vecina no
especifica alguna situación concreta de infidelidad, concluyendo por tal
motivo que no se acredita la primera causal, y en cuanto a la segunda
causal, la causa derivada al 14° Juzgado de Garantía de Santiago, terminó
con la decisión del Ministerio Público de no investigar por no ser el hecho
constitutivo de delito, lo que no acredita el hecho.

En causa n° 1397-2013 del Primer Juzgado de Familia de Santiago, que


rechazó la demanda de divorcio culposo deducida por Patricia Cecilia
Arévalo Ayala contra Ghulam Azrat Habibi, que aunque se acreditó la
existencia de sentencia condenatoria en proceso seguido ante el 14°
Juzgado de Garantía de Santiago Rit 5046-2009 en que el demandado fue
condenado por lesiones menos graves a una multa de 1 unidad tributaria
mensual, ésta consiste condena por la comisión de simple delito; no se
acreditó la causal de grave ruptura de la armonía conyugal y se omitió
pronunciamiento de acción reconvencional de compensación económica,
todo sin costas. Apelada la sentencia, la Corte de Apelaciones de Santiago
confirmó mediante fallo con fecha 28/10/2013, la sentencia de 1ª instancia.
En contra de esta decisión, la parte dedujo recurso de casación en el fondo
por grave error de derecho, debido a que existe presunción legal la
sentencia condenatoria que el tribunal a quo y el de alzada no consideraron
al exigir prueba de grave ruptura de la armonía conyugal como requisito. La
Corte Suprema por Resolución n° 140241 del 1/06/2014, confirmó la
sentencia recurrida y rechaza sin costas recurso de casación, aduciendo
que los jueces de familia aprecian la prueba conforme a las reglas de la sana
crítica, esto es un proceso intelectual interno subjetivo del que analiza, y
agrega prevensión de la Ministra Andrea Muñoz Sánchez, al sostener que
la recurrente yerra al pretender que la sola presentación de la sentencia
condenatoria se cumple la causal prevista, por cuanto no es presumida por
el legislador. Estuvo por acoger el recurso el Ministro Alfredo Prieto Bafalluy,
por cuanto la condena ejecutoriada le asigna mérito de constituir vulneración
a la armonía conyugal.

En causa n° 488-2014 del Juzgado de Familia de Los Angeles, deducida por


Alejandro Antonio Valdivia Romero en contra de su cónyuge Jessica Elena
Bilbao Villa por divorcio unilateral y reconvencional de ésta en contra aquel
por compensación económica argumentando malos tratos graves contra la
integridad física o psíquica, según consta en causa 237-2011 del Juzgado
de Garantía, donde fue formalizado por amenazas en contexto de violencia
intrafamiliar, terminado con suspensión condicional; infidelidad; y sustentó
la compensación basado en que ella no trabajó en la medida que podía y
quería dedicándose a las labores del hogar, requerimientos de su marido,
unido al perjuicio psico-emocional, acreditando los hechos por 2 testigos. El
Juzgado de Familia acogió la demanda y parcialmente la demanda
reconvencional, rechazando el divorcio culposo, pero otorgó en favor de la
cónyuge el usufructuo por 2 años del inmueble inscrito a nombre del marido
donde ella figura como aval y codeudora solidaria quien también lo alhajó.
En apelación por el demandante, la Corte de Apelaciones de Concepción
en Resolución n° 46358 del 5/05/2015, revocó el fallo de 1ª instancia; si bien
se acreditó su dedicación al hogar común, no reúne los requisitos
copulativos previstos en el artículo 61 de la ley de MC; y en cuanto a la
prueba rendida resulta insuficiente que lo malos tratamientos hubiesen
incumplido los deberes de convivencia y socorro, mantiene la decisión de
rechazar el divorcio culposo sin costas por haber motivo plausible para
demandar.

En causa n° 159-2013 ante el Juzgado de Familia de Calama acogió sin


costas la demanda de divorcio por culpa entablado por Ana Laura Rojas
Ossa en contra de Fernando Muñoz González; y rechaza demanda
subsidiaria por cese de la convivencia; otorgó compensación económica por
20.000.000 de pesos. En apelación la Corte de Apelaciones de Antofagasta,
en lo sustantivo señala que las causas iniciadas por violencia intrafamiliar
solo dan cuenta de denuncias, pero no que los hechos hayan sido
demostrados, el informe de atención psicológica que indican experiencias
de violencia por parte del marido, no se dan por establecidos por tratarse de
un mero certificado sin que haya podido ser controvertida por la parte
contraria, y que según declaración prestada por la demandante ante la
Fiscalía se trató de disensiones domésticas y no dan cuenta de violencia y
que la declaración de la testigo presencial de insultos a la mujer se trata de
un hecho puntual; se revoca sin costas en resolución n° 27605 de
27/09/2013, la demanda de divorcio por culpa, pero se accede a la demanda
subsidiaria de divorcio por cese de la convivencia, se confirma la
compensación económica, pero se rebaja su monto a 12.000.000 de pesos.

En causa n° 427-2011 del Juzgado de Familia de Concepción Roberto


Tomás Delgado Donoso deduce demanda de divorcio unilateral por cese
efectivo de la convivencia en contra de su cónyuge María Amparo Meza
Valenzuela, quien a su vez interpuso demanda reconvencional de divorcio
imputable en contra del demandante, fundado: primero, en que la
separación se debió a que éste mantenía una relación sentimental paralela
a la conyugal, lo que implicaba ausencia del hogar y adulterio; y segundo,
en el ejercicio de violencia psicológica reiterada hechos denunciados en
causa rit F-1234-2008; tercero obligándola a ella y a su hija a vivir a otra
vivienda de menor calidad; y cuarto negándole a ella los medios económicos
para realizarse una operación a artrosis; solicita por tal motivo
compensación económica. El juez a quo acogió la demanda del marido,
rechazando la reconvencional de la mujer, por no acreditar las amenazas y
chantajes y que la causa de violencia intrafamiliar terminó por archivo
provisional al no concurrir las partes a audiencia. En apelación por la
demandante reconvencional, la Corte de Apelaciones de Concepción en
Resolución n° 436811 del 23/09/2011, confirma el rechazo de 1ª instancia
del divorcio por culpa, pero lo revoca en aquella parte referida a la
compensación económica, debiendo el demandado reconvencional pagar a
la actora reconvencional la suma de 25.000.000 de pesos, sin costas por no
haber sido el marido totalmente vencido.

En causa n° 566-2012 del Juzgado de Familia de Concepción Iván Alonso


Vengas Riffo deduce demanda de divorcio unilateral por cese efectivo de la
convivencia en contra de su cónyuge Patricia Silvia Lavín Burboa, quien a
su vez interpuso demanda reconvencional fundado en actos reiterados de
violencia, abriéndose dos procesos ante el Juzgado de Garantía de
Chiguayante por lesiones en contexto de violencia intrafamiliar por maltrato
habitual con sentencia absolutoria en uno y suspensión condicional del
procedimiento en otro, solicita compensación económica por 20.000.000 de
pesos, debido a que se dedicó al cuidado de los hijos y que solo pudo
realizar trabajos esporádicos de venta de productos ajenos a su título de
técnico asistente social, sin autorización del marido. La sentencia de primera
instancia acogió la demanda de divorcio por cese de convivencia, rechazó
la fundada en la culpa del marido y no dio lugar con costas a la acción de
compensación económica. En apelación, la Corte de Apelaciones de
Concepción por Resolución n° 71266 de 22/10/2012, confirma el rechazo de
divorcio por culpa, pero lo revoca en lo que respecta a compensación
económica condenando al demandado reconvencional a pagar la suma de
2.030.000 pesos pagaderos en 29 cuotas de 70.0000 cada una.

En causa n° 170-2015, del Juzgado de Familia de Valparaíso, Sandra


Elizabeth Cantizano Ortiz interpuso demanda de divorcio culposo en contra
de su cónyuge Rubén Victorino Silva Salgado, acompañó informe
psicológico de las diversas patologías derivadas de violencia psicológica
ejercida por el demandado, además de rendir prueba de testigo que dieron
cuenta de los mismos hechos. En sentencia del juez de 1ª instancia rechazó
la demanda. En apelación, la Corte de Apelaciones de Valparaíso por
Resolución n° 55455 de 25/05/2013; atendido el mérito de los antecedentes
revoca fallo de 1ª instancia, y declara que se acoge la demanda de divorcio
culposo, y aprueba acuerdo de compensación económica arribado por las
partes, debiendo pagar el demandado la suma de 25.000.000 de pesos en
cuotas sucesivas de 70.000, abriéndose para tal efecto libreta de ahorro por
parte de la actora.
En causa n° 189-2014, del Juzgado de Familia de Chillán, Eva Jacqueline
Carrasco Domínguez interpuso demanda de divorcio culposo en contra de
su cónyuge Miguel Angel Gallegos Urrutia, por reiteradas agresiones
psicológicas del demandado que configuran infracciones claras a los
deberes del matrimonio las que fueron ratificadas en audiencia de juicio por
lo hijos de ambos en cuanto a agresiones por parte de su padre a ellos
mismos y a su madre, que por la insostenible situación la madre abandonó
el hogar. En la sentencia de 1ª instancia de 13/11/2014, se tuvo en
consideración que la demandante mantuvo relación a pesar de dinámica
disfuncional, que las causas de violencia intrafamiliar no terminaron en
condena, que la infracción se debe referir a dos grupos de deberes: la de
los hijos y la del cónyuge copulativamente, motivo por la que se rechaza la
demanda. En apelación por la demandante, sostiene que la violación de
derechos y deberes que impone el matrimonio o para con los hijos, no es
copulativa, que el juez al apreciar la prueba no puede sobrepasar los límites
que imponen el legislador y la equidad, el hecho que las partes vivieren
juntas por largo tiempo, se crea un círculo vicioso de violencia donde el o la
cónyuge agredido/a tiene la esperanza de que el agresor cambie su
comportamiento, que en este caso el demandado solo lo hizo por breve
tiempo, y que la gravedad debe ponderarse considerando el impacto que la
conducta del cónyuge culpable ocasiona sobre la integridad física y psíquica
de su cónyuge, que en este caso han ocasionado daño profundo en la
demandante, lo que hizo intolerable la vida en común y no la nueva relación
de ella, ni el problema económico. La Corte de Apelaciones de Chillán, tuvo
en consideración que la violencia se encuentra avalada con el informe
psicológico y social de la demandante; que la prueba testimonial rendida por
los hijos con precisión, exactitud y verosimilitud, que la declaración del
demandado de negar los malos tratos no pueden estimarse verídicos, ni se
toma en consideración que nunca vieron episodios de violencia y que el
demandado es buen padre y proveedor, que las causas de violencia
intrafamiliar de la cónyuge rechazada y de la hija de no continuar el
procedimiento sirven para determinar que la relación entre las partes va mas
allá de la dinámica familiar. Por estas reflexiones, en Resolución n° 411
9/01/2015, se rechaza la sentencia de 1ª instancia y se acoge la demanda
de divorcio culposo.

En causa n° 48290-2005 de Juzgado de Letras de Constitución, Jeny Angela


Pizarro Flores interpuso demanda de divorcio culposo en contra de su
cónyuge Lorenzo Enrique Rojas Cáceres fundado en actos de violencia
intrafamiliar mientras vivieron juntos y después de la separación, el último
del cual consistió desde el automóvil la golpea con el capo procediendo a
arrastrarla por la calle, hecho por el cual el marido fue condenado ante por
el Juzgado de Garantía de Constitución a la pena de 3 años un 1 día de
reclusión nocturna; demanda también indemnización de perjuicios por
lesiones graves que la dejaron imposibilitada física y psicológicamente para
realizar actividad laboral. En fallo con fecha 25/03/2013, de los hechos
expuestos se desprende que han existido malos tratos graves contra la
integridad física y psíquica de la actora, constituyendo una grave ruptura de
la armonía conyugal, se declara terminado el matrimonio por culpa del
demandado, no se condena en costas por no haberse solicitado.