Sei sulla pagina 1di 40

UNIVERSIDAD DE ACONCAGUA

INVESTIGACIÓN:

LA CULTURA PATRIARCAL, SERÁ UN FACTOR INFLUYENTE EN LA ASISTENCIA


IRREGULAR AL SISTEMA EDUCATIVO DE LAS NIÑAS, INGRESADAS AL PPF
MONTEDONICO DE VALPARAÍSO.

Nombre Autoras:
Maritza Nieto
Yerty Fernández

Carrera: Trabajo Social


Sede: Quilpué

Profesor del Módulo: Sr. David Sepúlveda

Quilpué, diciembre 2018.


ÍNDICE

I.-Introducción……………………………………………………………………………….....1

II.-Marco
Metodológico………………………………………………………………………………………7

III.-Objetivos…………………………………………………………………………………….13

IV.-Preguntas……………………………………………………………………………………14

V.-Marco Teórico…………………………………………………………………………….....14

Hipótesis……………………………………………………………………………………………33

Conclusiones………………………………………………………………………………………35

Bibliografía y Referencias……………………………………………………………………36
I.-INTRODUCCIÓN

El presente trabajo será realizado por alumnas de Licenciatura en Trabajo Social sede
Quilpué, se basará en investigar si la cultura patriarcal, será un factor influyente en la
asistencia irregular en el sistema educativo de las niñas, ingresadas al PPF
Montedónico de Valparaíso. Indudablemente, el patriarcado marca ancestralmente una
gran influencia en los sistemas de crianza, desde esta perspectiva en el marco de
patrones de estilo de vida en las familias de las niñas del sector de Montedónico del
PPF. No es posible hablar de irregularidad de asistencia escolar sin establecer nexos
entre la familia y el sistema educativo.

La entrada al campo investigativo se llevará a cabo en el Programa de Prevención


Focalizada (PPF) Montedónico, de la Red SENAME1, que trabaja en restituir el derecho
vulnerado del niño, niña y adolescentes; reuniendo características, condiciones
técnicas y operativas que aseguran el cumplimiento del contexto, desde un enfoque
metodológico investigativo de recolección de datos y análisis de información
documental pertinente que proporcionarán un proceso, donde se recogerán, las
experiencias de las niñas (como foco de la investigación) que forman parte del
Programa, así como de las profesionales a cargo de los casos en particular, en torno
a la vulneración de derechos vinculados a la educación escolar de las referidas.

Pese a que en los últimos años en la sociedad chilena se han abierto debates
históricamente silenciados —como la despenalización del aborto, el acoso callejero y
los femicidios—, el machismo parece instalado en las entrañas culturales de Chile. De
acuerdo a la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), donde se señala que la
mayoría de los ciudadanos apoya afirmaciones que desvalorizan el desarrollo
profesional de la mujer, cuyo papel identifican sobre todo con la familia, quehaceres
domésticos y el cuidado de los hijos e hijas, lo cual se enfatiza metodológicamente en
el presente documento.

Por lo anterior y a la luz de estos importantes desafíos como sociedad chilena, en esta
investigación se propone un conjunto de antecedentes que formularán despejar los
motivos por los cuales las niñas pertenecientes al PPF Montedónico de Valparaíso,
reflejan causas en la inasistencia escolar, las que se sustentan en la encuesta CASEM
2015 y a través de las respuestas recogidas por la encuesta elaborada por las
estudiantes autoras de esta investigación, las que podrían reflejan la necesidad del

1
Servicio Nacional de Menores

1
apoyo de las niñas en los quehaceres del hogar, una fuerte realidad de problemas
familiares internos, dificultades económicas que generan que las estudiantes a largo
plazo presenten deserción en el sistema escolar.

Además, se podrá apreciar que los índices de escolarización de las niñas,


habitualmente detrás de los niños, están sufriendo una "brecha educacional" donde las
niñas siguen presentando índices de fracaso y abandono escolar.

Tal como refiere la revista de economía y negocios,(2018): "La alerta temprana


solo va a decir que este niño tiene un riesgo de abandonar el sistema escolar.
Pero si tú no haces nada (...), solo va a ser un ejercicio de 'yo tenía razón'".

PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

La educación en los niños, niñas y adolescentes es un derecho constitucional,


promulgado en la Ley Nº20.370 General de Educación, que establece en el artículo 3°:

“El sistema educativo chileno se construye sobre la base de los derechos


garantizados en la Constitución, así como en los tratados internacionales
ratificados por Chile y que se encuentren vigentes y, en especial, del derecho a
la educación y la libertad de enseñanza”.

Por su parte el artículo 4º de la citada norma legal establece que la educación es un


derecho de todas las personas.

Sin embargo, existe gran diferencia para no vulnerar esta Ley de igual manera en
niños y niñas, ya que, culturalmente Chile mantiene rasgos machistas y patriarcales,
pese a la evolución natural del hombre, se mantiene desde las familias, un sesgo
sexista, producto de la propia socialización de género, dado que, la familia como
primera red socializadora de sus hijos e hijas, –incluso, desde antes de su
nacimiento– va enseñando a los hijos e hijas a “ser” niños y niñas, según las pautas
culturales del sistema sexo-género, que determinará los espacios y los límites de la
inclusión social de cada uno y cada una, y que lleva por una enseñanza
transgeracional a criar y proteger de manera distinta a los niños y niñas según su
género. Los estereotipos de género son preconcepciones aceptadas de los que debe
ser un hombre y una mujer. Influyen en todos los ámbitos de la vida, desde –como se
mencionó anteriormente- las relaciones que se establecen en la familia hasta las de la
escuela.

2
No obstante, es lamentable mencionar que las niñas también son víctimas de la
desigualdad de género, de los patrones culturales machistas que reciben y que les está
llevando sobre todo en Chile al ausentismo y posterior abandono escolar, y en
consecuencia, a un aumento de los niveles de violencia, criminalidad y desempleo.

Los índices de escolarización de las niñas, habitualmente detrás de los niños, están
aumentando y los varones “víctimas de patrones negativos de masculinidad, como ser
violento, duro o indolente", según López, están sufriendo una "brecha educacional":
presentan mayores índices de fracaso y abandono escolar.

Según la Superintendencia de Educación de Chile:

El derecho a la educación es un bien superior que no puede ser limitado o


condicionado a ninguna situación, circunstancia o característica de tipo
económico, social, cultural, de identidad de género, orientación sexual,
religiosa, características físicas o de otra índole.

En esta línea, a través de los Programas de Prevención Focalizada (PPF) de la red


SENAME2, se trabaja en pro de restituir el derecho vulnerado del niño, niña y
adolescentes, velando por la adecuada vinculación al sistema escolar de los mismos.

Para contextualizar la importancia de esta investigación, se señala que el sector de


Montedónico, se caracteriza por ser una población de extrema pobreza, con altos
índices de vulnerabilidad social y económica, presentando una serie de problemas y
deficiencias socioculturales propias de esta condición; por lo que, el único camino real
y concreto para poder modificar este contexto social-familiar es a través de la
educación. Tomando en cuenta lo anterior, se ha querido investigar respecto a las
niñas que ingresan al PPF Montedónico, por causa de irregularidad escolar, ya que, aún
en pleno siglo XXI, las mujeres siguen en desventaja frente a las oportunidades
laborales en relación a los hombres, por lo que, si no se cuenta con una preparación
académica adecuada, el futuro para estas niñas se vuelve más difícil. Más aún
considerando que la irregularidad en la asistencia escolar, provoca niñas que no logran
alcanzar el grado de desarrollo de habilidades y destrezas cognitivas que le permitan
adquirir aprendizajes de calidad, sustentado en valores éticos y morales que las
prepare de manera eficiente y eficaz para desenvolverse óptimamente en la sociedad,

2
Servicio Nacional de Menores

3
demostrando respeto por su entorno social, natural y cultural; lo que frecuentemente,
lleva a repitencias e incluso deserción escolar.

Tal como refiere la revista de economía y negocios, (2018): "La alerta temprana
solo va a decir que este niño tiene un riesgo de abandonar el sistema escolar.
Pero si tú no haces nada (...), solo va a ser un ejercicio de 'yo tenía razón'".

Según el PADEM3 2016

La educación ha adquirido posiciones relevantes en la política pública. Muchas


de las oportunidades en la vida de las futuras generaciones dependen de que
alcancen mayores niveles de escolaridad y desarrollen sus capacidades. En el
caso de las personas con mayor vulnerabilidad social, este principio cobra aún
mayor importancia. Cuando no se tiene acceso temprano a otras formas de
capital – económico o social, casi todas las posibilidades se juegan en el capital
educativo que se logre acumular.

Se considera que prevenir la inasistencia irregular a clases, es el primer eslabón para


superar estos grados de pobreza y vulnerabilidad, dado que es un problema que
necesita detectar las causas principales que favorecen su desarrollo, ya que se
extiende mucho más allá del propio colegio, afectando al estudiante, a su familia y a la
comunidad.

Importante es mencionar que la inasistencia a clases es dañina para el logro, la


promoción, la autoestima. Sin duda, los niños y niñas que faltan a clases quedan
retrasados en relación con sus compañeros; situación, que, a su vez, tal como se
mencionó anteriormente, conduce a la disminución del auto estima e incrementa la
posibilidad que los estudiantes en riesgo dejen el colegio.

Por su parte, el autor Granell de Alda Elena, expresa que la inasistencia puede producir
problemas muy específicos tales como: rechazo en la escuela, bajo rendimiento
académico desajuste, deterioro en las relaciones interpersonales con otros estudiantes,
el estudiante no se acostumbra a trabajar en equipo.

La consecuencia más significativa del problema tratado, es que el ausentismo escolar,


sin ningún lugar a duda, conduce posteriormente a la interrupción definitiva de los
estudios.

3
Plan Anual del Desarrollo de la Educación Municipal

4
Sintetizando, se puede inferir que, sin una educación inclusiva y equitativa, las niñas corren
mayor riesgo de pobreza, estigmatización y violencia. Para los más marginados, el acceso a
una educación de calidad marca la diferencia entre llevar una vida de exclusión y ser un
miembro activo de la sociedad, con lo cual se abre la oportunidad de un acceso justo y
equitativo a un empleo digno, salario mínimo y subsistencia sana y sostenible.

Ahora bien, en párrafos anteriores, se habla de niña, ¿a qué se refieren las autoras de
investigación con aquel término?

La palabra sexo sirve para clasificar a todas las especies animales como macho y hembra y,
en el caso de los seres humanos, como varón o mujer por sus características físicas,
biológicas y anatómicas. La palabra género describe las características de hombres y mujeres
que son determinadas socialmente, en contraste con las que son determinadas
biológicamente por la naturaleza. El género define el contenido de lo masculino y lo femenino.
Nadie nace con una manera concreta de comportarse como hombre o mujer. Cuando decimos
“así es un hombre” o “así es una mujer”, estamos reflejando formas de actuar y de
comportarnos que aprendemos dentro de nuestra familia, en la escuela, o a través de los
medios de comunicación, es decir, en nuestra sociedad y en nuestra cultura. Teniendo claras
estas distinciones, ¿podrán las mujeres tener igualdad y equidad de género, respecto a las
expectativas de desarrollo personal a través de la educación? Para contextualizar y dilucidar
esta interrogante anterior, se mencionará que a mediados de la década de los 70 comienza a
surgir el enfoque de género, como una respuesta a los interrogantes teórico-metodológicos
planteados por la constatación de evidentes desigualdades existentes entre varones y
mujeres en función de su sexo. El sistema de género como tal no está aislado, sino que se
articula con otros sistemas de relaciones sociales. Por otro lado, la igualdad de género
significa que la mujer y el varón disfrutan de la misma situación y que tienen análogas
condiciones para la plena realización de sus derechos humanos y de su potencial para
contribuir al desarrollo político, económico, social y cultural y para beneficiarse de los
resultados. La igualdad de género es, por lo tanto, la valoración imparcial por parte de la
sociedad de las similitudes y diferencias entre el varón y la mujer y de los diferentes papeles
que, en igualdad de condiciones, juega cada uno; implica derechos, responsabilidades y
oportunidades iguales tanto para mujeres como para hombres, ya que no es sólo un tema de
las mujeres, sino del conjunto de la sociedad. Sin embargo, como es evidente, actualmente
no se da la igualdad de género en ninguna sociedad. Por ello, se hace necesario el
establecimiento de un conjunto de medidas de equidad de género que permitan compensar
las desventajas históricas y sociales que impiden a las mujeres disfrutar por igual de los

5
beneficios del desarrollo y tener un acceso igualitario en las decisiones públicas, privadas y de
poder. La equidad de género es, por tanto, un camino hacia la igualdad de género. La
incorporación de la perspectiva de género es “una estrategia destinada a hacer que las
preocupaciones y experiencias de las mujeres, así como de los hombres, sean un elemento
integrante de la elaboración, la aplicación, la supervisión y la evaluación de las políticas y los
programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales, a fin de que las mujeres y los
hombres se beneficien por igual y se impida que se perpetúe la desigualdad”.

Lamentable esta realidad nos enfrenta a una situación de discriminación en contra de las
mujeres en la mayoría de los países; el supuesto de que las mujeres no debían trabajar fuera
del hogar y que sólo tenían que participar en la «producción» para ayudar a sus maridos,
incluso se decía que cualquier trabajo hecho por mujeres en su casa era «no-trabajo» y
carecía de valor aun si lo hacía para el mercado (Wiesner,1993: 83 y sg.), es otra forma clara
de discriminación, que se vuelve natural, en muchas sociedades. Ideales y supuestos como
estos o que los hombres son más inteligentes que las mujeres, que las mujeres han nacido
para quedarse en la casa al cuidado de los hijos e hijas y del hogar, que los hombres no
tienen la capacidad de cuidar a los niños y niñas pequeños porque son bruscos, que la política
es cosa de hombres, entre muchos otros clichés y prejuicios que se transmiten de generación
en generación perpetúan la desigualdad entre los sexos e impiden afrontar y modificar la
problemática de la inequidad. Para hacerlo, es necesario aprender a ver la realidad con una
mirada crítica y no pasiva, ya que esto se traduce en un franco machismo que deteriora el
motor fundamental para que las mujeres salgan de esta condición de inferioridad, siendo
indiscutible la promoción y permanencia en la esfera de la educación en todas ellas.

Al día de hoy, todavía queda mucho por hacer para que los derechos de las mujeres y las
niñas no sean vulnerados. Aún existen prácticas discriminatorias hacia la mujer como la
violencia sexual, la mutilación femenina, los matrimonios forzosos o la no escolarización,
entre otras realidades. Como sociedad, aún no hemos sido capaces de suprimir las
disparidades entre sexos en la enseñanza primaria y secundaria y lograr la igualdad de
género en la educación, aun cuando la falta de educación repercute de manera
transgeneracional en el bienestar de las personas. Lamentablemente, en el mundo entero, a
millones de niñas se les niega todavía el derecho a la educación y esta realidad se hace aún
más potente en países africanos.

6
En Chile, la situación en muchos de esto ámbitos no es muy distinta, aún ronda como forma
predominante de vinculación en las familias un sistema de patriarcado. Históricamente el
término ha sido utilizado para designar un tipo de organización social en el que la autoridad la
ejerce el varón jefe de familia, dueño del patrimonio, del que formaban parte los hijos, la
esposa, los esclavos y los bienes. Contexto que no varía al del siglo XIX «El hombre es para la
mujer lo que la mujer es para el niño; o el poder es para el ministro lo que el ministro es para
el individuo», dice Bonald. Así, pues, el marido gobierna, la mujer administra y los hijos
obedecen, y la mujer es confinada al hogar. «Las mujeres pertenecen a la familia y no a la
sociedad política, y la naturaleza las ha hecho para los cuidados domésticos y no para las
funciones públicas», agrega Bonald.
La familia es una de las instituciones básicas de este orden social. En este tipo de sociedad
existe una desvalorización de la mujer, que es relegada a un segundo plano. El desafío es
romper esos moldes para una crianza sana y armónica. Así podremos formar mejores seres
humanos y mejorar la situación actual en cuanto a la equidad de relaciones entre hombres y
mujeres. Ahora es cuando, pues lo que se pueda hacer hoy para humanizar las relaciones y
equipararlas en cuanto a la enseñanza cotidiana del hogar, es lo que mañana determinará las
futuras relaciones de poder en la familia chilena para que estas mejoren en pos de nuestra
sociedad, el punto de estrella de este cambio se visualiza a través de la educación.

PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN

¿La cultura patriarcal tiene incidencia en la irregularidad a clases en las niñas ingresadas al
PPF Montedónico?

II.-MARCO METODOLÓGICO

Dada la complejidad del tema investigativo, se opta por un estudio de tipo exploratorio, y de
diseño no experimental, transversal, descriptivo y documentalista. Con ello se busca
mantener un enfoque abierto donde sea posible identificar elementos para analizar la
problemática expuesta. Tomando en consideración lo anterior y en directa relación con las
interrogantes surgidas en esta investigación, estas orientan el objeto de estudio a rescatar la
subjetividad que emerge detrás de los constructos que configuran la cultura machista que
pueda predominar al interior de las familias de las niñas que presentan irregularidad en la
asistencia escolar, ingresadas al PPF Montedónico.

7
En dichas interrogantes se encuentran características que favorecen vincular este estudio al
paradigma cualitativo. En palabras de Ruiz (1996), el análisis cualitativo surge de aplicar una
metodología específica orientada a captar el origen, el proceso y la naturaleza de estos
significados que brotan de la interacción simbólica entre los individuos. En razón del eje que
define el mundo y sus relaciones desde su naturaleza subjetiva, éste permite investigar desde
la percepción del sujeto los procesos y las construcciones mediadas por la interacción con los
otros y la realidad. Douglas (citado en Taylor y Bogdan, 2000), plantea que las fuerzas que
mueven a los seres humanos como tales y no simplemente como cuerpos son materia
significativa. Son ideas, sentimientos y motivos internos. Además, el método cualitativo, es
eminentemente inductivo, característica que permite conocer la experiencia, describir
categorías explicativas, métodos analíticos e interpretativos que poseen las personas. Este
tipo de diseño se caracteriza por permitir un proceso de investigación abierto, puesto que la
investigación se aplica a una realidad siempre cambiante.

1.-Elaboración de Hipótesis y definición de las variables.

El presente informe se basa en entrevistas, realización de historia de vida y cuestionarios que


permitirán evidenciar dentro de la población de muestra la repercusión que tiene la cultura
patriarcal dentro de las familias en la irregularidad escolar de las niñas. La tasa de
prevalencia indica la proporción de niñas que no asiste de manera regular al sistema
educativo; por su parte, la tasa de incidencia mide la irregularidad escolar producto de
factores socioculturales asociados a la crianza machista por parte de sus familias de origen o
colaboradoras en la crianza de las referidas. Contabilizándose como población con asistencia
irregular, sólo a aquellas que han sido derivadas por establecimientos educacionales,
Programas de Infancia o por demanda espontánea de sus adultos responsables, asociadas a
esta problemática.

[1] Servicio Nacional de Menores


[2] Programa de Prevención Focalizada

8
2.-Variables

Las variables a investigar son:

● Conocer la cantidad de niñas ingresadas al PPF Montedónico.


● Conocer los factores que inciden en la irregularidad en la asistencia escolar de las
niñas pertenecientes al PPF Montedónico.
● Conocer si existe cultura patriarcal al interior de las familias de las niñas que presentan
ambivalencia escolar las cuales son ingresadas al PPF Montedónico.
La presente investigación presenta una variable dependiente, ya que se asocian
directamente los factores de cultura patriarcal en la familia con las variables que
poseen en la incidencia de la irregularidad en la asistencia escolar.

3.-Desarrollo del Diseño de Investigación.

3.1. Tipo de Investigación

Con la intención de aceptar o refutar la hipótesis:”Las niñas que provienen de hogares


con cultura patriarcal, tienen mayor grado de inasistencia escolar”, se realizará una
investigación de tipo no experimental, respondiendo a que si la asistencia irregular a
clases por parte de las niñas asociado a un factor machista en la crianza de las
mismas; fenómeno que se ha presentado por décadas, por lo que se quiere demostrar
que aún en esta época no se ha superado, siendo un factor preponderante en evitar la
deserción escolar y superación de la pobreza.

3.2. Diseño de la Investigación


El diseño de la presente investigación es de tipo no experimental, ya que se recolectó
información sobre la situación que generó la inasistencia escolar en las niñas
ingresadas al PPF Montedónico, las que no fueron generadas intencionalmente. A su
vez, el estudio es de tipo transversal ya que la recolección de información se realizó en
un solo momento.

4.-DEFINICIÓN Y SELECCIÓN DE LA MUESTRA

9
La muestra serán las niñas ingresadas al Programa de Prevención Focalizada,
Montedónico, que son ingresadas por vía escolar o demanda espontánea de sus
adultos responsables con problemáticas en la asistencia regular a clases.

4.1. Definición de la Problemática y muestra


La asistencia irregular al sistema educativo en los niños, niñas y adolescente es un
grave problema que frecuentemente deriva en la insatisfacción y/o desmotivación para
asistir a clase para los mismos, repercutiendo en la falta de sociabilización con sus
pares y detrimento en el sistema cognitivo, lo que podría generar deserción escolar.
Lo anterior se sustenta en el enfoque e importancia respecto a vulneraciones en los
niños, niñas y adolescentes estipulados por SENAME a través de su sistema SENAINFO,
tal como se señala a continuación:
Art. Nº19 “Protección contra los malos tratos”
Víctima de negligencia: Las necesidades físicas y psicológicas básicas del niño, niña
o adolescente no son atendidas por omisión de cuidados de parte del o los adultos a
cargo, en el contexto familiar o institucional. Se excluyen niños, niñas o adolescentes
en situación de calle.
Del artículo anterior se desprenden: víctima de negligencia leve, moderada y grave,
siendo el motivo de investigación incluido, según sean la situación, en lo que
corresponde a:
Víctima de negligencia moderada: Una de las necesidades básicas del niño, niña o
adolescente no es atendida por el o los adulto(s) a cargo (alimentación, vestido,
higiene, educación (deserción), protección, vigilancia en las situaciones potencialmente
peligrosas, o cuidados médicos cuando se requiera). No se presentan lesiones ni daño
físico como consecuencia directa de esa conducta, no se requiere de atención médica.
No obstante, la conducta negligente genera situaciones de rechazo hacia el niño, niña
o adolescente en la escuela, grupo de pares, etc. En relación a la negligencia
emocional, hay una falta importante de atención al niño, niña o adolescente en
momentos o problemas determinados. El niño, niña o adolescente presenta dificultades
para funcionar adaptativamente en distintos roles adecuados para su edad. Incluye
interacción conflictiva con padres o adulto a cargo.
Víctima de negligencia grave: dos o más necesidades físicas y psicológicas básicas
del niño, niña o adolescente no son atendidas por periodos prolongados de tiempo por
el o los adultos a cargo, en el contexto familiar o institucional. Sin embargo, existe un
vínculo con el adulto a cargo. Existen lesiones o daño físico causado directamente por

10
la conducta negligente, o retraso importante en el desarrollo intelectual, físico o social,
que requieren atención o tratamiento especializado. En el caso de los lactantes y
preescolares la negligencia siempre será calificada como grave.
Por otro lado, todo lo anterior, cobra aún mayor relevancia al analizar cómo perjudica
de manera más creciente al ser direccionados hacia niñas, quienes socialmente
cuentan con menos recursos para superarse y alcanzar metas personales. La
educación es una llave a la erradicación de la pobreza; procurar y velar porque las
familias empaticen con el futuro de sus hijas, interioricen la importancia de mantener
una asistencia regular a clases para que así adquieran las herramientas necesarias
socioeducativas, superando etapas propias de la edad.

Respecto a la muestra, las alumnas de Licenciatura en Trabajo Social de la


Universidad de Aconcagua, sede Quilpué, considerarán como unidad de análisis las
niñas vigentes en el PPF Montedónico, de entre 4 y 18 años, ubicado en el sector alto
de Playa Ancha de la comuna de Valparaíso, derivadas desde el sistema educativo
producto de reiteradas inasistencias escolares; lo anterior en razón a que las niñas
ingresadas al Programa antes señalado mantienen un periodo de intervención de 16
meses, a excepción de aquellos casos que vía Tribunal de Familia de Valparaíso, se
extiende una prórroga con una duración máxima de 3 meses.

La muestra será probabilística, será la clasificación de niños y niñas ingresadas al


Programa de Prevención Focalizada Montedónico, considerándose sólo las niñas, como
foco de esta investigación, posteriormente se extraerá la causa de ingreso,
considerando la irregularidad en la asistencia escolar, a través del sistema SENAINFO,
escogiéndose 13 casos al azar, (aleatorio simple). Una vez obtenidos estos datos,
mediante la técnica de historia de vida, estudio del proceso de diagnóstico realizado
por las profesionales del Programa y una encuesta, donde se realizarán preguntas
concretas; con la finalidad de que todo lo anterior permitan evidenciar si la
irregularidad escolar están o no asociadas a la cultura patrialcal al interior de las
familias de las niñas seleccionadas.

5.-RECOLECCIÓN DE DATOS

11
5.1. Instrumento de Recolección de datos

El instrumento que se utilizará para la recolección de datos será una tabla generada
mediante información extraída de sistema SENAINFO, que incluye los siguientes
elementos:
1. Cantidad de NNA’s vigentes en el Programa.
2. Cantidad de niñas vigentes en el Programa.

Por otra parte, dentro de las técnicas de recolección de datos que convergen el estudio
y análisis de las carpetas individuales de las niñas y la retroalimentación por parte de
las profesionales a cargo de los casos, desde la información relevante al tema, extraída
en la etapa diagnóstica con las niñas y sus adultos responsables, con el fin de alcanzar
los objetivos, se considera que esta técnica es la que mejor se ajusta a las necesidades
de esta investigación en razón de las características principales que la diferencia de
otros estilos y cultura de de crianza al interior de las familias.

6.-ANÁLISIS DE LOS DATOS


6.1. Presentación y análisis de los resultados

La recopilación de datos se realizará, extrayéndose los datos del universo total de los
NNA´s vigentes al PPF Montedonico, posteriormente se aplicará filtro respecto a las
causales de ingreso, considerándose sólo aquellas niñas que se derivan del sistema
educativo.
Una de las herramientas utilizada será la encuesta, la cual se aplicará a los padres o
adultos responsables de las niñas vigentes en el Programa de Prevención Focalizada
Montedónico. Constará de 15 preguntas cerradas, de interés para la focalización de
este proyecto.
Para evaluar cada una de las preguntas, se llevará a cabo un sistema de medición
cualitativa, donde hay 3 jerarquías de variables, se codificaron los datos asignados a
un valor numérico que los representa.

SI A VECES NUNCA

12
Se formularán preguntas cerradas, dado que estas “tienen la ventaja de ser más
fáciles de codificar y preparar para el análisis, igual que requiere menor esfuerzo por
parte de los encuestados” Hernández, S (2006).
Por otra parte, se extraerán aspectos relevantes respecto a la crianza y dinámica
familiar recogidos desde el estudio de la etapa diagnóstica plasmada en distintos
informes realizadas por profesionales del Programa.

III.-Objetivos

1. Objetivo General

Determinar la relación que existe entre la cultura patriarcal en las familias de niñas
ingresadas al Programa de Prevención Focalizada Montedónico, en irregularidad en la
asistencia escolar.

2. Objetivos específicos

1. Indagar cuántas niñas son ingresadas al PPF Montedónico, derivadas por el


establecimiento educacional o demanda espontánea, producto de irregularidad
en la asistencia a clases.

2. Recabar información respecto al motivo de irregularidad en la asistencia escolar


en niñas, pertenecientes al PPF Montedónico?

3. Recolectar antecedentes de la dinámica familiar y contexto socio-cultural de las


niñas que presentan ambivalencia escolar y pertenecen al PPF Montedónico.

13
4. Conocer la relación existente entre el patrón de cultura patriarcal, la dinámica
familiar y la irregularidad de la asistencia escolar, de las niñas ingresadas por
esta causa al PPF Montedónico.

IV.-PREGUNTAS

1. ¿Cuántas niñas son ingresadas al PPF Montedónico, derivadas por el


establecimiento educacional, producto de irregularidad en la asistencia a clases?

2. ¿Cuál es el motivo de irregularidad en la asistencia escolar en niñas, pertenecientes


al PPF Montedónico?

3. ¿Cómo es la dinámica familiar y contexto socio-cultural de las niñas que presentan


ambivalencia escolar y pertenecen al PPF Montedónico?

4. ¿Tiene incidencia en las niñas que ingresan al PPF Montedónico, producto de


irregularidad en la asistencia escolar, la cultura patriarcal de sus familias de origen o
adultos responsables?

V.- MARCO TEÓRICO

1. Unicef

Se sostiene que la educación en los niños y niñas, no es un tema ajeno a la


preocupación de organismos que velan por el bienestar de los mismos, tales como
UNICEF , que trabaja en Chile generando las mejores condiciones para que todos los
niños, niñas y adolescentes puedan acceder y permanecer en la escuela, además de
disfrutar de una educación de calidad que les permita alcanzar el máximo de sus
capacidades, y así contribuir íntegramente al desarrollo de la comunidad y evitar
cualquier forma de discriminación o maltrato en el contexto educativo. No solo
incentiva la educación como medio para acceder a un conjunto de aprendizajes, sino
como un entorno imprescindible para la integración, convivencia y participación de los
estudiantes. Además, impulsa y apoya proyectos que estimulan la participación y el
liderazgo de los niños en las comunidades educativas y que contribuyen a mejorar las
relaciones familia-escuela, realizando estudios que permiten conocer mejor el
escenario educacional chileno y la realidad que viven los niños, niñas y adolescentes en

14
las escuelas y liceos. Además, analiza la deserción escolar y los negativos efectos que
tiene el trabajo infantil en esta materia. También produce material de promoción del
derecho a la educación y elabora manuales sobre distintos temas relacionados con
este derecho.

2. Sobre el derecho a la educación


En su artículo 28, la Convención sobre los Derechos del Niño consagra el derecho a la
educación, mientras que en el artículo 29 define los objetivos de la educación,
indicando que debe ser orientada a desarrollar la personalidad y las capacidades del
niño. Con el fin de prepararlo para una vida adulta activa, inculcarle el respeto de los
derechos humanos elementales y desarrollar su respeto por los valores culturales y
nacionales propios y de civilizaciones distintas a la suya.

Por lo que es imperioso, para los padres, madres y/o adultos responsables,
sistemas educativos, organismos que velan por la protección de los derechos del niño y
la comunidad en general, propiciar que este derecho sea cumplido y de esta manera
tener niños, niñas y adolescentes que se puedan desarrollar adecuadamente acorde a
su etapa evolutiva, ya que de privarse el derecho a la educación se mutila la esperanza
de real integración social y que todas las personas cuenten con las mismas
oportunidades de sobrevivencia, de ahí la importancia a que los niños, niñas y
adolescentes asistan regularmente a la escuela.

3. Inasistencia a Clases: Causas y consecuencias.

La inasistencia escolar es un problema que necesita detectar las causas principales


que favorecen su desarrollo, dado que se extiende mucho más allá del propio colegio,
afectando al estudiante, a su familia y a la comunidad.
Importante es mencionar que la inasistencia a clases es dañina para el logro, la
promoción, la autoestima y el potencial de empleo de los estudiantes. Sin duda, los
niños y niñas que faltan a clases quedan retrasados en relación con sus compañeros;
situación, que a su vez, tal como se mencionó anteriormente, conduce a la disminución
del autoestima e incrementa la posibilidad que los estudiantes en riesgo dejen el
colegio.
Por su parte, el autor Granell de Alda Elena, expresa que la inasistencia puede producir
problemas muy específicos tales como: rechazo en la escuela, bajo rendimiento

15
académico desajuste, deterioro en las relaciones interpersonales con otros estudiantes,
el estudiante no se acostumbra a trabajar en equipo.

Sin duda, la pérdida de oportunidades de aprender continúa al momento de las tareas


hogareñas, que las mismas tiene como función primordial, reafirmar los
conocimientos adquiridos en aula, y fundamentalmente, el terreno para el nivel
siguiente, por lo tanto el niño y niña se encuentra doblemente mermado, no aprendió
lo de ayer y no está en condiciones de entenderla lección de hoy. La consecuencia más
significativa del problema tratado, es que el ausentismo escolar, sin ningún lugar a
duda, conduce posteriormente a la interrupción definitiva de los estudios.

Por otro lado, la inasistencia a clases que pudiera generar una deserción escolar,
representan un costo social; visualizado en los mayores gastos en lo que es necesario
incurrir para financiar programas sociales y de transferencia a los sectores que no
logran generar recursos propios. En otro orden de factores, se mencionan igualmente
como parte de los costos de la inasistencia, la reproducción intergeneracional de las
desigualdades sociales y de la pobreza; y su impacto negativo en la integración social
lo que dificulta el fortalecimiento y el desarrollo, en especial de los pueblos indígenas y
las comunidades étnicas.

Respecto a las causas que generan la inasistencia escolar, Hersov, Erick, Walfogel,
Geoide y Hahn Rutter plantea que, el ausentismo escolar se debe a la permanencia
del niño en el hogar y es retenido para realizar algunas labores en el hogar.

16
No obstante, de acuerdo a la encuesta CASEN 2015, se reflejan las siguientes causas
de inasistencia escolar:

Tabla N°1 Encuesta CASEN 2015: Razones a educación básica de niños y


niñas de 6 a 13 años (2011-2015)

Fuente: Ministerio Desarrollo Social. Encuesta Casen 2011 - 2015

Respecto a las razones incluidas en el ítem personal, se desglosan las siguientes:


Personales:
● Ayuda en la casa o quehaceres del hogar
● Embarazo, maternidad o paternidad
● Tiene una discapacidad o requiere un establecimiento de educación especial.
● Enfermedad que lo inhabilita.
● Problemas familiares.
● No le interesa.

Económicas:
● Dificultad económica.
● Rendimiento Problemas de rendimiento.
● Expulsión o cancelación de la matrícula.

Con todo lo anterior, se puede señalar, que para el niño o niña afectado de
ausentismo, tanto el carácter permanente o temporáneo constituye un detrimento
grave en las posibilidades educativas del mismo, aunque si el problema es temporal
sus consecuencias puede ser reparadas, no así cuando el hábito se convierte en
crónico, en cuyo caso las mismas consecuencias son casi irreparables.

17
Según Ojeda, (2003), “existen casos de ausentismo que por causas justificables y de
carácter temporáneo no deben ser tomadas en consideración como un
problema emergente. Por ejemplo; emergencias familiares o enfermedades pasajeras,
propias de la edad, normalmente estos casos son de corta duración y con el devenir
del tiempo el estudiante retoma el ritmo normal y deseado de asistencia”.

Sin embargo, si no se visualizan y reparan a tiempo el daño es irreversible o


dramáticamente trabajado. En aquellos casos que los antecedentes muestran una
conducta permanente de inasistencia a clases, es de esperar que dado el
mantenimiento de las mismas causas, se produzcan las mismas consecuencias, más
aún, el modificar esta situación, requiere la intervención de otros mecanismo, que
exceden a las posibilidades y competencias del docente a cargo de la educación,
requiere de la intervención de los padres y/o adultos responsables del niño o niña,
organismos especializados en velar por la restitución de este derecho vulnerado en el
mismo y de la comunidad en general.

Concluyendo, se puede manifestar que una de las cosas más importantes que las
familias pueden hacer para ayudar a que sus hijos tengan éxito en la vida, es
asegurarse de que ellos vayan a la escuela regularmente, lo que les genera la
posibilidad de lograr metas a futuro.

Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones que se tenga para proveer a los niños
y niñas de motivación y apoyo en su desarrollo educativo; en este ámbito juegan papel
fundamental la pobreza, que desencadena un círculo vicioso del cual sin una adecuada
estimulación a que los niños, niñas y adolescentes permanezcan insertos en el sistema
educativo se hace más difícil romper.

4. Pobreza y desigualdad social

La desigualdad social ha estado tradicionalmente ligada a la pobreza de forma casi


exclusiva.

18
Es posible enfatizar que la pobreza es un fenómeno que tiene muchas dimensiones,
por lo que no existe una única manera de definirla. Generalmente se ha relacionado a
la pobreza con niveles bajos de ingresos, y habitualmente ésta se ha medido a través
de la renta de las personas; este enfoque metodológico clasifica a las personas como
pobres o no pobres. Similarmente, en el caso de que el gasto familiar no logre cubrir
los requerimientos de una canasta alimentaria, se identifica a la familia como pobre
extrema.

En cuanto a la pobreza relativa, se ha convenido que hace referencia a un nivel de


ingresos inferior a la mitad o menos de la media de ingresos que perciben en un
contexto concreto hogares o personas. Los ingresos medios de una determinada
población en un momento concreto del tiempo es uno de los criterios actualmente más
usados para fijar bajo qué situación o nivel una persona puede considerarse pobre. No
existe pues un criterio universal o absoluto, sino un criterio relativo, referido al
momento en que se efectúa la medición y al nivel medio de ingresos en un ámbito
territorial determinado. Al margen de este criterio general, a lo largo del tiempo, se
han ido elaborando otras formas de aproximación al fenómeno de la pobreza en todas
sus dimensiones. En este sentido, existen índices de pobreza que no sólo tienen en
cuenta los ingresos, sino también el gasto, el consumo, entre otros.

Actualmente, si bien las desigualdades económicas continúan siendo un factor


determinante para analizar las desigualdades sociales, no suelen ser el único elemento
que se toma en consideración. No se trata de dejar a un lado el concepto de pobreza,
ni mucho menos, sino más bien de ampliar sus márgenes. Nuevos mecanismos de
segregación social han ido tomando cuerpo y siendo considerados como significativos a
la hora de impedir o dificultar a las personas su acceso al mercado laboral, acceso a la
vivienda, acceso a educación, etc., lo que se traduce en la concepción de nuevas
formas de desigualdad que emergen más allá de los ingresos, consolidándose como
determinantes de la marginación e inhibición social, política, económica y laboral que
padecen ciertos colectivos y personas. Así, aunque los ingresos, y, por lo tanto, las
rentas familiares e individuales, continúan siendo una fuente evidente de desigualdad
social, la emergencia y la consolidación progresiva de estos nuevos factores han
conducido a reflejar mediante el estudio de la exclusión social, la existencia de otras
pautas de segregación o marginación de sectores cada vez más significativos de la
población.

19
Con esto, la pobreza, a pesar de ser una constante en muchas situaciones de
exclusión, puede tomarse como un factor importante de vulnerabilidad social que,
unido a otras dificultades como por ejemplo la mala salud, la sobrecarga doméstica y
familiar, el desempleo de larga duración o la falta de educación puede conducir a las
personas hacia una situación de exclusión social de difícil solución.
Una vez, despejados los términos de pobreza, según Jadue, (1999), plantea que los
padres de bajo nivel socioeconómico y cultural interactúan escasamente en destrezas
relacionadas con el éxito escolar y utilizan estrategias poco efectivas para enseñar a
sus hijos, aunque valoren la educación y deseen que ellos tengan un buen rendimiento
en la escuela. Sin embargo, Osborn (1990) refiere que no es sólo la falta de recursos
económicos la que determina la falta de apoyo a los hijos, sino también los recursos
personales de los padres para enfrentar esta situación y su interés activo y positivo
hacia sus hijos, lo que se produce especialmente si existen buenas relaciones de
pareja, el apoyo familiar y de la escuela. La familia de bajo nivel socioeconómico y
cultural, aunque valore la educación, no tiene capacidad ni interés para favorecer la
educación de sus hijos, los apoyan poco en sus afectos y algunas además presentan
problemas sociales como alcoholismo, delincuencia y hogares destrozados.

Todo lo anterior se sustenta en lo que establece la UNICEF (1996), al manifestar que


se ha establecido en muchos países que los niños y niñas que presentan bajo
rendimiento en la escuela, provienen desproporcionadamente de familias de bajo nivel
socioeconómico y cultural. Así, los efectos acumulados de la pobreza influyen
directamente en la vulnerabilidad física y psicosocial del niño o niña que crece y se
desarrolla en medio de factores ambientales adversos. El bajo nivel educativo de los
padres, la pobreza y las dificultades escolares de los hijos son factores mutuamente
relacionados, y el nivel educativo de la madre, poderoso predictor del rendimiento
escolar, es más bajo en las familias pobres (Broman, Bien y Shaugenessy 1985),
además de la naturalización de que el faltar a clases no trae repercusiones,
normalmente, este segmento de la población, no visualiza la educación como puerta de
escape a la precariedad.
Lamentablemente, la desconexión entre propósitos y acciones en la educación opera
en el marco de desigualdades y asimetrías estructurales, en el que también se
promueve la falsa idea de que el desarrollo económico es el objetivo principal de la
educación, usualmente considerada como un gasto y no como un derecho humano.

20
Es cierto que todos esperamos repercusiones económicas de la educación y de la
alfabetización, pero otra cosa es creer que esas repercusiones son su fin primordial.
Por estas razones muchas de las discusiones y demandas en torno a la necesidad de
invertir en la educación -incluyendo las bienintencionadas campañas de organizaciones
no gubernamentales- reducen los derechos de las niñas y las adolescentes a
componentes borrosos de los factores macroeconómicos, como cuando se dice que una
de las metas centrales de la escolarización femenina es la posibilidad de incrementar el
crecimiento per cápita. El crecimiento económico no siempre lleva al desarrollo
humano. Es obviamente cierto, que los sistemas educativos deben cambiar sus fines y
estrategias si no responden a la dignificación del ser humano, pero también es cierto
que muchos de los grandes problemas de la educación no se encuentran en los
sistemas escolares, sino en el entorno socioeconómico esencialmente discriminatorio.

Las inversiones en la educación de las niñas, especialmente las que tienen como fin
mejorar su cobertura y calidad, tienen un beneficio social demostrado en la reducción
de las tasas de mortalidad y de nacimientos no deseados, en la lucha contra la
pobreza, el VIH/SIDA y la desnutrición.

Sintetizando, se puede inferir que, sin una educación inclusiva y equitativa, las niñas
corren mayor riesgo de pobreza, estigmatización y violencia. Para los más marginados,
el acceso a una educación de calidad marca la diferencia entre llevar una vida de
exclusión y ser un miembro activo de la sociedad, con lo cual se abre la oportunidad de
un acceso justo y equitativo a un empleo digno, salario mínimo y subsistencia sana y
sostenible.

5. Sexo y género. Definiciones y distinciones.

En párrafos anteriores, se habla de niña, ¿a que se refieren las autoras de


investigación con aquel término?

21
La palabra sexo sirve para clasificar a todas las especies animales como macho y
hembra y, en el caso de los seres humanos, como varón o mujer por sus
características físicas, biológicas y anatómicas. Estas características las da la
naturaleza y, por lo tanto, se nacen con ellas. La palabra género describe las
características de hombres y mujeres que son determinadas socialmente, en contraste
con las que son determinadas biológicamente por la naturaleza. Por ejemplo, la
imagen estereotipada de que la mujer es suave, femenina y coqueta, mientras que el
hombre es duro, fuerte e insensible; o el asumir que las mujeres lloran y los hombres
no; o que las mujeres deben jugar con muñecas mientras que los hombres deben
hacerlo con soldados y carritos, entre miles de otros ejemplos, se habla de los
estereotipos de género que se imponen y promueven en las sociedades. El género
define el contenido de lo masculino y lo femenino. Nadie nace con una manera
concreta de comportarse como hombre o mujer. Cuando decimos “así es un hombre” o
“así es una mujer”, estamos reflejando formas de actuar y de comportarnos que
aprendemos dentro de nuestra familia, en la escuela, o a través de los medios de
comunicación, es decir, en nuestra sociedad y en nuestra cultura. Por eso no se portan
igual todas las mujeres del mundo ni todos los hombres, sino que en cada sitio hay
costumbres diferentes. La manera de actuar y de comportarse hombres y mujeres
dependerá de la cultura donde viven y esta manera de actuar cambia en cada época
de la historia de acuerdo a las creencias y al desarrollo de los tiempos.

Teniendo claras estas distinciones, ¿podrán las mujeres tener igualdad y equidad de
género, respecto a las expectativas de desarrollo personal a través de la educación?

6. Igualdad y equidad de género

Para contextualizar, se mencionó que a mediados de la década de los 70 comienza a


surgir el enfoque de género, como una respuesta a los interrogantes teórico-
metodológicos planteados por la constatación de evidentes desigualdades existentes
entre varones y mujeres en función de su sexo. Esta problemática es responsabilidad
de mujeres y hombres e incumbe a ambos.

Importante es mencionar que las relaciones de género están, además, vinculadas a


otras relaciones sociales: de producción, etnicidad, nacionalidad, religión y algunas de

22
carácter generacional. El sistema de género como tal no está aislado, sino que se
articula con otros sistemas de relaciones sociales.
Por otro lado, la igualdad de género significa que la mujer y el varón disfrutan de la
misma situación y que tienen análogas condiciones para la plena realización de sus
derechos humanos y de su potencial para contribuir al desarrollo político, económico,
social y cultural y para beneficiarse de los resultados. La igualdad de género es, por lo
tanto, la valoración imparcial por parte de la sociedad de las similitudes y diferencias
entre el varón y la mujer y de los diferentes papeles que, en igualdad de condiciones,
juega cada uno. La promoción de la igualdad de género ha asumido un significado
creciente, en todo el mundo, con el aumento de la participación de las mujeres en el
trabajo remunerado. La igualdad de género implica derechos, responsabilidades y
oportunidades iguales tanto para mujeres como para hombres. La igualdad de género
no es sólo un tema de las mujeres, sino del conjunto de la sociedad. No implica que las
mujeres y los varones sean idénticos, sino que los derechos, las responsabilidades y
las oportunidades para cada uno de ellos no dependan de que nazcan mujeres u
hombres. Sin embargo, como es evidente, actualmente no se da la igualdad de género
en ninguna sociedad. Por ello, se hace necesario el establecimiento de un conjunto de
medidas de equidad de género que permitan compensar las desventajas históricas y
sociales que impiden a las mujeres disfrutar por igual de los beneficios del desarrollo y
tener un acceso igualitario en las decisiones públicas, privadas y de poder. La equidad
de género es, por tanto, un camino hacia la igualdad de género. La incorporación de la
perspectiva de género es “una estrategia destinada a hacer que las preocupaciones y
experiencias de las mujeres, así como de los hombres, sean un elemento integrante de
la elaboración, la aplicación, la supervisión y la evaluación de las políticas y los
programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales, a fin de que las
mujeres y los hombres se beneficien por igual y se impida que se perpetúe la
desigualdad”.

Lamentable esta realidad nos enfrenta a una situación de discriminación en contra de


las mujeres en la mayoría de los países. Ideas como que los hombres son más
inteligentes que las mujeres, que las mujeres han nacido para quedarse en la casa al
cuidado de los hijos e hijas y del hogar, que los hombres no tienen la capacidad de
cuidar a los niños y niñas pequeños porque son bruscos, que la política es cosa de
hombres, entre muchos otros clichés y prejuicios que se transmiten de generación en
generación perpetúan la desigualdad entre los sexos e impiden afrontar y modificar la

23
problemática de la inequidad. Para hacerlo, es necesario aprender a ver la realidad con
una mirada crítica y no pasiva, ya que esto se traduce en un franco machismo que
deteriora el motor fundamental para que las mujeres salgan de esta condición de
inferioridad, siendo indiscutible la promoción y permanencia en la esfera de la
educación en todas ellas.

7. PATRIARCADO, MACHISMO Y MARIANISMO

La estudiosa, historiadora y escritora feminista Gerda Lerner afirmó que el patriarcado


es una creación histórica elaborada por hombres y mujeres en un proceso que tardó
casi 2.500 años en completarse. Aún cuando son se atribuyen a conceptos modernos,
son sistemas que tienen su origen desde la época finales del paleolítico y principios
del neolítico.

Pues, parece ser que la corresponsabilidad era una característica de la organización


social en el Paleolítico, ya que la autosuficiencia era igual en hombres y en mujeres,
con una repartición de tareas similar entre todos los miembros del grupo.

La subsistencia dependía del apoyo mutuo y la cooperación. La educación de las


criaturas era asumida por el grupo; aunque es muy probable que la aparición del
protolenguaje se lo debamos a las mujeres. Se desconocía el papel de los hombres en
la reproducción, no se conocía la paternidad, el único parentesco conocido era la
maternidad. Las mujeres copulaban con varios machos y no se conocía la relación
entre coito y embarazo. En cuanto al sistema de alimentación, se tiene constancia de
que la recolección fue vital para el grupo, y la caza fue en la mayoría de las ocasiones
para complementar la ingesta de vegetales. La caza ni era la actividad más importante
ni estaba asumida sólo por hombres. No obstante, se fueron reconociendo distintos
aspectos, como que los animales podían oler la menstruación de las mujeres y huir o
atacar y el hecho de que las mujeres criasen, condujo a que conforme fueron
conscientes de su importancia para el grupo y al ser peligroso para el embarazo ciertas
actividades como cazar, explorar, luchar y la exposición a las inclemencias del tiempo,
las labores de las mujeres pasaron poco a poco a ser la de la recolección.

Hasta entonces la estructura social era matrilineal y facilitaba la autoridad práctica de


las mujeres. Sin embargo, como señala L. Henry Morgan, en el transcurso del
desarrollo social y cultural, por razones no lo suficientemente aclaradas, relacionadas
con diferentes teorías que se han movido entre la conciencia de la paternidad hasta la

24
protección de las mujeres para garantizar el cuidado de lxs hijxs, aparece la unión
monógama patriarcal.

En esta nueva forma de relación, el hombre se empezó a encargar de la búsqueda de


alimento y protección del grupo y las mujeres del cuidado de la prole y de su
protección, facilitando así una gran expansión demográfica.

Posteriormente, los hombres sabían quiénes eran sus hijos/as y con la agricultura
asentada, la propiedad privada cobra más fuerza. Del sexo sin necesidad de
monogamia, se pasa a una sociedad basada en parejas, debido al conocimiento de la
paternidad. La familia (de famulus; conjunto de bienes del patriarca) aparece, y debido
a su potencial económico destierra a las sociedades que apostaban por huir de la
monogamia y que practicaban la cooperación de todas las personas.

La relación establecida entre el hombre y la mujer, y las consecuentes funciones


desarrolladas en su seno, supusieron la modificación de la autoridad única de la madre
sobre sus hijos e hijas (pérdida de la autoridad matrilineal) y el distanciamiento y
ruptura de la vinculación horizontal entre las mujeres que quedaron más aisladas,
como señala Martín-Cano. Esta nueva situación, conforme fue desarrollándose, generó
una dependencia de la mujer al hombre y una mayor dificultad para auto-sustentarse y
mantener una autonomía respecto a él. Asimismo, la herencia se convierte en
patrilineal y la propiedad pasa a manos de los hombres. Se genera así la construcción
de la dependencia estructural de las mujeres a los hombres.

Después, la riqueza llevó a los enfrentamientos y a las guerras y, de nuevo, las


mujeres tuvieron el papel secundario e invisible de cuidar a lxs hijos e hijas para
reponer las pérdidas que suponían las sangrías demográficas, hasta el punto de que en
muchos conflictos fueron consideradas como botines de guerra y convertidas en
verdaderas máquinas humanas esclavizadas en su función procreadora.

Todo este largo proceso es llamado por Françoise Héritier la “valencia diferencial de los
sexos”, que hizo de las mujeres eternas menores. Ella considera que ese sistema de
pensamiento es la base del inicio del mundo en el que vivimos, fundado en una
relación desigual, jerárquica, entre varones y mujeres.

O sea, el origen de la dominación masculina, que se expandió a medida que los seres
humanos se multiplicaban, a partir de unos 100.000 individuos primitivos, es la
voluntad de control de los varones sobre el poder de fecundidad de las mujeres.

25
De ahí derivan absolutamente todos los estereotipos de género, que llegaron a ser
universales precisamente porque ese sistema se remonta a épocas muy, muy lejanas:
la mujer-objeto, la mujer abnegada, que se sacrifica por sus hijos e hijas, la mujer
dulce y compasiva, la maternidad como destino obligatorio para toda mujer, la mujer
fiel porque necesita de un macho protector vs. el macho que va sembrando su semen
de flor en flor, pero también la mujer demonio, la mujer presa de sus hormonas, la
mujer loca a la que hay que controlar…

El patriarcado cuenta con la normalización del machismo como principal herramienta


para su mantenimiento y consolidación.

MACHISMO

Desde entonces hasta ahora y con el objetivo que fortalecer la naturalización del
machismo; niñas y niños, mujeres y hombres han sido educadas durante miles de
años para que inconscientemente se obedezca lo que han definido Amelia Valcarcel y
Elena Simón como la Ley del agrado (Valcarcel) y la Ley del dominio (Simón)

Hasta nuestros días, se puede visualizar en distintas culturas como niñas y mujeres
han sido adoctrinadas bajo la ley del agrado, con el objetivo de construir sus
identidades orientadas a agradar; ser del agrado de todos los que nos rodean.

La ley de agrado centrada en instruirnos para el cuidado de los demás, la belleza, la


satisfacción de los deseos sexuales del otro, la dependencia (antes económica y
siempre emocional) y la inteligencia emocional.

Niños y hombres instruidos bajo de la ley del dominio, con el objetivo de


construir sus identidades orientadas a dominar todo lo que les rodea
(incluidas las mujeres).

La ley del dominio concentrada en adiestrar a los varones en dirigir sus vidas hacia el
desarrollo intelectual y las habilidades técnicas, el desarrollo profesional, la
autonomía/independencia, la libertad y el analfabetismo emocional.

Lo que en un principio, hace miles de años, se originó como una necesidad de


adaptación a las circunstancias del momento (origen biológico), se mantiene y refuerza
durante siglos aunque tales circunstancias hayan desaparecido. El objetivo de la
subsistencia de la especie (biológico) queda sustituido por el de la dominación
masculina (cultural y social).

26
MARIANISMO

En su contraposición, el Marianismo es tan prevaleciente como el Machismo, sin


embargo es menos aparente y más implícito en la cultura. Representa el culto a la
superioridad espiritual femenina, el cual proscribe, según Stevens (Stevens, 1973:91),
que las mujeres son semidivinas, moralmente superiores y espiritualmente más fuertes
que los hombres.

El Marianismo no es una práctica religiosa, aunque el término Marianismo es algunas


veces utilizado para describir un movimiento dentro de la Iglesia Católica, el cual tiene
por objeto de veneración a la Virgen María. Las raíces del Marianismo son bastante
profundas y bien difundidas. La palabra marianista se deriva de María, la Virgen, quien
es la Diosa de la cultura Latina. Una marianista irradia la pureza, el cuidado, y el amor
que la Virgen María ofreció al mundo. Se espera de la mujer que exhiba altos
estándares morales. Son educadas para ser el centro de la familia y para tomar las
decisiones principales en lo que se refiere a salud, finanzas, y las relaciones de la
familia con otros. Deben demostrar que son capaces de sacrificar su propio interés por
el bienestar de la familia y la comunidad. Una marianista es una mujer que es fuerte y
respetada, capaz de dar y recibir consejos de su pareja. Román, c (2012).
Una mujer que se relaciona al estilo del marianismo es la que es religiosa al extremo,
ve cualquier actividad sexual como un pecado, y renuncia completamente (o al menos
pretende renunciar) a su poder cuando se encuentra con su pareja, especialmente en
público. Chaney fue la primera en sugerir la palabra marianismo en 1973, en los
tiempos cuando las mujeres eran calificadas santas o prostitutas sin cabida para
términos medios.

8. La educación en las niñas: influencia del patriarcado.

Al día de hoy, todavía queda mucho por hacer para que los derechos de las mujeres y
las niñas no sean vulnerados. Aún existen prácticas discriminatorias hacia la mujer
como la violencia sexual, la mutilación femenina, los matrimonios forzosos o la no

27
escolarización, entre otras realidades. Como sociedad, aún no hemos sido capaces de
suprimir las disparidades entre sexos en la enseñanza primaria y secundaria y lograr la
igualdad de género en la educación, aún cuando la falta de educación repercute de
manera transgeneracional en el bienestar de las personas.

Lamentablemente, en el mundo entero, según el informe de seguimiento de la


educación para todos,(UNESCO,2015) señala que a millones de niñas se les niega
todavía el derecho a la educación y esta realidad se hace aún más potente en países
africanos; respecto a la enseñanza básica o primaria, aún quedan sin escolarizar 31
millones de niñas en edad de cursar la enseñanza primaria, de este grupo, se prevé
que 17 millones nunca lleguen a asistir al colegio; en este segmento hay cuatro
millones menos de niños que de niñas sin escolarizar. En cuanto a la enseñanza media
o secundaria, hay 34 millones de muchachas sin escolarizar, con lo que pierden la
oportunidad de adquirir competencias esenciales para el mundo laboral, ya que, el
lento avance actual de la educación afectará a los niños y niñas de hoy a lo largo de
toda su vida: Casi la cuarta parte de las jóvenes de los países en desarrollo que hoy
tienen entre 15 y 24 años de edad (116 millones) no han completado la enseñanza
primaria y, por lo tanto, carecen de competencias laborales. Las muchachas
representan el 58% de los jóvenes que no terminan la enseñanza primaria. Al hablar
de alfabetización, se destaca que: dos terceras partes de los 774 millones de personas
analfabetas que hay en el mundo son mujeres.

Según el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo (2013), a


nivel mundial, la educación de las niñas tiene enorme repercusión en el conjunto de la
sociedad. La educación de la madre es fundamental para su propia salud, porque si
todas las madres completaran la enseñanza primaria, la mortalidad materna podría
reducirse en dos tercios, con lo que se salvarían 98.000 vidas. La educación de las
niñas puede salvar millones de vidas: Si todas las mujeres recibieran instrucción
primaria, habría un 15% menos de mortalidad infantil. Si todas las mujeres recibieran
educación de nivel secundario, la mortalidad infantil se reduciría a la mitad, con lo que
se salvarían tres millones de vidas. Además, la educación de las madres mejora la
alimentación infantil, si todas las mujeres recibieran instrucción primaria, 1,7 millones
de niños se salvarían del raquitismo y la desnutrición. Las niñas que reciben más
educación tienen menos probabilidades de llegar a ser madres precoces; el número de
menores de 17 años de edad que quedan embarazadas en el África subsahariana y

28
Asia occidental se reduciría en un 10%, si todas las muchachas completaran la
enseñanza primaria, el número de menores de 17 años de edad que quedan
embarazadas en el África subsahariana y Asia meridional y occidental se reduciría en
un 60%, si todas las muchachas completaran la enseñanza secundaria, esperanzador
es mencionar que las muchachas que alcanzan niveles de educación más altos tienen
menos probabilidades de contraer matrimonios precoces.

Por otra parte, y esta una cuestión mundial, la educación reduce las diferencias de
salario entre hombres y mujeres; las mujeres que cuentan con su educación media
tienen mayor probabilidad de acceder a un trabajo digno que le permita satisfacer, al
menos, sus necesidades básicas. Esta situación se ve agravada por su condición de
madre soltera en qué queda la mayoría de estos/as niños/as, debido a que la pareja es
generalmente un adolescente o joven que no asume su responsabilidad paterna,
provocando una situación de abandono afectivo, económico y social en la madre y el
niño.

Con los datos recogidos anteriormente, se puede manifestar que la educación capacita
a las mujeres para vencer o aminorar la discriminación. Las niñas y las jóvenes que
han recibido educación conocen mejor sus derechos, y tienen mayor confianza y
libertad para tomar decisiones que afectan a su vida, mejorar la salud y las
posibilidades de supervivencia tanto propias como de sus hijos, y acrecentar sus
perspectivas de trabajo

En Chile, la situación en muchos de estos ámbitos no es muy distinta, aún ronda como
forma predominante de vinculación en las familias un sistema de patriarcado.
Históricamente el término ha sido utilizado para designar un tipo de organización social
en el que la autoridad la ejerce el varón jefe de familia, dueño del patrimonio, del que
formaban parte los hijos, la esposa, los esclavos y los bienes. La familia es una de las
instituciones básicas de este orden social. En este tipo de sociedad existe una
desvalorización de la mujer, que es relegada a un segundo plano.

Por lo que es urgente que estas prácticas encuentren respuestas en la educación del
Siglo XXI, de modo que los derechos humanos orienten la construcción de ciudadanías
igualitarias. La exclusión de las niñas, que hasta el momento ha impedido la paridad y
la igualdad de género en la educación, no solamente obedece a la pobreza y a otros

29
factores estructurales, sino también a la escasa voluntad política de muchos Estados,
que siguen considerando la educación como un servicio prescindible y no como un
derecho humano. El hecho de que ningún país haya logrado eliminar la brecha de
género, demuestra la falta de compromiso político y educativo. El desarrollo económico
no ha permitido avances en la igualdad y la inclusión sigue siendo un privilegio, por lo
tanto es un seudo desarrollo o un desarrollo incompleto

Tal como se asegura en el diario La Educación (2016), son las niñas y las jóvenes las
que más sufren la falta de escolarización en todo el planeta y las que, por ende, sufren
más consecuencias de la falta de acceso a una formación relevante que las ayude a
tener una vida plena y con independencia. Serán ellas las que se tengan que encargar
de los trabajos más duros y peor pagados, serán ellas las víctimas mayoritarias de
matrimonios forzados a edades muy precoces y las que tengan que hacerse cargo de
las labores de cuidados en todo el mundo.

Importante es mencionar que el patriarcado comienza en la cuna, es inculcado por la


propia mujer y sostenido por el hombre por enseñanza histórica. Por este motivo que
ya el concepto violencia de género quedó pequeño y está pasando a llamarse violencia
doméstica, ya que abarca a toda la familia en sus distintas expresiones y relaciones de
poder.
El desafío es romper esos moldes para una crianza sana y armónica. Así podremos
formar mejores seres humanos y mejorar la situación actual en cuanto a la equidad de
relaciones entre hombres y mujeres.

Ahora es cuando, pues lo que se pueda hacer hoy para humanizar las relaciones y
equipararlas en cuanto a la enseñanza cotidiana del hogar, es lo que mañana
determinará las futuras relaciones de poder en la familia chilena para que estas
mejoren en pos de nuestra sociedad, el punto de estrella de este cambio se visualiza a
través de la educación. Aunque hay muchas familias que viven en este contexto de
manera naturalizada, por lo que se hace necesaria una ayuda desde entidades
expertas en los cambios de crianza, en post del bienestar del niño y niña.

9. La mujer y la cultura patriarcal

30
Según Fontenla 2008, patriarcado en su sentido literal significa gobierno de los
padres. Históricamente el término ha sido utilizado para designar un tipo de
organización social en el que la autoridad la ejerce el varón jefe de familia, dueño del
patrimonio, del que formaban parte los hijos, la esposa, los esclavos y los bienes. La
familia es, claro está, una de las instituciones básicas de este orden social.

La cultura es un objeto de construcción de la mujer, y la mujer es un objeto de


construcción de la cultura. Mientras que una la fomenta por medio de la teoría, la otra
la práctica en su ámbito cotidiano. Si la mujer empieza por negar la cultura y al mismo
tiempo a poner en práctica la otra, la ideal, la que la sacará de su opresión, tarde o
temprano se reconstruirá para sí misma y desde sí misma. “La liberación de las
situaciones o formas de alienación es parte de la tarea de construcción de [la mujer
nueva]. Pero la construcción de [una mujer nueva] sólo se puede dar masivamente en
el contexto de una nueva sociedad” (Ander-egg, 1983:21).

Por otra parte, dentro del denominado feminismo materialista, Lidia Falcón considera a
las mujeres como clase social y económica, siendo los padres–maridos quienes
controlan el cuerpo femenino y se apropian del trabajo productivo y reproductivo de
aquellas. Por su parte, Christine Delphy afirma la existencia de una “relación de
producción entre marido y mujer en la familia nuclear moderna, consistente en la
relación de una persona o jefe, cuya producción se integra al circuito mercantil, con
otra que le está subordinada, porque su producción, que no se integra a ese circuito,
es convertida en algo invisible”. En virtud del matrimonio y del trabajo doméstico
gratuito, las mujeres comparten una posición común de clase social de género.

10. Programa de Prevención Focaliza Montedónico

Los Programas de Prevención Focalizada (PPF) atienden a niños, niñas y adolescentes


de entre 0 y 17 años de edad y sus adultos responsables, los que son derivados desde
Tribunales de Familia, Oficinas de Protección de Derechos (OPD) y colegios,

31
resolviendo vulneraciones de mediana complejidad, previniendo que se tornen crónicas
y desarrollando factores protectores, por lo que su objetivo es restituir los derechos
vulnerados que afectan a niños, niñas y adolescentes en el contexto familiar,
previniendo su cronificación y que dicen relación con situaciones de negligencia
moderada (como por ejemplo, inasistencia escolar, conductas disruptivas, problemas
serios de higiene, controles niño sano pendientes etc.), testigos de violencia
intrafamiliar no constitutiva de delito, maltrato físico y/o psicológico moderado, entre
otras situaciones. También se puede incluir a un NNA’s por derivación espontánea, que
es cuando el adulto responsable visualizada algún punto crítico o conflictivo en la
crianza, solicitando apoyo y cooperación en la obtención de las herramientas
necesarias para afrontar dicha situación, ante lo que se realiza un proceso de trabajo
tanto con el adulto como con el NNA’s, mejorando y/o desarrollando las habilidades de
autorregulación emocional, sociales y de comunicación con sus hijos e hijas;
fortaleciendo estilos de crianza bien tratante que restablezcan la armonía familiar.

En este caso en particular, el PPF Montedónico, se encuentra inserto en la población


que lleva el mismo nombre, “Montedónico”, la que se destaca por haberse establecido
en los años 60’, principalmente por viviendas irregulares, en un sector alto del Cerro
Playa Ancha y colindante con Cerro Alegre Alto, por lo que los usuarios de este PPF
corresponden a los sectores anteriormente señalados. Se destaca la participación que
siempre han tenido los habitantes de esta localidad, considerando que cuando se
formó esta población, la municipalidad no estuvo de acuerdo debido a la problemática
que generaba la instalación de electricidad y agua potable, no obstante, fueron los
propios vecinos, quienes realizaron las vías de agua y electricidad necesarias, incluso
crearon calles que facilitaban su acceso. Actualmente, la población se destaca por
contar con una tasa importante de alta vulnerabilidad, con notorios focos de
delincuencia, drogadicción y cesantía. Si bien es cierto, cuenta con escuela y jardín
infantil en el sector, existen muchos niños y niñas que no cuentan con el apoyo por
parte de su familia para lograr un buen proceso escolar, reflejado en la indiferencia de
los padres y apoderados frente a su rol de colaborador con el Establecimiento, en
especial sobre hábitos de responsabilidad y puntualidad.

Este en este último punto, donde se quiere enfatizar esta investigación, logrando
visualizar las causas de esta desazón, respecto a la importancia de asistencia a clases,
especialmente en las niñas de este Programa.

32
Ya que, el problema en primer momento es atribuido en gran parte a los padres, tal
como afirma Ducan, (2005), "los padres deben ser responsabilizados del ausentismo
escolar y en caso de reincidencia", se debe intervenir para evitar que el niño o niña sea
más perjudicado en el futuro. (p. 58); es por esto que como Programa se trabaja
desde ellos, con la intención de modificar conductas, que como se mencionó
anteriormente, vulneran los derechos del niño /niña.

HIPÓTESIS

De acuerdo a los parámetros presentados en la presente investigación y una vez


analizada las carpetas individuales, sistema SENAINFO y PJUD (en aquellos casos
donde se ha cronificado esta problemática y ha sido necesario levantar medida de
protección) de las niñas y adolescentes mujeres del PPF Montedónico que ingresaron
por derivación del establecimiento educacional o por demanda espontánea de su adulto
responsable vinculada a la irregularidad a la asistencia a clases, además de los
aportes que se han recogido por parte de las profesionales a cargo de los casos,
mediante las entrevistas pertinentes tanto a las niñas y adolescentes como a su
adulto responsable, durante el proceso diagnóstico; se ha podido verificar que
efectivamente, dentro del sistema de crianza y dentro de la cultura de la familia de
origen se evidencia un marcado acento de la cultura patriarcal dentro de la misma,
enfatizando la diferencia en que el machismo suele estar representado en la imagen
de una mujer con moretones en su rostro, con expresión de rabia, dolor e indignación.
Es la imagen más frecuente en los medios de comunicación, las páginas de
movimientos sociales y de mujeres que exigen la judicialización de estas injustificables
formas de violencia que cada vez son más frecuentes y evidentes. La violencia contra
la mujer y el feminicidio son, sin duda, abominables expresiones de machismo.

A diferencia de estas formas de machismo, el patriarcado se expresa de manera sutil y


con un arraigo profundo en las estructuras de dominación del sistema-mundo
capitalista, así como ocurrió en el esclavismo y el feudalismo.

En relación a lo anterior, cabe destacar que, Marx y Engels, concluyeron que el orden
patriarcal fue impuesto históricamente en todas las formas de dominación,

33
especialmente a través de la concepción de familia que tanto estudiaron y debatieron
en sus textos publicados, especialmente en La cuestión judía (1843), El Origen de la
Familia, la Propiedad Privada y el Estado (1884), La Ideología Alemana (1846) y El
Manifiesto Comunista (1848). En ellos, se desarrollan un conjunto de argumentos que
explican el origen de la desigualdades sociales de género, ancladas en la división del
trabajo entre hombres y mujeres, así como las formas de jerarquización derivadas de
esa concepción familiar. La defensa de esta estructura familiar impuesta en lo público,
es la herramienta más feroz que alimenta todas las desigualdades, la opresión
económica y por tanto, el sistema de dominación cultural y simbólico.

El poder patriarcal, en consecuencia, se expresa en las condiciones materiales de la


sociedad contemporánea, donde las mujeres siguen soportando el peso de toda esa
dominación y son empujadas a los márgenes de la pobreza en el mundo. La mayor
cantidad de personas que viven en condición de pobreza son mujeres, y al tiempo, son
las que sostienen la estructura familiar vigente; en los países periféricos (o del tercer
mundo) son la población más vulnerable e influenciable, como bien lo reflexiona el
camarada Gabriel Ángel en su artículo Nuestra huella en la realidad social humana.
Simón, L (2016)

En las familias estudiadas, en particular, se observa que las niñas presentan


irregularidad en la asistencia escolar debido a que mayoritariamente deben ayudar a
sus madres en los quehaceres del hogar o quedan al cuidado de sus hermanos
menores, en la mayoría de los casos la figura masculina no se considera para estas
tareas, siendo esto responsabilidad de las “mujeres de la casa” . Por otra parte dentro
de los discursos recogidos a través de las entrevistas, se destaca la poca relevancia
que tiene la continuidad de estudios, especialmente superiores, del género femenino
dentro de la familia, potenciando al hombre como proveedor del hogar.

CONCLUSION

En términos generales, para reducir la asistencia irregular a clases de las niñas, es


necesario aplicar una estrategia basada en el conocimiento de la realidad de sus
familias, como se realizó exhaustivamente en este trabajo, pues existe un discurso
patriarcal de género desde la esta que define las relaciones entre hombres y mujeres,

34
la cual se replica y perpetúa trasgeneracionalmente, la académica del Instituto de la
Comunicación e Imagen, Antonella Estévez, plantea que las diferencias de género no
son naturales, sino que culturales y que se normalizan mediante la socialización de
éstas. Se refiere además a la necesidad de una sociedad más crítica ante el machismo,
ya que las nuevas normas que promueven una mayor equidad entre hombres y
mujeres no son suficientes si no hay cambios desde las relaciones sociales.
Es importante señalar que el crecimiento de un país se basa desde el cambio de
paradigma cultural, la Educación es una llave a la erradicación de la pobreza en todas
las esferas sociales; procurar y velar porque las familias empaticen con el futuro de
sus hijas, interioricen la importancia de mantener una asistencia regular a clases para
que las niñas adquieran las herramientas necesarias socioeducativas; un paso sentido
es reconocer y desenmascarar la ideología dominante que nos envuelve como
sociedad.
Mediante el resultado de la interiorización en las carpetas de las niñas ingresadas al
PPF, se puede visualizar la importante relación que existe frente a la inasistencia a
clases de manera regular con la cultura patriarcal en la crianza por parte de sus
familias, en cuanto se logra observar cómo la mala comunicación incide en que no se
aborden temas tan transversales como la educación en la dinámica familiar. Otro factor
importante que se destaca es cómo los adultos indican que consideran más
importantes la ayuda en las labores del hogar por parte de las niñas, desvalorizando
la importancia de la educación; que con la asistencia ambivalente repercute en un
buen desarrollo socio educativo, excluyendo a las mujeres de los logros estudiantiles,
como paso para un mejor futuro laboral.
Se puede sintetizar que cuando se naturaliza la conducta de inasistencia escolar, la
prioridad especialmente para salir de una situación de vulnerabilidad o acortar la
brecha de la pobreza, por tanto la hipótesis sobre si las niñas que provienen de
hogares con cultura patriarcal, tienen mayor grado de inasistencia escolar, es
aceptada.

35
BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS

Portal de Atención Ciudadana del Ministerio de Educación del Gobierno de Chile. (s.f)
Derecho a la educación y la libertad de enseñanza. (Recuperado de:
https://www.ayudamineduc.cl/ficha/derecho-la-educacion-y-libertad-de-ensenanza-
10)

Superintendencia de Educación. (s.f) Derecho a la educación para todas y todos.


(Recuperado de: https://www.supereduc.cl/resguardo-de-derechos/derecho-a-la-
educacion-para-todas-y-todos/)

Bases Técnicas para Concurso de Proyectos. (s.f) Programa de Prevención Focalizada


PPF Correspondiente a la línea de Programas de Protección en General Ley 20.032 y su
reglamento. (Recuperado de: http://www.sename.cl/wsename/licitaciones/p4_04-02-
2014/BASES_TECNICAS_PPF.pdf)

Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. (s.f) ¿Cuál es el objetivo del área de


protección? (Recuperado de: http://www.sename.cl/web/objetivo-del-area-
proteccion/)

Facultad de Derecho. (2016) Centro de Seguridad Urbana. Informe Final: Diagnóstico


Comunal en la I. Municipalidad de Valparaíso. (Recuperado de:
https://www.municipalidaddevalparaiso.cl/archivos/2016/documentos/Informe_Final_
Diagnostico_Seguridad_Valparaiso.pdf)

Unicef. (s.f).(Recuperado de: http://unicef.cl/web/educacion/)


Ministerio de Desarrollo Social. (Recuperado de:
http://www.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/programas-sociales/ninez/programa-
educativo)
20 años Informe Desarrollo Humano en Chile. (Recuperado de:
http://desarrollohumano.cl/idh/category/educacion/)

Unterhalter, A. (2014). Análisis de investigaciones rigurosas sobre educación.


(Recuperado de:
https://es.unesco.org/gem-report/sites/gem-report/files/girls-factsheet-sp2.pdf)
ONG Jesuita. (2015). La educación de las niñas y las mujeres, un derecho
irrenunciable. (Recuperado de: https://www.entreculturas.org/noticias/la-educaci-n-
de-las-ni-y-las-mujeres-un-derecho-irrenunciable)

Aldeas Infantiles SOS. (2015). Educación para los más marginados y vulnerables.
(Recuperado de: https://www.sos-childrensvillages.org/getmedia/49fae4f7-cabe-4c0f-
8592-765b9a6b0d0c/Post2015-Think-Piece-Education-SP.pdf)

Muñoz, V. (2006). El derecho a la educación de las niñas. (Recuperado de:


http://www.mujeresenred.net/spip.php?article558)

La educación de las niñas. (2016). (Recuperado de:


http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2016/10/11/la-educacion-las-ninas/)

Informe Final: Diagnóstico comunal en la I. Municipalidad de Valparaíso. (2016)


(Recuperado de:
https://www.municipalidaddevalparaiso.cl/archivos/2016/documentos/Informe_Final_
Diagnostico_Seguridad_Valparaiso.pdf)

SENAME, (s.f). Descripción de tipologías. (Recuperado


de:http://www.universidadcentral.cl/prontus_ucentral2012/site/artic/20161220/asocfil
e/20161220120438/c_informe_interior_parte2_despleg_referencia.pdf)

Valpo, Sur. (2015). Conozcan a nuestros nuevos estudiantes del sector de


Montedonico. (Recuperado de:http://valposurfproject.com/conozcan-a-nuestros-
nuevos-estudiantes-del-sector-de-montedonico/)

Equipo de Gestión del Establecimiento, (2014-2015). Proyecto Educativo Institucional.


(Recuperado de:
http://wwwfs.mineduc.cl/Archivos/infoescuelas/documentos/1551/ProyectoEducativo1
551.pdf)
Pineda, J. (2013) ¿Por qué hay tanta baja asistencia de los niños en la educación
preescolar? (Recopilado de:
http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2013/10/30/por-que-hay-tan-baja-
asistencia-de-ninos-en-la-educacion-pre-escolar/)

SENAME. (2007)¿Cómo podemos detectar tempranamente vulneraciones de derechos


de niños, niñas y adolescentes en nuestro barrio? (Recuperado de:
http://www.sename.cl/wsename/otros/ratemprana/cuadernillo_de_trabajo.pdf)

SENAINFO. (2015). Instructivo Registro de causales de ingreso en Senainfo proyectos


del departamento de protección y restitución de derechos servicio nacional de
menores. (Recuperado de:
https://cdn.senainfo.cl/pdf/cd/instructivos/Causales%20de%20Ingreso%202015.pdf)

Hernández, S (2006) Métodos y Técnicas de la Investigación II. (Recuperado de:


http://metodosdos.blogspot.com/2011/09/hernandez-sampieri-et-al-2006.html)

Simón.(2016)Patriarcado no es solo machismo.(Recuperado de:


https://www.mujerfariana.org/vision/578-patriarcado-no-es-s%C3%B3lo-machismo-
2.html)

UNESCO, (2008).Informe de Seguimiento de la EPT en el mundo, Educación para todos


2015¿Alcanzaremos la meta?(Recuperado
de:file:///C:/Users/Casa/Downloads/159125S.pdf)

Moisés. (2012).”Sexualidad en Mesoamérica:”Machismo y Marianismo”(Recopilado de:


http://www.redicces.org.sv/jspui/bitstream/10972/2204/1/Sexualidad%20en%20Meso
america%3A%20machismo%20y%20marianismo%20.pdf)

Tosar,P. (2018).Proyecto Hombre (Recuperado de: http://proyectohombre.es/revista-


proyecto/96_patriarcado_machismo_posmachismo/)

Roman,C.(2012).Machismo y Marianismo: Nuevos Modelos para viejos


patrones.(Recuperado de:http://blog.time2track.com/machismo-marianismo-espanol)