Sei sulla pagina 1di 5

…cuando la abrieron irrumpió el doctor Valencia, bastón …Durante unos minutos, Matías se quedó

Hacia el atardecer, cuando Matías y su


en mano, sofocado por el cuello duro. pensando…
mujer sorbían un triste té…

Esto no me sorprende. Un hombre de mi


calidad no podía quedar sepultado en el
olvido.
¡Mi querido Matías! ¡Vengo a darte una gran noticia! De ahora en
adelante serás profesor.
…cuando se escucharon en la puerta unos
golpes estrepitosos…

…Que se lea bien: Matías Palomino, profesor de


historia…

… No fui
abogado por
la malevolencia
del jurado

Después de la cena se encerró en el comedor, A las diez de la mañana, Matías abandonaba su En el camino iba repasando los párrafos de su
desempolvó sus viejos textos y se puso a estudiar… departamento…. lección.

Al cruzar la verja de colegio divisó un portero de …detrás de la vidriera de una tienda de discos …Pero cuando llegó al colegio, una duda tremenda
semblante hosco… distinguió a un hombre pálido que lo espiaba… le asaltó…Confundido, abrió su maletín para revisar
sus apuntes, cuando se percató que el portero no le
quitaba el ojo de encima…

¡Pero si
soy YO!

…Matías comprobó que su calva convalecía ¿Qué era


tristemente…mortificado se retiró con ímpetu de la HIDRA?
la vidriera hacia el colegio…
…esa mirada despertó su conciencia y prosiguió su …Durante un cuarto de hora recorrió inútilmente las …Se disponía a cruzarla la calle, cuando distinguió al lado
marcha hasta la esquina opuesta. del portero a un cónclave de hombres canosos que lo
calles adyacentes…desconcertado miraba el parque.
espiaban, inquietos.

…A los veinte pasos se dio cuenta de que alguien lo


seguía… era el portero.
¿Qué tal te ha
ido? ¿Dictaste
tu clase? ¿Qué
Por favor, ¿No es han dicho los
usted el señor alumnos?
Palomino, el nuevo ¡Magnífico!…
profesor de ¡Yo soy ¡Todo ha sido
historia? Los cobrador! magnífico!
hermanos lo están ¡Me
aplaudieron!
esperando.
…y siguió a su camino de regreso a su …cuando llegó a la quinta y vio que su mujer lo esperaba. Tentó
casa, pensando en su mala fortuna… una sonrisa cuando la vio corriendo con los brazos abiertos.