Sei sulla pagina 1di 9

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder popular para la Educación Universitaria


Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos
Área: odontología
Catedra: Gerontología

ASPECTOS
SOCIALES
DEL ANCIANO
Integrantes:
Amry Bolívar V-23.498.368
Víctor Contreras V-24.153.149
Profesora: Carmen Flores V-22.727.014
Geraldine Grateron V-21.301.963
Nyree Morgado Franceska Mendoza V-25.976.689
Mario Meregote V-24.594.509

4to año sección "7"


Octubre, 2019
ESTATUS Y ROL DEL ADULTO MAYOR ACTUAL
El Estatus: es la posición que una persona o en este caso un adulto mayor
ocupa en la sociedad o dentro de un grupo social.
El rol: es un patrón de comportamiento esperado asociado con una posición en
la sociedad. Algunos de los roles que la gente asume a lo largo de su ciclo de vida
son elegidos y deseados por ellos mismos.
Los abuelos, tienen el rol transmisor de tradiciones, los puntales de la
identidad familiar.
Los roles que destacan con un mejor funcionamiento social son: Rol de
Autocuidado, Rol de Familia y Rol Ocupacional.
El adulto mayor atesora un enorme potencial fecundo de valores incalculables
para la vida de los demás, que puede transmitir en cada palabra impregnada de
calor humano y de esperanza cuando siente que, lo vivido, ‘ha valido la pena’.
Valores que permiten humanizar la sociedad distinguiendo la gratuidad frente a
la competencia; el sosiego frente al apuro cotidiano.
EL ADULTO MAYOR Y SU MEDIO FAMILIAR
La vida de la mayor parte de las personas de edad
avanzada se enriquece por la presencia de las personas
que comparten su día a día o la mayor parte de sus
momentos con ellos

Mantener nuestras relaciones familiares de manera


satisfactoria es un objetivo muy importante para obtener
un envejecimiento activo y lleno de bienestar. La familia
clave para las
Las relaciones familiares, en conclusión, tienen una gran
personas mayores
importancia para el bienestar de los adultos mayores. Se ha
comprobado que la salud física y psicológica se incrementa
en las personas cuyos lazos afectivos familiares son fuertes,
en comparación con personas que por algún motivo tienen
que vivir solos. Por esa razón, recordamos la importancia de
fomentar el contacto con los nuestros, con hijos, nietos y
otros familiares, no únicamente en Navidad o fechas
señaladas, sino a lo largo de todo el año.
ROL DEL ABUELO EN LA FAMILIA
Las abuelos aportan su sabiduría y múltiples experiencias a
sus nietos, éstos a su vez llenan de energía y alegrías la vida de
sus abuelos, permitiéndoles de algún modo reparar con ellos los
fallos que como padres pudieron haber tenido.

Cuando hablamos de un abuelo(a) es casi imposible evitar


recordar esas historias que nos narraban de niños(as), en las que
nos decían cómo eran nuestros padres de pequeños, nos
contaban anécdotas familiares, cuentos fantásticos, etcétera.
El abuelo es, sin duda, una persona muy importante para
toda la familia; brinda un invaluable apoyo en el cuidado y la
crianza de sus nietos. Sobre todo en estos tiempos en que
ambos padres trabajan; son los abuelos quienes colaboran con
sus hijos de forma significativa en la educación de sus nietos.
RELACIONES INTERPERSONALES
CON EL ADULTO MAYOR
Soltería en el adulto mayor:
La soltería se está convirtiendo en un estado en que el individuo puede entrar
y salir muchas veces durante la vida adulta sin darle explicaciones a nadie y a
ninguna persona, pero también hay situaciones desagradables como de vivir solo
sin nadie que se preocupe por ti, quizá si tus hermanos pero no es igual formar tu
misma una familia que acoplarte a otra.
La soledad en la tercera edad es uno de los grandes enemigos del bienestar de
los adultos mayores, un tema preocupante sin duda, ya que su calidad de vida no
sólo implica un buen estado físico, sino también emocional. La amargura y la
tristeza roban las ganas de vivir a muchas personas mayores que se sienten solas.
Las consecuencias para la salud son fatales: sentirse aislado de los demás puede
interrumpir el sueño, aumentar la presión arterial, incrementar el aumento
matutino del cortisol (hormona del estrés), alterar la expresión génica de las
células inmunitarias, aumentar los niveles de depresión y reducir el estado de
bienestar subjetivo general.
RELACIONES INTERPERSONALES CON EL ADULTO MAYOR:

Matrimonio:
La capacidad de amar y la capacidad de ser
amados son las dos condiciones básicas de
la calidad de vida del adulto mayor.

El matrimonio que envejeció con 40 o más años de matrimonio es una institución


irremplazable, no saben vivir el uno sin el otro.
Un buen matrimonio de adultos: integrado, feliz sin segundas intenciones ni
intereses mezquinos es un ejemplo para que los jóvenes sientan la fuerza del amor
conyugal

Para el amor no hay edad


El amor es un sentimiento que une a personas,
sin importar el estrato social, credo o edad.
Matrimonio sin hijos
Muchas personas consideran aun a estas alturas de la vida que las familias son solo
aquellas parejas que tienen hijos, sin tomar en cuenta que incluso aquellos
matrimonios que no tienen hijos también deben ser considerados como tal. Con hijos
o sin ellos, una pareja que se ama y lucha por permanecer unida pese a los altos y
bajos de la existencia, se ha ganado de sobra el título de familia. No se debe juzgar a
una pareja por no tener hijos, dado que muchas veces no se llega a saber la razón por
la que no los tienen y esa información no se supone que deba ser de dominio
público.

Formas de fortalecer a una familia de dos


1. Cultivar una excelente comunicación
.2. No se alejen de sus familiares.
3. Demostrarse su afecto
4. Ejercitarse juntos
5. Fortalecerse espiritualmente
Hay familias grandes y pequeñas, con o sin hijos, pero si algo
tienen en común todas ellas es el afecto que los une a pesar de
las duras jornadas de la vida.
EL ADULTO MAYOR Y LA JUBILACIÓN
Con la jubilación el ingreso familiar disminuye, y estas
secuelas económicas pueden convertirse en un elemento
más que dificulta la satisfacción de las necesidades
familiares, y de ahí que la evaluación de este aspecto sea
desfavorable.
Ya cuando esta persona pasa a ser adulto mayor y enfrenta
la vejez, en no pocas ocasiones, los hijos tienen ausencias
laborales o abandonan el trabajo, lo que unido al
incremento de las necesidades de alimentación y
medicamentos entre otras cosas por parte del anciano,
reduce las posibilidades económicas de la familia.
Jubilarse y envejecer no justifica que nos retiremos de la
vida social sino que por el contrario, implica una forma
diferente de participación, indispensable para nuestro
propio crecimiento y el de nuestros hijos.
SEXUALIDAD EN EL ANCIANO
Envejecer no significa que de repente pierde interés en el sexo. Es muy común que
las personas permanezcan sexualmente activas durante toda su Vida.
La sexualidad de los ancianos continúa siendo un tema desconocido y maltratado
por la sociedad. Este hecho, no obstante, no significa que la población geriátrica no
practique sexo. Tal y como se ha comentado previamente, la sexualidad sólo
desaparece con la muerte y no implica únicamente genitalidad y, menos a una
penetración. Sin embargo, la mayoría de evidencias disponibles se centran en cálculos
de frecuencias coitales y patología sexual tales como la disfunción eréctil, la
dispareunia, la sequedad vaginal, etc. Los estudios centrados en la atención a las
necesidades sexuales de la población anciana y en el significado que ancianos y
población general atribuyen al sexo durante la vejez son prácticamente inexistentes.
Para poder ofrecer cuidados de enfermería integrales resulta de especial importancia
conocer la realidad de la sexualidad en los ancianos desde la narrativa de los propios
ancianos.