Sei sulla pagina 1di 18

DEFINICIÓN DE ESTERILIZACIÓN

Esterilización es la acción y efecto de esterilizar. Este verbo refiere a la acción de destruir


los gérmenes patógenos o de hacer estéril e infecundo algo que antes no lo era. Por ejemplo:
“Por favor, encárgate de la esterilización de estos instrumentos”, “La infección se produjo
por una falla en la esterilización del material médico empleado en la intervención”, “La
esterilización de los perros callejeros es necesaria para impedir la reproducción sin control”.

Esterilización
Puede utilizarse la noción de esterilización, por lo tanto, para nombrar al control del
crecimiento microbiano que permite eliminar toda forma de vida, como virus y esporas. De esta
manera, la esterilización se encarga de la destrucción de los microorganismos que se hallan
en un objeto, sustancia o lugar.

La esterilización microbiológica puede desarrollarse a través de diferentes métodos químicos


y físicos. Una alternativa frecuente es someter aquello que se quiere esterilizar a altas
temperaturas que causen la muerte de los microorganismos. Los implementos que se utilizan en
los hospitales, los productos sanitarios y los alimentos son algunas de las cosas que suelen
someterse a la esterilización.

Para la medicina y la veterinaria, la esterilización también puede consistir en el método que


hace que un ser vivo se vuelva estéril e infecundo, lo que evita su reproducción. Se trata de
una anticoncepción permanente y, por lo general, irreversible.

La esterilización de las mascotas, como perros y gatos, es un mecanismo que suele considerarse
como beneficioso para animales y seres humanos, ya que evita la procreación y reduce las
posibilidades de abandono. Sin embargo, a pesar de la insistencia de los especialistas en el
tema, muchas personas que conviven con animales que han sido esterilizados aseguran que las
complicaciones posteriores a las operaciones son peores que el malestar precedente, así como
hay infinidad de historias de animales que han pasado toda su vida fértiles y no han sufrido
ninguno de los trastornos comúnmente mencionados en este ámbito.

Esterilización; Se dice que los hombres tienen más resistencia a esterilizar a sus mascotas
que las mujeres, y que uno de los miedos más frecuentes consiste en sentir que se les estaría
disminuyendo ante la anulación de su capacidad reproductiva, lo cual podría repercutir en una
depresión y en un cambio negativo en su carácter. Los veterinarios niegan dichas posibilidades,
apoyándose en que los animales basan su carácter en su entorno más que en su genitalidad y
asegurando que privarles de sus órganos reproductivos no hace más que quitarles un peso de
encima, dejarles una necesidad menos que satisfacer.

Ante dicha afirmación relacionada con las necesidades existe un gran número de historias de
animales machos que se alteran e intentan montar a las hembras en celo que encuentran en su
entorno, así como de hembras que sufren terribles trastornos que incluyen embarazos
psicológicos y cáncer, dos problemas que supuestamente no deberían aparecer luego de la
esterilización. ¿Se puede confiar, entonces, en las campañas de castración? ¿O acaso ponemos
en riesgo la salud y la felicidad de nuestras mascotas simplemente por hacer caso a la sabiduría
de nuestra especie?

El dilema comienza a raíz de no poder preguntarle a un perro o un gato si quieren someterse a


una intervención quirúrgica para alterar su cuerpo y anularle la capacidad de reproducirse.
Sin embargo, si las experiencias reales demuestran que la esterilización no es una solución
definitiva e infalible ante la reproducción desmedida, ¿qué animal en su sano juicio escogería
ser anestesiado, abierto y modificado en lugar de soportar un malestar cada 6 meses? No
conocemos la respuesta, y por eso ninguna de las dos posturas se impone por sobre la otra.

Otro de los puntos que preocupan a las personas que se plantean la posibilidad de castrar a
sus mascotas es la subida de peso; a esto los especialistas responden que los animales mantienen
su estado físico adecuado siempre que realicen la cantidad de ejercicio recomendada por día y
lleven una vida tranquila y feliz.

Esterilización
f. Proceso de destrucción de todas las formas de vida en un objeto o material, incluidas las
endosporas. La esterilización puede lograrse mediante tratamientos físicos y químicos. El
calor es el método más empleado por su gran eficacia.
Puede aplicarse calor húmedo, se requieren normalmente procesos de 121º C durante 15 minutos,
o calor seco con tratamientos de 170º C, por espacio de dos horas, si bien estos parámetros
cambian en función de otras variables del producto que se va a esterilizar.

La esterilización también puede lograrse por filtración, mediante la utilización de filtros


de tamaño de poro suficientemente pequeño para no dejar pasar microorganismos; este método se
recomienda cuando no se puede aplicar calor al material objeto de esterilización.

Otros procedimientos de esterilización son el empleo de radiaciones ionizantes y de gases,


que, además de tener alto poder de penetración, no deterioran el material, por lo que se
utilizan para esterilizar material médico de un solo uso.

Objetivos
*Nuestro ambiente de trabajo, puede estar contaminado con gran variedad de
microorganismos.
*Los objetos inanimados que utilizamos en la atención directa de pacientes, PUEDEN estar
contaminados (AGENTES INFECTORES)
*Se requiere algún tipo de procedimiento que ELIMINE ó DISMINUYA su capacidad
de infectar.

Objetivo: Reducir la carga microbiana mediante la eliminación de los residuos


orgánicos e inorgánicos adheridos a la superficie, permitiéndose de este modo un mejor contacto
con el desinfectante y en segundo lugar mantener el funcionamiento adecuado y prevenir el
deterioro del material.

OBJETIVOS DE LA ESTERILIZACIÓN:
No se puede hablar de esterilización sin considerar el concepto de microorganismo. Un
microorganismo es un agente microscópico vivo e imperceptible a los sentidos que generalmente
está agrupado en colonias, aunque bien puede estar como una unidad formadora de colonias
(U.F.C.), la que se desarrolla en un medio apropiado para formar colonias perceptibles. Los
microorganismos pueden ser patógenos (productores de ciertas enfermedades) o banales (los
habitualmente hallados en los alimentos, el aire, el polvillo ambiental, que no perjudican al
hombre.

El hecho de que existan distintos tipos de gérmenes en el medio ambiente, crea grandes
dificultades en los estudios bacteriológicos, cuando es necesario obtener las especies
microbianas en estado de pureza, ya que tanto el instrumental como los medios de cultivo son
invadidos con suma facilidad por los microbios del medio ambiente.

Con el fin de subsanar éstos inconvenientes se practica la esterilización, procedimiento que


consiste en destruir todos los gérmenes vivos que existan sobre los objetos o sustancias que
se desean libre de ellos (asépticos).

Los Microorganismos pueden clasificarse en criorresistentes, que son los resistentes al frío
y termorresistentes o resistentes a las altas temperaturas, aunque la clasificación más común
es por la temperatura a la que se reproducen. Así se los puede clasificar en Criófilos (-5 a
14 °C); Mesófilos (25 a 47 °C) y Termófilos (50 hasta 113 °C). Por ejemplo, muchos hongos se
destruyen con la temperatura, pero sus esporas aún son viables y cuando encuentran un medio
apropiado, rico en nutrientes y humedad, se reproducen. Por tal motivo la tecnología para su
destrucción debe considerar éstas variables.

OBJETIVOS DE LA ESTERILIZACIÓN: No se puede hablar de esterilización sin considerar el concepto


de microorganismo. Un microorganismo es un agente microscópico vivo e imperceptible a los
sentidos que generalmente está agrupado en colonias, aunque bien puede estar como una unidad
formadora de colonias (U.F.C.), la que se desarrolla en un medio apropiado para formar colonias
perceptibles. Los microorganismos pueden ser patógenos (productores de ciertas enfermedades)
o banales (los habitualmente hallados en los alimentos, el aire, el polvillo ambiental, que
no perjudican al hombre.

El hecho de que existan distintos tipos de gérmenes en el medio ambiente, crea grandes
dificultades en los estudios bacteriológicos, cuando es necesario obtener las especies
microbianas en estado de pureza, ya que tanto el instrumental como los medios de cultivo son
invadidos con suma facilidad por los microbios del medio ambiente.
Con el fin de subsanar éstos inconvenientes se practica la esterilización, procedimiento que
consiste en destruir todos los gérmenes vivos que existan sobre los objetos o sustancias que
se desean libre de ellos (asépticos).
Los Microorganismos pueden clasificarse en criorresistentes, que son los resistentes al frío
y termo resistentes o resistentes a las altas temperaturas, aunque la clasificación más común
es por la temperatura a la que se reproducen. Así se los puede clasificar en Criófilos (-5 a
14 °C); Mesófilos (25 a 47 °C) y Termófilos (50 hasta 113 °C). Por ejemplo, muchos hongos se
destruyen con la temperatura, pero sus esporas aún son viables y cuando encuentran un medio
apropiado, rico en nutrientes y humedad, se reproducen. Por tal motivo la tecnología para su
destrucción debe considerar éstas variables.

Controles de esterilización físicos


Los controles físicos de esterilización son implícitos del propio aparataje y se pueden
comprobar con aparataje auxiliar. Se usan en métodos de esterilización tanto físicos como
químicos.
Por sí solos, los controles físicos no garantizan el correcto proceso de esterilizado. En
cambio, tienen la suficiente importancia como para descartar un ciclo de esterilización si
alguno de los indicadores no se cumple.
Indicadores como la temperatura, la presión o el tiempo son controlados por termostatos,
manómetros y cronómetros. También se puede recurrir, por ejemplo, a un termómetro introducido
en la cámara de un autoclave o de una estufa poupinel, pero no sería igual de fiable porque
solo mediría la temperatura en un punto de la cámara.
Un autoclave moderno cuenta con indicadores provistos de sensores dentro del propio aparato.
Además, incluyen alarmas visuales y sonoras que avisan si hay algún problema de funcionamiento.
Antes de dar por finalizado el ciclo de esterilización y de extraer el material se revisan
las gráficas y registros en la tira de impresora del autoclave.
Si existe algún indicador o parámetro que no ha alcanzado los valores estipulados, el ciclo
se desecha. El material de dicho ciclo deberá ser esterilizado de nuevo, y si el problema
persiste se avisará al servicio de electromedicina o a mantenimiento.

Controles de esterilización químicos


Los controles de esterilización químicos están basados en indicadores colorimétricos. Son
tiras reactivas compuestas de franjas con tintas reactivas, compuestas por sales metálicas,
que cambian de color.
Como ocurría con los controles físicos, los controles químicos no garantizan el correcto
proceso de esterilizado. En cambio, tienen la suficiente importancia como para descartar un
ciclo de esterilización si alguno de los indicadores no se cumple. Los controles físicos se
comprueban en cada ciclo de esterilización, en cambio, los controles químicos se aplican a
cada paquete a esterilizar.
En el mercado existen tiras de control, cintas autoadhesivas, los llamados integradores y el
test de Bowie-Dick para autoclaves de prevacío. Además, algunas de estas tecnologías son
«multiparámetro», es decir, atienden a varios indicadores químicos a la vez.
El test de Bowie-Dick es muy importante para comprobar el correcto funcionamiento del sistema
de vacío. Consiste en introducir una hoja impresa con sustancias químicas reactivas al vapor,
empaquetada, en el autoclave. Una vez dentro se somete al paquete a un ciclo de 134ºC durante
3/3.5 minutos y se procede a su lectura. El cambio de color debe ser homogeneo en las partes
reactivas de la hoja para garantizar el vacío.

Controles de esterilización biológicos


Son dispositivos que utilizan formas de resistencia bacterianas (esporas) atenuadas. Conviene
remarcar que, después de los priones, las esporas bacterianas son las más resistentes ante la
esterilización.
Los controles biológicos se consideran el único medio de garantía para confirmar la
esterilización. Aún así, conviene apoyarlos con los controles físicos y químicos para
garantizar, aún más, la eficacia de la esterilización.
Las esporas que se utilizan en los controles biológicos son:
Bacillus Subtilis: Óxido de etileno y calor seco.
Bacillus Atrophaeus: Óxido de etileno, Calor seco y Ozono.
Geobacillus Stearothermophilus: Calor húmedo, Plasma Gas, Formaldehido y Ozono.
Bacillus Pumilus: Radiaciones ionizantes y Rayos UVA
Se suelen utilizar ampollas o tubos cerrados con esporas, que se someten al proceso de
esterilización. Después se ponen en contacto con el medio de cultivo que contiene el tubo y
se incuban a temperatura y tiempo determinados. Finalmente se observa si hay cambio de color
del medio, que sería señal de crecimiento de microorganismos y de fallo en el proceso de
esterilización.

Es conveniente colocar varios en diferentes lugares del esterilizador en cuestión. También se


utilizan empaquetados y en lugares donde puedan producirse mayores variaciones de las
condiciones de esterilización.

Controles de Esterilización
Poder verificar la esterilización de cualquier producto es complicado, ya que si sometemos a
observación microscópica dicho producto, deja de estar en situación de esterilidad. Es decir,
los resultados del ciclo de esterilización no son verificables mediante inspección o ensayo
de los materiales, ya que dichos productos perderían su condición de estéril. Dicha dificultad
obliga por una parte a validar el proceso de la esterilización de forma global atendiendo a
los diferentes controles (físicos, químicos y biológicos) y por otra parte a acreditar y
almacenar dicha certificación. La efectividad del proceso de esterilización, por tanto,
incluirá los registros de identificación y control de carga y descarga, contribuyendo a la
trazabilidad del producto.

Como primer paso y actividad fundamental e imprescindible en el proceso de esterilización, se


halla el mantenimiento adecuado de los aparatos ya que no se puede iniciar el proceso sin la
garantía del buen funcionamiento de los aparatos esterilizadores. Es por ello, que todos los
equipos de la Unidad de Esterilización, estarán sometidos a un mantenimiento preventivo
(siguiendo las instrucciones técnicas de los fabricantes) con el fin de verificar si se dan
las condiciones óptimas para su puesta en funcionamiento.
CONTROL DE LOS APARATOS: mediante manómetros, termómetros, higrómetros, etc. conocemos
continuamente las características físicas del proceso de esterilización en cualquier aparato.
Todo el proceso debe quedar registrado, a fin de que se pueda comprobar que todo el proceso
se ha realizado de forma correcta, según los parámetros programados. Actualmente las autoclaves
disponen de conexiones a sistemas informáticos, con lo que el proceso de control es mucho
más preciso.
CONTROL DE VACÍO Y PENETRACIÓN DE VAPOR (BOWIE & DICK): es un control que se realiza a diario,
y que tiene por finalidad comprobar que la autoclave de vapor realiza el proceso de vacío y
el proceso de inyección de vapor correctamente. Debe realizarse al instalar un autoclave de
vapor nuevo, diariamente, y después de una avería y reparación. Con ello se comprueba que
dentro de la cámara esterilizadora no ha quedado ninguna burbuja de aire. Que el vapor ha
penetrado en todos los recovecos de dicha cámara. El test es VÁLIDO, si la hoja cambia de
color de forma uniforme en toda su extensión. Si no cambia de color de forma uniforme, ha
habido zonas sin vacío, con lo que no se puede utilizar este esterilizador. Avisar al servicio
técnico.
CONTROL DE LA EXPOSICIÓN: Implica el uso de un indicador de proceso externo, llamado termocromo
e indicador colorímetro. Es una sustancia química que cambia de color al ser sometido al
agente esterilizante. Se utiliza para identificar los artículos procesados con un simple
vistazo y tener la seguridad de que el paquete ha sido expuesto al proceso de esterilización.
Los indicadores químicos externos cambian de color cuando han sido expuestos al agente
esterilizante. Estos indicadores son específicos para cada sistema de esterilización (calor
seco, vapor, óxido de etileno, plasma gas o formaldehido) y van impresos en cintas adhesivas
para paquetes de material textil y envoltorios de cajas de instrumental, en los mismos sobres
de papel o papel-plástico, y en etiquetas de identificación.

Estos controles de exposición (externos) deben revisarse:

Una vez finalizado el proceso de esterilización.


Antes de la distribución del material estéril.
Antes de la utilización de dicho material.
Importante: cada paquete, contenedor o caja esterilizada debe llevar su control de
esterilización.

El control será correcto si ha cambiado de color (VÁLIDO). Posteriormente deben comprobarse


los controles internos y/o microbiológicos, cuando los haya.
El control será incorrecto si no ha cambiado de color (NO VÁLIDO). Deberá reempaquetarse todo
el material y proceder a una nueva esterilización.

CONTROL DEL PAQUETE: se colocan en el interior de los contenedores, cajas o paquetes a


esterilizar. Son controles químicos internos que nos indican que en el interior de dichos
paquetes, contenedores o cajas de instrumental, se han cumplido los parámetros físico- químicos
necesarios para producir la esterilización. Es decir, que los períodos de vacío y de inyección
de agente esterilizante, se han cumplido también en el interior de los embalajes. El control
será VÁLIDO, cuando ha cambiado de color. Algunos controles no sólo cambian de color, sino
que son cuantitativos (mayor precisión). Se utilizan tanto en procesos de vapor, plasma-gas,
óxido de etileno como en formaldehido. Se debe examinar cada control al abrir el paquete, y
siempre antes de utilizar el instrumental. Si el control es NO VÁLIDO (aunque el externo sea
correcto) no podrá utilizarse el material, debiendo reesterilizarse. Además se comprobarán
los otros paquetes esterilizados en la misma carga que él no válido. Si hubiera varios paquetes
con el control NO VÁLIDO, deberán retirarse todos los artículos de dicha carga, avisando,
además al servicio técnico, para que compruebe el buen funcionamiento de la autoclave.
CONTROL MICROBIOLÓGICO: es el único control que nos asegura la destrucción total de los
microorganismos. Estos controles consisten en unas ampollas que contienen unos microorganismos
sensibles a los agentes esterilizantes. En nuestro caso, utilizamos el BACILO
STEAROTERMÓPHILUS ya que es el adecuado para controlar los autoclaves de vapor y de plasma-
gas. Se introducen las ampollas con los bacilos en las mismas condiciones que el material a
esterilizar, en la autoclave (dentro de bolsas o cajas). Se procede al programa esterilizador.
Cuando finaliza dicho programa, se sacan las ampollas con los controles microbiológicos, y se
introducen en unas incubadoras específicas, para proceder al cultivo de dichos bacilos. Estas
incubadoras mantienen una temperatura de 58º C.

Los controles microbiológicos, serán correctos (NEGATIVOS) si los bacilos Stearotermóphilus


han muerto, han sido destruidos, si no se produce crecimiento de los mismos.

Por el contrario, si hay crecimiento de dichos bacilos, los controles serán no correctos
(POSITIVOS).
Si el control es correcto las ampollas suelen tener un color violáceo. Por el contrario los
controles incorrectos, viran hacia el amarillo. Las incubadoras actuales son automáticas. A
las 24 horas ya te dan un primer resultado, haciendo su lectura espectrofotométrica (positivo
o negativo). Para comprobación de la incubadora se introduce en la misma, siempre, una ampolla
de control que no ha sido esterilizada, la cual nos dará siempre positivo (+). A las 48 horas,
se tiene la lectura definitiva. En caso de un control microbiológico POSITIVO, deben
comprobarse todos los controles (de Bowie & Dick, de exposición, de paquete), recuperar todo
el material que ha sido esterilizado en esta carga, para reesterilizarlo, ya que no está
estéril. Se comprobará qué ha fallado, y se pondrá remedio. Los controles microbiológicos se
realizan en cada autoclave, según el uso que se hace de las mismas. En grandes servicios de
esterilización, se realizan a diario, o incluso en cada carga. En servicios de uso medio,
semanalmente, como en nuestro caso. Y en servicios que utilizan poco las autoclaves, basta
realizar los controles microbiológicos una vez al mes. El razonamiento es muy sencillo: Si a
una determinada presión, tiempo, temperatura, o exposición a un gas, el control microbiológico
es negativo (destrucción de los gérmenes), si dichos parámetros no sufren variación, el proceso
de esterilización será correcto, aunque no tengamos control microbiológico. Además, tenemos
los controles de exposición y de carga.

Los controles microbiológicos, son, en definitiva, la certificación periódica de que todos


los procesos de control son correctos.

Por otro lado, se registrará el proceso de esterilización (registro del control de


esterilización):

Autoclave utilizada.
Fecha y hora de inicio de la esterilización.
Código del operador.
Tipo de programa utilizado.
Nº de carga del día.
Tipo de carga.
Fecha de caducidad.
Incidencias-observaciones.

Diferencia entre desinfección y esterilización


La desinfección y la esterilización tienden a confundirse, pero hay una diferencia clara entre
ellas. Los métodos de desinfección, pese a ser muy eficaces, no eliminan todos los
microorganismos. La esterilización, en cambio, sí consigue acabar con ellos de una forma
radical. ¿Qué es lo que genera esta diferencia? El tratamiento, la temperatura y el tiempo de
exposición.

La clave es que la desinfección acaba con la mayoría de las bacterias, pero no con las esporas
de algunas de ellas. Estas células protegen a las bacterias de las altas temperaturas, la
humedad y los ataques externos. Además, les permiten volver a reproducirse.

Como comentamos, la esterilización sí logra acabar definitivamente con todas ellas. La


posibilidad de encontrar una viva después de un proceso de esterilización, según los expertos,
es de una entre un millón. De todos modos, hay que tener en cuenta que ambas son compatibles.
De hecho, lo ideal es primero desinfectar y posteriormente esterilizar.

En la misma línea, tanto para esterilizar como para desinfectar, es fundamental realizar
primero una limpieza en profundidad que elimine los restos de suciedad y permita su aplicación
en las mejores condiciones posibles. Ahora sí, vamos a conocer los mejores métodos de
desinfección y esterilización.

Métodos de esterilización
Es el modo de destrucción de microbios más eficaz y, por tanto, el que ofrece un mayor nivel
de protección. Por ello, es especialmente recomendable para escenarios en los que se exija o
se requiera una limpieza total.

Métodos de desinfección

Por ejemplo, en las clínicas y hospitales es fundamental que los materiales de trabajo estén
en un estado ideal, por ello en este caso se suele evitar riesgos y optar por la esterilización.
En las salas puede bastar con métodos de desinfección, pero los objetos deben tratarse con
esterilización.
Los procedimientos de esterilización puedes ser de dos tipos: físicos y químicos. ¿Quieres
conocer sus particularidades? ¡Allá vamos!

Métodos físicos de esterilización


Estos métodos son muy eficaces y más económicos que los químicos. A continuación, vamos a
repasar los más populares:

Calor seco
Este proceso térmico quema los microorganismos. Para entendernos, se parece bastante a hornear.
Hay distintas formas de ponerlo en práctica, pero las más comunes son: incineración, flameado
(exposición del objeto a una llama) y horno pasteur. Este último se basa en la oxidación y
necesita estar a 160ºC para ser eficaz.

En esta línea, hay que tener en cuenta que el método de calor seco requiere de temperaturas
más elevadas que el calor húmedo que analizaremos a continuación. Además, el proceso de
exposición para lograr la esterilización debe ser más largo.

Esta opción es muy interesante porque provoca en los microorganismos procesos oxidantes y de
desorganización que son completamente irreversibles. En cuanto a la conservación de los
instrumentos o materiales, solo los metálicos pueden verse afectados negativamente por este
proceso.

Calor húmedo
Métodos de desinfección

El calor húmedo acaba con los microorganismos por desnaturalización y coagulación de las
proteínas. Existen varios procedimientos, pero el más habitual es el vapor a presión.

La esterilización por vapor a presión se aplica en un autoclave. Es sin duda el método más
eficaz, de hecho su efectividad es del 100%. Este tratamiento logra aumentar la temperatura
en un tiempo récord y penetrar hasta acabar con los microorganismos. Además, tiene la ventaja
de que no deja residuos tóxicos en los materiales.

El proceso se basa en la generación de vapor en una cámara de agua. Aquí hay que tener en
cuenta la presión, la duración y evidentemente la temperatura. Los procesos deben durar de 4
a 30 minutos y estar entre los 121 y 134 grados.

Otro método de esterilización es la tindalización. Consiste en calentar el objeto de forma


intermitente durante 30 minutos a temperaturas que oscilan entre los 56 y los 100 grados. De
este modo, se garantiza la eliminación de las bacterias. Durante los intervalos se deben
mantener a temperatura ambiente.

Métodos de esterilización química


Estos métodos utilizan sustancias letales para los microorganismos. Los procesos de
esterilización más habituales son los siguientes:

Peróxido de hidrógeno
Este método utiliza una tecnología de plasma de gas que no requiere ni grandes temperaturas
ni una aireación posterior. Debe durar 55 minutos para que el material quede libre de residuos
tóxicos. Eso sí, es imprescindible que este seco antes de introducirlo en la cámara.

Esterilización con glutaraldehído


Se basa en una solución alcalina al 2% en la que se debe introducir el material. Es muy
efectivo en vidrio, goma y plástico. Se recomienda lavar después con agua hervida debido a
que tiene componentes tóxicos.

Óxido de etileno
Este gas inflamable es muy utilizado en productos e instrumentos hospitalarios y farmacéuticos.
Es un proceso muy lento, pero con grandes resultados. Su éxito se basa en penetrar en materiales
sensibles al calor que sean porosos o de difícil accesibilidad. Suele realizarse entre 25 y
60 grados y hay que tener en cuenta que es tóxico y puede ser peligroso. Por ello, conviene
tomar precauciones y ser utilizado exclusivamente por profesionales.

Métodos de desinfección
Los métodos de desinfección pese a no eliminar las esporas bacterianas, son muy eficaces para
combatir a estos microorganismos. Estos son algunos de los más utilizados, seguro que muchos
te suenan:
Limpieza
Limpiar regularmente es el método de desinfección más simple. Si lo haces correctamente, las
bacterias no se reproducirán y estarás a salvo de enfermedades. Con este fin, es conveniente
utilizar artículos de limpieza adecuados como son el vinagre o el bicarbonato con limón.
Además, te recomendamos seguir los siguientes trucos.

Luz natural
Métodos de desinfección.

Sí, puede parecer extraño pero este método de desinfección gratuito y natural es muy eficaz.
Abre ventanas y permite que el calor haga efecto.

Alcohol
Por todos es conocido el importante método de desinfección que es el alcohol. Este logra la
ruptura de membranas logrando dejar inactivos los microorganismos. ¿Nunca lo has esparcido
por una herida con mala pinta? Seguro que sí.

Radiaciones ultravioletas
Es utilizada fundamentalmente para eliminar las bacterias del agua y mantenerla pura. Es
interesante porque está exenta de productos químicos, pero tiene una penetración muy baja. Si
tienes una piscina, apunta este tratamiento de desinfección del agua ?

Desinfección por calor o pasteurización


En este método de desinfección se deben sumergir los materiales en el agua a una temperatura
inferior al punto de ebullición durante un cuarto de hora. Posteriormente se debe secar.

Este tratamiento térmico es muy utilizado en la limpieza alimentaria. De hecho, es una técnica
de conservación que se lleva a cabo desde la antigüedad.

Métodos de desinfección

El uso de este desinfectante permite eliminar las bacterias, levaduras o moho de los alimentos
y, complementado con otros métodos como la refrigeración, alargar la vida de estos. De hecho,
este método de desinfección ha sido fundamental en la importación y exportación al extranjero.
Los productos a los que más se les aplica este método de desinfección son la leche, la cerveza
y los frascos con mermeladas o frutas en almíbar.

Esperamos que te haya sido de gran utilidad el contenido del post y tengas un poco más claro
qué métodos de desinfección y esterilización se ajustan a tus necesidades. De todos modos, si
te has quedado con dudas o quieres que PHS Serkonten ponga su experiencia y conocimientos a
servicio de tu empresa, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte
y lograr grandes resultados juntos.

Esterilización, Métodos, Medios y Procedimientos


La esterilización es el procedimiento mediante el cual se persigue destruir a todos los
microorganismos, incluyendo a las esporas.

Métodos de esterilización
Métodos físicos
Los métodos físicos se realizan a través de la utilización de calor húmedo, seco o radiación,
destruyen todas las formas de vida microbiana, incluyendo las esporas, el método más utilizado
es el de vapor a presión.

Vapor a presión-calor húmedo.


Aire caliente-calor seco.
Radiación ionizante.
Métodos químicos

Gas óxido de etileno.


Gas y solución de formaldehído.
Plasma/vapor peróxido de hidrógeno.
Ozono.
Soluciones: Ácido acético, ácido peracético, glutaraldehído y cloroxidante electrolítico.
Tipos de esterilizadores
Conocido comúnmente como autoclave, consiste en un aparato que cierra herméticamente y que en
su interior desarrolla vapor bajo presión, el cual se presuriza y eleva la temperatura,
proporcionando que el calor húmedo destruya los microorganismos.

Existen dos tipos de esterilizadores de vapor: Gravitacional y de Pre-Vacío.

Gravitacional (por gravedad)


Posee una cámara interna y una cubierta externa, la cual una vez cerrada la puerta del
esterilizador herméticamente, arroja el vapor caliente dentro de la cámara interna y va
penetrando; desplaza el aire y después lo expande por la parte inferior de la misma; esto es
debido a que el aire pesa más que el vapor y por gravedad el aire queda abajo y el vapor llena
la cámara y obliga a salir el aire por un sistema que cuenta con una válvula termosensible
para su drenaje.

Los elementos son impregnados de vapor y esterilizados, de tal manera que si la carga se
amontona, puede quedar el aire atrapado en el interior de los paquetes impidiendo la
esterilización.

Pre-vacío
En este método la cámara del esterilizador evacua el aire por completo antes de introducir el
vapor. Cuenta con una bomba de vacío que desplaza el aire de la cámara según el grado de vacío
deseado, reemplazando por vapor a través de un sistema de inyectado, que facilita la penetración
del vapor a los paquetes, reduciendo los tiempos de funcionamiento y esterilización.
El instrumental se debe esterilizar cada vez
que se utilice.
Ciclos de esterilización
Esterilizador gravitacional

Temperatura: 121ºC.
Humedad: 90%.
Tiempos: (Total 45’ del ciclo).
Para el llenado de la cámara: Hasta alcanzar la temperatura adecuada, 5´.
Exposición: 20´ para la penetración de vapor a los paquetes.
Expulsión de vapor 5´ para la completa.
Secado y enfriamiento de los paquetes: 15´.
Esterilizador de pre-vacío

Temperatura: 133ºC.
Humedad: 90%.
Tiempos: (Total 20´ del ciclo).
Para el pre-vacío y alcanzar la temperatura adecuada: 6´.
Exposición: 4´.
Secado y enfriamiento de los paquetes: 10´.
Ciclos de esterilización de acuerdo al tipo de producto
En términos generales, los tiempos de exposición para diferentes productos son los siguientes:

Instrumental
Lapso de 20 a 30 minutos a temperatura de 121ºC.

Telas, huatas y algodones


Lapso de 30 minutos a temperatura de 121ºC.

Artículos de cristal
Lapso de 20 minutos a temperatura de 121ºC.

Principales esterilizadores
Esterilizador de alta velocidad

Existen otros esterilizadores a presión: Esterilizador a presión de alta velocidad o


esterilizadores flash. Funcionan con sistema por gravedad o prevacío, a una temperatura de
132 a 135ºC con un tiempo mínimo de exposición de 3´ en pre vacío y gravitación de 10’. Este
esterilizador sólo debe utilizarse en situaciones de urgencia, imprevistas, por ejemplo: En
la contaminación por caída de un artículo en la cual no existe otra alternativa. Se utiliza
para esterilización de objetos no cubiertos.

Se debe realizar un sistema de traslado estéril, a través de contenedores especiales para


llevarlos desde el esterilizador al campo estéril. No debe utilizarse este sistema para
esterilización de rutina, asimismo, no se deben esterilizar objetos que se van a implantar
permanentemente en el organismo.

Un AutoClave es un aparato que cierra herméticamente y que en su interior desarrolla vapor


bajo presión, el cual se presuriza y eleva la temperatura,
proporcionando que el calor húmedo destruya los microorganismos.
Esterilización por calor seco
Se considera dentro de los métodos más antiguos, en el cual el calor por oxidación física o
calentamiento lento coagula las proteínas celulares de los microorganismos, causándoles la
muerte. Se usa para materiales que no soportan la esterilización en vapor o que el óxido de
etileno no puede penetrar en ellos, por ejemplo: Vaselina, aceites polvo de talco, ceras,
entre otros, que requieren más tiempo de exposición y temperaturas más altas.

El ciclo es de una hora a temperatura de 171ºC.


Dos horas a temperatura 160ºC.
Tres horas a temperatura 140ºC.
Esterilización por radiación ionizante
La radiación ionizante produce iones al expulsar electrones fuera de los átomos. Estos
electrones son expulsados tan violentamente que chocan generando electrones secundarios, y la
energía iónica resultante se transforma en energía térmica y química que provoca la muerte de
los microorganismos mediante la ruptura del ADN, impidiendo así la división celular y la vida
biológica de los mismos. Las principales fuentes de radiación ionizante son las partículas
beta, rayos gama y ultravioleta. La radiación ionizante es el método de esterilización más
eficaz, sin embargo, éste se limita para uso industrial, resulta impráctico su uso
hospitalario.

Métodos químicos
En este método se utilizan sustancias químicas que están registradas y aprobadas como
esterilizantes en su estado gaseoso, plasma o líquido.

Esterilización por óxido de etileno


El óxido de etileno (OE) es un gas, compuesto de una mezcla que contiene 12% de óxido de
etileno y 88% de clorofluorocarbono. En la esterilización con óxido de etileno la acción
bactericida interfiere en el metabolismo proteico normal y en los procesos reproductivos de
los microorganismos. Este sistema de elección de esterilización se emplea para material que
no soporta altas temperaturas, o bien que se deteriore con el vapor como: Hule, plástico,
equipos e instrumental delicados, endoscopios, etc. Existen autoclaves que utilizan el óxido
de etileno en varias concentraciones, sin embargo la más usual es: 12/88.

Ciclos de esterilización por gas

Temperatura: 54ºC con un tiempo de exposición de 1:45 a 3:30 horas.


Temperatura de 38ºC con un tiempo de exposición de 6 horas.
Humedad del 40 al 60%.
Concentración de gas etileno de 12 y 88% de clorofluorocarbono.
La esterilización con óxido de etileno en un método excelente, sin embargo, ejerce un efecto
tóxico en los tejidos, por tal motivo es indispensable la aireación de los artículos
esterilizados.
Aireación
Los paquetes esterilizados por óxido de etileno requieren de aireación adicional para eliminar
el residuo del esterilizante. La aireación es a través de un sistema que introduce aire dentro
de una cámara, en la que se considera cuatro cambios de aire por minuto. El aireador debe
ventilar (expulsar) el aire hacia la atmósfera exterior. La aireación debe realizarse en
equipos especiales con aire estéril a temperatura de 20 a 40 grados centígrados durante 8, 12
ó 24 horas, dependiendo de los paquetes y tipo de material.

El esterilizador debe estar en un área ventilada, con expulsión del aire al exterior.
El material que se va a esterilizar debe estar totalmente seco, en el caso de sondas o tubos,
tubos corrugados para nebulizaciones, entre otros, éstos en su luz pudiesen contener residuos
de agua, después de haber pasado por el proceso de lavado; se deben conectar a la fuente de
aire (inyectar aire) para tener la seguridad de que no contienen residuos de agua. El tener
residuos de agua o humedad origina una reacción de etilenglicol, es una película que se adhiere
al material como sondas y tubos endotraqueales, la cual puede ocasionar irritación de las
mucosas.
Los límites aceptables de OE residual es de 25 ppm (partículas por millón) para unidades de
diálisis sanguíneas, oxigenadores sanguíneos, máquinas cardiopulmonares de existir hemólisis
y de 250 mmp para todos los artículos médicos que tienen contacto con la piel. Los residuos
se expresan por el peso remanente de OE en los artículos dividido por el peso del artículo.
Por ejemplo, 25 ppm en un artículo que pesa 2,500 g es igual a 0.01 mg de OE.
Los residuos de OE no se eliminan lavando los artículos con agua o líquidos.
Los artículos no se pueden utilizar si no se tiene la garantía de estar completamente aireados.
No se debe fumar en el área.
Revisar la mezcla del cilindro de gas.
Los conductos deben empacarse con orificios y llaves abiertas.
No elaborar paquetes demasiado grandes.
No introducir equipo lubricado con derivados del petróleo.
Empacar con papel grado médico de periodicidad controlada, el polietileno generalmente es
hermético y no permite la penetración del agente esterilizante en los productos.
Usar guantes para manipular los paquetes, nunca enjuagarlos con el supuesto fin de retirar
los residuos de gas, ya que se forma una superficie tóxica (glicol-etileno).
La aireación al medio ambiente o con ventiladores, no es recomendable por dudosos resultados.
Prevención de riesgos
La OSHA (Ocupational Security Health Administration) expone que el óxido de etileno, debe ser
considerado potencialmente teratogénico, cancerígeno y mutágeno para el hombre. La exposición
de un trabajador al óxido de etileno, representa riesgos a la salud en concentración de 1 mmp
cada 8 horas. La concentración se puede medir o hacer un muestreo diario con dosímetros
especiales. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el aireador cuenta con una puerta que
cierra herméticamente y evita el escape de OE y que los residuos de éste son expulsados al
exterior de la atmósfera. Cuando no se toman las medidas necesarias, las exposiciones al OE
pueden causar: Irritación en la piel y membranas mucosas, si se tiene contacto con el OE en
forma líquida, pueden ocasionar quemaduras y en la córnea causar irritación; si se inhalan
los vapores se presentará la siguiente síntomatología: Cefalea, náuseas, vómito, disnea,
cianosis y dolor abdominal, además de problemas neurológicos. Para tener una protección
adecuada ante la exposición al OE, se requiere de:

Utilizar guantes de protección para el manejo de artículos.


Uso de gafas de protección o protectores faciales de seguridad.
Uso de mascarilla para protección respiratoria, la cual cuenta con un dispositivo especial
con filtro.
Uso de zapatos de seguridad, lavaojos, extinguidores y extractor de aire.

Para tener una protección adecuada antes de la exposición al O.E.


Condiciones para la efectividad de la esterilización con óxido de etileno

Limpieza absoluta de los artículos a esterilizar, así como del equipo.


Introducir solamente productos perfectamente secos.
Remover totalmente el aire del interior de la cámara, ya que es mal conductor de la temperatura.
Los parámetros indispensables a cubrir son: Humedad, temperatura, tiempo y concentración de
óxido de etileno.
Esterilización por plasma
Método en el que el peróxido de hidrógeno y el agua son convertidos en plasma o vapor reactivo,
mediante una frecuencia de radio inducida por un campo eléctrico o magnético, formando una
nube. El plasma es el estado llamado el cuarto estado de la materia, diferente al del sólido,
líquido o gas. La nube de plasma que se crea consta de iones, electrones y partículas atómicas
neutras que reaccionan con las membranas celulares, las enzimas y ácidos nucléicos para
interrumpir las funciones celulares vitales de los microorganismos, esto se logra utilizando
bajas temperaturas. Los esterilizadores de plasma miden aproximadamente 76.5 cm de ancho y
1.66 cm de altura y 1.20 cm de ancho y pesa alrededor de 350 kg, para su funcionamiento se
requiere de una conexión eléctrica trifásica de 208 V.

Ciclo de esterilización

El proceso de esterilización está estimado en 75’ a temperatura de 45 a 50ºC.


No requiere aireación ni es tóxico.
Artículos esterilizables en plasma
Artículos de vinilo, cratón policarbonato, vidrio teflón, silicona, poliuretano, nylon, látex,
polietileno y polipropileno, endoscopios y dispositivos de fibra óptica.

Artículos no esterilizables en plasma


Artículos o materiales que absorban líquidos: Celulosa y sus derivados; ropa, toallas, campos,
compresas, telas, papel, líquidos y envases herméticamente cerrados.

Esterilización con ozono


El gas ozono se obtiene a partir del oxígeno y se esteriliza mediante oxidación, un proceso
que destruye la materia orgánica e inorgánica, penetra en la membrana de las células y las
hace estallar.
El esterilizador de ozono está conectado a una fuente de oxígeno del hospital, fluye a la
cámara en una concentración del 6 al 12%. Penetra en la cámara del esterilizador por sistema
de vacío.
La duración del ciclo es aproximadamente de 60´. Su funcionamiento es sencillo y económico,
utilizando oxígeno, agua y red eléctrica. La esterilización con ozono es una alternativa para
la esterilización con OE, para la mayoría de artículos sensibles al calor y la humedad. No
afecta al titanio, cromo, silicona, neopreno y al teflón.
La esterilización con ozono NO requiere de aireación, no deja residuos y se convierte en
oxígeno en poco tiempo.
El ozono puede resultar corrosivo al acero, hierro, cobre, latón y aluminio, y destruir
artículos de goma, látex y plásticos.
Esterilización con soluciones químicas
Los esterilizantes químicos deben ser aprobados por la FDA (Food and Drug Administration) y
registrados ante la EPA (Environmental Protection Agency), y proporcionan un método alternativo
para esterilizar artículos sensibles al calor; para esterilizar los artículos es necesario
sumergirlos totalmente en la solución por un tiempo determinado y a una dilución especificada
por el fabricante, entre los que podemos mencionar: Ácido acético, ácido peracético,
formaldehído, glutaraldehído y cloroxidante electrolítico.

Ácido acético
El ácido acético mezclado con una solución de sales elimina los microorganismos mediante un
proceso de oxidación para desnaturalizar las proteínas celular es. El proceso dura 20’ a
temperatura ambiente.

Ácido peracético
La esterilización es a base del sistema Steris, que consta de una cámara en la cual los
artículos son sumergidos en solución esterilizante caliente mediante una fórmula patentada de
35% de ácido peracético, peróxido de hidrógeno y agua, estos inactivan los sistemas celulares
microbianos. El ciclo de inmersión varía de acuerdo al artículo a estilizar, el promedio es
de 1’ a 55ºC de temperatura. La unidad Steris utiliza agua corriente, red eléctrica y los
residuos del esterilizante son desechados al drenaje. Se deben enjuagar con agua bidestilada
los artículos esterilizados antes de utilizarlos.
Formaldehído, glutaraldehído y cloroxidantes electrolíticos Se explicaron con anterioridad,
conjuntamente con los desinfectantes y antisépticos.

Procesos para la preparación del instrumental


Principios
Para la preparación del instrumental que se va a esterilizar se debe tener en cuenta los
siguientes principios:

Que el artículo esté bien limpio.


Cubrir todo el artículo.
Que la envoltura tenga su referencia para manejarla asépticamente.
Usar testigos visible en cada uno.
Membretarlo para identificar su contenido.
Ordenar la ropa en base a los tiempos quirúrgicos.
Respetar las técnicas de doblado de ropa.
Clasificación de artículos reusables según el riesgo
Teniendo en cuenta que el material utilizado en la atención del paciente se encuentra
potencialmente contaminado, Spaulding presenta tres clasificaciones considerando el riesgo:

Artículos críticos
Son artículos que han tenido contacto directo con sangre y tejidos del paciente, entre los
que podemos citar: Instrumental quirúrgico, implantes, agujas para biopsia, entre otros; el
riesgo de producir infección es elevado, por lo tanto, requieren de una esterilización para
su reuso.

Artículos semicríticos
Son artículos que están en contacto directo con mucosas, de los cuales se pueden considerar:
Sondas endotraqueales, equipo para terapia respiratoria, endoscopios, entre otros, éstos
requieren de esterilización (en frío o en gas) y/o desinfección de alto nivel.

Artículos superficiales no críticos


Entre éstos se incluyen: Mobiliario, pisos, paredes y techos, los cuales requieren de
procedimientos de limpieza y desinfección de alto, intermedio o bajo nivel.

Sanitización
Lavado efectivo de todos los productos que se van a esterilizar. Existen en el mercado lavadoras
automáticas, excelentes para facilitar este proceso. En caso de no contar con ellas, el
procedimiento debe ser manual, tomando en cuenta lo siguiente:

Usar guantes para evitar escoriaciones en la piel.


Lavar perfectamente los productos con agua caliente y detergente quirúrgico.
No usar detergente casero.
Usar cepillos de cerdas suaves.
Enjuagar perfectamente y secar bien los productos para poder empacarlos.
Verificar que el instrumental esté en buenas condiciones de uso.
Apretar adecuadamente la envoltura para evitar el aflojamiento de los bultos y permitir la
penetración uniforme del vapor.
Acomodo de cargas en los esterilizadores
Las condiciones que se tienen que cumplir para lograr una esterilización efectiva son las
siguientes:

Colocarse en la cámara de forma que permitan la libre circulación y penetración del agente
esterilizante y a su vez la salida del mismo al finalizar el periodo de exposición y secado o
aireado adecuados. Los bultos de ropa se colocarán en forma vertical y las bandejas con
instrumental en forma horizontal.
Los paquetes grandes se colocan separados uno de otro a una distancia de 5-7 cm, y los pequeños
a una distancia de 2-5 cm.
No hacer bultos demasiado grandes tomando como referencia que un bulto debe tener un tamaño
máximo de 30 x 30 x 50 cm y no debe pesar más de 5.5 kg y la densidad no debe ser mayor de
4.500 mg/m2.
Evitar que quede sobrecargada la autoclave.
Los paquetes no deben tocar la superficie inferior, superior o laterales de la cámara.
No colocar ligas para sujetar los paquetes, ya que impide una buena circulación del agente
esterilizante.
El instrumental no debe colocarse en cajas metálicas, ya que impide la penetración del vapor.
No se debe esterilizar líquidos en gas (óxido de etileno). Las soluciones se esterilizan en
una carga especial en la cual una vez terminado el ciclo, se deja descender la temperatura a
100ºC, y antes de abrir la válvula de escape, se debe elegir el selector a “escape lento”.
Dejar que el indicador de presión marque cero antes de abrir la puerta del esterilizador.
No esterilizar vaselina o líquidos oleosos en vapor, sino a través de calor seco.

La limpieza de los
esterilizadores debe
efectuarse con
detergentes
y cepillo largo.
Limpieza de los esterilizadores
La limpieza de los esterilizadores debe efectuarse cada 24 horas, utilizando la técnica de
dentro hacia fuera y de arriba hacia abajo, incluyendo la limpieza de la puerta con detergente
y cepillos largos, y posteriormente colocar un paño al mismo cepillo impregnado de cloroxidante
electrolítico para lograr una desinfección efectiva; sin olvidar lavar el filtro, para evitar
que éste se sature de residuos e impida la salida del vapor y ocasionar así, cargas mojadas.

Sistemas de empaques para esterilización


Las condiciones que deben cubrir todos los métodos de esterilización son:

Permitir que el agente esterilizante penetre en todos los objetos contenidos en el paquete.
Permitir la salida del agente esterilizante al finalizar el periodo de exposición y secado o
aireado adecuados.
Resistir las condiciones físicas de los procesos de esterilización.
Mantener la integridad del paquete en los diferentes niveles de presión y humedad.
Proporcionar una barrera impermeable a los microorganismos, partículas de polvo y humedad
después de la esterilización. Los artículos deben permanecer estériles desde que se extraen
del esterilizador hasta que se utilizan.
Cubrir por completo los artículos, considerando un margen de 2.5 cm, para poder sellarlo.
Para el sellado es importante no utilizar grapas o clips o cualquier objeto penetrante, ya
que para abrirlo se rompería.
Resistir las posibles rupturas o punciones al manipularlo.
Permitir la identificación de su contenido y la evidencia de que han sido expuestos a un
agente esterilizante.
No contener hilos o pelusas.
Proteger el contenido de daños físicos.
Permitir que el paquete se deposite fácilmente en el campo estéril sin contaminar.
Que cubra requisitos en cuanto a la optimización de recursos, en relación costo-beneficio.

Todo empaque que se utiliza para la esterilización, independientemente del sistema que se
pretenda implementar, debe ser de porosidad controlada.

La selladora de bolsas y las etiquetas de identificación ayudan a la esterilización adecuada


en la CEYE.

Bolsas de papel y combinación con polipropileno


Todo empaque que se utiliza para la esterilización, independientemente del sistema que se
pretenda implementar, debe ser de porosidad controlada. Requisito para que se dé una efectiva
esterilización, ya que debe permitir el paso de agentes esterilizantes y a la vez mantener
una barrera para los microorganismos, conservando así la esterilidad de los productos.

Características del papel grado médico

Porosidad controlada 0.1 micras.


Fabricado con pasta de celulosa pura.
Excepto de productos tóxicos.
Barrera biológica efectiva.
Resistente al envejecimiento.
Alta resistencia mecánica en seco y en húmedo. Resiste cualquier rotura durante el proceso de
esterilización.
Resiste la humedad.
Bolsas de papel
La bolsa de papel grado médico son especiales para la esterilización en vapor, se encuentran
en diferentes tamaños y con fuelle, cubriendo necesidades de uso y capacidad de los productos,
con indicador de esterilización.

Bolsas mixtas (papel y polipropileno)


Las bolsas y rollos para empaque mixtas (combinación de papel grado médico y polipropileno)
están diseñados en diferentes medidas con fuelle y sin fuelle; cubriendo necesidades de uso y
capacidad de los productos para esterilización en vapor y óxido de etileno, cuentan con
indicador de esterilización. Además, se incluye el papel crepado, el cual se utiliza para
envolver bandejas quirúrgicas y elaboración de paquetes, sirviendo además como campo estéril.

Indicadores de esterilización
Cinta testigo en un indicador que a la exposición de esterilización cambia de color pero no
asegura que el proceso de esterilización sea el adecuado. Cinta indicadora incluida en los
empaques de papel grado médico, cuenta con una marca de tinta impresa que cambia de color a
la exposición de esterilización.

Sellado de las bolsas

Las bolsas pueden ser selladas por diferentes métodos dependiendo del tipo de bolsa que se
utilice.
Las bolsas que se sellan con calor deben usar una máquina que sella herméticamente, que aplique
tanto presión como calor.
Las bolsas lisas y rollos pueden ser selladas a mano con cinta masking o indicadora. Sea cual
fuere el método de cierre debe ser hermético.
Papel kraft: El papel kraft o también conocido como estraza para envoltura no debe usarse como
empaque para esterilización, ya que no garantiza la esterilidad de los productos, pues no
cuenta con porosidad controlada que requiere una eficaz esterilización, sus características
de fabricación lo hacen un producto contaminado, es absorbente y no resiste la humedad.

Envolturas de lino: Método tradicional para envolver los paquetes quirúrgicos. Es reusable,
económico, resistente ofrece una protección al empaque, fácil manejo y cubre perfectamente.
Existen diferentes combinaciones en su textura, muselina de 140, de 180 (50% algodón y 50%
poliéster y algodón 270 con un componente que repela al agua).

Consideraciones especiales: El lino tiende a deteriorarse con las lavadas, y por lo tanto va
perdiendo la barrera bacteriológica, sobre todo si no se tiene cuidado de revisar la calidad
puede tener roturas no visibles que permitan la entrada de bacterias; retiene detergentes
considerado como tóxico después de las lavadas. Sin embargo, si se cubren los requisitos de
calidad, suelen ser muy prácticos, cubren y resguardan completamente en campo quirúrgico.

Validación de los procesos de esterilización


Para la validación de los procesos de esterilización pueden interpretarse de la siguiente
manera:

Físico
La prueba de la eficacia diaria del esterilizador de vapor se lleva a efecto antes de realizar
la primera carga, por medio de hojas impresas con tinta especial en forma gráfica en espiral,
llamada BOWIE & DICK, que es un método recomendado para prueba de funcionamiento diario en la
primer carga del día y en cada uno de los esterilizadores de vapor. Las gráficas están diseñadas
en color AZUL, las cuales al funcionamiento del esterilizador (operación) la gráfica va
cambiando en forma uniforme a color NEGRO, si no registra el cambio en forma uniforme indicará
mal funcionamiento del esterilizador como sería, temperatura incorrecta o presencia de burbujas
de aire, entre otros.

Instrucciones de uso: Se coloca la hoja en el centro de un paquete de campos que mida alrededor
de 30 x 30 x 30 cm cerca de la puerta del esterilizador (punto más frío). Se efectúa el ciclo
de esterilización normal. Cada hoja tiene espacio para escribir la fecha, hora, carga y el
número del esterilizador (con el objeto de llevar el control).

Químico
Verifica el exacto cumplimiento de los parámetros de esterilización; están debidamente
calibrados para penetrar el vapor dentro de los paquetes hasta alcanzar las condiciones de
esterilización. Las etiquetas indicadoras de validación se introducen dentro del paquete en
la parte central durante un ciclo de esterilización; las etiquetas para esterilización por
vapor están diseñadas con flechas de color VERDE que al concluir el ciclo de esterilización
cambian a color NEGRO, lo cual indica que se dio la esterilización completa cubriendo los
parámetros de temperatura, tiempo y humedad. En el caso de esterilización con gas óxido de
etileno las etiquetas indicadoras están diseñadas por bandas de color ROJO que al concluir el
ciclo de esterilización cambian a color VERDE, cubriendo los parámetros: Temperatura, tiempo,
humedad y concentración de óxido de etileno.

Biológicos

Existen ampolletas que en su interior contienen caldo de cultivo y un disco inoculado con
esporas (bacilo sterotermofilus) para proceso a vapor y (esporas subtilis) para procesos en
gas.
Las cuales una vez terminado el proceso de esterilización, se someten las ampolletas a un
proceso de incubación, por 24 a 72 horas, a 55ºC para vapor y a 33ºC, si su proceso es por
óxido de etileno o de calor seco.
Terminado en periodo de incubación si el color del caldo de cultivo cambió a color amarillo,
la esterilización no fue efectiva. Esto se origina porque no se logra aniquilar las esporas,
éstas se alimentan con el caldo de cultivo durante el tiempo de incubación y se agrega una
sustancia ácida que cambia el pH del caldo de cultivo y con ello la coloración.
La forma ideal de control biológico es en cada carga o turno, o una vez al día en cada
esterilizador, y en el último de los casos comprobar en cada esterilizador una vez por semana.
Precauciones con los paquetes estériles

Las bolsas de los empaques deben estar herméticamente selladas en sus dos extremos.
Los paquetes deberán llevar un control químico.
Todo el material que se esterilice debe llevar fecha de esterilización, especificar su
contenido, turno en el que se empacó y en algunos hospitales se incluye el nombre de la persona
que preparó el paquete, especialmente de instrumental
Una vez recolectado en material estéril de los esterilizadores, se revisará paquete por
paquete, comprobando sin continúa sin sufrir cambios el empaque (ruptura, humedad, entre
otros), si está herméticamente sellada, el cambio de viraje de los indicadores de
esterilización. Si sufrió algún cambio volver a empacar y a esterilizar.
El material punzocortante se debe proteger para evitar la ruptura de bolsas. Todo paquete con
una punción o ruptura se considera no estéril.
Todo paquete estéril debe manejarse siempre utilizando la técnica aséptica, desde el momento
de sacarlos del esterilizador.
Si un paquete se moja accidentalmente se considera contaminado (excepto si su empaque es de
plástico) por lo que es necesario evitar:
a) Manejarlos con las manos mojadas
b) Colocarlos en superficies mojadas.

Los paquetes quirúrgicos desechables ofrecen grandes beneficios para las cirugías de alto
riesgo.

Evaluación de paquetes húmedos

Gotas de agua por fuera del paquete:


a) Se considera estéril cuando el material de empaque no absorbe el agua (impermeable).
b) Se considera NO estéril cuando el material del empaque absorbe el agua.
Gotas de agua por dentro del paquete:
a) Se consideran estériles cuando están envueltos en películas de material no absorbente o
impermeables al agua.
b) Se consideran NO estériles cuando se han formado gotas de agua o el contenido del empaque
está húmedo al abrirlo o que no esté envuelto el producto en material impermeable (polietileno).
Reprocedo de material húmedo

Las batas también deben ser esterilizadas y empacadas.


Los paquetes húmedos deben deshacerse e iniciar el proceso de preparación y nuevamente
empacarlos y reesterilizarlos.
Los artículos empacados en tela deben enviarse nuevamente las envolturas a la lavandería. El
material empacado iniciará el proceso de preparación, reempaque y reesterilización.
Duración de la esterilidad del material empacado
La esterilidad de los paquetes se considera de acuerdo a los siguientes factores:

a) La manipulación del paquete durante su transporte y el almacenamiento, cuando éstos son


los adecuados lo previenen de la contaminación y daños físicos.
b) Integridad, tipo de material y configuración del empaque.
c) Condiciones de almacenamiento.
d) Según transcurra el tiempo la probabilidad de contaminación aumenta.
e) Los objetos empacados con doble capa y los que tienen envolturas selladas pueden considerarse
estériles hasta su apertura, si es que no sufren rupturas y las condiciones de almacenamiento
son adecuadas.
f) La mayoría de los productos esterilizados comercializados se consideran estériles
indefinidamente, si es que el empaque permanece intacto y cubre los requisitos de
almacenamiento adecuado, la fecha de caducidad la establece el fabricante, con la cual
garantiza la estabilidad del producto y su esterilización según las pruebas aprobadas por la
FDA (Food and Drug Administration).
g) Son muchas las variables que impiden establecer un tiempo estándar, sin embargo, algunos
establecen los siguientes tiempos:

Empaque doble bolsa 6-12 meses.


Instrumental en bandeja 30 días.
Empaque en bolsa de papel mixta 3-6 meses.
Objetos empaquetados en papel y materiales de tela en armarios cerrados, un lapso de 30 días
y en armarios abiertos 21 días en promedio.
Estar alerta ante la presencia de signos adversos a la infusión sanguínea.
Estimular la práctica de ejercicios respiratorios a través de un espirómetro, o inflar globos.
Tratar de inducir la tos o realizar respiraciones profundas o RPPI, si está indicado.
No deben realizarse los ejercicios respiratorios si el paciente fue sometido a cirugía nasal,
oftálmica o neurológica, su práctica puede elevar la presión intracraneal y favorecer la
aparición de hemorragia.
Iniciar la deambulación en forma brusca puede ocasionar síncope en el paciente.

Mesa de Mayo y Mesa de Riñon


estos dos tipos de mesas, utilizadas como parte importante de una cirugía atienden a los
tiempos quirúrgicos conocidos, tales son:

Diéresis o Corte
Hemostasia
Fijación o Prensión
Separación o Exposición
Disección o Sintesís
La Mesa riñón utilizada en cirugía es de un tamaño más grande que la mesa mayo.

Algunos vídeos que pueden servir para orientar o desorientar, ya que no son perfectos pero sí
ilustran en buena manera general la manera de acomodar la mesa mayo y la mesa riñón.