Sei sulla pagina 1di 5

El derecho a la libertad personal esta puesta en disposición en el artículo 7 de la

convención Americana sobre Derechos HUMANOS plantea una importante


protección:
Artículo 7. Derecho a la Libertad Personal
1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal.
2. Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las
condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los
Estados Partes o por las leyes dictadas conforme a ellas.
3. Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios.
4. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de su
detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella.
5. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez
u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá
derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad,
sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar condicionada
a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio.
6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o
tribunal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de
su arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran
ilegales. En los Estados Partes cuyas leyes prevén que toda persona que se
viera amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez
o tribunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal
amenaza, dicho recurso no puede ser restringido ni abolido. Los recursos
podrán interponerse por sí o por otra persona.
7. Nadie será detenido por deudas. Este principio no limita los mandatos de
autoridad judicial competente dictados por incumplimientos de deberes
alimentarios.

II. Significación general del derecho y ámbito protegido


En sentido amplio la libertad sería la capacidad de hacer y no hacer todo lo que
esté lícitamente permitido. En otras palabras, constituye el derecho de toda
persona de organizar, con arreglo a la ley, su vida individual y social conforme a
sus propias opciones y convicciones. La seguridad, por su parte, sería la
ausencia de perturbaciones que restrinjan o limiten la libertad más allá de lo
razonable.
La libertad, definida así, es un derecho humano básico, propio de los atributos
de la persona, que se proyecta en toda la Convención Americana. En efecto, del
Preámbulo se desprende el propósito de los Estados Americanos de consolidar
un régimen de libertad personal y de justicia social, fundado en el respeto de los
derechos esenciales del hombre, y el reconocimiento de que sólo puede
realizarse el ideal del ser humano libre, exento de temor y de la miseria, si se
crean condiciones que permitan a cada persona Artículo 7 Derecho a la libertad
personal y gozar de sus derechos económicos, sociales y culturales, tanto como
de sus derechos civiles y políticos”. De esta forma, cada uno de los derechos
humanos protege un aspecto de la libertad del individuo.
En lo concerniente al artículo 7 de la Convención, la Corte ha aclarado que éste
protege exclusivamente el derecho a la libertad física, lo cual no resta
significación a este derecho sino más bien la pone de relieve, pues dicha libertad
es el estado natural de la persona, aquel en el cual puede, sin cortapisas o
barreras físicas, “organizar, con arreglo a la ley, su vida individual y social
conforme a sus propias opciones y convicciones”. Las personas que sufren una
privación de libertad son por supuesto titulares de los derechos humanos, pero
no pueden disfrutar de todos ellos de manera plena, por las limitaciones ligadas
a la situación de reclusión. Adicionalmente, la Corte ha subrayado la importancia
del derecho a la libertad personal al señalar que cuando es vulnerado, genera
un riesgo de que se produzca la vulneración de otros derechos, como la
integridad personal y, en algunos casos la vida.
El articulo protege este derecho desde las diferentes aristas con las cuales el
mismo se puede vlnerar .Asimismo,recorre un amplio espectro de figuras o
sitaciones juridicas , como la desaparicion arbitraria, la prohibicion de la
detencionpor deudas excepto las alimentarias , el derecho a ser informado de
los motivos de la deteccion , el control judicial de la misma por un juez y el ser
juzgado dentro de un plazo razonable o ser puesto en libertad entre otras cosas
se extiende principalmente el art 7 de la convención interamericana de Derechos
Humanos en el tratamiento del hecho de la detención y las garantías que sea
situación conlleva , así como del mecanismo reaccional en manos de quien sufre
una injusta privación del derecho
TITULARES DEL DERECHO
El derecho a la libertad personal es un derecho de toda persona, resulta
necesario resaltar que tanto los niños, adolescentes y tengan acceso a este
derecho y que puede ser invocado, en ciertas circunstancias, incluso frente a
medidas acordadas con la anuncia de sus padres o representantes legales
Otros titulares de este derecho son los extranjeros y es pertinente mencionarlo
por los casos de discriminación aun del que no se encuentre legalmente en un
estado , en el cual se toma correctivos si el extranjero no tiene como acreditar
que entro legalmente será privado de su libertad mientras se resuelve su
situación migratoria
La corte interamericana ha señalado que el extranjero no es solo titular del
derecho a la libertar personal sino puede encontrarse, aun si es documentado,
en una situación de vulnerabilidad que exija una protección legal en palabras de
la corte los inmigrantes indocumentados o en situación irregular han sido
identificados como un grupo en situación de vulnerabilidad
EL ART 7-1
En el siguiente articulo inciso 1 se habla que toda persona tiene derecho a la
libertad y a la seguridad personales se traduce en la exigencia normativa de
procurar cuanto sea posible, la preservación del estado de libertad física de cada
ser humano
El numeral 1 del artículo 7 enuncia el contenido general del derecho a la libertad
personal y los demás numerales de ese mismo artículo consagran sus garantías
específicas. En palabras de la Corte:
 El artículo 7 de la Convención tiene dos tipos de regulaciones bien
diferenciadas entre sí: una general y otra específica. La general se
encuentra en el primer numeral: toda persona tiene el derecho a la
libertad y a la seguridad personales”. Mientras que la específica está
compuesta por una serie de garantías que protegen el derecho a no ser
privado de la libertad ilegalmente o arbitrariamente, a conocer las razones
de la detención y los cargos formulados en contra del detenido, al control
judicial de la privación de la libertad y la razonabilidad del plazo de la
prisión preventiva, a impugnar la legalidad de la detención y a no ser
detenido por deudas.
(Pie de página) 19 Corte IDH. Caso Chaparro Álvarez y Lapo Íñiguez vs.
Ecuador, op. cit., párr. 51; ver también Corte IDH. Caso Nadege Dorzema
y otros vs. República Dominicana, op. cit., párr. 124
La conexión entre el derecho y sus garantías determina que toda vulneración de
los numerales 2 al 7 del artículo 7 de la Convención comporte igualmente una
violación de su numeral 1:
 La Corte resalta que cualquier violación de los numerales 2 al 7 del
artículo 7 de la Convención acarreará necesariamente la violación del
artículo 7.1 de la misma, puesto que la falta de respeto a las garantías de
la persona privada de la libertad desemboca, en suma, en la falta de
protección del propio derecho a la libertad de esa persona
.(pie de pagina) 20 Corte IDH. Caso Chaparro Álvarez y Lapo Íñiguez vs.
Ecuador, op. cit., párr. 54.
El artículo 7. 3 de la Convención Americana establece
 “nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios”. La
Corte IDH ha desarrollado que entiende por arbitrariedad y lo ha aplicado
al análisis de casos contenciosos. Particularmente, ha aplicado este
concepto a casos de prisión preventiva, cuando ésta no se encuentra
justificada en parámetros de razonabilidad.
El articulo 7 .4 y 7.5
 la Convención establecen los requerimientos procedimentales para llevar
a cabo una detención o una retención. Los trabajos preparatorios no
explican la posible diferencia entre estas dos formas de privación de
libertad; aparece sólo la mención de que se agregó la palabra “retenida”
a los incisos 4 y 5 del artículo en referencia durante la primera sesión
plenaria de la Conferencia, sin expresar ni el origen de la enmienda ni las
razones para ella. Esto significa que sólo se puede especular respecto de
qué significa cada uno de estos conceptos, con el agravante de que los
términos “detención”, “prisión”, “encarcelamiento”, “retención”, u otros
utilizados a lo largo del artículo 7 de la Convención, tienen distintos
significados en el lenguaje jurídico de los diversos Estados partes 3
(Pie de página)
(Para legislación comparada, ver Cuestión de los derechos humanos de todas
las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión. Informe del
Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria, E/CN.4/1997/4, 17 diciembre 1996,
sección 4.)
RELACION CON EL CASO DE BULACIO
1.1. Los adjetivos utilizados por la Corte en ese caso, y también la posición del Comité de
Derechos Humanos dan pie para sostener que el concepto de “arbitrariedad” tiene una
íntima conexión con los requisitos a que debe someterse toda restricción a un derecho
humano: la privación de libertad debe perseguir el logro de un objetivo permitido por la
Convención y debe ser “necesaria en una sociedad democrática”, es decir, ser conducente
y proporcional para conseguir el logro que se persigue y no debe existir otra alternativa para
conseguirlo sino la privación de libertad. Cualquier elemento que falte transformaría la
privación de libertad en arbitraria.

Atendiendo a lo ya dicho, las detenciones masivas no satisfacen el requisito de


razonabilidad, necesidad y proporcionalidad, por lo que deben considerarse, en
principio, arbitrarias, a menos que cada detención individual pueda ser justificada
independientemente
1.2. momento del arresto, al propio arrestado. En fallos posteriores se ha enfatizado esta
obligación y se ha explicado su objetivo señalando que la información “constituye un
mecanismo para evitar detenciones ilegales o arbitrarias desde el momento mismo de la
privación de libertad y, a su vez, garantiza el derecho de defensa del individuo”

En el caso de niños y adolescentes, la información debe ser dada también al que ejerza
su representación o sea su custodio legal

1.3. La tercera exigencia es que toda persona privada de libertad debe ser llevada, sin demora,
ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales. Es
posible que sea este funcionario el que notifique los cargos que se le formulan al arrestado.
Es ésta la etapa del proceso en que la persona deja de estar en custodia policial, y si no se la
deja en libertad, o bajo una medida cautelar no privativa de libertad, se encontrará en
detención o prisión preventiva ordenada por una autoridad judicial.
La intervención de un juez o funcionario autorizado para ejercer funciones judiciales
asegura la rectitud y legalidad de la detención, ya que, como ha sostenido la Corte es
una medida que previene la arbitrariedad e ilegalidad de una detención
1.4. Entre los derechos del detenido se encuentran el de saber que puede “notificar a una tercera
persona que está bajo custodia del Estado. Esta notificación se hará, por ejemplo, a un
familiar, a un abogado y/o a su cónsul, según corresponda” al momento de la privación de
libertad

1.5. Como ha reconocido este Tribunal en casos anteriores, es preciso que exista un registro de
detenidos que permita controlar la legalidad de las detenciones. Esto supone la inclusión,
entre otros datos, de: identificación de los detenidos, motivos de la detención, notificación
a la autoridad competente, y a los representantes, custodios o defensores del menor, en su
caso y las visitas que éstas hubieran hecho al detenido, el día y hora de ingreso y de
liberación, información al menor y a otras personas acerca de los derechos y garantías que
asisten al detenido, indicación sobre rastros de golpes o enfermedad mental, traslados del
detenido y horario de alimentación. Además el detenido debe consignar su firma y, en caso
de negativa la explicación del motivo

1.6. En ese mismo sentido se ha pronunciado la Corte Interamericana, diciendo que: Los
detenidos deben contar con revisión y atención médica preferentemente a cargo de un
facultativo elegido por ellos mismos o por quienes ejercen su representación o custodia
legal. Los resultados de cualquier examen médico que ordenen las autoridades – y que no
debe ser practicado en presencia de las autoridades policiales deben ser entregados al juez,
al detenido y a su abogado, o bien, a éste y a quien ejerza la custodia o representación del
menor conforme a la ley