Sei sulla pagina 1di 9

MANUAL DE OPERACIONES DE LA PLANTA DE TRATAMIENTO DE AGUA

POTABLE PTAP– 15LPS


1. INTRIDUCCIÓN

El presente documento contiene toda la información necesaria para la óptima


operación de la Planta de Tratamiento de Agua Potable. Esta actividad es
fundamental para el correcto uso de los elementos y de los sistemas que
componen una planta de tratamiento de estas características, pues en ella se
deberá verificar el correcto comportamiento del equipamiento, lo que implica
la revisión de cada una de las unidades que la componen.

Se incluye la descripción de los procedimientos involucrados en el


funcionamiento de los quipos y procesos que comandan el sistema de
tratamiento. Se adjuntan, además, los principales temas de inspección y solución
de problemas mecánicos y de procesos.

2. OBJETIVOS:

Los principales objetivos del manual son:

 Dar al personal que interviene en el desarrollo de los procesos de tratamiento


un conocimiento adecuado sobre las instalaciones y equipos que
constituyen, sobre los procesos que se desarrollan y sobre la mejor manera de
operar esas instalaciones y equipos.
 Normalizar la operación y los procesos.
 Disponer de una recopilación ordenada y sistemática de los datos referentes
a la planta, sus estructuras, procesos, etc.

El principal objetivo del tratamiento, es asegurar la inocuidad del agua mediante


la eliminación o reducción a una concentración mínima de los componentes
peligrosos para la salud; haciendo todo lo posible para obtener la mejor calidad
que permitan las circunstancias.

3. USUARIOS DEL MANUAL:

Con el objeto de contribuir al accionamiento efectivo y oportuno, se consideró


conveniente desarrollar este manual, que está dirigido al personal encargado
de las operaciones de la Planta de Tratamiento de Agua Potable - PTAP.

Los conocimientos que se presentan pretenden dar orientación básica integral,


sobre la función y características de cada una de las unidades y equipos que
constituyen la planta; para que conscientes de la función que desempeñen,
comprendan la importancia de ejecutar con precisión y exactitud las
actividades de operación, mantenimiento y control de la planta.

Para la operación de la planta de tratamiento es preciso desarrollar 4 tipos de


actividades:

 Actividades de operación, destinadas al desarrollo y control de procesos de


tratamiento, control de las instalaciones y equipos.
 Actividades de mantenimiento, destinadas a hacer que las instalaciones y
equipos se encuentren permanentemente en condiciones adecuadas de
funcionamiento.

 Actividades de control de calidad destinadas a garantizar que el agua


cumpla con las especificaciones de calidad establecidas para las diferentes
etapas de los procesos de tratamiento.

 Actividades de administración, las actividades de apoyo administrativo que


requieren los elementos que integran la planta.

El personal que interviene en el desarrollo de las actividades de operación de la


planta de tratamiento, deberá tener experiencia y capacitación, debido a que
el abastecimiento de agua está regido por principios de servicio público y
principio sanitario.

 El principio de servicio público

Los servicios de abastecimiento de agua potable y alcantarillado, son servicios


esenciales y deben prestarse en forma continua, regular e indiscriminada, debe
tenerse presente, el número de habitantes que el servicio afecta, en caso de
toma de decisiones, para reducir la cantidad de personas afectadas y minimizar
las incomodidades y molestias en duración como un tipo de inconvenientes.

 El principio sanitario

Las actividades de operación y mantenimiento de cualquier naturaleza deben


orientarse fundamentalmente a preservar la salud de la población empleándose
todos los recursos para el buen saneamiento.
La operación y mantenimiento de los servicios se puede desarrollar en tres
situaciones diferentes:

1. En situaciones normales.- Cuando las estructuras y los recursos hídricos son


suficientes para atender las necesidades.
2. En situaciones eventuales y/o diferentes.- Cuando las estructuras no
satisfacen la demanda.
3. En situaciones de emergencia.- Como consecuencia de situaciones de
catástrofe, pueden presentarse situaciones de avería en las estructuras
principales del sistema.

La orientación se da bajo tres aspectos:

 En primer lugar: Se considera la calidad del agua que hay que entregar,
dando especial atención a los parámetros que definen la calidad del agua
de bebida y las normas de potabilidad existentes.

 En segundo lugar: Trata sobre las operaciones unitarias, así como los reactores
involucrados en cada uno de ellas.

 En tercer lugar: Se enfoca la parte más importante, la orientación al operador,


para realizar las acciones que debe ejecutar, a fin de operar cada uno de los
componentes de la planta en condiciones normales, especiales y de
emergencia.
Las plantas de tratamiento de agua pueden considerarse como grandes
fábricas, que reciben una materia prima siempre cambiante (agua cruda) y
tiene que entregar un producto manufacturado (agua tratada) que esté en
concordancia con las normas de salud pública, en cantidad suficiente y con la
continuidad requerida para satisfacer las necesidades de la población servida.

El agua con características físico-químicas y bacteriológicas que no estén


enmarcadas en normas para aguas de consumo humano, no son aptas para
ingerirlas directamente. El agua para consumo humano y para todos los usos
domésticos habituales, incluida la higiene personal debe cumplir o aproximarse
a los valores guía de salud establecidos por el Ministerio de Salud del Perú y la
OMS; para tal efecto deberá ser sometido a tratamiento a fin de poner a
disposición de los consumidores un abastecimiento satisfactorio e inocuo.

3.1. TRATAMIENTO RECOMENDADO

La operación de potabilización del agua comprende una serie de procesos


cuya finalidad, es transformar la materia prima inicial (agua cruda) en un
producto final (agua potable), que esté de acuerdo con las normas y
características de salud, sugeridas para el agua potable.

En el tratamiento del agua, se utilizan una serie de procesos y equipos, en una


secuencia tal que el proceso siguiente, va removiendo las impurezas, que no
eliminó la operación anterior.

En el siguiente esquema, se ilustran las unidades o reactores que componen la


planta completa.

3.1.1. Diagrama de flujo de los procesos de tratamiento

Caudal a SEDIMENTA SIST. DE A


FLOCULACIÓN DECANTACIÓN FILTROS
CLORACIÓN RESERVORIO
-CIÓN
Tratar Población

El procesamiento del agua se inicia con la captación desde el pozo tubular,


siendo impulsada por medios mecánicos hasta el inicio del tratamiento en la
estructura de Sedimentador en donde prosigue la medición de caudal, para
comprobar el volumen de agua que está ingresando a la planta, y a través de
la prueba de jarra, se determina la dosis óptima de productos clarificantes que
se van a utilizar.

En la dosificación se aplican por lo general Sulfato de Aluminio, para anular las


cargas eléctricas de las partículas y Cal para modificar el pH del agua cruda y
favorecer las reacciones de la coagulación y el polímero, para elevar el peso de
los flóculos. La mezcla rápida, tiene como función distribuir uniformemente los
productos químicos de tratamiento, la floculación o mezcla lenta, facilita el
agrupamiento de las partículas para formar los flóculos, los que al tener mayor
tamaño y peso, van a separarse fácilmente del agua durante la sedimentación.

En el proceso de floculación se encuentran las rejillas de 3mm y 2mm la cuales


retendrán las partículas de dichos diámetros vertiéndolas a las canaletas que
guiarán su evacuación al colector de lodos.
Cuando se extrae el agua y se trata sin primero almacenarla, es habitual
someterla a un proceso de precloración que destruye la fauna y reduce el
número de bacterias fecales y agentes patógeno, contribuyendo a la
desaparición de algas durante la coagulación y filtración.

La desinfección previa tiene la función también de eliminar el amoníaco, en el


caso del agua coloreada, con alto contenido de ácido húmicos y fúlvicos, se
corre el riesgo de la formación de compuestos organoclorados y carbono
orgánico biodegradable. Además el agua debe ser sometida a tratamiento
adicional, para eliminar compuestos de fierro y manganeso de ser posible para
alcanzar una calidad próxima a lo recomendado en los valores guía de salud.

Después de la dispersión de compuestos químicos como el Sulfato de Aluminio,


para neutralizar las cargas de las partículas y facilitar la aglomeración, durante
el lento proceso de mezcla que tiene lugar en la fase de floculación. Las masas
flocosas resultantes forman coprecipitados con las partículas colorantes y
minerales de origen natural, las absorben y las retienen, reduciendo
considerablemente la turbiedad, el color y el número de protozoarios, bacterias
y virus.

La coagulación y la floculación, requieren grandes aptitudes de supervisión.


Antes de decidir utilizar la coagulación como parte del tratamiento, se deben
considerar cuidadosamente las probabilidades de contar con el suministro
regular de productos químicos y con el personal calificado para la operación. La
finalidad de la sedimentación es permitir que las masas flocosas se depositen,
reduciendo así los sólidos en suspensión que deben eliminar.

Algunos factores que influyen en ella son: el tamaño, la forma y el peso de la


masa flocosas; la viscosidad y por lo tanto la temperatura del agua; el tiempo
de retención; el número de unidades la profundidad y la superficie de los
depósitos; la tasa de rebose superficial; la velocidad de la corriente y el diseño
de la entrada y de la salida, con extracción frecuente de fangos y disponer de
ellos en forma inocua.

La desinfección final del agua distribuida por las tuberías, tiene una importancia
fundamental y es casi universal, porque constituye la última barrera contra la
transmisión de enfermedades bacterianas y víricas por el agua aunque los
productos que más se utilizan con este fin son el cloro y el hipoclorito. La eficacia
del proceso de desinfección depende de que se haya conseguido agua con un
alto grado de pureza mediante el tratamiento previo, debido a la presencia de
materia orgánica y compuestos fácilmente oxidables en el agua que neutralizan
en mayor o menor medida la acción de los desinfectantes. Los microorganismos
aglomerados o absorbidos por partículas, están también protegidos contra la
desinfección y en muchos casos no se logra destruir a los patógenos y las
bacterias fecales, cuando la turbiedad y el color son superiores a 5 unidades. Es
esencial que antes de la desinfección final, el agua se someta a un tratamiento
para conseguir que la mediana de la turbiedad No sea superior a 1 NTU, y que
no sobrepasen 5 unidades de turbidez y color.

Con una planta que funcione adecuadamente, se obtendrán regularmente


valores muy por debajo de estos límites. La cloración en condiciones normales
(es decir cloro residual en estado libre > 0,5 mg/l después de 30 minutos de
contacto), pH inferior a 7,5; turbiedad del agua inferior a 1 NTU, puede reducir
en más del 99% el número de Echerichia Coli y de ciertos virus, pero no el de
quistes u oquistes de protozoarios parásitos. Los componentes que más han de
controlarse en el agua de bebida, son particularmente los que pueden tener
repercusión directa en la salud pública; por ello la finalidad fundamental del
tratamiento es proteger al consumidor contra los agentes patógenos y de las
impurezas que pueden resultarle desagradables o ser perjudiciales para su salud.

El agua presenta características variables y se ven afectados por fenómenos


naturales como las lluvias en la cuenca, antes de ser sometidas a tratamiento,
deben ser caracterizados por análisis diarios y/o cada vez que se observen
cambios en la turbidez y el color, para dar tratamiento adecuado, siempre
recordando que es para suministro público, en tal sentido debe cumplir con las
normas de calidad y el control de procesos.

3.1.2. Tratamiento recomendado para obtener mínimo riesgo

Tipo de Fuente Tratamiento Recomendado (OMS)


Aguas de captación de fuentes  Desinfección previa.
subterráneos.  Tratamiento que incluye:
mezcla, coagulación,
floculación, sedimentación,
filtración y desinfección).

La planta de tratamiento ha sido diseñada con el fin de clarificar y remover la


carga bacterial del agua; para este fin se utilizarán productos coagulantes,
alcalinizante y ayudantes de coagulación (polímeros aniónicos), cuya
aplicación y dosificación serán calculadas diariamente después de la ejecución
de la prueba de jarras en el laboratorio.

3.2. Coagulantes:

Son compuestos de Aluminio o Fierro, capaces de producir hidróxidos gelatinosos


insolubles y englobar las impurezas del agua, produciendo iones de cargas
eléctricas positivas, que atraen y neutralizan las cargas eléctricas de los coloides
protegidos entre la turbiedad y que generalmente son de carga negativa. Entre
los coagulantes más comunes tenemos:
- Sulfato de Aluminio.
- Sulfato Ferroso.
- Sulfato de Fierro II Clorado.
- Cloruro Férrico.

3.2.1. Propiedades de los Cuagulantes.

1. Reaccionan con los álcalis produciendo hidróxidos gelatinosos que rodean y


aglutinan las impurezas.
2. Producen iones trivalentes de cargas eléctricas positivas que atraen y
neutralizan las cargas eléctricas de los coloides protegidos, que en general
son negativas.

La Propiedad Nº 1, es la más adecuada para la eliminación de la turbiedad, y la


Propiedad Nº 2 es útil, para la eliminación del color.
3.2.2. Factores que influyen en la cuagulación

 Clase de cuagulante:
- De aluminio,
- De Hierro.
 Cantidad de coagulante, está relacionada con:
- La turbiedad y el color a ser eliminados.
- Al contenido bacteriológico.

Dosajes convenientes de coagulantes reducen más el contenido bacteriológico,


con economía en la desinfección. La cantidad exacta, sólo puede ser
determinada en la práctica con la prueba de jarras.

Contenido y tipo de color y turbiedad:

 Mayor o menor cantidad de coloides protegidos.


 Mayor o menor cantidad de emulsiones.
 Sustancias colorantes disueltas, etc.

Otras características químicas del agua:

 Alcalinidad natural.
 Contenido de hierro.
 Materia orgánica, etc.
 Cada mg/l de sulfato de aluminio aplicado actúa con 0,45 mg/l de
alcalinidad.
 Concentración hidrogenoidea del agua (pH = potencial de Hidrógeno).
 Hay un pH óptimo de floculación, que también se determina
prácticamente en el laboratorio en la prueba de jarras.

Tiempo de mezcla rápida y lenta:

 La mezcla rápida hará la dispersión del coagulante, a fin de que la


reacción para la coagulación suceda en toda la extensión de la masa
de agua.
 La mezcla lenta, para la formación de grumos (agrumación).
Aglomeración de material gelatinoso (coagulo) en partículas mayores
que se asientan más rápidamente como copos o grumos.

Temperatura

 La coagulación se da mejor a temperaturas altas que a temperaturas


bajas.

Agitación:

 Si la velocidad de la agitación fuera poca, la formación de coágulos


disminuye dificultando la decantación, y ensuciando más los
decantadores.
 Si la velocidad es muy violenta, sucede la formación de grumos y rotura
de los mismos en partículas menores y consecuentemente demora la
decantación.
Presencia de núcleos

 Los coadyuvantes (complementos de la coagulación) son sustancias


capaces de promover núcleos más densos para obtener grumos
pesados.

Observación:

El proceso de coagulación, comprende la dispersión del coagulante, su


reacción con la alcalinidad para la formación del coágulo (hidróxido) y además
la deposición de esa gelatina en las partículas de la turbiedad, para la formación
del grumo (agrumación).

En una planta de tratamiento de agua ese fenómeno ocurre en dos etapas, que
son consideradas diferentemente (mezcla rápida y mezcla lenta).

Coagulación: Trabajo realizado en mezcla rápida.

Agrumación: Trabajo realizado en mezcla lenta (floculación).

3.2.3. Alcalinizantes:

Son productos capaces de determinar la alcalinidad necesaria para la


coagulación, entre estos tenemos:
- La cal viva u óxido de calcio.
- Hidróxido de calcio - cal hidratada.
- Hidróxido de sodio - soda cáustica.
- Carbonato de sodio- soda ASH.

3.2.4. Auxiliares de coagulación

Son sustancias capaces de agregar partículas y tornarlas más densas y


de volver a los flocs más pesados, son utilizados en los siguientes casos:
- En ciertas aguas que no tengan cantidades suficientes de núcleo
para la formación del floc. En estos casos, el tratamiento es difícil,
utilizándose los coagulantes primarios comunes.
- Cuando hay necesidad de aumentar el caudal de la planta, el
producto auxiliar, puede contribuir al aumento de la necesidad del
floc, permitiendo una sedimentación adecuada al nuevo caudal.

Evaluación de la eficiencia de los ayudantes de coagulación:

Existe una gran variedad de ayudantes de coagulación. Unos se pueden


usar en procesos industriales o en aguas servidas porque son tóxicos o
cancerígenos. Otros en cambio están aprobados por la EPA
(Environmental Protection Agency), para uso en agua potable. Por lo
tanto la primera condición o requisito que un polielectrolito debe tener es
que no sea peligroso para la salud; la EPA, publica periódicamente la lista
de polielectrolitos que pueden usarse en aguas para consumo. No todos
los polielectrolito dan buenos resultados como coagulantes o ayudantes
de coagulación, al contrario algunos de estos perjudican la coagulación,
debido a que con ciertas aguas dispersan el floc, todo depende de la
carga que posean (unos pueden ser catiónicos, aniónicos, y otros
pueden ser no iónicos o neutros), así como la carga eléctrica de las
partículas en suspensión presentes en el agua y la energía necesaria para
la absorción de los polímeros. Por tanto la única forma de seleccionar
cual es el polímero o polielectrolito más apropiado, o el que mejor se
adapta a la calidad de agua que se va flocular es por medio de pruebas
de jarras hechas con un buen número de ellos (líquidos o en polvo) hasta
hallar el que más le convenga, tanto desde el punto de vista técnico,
como económico.

El resultado de las pruebas puede indicar a veces que no conviene usar


ayudantes de coagulación, pues o no son suficientemente eficientes o
encarecen demasiado el costo de producción, los ensayos con este
propósito se pueden realizar de la manera siguiente: Efectuar una prueba
de jarras en forma convencional, para determinar la dosis óptima de
coagulante metálico (sulfato de aluminio o cloruro férrico).

Prepárese luego una nueva prueba de jarras en la que se agrega la


misma dosis óptima a todas las muestras, pero se añade a cada vaso
excepto al primero, cantidades crecientes del polielectrolito que se
ensaya, (por ejemplo 0,01, 0,05, 0,07, 0,1, etc. De acuerdo a las
recomendaciones del fabricante. El vaso al cual no se le agrega
polielectrolito, sirve de punto de comparación con los demás. Durante el
proceso determínese el índice de Willcomb, y el tiempo de aparición del
floc inicial en cada jarra.

Suspendida la agitación al cabo de 15 a 30 minutos, déjese sedimentar


el agua por 10 ó 15 minutos, tómese el sobrenadante y determínese la
turbiedad, el color, coagulante y pH residuales. Este ensayo debe
repetirse con el mayor número posible de polielectrolitos disponibles en el
mercado, a fin de hacer una selección preliminar. Hecho esto, con el que
mejor resultado produzca, se pueden hacer nuevos ensayos,
disminuyendo la dosis de coagulante metálico, por ejemplo (50% del
óptimo) y agregando polielectrolito en cantidad variable o manteniendo
constante la dosis de polímero y variando el coagulante y alcalinizante,
hasta obtener la combinación más económica de coagulante y
polímero.

Si la calidad del agua en la planta varía durante el año, deben hacerse


ensayos para diferentes condiciones de turbiedad y color. No da por lo
general los mismos resultados, si se agrega polielectrolito antes de los
coagulantes metálicos, que después de ellos. Comúnmente esta
segunda alternativa es más conveniente, pero deben ensayarse ambas
posibilidades durante los experimentos, a fin de constatar cual es la
secuencia que debería adoptarse, debiendo estudiarse también los
costos y su comportamiento en diferentes condiciones climáticas y de
composición química del agua.
3.3. Criterios del diseño.

El diseño de esta Planta, posee criterios modernos consecuentes con la


tendencia de la búsqueda de una solución al problema de eliminación
del color y la carga bacterial no excede el nivel tecnológico e industrial
del lugar y se automatizó a fin de lograr un buen funcionamiento.

3.4. Componentes del Sistema.

Es de primordial importancia, para la adecuada operación de la planta


conocer el caudal de ingreso o caudal de agua a tratar, en algunos
casos se requerirá evacuar el excedente, abriendo las válvulas hacia el
rebose. Siempre que se conozca el verdadero caudal, los cálculos para
una óptima dosificación de productos clarificantes y desinfectantes
darán los mejores resultados.

En esta planta, el agua proveniente de la captación descarga a través


de una tubería de DN 150mm, a una caja de recepción, paso seguido
recibe los clarificantes, que en orden a su aplicación se menciona: Cal o
hidróxido de calcio. Sulfato de aluminio. Para poner en contacto las
sustancias químicas, se utiliza la energía cinética del agua a través del
vertedero triangular que produce el resalto hidráulico, aplicándose las
sustancias en el punto crítico de turbulencia. La medición también podrá
realizarse en forma hidráulica a través del vertedero ubicado en la parte
superior de la caja. Para su operación correcta se siguen los siguientes
pasos: Calibración del dosificador de solución. Estos dosificadores tienen
dispositivos de mezcla mecánicos para hacer las soluciones. La
operación de esta unidad es sencilla: Siempre agregar un 50% de agua.
Encender el mezclador. Pesar la sustancia química, según los cálculos
obtenidos en la prueba de dosis óptima. Verificar que la solución se vierta
en todo el ancho del canal asegurando la mezcla completa. El agua
coagulada, ingresa a la cámara de mezcla lenta o floculador.

4.