Sei sulla pagina 1di 7

ÍA DE LECTURA: Don Quijote de la Mancha

CAPÍTULO I

La narración comienza con los datos personales del protagonista, los antecedentes
de su locura y los propósitos de emprender una vida nueva. Comenta los siguientes
aspectos:

 Lugar geográfico en el que transcurre la acción.


 Retrato físico del protagonista.
 Situación económica y social del personaje.
 Causa que desencadena su locura.
 Propósitos de vida futura y preparativos para su puesta en práctica.

CAPÍTULOS II – VI (Primera salida y vuelta a su aldea)

La primera salida de don Quijote está marcada por la distorsión continua de la


realidad. ¿En qué consiste esa distorsión? ¿Qué reacciones provoca don Quijote en
quienes se topan con él, debido a la extravagancia de su indumentaria y de su
lenguaje?

Para ejercer la caballería andante, don Quijote necesita ser armado caballero. Pero,
al contrario que los héroes de sus libros, no es investido en una solemne ceremonia,
sino en el curso de una broma grotesca. Comenta todo lo relativo a la investidura
del hidalgo como caballero andante.

Tras ser armado caballero, don Quijote vuelve a su aldea para hacerse con dinero,
camisas limpias y un escudero, como le había aconsejado el ventero. Por el camino
se enfrenta a sus primeras aventuras como caballero: la de Andrés y la de los
mercaderes .

 Resume brevemente la aventura de Andrés.   ¿Qué decisión demuestra la


insólita ingenuidad de don Quijote? Pese a sus buenas intenciones, ¿por qué
es contraproducente la intervención del caballero?
 Resume la aventura de los mercaderes.   ¿Qué palabras de los mercaderes
frustran por completo el home- naje a Dulcinea? ¿Cómo reacciona el
protagonista tras ser apaleado?

Cuando don Quijote vuelve a casa, el cura y el barbero deciden quemar sus libros,
pero, antes de entregarlos al fuego, los someten a un atento escrutinio. ¿Qué libros
de caballerías se salvan y por qué? ¿Con qué guiño nos inicia Cervantes en su
característico juego de situar en un mismo nivel a los personajes ficticios y reales?
¿Qué opinas del pretexto con que los allegados de don Quijote justifican la
desaparición de los libros?

CAPÍTULOS VII AL IX (segunda salida)

Para completar su imagen de caballero, don Quijote necesita un escudero y aparece


el personaje de Sancho. Su inclusión hace posible el diálogo, una de las
características más importantes y celebradas de la obra. ¿Cómo lo describe el
narrador? ¿Por qué resulta ridícula la elección de Sancho Panza como escudero?
¿Cuál es el motivo por el que Sancho acepta ese oficio

El capítulo VIII incluye la célebre aventura de los molinos de viento, que el


protagonista confunde con gigantes, y la del vizcaíno.

¿Qué actitud adopta Sancho Panza durante el episodio de los molinos? ¿Cómo
justifica don Quijote su descalabro final?
Una nueva aventura sale al paso de don Quijote: la de los “bultos negros” y una
señora vizcaína. Resúmela. ¿Por qué se interrumpe el relato de esta aventura?
Explica cómo el narrador halla la continuación del manuscrito, quién es el «autor»,
qué se dice de él y cómo continúa la aventura.

CAPÍTULO I

La narración comienza con los datos personales del protagonista, los antecedentes
de su locura y los propósitos de emprender una vida nueva. Comenta los siguientes
aspectos:

Lugar geográfico en el que transcurre la acción:


La acción se sitúa “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero
acordarme”.
Retrato físico del protagonista:
Hidalgo de unos 50 años, “de complexión recia, seco de carnes, enjuto de
rostro, gran madrugador y amigo de la caza”.

Situación económica y social del personaje:


Por sus hábitos en el comer y en el vestir podemos decir que es un hidalgo
pobre. Se ocupaba de la administración de su hacienda. Ocupaba su tiempo
libre en la lectura de las novelas de caballerías.

Causa que desencadena su locura:


La lectura de estas novelas le llevó a perder el juicio y a considerar como
verdaderas las fantasías que se cuentan en ellas.

Propósitos de vida futura y preparativos para su puesta en práctica.


Decide hacerse caballero andante y salir en busca de aventuras para ganar
fama eterna ejecutando grandes hazañas y reparando todo tipo de ofensas,
lo que era conveniente tanto para su honra como para el servicio de su
república.

Limpió y recompuso sus armas. Arregló la celada. Estuvo cuatro días para
ponerle un nombre apropiado a su caballo y se dio a sí mismo el nombre de
don Quijote y le añadió el sobrenombre de su patria, como Amadís. Eligió a
una dama a quien amar y servir, Dulcinea porque, en las novelas, los
caballeros andantes siempre adoran y sirven a una dama.

En general, en la formación del mundo imaginario de don Quijote el lenguaje


posee una enorme importancia, pues posibilita la transformación de lo
cotidiano en excepcional. Aldonza Lorenzo deja de ser una ruda aldeana
gracias a que don Quijote la bautiza con el nombre rimbombante de
Dulcinea, y el viejo y flaco rocín se convierte en el mejor animal del mundo
desde el momento en que empieza a llamarse Rocinante. Para el propio
protagonista la elección del nombre de don Quijote es una especie de rito
iniciático que le permite dejar de ser un modesto hidalgo de pueblo y
convertirse en un aprendiz de héroe.

CAPÍTULOS II – VI (Primera salida y vuelta a su aldea)


La primera salida de don Quijote está marcada por la distorsión continua de la
realidad. ¿En qué consiste esa distorsión?

Por culpa de su manía caballeresca, don Quijote identifica todo lo que ve con
las cosas que ha leído en los libros de caballerías: y así transforma los
elementos reales en elementos caballerescos: venta / castillo, cuerno del
porquero / señal de un enano anunciando la llegada de don Quijote, ventero /
alcaide, mozas del partido / doncellas, corral con pozo / capilla, libro de
cuentas del ventero / libro con oraciones del ceremonial caballeresco.
¿Qué reacciones provoca don Quijote en quienes se topan con él, debido a la
extravagancia de su indumentaria y de su lenguaje?

Tales equívocos, junto con la extravagancia de su antiquísima armadura y de


su lenguaje repleto de arcaísmos, convierten a don Quijote en un fantoche
que provoca en la gente una mezcla de risa y desconcierto.
Para ejercer la caballería andante, don Quijote necesita ser armado caballero. Pero,
al contrario que los héroes de sus libros, no es investido en una solemne ceremonia,
sino en el curso de una broma grotesca. Comenta todo lo relativo a la investidura
del hidalgo como caballero andante.

Es investido caballero en una ceremonia que resulta grotesca porque se hace


a toda prisa y está presidida por un ventero de dudosa moralidad en lugar de
por un caballero de vida intachable. El ventero le hace creer a don Quijote
que el libro donde anota los gastos de sus clientes es un devocionario, y las
damas que ciñen la espada y calzan la espuela del nuevo caballero son ni
más ni menos que dos rameras. De este modo, la investidura de don Quijote
no tiene validez alguna, pues el personaje es armado caballero por escarnio,
es decir, en son de burla, lo que le incapacita para ingresar de veras en la
caballería en el futuro.
Tras ser armado caballero, don Quijote vuelve a su aldea para hacerse con dinero,
camisas limpias y un escudero, como le había aconsejado el ventero. Por el camino
se enfrenta a sus primeras aventuras como caballero: la de Andrés y la de los
mercaderes .

 Resume brevemente la aventura de Andrés. 


Don Quijote, que se encamina hacia su aldea, oye unos gritos que
proceden de un joven, Andrés, que está atado a una encina y cuyo
amo, el labrador Juan Haldudo, lo está azotando por haberle perdido
una ovejas. Don Quijote amenaza al amo, hace que desate al
muchacho y le ordena que le pague el sueldo que le debe. Haldudo
simula acceder. Don Quijote se aleja satisfecho de su buena acción,
pero el labrador vuelve a castigar a Andrés, lo deja casi muerto y se
burla de él.

¿Qué decisión demuestra la insólita ingenuidad de don Quijote? Pese a sus


buenas intenciones, ¿por qué es contraproducente la intervención del
caballero?
Como se guía en todo momento por el código de conducta
caballeresco, don Quijote no concibe que una persona pueda faltar a
su palabra, de ahí que confíe plenamente en que el labrador Juan
Haldudo cumplirá su promesa de pagarle a Andrés lo que le debe. Por
supuesto, el caballero obra con gran ingenuidad, pues no advierte que
Haldudo es un hombre inmoral y violento, ajeno al impecable código
de conducta que obedecen los caballeros.

Pese a sus buenas intenciones, ¿por qué es contraproducente la intervención


del caballero?
En realidad, la intervención de don Quijote resulta contraproducente,
pues Haldudo vuelve a azotar a Andrés en cuanto el hidalgo
desaparece, y lo hace con más saña que nunca.

 Resume la aventura de los mercaderes.  


Don Quijote vio que se acercaba un gran tropel de gentes, que
resultaron ser seis mercaderes de Toledo acompañados por sus criados
y mozos de mulas. Por imitar los usos de la caballería, don Quijote les
conminó a que confesaran que no había en el mundo doncella más
hermosa que Dulcinea. Los mercaderes no accedieron a esa petición y
don Quijote arremetió contra ellos. Pero Rocinante tropezó y cayó
arrastrando a su amo por el suelo. Tendido en el suelo, don Quijote
seguía insultando a los mercaderes; por lo que uno de los mozos de
mulas rompió su lanza y lo apaleó.

¿Qué palabras de los mercaderes frustran por completo el homenaje a


Dulcinea?
El homenaje a Dulcinea se frustra cuando uno de los mercaderes
insinúa la posibilidad de que la dama sea tuerta de un ojo y bizca del
otro. Ofendido, don Quijote arremete contra el comerciante, pero
acaba apaleado.

¿Cómo reacciona el protagonista tras ser apaleado?


Sufre un nuevo acceso de locura: se cree que es Valdovinos, un
personaje de romance. Cuando un vecino suyo intenta sacarlo del
equívoco, el hidalgo reclama su derecho a ser quien quiera, incluido el
mismísimo emperador Carlomagno, con lo que expresa su sólida
voluntad de vivir de acuerdo con las reglas que le dicta su
imaginación.
Cuando don Quijote vuelve a casa, el cura y el barbero deciden quemar sus libros,
pero, antes de entregarlos al fuego, los someten a un atento escrutinio.

¿Qué libros de caballerías se salvan y por qué?

Cervantes enjuicia los libros de caballerías: son falsos y disparatados, su estilo


es duro y seco e inducen a los lectores a pensar que son historias verdaderas.
Pero salva del fuego:

- Los cuatro libros del virtuoso caballero Amadís de Gaula, de Garci


Rodríguez de Montalvo, por ser el mejor de todos los libros de su género.
- Palmerín de Inglaterra, de Francisco Moraes Cabral, por ser bueno
(aventuras de gran artificio, decoro expresivo) y estar escrito por un rey
de Portugal.
- Don Belianís de Grecia, de Jerónimo Fernández, por esperar de él que
enmiende los errores.
- Tirante el Blanco, de Joanot Martorell, alegando que es un libro muy
entretenido, que está escrito con una prosa espléndida y que retrata
con gran realismo la vida de los caballeros.
¿Con qué guiño nos inicia Cervantes en su característico juego de situar en un
mismo nivel a los personajes ficticios y reales?

Durante el escrutinio, Cervantes nos hace un guiño al colocar un libro suyo


en la biblioteca de don Quijote: se trata de La Galatea, novela pastoril
publicada en 1585. Es más: el cura presume de conocer a Cervantes, con lo
que tenemos la impresión de que los personajes literarios y los individuos de
carne y hueso habitan en un mismo plano de la realidad.
¿Qué opinas del pretexto con que los allegados de don Quijote justifican la
desaparición de los libros?

Decirle a don Quijote que su biblioteca se la ha llevado un sabio encantador


parece contraproducente, pues tal argumento favorece la monomanía
caballeresca del hidalgo y su convicción de que las maravillas de los libros
suceden también en la vida real.
CAPÍTULOS VII AL X (segunda salida)

Para completar su imagen de caballero, don Quijote necesita un escudero y aparece


el personaje de Sancho. Su inclusión hace posible el diálogo, una de las
características más importantes y celebradas de la obra.

¿Cómo lo describe el narrador?

Sancho es presentado como un labrador vecino de don Quijote, hombre de


bien, pobre y de muy poca sal en la mollera.

¿Por qué resulta ridícula la elección de Sancho Panza como escudero?

Sancho parece una persona poco adecuada para ejercer como escudero
porque no es un noble destinado a convertirse en caballero ni posee la
inteligencia y la destreza que exige el oficio de la guerra.
¿Cuál es el motivo por el que Sancho acepta ese oficio?

El motivo por el que acepta el puesto es la ambición, pues don Quijote le ha


prometido a Sancho que lo nombrará gobernador de una ínsula.
El capítulo VIII incluye la célebre aventura de los molinos de viento, que el
protagonista confunde con gigantes, y la del vizcaíno.

¿Qué actitud adopta Sancho Panza durante el episodio de los molinos? ¿Cómo
justifica don Quijote su descalabro final?

Durante el episodio de los molinos, Sancho adopta una actitud realista, pues
intenta convencer a su señor de que lo que ve en el horizonte no son fieros
gigantes sino molinos cuyas aspas mueve el viento. Don Quijote, sin
embargo, no atiende a razones y acaba descalabrado, desdicha que justifica
alegando la enemiga que le tiene cierto encantador: en concreto, afirma que
el sabio Frestón ha convertido los gigantes en molinos para verlo vencido y
deshonrado.
Una nueva aventura sale al paso de don Quijote: la de los “bultos negros” y una
señora vizcaína. Resúmela.

Por el camino, don Quijote y sancho encontraron a dos frailes benedictinos,


un coche con una señora vizcaína, cuatro cinco jinetes y dos mozos de
mulas. La señora iba a Sevilla a buscar a su marido que se marchaba a las
Indias. El caballero creyó que aquellos bultos negros (los benedictinos) eran
encantadores que había raptado a una princesa. Sancho no pudo sacar a su
amo de su error y don Quijote se plantó en medio del camino y exigió a los
frailes que dejasen en libertad a la princesa. Las explicaciones de los frailes
no sirvieron para evitar la arremetida. Don Quijote derribó a uno de ellos y
ahuyentó al segundo. Sancho Panza comenzó a despojar de sus hábitos al
vencido., pero los mozos no lo consintieron y la emprendieron a palos con
Sancho. Don Quijote dijo a la señora que era libre y le pidió que, en
agradecimiento, fuera al Toboso a contar su hazaña a Dulcinea. Un escudero
vizcaíno se impacientó e intentó, por la fuerza, que don Quijote les dejase
seguir su camino. Llegaron a un combate a espada.
¿Por qué el narrador interrumpe el relato de esta aventura?

El narrador interrumpe el relato porque dice que “no halló más escrito destas
hazañas de don Quijote de las que deja referidas”. De ello se dolió mucho el
narrador (que aparece aquí identificado como segundo autor= Cervantes),
que nunca perdió la esperanza de encontrar en algún archivo algunos
papeles que tratasen sobre las aventuras de don Quijote.
Explica cómo el narrador halla la continuación del manuscrito, quién es el «autor»,
qué se dice de él y de la «traducción», cómo continúa la aventura.

Por casualidad, estaba un día en el Alcaná de Toledo y se encontró con un


muchacho que iba a vender unos papeles viejos a un sedero. Uno de esos
papeles estaba escrito en árabe, por lo que buscó un morisco que los leyese.
El narrador quedó atónito al saber que se trataba de la Historia de don
Quijote, escrita por Cide Hamete Benengeli, historiador arábigo. Disimulando
su alegría, compró al muchacho todos los papeles por medio real y contrató
al morisco para que los tradujese, cosa que hizo en poco más de mes y
medio.

El narrador duda de la veracidad de la Historia de Benengeli, pues señala que


es “propio de los de aquella nación ser mentirosos”. Por ello, le recrimina que
no se extendiera en las alabanzas a don Quijote, sino que pasase por alto,
pues los historiadores deben ser “puntuales, verdaderos y no nada
apasionados”.

Según esa traducción, lo que pasó en la aventura del vizcaíno fue lo


siguiente: el primero en golpear fue el vizcaíno, pero don Quijote logró evitar
la espada con la suya, aunque le partió media celada y la mitad de la oreja.
Después, cubriéndose con la rodela, le descargó un golpe con tal furia sobre
el vizcaíno, que le acertó de lleno sobre la cabeza y comenzó a sangrar por
las narices, boca y oído. Al espantarse su mula, el vizcaíno cayó al suelo
maltrecho.
Pie en tierra, don Quijote le conminó a que se rindiese y, si no lo hacía le
cortaría la cabeza. Como el vizcaíno estaba tan turbado, no podía
responderle. Las señoras del coche le pidieron a don Quijote que le
perdonase la vida a su escudero. Don Quijote acepta, pero pone una
condición: que el vizcaíno fuera al Toboso para someterse a la voluntad de
Dulcinea. La señora del coche le promete que así lo hará su escudero.