Sei sulla pagina 1di 4

Definición.

Del latín Monitore, que significa el que amonesta o avisa, aquel que despierta,
acompaña, recuerda y advierte.1 Monitor es el que esta al servicio del que esta presidiendo la
liturgia como también de todos los que la están celebrando y les va ayudando a que la
celebración sea mas fluída.

El Misal Romano define al monitor: "Entre los ministros que ejercen su oficio fuera
del presbiterio, está el comentarista (monitor), que es el que hace las explicaciones y da los
avisos a los fieles para introducirlos en la celebración y disponerlos a entenderla mejor."
(O.G.M.R. n.60)

Objetivos:

-Facilitar a la asamblea los valores para orientar las actitudes y el comportamiento de los
participantes en la asamblea litúrgica.

-"Promover el habito de la fe y de la buena voluntad" (O.L.M. n 42).

-Hacer comprender mejor las Palabra de Dios, el significado de los actos, gestos y objetos que
integran la celebración, coloreando el mensaje que se pretende transmitir.
Lograr que la comunidad escuche con mas atención, despertar el interés y situar la pagina que
se va a leer.

Funciones del monitor.

“El monitor ejerce una función que en otros tiempos desempeño el diacono y que
después de la renovación del Vaticano II, vino ha tener importancia en la celebración sobre
todo de la Eucaristia.
Por tanto el monitor tiene por función introducir, ambientar, animar, ayudar a
comprender, celebrar y vivir la celebración de forma activa, conciente con verdadera
actitud comunitaria y participativa.

Además debe ser conciente de que su función, no es de asumir un protagonismo, ni


suplir lo que corresponde al presidente, ni hacer de cronista del rito, u ofrecer una catequesis
sobre el momento de que se trate. Es mas bien, una función discreta, que explica, sugiere,
ayuda e introduce al sentido profundo de la celebración.”2

Perfil del monitor

-El monitor puede ser joven o adulto, " mujer o varón" (O.G.M.R. n. 70).
-Que sea una persona de buena reputación.
-Que sea una persona capacitada, calificada y formada.
-Que tenga el deseo de seguirse formando.
-Que sea amable, y que tenga una buena presentación.
1 Cf. AAVV Encicl, Universal Ilustrada Espasa Calpe, XXXIV,(Madrid 1918), p. 167
2 D. BOROBIO, Dic. Del agente de pastoral litúrgica, Monte Carmelo, Burgos, 2003,Pág. 395
-Que sea una persona con facilidad de expresión.
-

Formación de monitores

a) Formación general.

-Visión general, sobre las partes de la santa Misa.


-Curso sobre el año litúrgico, para que sepa adaptar sus moniciones al tiempo actual.
-Curso sobre la Celebración del Misterio.
-Curso sobre redacción.

b) Formación Específica.
-Curso sobre La comunicación y el lenguaje litúrgico.
-Saber avisar en el momento adecuado, saber despertar la actitud de interés, que sepa
acompañar la celebración, que sepa recordar a los fieles lo que se está viviendo, con sus
breves, premeditadas y bien redactadas moniciones.

-Saber los momentos cualificados en que se pide una monición. Ejmp..: La entrada, en las
lecturas, el rito de comunión, la despedida, etc.; saber sobre todo, que los momentos de
intervención deben aplicarse a cada celebración.

Modos de moniciones son dos:


-se puede hacer una monición en conjunto para todas las lecturas o bien se puede hacer una
monición a cada lectura y al salmo. Estas moniciones son de "gran ayuda para que la
asamblea reunida escuche mejor la palabra de Dios, también promueve el hábito de la fe y de
la buena voluntad" (O.L.M. n 19).

-Para el salmo "también pueden ayudar unas breves moniciones en las que se indique el por
qué de aquel salmo determinado, de la respuesta y de su relación con las lecturas" (O.L.M. n
19). Sería para seguir los sentimientos y el talante interior que esta en la base del salmo.

Por otro lado debe tenerse en cuenta que la liturgia prevee algunos momentos en que es al
presidente, a quien le compete la monición o al diácono, ejmp.:"Aquellas que contienen un
mensaje espiritual" (O.G.M.R. n 24), en el momento del saludo inicial, para el acto
penitencial, para la oración colecta, a la oración inicial, antes o después del prefacio, a la
plegaria Eucarística, al rito de la paz, antes de la comunión, y para la despedida o envío de la
asamblea.
Estas moniciones no son una homilía anticipada, ni se trata de adelantarse al contenido o de
resumirlo.

Organización del equipo de monitores

El párroco debe ser en la medida de lo posible el responsable. En ausencia del párroco, su


delegado parroquial es el responsable.

El delegado para los monitores debe pertenecer al Equipo o Comisión de la pastoral litúrgica
parroquial.
El párroco, deberá ver quienes son aptos para monitores dentro del equipo de liturgia de la
parroquia.

Equipo de monitores.
Que sea una persona preparada, que conoce no solo el sentido de cada una de las partes de la
celebración, sino tambien la forma de adaptar sus intervenciones a cada una de las partes.
Que sea una persona que tenga el don de motivar a la actitud de interés y por lo cual
sepa preparar a la escucha y la obediencia de la fe.
Que las enseñanzas sean practicas, tanto así que se logre en los temas hacer un
dialogo.
Criterios del monitor, al momento de hacer sus moniciones.
 No deben ser una homilía anticipada, ni se trata de adentrar en el contenido, ni
de resumirlo, sino que, deben preparar a la escucha de la Palabra de Dios.
 Es útil
presentar brevemente el contexto histórico de una lectura.
 En cuanto
al número no hacer todas las posibles sino las más convenientes
Tipos y cualidades de la monición.
1) Tipos de monición.
Hay varias clases de moniciones y no todas son iguales unas son explicativas: las cuales
buscan ambientar o explicar alguna faceta histórica o contextualizar la lectura. otras son
exhortativas: y estas buscan disponernos a participar con espíritu.
2) cualidades de una monición.

Las características o cualidades de una buena monición en una celebración son: a) la


oportunidad, interviniendo en el momento apropiado; b) la brevedad, evitando hacer
discursos; c) la sencillez, de manera Que se entienda bien; d) la mistagógica, sabiendo
partir de lo visible para introducir en lo invisible; e) la preparación, no dejando a la simple
espontaneidad el contenido que e quiere transmitir; f) fieles al texto, sabiendo que cada
momento tiene su sentido; g) discretas, en cuanto al numero, no hacer todas las posibles
sino las mas discretas; h) y pedagógicas, para que produzcan el efecto deseado.
BIBLIOGRAFÍA

D. BOROBIO, Dicc. Del Agente de Pastoral Litúrgica, Monte Carmelo, (Burgos, 2003).

AAVV, Enciclo. Universal Ilustrada , ESPASA CALPE, Tomo XXXVI, (Madrid 1918)

J. LOPEZ MARTIN, La liturgia de la Iglesia, BAC, (Madrid 1994)

Concilio Vaticano II, Const. Sobre la sagrada liturgia, Sacrosanctum Concilium

Organización General del Misal Romano. (OGMR)

Orden de las Lecturas de la Misa (OLM)