Sei sulla pagina 1di 9

UNIVERSIDAD DE LAS NACIONES

JUSTIFICACIÓN SOBRE LOS TALLERES DE TECNOLOGÍA EN LA


EDUCACIÓN SECUNDARIA TÉCNICA

ENSAYO

Maestría en Nuevas Tecnologías de la Educación

PRESENTA: JOSE ANGEL MACES DEL FOYO

VERACRUZ, VER; A 16 de Noviembre del 2018


AUTONOMIA CURRICULAR

La Autonomía curricular se rige por los principios de la educación inclusiva porque busca atender
las necesidades educativas e intereses específicos de cada educando. Es de observancia nacional
aunque cada escuela determinará la oferta de contenidos correspondiente a este componente
curricular, con base en las horas lectivas que tenga disponibles, los principios establecidos en
este Plan y los lineamientos que expedirá la SEP en 2018. La Autonomía curricular es un
componente innovador y flexible que se incorpora por primera vez al currículo de la educación
básica en México. Por una parte, otorga a los estudiantes la oportunidad de aprender temas de
su interés, desarrollar nuevas habilidades, superar dificultades, fortalecer sus conocimientos, su
identidad y su sentido de pertenencia; para ello se conformarán grupos con niños y jóvenes de
diferentes edades, lo que propiciará otro tipo de convivencia, necesaria en la escuela, ya que
contribuye a la buena integración de la comunidad escolar. Por otra parte, ofrece a los profesores
espacios para experimentar con nuevas metodologías que les permitan renovar su práctica
docente. Asimismo, concede a la escuela, por medio de su CTE, de los estudiantes y las familias,
la facultad para elegir e implementar propuestas de contenido que se deriven de temas definidos
en las líneas de aprendizaje propias de cada ámbito de este componente curricular.

Con la entrada en vigor de la obligatoriedad del nivel medio superior, la educación secundaria
perdió su carácter terminal, especialmente las secundarias técnicas deben abrirse al dialogo en
el consejo técnico sobre cómo emplear mejor el tiempo que se les da a los talleres de tecnología.

La Autonomía curricular ofrece a la escuela la facultad de decidir, con base en su contexto, y de


acuerdo con los intereses, las habilidades y las necesidades particulares de los estudiantes, los
ámbitos que resultan más pertinentes y adecuados incorporar a su oferta y con ello
complementar el currículo obligatorio, pautado por los otros dos componentes curriculares:
Campos de Formación Académica y Áreas de Desarrollo Personal y Social.

AMPLIAR LA FORMACIÓN ACADÉMICA

Este ámbito ofrece a los estudiantes oportunidades para profundizar en los aprendizajes de los
Campos de Formación Académica, por lo que la escuela podrá ofrecer planteamientos
curriculares relacionados con las asignaturas de los campos de Lenguaje y Comunicación,
Pensamiento Matemático y Exploración y Comprensión del Mundo Natural y Social. También
ofrece, con base en los resultados de desempeño de los educandos, sus intereses y los recursos
de la escuela, la posibilidad de integrar a la oferta, planteamientos interdisciplinarios.

POTENCIAR EL DESARROLLO PERSONAL Y SOCIAL

En este ámbito se busca favorecer el desarrollo de actitudes y capacidades relacionadas con el


proceso de construcción de la identidad personal, la comprensión y regulación de las emociones
e igualmente a la capacidad para establecer relaciones interpersonales —procesos
estrechamente relacionados—, en los cuales los estudiantes de educación básica logren un
dominio gradual como parte de su desarrollo personal y social. Finalmente, se busca contribuir a
la formación integral de niños y adolescentes mediante aprendizajes que les permitan adquirir
conciencia de sí, mejorar sus desempeños motores, canalizar su potencial creativo y promover el
cuidado de su cuerpo.

NUEVOS CONTENIDOS RELEVANTES

Este ámbito brinda la posibilidad de sumar al currículo temas de gran interés para los estudiantes
pero que no se tratan en las asignaturas y áreas del currículo obligatorio porque son susceptibles
de aprenderse fuera de la escuela. Algunos de estos son cada vez más relevantes para la vida y
de mayor interés para los estudiantes, por ello cada escuela ha de definir, con base en su Ruta
de mejora escolar, la pertinencia de impartirlas en su contexto particular. Por ello, la escuela y el
CTE ha de considerar también recursos para contratar docentes capacitados o para capacitar a
docentes interesados en impartir algún tema específico. Como en todo lo que se ponga en
marcha en la escuela, la calidad es fundamental y no debe incurrirse en improvisaciones.

CONOCIMIENTOS REGIONALES

La finalidad de este ámbito es fortalecer la identidad estatal, regional y local de los alumnos, ya
que esta contribuye a que ellos se reconozcan como ciudadanos responsables y conscientes de
que sus acciones transforman la sociedad de la que son parte, el espacio geográfico en el que se
desarrollan y el patrimonio cultural y natural que heredaron de sus antepasados. Este ámbito
brinda a los alumnos la posibilidad de ampliar sus saberes acerca de su cultura y sus tradiciones
locales, con esto se pretenden estimular el desarrollo de temas de interés estatal, regional o local
para que integren conocimientos del entorno social, cultural y natural de su entidad.

PROYECTOS DE IMPACTO SOCIAL

Este ámbito proporciona a la escuela la posibilidad de fortalecer vínculos con la comunidad a la


que pertenece. El desarrollo de proyectos de impacto social implica el establecimiento de
acuerdos entre la comunidad escolar, las autoridades y grupos organizados no gubernamentales.
Estos lazos han de ser de beneficio para ambas partes y particularmente han de incidir
positivamente en la formación integral de los alumnos. Para lo anterior, la escuela y el CTE
deberán elegir e implementar proyectos a partir de una planeación estratégica que considere a
los alumnos, padres de familia y a la comunidad; a partir de temas como la salud, el
medioambiente, la cultura y sociedad; recursos locales y renovables. Los proyectos deben
promover y fortalecer la convivencia y el aprendizaje en ambientes colaborativos entre alumnos,
maestros y miembros de la comunidad para contribuir a su desarrollo.

La asignatura de Tecnología no debe entenderse sólo como la colección de herramientas o


máquinas en general. Tampoco se identifica en exclusiva con los conocimientos prácticos o
teóricos que sustenten el trabajo en algún campo tecnológico o aquellos que la tecnología
contribuya a construir.

 La educación para la tecnología se centra sobre todo en los aspectos instrumentales de la


técnica que favorecen el desarrollo de las inteligencias lógico-matemáticas y corporal-
kinestésicas.
 La educación sobre la tecnología se enfoca en los contextos culturales y organizativos que
promueven el desarrollo de las inteligencias personales y lingüísticas.
 La educación en tecnología, una concepción que articula los aspectos instrumentales, de
gestión y culturales con particular interés en la formación de valores, permite el desarrollo
de las inteligencias múltiples y relaciona la educación tecnológica con las dos dimensiones
previamente descritas y con una visión sistémica de la tecnología. La educación en
tecnología permite el desarrollo de habilidades cognitivas, instrumentales y valorativas.

En síntesis, la educación para la tecnología se centra en lo instrumental y pone el acento en el


saber hacer; la educación sobre la tecnología relaciona los procesos técnicos con los aspectos
contextuales, y la educación en tecnología hace hincapié en los niveles sistémicos; es decir,
analiza los objetivos incorporados a los propios sistemas técnicos referidos a valores, necesidades
e intereses, la valoración de sus resultados, la previsión de riesgos o consecuencias nocivas para
el ser humano o la naturaleza, el cambio social y los valores culturales asociados a la dinámica de
los diversos campos tecnológicos.

El estudio de la tecnología en la educación secundaria promueve entre los alumnos:

1. identificar y delimitar problemas de índole técnica con el fin de plantear soluciones creativas
para enfrentar situaciones imprevistas y así desarrollar mejoras respecto a las condiciones de
vida, actual y futura.

2. Promover la puesta en práctica y el fortalecimiento de hábitos responsables en el uso y


creación de productos por medio de la valoración de sus efectos sociales y naturales con el fin de
lograr una relación armónica entre la sociedad y la naturaleza.

3. Diseñar, construir y evaluar procesos y productos; conocer y emplear herramientas y máquinas


según sus funciones, así como manipular y transformar materiales y energía, con el fin de
satisfacer necesidades e intereses, como base para comprender los procesos y productos
técnicos creados por el ser humano.

4. reconocer los aportes de los diferentes campos de estudio y valorar los conocimientos
tradicionales, como medios para la mejora de procesos y productos, mediante acciones y la
selección de conocimientos de acuerdo con las finalidades establecidas.

5. Planear, gestionar y desarrollar proyectos técnicos que permitan el avance del pensamiento
divergente y la integración de conocimientos, así como la promoción de valores y actitudes
relacionadas con la colaboración, la convivencia, el respeto, la curiosidad, la iniciativa, la
creatividad, la autonomía, la equidad y la responsabilidad.

6. Analizar las necesidades e intereses que impulsan el desarrollo técnico y cómo impacta en los
modos de vida, la cultura y las formas de producción para intervenir de forma responsable en el
uso y creación de productos.

7. identificar, describir y evaluar las implicaciones de los sistemas técnicos y tecnológicos en la


sociedad y la naturaleza para proponer diversas opciones que sean coherentes con los principios
del desarrollo sustentable.

Es por ello que nos damos a la tarea de enfocarnos en los conocimientos de contenidos
regionales y locales, ya que este ámbito permite a los alumnos ampliar sus saberes acerca de la
cultura y tradiciones locales, estimular el desarrollo de proyectos sobre temas de interés regional.

Algunas temáticas de este ámbito son:

 Talleres sobre tradiciones y costumbres de la localidad


 Talleres artesanales
 Taller de lectura de autores locales
 Conocimiento de la flora y fauna local
 Talleres de tecnología
 Talleres de cultivo de hortalizas

Por lo que podemos continuar funcionando como talleres de tecnología, con apoyo de la
sociedad de padres de familia y participación social, y aporten una parte de los recursos para la
elaboración de proyectos productivos que den solución a problemas de la comunidad escolar,
pero sobre todo, continuar fortaleciendo los pilares de la educación fundamentada, como lo es
el “aprender a aprender,” el “aprender a convivir,” “aprender a ser” ya, que el “aprender hacer”
solo se menciona para las escuelas de educación media superior.
Por lo que el 26 de mayo de 2006 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo
Secretarial número 384 por el que se establece el nuevo Plan y Programas de Estudio para
Educación Secundaria, el cual determina en su artículo séptimo transitorio su inclusión como
asignatura de Tecnología, cabe mencionar que la asignatura tecnología fue normada en el 2011
por el acuerdo secretarial número 593 por el que se establecen los Programas de Estudio de la
asignatura de Tecnología para la Educación Secundaria en las modalidades General, Técnica y
Telesecundaria.
Esta es la gran preocupación y el desconcierto de todos los maestros que formamos la academia
de tecnologías, que al revisar el documento de la propuesta curricular, desaparece como parte
de los aprendizajes clave la asignatura de tecnología toda vez que las personas que impartimos
esta asignatura estamos capacitados en su mayoría a nivel licenciatura como docentes y técnicos
con gran sentido de eficacia y eficiencia.
En el entendido que México requiere prepararse para los retos que enfrenta la sociedad del siglo
XXI, es muy importante continuar fortaleciendo los conocimientos previos en las nuevas
generaciones acerca de las nuevas tecnologías, lo que sería un gran desacierto por parte del
colegiado encargado de elaborar los planes y programas de estudio.
Las educación tecnológica en México en sus inicios fueron creadas con el fin de dar solución a la
problemática que prevalecía en las comunidades rurales, acercando al estudiante a su mundo
laboral por medio de la educación tecnológica, que era considerada una actividad de desarrollo,
posteriormente fueron agregando asignaturas para fortalecer y adquirir conocimientos que los
llevaran a continuar sus estudios a otro nivel, sin dejar a un lado la tecnología y mucho menos su
razón de ser como una escuela secundaria técnica.
Hoy más que nunca, no se puede separar a las escuelas secundarias técnicas de su función
específica, que es la de formar jóvenes con una cultura tecnológica que se encuentra inmersa en
este mundo globalizado con tantos adelantos científicos y tecnológicos, que conllevan a la
formación integral de los jóvenes de México que con tanto distractor y con la problemática
existente de desintegración familiar, aunada a los problemas delincuenciales que prevalecen no
solo en nuestro país, pero que afectan directa e indirectamente a nuestros jóvenes. Por el
contrario, se deben proporcionar más apoyos y equipamiento a los laboratorios de tecnologías
para que puedan producir a menor escala y tengan sus propios proyectos de desarrollo
sustentable.
En nuestro plantel educativo contamos con seis laboratorios bien establecidos donde se les
proporcionan las bases tecnológicas en:

 Administración Contable
 Informática
 Estructuras Metálicas
 Carpintería e Industria de la Madera
 Diseño de Circuitos Eléctricos
 Electrónica Comunicación y Sistemas de Control.

Donde se establecen procesos productivos a nivel artesanal e industrial, lo cual es un gran aporte
de conocimientos y valores para centrar la atención del estudiante en la tecnología y no despertar
su interés por otro tipo de actividades.

REFERENCIAS
Acuerdo número 384 por el que se establece el nuevo Plan y Programas de Estudio para
Educación Secundaria. Diario Oficial de la Federación (2006, 26 de mayo). México: SEP.

Acuerdo número 593 por el que se establecen los Programas de Estudio de la asignatura de
Tecnología para la Educación Secundaria en las modalidades General, Técnica y Telesecundaria,
Diario Oficial de la Federación (2011, 22 de agosto). México: Secretaría de Educación Pública.
Recuperado de
https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5205626&fecha=22/08/2011.

López C., José A. y P. Valenti, “Educación tecnológica en el siglo XXI”, en http://www. campus-
oei.org/salactsi/edutec.htm. (Consultado en junio de 2011).
Martín G. M. (2002), “reflexiones sobre la educación tecnológica desde el enfoque CTS”, en
Revista Iberoamericana de Educación, núm. 28, enero-abril, en http:// www.campus-
oei.org/revista/rie28a01.htm (Consultado en junio de 2011).