Sei sulla pagina 1di 9

ARTE REPUBLICANO EN PERU

El arte en la ciudad de Lima republicana


La ciudad republicana mantuvo su modelo clásico de ciudad colonial hasta el
gobierno de Balta (1868-1872). Durante este periodo se establecería el contrato
con Enrique Meiggs para demoler las murallas limeñas. Esto significa un quiebre
en le estilo colonial de la ciudad y la apertura a nuevas tendencias de expansión
urbana, de moda en Europa en ese momento, ejemplo de ello son el Parque de la
Exposición (1870), así como el Paseo Colón y la Colmena, en años posteriores.
LITERATURA
LITERATURA COSTUMBRISTA La Literatura Republicana se inicia con una
corriente literaria que se ha venido a denominar Costumbrismo. Esta corriente
surge inicialmente en España (1820) con la figura de Mariano José de Larra
(romántico, autor de Artículos de Costumbres) y llega a nuestras tierras como un
reflejo del costumbrismo español.
El Costumbrismo es una corriente que expresa amor por lo inmediato, es decir por
el presente, el ambiente local y los usos y costumbres de la época. La literatura
costumbrista describe una sociedad en transición (colonia - independencia-
república) presentando las circunstancias, problemas y coyunturas de los primeros
y convulsionados años de inicios de la República. Los escritores costumbristas
presentan las frustraciones de la ascendente clase media y la decadente clase alta
(aristocracia)
Con el fin de la colonia, y por consiguiente del arte eclesiástico, los que antes
fueron talleres de pintura religiosa, debieron dedicarse a formas más simples de
decoración pictórica: carteles para las corridas de toros, rótulos de tiendas,
decoración mural de casas y jardines, etc. De allí salieron artistas que si bien
nunca recibieron una formación académica, lograron desarrollar una obra de gran
importancia. Entre los más destacados se encuentran Pancho Fierro, que en sus
acuarelas desarrolla temas netamente peruanos. Su obra, inscrita en el
costumbrismo, logró reflejar a través de la ironía, la sátira y la descripción sencilla,
una búsqueda de identidad. El arte popular estuvo impregnado de artistas que,
como Pancho Fierro, lograron imprimir de una manera peculiar las costumbres y la
historia de esa nueva urbe republicana.
Las zonas rurales también fueron un tema de interés para los pintores. Uno de los
que más destacó en este aspecto fue Tadeo Escalante.
Pancho Fierro – Sigue el son de los diablos

PINTURA
PINTURA COSTUMBRISTA
Expresa amor por lo inmediato, el ambiente local y las costumbres de la época.
Busca la identidad de la nueva estructura de la sociedad, después de la
independencia.
Afán moralista y pedagógico que se manifiesta preferentemente a través de la
sátira y el humor, muy de acuerdo con las épocas de crisis en que estos estilos
suelen encontrar terreno fértil.
Descripción de usos y costumbres, tanto en tono simplemente anecdótico y
burlesco, como en afán de satanización y desprestigio.
Se desarrolla preferentemente a través del periodismo y el teatro.
Critica los vicios sociales de la época, y se manifiesta como una literatura
comprometida con el proceso social.
Tono satírico, festivo, zumbón y burlesco.
Se desarrolla en el contexto del primer militarismo y todo el proceso de la
confederación Perú - boliviana.
Adopta 2 vertientes: El Anti criollismo y el Criollismo
Se difunde desde los primeros años del siglo XIX. Pancho Fierro (1807-1879),
acuarelista, es el más genuino representante de la pintura costumbrista peruana
de entonces, artista singular pues su arte registra y mantiene las tradiciones
populares de las postrimerías del virreinato. Su obra tiene dos etapas principales:
una referida a personalidades, autoridades y políticos como sería el caso de El
fraile de la buena muerte, El médico, La tapada y el escribano, El notario, El
hacendado y La hermana de la caridad, Militar de perfil, Militar de espaldas y, otra
en la que el genio del acuarelista se aboca a temas netamente populares, como se
puede apreciar en: El farolero, La vendedora de pescado en burro, La lechera, El
montonero y El soldado y la rabona entre otras.
Se desarrolla a inicios del siglo XIX. Se le conoce con este nombre por la
característica de los artistas de pintar las costumbres de la época dentro de los
más destacados artistas encontramos a Pancho Fierro (1807-1879), dedicado a
pintar acuarelas, su pintura ha servido como registro de las tradiciones que se
vivían en la época republicana del Perú. Se ha mencionado en reiteradas
ocasiones que "Fierro" es a la pintura lo que Ricardo Palma a la pluma,
comparando su trabajo al del escritor peruano.
Muchas de sus obras tienen como protagonistas a personas comunes del pueblo,
soldados, mujeres, religiosas o festividades como los carnavales y procesiones.
Durante la Edad Media las tendencias artísticas y culturales se vuelcan hacia la
temática religiosa quedando relegada una vez más las escenas costumbristas; sin
embargo éstas permanecen representadas en determinados contextos como los
calendarios agrícolas. Se difunde desde los primeros años del siglo XIX. Pancho
Fierro (1807-1879), acuarelista, es el más genuino representante de la pintura
costumbrista peruana de entonces, artista singular pues su arte registra y
mantiene las tradiciones populares de las postrimerías del virreinato. Su obra tiene
dos etapas principales: una referida a personalidades, autoridades y políticos
como sería el caso de El fraile de la buena muerte, El médico, La tapada y el
escribano, El notario, El hacendado y La hermana de la caridad, Militar de perfil,
Militar de espaldas y, otra en la que el genio del acuarelista se aboca a temas
netamente populares, como se puede apreciar en: El farolero, La vendedora de
pescado en burro, La lechera, El montonero y El soldado y la rabona entre otras.
Con nuevas aspiraciones e ideales se sintió el hombre en esta época. Los artistas
se expresaron su libertad por medio de sus sentimientos, se mostraron alegres y
eso lo manifestaron en sus cuadros. Por eso entonces nacen las pinturas alegres
y espontáneas de tema costumbrista, donde presenta las características más
importantes y resaltantes de un pueblo o región del País.
Pese a todo, la pintura costumbrista siempre ha permanecido a la sombra de otros
grandes géneros pictóricos considerándola como una tendencia menor
frente a otras tipologías artísticas como la pintura de historia, encargada de
representar los grandes acontecimientos históricos de la sociedad, o el retrato.
Concepto.- El costumbrismo, es una corriente que expresa amor por lo inmediato,
es decir por el presente, el ambiente local y los usos y costumbres de la época. La
literatura costumbrista describe una sociedad en transición (colonia -
independencia-república), a diferencia del Realismo, con el que se halla
estrechamente relacionado, producido el cambio político y social en el país, es
decir superado el tiempo de la opresión y las limitaciones que significo el coloniaje,
el hombre y la cultura se sintieron libres, con nuevas aspiraciones e ideales.
Procedieron entonces los artistas a expresarse con interés sobre los motivos y
costumbres que les eran propios, querían demostrar la alegría de ser libres a
través de la versión emotiva de sus sentimientos, de la exaltación tierna, sincera y
cariñosa de la vida y de la realidad de la época.
Surge así entonces una pintura espontánea y alegre de tema costumbrista, el
costumbrismo en la pintura presenta los caracteres más originales y significativos
de la vida de un pueblo, de una región o de un país. Es una pintura amena,
narrativa e histórica. Por la elección de sus escenas o pasajes tiene la fisonomía
de ser algunas veces, humorista ligeramente satírica, pero con el sustento de la
verdad del acontecimiento y del cariño humanísimo de la interpretación.
Características.-
El costumbrismo le dio un carácter científico que significó elevar el estatus del
escritor socialmente hablando. Éste dejó de ser el artista loco y bohemio del
romanticismo, tendiente a la tragedia, al despilfarro, para volverse un estudioso de
la sociedad y por lo tanto, un ser respetable El costumbrismo, además fue el
que impulso el desarrollo de la novela como género, nos dejaron un retrato fiel de
las costumbres, valores e injusticias sociales cometidas durante este periodo de la
historia de nuestro país, además de darnos algunos de los mejores ejemplos de
nuestros novelistas y despertar en el mundo el interés por los temas
latinoamericanos.
PINTURA ACADEMICA
Es una de las formas de la corriente académica, por la que los pintores peruanos
recibieron la influencia de pintores extranjeros, principalmente europeos, por
ejemplo; la del maestro Delaroche y Fortuny, en la que sobresalen los trabajos con
acabados casi perfectos, principalmente en el claro oscuro.
Los pintores peruanos salieron fuera del país, allí permanecieron por mucho
tiempo y fue en esos lugares en los que pintaron escenas de la vivencia peruana,
producto de sus añoranzas.
Pero los temas más representados fueron aquellos que se encontraban ajenos a
nuestra realidad.
En el arte de estos pintores académicos, secuencias neo clásicas, románticas,
realistas e impresionistas que aportaron un amplio conocimiento al arte nacional.
En los inicios de la república aún subsistían los talleres artesanales de la colonia.
Los que antes se dedicaron a la pintura religiosa, ahora debían cumplir encargos
de retratos y obras menores. De retratar virreyes y cortesanos, pasaron a militares
y gobernantes. Unos de los más destacados pintores del siglo XIX fue José Gil de
Castro. La mayor parte de pintores nacidos a principios del XIX se formaron en
Europa; esto les permitió adquirir nuevas técnicas, logrando la incorporación de
patrones europeos en sus obras. El neoclasicismo romántico y el realismo
marcaron la producción pictórica de este siglo.
Existió, además, un grupo de artistas considerados autodidactas, cuyos
principales exponentes fueron Ignacio Merino, Francisco Lazo y Luis Montero. En
la segunda mitad del siglo XIX destacaron Federico del Campo, Francisco Masías,
Carlos Jiménez, Abelardo Álvarez Calderón, Rebeca Oquendo y Alberto Lynch.
Daniel Hernández (1856-1932) fue uno de los más importantes artistas de la
época y además se desempeñó en la dirección de la Escuela Nacional de Bella
Artes, desde 1918 hasta su muerte.
Esta corriente surgida en europa y asimilada en nuestro pais fue desarrollada por
muchos artistas peruanos, entre los que destacan:
Teófilo Castillo Guas (1857-1922), que no solo fue pintor sino también destacó
como crítico de arte. Se dedico sobre todo a retratar paisajes y estampas propias
de la época.
Origen.- Se origina en las primeras décadas del siglo XX, Surge por el contacto
con Europa de pintores peruanos, La influencia del arte europeo, se dejó sentir en
nuestro medio, en el que rápidamente el gusto capitalino se definió por la
tendencia neoclásica que estaba inspirada en técnicas y temas del pasado. La
sociedad peruana de mediados del XIX carecía de identificación nacional y salvo
las expresiones costumbristas de Pancho Fierro, pasaría todavía casi un siglo
antes de que el tema local y nacional fuera motivo de inspiración de nuestros
artistas.
Es por ello que entendemos al Academismo, como aquel período en el cual
nuestros pintores se educaron y formaron artísticamente en las canteras europeas
y se nutrieron de todo aquello que, enmarcado en las academias parisinas, les
regulaba la composición, les establecía patrones rígidos al uso del color, buscaba
la perfección en el dibujo y favorecía los temas históricos, literarios o paisajistas.
Toda la producción se hacía al interior mismo de las academias, sin que los
artistas tuvieran mayor contacto con la naturaleza y la realidad de su entorno. Esta
es una nueva estética, académica, ajustada al clasicismo, con esto el Perú pudo
integrarte a la cultura artística universal y asentar bases más resistentes en el
desarrollo del país.

Concepto.- Es una de las formas de la corriente académica, por la que los pintores
peruanos recibieron la influencia de pintores extranjeros, principalmente europeos,
por ejemplo; la del maestro Delaroche y Fortuny, en la que sobresalen los trabajos
con acabados casi perfectos, principalmente en el claro oscuro. Los pintores
peruanos salieron fuera del país, allí permanecieron por mucho tiempo y fue en
esos lugares en los que pintaron escenas de la vivencia peruana, producto de sus
añoranzas. Establecido es sistema republicano en el Perú, la cultura y el arte
estimulados por un absoluto sentido de libertad se orientaron hacia nuevos
confines, donde lograron nuevas experiencias, nuevos conocimientos y sobre
todo, la forma de vincular nuestra cultura artística al desarrollo estético universal.
Viajan entonces nuestros jóvenes artistas al viejo mundo donde el arte había
logrado su más alta expresión; unos por cuenta propia: otros enviados por el
gobierno en razón a sus méritos y virtudes artísticas, pero todos van entusiastas y
ansiosos de aprender y traer a nuestra patria lo mejor del arte europeo. Europa fue
desde los inicios de la República, y sigue siendo, la meta de nuestros artistas. Así
definido el ideal de nuestros pintores, queda taras la pintura costumbrista de tipo
local para dar paso a una nueva estética depurada, académica, revestida de los
más ajustados y sutiles cánones del clasicismo. Merced a este interés, el Perú
pudo integrarse a la cultura artística universal y asentar bases sólidas en la
enseñanza dentro del país.
PINTURA NEOACADEMISMO
Surge en Europa como una nueva propuesta plástica que, bajo la influencia del
impresionismo parisino, plantea una temática más libre, un mejor tratamiento de la
luz, dejando de lado la búsqueda de la perfección en beneficio de la creatividad
del artista. En nuestro medio, fueron muchos los pintores que optaron por esta
nueva tendencia; entre ellos destacan:Daniel Hernández (Huancavelica 1856 -
Lima 1932) ha sido considerado como el gran maestro de la pintura nacional.A él
debemos el inicio de la formación de los artistas ya que fue invitado a formar la
Escuela de Bellas Artes como centro de estudios y formación. Su trabajo se
distingue por el equilibrio permanente entre el dibujo y el colorido y por la
excelencia de su diseño hasta en los mínimos detalles. Con una cierta preferencia
por los temas históricos, destacan La muerte de Sócrates, Capitulación de
Ayacucho, Apoteosis de Ayacucho, Saludo al presidente Leguía, Retrato de dama,
Dama en el Campo, Retrato de un Inca, Mujer cargando un ganso y Mujer
cargando leña. Teófilo Castillo (Carhuaz 1857-1922), fue el primer crítico de arte
en nuestro medio; sus comentarios acertados y a veces ácidos, le granjearon
admiradores y no pocos detractores. Como artista, gran parte de su obra está
vinculada a la reminiscencia de la Lima virreinal, destacando su preferencia por las
tonalidades graves, al manejo casi lírico del color, como se aprecia en Interior de
iglesia, La Procesión del Corpus Christi, El asesinato del marqués de Aguas
Claras, conocido también como La muerte del conde de Nieva y Autorretrato.
Enmarcó en sus obras los paisajes naturales del interior del país, en los que
imprime un exuberante colorido y la fuerza de su paleta que le permite captar con
extraordinaria luminosidad algunos detalles del ambiente andino, como se ve en
Paisaje del Huascarán, Paisaje nevado y Paisaje de la Laguna de
Llanganuco.Carlos Baca Flor (Arequipa 1867-1941) sobresalió por el buen manejo
de la técnica del retrato, llegando a obtener reconocimiento internacional en este
campo, prueba de su habilidad son La vocación natural, Anciano sentado en un
sillón, El notario en la venta de títulos, Dios mío qué solos se quedan los muertos,
Cabeza de anciano, Perfil de niño, Paisaje de río con botes, Autorretrato y Regina
Virginum, este último trabajado sobre pergamino y dotado de un marco de madera
íntegramente policromado.A partir de la relación que tuvo con artistas de la nueva
generación en París logró desarrollar una extraordinaria soltura y calidad plástica,
expresada con visible libertad en los múltiples bocetos y dibujos que realizó y que
nos hablan de un profundo conocimiento de la anatomía y de la esencia del
género humano.

PINTURA INDIGENISTA
El indigenismo es una corriente peruana cultural, política y antropológica,
desarrollada en la segunda mitad del siglo XX, centrada en el estudio y la
valoración de la cultura indígena.
El indigenismo en la pintura peruana, se preocupa por valorar, rescatar y
redescubrir los elementos propios del hombre indígena, con un sentimiento
profundo se volcó a plasmar paisajes y costumbres de la vida del hombre
indígena.
El precursor e iniciador del movimiento indigenista peruano fue José Sabogal, que
supo expresar con carácter, el mundo indígena.
Expresiones como lo nacional, lo prehispánico, lo indígena adquirió un significado
especial, cuando el redescubrimiento y revaloración de lo propio, se asumió como
la impostergable necesidad de reconocernos en lo propio y en lo común,
aceptándonos como parte de un todo, rico en su variedad, en lo cultural y
lingüístico. Desde ese punto de vista, el Indigenismo fue el movimiento artístico
que buscó destacar y valorar los elementos estéticos propios del ser nacional, de
nuestro paisaje y nuestra gente a fin de integrarlos como motivos plenos en el
desarrollo de la plástica nacional.José Sabogal (Cajabamba 1888 - Lima 1957),
fundador del movimiento indigenistas, contribuyó grandemente a la evolución
plástica nacional. Viajó a Europa, donde afianzo su vocación y definió su estilo, y
luego pasó una larga temporada en Argentina, estando en contacto con el arte
vernacular. Ya en Cusco, definió su preferencia por el hombre andino y su
entorno. Su decidida tendencia hacia temas nacionales, se afianzó más aún, luego
de su viaje a México, en donde descubrió el singular poder del mural, reafirmando
su preferencia por lo relacionado a lo nacional, vernacular y a lo propio. El impacto
de la propuesta sabogalina marcó una honda impronta en la generación de artistas
de su tiempo, no hubo artista que pudiera abstraerse a la fuerza de la corriente
innovadora la misma que, por su misma energía y novedad, motivó la adherencia
o el rechazo de los contemporáneos. Si bien la obra de Sabogal es prolífica y
variada, vale la pena destacar algunos óleos como Las llamas, Hilandera, Ingreso
al convento de Ocopa, Anita y Plaza de Huancavelica; acuarelas como Amancaes
y grabados sobre madera en los que plasmó costumbres, detalles arquitectónicos
y tipos humanos como Cholita, Indiecita, El alcalde de Chinchero, El arriero, El
escribano, Taitacha temblores, etc.Julia Codesido (1892-1979) vinculada al
indigenismo, sin apartarse de la temática vernacular sus creaciones van
evolucionando: del indigenismo puro, hasta la abstracción; entre sus obras
tenemos Mujer, Picos nevados, Morena limeña y Tapadas limeñas.José Alfonso
Sánchez Urteaga conocido como Camilo Blas (Cajamarca 1903-1986) viaja a
Europa y recibió premios en la ciudad de Sevilla y París, su obra era más bien
nacionalista y peruanista. Entre sus obras tenemos Cuesta de Pumacurco,
Casona trujillana, Fiesta serrana, Paisaje andino y mención especial merece
Paisaje.Teresa Carvallo (Lima 1895-1989) seguidora de la escuela indigenista de
Sabogal, su obra La naranjera, hace gala de su maestría compositiva, al haber
logrado perfecto equilibrio en los tres planos en los que sitúa el personaje.
Origen.- Al volver algunos artistas a su tierra, saturados de nostalgia y portando
un mensaje de amor a los suyos, surge la pintura indigenista ávida de emoción
local, deseosa de gozar y transmitir la belleza temática, formal y cromática de
nuestros pueblos y de nuestros tipos. Una serie de transformaciones político
sociales se empezaban a vivir en nuestro medio. Ello motivó en el ambiente
intelectual, una inquietud por redescubrir, valorar y rescatar aquellos elementos
que al ser propios, nos distinguían y diferenciaban como peruanos.
Concepto.- En definitiva, el aspecto humano y el sentimiento expresionista del
indigenismo, vertido en imágenes de trazo virtuoso, de fuerte contextura, de
empaste grueso, de concepción abstracta, de rico colorido y gran dominio
compositivo estética actúa. Algunos pintores de indiscutido valor simpatizaron
también con el movimiento indigenista, pero optaron por una creación en libertad;
es por ello que, a pesar de ser contemporáneos a los indigenistas, no son parte
del entorno cercano a José Sabogal. Ellos expresaban su voluntad de tratar
también los temas autóctonos y locales pero con mayor libertad y con técnicas y
estilos diferentes, haciendo de nuestro variado paisaje, su principal fuente de
inspiración.

PINTURA MODERNA
El paisaje como tema principal:
Es uno de los géneros más fructíferos. El paisaje ofrece un campo donde todos los
interes de los impresionistas se ven concentrados: el aire libre, el contacto con la
Naturaleza, el encuentro con la Luz. Ésta se verá modificada con el paso del
tiempo y los matices cloríticos irán cambiando a medida que avanza el día. Dentro
del paisaje, también es frecuente el tema de la representación del agua de la nieve
y el hielo. Se aman las superficies en que los reflejos y los matices cromático-
lumínicos se hacen infinitos. La aparición de la figura es menos frecuente, y si lo
hace es rodeada de paisaje. (Ahora la figura es pretexto para representar el
paisaje, mientras que en el Clasicismo había sido a la inversa). Ello no quiere decir
que no haya escenas de interior cuyo máximo exponente es Degas, al que le
preocupan temas como la danza o los caballos, ambos relacionados con la
velocidad y la instantánea.
Técnica:
Los impresionistas se caracterizan por su técnica rápida, de largas pinceladas
cargadas de materia pictórica. Esto fue duramente criticado por los más anclados
a la tradición, llegando a decir que "los nuevos" estrujaban directamente sus tubos
sobre los lienzos. De la última etapa de Monet se dice que sus obras no son
pinturas, sino más bien escultura sobre el lienzo. Muchas veces se apunta a Goya
como un precedente para este tipo de pincelada.
Es significativo el que los impresionistas eliminen de su paleta el color negro, lo
hacen porque observan que las sombras nunca son negras, sino coloreadas. Al
igual, el blanco puro no existe, sino que la luz lo carga de matices innumerables.
Apuestan por el color puro, aunque pueden permitirse el mezclarlos directamente
sobre la superficie del lienzo.
Los impresionistas abolen el concepto de la perspectiva euclidiana que había
regido el concepto de la pintura hasta entonces, es por ello que desaparece el
"primitivo" punto de fuga. Apuestan por una pintura plana y bidimensional porque
en realidad es como percibe nuestra retina.
PINTURA CONTEMPORÁNEA (1960 – ACTUALIDAD)
Gracias a la influencia de distintos maestros, escuelas y corrientes, la pintura
nacional vive ahora una etapa de especial productividad que la convierte en una
de las más serias e importantes del continente.
Diversas escuelas, academias y talleres se han convertido en ambientes donde
los artistas se forman y desarrollan, habiendo desaparecido la tutela y dirección
que durante años había ejercido de manera exclusiva la Escuela Nacional de
Bellas Artes.
El tema es muy importante porque conoceré más sobre la pintura en el Perú. Y
hablaré de Víctor Delfín, artista que admiro por su gran imaginación y enorme
talento han hecho que este artista peruano y Piurano tenga éxito a nivel nacional e
internacional y también de Agustin Rojas Baca, es un pintor figurativo que utiliza el
cuerpo como medio de expresión de las distintas emociones y pasiones humanas
LA MÚSICA
José Bernardo Alcedo es considerado el compositor nacional más importante del
siglo XIX; a sus 18 años compuso la Misa en Re Mayor. En 1821 ganó el concurso
nacional para componer el Himno Nacional. Además, llegó a ser maestro de
capilla de la Catedral de Santiago de Chile y escribió Filosofía elemental de la
música (1869), donde investiga la música quechua.
LA ESCULTURA
Con la independencia se produjo un cambio en le arte escultórico. Los
monumentos buscaban representar la modernidad y el progreso, y exteriorizaban
el desarrollo nacional. El estado patrocinó las remodelaciones de las alamedas de
Acho y Los Descalzos, Las Plazas de Armas y Bolivar, entre otras.
En 1859 se inauguró la escultura de Simón Bolivar en la Plaza de la Inquisición, en
1860 el monumento a Colón en la Alameda de Acho y en 1865, la escultura de
José Olaya en el Malecón de Chorrillos.
El gusto por los nuevos monumentos se extendió a provincias. No menos
importantes fue la construcción y decoración de mausoleos, cuyos mejores
ejemplos se encuentran en el cementerio Presbitero Maestro.
LA FOTOGRAFÍA
Se puede decir que la fotografía en el Perú empieza con un raro libro publicado en
1887, en Francia. se trato de Lima, de Manuel A. Fuentes, volumen de prosa que
venía ilustrado con litografías y reproducciones de fotos posiblemente tomadas por
los hermanos Courret. Eugenio Courret fue el primero en el Perú que sacó la
cámara del estudio para fotografiar lo que pasaba en la calle. Fotografió escenas
del combate del Dos de Mayo en el Callao. También se recordará la reproducción
de los hermanos Gutierrez colgados de la catedral de Lima. Durante la Guerra con
Chile, e incluso después, los Courret tomaron miles de fotos de gentes del Perú de
toda condición social: soldados, indios, rabonas, zambos, ambulantes, entre otros.
Otro personaje clave para los inicios de la fotografía en el país es el monsieur
Maunoury, artista e inventor francés que solía plasmar retratos de gente de clase
alta en su estudio de la calle Palacio, en Lima de mediados de 1850.