Sei sulla pagina 1di 4

ACTIVIDAD No.

ARTICULO DE OPINION

EL EFECTO LUCIFER

ESTUDIANTE

ANA MARIA CUARTAS QUEVEDO

ID. 000570911

DOCENTE

JORGE ENRIQUE LEZACA SANCHEZ

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS – UNIMINUTO

RESOLUCION DE CONFLICTOS

PSICOLOGIA VII SEMESTRE

FRESNO

2019
COMO EL MAL INFLUYE EN EL SER HUMANO

“La capacidad infinita de la mente humana para convertirnos a cualquiera de


nosotros en amable o cruel, compasivo o egoísta, creativo o destructivo, y de hacer que
algunos lleguemos a ser villanos y otros a ser héroes” (Zimbardo, 2007)

En primer lugar, se puede remarcar que cuando se habla de el efecto lucifer, es más
bien una explicación basada en la convicción de que en muchas ocasiones la maldad viene
de los malvados, estereotipándolos como si fueran cierta cantidad de personas, pero no es
así.

Todos los seres humanos podemos pasar de ser los más benévolos, a ser el más
malvado; en los seres humanos se podría dar una explicación de lo que encierra el
comportamiento malvado, si se toma de modo extremista, se puede obtener una visión de
que hay gente mala (como característica fija) se estaría frente a factores disposicionales de
la conducta y determinantes para dicha situación.

Si se da un giro para ver desde otro punto de vista se puede entender la maldad
como una noción incremental, un mal paulatino, extremo y variado. Los individuos
actuarían mal por todas las experiencias y por lo que han visto desde la infancia, esto seria
causado por las circunstancias de dichas conductas.

Desde este punto de vista, la confrontación de lo anteriormente dicho se enfocaría


en un punto intermedio que no es necesariamente equidistante, se da como explicación lo
que se vio en la prisión de Stanford; Zimbardo en sus investigaciones de psicología social,
sobre todo en los orígenes de lo que impulsa a las personas a hacer el mal, se formula la
siguiente pregunta ¿qué puede impulsar a una persona integra a llevar a cabo los mas
horribles actos de crueldad?

El lado oscuro, los niños no nacen con maldad, si no con registros mentales para
hacer cosas buenas y malas, y todo esto es influenciado por el entorno de su desarrollo.
También se podría percibir que incluso en ambientes que carecen de discrepancia,
los niños pueden empezar a hacer cosas malas por presión del grupo de amigos que
proponen reglas para ser aceptados en el mismo.

En esencia Zimbardo nos plantea que la primera y paradigmática fuerza del sistema
que nos rodea es capaz de fomentar en las personas la maldad dando procedimientos
eficaces para inducir la imaginación al punto de hacer que cualquier persona renuncie a su
bondad y actúe de manera instintiva.

La mente juega un papel importante en el comportamiento de cada individuo, por tal


razón y desde mi punto de vista la mente puede jugarnos malas pasadas, donde las
emociones en dichas circunstancias nos pueden llevar a conductas que ni siquiera
podríamos pensar, por que cuando no hay razón se considera que podríamos hacer algo
malo, normalmente los hechos buenos se hacen en pleno uso de la razón.

Y para culminar con este artículo se podría decir que el bien y el mal son dos
estados muy diferentes en que cada uno de nosotros puede elegir estar, siempre de la mano
o influenciados por la conciencia y las emociones.

"El hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe" Jean-Jacques Rousseau.


BIBLIOGRAFIA

 Contravia Tv. (2010) Trujillo: Una Tragedia que no cesa (Masacre de Trujillo) Parte
1. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=Wj4d0r-TkVo
 Guedán, M & Ramirez, R.D. (2005) Resolución de Conflictos en el Siglo XXI.
Madrid: Trama Editorial.
 Zimbardo. P (2008). El Efecto Lucifer. Barcelona, España: Paidos Ibérica.