Sei sulla pagina 1di 3

TÉCNICAS DE ESTUDIO

Las técnicas de estudio son un conjunto de acciones y estrategias que realiza el estudiante para
comprender y memorizar conceptos y contenidos de las diversas asignaturas. Estas acciones y
estrategias son las que suelen utilizar los alumnos que consiguen buenos resultados académicos.

El principal problema que afecta a los estudiantes que no obtienen buenos resultados al finalizar el
curso es la falta de método de estudio y de planificación y la falta de ambición.

1. Falta de método de estudio

a) Carecen de un sistema eficaz de trabajo: apuntes incompletos, difíciles de


entender; tratan de memorizar repitiendo, sin asimilar; etc.

b) No saben como estudiar una asignatura: no conocen las distintas fases del
estudio (lectura inicial, comprensión, subrayado, elaboración de resúmenes y
esquemas, memorización, repasos sucesivos y repaso final).

c) Son desorganizados: no tienen fijadas unas horas de estudio determinadas en


función a sus necesidades, ni tienen un lugar fijo de estudio donde puedan tener
todo su material organizado.

d) Pierden mucho el tiempo: se levantan frecuentemente, leen sin profundizar,


estudian con amigos sin aprovechar el tiempo…

2. Falta de planificación

a) No saben organizar el tiempo disponible: piensan que tienen todo un curso por
delante antes de que lleguen los exámenes, pero el tiempo pasa rápidamente y
cuando quieren reaccionar es demasiado tarde, no pueden preparar bien los
distintos temarios, por lo que deciden dejar ciertas asignaturas para septiembre,
pero si alguna más les falla se pueden ver con mas suspensos de los que
esperaban en verano.

b) No saben planificar las semanas de los exámenes: llevan medianamente bien


las asignaturas, pero no organizan el tiempo que tienen entre examen y examen;
por lo que se les amontona el trabajo y terminan suspendiendo asignaturas que
podían haber aprobado ya que les ha faltado una última revisión.

3. Falta de Ambición

Muchos estudiantes tienden a la ley del mínimo esfuerzo, es decir, hacen lo


necesario para aprobar y nada más; se preparan para obtener tan sólo un 5, y si
les va mal el examen terminan con un 3 o un 4.

Por el contrario si se preparasen para obtener un 8 y se les diese mal el examen,


terminarían con un 5 o un 6, con lo que habrían aprobado.
La actitud que se tome ante el estudio influye directamente en los resultados, la mala actitud influirá
negativamente mientras que la buena actitud influirá positivamente.

1. El estudiante debe afrontar los estudios con optimismo y convicción

El auto-convencimiento de ser uno capaz de aprobar termina influyendo de forma


decisiva en el aprobado. Si la asignatura es de por sí complicada y el estudiante está
plenamente convencido de que no podrá con ella, la dificultad que se encontrará será aún
mayor. Si por el contrario afronta dicha asignatura convencido de sus posibilidades, las
dificultades no le resultarán tan insuperables, ya que con una buena planificación y
dedicación será capaz de sacar adelante cualquier asignatura por complicada que sea, ya
que una persona motivada rinde mucho más.

2. El buen estudiante debe actuar con seriedad y rigor

El estudiante debe ser constante y trabajar diariamente, siendo capaz de sacrificarse por
alcanzar sus objetivos.

3. El buen estudiante debe buscar la excelencia

No se puede conformar simplemente con aprobar, tiene que apuntar más alto y eso es
cuestión de organización y constancia.

No se trata de recortar tiempo de ocio o diversión (ya que es necesario), sino sacarle más
provecho a las horas que dedica al estudio.

4. El estudiante debe ser flexible

El estudiante debe estar permanentemente tratando de mejorar su forma de estudiar, es


decir, si el método que emplea no le da resultados, tendrá que cambiarlo, o si el número
de horas que emplea para una asignatura no es suficiente tendrá que aumentarlo.

5. El estudiante debe ser humilde

Debe ser capaz de admitir sus fallos ya que es esencial para comenzar a corregirlos; no
puede estar buscando siempre responsables de sus fracasos escolares, “el profesor me
tiene manía”, “casi todos han suspendido”…

6. El estudiante debe ser un buen “encajador”

Ante un suspenso no se puede hundir, lo que debe hacer es encajarlo, analizando los
errores, ya que de los errores se aprende.

Como conclusión, señalar que los estudiantes que sobresalen no tienen porque ser los más
inteligentes, sino alumnos muy motivados, que confían en sus posibilidades, que se toman el trabajo
en serio, que lo planifican y que utilizan un eficaz método de estudio, y eso es lo que vamos a
enseñar mediante este curso.
TEMARIO CURSO TÉCNICAS DE ESTUDIO

- Tema 1. Asistencia a clase


- Tema 2. Apuntes
- Tema 3. Planificación del estudio
- Tema 4. Lugar de estudio
- Tema 5. Tiempo de estudio
- Tema 6. Descanso
- Tema 7. Alimentación
- Tema 8. Fases del estudio
- Tema 9. Lectura
- Tema 10. Subrayado
- Tema 11. Mapas conceptuales
- Tema 12. Esquemas
- Tema 13. Deberes
- Tema 14. Memoria: Funcionamiento
- Tema 15. Memoria: Canales de información
- Tema 16. Memoria: Utilización
- Tema 17. Trucos para mejorar la memoria
- Tema 18. Presentación de trabajos
- Tema 19. Trabajo en grupo
- Tema 20. Exposición en público
- Tema 21. Preparación de los exámenes
- Tema 22. Exámenes
- Tema 23. Exámenes orales