Sei sulla pagina 1di 9

ASTM para el acero

La American Society for Testing and Materials, ASTM por las siglas en
inglés de Asociación Americana de Ensayo y Materiales, fue creada en
1902. Es una asociación que desarrolla normas técnicas
específicas aplicables a los materiales, productos, sistemas y
servicios.

La asociación está compuesta por gobiernos, productores, usuarios,


consumidores y académicos de más de 100 países. Desarrollaron
las normas ASTM bajo consenso voluntario de todos sus miembros.

Para el desarrollo de las normas técnicas ASTM se involucran


múltiples disciplinas de ingeniería, materiales y ciencias del suelo.
Trabajan con un sistema en línea.

Sus metodologías permiten la colaboración y el monitoreo durante


todo el proceso. Tanto el inicio, desarrollo, seguimiento, como las
revisiones y la votación final de aprobación se llevan en mutuo
consenso.

Los primeros indicios de la creación del acero provienen de


África en el año 1.400 antes de Cristo. Posteriormente se encontró
acero compuesto de hierro forjado con hierro fundido en China,
elaborado en el siglo I A.C.

Se siguieron encontrando piezas de acero compuesto de diferentes


elementos. La combinación de estos permitió crear aceros con
características y propiedades diferentes, cada cultura lo adaptó a sus
necesidades.

El acero ha sido utilizado a lo largo del tiempo por muchas


culturas. Esto se debe a la versatilidad de sus propiedades y la
variedad de usos que se le puede dar.

Dediquemos este artículo a las normas ASTM para aceros y su


clasificación.

Te puede interesar: Propiedades del acero 1040

¿Cómo surgieron las normas ASTM?


Conozcamos un poco la historia. Por los años 1840 en Estados Unidos
varias compañías empezaron a construir ferrocarriles y sus vías. Se
observó que las vías se rompían con mucha frecuencia.

Las compañías de fundiciones de acero y las industrias de


ferrocarriles trabajaban de manera independiente. Cada una bajo su
propio criterio, elaboraban acero sin ningún control de
calidad estándar.

En esos años existía la Asociación Internacional de Ensayo y


Materiales, siendo sus siglas en inglés IATM. Eran los encargados del
control de calidad de las vías ferroviarias de Pensilvania.

Como las vías se rompían con mucha frecuencia, la IATM tomó la


iniciativa de consensuar con todas las compañías. Logrando que todas
las empresas involucradas en las vías, implementaran controles de
calidad coordinadamente.

A partir de 1902 la IATM se constituye como American Society for


Testing and Materials (ASTM). En español Asociación Americana de
Ensayo y Materiales.

Posteriormente amplió su campo de acción a todos los materiales, no


solo a las vías ferroviarias. Si quieres conocer más acerca de la historia
de las normas ASTM visita su sitio oficial en español o inglés.

¿Qué se entiende por norma ASTM?


Las normas o estándares ASTM son un conjunto de patrones o
especificaciones que se aplican para evaluar o medir un producto,
material o proceso referidos a metales, petróleo, concretos y
construcción.

Para tener una idea de la variedad, llevados a español hay unos 315
estándares ASTM, puedes ver la lista detallada de estándares ASTM en
su página web.

Usualmente se utilizan para estandarizar o unificar criterios de


fabricación o elaboración. Se resumen en un documento por consenso,
el cual, todos los involucrados aprueban y los hacen cumplir.

Estructura del código ASTM para aceros


La estructura del código de las normas ASTM no especifica la
composición química del acero. Este código determina la aplicación o
su ámbito de empleo.

ASTM: es la norma

A: se trata de especificaciones para acero.

B: especificaciones para no ferrosos.

C: especificaciones para hormigón y estructuras civiles.

D: especificaciones para químicos, así como para aceites, pinturas,


entre otros.

E: métodos de ensayo.

A36 o A36M: es el código correlativo asignado a la norma. El primero


está expresado en sistema inglés (A36) y el segundo está representado
en sistema métrico (A36M)

96: significa el año en que se adoptó la norma

a: año de revisión de la norma. Sin carácter especificado significa


primera revisión; donde a: es segunda revisión y b: es tercera revisión.

Por ejemplo: ASTM A36: Norma de especificaciones para aceros


estructurales al carbono.

Más sobre el tema: Especificaciones del ASTM A516-70N

Propiedades de los aceros


El acero es un material ferroso, compuesto en mayor medida de
hierro y de carbono. También tiene otros elementos en menor
proporción como magnesio, fósforo, níquel, cromo entre otros.

Los investigadores modernos han seguido las prácticas históricas


respecto al tema. Han creado más de 5,000 tipos diferentes
de acero, variando la cantidad de elementos en la composición básica.

Esta variación cambia sus propiedades físicas y químicas, así como su


utilización. Dependiendo del destino final que se le dé al acero, se
pueden modificar sus propiedades. Algunas de las propiedades del
acero son:
1. Ductilidad: es la propiedad del acero que permite soportar
deformaciones al sufrir esfuerzos de tracción, sin romperse.
2. Dureza: es la capacidad del acero de oponerse a ser penetrado
por otro material.
3. Resistencia: se refiere a la resistencia a la tracción, en otras
palabras, la resistencia que opone el material a ser estirado.
4. Maleabilidad: es la capacidad del material para soportar la
deformación sin romperse por compresión.
5. Tenacidad: es la unión de las propiedades de ductilidad y
resistencia.

Para determinar qué propiedades tiene un material de acero, se le


realizan diferentes pruebas y ensayos. Con base en ellos, se puede
identificar el material que se necesita.

Te puede interesar: Contabilización de los contratos de


construcción

Clasificación de los aceros según las normas ASTM


El acero es utilizado como material de construcción en casi todas
las aplicaciones de la ingeniería. Específicamente en la estructura de
edificios, puentes, industria ferroviaria, automotriz, naval y
aeronáutica.

Se usan en la construcción de un sinfín de estructuras, aquí se


consideran que son apropiados los aceros al carbono. Debido a la
combinación de alta resistencia mecánica y su facilidad de moldeo, casi
literalmente, no se le da importancia al peso del material.

Por lo general se usa el acero al carbono laminados y sin tratamiento


térmico para la industria del transporte, para ello, si es importante la
relación resistencia /peso.

Con destino de transportación, se requiere un material de peso bajo y


alta resistencia. Además de resistente a los impactos y a la corrosión,
especialmente en la naval.

Es difícil establecer una equivalencia entre los aceros porque sus


características dependen del país de origen.

Los diferentes nombres que se le asignan y la clasificación según


diversas normas internas dificulta este proceso.

Sin embargo, a continuación presentaremos las más utilizadas de


acuerdo a la composición química y su aplicación.
Para conocer más detalles sobre la composición del acero, puedes
visitar la página Acero.es.

No dejes de leer: Lista de normas de pruebas de la ASTM

Clasificación de acuerdo con su composición química


Con base en sus principales componentes tendremos los
siguientes tipos de acero:

1. Aceros al carbono: El principal mineral que contiene este tipo


de acero es el carbono. Los minerales considerados como
elementos residuales pueden ser: magnesio, fósforo, cromo y
azufre, siempre en pequeñas cantidades.
2. Aceros de baja aleación: los minerales residuales están
presentes por arriba de las cantidades normales. Siendo
magnesio, cromo, molibdeno entre otros.
3. Aceros de alta aleación: Especifican que la cantidad total de
los elementos aleantes de estos aceros debe estar en un mínimo
de un 10 a 12%.
4. Aceros aleados de media aleación: se consideran que por su
composición química están en el medio de los dos anteriores.

Clasificación de los aceros de acuerdo con su aplicación


De acuerdo con su destino o aplicabilidad tendremos:

Aceros al carbono
Los aceros al carbono son dúctiles y homogéneos.

Tienen un alto valor en la relación resistencia mecánica/límite de


fluencia. Se pueden soldar, son resistentes a la corrosión y se pueden
cortar con llama sin endurecerse.

La ductilidad y homogeneidad que le proporciona el bajo


contenido de carbono facilita el trabajo en caliente de los perfiles
estructurales. Estas características permiten que se puedan doblar,
cortar, perforar más fácilmente.

En los proyectos de ingeniería y el cálculo de estructuras se utilizan los


límites de fluencia y de elasticidad. La característica de soldabilidad es
importante y este tipo de acero satisface este requisito.
La resistencia a la corrosión es esencial en las estructuras, ya que
en algunos casos el acero está expuesto. Los aceros al carbono son
los más usados en la construcción de estructuras.

Estos productos elaborados en acero al carbono posteriormente no


reciben otros tratamientos térmicos ni mecánicos.

Entre los productos más usados están: barras redondas, planas,


hexagonales, cuadradas, ángulos, canales, perfiles doble T, entre otros.

Aceros de alta resistencia y baja aleación


Tienen alta resistencia, pueden soldarse y son resistentes a la
corrosión. El límite elástico mínimo es de 50 Ksi; aunque también se
tienen los A572 y A588 que tienen otras resistencias.

Entre estos aceros de alta resistencia el que más se produce es el


ASTM A992, es usado en Estados Unidos y México.

Aceros apagados y templados


Están disponibles en forma de placas. La elevada resistencia del
material se obtiene al someterlo a una serie de enfriamientos rápidos.

Adicionalmente por la combinación de bajo contenido de carbono. Su


ductilidad es significativamente menor que la de los aceros de alta
resistencia y baja aleación.

Tal vez te interese: ISO 1133 Vs. ASTM D1238

Aceros apagados y auto templados


Estos materiales cuando se procesan, se enfrían selectivamente
regiones del perfil para obtener su alta resistencia.

El proceso de templado se obtiene por el calor que se almacena en el


material durante el proceso de rolado. Tienen una excelente
soldabilidad.

El proceso al que se somete el material de acero le da la dureza y su


aspecto de grano más fino, usualmente su producción es limitada.

Clasificación de Normas ASTM para aceros


Normas ASTM aprobadas para placas y perfiles laminados en caliente:
ASTM A 36: se utiliza para una gran variedad de perfiles estructurales
laminados en caliente y placas de la misma calidad. Sirve para
estructuras remachadas, atornilladas y soldadas.

Una versión mejorada creada en los Estados Unidos permite soldar las
conexiones que antes eran remachadas.

ASTM A529: es usada en la construcción de edificios de acero y en


barras y perfiles (ángulos, canales de calidad estructural)

ASTM A992: Está disponible en perfiles tipo W, solo para ser usada
en construcciones de edificios. Este perfil ofrece muy buenas
características de soldabilidad y ductilidad.

Tal vez te interese: ¿Cómo hacer una propuesta de oferta de


construcción?

Normas ASTM para secciones estructurales huecas


ASTM A53: está disponible en dos tipos E y S. E indica secciones
fabricadas con soldadura por resistencia y S denota soldadura sin
costura.

ASTM A500: está disponible en tubos de sección circular hueca HSS,


formados en frío en tres grados y tubos cuadrados y rectangulares HSS
formados en los mismos grados en frío.

ASTM A501: es la usada para tubos HSS de sección circular, cuadrada


o rectangular.

Otras aplicaciones de estándares ASTM para aceros


La Asociación Americana de Ensayo y Materiales ha
estandarizado más de 12.000 normas técnicas, por esta razón te
presentamos solo algunas de ellas.

En adelante todas comienzan con la abreviatura ASTM:

576: acero no aleado, elaborado en calor, de calidad especial.

479/A 479 M: barras y perfilados en acero inoxidable. Resistentes


al calor para uso de calderas y otros recipientes a presión.

29/A 29 M: para productos de barra de acero aleado y no aleado.


Elaborado plásticamente en calor y acabados en frío.
105/A 105M: norma para productos matizados de acero no
aleado para componentes de turbinas.

182/182 M: para variedad de piezas de acero aleado como tubos


para uso a temperatura elevada.

A 276: aplica a productos perfilados de acero inoxidable y resistente


al calor.

A 314: palanquillas y productos en barras de acero inoxidable y


resistente al calor por matrizado.

A 493: acero inoxidable y resistente al calor para recalcadura y


estampado al frío. Para productos en barras e hilo.

A581/A 581 M: hilo y alambrones de acero inoxidable y resistente


al calor para elaboraciones mecánicas a gran velocidad.

A 582/A 582 M: producto en barras de acero inoxidable para


elaboraciones mecánicas de gran velocidad.

A 370: para realizar las pruebas mecánicas de los productos de acero.