Sei sulla pagina 1di 3

Caso clínico 1

Niño de 8 años, el menor de dos hermanos. Su hermano mayor tiene 25 años y recientemente se ha independizado del núcleo
familiar, la madre señala que “tuvo problemas con la droga, aunque ahora parece que va mejor”. Las relaciones con este
hermano aunque parecen haber mejorado en el momento actual, fueron conflictivas y tensas, fundamentalmente en relación a
la problemática derivada del consumo de tóxicos: “ahora yo lo llevo mejor, también él desde que se fue de casa; al menos no
discutimos tanto”.
La madre es una mujer de 47 años, trabaja en una peluquería desde hace años, situación estable, sin conflictos en el terreno
laboral. Viuda desde hace un año, el padre del niño falleció a los 45 años en un accidente de trabajo. Estaba empleado en una
empresa de construcción como montador de grúas. Describe la relación matrimonial como “buena”, “él me ayudaba mucho con
los niños”, “era más tranquilo que yo”.
La madre y el niño conviven en un piso en un medio urbano, la casa es propia y el nivel económico es medio.
Poco contacto con la familia materna y paterna (abuelos, tíos,...), ya que los padres se vinieron a vivir a Galicia tras su
matrimonio por motivos de trabajo del padre.
El niño es remitido a consulta por su pediatra. En el informe de derivación se recoge que, desde hace un año, presenta problemas
en el medio escolar (disminución de rendimiento, no se esfuerza por estudiar, pasa de los estudios,...) y en el familiar (irritable,
desobediente,...), solicitándose la valoración por nuestra U.S.M.
Es un niño de complexión fuerte, aparenta mayor edad pero los rasgos de su facies le confieren un aspecto dulce, ojos grandes
y expresivos; permanece sentado, con la cabeza baja y en silencio, durante el discurso inagotable, quejoso y en tono de reproche
que realiza su madre, a veces tímidamente me mira y observo que se le humedecen los ojos aunque mantiene control del llanto.
Incluso en algunos de esos huidizos contactos oculares intenta esbozar una sonrisa y ladea la cabeza a modo de disculpa. En
ningún momento, cuestiona a su madre o la descalifica, si me dirijo a él contesta de forma parca, generalmente con monosílabos
o con gestos como encogerse de hombros, resignado de algún modo a mantener la entrevista.

Motivo de consulta
Su madre dice que le pidió al pediatra que lo mandase a alguien: “ya no aguanto más con él, está provocándome todo el tiempo,
así es imposible convivir,.... me hace la vida imposible, todo le parece mal, no podemos ir a ningún sitio, siempre protesta, se
queja, se aburre, desobedece, se niega a todo.... me amarga salir con él y he decidido que no salgamos más juntos así al menos
no montamos escándalos en público”. A su vez expresa temores de que este hijo pueda “acabar teniendo problemas como el
otro” y confiesa que es una mujer con poca paciencia, incidiendo en sus sentimientos de
Incapacidad, impotencia, desbordamiento que traduce en relación al manejo de la situación.

Según el caso plantee:


1. 1.Tipo de desarrollo cognitivo y psicosocial, según la edad en que se encuentra el infante
2. Que tipo de trastorno presenta el infante, justifique su respuesta
3. Que tipo de tratamiento utilizaría usted
Caso 2

Roger, es un chico de 9 años, que desde hace dos semanas , presenta problemas a la hora de asistir a la escuela, hasta el punto
que ha faltado algunos días. A la hora de levantarse manifiesta sentir malestar, quejándose de dolor de estómago. Los padres
llegan a la consulta derivados por la psicóloga de la escuela.
Refieren dificultades a la hora de poder solucionar la situación puesto que se ven incapaces de forzar al chico a ir a la escuela
ante las negativas de este puesto que consideran que por su edad no lo pueden obligar.
Piensan que las quejas a nivel somático no son reales, pero no saben como afrontar la situación.
Cuando intentan dialogar con él y averiguar el motivo de rechazo para acudir a la escuela el chico no es capaz de dar una
explicación, únicamente informa que cuando es encuentra dentro del aula no puede controlar las ganas de ir al lavabo y sabe
que no lo dejarán; esto hace que es vaya poniendo nervioso y ante esta situación es incapaz de asistir a las clases.
En el momento de la consulta el chico no asiste a las clases y se queda en casa; desde la escuela informan que la última vez que
lo quisieron hacer entrar a clase Roger se negó y empezó a gritar. Ante esta situación decidieron que hasta que no estuviera
acabado el informe de la valoración psicológica y las pautas a seguir lo mejor era que se quedara en casa, ya la tutora se siente
desbordada con la negativa del chico a entrar dentro del aula.
Por otro lado, el padre hace referencia a las dificultades del chico en aceptar normas y límites, informa que todavía no tiene
adquiridos hábitos de estudio e higiene personal, siempre le han de estar encima porque realice cualquier actividad que haga
referencia al ámbito escolar y que por él represente un esfuerzo.
Roger en la actualidad está cursando por segunda vez primero. El año pasado empezó educación secundaria en un instituto
público; hasta el momento académicamente ya había presentado dificultades a la hora de aprobar los exámenes y cumplir con
los trabajos asignados desde la escuela al empezar a cursar el ciclo superior de educación primaria.
El año pasado al iniciar el curso, ya en la primera evaluación desde el instituto informan a los padres del comportamiento
disruptivo que el chico presenta dentro del aula y las negativas de este a realizar los trabajos propuestos; la situación a medida
que adelanta el curso empeora con un aumento de faltas de comportamiento y el suspenso de la mayoría de las asignaturas.
Ante esta situación los padres deciden cambiar el chico de instituto, a pesar de las negativas de éste, lo matriculan en una
escuela privada con una normativa más estricta, puesto que consideraron que la situación en el instituto no hubiera mejorado
con el nuevo curso. Pero ahora se encuentran que pasados los primeros quince días el chico empieza a decir que no puede ir a
la escuela.

ANAMNESIS PERSONAL Y FAMILIAR


Se refiere que su desarrollo prenatal y postnatal fue adecuado, sin especificar aspectos significativos que indiquen señales de
alteración en su desarrollo psicoafectivo. Tampoco informan de la existencia de ningún antecedente relevante ni familiar ni
personal a nivel psicológico ni médico.
Los padres, pero, destacan que cuando el chico debe realizar cualquier actividad nueva, aunque sea lúdica, el número de veces
que va al lavabo es elevado hasta el punto que en una excursión que hizo la familia el padre contabiliza hasta veinte veces que
lo hubo de acompañar a los servicios.
Por lo que hace referencia a la estructura familiar es hijo de padres casados sin uniones anteriores, es el segundo de dos con
una hermana grande que tiene 17 años. Los padres informan que la hermana no ha tenido nunca dificultades a nivel escolar ni
académico. Los padres parecen tener dificultades a la hora de afrontar las situaciones conflictivas en las cuales Roger se muestra
desafiante. En ocasiones sus negativas a cumplir las órdenes que le dan, como mantener orden en su habitación o hacerle hacer
los deberes los deja paralizados y acaban por no hacerle cumplir y dejando que el chico haga lo que quiera.
Con la hija grande no han tenido nunca ningún problema, y no entienden el comportamiento de Roger. En otras ocasiones
acaban por excusar sus conductas, le sacan importancia a las reacciones que tiene. Delegan a los profesionales de la escuela
cambiar la actitud del chico y conseguir la reincorporación a la escuela.

Según el caso plantee:


1. 1.Tipo de desarrollo cognitivo y psicosocial, según la edad en que se encuentra el infante
2. Que tipo de trastorno presenta el infante, justifique su respuesta
3. Que tipo de tratamiento utilizaría usted
Caso 3
Nombre del paciente: RQC
Edad: 8 años 7 meses
Escolaridad: Colegio Kennedy Grado: 2 de primaria
Fecha de Evaluación: Se realizaron 5 sesiones de evaluación. En la primera se realizó la entrevista a la madre para obtener
información referente al motivo de consulta y desarrollo en general. Después se procedió a evaluar al niño durante 4 sesiones,
los días 7, 12, 15, 22 de Marzo del año 2002. Complementariamente se realizó observación de campo dentro de las instalaciones
escolares previas a la evaluación con Roberto en dos ocasiones 1 1/2hr c/u.

ANAMNESIS:
Roberto es el hijo menor de la familia. Sus hermanas mayores se llaman F de 14 años y P de 10 años de edad, ella ha presentado
problemas del lenguaje y déficit de atención. En casa viven el padre, la madre con sus tres hijos y el personal de servicio.
Producto a término de gestación a los 36 años de edad de la madre. Peso y talla promedio. Recibió lactancia materna durante
dos semanas. Al nacimiento presentó ictericia recibiendo el tratamiento necesario. Durante su primer año no padeció
enfermedades significativas. La madre padeció depresión posparto y recibió apoyo médico. La familia contrató una enfermera
durante el primer año y medio de vida del niño para que se encargara de cuidarlo, sobre todo por las noches.
En el área motora refieren que en cuanto a coordinación gruesa su avance fue normal, gateando a los 7-8 meses y caminando
al año aproximadamente. En el área motora fina reporta dificultad.
Controló esfínteres diurnos a los 2 años. El pañal nocturno lo dejo hace 7 meses a la edad de 5 años. Ocasionalmente moja la
cama por las noches.
Desde pequeño ha dormido poco, en el día lo bañaban con hojas de lechuga para que se relajara y conciliara el sueño. Ahora
duerme solo en su propia habitación, sin embargo cuando despierta por las noches va a la recamara de sus papás, esto sucede
un promedio de 6 de 7 noches.
Usa chupón para conciliar el sueño y concentrarse en sus tareas. Está integrado a la dieta familiar, sin embargo toma 4 biberones
de leche al día como complemento de sus alimentos. En relación al uso del lenguaje refieren que desde pequeño habló
fluidamente y con una correcta pronunciación.
Su mamá describe a R –la madre le llama con diminutivo- como un niño muy chiqueado por ella, el rey de la casa, muy deseado
por ser varón, cariñoso, generalmente está contento y de buen humor, tranquilo en los momentos de juego, mas sin embargo
distraído en otras actividades, por ejemplo: necesita movimiento y se levanta al baño con frecuencia a la hora de comer y a
veces eso la desespera y termina gritando. Siente que no lo sobreprotegen, pero que sí recibe la atención que demanda. Nunca
se queda solo, lo cuida la muchacha, sus hermanas o su mamá. En casa procuran llevar buenos hábitos de aseo y normas de
educación; los castigos que recibe consisten en irse a su habitación por 10 minutos o no recibir un dulce o juguete. A veces
llora cuando sus papás salen por las noches y se queda al cuidado de su hermana.
Inició en maternal a los 2 años por iniciativa de la madre, sin embargo lloraba mucho, asistió a 3 diferentes instituciones, pero
en todas sucedió lo mismo. Al entrar al colegio actual, e incluso el año escolar pasado que era su segundo año, lloró por las
mañanas los tres primeros meses aproximadamente. Recibió apoyo extraescolar por parte de la maestra para regularizarlo en
relación al programa y por presentar problemas de atención el año escolar pasado y el actual. En casa se le supervisa la tarea y
se le corrige ya que “a veces le da flojera hacerla”. Por las tardes asiste 3 veces por semana a clases de tenis.
En el informe del maestro, se refiere a él como un niño con “lapsos de atención cortos de aproximadamente 5 minutos en cada
clase. El maestro observa que en los cuentos aumenta su atención. Se torna distraído cuando está en grupo ya que plática con
quien tenga a un lado, lo que tiene como consecuencia un bajo rendimiento académico. Es obediente, amigable, comparte,
espera su turno, acepta cambios de actividad.” El maestro informa que su atención sostenida ha ido en decremento. Es querido
y aceptado por sus compañeros. Se ha modificado la ubicación y dinámica con Roberto dentro del salón de clases para favorecer
su aprendizaje, su desempeño mejora cuando se le aísla del grupo sentándolo en un escritorio individual ubicado al centro del
aula; además se les ha sugerido a los padres una serie de ejercicios y dinámicas en casa que apoyen al niño en el área de atención.
En orden de importancia, las “conductas problema” dentro del salón de clase referidas por el maestro son: su falta de atención,
el que se distrae con cualquier cosa y que se precipita a dar una respuesta antes de que el maestro termine de hacerla, sucediendo
esto en casi todas las materias, incluso con la maestra de psicomotricidad.

Según el caso plantee:


1. 1.Tipo de desarrollo cognitivo y psicosocial, según la edad en que se encuentra el infante
2. Que tipo de trastorno presenta el infante, justifique su respuesta
3. Que tipo de tratamiento utilizaría usted