Sei sulla pagina 1di 3

CONCEPTO DE AUTOORGANIZACION

El concepto de autoorganización se refiere a una capacidad de las organizaciones


sociales, consideradas como sistemas. Se trata de una capacidad compleja, que
incluye múltiples elementos constructivos del sistema. Sus componentes básicos
de esta capacidad.

a) Producirse por sí sola, dado que el sistema social selecciona internamente


y realiza las actividades que el necesita para seguir operando, incluyendo la
elección de sus objetivos.

b) Mantener los rasgos de identidad frente a perturbaciones del medio


circundante.

c) Capacidad de operar en condiciones diferentes de las de origen.

d) Autonomía, en el sentido que el sistema dispone como elementos


constitutivos a sus propias unidades de gobierno.

e) Presencia de procesos internos de control mediante los cuales se regulan


las operaciones del sistema y se delimitan las fronteras de la organización.

f) Capacidad del sistema para realizar su propia renovación estructural


cuando se producen situaciones de crisis y catástrofes.

El concepto de autoorganización no se relaciona con las políticas de conducción o


estrategias de la dirección. Se trata de una referencia a la realidad, una visión
complementaria de otros modos de explicación.

La autoorganización incorpora en el análisis la idea del cierre en los sistemas pero


no lo hace de manera absoluta como si se tratara de un aislamiento; estas operan
en un medio social más amplio y las instituciones del contexto están presentes en
las decisiones cotidianas de los participantes. Auto organización significa que el
sistema dispone de capacidades propias para articular nuevos comportamientos
en el marco de su identidad y su autonomía.

Hablar de auto organización requiere entonces tener en claro los fundamentos de


la invariancia y del cambio en el sistema. La invariancia es la permanencia de los
rasgos de identidad a pensar de las modificaciones estructurales a través del
tiempo.

El tema básico que los procesos de auto organización ponen de relieve es la


relación que existe entre la invariancia y las transformaciones estructurales en el
sistema. La invariancia y el cambio se requieren mutuamente para explicarse, y el
concepto de autoorganización sirve como explicación. Es entonces un concepto
articulador.

La autoorganización es una propiedad emergente del funcionamiento del sistema


social. Es un concepto que se ubica en el nivel del sistema pero no debe
entenderse como algo inmanente o trascendente, como una condición global que
se impone a los participantes, como un requisito que todos deben satisfacer para
sostener el sistema. El concepto de autoorganización también implica una manera
diferente de pensar sobre la existencia de fuerzas en la organización. Desde esta
perspectiva, las fuerzas son una manifestación de la trama de relaciones internas
y de acoples con el exterior.

a) PROPOSITOS DEL ENFOQUE

En el enfoque de la autoorganización intenta proporcionar nuevos marcos


conceptuales para:

a) Una mejor explicación de la realidad organizacional.


b) Disponer de fundamentos teóricos que respalden a las políticas de los
administradores y otros operadores organizacionales.
c) Disponer de nuevas bases para las técnicas de gestión administrativa y de
intervención organizacional, para operar sobre la realidad de las instituciones,
en el sentido para el cual están preparadas y consideran apropiados para sus
propios participantes.

El enfoque de la autoorganización rescata no solo el abordaje de la realidad desde


distintas perspectivas, sino la necesidad de reconocer la presencia de una lógica
disímil para cada nivel epistemológico de análisis de las organizaciones sociales.
También se trata de demostrar que en cada nivel de abordaje varían los tiempos
de referencia.

b) VALORES SUBYACENTES EN EL ENFOQUE

La idea básica del enfoque de la auto organización no es encontrar para los


directivos soluciones específicas a problemas de organización, sino ofrecer a
todos los niveles del sistema un esquema conceptual y operativo a través del cual
puedan desarrollarse las políticas de gestión.

El enfoque no considera que los objetivos, propósitos o proyectos de la


organización social sean un elemento más importante que otras variables para la
comprensión del funcionamiento organizacional. En cambio se preocupa por los
elementos constituyentes, por el sistema sociocultural. Los cambios en el sistema
social autónomo no dependen del flujo de ingresos, y sus respuestas no son una
conducta refleja de los estímulos externos.

El análisis de las perturbaciones externas solo tiene el sentido y la significación de


un componente histórico, pero no da certeza respecto de las futuras acciones de
la organización.

Las organizaciones mantienen su cohesión cambiando sus formas estructurales


cuando son perturbadas por eventos independientes del entorno.

Los procesos de adaptación no son una copia o asimilación ni el reflejo interno del
contexto. Son modos de relación generados y admitidos por la propia organización
a través de su variedad y no de un orden externo impuesto o condicionante.

Las organizaciones complejas están incluidas en múltiples niveles de recursividad


con otros sistemas, de manera que, antes que un ingreso o insumo externo existe
un acople especifico, un intercambio continuado con otros sistemas.

c) TIPOS DE ORGANIZACIONES ESTUDIADAS

Los estudios sobre auto organización destacan la capacidad del sistema para
transformar sus modos de funcionamiento junto con las modificaciones en su
entorno.

En el objeto de estudio de la autoorganización se incluyen una variedad de


sistemas, que se ubican en tres grandes categorías de análisis:

1. Los denominados grupos básicos de operación, con un número


relativamente pequeño de participantes, comunicados entre sí de forma
directa, actuando.
2. Las organizaciones más amplias, como hospitales, partidos políticos,
cooperativas o empresas industriales, con relaciones más formales e
indirectas en las cuales aparecen interactuando entre si grupos
especializados respecto de múltiples propósitos.
3. Las organizaciones identificadas como meta sistemáticas, que determinan
el conjunto de normas y valores instituidos para las entidades cuyo
funcionamiento regulan. Ejemplo, ministerios, federaciones, cámaras,
bancos centrales. Este nivel es abordable en el mapa conceptual de la auto
organización con carácter reflexivo, es decir, estudiando la entidad en su
interioridad.