Sei sulla pagina 1di 201
Suicidio
Suicidio
Suicidio

Suicidio

Día 1; Marco teórico conceptual

Teoría de la crisis;

Implicaciones clínicas

Implicaciones sociales

Video: Dawn O'Neil, Suicide prevention, TEDxCanberra.

Video: John Nieuwenburg, The cultural taboos of suicide and mental illness,

TEDxStanleyPark.

Duelo;

Implicaciones teóricas

Video: Amy Biancolli, You’re still here, Living after suicide, TEDxAlbany.

Video: Mari Okazaki, Speak Truthfully About Losing a Loved One to Suicide,

TEDxChilliwack.

Suicidio;

OMS/SUPRE

Perez Barrero; mitos y realidades

Video: Mark Henick, Why we choose suicide, TEDxToronto.

Video: Sami Moukaddem, On living with depression and suicidal feelings. TEDxLAU.

Teoría de la crisis

ETAPAS DE UNA CRISIS

Conmoción: impacto de la situación, reacción ante tal suceso.

Negación:

intentando

bloquear

el

impacto

del

suceso

traumático, entorpecimiento emocional.

Intrusión: pesadillas, pensamientos e ideas involuntarios sobre

el suceso.

Penetración: identificación y expresión de pensamientos, sentimientos relacionados a la situación problemática.

Consumación: integración del suceso a la vida del sujeto, enfrentamiento de las consecuencias, pensamientos y sentimientos relacionados, reorganización del ritmo de vida nuevo.

• Slaikeu A. Karl (1996), pág. 16
Teoría de la crisis

Teoría de la crisis

Teoría de la crisis

Sucesos precipitantes.

Tipos circunstanciales y de desarrollo.

La clave cognoscitiva.

Desorganización y desequilibrio.

Vulnerabilidad y reducción de las defensas.

Trastorno en el enfrentamiento (estilos)

Kaplan Lazarus.

Límites de tiempo; inestabilidad y

desorganización.

Fases y estados, del impacto a la resolución.

Efecto de la crisis: para mejorar o empeorar.

• Slaikeu A. Karl (1996), pág. 22
• Slaikeu A. Karl (1996), pág. 24
• Slaikeu A. Karl (1996), pág. 25

DSM-V Trastorno de estrés postraumático

309.81 (F43.10)

Nota: Los criterios siguientes se aplican a adultos, adolescentes y niños mayores de 6 años. Para niños menores de 6 años, véanse los criterios correspondientes más abajo. A. Exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza, en una (o más) de las formas siguientes:

1. Experiencia directa del suceso(s) traumático(s).

 

2. Presencia directa del suceso(s) ocurrido a otros.

 

3. Conocimiento de que el suceso(s) traumático(s) ha ocurrido a un familiar próximo o a un amigo íntimo. En los casos de amenaza o realidad de muerte de un familiar o amigo, el suceso(s) ha de haber sido violento o accidental.

4. Exposición repetida o extrema a detalles repulsivos del suceso(s) traumático(s) (p. ej., socorristas

que recogen restos humanos; policías repetidamente expuestos a detalles del

 

maltrato infantil). Nota: El Criterio A4 no se aplica a la exposición a través de medios electrónicos, televisión, películas o fotografías, a menos que esta exposición esté relacionada con el trabajo.

B.

Presencia

de

uno

(o

más)

de

los

síntomas

de

intrusión

siguientes

asociados

al

suceso(s)

traumático(s), que comienza después del suceso(s) traumático(s):

 

1. Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos del suceso(s) traumático(s). Nota:

En los niños mayores de 6 años, se pueden producir juegos repetitivos en los que se expresen temas o aspectos del suceso(s) traumático(s).

2. Sueños angustiosos recurrentes en los que el contenido y/o el afecto del sueño está relacionado

con el suceso(s) traumático(s). Nota: En los niños, pueden existir sueños aterradores sin contenido

reconocible.

3. Reacciones disociativas (p. ej., escenas retrospectivas) en las que el

sujeto siente o actúa como si se repitiera el suceso(s) traumático(s). (Estas reacciones se pueden producir de forma continua, y la expresión más extrema es una pérdida completa de conciencia del entorno presente.) Nota: En los niños, la representación específica

del trauma puede tener lugar en el juego.

4. Malestar psicológico intenso o prolongado al exponerse a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso(s) traumático(s).

5. Reacciones fisiológicas intensas a factores internos o externos que

simbolizan o se parecen a un aspecto del suceso(s) traumático(s).

C. Evitación persistente de estímulos asociados al suceso(s) traumático(s), que comienza tras el suceso(s) traumático(s), como se pone de manifiesto por una o las dos características siguientes:

1. Evitación o esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o

sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al suceso(s) traumático(s).

2. Evitación o esfuerzos para evitar recordatorios externos (personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos, situaciones) que

despiertan recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos

acerca o estrechamente asociados al suceso(s) traumático(s).

D. Alteraciones negativas cognitivas y del estado de ánimo asociadas al

suceso(s) traumático(s), que comienzan o empeoran después del suceso(s)

traumático(s), como se pone de manifiesto por dos (o más) de las

características siguientes:

1. Incapacidad de recordar un aspecto importante del suceso(s) traumático(s) (debido típicamente a amnesia disociativa y no a otros factores como una lesión cerebral, alcohol o drogas).

2. Creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno

mismo, los demás o el mundo (p. ej., “Estoy mal,” “No puedo confiar en nadie,” “El mundo es muy peligroso,” “Tengo los nervios destrozados”).

3. Percepción distorsionada persistente de la causa o las consecuencias del suceso(s) traumático(s) que hace que el individuo se acuse a sí mismo o a

los demás.

4. Estado emocional negativo persistente (p. ej., miedo, terror, enfado,

culpa o vergüenza).

5. Disminución importante del interés o la participación en actividades significativas.

6. Sentimiento de desapego o extrañamiento de los demás.

7. Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas (p. ej., felicidad, satisfacción o sentimientos amorosos).

E. Alteración importante de la alerta y reactividad asociada al suceso(s) traumático(s), que comienza o empeora después del suceso(s) traumático(s), como se pone de manifiesto por dos (o más) de las características siguientes:

1. Comportamiento irritable y arrebatos de furia (con poca o ninguna provocación) que se expresan típicamente como agresión verbal o física contra personas u objetos.

2. Comportamiento imprudente o autodestructivo.

3. Hipervigilancia.

4. Respuesta de sobresalto exagerada.

5. Problemas de concentración.

6. Alteración del sueño (p. ej., dificultad para conciliar o continuar el sueño, o sueño inquieto).

F. La duración de la alteración (Criterios B, C, D y E) es superior a un mes.

G. La alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

H. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., medicamento, alcohol) o a otra afección médica.

Especificar si:

Con síntomas disociativos: Los síntomas cumplen los criterios para el trastorno de estrés postraumático y, además, en respuesta al factor de estrés, el individuo experimenta síntomas persistentes o recurrentes de una de las características siguientes:

1. Despersonalización: Experiencia persistente o recurrente de un sentimiento de desapego y como si uno mismo fuera un observador externo del propio proceso mental o corporal (p. ej., como si se soñara; sentido de irrealidad de uno mismo o del propio cuerpo, o de que el tiempo pasa despacio).

2. Desrealización: Experiencia persistente o recurrente de irrealidad del entorno (p. ej., el mundo alrededor del individuo se experimenta como irreal, como en un sueño, distante o distorsionado).

Nota: Para utilizar este subtipo, los síntomas disociativos no se han de poder atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., desvanecimiento, comportamiento durante la intoxicación alcohólica) u otra afección médica

(p. ej., epilepsia parcial compleja).

Especificar si:

Con expresión retardada: Si la totalidad de los criterios diagnósticos no se cumplen hasta al menos seis meses después del acontecimiento (aunque el inicio y la expresión de algunos síntomas puedan ser inmediatos).

Duelo

El duelo es un proceso psicosocial variado, cuyas complejidades se derivan en parte del hecho de que

la muerte de un individuo se refleja a diversos

niveles en la vida de un superviviente. Lo que es más, una sola muerte puede detonar repercusiones

emocionales y materiales que alcanzan a toda la red

social de la persona fallecida. Debido a que las narrativas de vida de aquellos que constituyen la red

se han entrelazado, la muerte de una persona puede

tener efectos de gran alcance en la vida de los demás

(Walsh, McGoldrick, 1991).

La preparación para la muerte y el duelo posterior es determinado en gran medida por las características particulares de la situación del fallecido, aunque se ha observado que las muertes que implican una modificación física y mental previas exigen a los sobrevivientes una

mayor preparación para el proceso de pérdida.

Pérdida,

son tres

componentes del proceso de duelo, los cuales son independientes en sentido conceptual y

temporal. Es posible que no se presenten en un

mismo orden, y que un componente se

superposicione con otro, sin hacer evidente una

clara separación en el proceso.

aflicción

resolución,

y

3 componentes generales en el proceso de duelo:

1. La pérdida; se refiere a la separación de una parte de la propia vida con la cual se tiene un vínculo emocional.

2. La aflicción; alude a las complejas reacciones

emocionales, cognitivas y perceptuales que acompañan a

la pérdida, es factible suponer una variedad de trayectorias y expresiones cuyo carácter puede moldearse

en función de la naturaleza e intensidad de las pérdidas

que se experimentan.

3. La resolución; Proceso mediante el cual los individuos manejan las circunstancias de sus vidas a medida que pasa el tiempo. Dicho proceso está condicionado por la naturaleza de las pérdidas que han experimentado, los recursos psicológicos, sociales y económicos que han utilizado para lidiar con la aflicción, y su capacidad para reconstruir sus vidas.

Pérdida; Separación involuntaria de uno mismo con respecto a algo que ha sido una parte valiosa

de nuestra vida. () de modo que cuando el

vínculo y la identificación con la persona fallecida

eran fuertes, si había un entrelazamiento funcional y emocional de las vidas, y cuando la relación tenía una larga duración y abarca un amplio rango de experiencias e historias compartidas, la muerte dejará un profundo

sentimiento de duelo en el superviviente.

4 clases generales dé pérdida: asociadas con la relación, con el estilo de vida, con la biografía y

con el sí mismo.

Aflicción: Conjunto complejo de respuestas emocionales y cognitivas que acompañan la pérdida.

() la aflicción varía en cuanto a forma, intensidad y

duración. Más allá de los componentes emocionales de la

aflicción. Existen también elementos cuya naturaleza

está más vinculada con las ideas o cognitiva. Implican pensamientos y ecos del pasado, imágenes

cambiantes del fallecido y esfuerzos por mantener

los lazos y separarse uno mismo de la persona que ha muerto.

A menudo, los pensamientos y recuerdos de la persona

fallecida ocupan al doliente. Tales recuerdos e imágenes

pueden surgir de manera espontánea; quizá entren súbitamente en la conciencia aunque el superviviente esté realizando un esfuerzo deliberado por concentrarse en algo

más.

También llegan a ocurrir ilusiones perceptuales ver, escuchar o sentir cosas que no están aquí lo cual en

ocasiones produce preocupación en la gente acerca de su

propia salud mental. Pero, con frecuencia, estos momentos

efímeros se entienden por lo que son, una interpretación errónea de un sonido o una imagen.

Los aspectos de la pérdida objetiva y la sensación de pérdida

son aspectos que afectan la forma y la duración de la aflicción.

A medida que pasa el tiempo, los sentimientos intensos, la

depresión, las experiencias ilusorias y la sensación de falta de

realidad van disminuyendo.

Resolución: manera activa de encontrar una manera de afrontar sus pérdidas y aflicción y emociones asociadas con ella. Es un proceso complejo que implica

una reestructuración, sin importar que tan sutil sea, del

mundo social y del sentido de sí mismo; regresar a viejas actividades, asumir nuevas actividades y roles, y desarrollar un cambio en la percepción del mundo y

del sí mismo.

Dicho proceso no implica regresar a estados previos al fallecimiento o la completa desconexión con la persona fallecida.

En términos generales, la resolución implica dos tareas

fundamentales; la reestructuración de las actividades vitales y manejar las consecuencias cognitivo-

emocionales de la pérdida y la aflicción.

El pasado se transforma constantemente, a medida que los individuos rememoran las imágenes y

recuerdos de las personas que han perdido. En este

proceso de revisión es frecuente que los individuos encuentren una manera de consolidar las imágenes

de la persona fallecida de modo que puedan

almacenarlas cómodamente en la memoria. () si las imágenes continúan siendo total y profundamente dolorosas, quizá una parte del pasado siga siendo inaccesible, a medida que los supervivientes confrontan los retos de la vida.

Richard Reoch (1998), Morir bien; Editorial Oniro, Londres

Muerte

súbita

Trayectorias

de muerte

Enfermedad

prolongada

Etapas pre-muerte

Diagnóstico

de

Enfermedad

terminal

Preparativos

para

tratamiento

Ataque súbito

Seguido de

trastornos

crónicos

Cuidados

paliativos

Y

espirituales

Duelo

Ciclo del dolor

Dolor

Dolor

Estrés

Fatiga

Tensión

Irritabilidad

Ansiedad

Aislamiento

Ritual de muerte

El cuerpo

Es Una

máquina

y se

deteriora

Se reconoce

Públicamente

La muerte

Mitologias

De muerte

Es la

Voluntad

De dios

Es una Fue el tragedia destino El dolor De La muerte se Sitúa en el
Es una
Fue el
tragedia
destino
El dolor De La muerte
se Sitúa en el contexto

Se recuerda Con alegría Logros, cualidades, Etc. Del difunto

La

energía

de la

Persona

se debilita

Menos

distracciones

Muerte

Acompañamiento y condolencia de familiares y amigos

Se expresa el dolor Por la pérdida

Reflexión que ejerce influencia

ACEPTACIÓN DE LA MUERTE

Según Elisabeth Kubler-Ross

1.

Negación (“!Esto no me puede estar pasando a mi!”)

2.

Ira (“.Por que a mi?”)

3.

Negociar por tiempo extra (“Si solo pudiera vivir para ver a mi hija casada, no pediría nada mas”)

4.

Depresión.

5.

Aceptación.

La muerte, al igual que la vida, es una experiencia individual. Para algunas personas la negación o la ira pueden ser formas más sanas de enfrentar la muerte que la aceptación tranquila.

Los hallazgos de Kubler-Ross, con todo lo valiosos que son

para ayudarnos a entender los sentimientos de quienes enfrentan el final de la vida, no deben considerarse el único modelo o el criterio de una “buena muerte .

Duelo; Pérdida, debida a la muerte, de alguien a quien

se siente cercano y el proceso de ajustarse a la pérdida.

Aflicción; Respuesta emocional experimentada en las primeras fases del duelo.

problemas

Trabajo

de

aflicción;

Resolución

de

los

psicológicos relacionados con la aflicción.

Modelo clásico de trabajo de aflicción; 1) Choque e

incredulidad, para pasar a la tristeza y llanto

frecuentes, dura semanas dependiendo de la naturaleza de la muerte. 2) Preocupación por la memoria de la persona muerta, se intenta aceptar la

muerte sin éxito, dura entre 6 semanas a 2 años. 3)

Resolución, interés renovado en las actividades diarias, recuerdos que traen sentimiento de cariño mezclados con tristeza leve.

Variaciones de la aflicción;

1.

Patrón esperado.

2.

Ausencia de aflicción.

3.

Aflicción cónica.

4.

Resiliencia.

Los patrones de aflicción seguidos por una persona son diversos en forma, frecuencia, contigüidad y tiempo de resolución, por lo tanto es importante tener en cuenta las características personales del doliente y el vínculo que representa la pérdida.

Suicidio

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Comportamiento suicida según la

OMS

Para los fines del presente informe, se entiende

por suicidio el acto de matarse deliberadamente.

Para los fines del presente informe, se entiende

por intento de suicidio todo comportamiento

suicida que no causa la muerte, y se refiere a intoxicación autoinfligida, lesiones o

autoagresiones intencionales que pueden o no

tener una intención o resultado mortal.

Por comportamiento suicida se entiende una diversidad de comportamientos que incluyen pensar

en el suicidio (o ideación suicida), planificar el suicidio,

intentar el suicidio y cometer un suicidio propiamente dicho. La inclusión de la ideación entre los comportamientos suicidas es un problema complejo

acerca del cual hay un diálogo académico significativo.

La decisión de incluirla en esta definición se tomó para simplificar, porque las diversas fuentes de investigación consultadas para el presente informe no coinciden en

sus posiciones al respecto.

Factores de riesgo según la OMS

Enfermedad mental.

Intención de morir.

Previo intento suicida.

Acceso a armas de fuego, pesticidas u otros medios letales.

Género.

Edad.

Factores psicosociales estresantes.

Ideación suicida.

Tentativa suicida.

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal Factores de
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal Factores de

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal Factores de riesgo y acciones a llevar
Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal Factores de riesgo y acciones a llevar

Factores de riesgo y acciones a llevar

a cabo

Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal Factores de riesgo y acciones a llevar
Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal Factores de riesgo y acciones a llevar

Factores y situaciones de riesgo

Los comportamientos suicidas son más comunes bajo ciertas circunstancias debido a factores culturales, genéticos, psicosociales

y ambientales. Los factores generales de riesgo son:

Bajo nivel socioeconómico y educativo; pérdida de empleo;

Tensión social;

Problemas con el funcionamiento de la familia, las relaciones sociales y los sistemas de apoyo;

Traumas, tales como abuso físico y sexual;

Pérdidas personales;

Trastornos mentales, tales como depresión, trastornos de la

personalidad, esquizofrenia, alcoholismo y abuso de sustancias;

Sentimientos de falta de valor o desesperanza;

Problemas de orientación sexual (tales como homosexualidad);

Comportamientos idiosincrásicos (tales como estilo cognitivo y constelación de la personalidad);

Problemas de juicio, falta de control de los impulsos y comportamientos autodestructivos;

Poca capacidad para enfrentar problemas;

Enfermedad física y dolor crónico:

Exposición al suicidio de otras personas;

Acceso a medios para hacerse daño;

Acontecimientos destructivos y violentos (tales como

guerras o desastres catastróficos).

Factores protectores

Reducen el riesgo de suicidio, se considera que aíslan del suicidio y son los siguientes:

Apoyo de la familia, amigos y otras personas importantes;

Creencias religiosas, culturales y étnicas;

Participación en la comunidad;

Vida social satisfactoria;

Integración social, p. ej., a través del trabajo, el uso constructivo del

tiempo libre, etc.;

Acceso a servicios y asistencia de salud mental.

Aunque no eliminan el riesgo de suicidio, tales factores protectores pueden contrarrestar la extrema tensión de los acontecimientos de la vida.

Se calcula que aproximadamente un 90% de las personas que han puesto fin a su vida

suicidándose tenían un trastorno mental, y un

60% de ellas estaba deprimida al momento de suicidarse. De hecho, todos los trastornos del estado de ánimo han sido claramente

relacionados con el comportamiento suicida. La

depresión y sus síntomas (p. ej., tristeza, aletargamiento, ansiedad, irritabilidad,

alteraciones del sueño y la comida) deben alertar

a los consejeros sobre el posible riesgo de suicidio.

Durante el control del suicidio, es importante que el consejero no exprese perspectivas personales, morales, religiosas ni filosóficas puesto que

pueden contribuir a bloquear la comunicación y

distanciar al suicida. Es necesario procesar los posibles recursos útiles, tanto personales como

de la comunidad, con la persona. Esto puede

implicar la familia, los amigos, el clero, los

curanderos y otras fuentes de apoyo. También es importante no hacer promesas relacionadas con la confidencialidad de las intenciones suicidas de

la persona.

El análisis del suicidio requiere una evaluación del comportamiento y los factores de riesgo, el diagnóstico de los trastornos mentales subyacentes y una determinación del riesgo de

muerte. Una vez que se completa el análisis, es

importante clasificar el riesgo de suicidio total en términos de gravedad. La escala que se presenta

a continuación, basada en un continuo de 5

puntos que va desde el riesgo inexistente hasta el

riesgo extremo de suicidio, puede servir como

guía general para dicha clasificación:

1. Inexistente: Esencialmente no hay riesgo de hacerse daño.

2. Leve: Hay ideación suicida limitada, no hay planes ni preparativos

concretos para hacerse daño y hay pocos factores de riesgo conocidos. La intención de suicidarse no es evidente, aunque hay ideación suicida; la persona no tiene un plan concreto y no ha intentado suicidarse en el pasado.

3. Moderado: Hay firmeza de planes y preparaciones evidentes con

ideación suicida perceptible, posible historial de intentos previos y por lo menos dos factores de riesgo adicionales. O bien, hay más de un factor de riesgo de suicidio y, aunque hay ideación e intención suicida, no hay un plan claro; la persona está motivada para mejorar su estado emocional y psicológico actual, si es posible.

4. Grave: Hay planes y preparaciones concretos para hacerse daño, o a la

persona se le conocen varios intentos de suicidio y hay dos o más factores de riesgo. La ideación e intención suicida se expresan junto con un plan cuidadoso y los medios para llevarlo a cabo. Esta persona demuestra inflexibilidad cognitiva y desesperanza acerca del futuro y rechaza el apoyo

social disponible; ha habido intentos previos de suicidio.

Las personas con riesgo leve de suicidio, por lo general,

requieren reevaluaciones y control durante un tiempo

en vista de un posible suicidio, teniendo siempre presente que la categoría leve puede elevarse a moderada o más. Las personas con riesgo moderado

requieren evaluación de hospitalización reiterada,

participación activa de los sistemas de apoyo, disponibilidad de servicios de emergencia veinticuatro horas al día, evaluación de medicamentos y contacto

de orientación de readaptación según sea necesario. Si

el riesgo de la persona pasa a grave o extremo, las intervenciones restrictivas son por lo general inevitables y pueden requerir hospitalización

involuntaria.

En el control del suicidio, el consejero debe preguntar si la

persona tiene intenciones de hacerse daño o de matarse:

“¿Ha estado pensando en hacerse daño?”

“¿Ha estado pensando en poner fin a su vida?”

“¿Ha estado considerando la posibilidad de suicidarse?”

“¿Ha pensado alguna vez o está pensando actualmente en hacerse daño?”

“¿Se ha sentido tan mal que ha pensado en hacerse daño o herirse?”

“¿Ha hecho un plan para poner fin a su vida?“

"¿Tiene un plan de cómo va a hacerlo?"

Durante una crisis suicida, es importante que el consejero:

Esté tranquilo y sea tolerante;

No sea crítico;

Anime la autorrevelación;

Admita el suicidio como opción sin “normalizarlo” como tal;

Escuche en forma activa y refuerce positivamente el cuidado personal;

Mantenga el proceso de orientación centrado en el lugar y el momento

actuales;

Evite la orientación en profundidad hasta que la crisis se resuelva;

Llame a otras personas para ayudar a valorar la posibilidad de que el paciente se haga daño;

Haga preguntas acerca de letalidad;

Elimine los medios letales;

Tome decisiones eficaces para el control de la crisis.

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Los indicadores que miden el

progreso de la estrategia

pueden incluir los siguientes:

1. Reducción porcentual de la tasa de suicidio; 2. Número de intervenciones de prevención del suicidio ejecutadas con buenos resultados;

3. Disminución

del

número

de

casos

hospitalizados por intento de suicidio.

Los suicidios son prevenibles. Para que las respuestas nacionales sean eficaces, se necesita una estrategia

integral multisectorial de prevención.

Las comunidades desempeñan una función crucial en la prevención del suicidio. Pueden prestar apoyo social a los individuos vulnerables y ocuparse del seguimiento, luchar contra la estigmatización y

apoyar a quienes han perdido a seres queridos que

se han suicidado.

Mito

“El que se quiere matar no lo dice”

“El que lo dice no lo hace”

“Los que intentan el suicidio no desean morir, sólo hacen el alarde”

Realidad

De cada diez personas que se suicidan, nueve de ellas dijeron claramente sus propósitos y la otra dejó entrever sus intenciones de acabar con su vida.

Todo el que se suicida expresó con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta lo que ocurriría.

Aunque no todos los que intentan el suicidio desean morir, es un error tildarlos de alardosos, pues son personas a las cuales les han fracasado sus mecanismos útiles de adaptación y no

encuentran alternativas, excepto el atentar contra su vida.

Mito

“Si de verdad se hubiera querido matar, se hubiera

tirado delante de un tren”

“El sujeto que se repone de una crisis suicida no corre

peligro alguno de recaer”

“Todo el que intenta el suicidio estará en ese peligro toda la vida”

Realidad

Todo suicida se encuentra en una situación ambivalente (con deseos de morir y de vivir). El método elegido para el suicidio no refleja los deseos de morir de quien lo utiliza, y

proporcionarle otro de mayor letalidad es calificado como un

delito de auxilio al suicida.

Casi la mitad de los que atravesaron por una crisis suicida y consumaron el suicidio, lo llevaron a cabo durante los tres

primeros meses tras la crisis emocional, cuando todos creían

que el peligro había pasado. Ocurre que cuando la persona mejora, sus movimientos se hacen más ágiles, está en condiciones de llevar a vías de hecho las ideas suicidas que aún persisten.

Entre el 1% y el 2% de los que intentan el suicidio lo logran durante el primer año después del intento y entre el 10% al 20% lo consumarán en el resto de sus vidas. Una crisis suicida dura horas, días, raramente semanas, por lo que es importante reconocerla para su prevención.

Mito

“Todo el que se suicida está deprimido”

“Todo el que se suicida es un

enfermo mental”

Realidad

Aunque toda persona deprimida tiene posibilidades de realizar un intento de suicidio o un suicidio, no todos los que lo hacen presentan este desajuste. Pueden padecer esquizofrenias, alcoholismo, trastornos del carácter, etc.

Los enfermos mentales se suicidan con mayor frecuencia que

la población en general, pero no necesariamente hay que

padecer un trastorno mental para hacerlo. No cabe duda de que todo suicida es una persona que sufre.

“El suicidio se hereda” No está demostrado que el suicidio se herede, aunque se puedan encontrar varios miembros de una misma familia que hayan terminado su vida por suicidio. En estos casos, lo heredado es la predisposición a padecer determinada enfermedad mental en la cual el suicidio es un síntoma

principal, como por ejemplo, los trastornos afectivos y las

esquizofrenias.

Mito

“El suicidio no puede ser prevenido: ocurre por impulso”

“Al hablar sobre el suicidio con

una persona en este riesgo, se

le puede incitar a que lo realice”

“El acercarse a una persona en

crisis suicida sin preparación, y

mediante el sentido común, es perjudicial”

Realidad

Toda persona antes de cometer un suicidio evidencia una serie de síntomas que han sido definidos como Síndrome Presuicidal, consistente en constricción de los sentimientos y

el intelecto, inhibición de la agresividad, la cual ya no es

dirigida hacia otras personas reservándola para sí, y la existencia de fantasías suicidas, todo lo que puede ser detectado a su debido tiempo y evitar se lleven a cabo sus propósitos.

Está demostrado que hablar sobre el suicidio con una persona

en tal riesgo en vez de incitar, provocar o introducir en su

cabeza esa idea, reduce el peligro de cometerlo y puede ser la única posibilidad que ofrezca el sujeto para el análisis de sus propósitos autodestructivos.

Si el sentido común nos hace asumir una postura de paciencia

y atenta escucha, con reales deseos de ayudar al sujeto en

crisis a encontrar otras soluciones que no sean el suicidio, se

habrá iniciado la prevención.

Mito

“Sólo los psiquiatras pueden prevenir el suicidio”

“Los que intentan el suicidio son individuos peligrosos, pueden intentar lesionar a los demás”

“Una persona que se va a suicidar no emite señales de lo que va a hacer”

Realidad

Es cierto que los psiquiatras son profesionales experimentados en la detección del riesgo de suicidio y su manejo, pero no son los únicos que pueden prevenirlo. Cualquiera interesado en

auxiliar a este tipo de personas puede ser un valioso colaborador

en su prevención.

El homicidio es un acto que generalmente no se acompaña de suicidio en quienes lo realizan. El suicidio, por lo general es un acto autoagresivo, en el que los impulsos destructivos del sujeto se vierten contra si mismo.

Todo el que se suicida expresó lo que ocurriría con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta.

“El suicida desea morir” El suicida está vive un estado ambivalente, desea morir si su vida continúa de la misma manera y desea vivir si se produjeran

cambios en ella. Si se diagnostica esta ambivalencia se puede

inclinar la balanza hacia la opción de la vida.

Mito

“El que intenta el suicidio es un cobarde”

“El que intenta el suicidio es un valiente”

“Sólo los viejos se suicidan”

“Los niños no se suicidan”

“Si se reta un suicida no lo realiza”

Realidad

Los que intentan el suicidio no son cobardes sino personas que sufren y no encuentran una salida a sus problemas.

Los que intentan el suicidio no son valientes ni cobardes, pues la valentía y la cobardía son atributos de la personalidad que no se cuantifican o miden según la cantidad de veces que usted se quita la vida o se la respeta.

Los ancianos realizan menos intentos de autodestrucción que los jóvenes y utilizan métodos mortales al intentarlo, lo cual conlleva al suicidio con más frecuencia y eficacia.

Después que un niño adquiere el concepto de muerte puede cometer suicidio y de hecho sí ocurre este acto en esas edades.

Retar al suicida es un acto irresponsable pues se está frente a una persona vulnerable en situación de crisis, cuyos mecanismos de adaptación han fracasado, predominando precisamente los deseos de autodestruirse.

Mito

“Cuando una depresión grave mejora ya no hay riesgo de suicidio”

“Los medios de

comunicación no pueden

contribuir a la prevención

del suicidio”

Realidad

Casi la mitad de los que atravesaron por una crisis suicida y consumaron el suicidio, lo llevaron a cabo durante los tres primeros meses tras la crisis emocional, cuando todos creían que

el peligro había pasado.

Los medios de comunicación pueden convertirse en un valioso

aliado en la prevención del suicidio si enfocan correctamente la

noticia sobre el tema.

Los mitos sobre el suicidio, el suicida y los que intentan el suicidio, constituyen obstáculos para la prevención de dicha conducta por lo que se impone que deben ser y no lo que viven y sienten.

Día 2; Teoría y técnica

Epidemiología;

Aprendizajes del Comité para la prevención del suicidio (Cancún)

Aprendizajes del Comité municipal de salud mental (Solidaridad)

Enfermedades mentales;

Estigma y discriminación

Alcoholismo

Depresión

Trastorno de la personalidad límite

Comportamiento suicida

Prevención;

Manual: Prevención del suicidio un instrumento para policías,

bomberos y otros socorristas de primera línea.

Epidemiología

3. Aprendizajes. 3.1 Del Comité para la Prevención del suicidio (Cancún) • No es el

3. Aprendizajes.

3.1 Del Comité para la Prevención

del suicidio (Cancún)

No es el crecimiento poblacional (por sí solo) el factor clave para el aumento en la tasa de suicidios, sino la presencia de ciertos factores sociales dentro de este crecimiento.

Análisis de bases de datos:

La tasa de suicidios en nuestro municipio es de

aproximadamente 11 suicidios por cada 100 mil habitantes,

pero, cuando hay presencia de 12 lugares de venta de alcohol en el radio de una supermanzana o región, la tasa de suicidios aumenta 8 veces.

Se sabe que los suicidios consumados, las tentativas y la ideación suicida están íntimamente relacionados con

factores laborales y afectivos, por

relacionados con factores laborales y afectivos, por la incertidumbre y la falta de una red social

la incertidumbre y la falta de una red social sólida; que en un

porcentaje alto están ligados al

consumo de alcohol y drogas , a depresión y a violencia al interior

de las familias, incluyendo en los

de alcohol y drogas , a depresión y a violencia al interior de las familias, incluyendo

jóvenes las autolesiones.

Naturaleza social del

suicidio

Naturaleza social del suicidio • Empleo • Nivel Educativo • Alcoholismo y drogadicción • Pandillerismo •

Empleo

Nivel Educativo

Alcoholismo y drogadicción

Pandillerismo

Violencia

Casas con una sola habitación.

Análisis prospectivo:

Resumen

Análisis prospectivo: Resumen • Si mantenemos como constantes los 18 factores sociales evaluados, el crecimiento

Si mantenemos como constantes los 18 factores sociales evaluados, el crecimiento poblacional

necesario para generar un aumento en la tasa de

suicidios es del 11%.

Un aumento de 6 intentos sobre el promedio predice

un aumento de un suicidio consumado al año

Un aumento de 1 expendio de alcohol por cada 162 personas en zonas de riesgo alto predice un aumento de un suicidio consumado al año

Un aumento de 1 pandilla sobre el promedio predice un aumento de 1 suicidio consumado al año

Análisis prospectivo:

Resumen

Análisis prospectivo: Resumen • Un aumento de 96 reportes de violencia sobre el promedio predice un

Un aumento de 96 reportes de violencia sobre el promedio predice un aumento de un suicidio consumado al año

estudios máximos de primaria sobre el promedio predice un aumento de un suicidio consumado al año

Un aumento del 14.84% de mujeres inactivas sobre el promedio predice un aumento de un

Un

aumento

del

81%

de

personas

con

suicidio consumado al año

Lo que necesitamos todos:

Lo que necesitamos todos: • Intentos de suicidio -- Estadística • Alcohol y drogas – Limitar

Intentos de suicidio -- Estadística

Alcohol y drogas Limitar la venta de alcohol

Violencia y pandillerismoGEAVI /Programa

de atención a menores infractores

Nivel educativo Deserción Escolar

Empleo Políticas

de

empleo

mejor

remunerado y que fomenten el sentido de

pertenencia

Indicadores específicos

(clínicos-proximales)

Indicadores específicos (clínicos-proximales) Predictores • Desesperanza. • Intolerabilidad. • Aislamiento /

Predictores

Desesperanza.

Intolerabilidad.

Aislamiento /

percepción de ser una

carga.

Inefectividad.

Capacidad adquirida.

Auto desprecio.

Moderadores

Rumiación ansiosa-depresiva. Rigidez cognitiva.

Perfeccionismo.

Vulnerabilidad emocional. Pérdidas recientes / Duelo

patológico.

Impulsividad.

Contagio.

Lo que realmente

queremos saber….

Lo que realmente queremos saber…. Factores de Ideación riesgo suicida Intento suicida Suicidio

Factores de

Ideación

riesgo

riesgo suicida

suicida

Intento

suicida

suicida Suicidio

Suicidio

Lo que realmente queremos saber…. Factores de Ideación riesgo suicida Intento suicida Suicidio
Lo que realmente queremos saber…. Factores de Ideación riesgo suicida Intento suicida Suicidio
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social

Dirección de Salud Municipal

Honorable Ayuntamiento de Solidaridad Dirección General de Desarrollo Social Dirección de Salud Municipal
Riesgo suicida • Ideación suicida. • Plan suicida. • Auto lesiones no suicidas. • Gesto

Riesgo suicida

Ideación suicida.

Plan suicida.

Auto lesiones no suicidas.

Gesto suicida.

Intento de suicidio.

Indicadores

específicos (distales)

Intento previo.

Suicidio en la familia.

Victimización en la infancia.

Antecedentes de abuso sexual.

Indicadores específicos

(protectores)

Indicadores específicos (protectores) • Razones para vivir. • Vínculos afectivos. • Metas y objetivos. •

Razones para vivir.

Vínculos afectivos.

Metas y objetivos.

Propósito.

Actitud sobre la muerte (objeción moral)

Red de apoyo.

Disponibilidad de servicios de salud (mental)

Indicadores generales

concurrentes

Indicadores generales concurrentes • Bienestar personal: salud, CI, auto-concepto, satisfacción personal, calidad

Bienestar personal: salud, CI, auto-concepto, satisfacción personal, calidad laboral y educativa,

economía, oportunidades laborales.

Entorno familiar: comunicación, apoyo, afecto,

violencia, rechazo/aislamiento, críticas, control

autoritario.

pertenencia,

Entorno

social:

Apoyo,

aislamiento/rechazo, violencia.

Ambiente:

vivienda,

inseguridad,

servicios

y

espacios públicos, presencia y acceso de alcohol.

Evaluación

psicopatológica

Evaluación psicopatológica • Estado de ánimo. • Ansiedad. • Estrés post traumático. • Trastorno obsesivo

Estado de ánimo.

Ansiedad.

Estrés post traumático.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Abuso de substancias.

Trastorno explosivo intermitente.

Alimentación.

Trastorno disocial.

Trastorno negativista desafiante.

Personalidad.

Aprendizajes

Del

Comité

(Solidaridad)

Municipal

de

salud

Mental

Es una población delimitada con un grado de estudios insuficiente para desarrollar redes de contención

social y apoyo, por lo tanto los centros educativos
social y apoyo, por lo tanto los centros educativos

representan un importante factor de protección y son un foco importante de atención y trabajo; 1) Grado de escolaridad secundaria. 2) Rangos de edad

(tentativas de suicidio) de 18 a 26 y de 27 a 40 años.

3) Zonas de vivienda; Villa Mar, Colosio, Vella Vista, así

como poblados de hoteles en Playacar.

Correlación entre el consumo de alcohol y los • fines de semana. Es determinante para

Correlación entre el consumo de alcohol y los

Correlación entre el consumo de alcohol y los • fines de semana. Es determinante para que

fines de semana. Es determinante para que la impulsividad aumente, facilitando así la ejecución de una tentativa de suicidio, con ideación

estructurada o no.

La prevalencia de problemas de pareja y familiares como causales de una crisis suicida resaltan la

como causales de una crisis suicida resaltan la • falta de habilidades para la vida como

falta de habilidades para la vida como estilos de

afrontamiento, manejo de estrés, tolerancia a la frustración, mecanismos de control de impulsos, asertividad, etc.

Presencia de una percepción distorsionada,

etc. Presencia de una percepción distorsionada , • pareja o laboral). rasgos de desesperanza y un

etc. Presencia de una percepción distorsionada , • pareja o laboral). rasgos de desesperanza y un

pareja o laboral).

rasgos de desesperanza y un continuo estado de

fracaso (económico, familiar, personal, social, de

En el tema de la salud mental:
En el tema de la salud mental:

Factores sociales de estigma y discriminación

en cuanto al tema del suicidio y la salud

mental en general.

Escasa

privado.

capacitación

de

Falta

de

herramientas

sustentado.

personal

para

un

público

y

diagnóstico

Escasas e insuficientes opciones de atención en salud mental.

Conclusiones:
Conclusiones:

Es de vital importancia profesionalizar y

estandarizar los procesos de atención, sobre

todo aportar información que amplíe el entendimiento de la problemática y otorgue

nuevos conocimientos sustentados

científicamente para la creación de mecanismo

de atención eficaz.

Propuestas de trabajo.

Reducción en los porcentajes de las tasas de suicidio consumado; 2 años de trabajo.

Disminución de casos que requieren hospitalización por

intento de suicidio; 2 años de trabajo.

Comunidades libres de estigma, discriminación y tabú acerca de la enfermedad mental, adicciones y el acceso a

servicios de salud mental; 2 años de trabajo.

Número de capacitaciones para organizaciones públicas y privadas que dan respuesta y derivación eficaz ante la

presencia de factores de riesgo suicida; se evalúa desde el

inicio de su aplicación de manera continua, generando

reportes estadísticos.

Número de intervenciones preventivas y de contención ante una ideación y/o tentativa de suicidio o factores de riesgo presentes; se evalúa desde el inicio de su aplicación de manera continua, generando reportes estadísticos.

Prevención

1. Capacitación, sensibilización, elaboración de material psico-educativo y de diagnóstico para;

prestadores de servicios de salud y salud

mental, sociedad civil organizada, líderes

religiosos, espirituales, etc.

2.

Capacitación

comunicación.

y

monitoreo

de

medios

de

3. Medición y análisis de factores de riesgo en grupos vulnerables a través de la aplicación de tamizajes (mediciones psicométricas).

Intervención

El programa está diseñado para brindar apoyo a la población a través de la evaluación de factores de riesgo y el control de sentimientos, pensamientos y conductas, y a la par, la

instrucción del entorno del sujeto para el acompañamiento

para la disminución del impacto psicológico.

1. A través de la línea telefónica de emergencias 911, C4 recibe y canaliza el caso (telefónicamente y mensajes de watsapp) a los interventores en turno. La segunda vía es en formato electrónico a través de un perfil oficial del Comité Municipal

de Salud Mental en Facebook, permitiéndole a la población

un contacto directo con los interventores vía mensajes de texto (Facebook Messenger).

2.

En caso de suicidios consumados: Aplicación de

autopsias psicológicas. Ofrecimiento de los servicios de psicología para los familiares. De

no haber presencia de personas que puedan

proporcionar los datos requeridos, dicha información debe de ser recabada a través de

los certificados de defunción emitidos por las

instancias gubernamentales.

3. Articulación de una red intersectorial para la

identificación de factores de riesgo, diagnóstico oportuno, intervención en crisis y derivación de

casos.

Posvención

1. Tratamiento

psicológico:

aplicación

del

diagnóstico

(psicológico/psiquiátrico)

derivación a tratamiento según sea el caso.

de

riesgo

para

su

proceso

suicida

posterior

2. Reinserción social a través de terapia de grupo para los sujetos implicados directamente, sus seres más

allegados y familias (llamados sobrevivientes).

Enlace con grupos de contención y apoyo.

3. Reactivación psico-emocional a trevés del enlace

para voluntariado con asociaciones civiles

encargadas de servicios de adopción y atención a animales.

Enfermedades

mentales

La estigmatización, en particular en torno de los trastornos mentales y el suicidio, lleva a que muchas personas se abstengan de pedir ayuda. La concientización de la comunidad

y la ruptura de los tabúes son importantes para los países que

procuran prevenir el suicidio.

Para generar un cambio social se requieren tres factores importantes: conocimientos (tanto científicos como adquiridos mediante experiencias prácticas), apoyo público (voluntad política) y una estrategia social, como una

respuesta nacional para alcanzar las metas de prevención del

suicidio.

Dificultades en el registro

Pueden no distinguir entre las personas y los episodios de

tratamiento (por lo cual quienes han tenido más de un intento

de suicidio en el transcurso de un año se encuentran duplicados);

Pueden no excluir a quienes mueren en el hospital durante el tratamiento por un acto suicida o son dados de alta para que puedan morir en casa (y por lo tanto ya no cuentan como intentos de suicidio);

Pueden no distinguir entre aquellos con lesión auto infligida no

suicida y aquellos con lesión auto infligida suicida;

Pueden no incluir a individuos tratados en departamentos de urgencias de hospitales que han sido dados de alta antes de ser ingresados formalmente en el hospital;

Pueden no incluir a personas hospitalizadas directamente en

salas sin haber pasado por el departamento de urgencias;

Pueden no registrar el método de intento de suicidio (lo que imposibilita evaluar las tasas de letalidad específicas por métodos) y, lo que es más importante, pueden registrar sistemáticamente los intentos de suicidio como “accidentes” debido al estigma asociado, a la falta de cobertura del

comportamiento suicida por el seguro o a inquietudes por las

posibles complicaciones legales.

Alcoholismo

Trastorno por consumo de alcohol

A. Un modelo problemático de consumo de alcohol que

provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo y que se manifiesta al menos por dos de los hechos siguientes en un plazo de

12 meses:

1.

Se

consume

superiores

previsto.

o

alcohol

durante

con

frecuencia

un

tiempo

más

en cantidades

del

prolongado

2. Existe un deseo persistente o esfuerzos fracasados de

abandonar o controlar el consumo de alcohol. 3. Se invierte mucho tiempo en las actividades necesarias para conseguir alcohol, consumirlo o recuperarse de sus efectos.

4. Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir

alcohol.

5.

Consumo recurrente de alcohol que lleva al

incumplimiento de los deberes fundamentales en

el trabajo, la escuela o el hogar.

6. Consumo continuado de alcohol a pesar de sufrir problemas sociales o interpersonales persistentes

o recurrentes, provocados o exacerbados por los

efectos del alcohol.

7. El consumo de alcohol provoca el abandono o la

reducción de importantes actividades sociales,

profesionales o de ocio.

8. Consumo recurrente de alcohol en situaciones en las que provoca un riesgo físico.

9. Se continúa con el consumo de alcohol a pesar de

saber que se sufre un problema físico o psicológico

persistente o recurrente probablemente causado o

exacerbado por el alcohol.

10. Tolerancia, definida por alguno de los siguientes hechos:

a. Una necesidad de consumir cantidades cada vez mayores de alcohol para conseguir la intoxicación o el efecto

deseado.

b. Un efecto notablemente reducido tras el consumo continuado de la misma cantidad de alcohol.

11. Abstinencia, manifestada por alguno de los siguientes

hechos:

a. Presencia del síndrome de abstinencia característico del alcohol (véanse los Criterios A y B de la abstinencia de

alcohol, págs. 262263).

b. Se consume alcohol (o alguna sustancia muy similar, como una benzodiacepina) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

Depresión

Trastorno de depresión mayor

A. Cinco (o más) de los síntomas siguientes han estado

presentes durante el mismo período de dos semanas y representan un cambio del funcionamiento previo; al

menos uno de los síntomas es (1) estado de ánimo

deprimido o (2) pérdida de interés o de placer.

Nota:

No

incluir

síntomas

que

se

pueden

atribuir

claramente a otra afección médica.

1. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi

todos los días, según se desprende de la información subjetiva (p. ej., se siente triste, vacío, sin esperanza) o de la observación por parte de otras personas (p. ej., se

le ve llo roso). (Nota: En niños y adolescentes, el estado

de ánimo puede ser irritable.)

2. Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días (como se desprende de la información

subjetiva o de la observación).

3. Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso (p. ej., modificación de más del 5% del peso

corporal en un mes) o disminución o aumento del

apetito casi todos los días. (Nota: En los niños, considerar el fracaso para el aumento de peso esperado.)

4. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.

5.

Agitación

o

retraso

psicomotor

casi

todos

los

días

(observable por

parte

de

otros;

no

simplemente

la

sensación subjetiva de inquietud o de enlentecimiento).

7. Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva

o inapropiada (que puede ser delirante) casi todos los días (no simplemente el autorreproche o culpa por estar enfermo).

8. Disminución de la capacidad para pensar o

concentrarse, o para tomar decisiones, casi todos los días (a partir de la información subjetiva o de

la observación por parte de otras personas).

9. Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan

específico para llevarlo a cabo.

B.

Los

síntomas

causan

malestar

clínicamente

significativo o deterioro en lo social, laboral u

otras áreas importantes del funcionamiento.

C. El episodio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica. Nota: Los Criterios AC constituyen un episodio de depresión mayor. Nota: Las respuestas a una pérdida significativa (p. ej., duelo, ruina económica, pérdidas debidas a una catástrofe natural, una enfermedad o discapacidad grave) pueden incluir el sentimiento de tristeza intensa, rumiación acerca de la pérdida, insomnio, pérdida del apetito y pérdida de peso que figuran en el Criterio A, y pueden simular un episodio depresivo. Aunque estos síntomas pueden ser comprensibles o considerarse

apropiados a la pérdida, también se debería pensar atentamente en la

presencia de un episodio de depresión mayor además de la respuesta normal a una pérdida significativa. Esta decisión requiere inevitablemente el criterio clínico basado en la historia del individuo y en las normas culturales para la expresión del malestar en el contexto de la pérdida.1

D. El episodio de depresión mayor no se explica mejor por un trastorno

esquizoafectivo, esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, trastorno delirante, u otro trastorno especificado o no especificado del espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos.

E. Nunca ha habido un episodio maníaco o hipomaníaco.

Nota: Esta exclusión no se aplica si todos los episodios de tipo maníaco o

hipomaníaco son inducidos por sustancias o se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de otra afección médica.

Trastorno de la personalidad límite 301.83 (F60.3)

Patrón dominante de inestabilidad de las relaciones

interpersonales, de la autoimagen y de los afectos, e impulsividad intensa, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se

manifiesta por cinco (o más) de los hechos siguientes:

1. Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado. (Nota: No incluir el comportamiento suicida ni de

automutilación que figuran en el Criterio 5.)

2. Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas que se caracteriza por una alternancia entre los extremos de idealización y de devaluación.

3. Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente

de la autoimagen y del sentido del yo.

4. Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas (p. ej., gastos, sexo, drogas, conducción temeraria, atracones alimentarios). (Nota:

No incluir el comportamiento suicida ni de

automutilación que figuran en el Criterio 5.) 5. Comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, o comportamiento de automutilación.

6. Inestabilidad afectiva debida a una reactividad notable

del estado de ánimo (p. ej., episodios intensos de disforia, irritabilidad o ansiedad que generalmente

duran unas horas y, rara vez, más de unos días).

7. Sensación crónica de vacío.

8. Enfado inapropiado e intenso, o dificultad para controlar la ira (p. ej., exhibición frecuente de genio,

enfado constante, peleas físicas recurrentes).

9. Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Comportamiento suicida

desde Sergio A. P. Barrero

El deseo de morir. Representa la inconformidad e insatisfacción del sujeto con su modo de vivir en el momento presente y que puede manifestar en frases

como: “la vida no merece la pena vivirla”, “lo que quisiera es morirme”, “para

vivir de esta manera lo mejor es estar muerto”

La representación suicida. Constituida por imágenes mentales del suicidio del propio individuo.

Las ideas suicidas. Consisten en pensamientos de terminar con la propia

existencia y que pueden adoptar las siguientes formas de presentación: 1) Idea

suicida sin un método específico. 2) Idea suicida con un método inespecífico o indeterminado. 3) Idea suicida con un método específico no planificado. 4) El

plan suicida o idea suicida planificada.

La amenaza suicida. Consiste en la insinuación o afirmación verbal de las intenciones suicidas,

expresada por lo general ante personas estrechamente

vinculadas al sujeto y que harán lo posible por impedirlo. Debe considerarse como una petición de ayuda.

El gesto suicida. Es el ademán de realizar un acto

suicida. El gesto suicida incluye el acto, que por lo general no conlleva lesiones de relevancia para el sujeto, pero que hay que considerarla muy seriamente.

El intento suicida (o tentativa suicida) y autolesión

intencionada. Es aquel acto sin resultado de muerte en el cual un individuo deliberadamente se hace daño a sí mismo.

El suicidio frustrado. Es aquel acto suicida que, de no mediar situaciones fortuitas, no esperadas,

casuales, hubiera terminado en la muerte.

El suicidio accidental. El realizado con un método del cual se desconocía su verdadero efecto o con

un método conocido, pero que no se pensó que

el desenlace fuera la muerte, no deseada por el

sujeto al llevar a cabo el acto.

Suicidio intencional. Es cualquier lesión

autoinfligida deliberadamente realizada por el

sujeto con el propósito de morir y cuyo resultado

es la muerte.

DISTORSIONES COGNITIVAS COMUNES ENTRE SUICIDAS

Inferencia arbitraria: mediante la cual el sujeto llega a conclusiones determinadas sin poseer pruebas evidentes para ellas.

Abstracción selectiva: en la que se intenta arribar a conclusiones teniendo en consideración solamente un aspecto de la realidad.

Sobregeneralización: cuando el sujeto, a partir de un dato

particular llega a conclusiones generales.

Magnificación:

distorsionada

consecuencias.

mediante

un

suceso,

la

cual

se

incrementa

evalúa

sus

de

forma

efectos

y

Minimización: mecanismo inverso al anterior en el que se

evalúa de forma distorsionada las potencialidades y habilidades, restándose méritos y cualidades positivas.

Pensamiento polarizado: se evalúa la realidad en “blanco y negro”, “todo o nada”, “siempre o nunca”, “bueno o malo”, “perfecto o imperfecto”.

Personalización: mecanismo que considera cualquier situación

o hecho, como referido a sí mismo, aunque no exista conexión

alguna.

EVALUACIÓN DE LA ORIENTACIÓN SUICIDA

Permite la detección de comportamientos e ideaciones que implican la presencia de riesgo suicida. Según este enfoque, el

proceso de un suicidio posee tres etapas: la amenaza, la crisis

y la resolución.

La fase de amenaza se relaciona con problemas no resueltos, fallas en las estrategias de afrontamiento (coping), aislamiento emocional, depresión o acting out.

El segundo momento, la crisis, se vincula con descontrol emocional, desesperanza y/o puesta en acto de

afrontamientos heroicos; aquí el suicidio es justificado como la

solución apropiada. Se observan también, a menudo, intentos de resolver sentimientos ambivalentes acerca de la muerte.

Por último, la resolución implica la contemplación de

medios y oportunidades para concretar el suicidio, así como la preparación para la muerte: el plan suicida se consuma o se presenta la oportunidad para

producir la propia muerte y se actúa impulsivamente

con tal fin (King & Kowalchuk, 1994). Siguiendo con

esta línea de pensamiento, estos autores proponen

seis dimensiones a ser tenidas en cuenta a la hora de

evaluar la orientación suicida o, dicho de otro modo, la presencia de posible riesgo: desesperanza, baja

autoestima, incapacidad para afrontar emociones,

aislamiento social e ideación suicida.

Generalmente, ninguna causa o

situación estresante es suficiente para explicar un acto suicida. Con mayor

frecuencia, varios factores de riesgo

actúan acumulativamente para

aumentar la vulnerabilidad de un

individuo al comportamiento suicida. Al mismo tiempo, la presencia de factores

de riesgo no necesariamente conduce a

un comportamiento suicida;

Prevención

MANUAL:

Prevención del suicidio

un instrumento para policías,

bomberos y otros socorristas de

primera línea

El suicidio es reconocido como un importante

problema de salud pública y la fuente principal de muertes prevenibles a escala mundial. Por cada persona que comete suicidio, hay 20 ó

más que intentarán suicidarse. El impacto

emocional para la familia y amigos afectados

por el suicidio o intento suicida pueden perdurar por muchos años.

Los primeros mediadores, tales como policías,

bomberos y otros socorristas son con frecuencia un instrumento de primera línea

para las personas que tienen problemas

significativos de salud mental, emocionales, abuso de sustancias y que pueden considerarse como suicidas.

Este documento está escrito para policías, bomberos y otros socorristas de primera línea que tratan con personas en aflicción psicológica, incluyendo aquellas que son suicidas. Trabajan en situaciones de crisis donde se necesitan intervenciones inmediatas y eficientes y son, por lo tanto, llamados los “primeros mediadores” o “primeros

socorristas”. Esto también puede incluir a

aquellos que fueron los primeros en contactar a la familia y amigos de una persona que

cometió suicidio, tales como médicos forenses,

líderes religiosos o incluso empleadores.

Enfermedad mental

A escala mundial, muchas de las personas (65-95%)

que se suicidan padecen de un trastorno mental. En

efecto, el riesgo de suicidio es hasta 15 veces más alto

en personas que padecen de un trastorno mental en

comparación con aquellas que no lo padecen.

El alto riesgo de suicidio está especialmente asociado con episodios agudos de enfermedad, reciente salida del hospital (casi la mitad de las personas se suicidan

antes de su primera cita de seguimiento) o contacto

reciente con un servicio de salud mental. Aproximadamente 25% de las personas que se

suicidan habrá estado en contacto con una institución

de salud mental en el año previo a su muerte.

de

sustancias son más comunes en los hombres, y la depresión es más común en las mujeres. Por lo tanto, la presencia de un trastorno mental y/o uso de sustancias es uno de los pronosticadores más fuertes de suicidio, lo que hace que la identificación y tratamiento de los trastornos psiquiátricos y uso de sustancias sea una importante estrategia de prevención. EXISTE UNA CLARA NECESIDAD PARA RESTRINGIR EL ACCESO A LOS MEDIOS DE SUICIDIO COMO UNA MEDIDA CLAVE PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO.

Los

trastornos

de

personalidad

abuso

y

INTENCIÓN DE MORIR

Una clara intención de morir también constituye

un importante pronosticador de futuro suicidio. La intención suicida puede variar desde una intención seria que involucra la planificación

meticulosa y escogencia de un método letal,

hasta una leve intención o incluso un sentimiento

ambivalente que se refleja en una falta de

planificación y falta en ocultar el acto. Se

considera que una persona está en alto riesgo de suicidio si expresa una intención clara, tiene un

plan inmediato y tiene acceso a armas u otros

medios.

PREVIO INTENTO SUICIDA

La tasa de suicidios en personas que han intentado

suicidarse previamente, es significativamente elevada, especialmente en los primeros años después de su intento, lo que hace que un previo intento suicida sea otro pronosticador importante de futuro suicidio. Aproximadamente la mitad de las personas que se suicidan tienen una historia previa

de intentos suicidas, y una cuarta parte de ellas

habrá intentado suicidarse en el año anterior a su muerte.

GENERO

Las mujeres son ligeramente más inclinadas a reportar ideas suicidas que los hombres y hasta dos o tres veces

más inclinadas a intentar suicidarse. Sin embargo, los

hombres tienen mayor probabilidad de completar el suicidio, a menudo porque escogen medios más violentos e irreversibles.

EDAD

Los jóvenes (15-24 años) y los ancianos (más de 75 años)

están en el riesgo más alto de suicidio de todos los grupos

de edad.

FACTORES PSICOSOCIALES ESTRESANTES

Muchos son los factores psicosociales

estresantes que pueden contribuir a las conductas suicidas y a menudo están interrelacionados. Éstos incluyen la pérdida de una relación cercana tal como la muerte o divorcio, pérdida de empleo y otras pérdidas relacionadas con el trabajo, enfermedad crónica o discapacidad, dolor crónico, procesos legales, conflictos interpersonales y otros eventos importantes de la vida.

CONOCIMIENTO DE RIESGOS

Cuando nos enfrentamos a una persona o

delincuente mentalmente enfermo, los primeros mediadores deben estar alertas a la

posibilidad de un acto suicida así como

también a la posibilidad de representar un peligro para otros (incluyendo ser atacados

personalmente). Es importante despejar la

escena y asegurarse que la persona tiene espacio adecuado.

CONTROL DEL ACCESO A MEDIOS

LETALES

El control del acceso a los medios de suicidio es una

importante estrategia de prevención que está disponible para los policías, bomberos y otros socorristas de primera línea.

Los primeros socorristas también están en posición de

ayudar a limitar el acceso a otros medios letales (tales como medicamentos, pesticidas u otras sustancias tóxicas) ayudando a los miembros de la familia de

individuos de alto riesgo a entender la importancia de recoger y guardar estas sustancias y asegurando, por ejemplo, que solo estén disponibles pequeñas

cantidades de medicamentos de tratamiento que son

potencialmente letales, tales como antidepresivos.

VENGANZA SUICIDA Y CONFLICTOS DOMÉSTICOS

Los disparos son generalmente precedidos por un aumento gradual de las disputas domésticas,

impulsadas por el abuso prolongado de alcohol y precipitado inmediatamente por una discusión con la pareja. El suicidio a menudo se convierte en un

acto abierto de venganza, especialmente en

situaciones que involucran órdenes de tribunales que prohíben el contacto o conflictos sobre la custodia de

los hijos.

AYUDAR A ALGUIEN QUE ES SUICIDA

Las personas que se sienten suicidas a menudo expresan

desesperanza y depresión. Estas personas ven el suicidio como la

única forma de resolver sus problemas y eliminar su sufrimiento. () Estos no son llamados de atención inofensivos, sino importantes súplicas de ayuda que se deben considerar con seriedad. Las señales de advertencia incluyen claves de conducta y

verbales, tales como:

Haberse aislado y no poder relacionarse con amigos y compañeros de trabajo;

Hablar acerca de sentirse aislado y solitario;

Expresar sentimientos de fracaso, inutilidad, falta de esperanza o pérdida de autoestima;

Hablar constantemente de problemas para los cuales no parece haber solución;

Expresar una falta de apoyo o creencia en el sistema;

Hablar acerca de asuntos que necesitan arreglarse;

Dar alguna otra indicación de un plan suicida.

Además, las personas suicidas que están demostrando señales de advertencia están en mayor riesgo si ha

habido:

Una pérdida reciente de una relación cercana;

Un cambio (o cambio anticipado) en las circunstancias

de trabajo, tales como despido, jubilación temprana, descenso, u otro cambio en el lugar de trabajo;

Un cambio en la salud;

Mayor abuso de alcohol u otras drogas;

Una historia de conducta suicida o historia de intentos suicida en la familia;

Depresión actual.

Los policías, bomberos y otros socorristas que creen que

alguien es suicida están en una posición única para ayudar de la siguiente manera:

Abordar todas las situaciones que involucran a una

persona suicida como una emergencia psiquiátrica y actuar como corresponde. Nunca suponer que las ideas o gestos suicidas son llamados de atención

inofensivos o un intento para manipular a otros.

Despejar la escena y mantener su propia seguridad y la seguridad de otros que puedan estar presentes.

Proporcionar espacio físico. No acercarse demasiado a

la persona demasiado pronto. Los movimientos

repentinos, intentos de tocar a la persona o la introducción de otros en la escena pueden ser mal entendidos.

Expresar aceptación e interés. Evitar sermonear, argüir,

resolver problemas, dar consejo o decirle a alguien que “se

olvide de eso”. Es importante transmitir una actitud de interés

y entendimiento.

Involucrar al individuo. Animar a la persona a hablar. La mayor parte de las personas suicidas son ambivalentes con respecto a morir. Preguntarle a alguien si es suicida o hablarle de otra forma acerca del suicidio no le causa presión, sino que

le proporciona una sensación de alivio y punto de partida para

una solución. Para evaluar el intento, pregunte si el individuo tiene un plan, acceso a medios letales o si ha decidido cuándo actuar. Elimine el acceso a todos los medios letales de

autodestrucción, especialmente armas de fuego y sustancias tóxicas (tales como grandes suministros de medicamentos psicotrópicos o pesticidas).

El suicidio se puede evitar si las personas reciben atención de salud mental inmediata y apropiada. Si el individuo cumple con los criterios de actos de salud mental, tome

acción inmediata para garantizar que el individuo sea

internado en un hospital con el fin de recibir evaluación y tratamiento psiquiátrico. () Como la mayoría de los

individuos son ambivalentes con respecto al suicidio,

aceptarán recibir tratamiento.

Nunca se debe dejar solo a un individuo potencialmente

suicida basado en su promesa de acudir a un profesional de

la salud mental u hospital. Asegúrese que los miembros de la

familia o la pareja estén en la escena y acepten responsabilidad en la búsqueda de ayuda.

CUANDO OCURRE UN INTENTO SUICIDA

Los primeros mediadores tienen la responsabilidad de

responder a una crisis en la forma más adecuada y

eficiente. Al hacerlo, necesitan atravesar varias etapas:

En primer lugar, tienen que verificar los signos

vitales de una persona después del intento suicida y

aplicar resucitación, según sea apropiado. Necesitan

permanecer calmados para poder tomar las

decisiones correctas en una situación dominada por el estrés emocional y la ansiedad.

En segundo lugar, se necesita establecer contacto

inmediato con el personal de atención médica de

emergencia, dependiendo de la naturaleza del intento suicida, y con el personal de atención de salud mental.

En muchas situaciones, es importante identificar el

tipo de medicamentos o sustancias tóxicas usadas en el intento y determinar la cantidad ingerida. Será

beneficioso llevar las píldoras no usadas y frascos

vacíos al centro de tratamiento de emergencia para que el personal de tratamiento pueda verificar las

sustancias que se han ingerido.

En tercer lugar, es necesario establecer el primer contacto o relación con la persona que intentó

suicidarse. La relación debe ser relajada, no

amenazante, empática y amistosa.

En cuarto lugar, después de haber establecido el primer contacto,

se necesita iniciar la comunicación. La persona debe sentirse libre

de decir lo que siente. Se deben hacer preguntas de final abierto, por ejemplo “¿Cómo se siente?” Desde este momento en adelante, es la persona quien guiará la comunicación y quien dará las claves

con respecto a cómo entenderla y ayudarla. Un importante

elemento que se debe considerar es la culpa. La persona se puede sentir culpable a causa de los conflictos que puede estar

experimentando. () En este mismo sentido, deben evitar hacer

afirmaciones acusatorias, criticar la conducta de la persona o

desaprobar lo que escucharon y enfrentaron.

En quinto lugar, si no se justifica la transferencia a un establecimiento médico, entonces se deben tomar todas las

medidas necesarias para eliminar los medios letales adicionales y

garantizar que el individuo cuenta con un miembro de la familia o amigo íntimo que supervise su recuperación y maneje las referencias de tratamiento.

En sexto lugar, el individuo suicida debe ser conectado con los servicios de salud mental y adicciones para garantizar el tratamiento y seguimiento apropiado.

Finalmente, si la pareja está presente, puede estar emocionalmente perturbada, confundida, enojada o abrumada

por las circunstancias. Los primeros mediadores necesitan

actuar con tacto, compasión, sensibilidad y apoyo con todos

los presentes. Si la persona que intentó suicidarse está inconsciente o gravemente lesionada, las personas presentes

también pueden ser una fuente valiosa de información (por

ejemplo, medicamentos ingeridos o historia pasada de intentos suicidas). Si la pareja no está presente, podrá ser necesario establecer contacto con ella con el fin de obtener esta

información.

CUANDO OCURRE UN SUICIDIO

En el caso de un suicidio consumado, los policías, bomberos y

otros mediadores necesitan establecer el primer contacto con la familia y amigos de la persona fallecida. Es importante que los miembros de la familia reciban la atención y apoyo

adecuados. Ellos podrán sentirse culpables por no haber

podido reconocer el sufrimiento en el pasado o por no haber ayudado a la persona.

Siempre es útil referirlos a asistencia psicológica, si aceptan, y darles direcciones de contactos. También podrá ser útil ponerlos en contacto con grupos locales de sobrevivientes.

APOYO INTERNO EN EL TRABAJO PARA

MANEJAR PROBLEMAS EN EL CAMPO

Crear valores y metas medulares compartidas con respecto a las estrategias de prevención del suicidio;

Desarrollar oportunidades para la capacitación en diferentes tareas y crear estrategias y protocolos para el manejo de las

crisis en el campo, incluyendo oportunidades para reuniones

informativas después que han ocurrido las crisis y cómo manejar y hacer frente al estrés;

cooperación

interinstitucional;

Mantener

continua

comunicación

y

Agilizar los procesos de referencia por parte de los policías a las instituciones de salud mental en las situaciones que involucran

crisis suicidas.

CAPACITACIÓN

Para ser vigilantes comunitarios efectivos, deben:

Conocer el rol fundamental jugado por la policía, los bomberos y otros

primeros mediadores como los vigilantes de la salud mental y mediadores

de primera línea ante las crisis de salud mental;

Saber

cómo

reconocer

las

enfermedades mentales;

principales

señales y síntomas de las

Saber qué hacer cuando una persona amenaza con cometer suicidio;

Saber cómo identificar y reducir la intensidad de las situaciones que

involucran a personas con una enfermedad mental que de otra forma pueden terminar usando fuerza letal;

Entender los servicios de salud mental localmente disponibles, cómo acceder a ellos en una emergencia, y cómo acceder a los recursos no

hospitalarios de salud mental y adicciones cuando es apropiado hacerlo. Un

directorio actualizado de los servicios de salud mental en la comunidad es una herramienta importante;

Entender cómo aplicar los criterios para la hospitalización involuntaria y saber cómo los proveedores de salud mental los ponen a funcionar; y

Construir lazos estrechos y mantener contacto regular con las

instituciones y el personal de salud mental con el fin de facilitar el manejo de las situaciones difíciles.

Día 3; Técnica y praxis

Prevención;

Manual de procedimientos: un instrumento para trabajadores de

atención primaria de salud.

Intervención;

Primeros Auxilios Psicológicos.

Modelo CASIC de intervención en crisis.

Proceso de evaluación diagnóstica: batería de pruebas estandarizadas.

Evaluación:

Teórica: entre de resume de libro.

Práctica: Primeros Auxilios Psicológicos (PAP)

MANUAL:

Un instrumento para trabajadores

de atención primaria de salud

TAMAÑO DEL PROBLEMA

Es probable que un millón de personas cometieran suicidio en el año 2000 a nivel mundial.

Cada 40 segundos una persona comete suicidio en alguna

parte del mundo.

Cada 3 segundos una persona intenta morir.

El suicidio está entre las tres causas más frecuentes de muerte en personas jóvenes con edades de 15 35 años.

Cada suicidio tiene un serio impacto sobre al menos otras seis personas.

El impacto psicológico, social y financiero del suicidio sobre la

familia y la comunidad no es mensurable.

¿POR QUÉ CENTRARSE EN EL PERSONAL

DE ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD?

El personal de atención primaria de salud tiene un prolongado y estrecho contacto con la comunidad y es bien aceptado por las personas de la localidad.

Proporciona el vínculo vital entre la comunidad y el sistema

de atención médica. países en vía de desarrollo

En muchos, donde los servicios de salud mental no están bien desarrollados, es con frecuencia la fuente primaria de

atención médica.

Su conocimiento de la comunidad le permite recoger apoyo para la familia, los amigos y las organizaciones.

Está en posición de ofrecer continuidad en la atención.

Es a menudo la puerta de entrada a los servicios de salud

para aquellas personas afligidas.

EN RESUMEN, ESTÁ DISPONIBLE, ACCESIBLE, INFORMADO Y COMPROMETIDO EN PROPORCIONAR ATENCIÓN.

SUICIDIO Y TRASTORNOS MENTALES

Los

diferentes

grupos

de

diagnóstico,

en

orden

descendente de riesgo de suicidio, son:

Depresión (todas sus formas);

Trastornos de personalidad (personalidad antisocial y

limítrofe, con rasgos de impulsividad, agresión y frecuentes cambios de humor);

Alcoholismo (y/o toxicomanías en adolescentes);

Esquizofrenia;

Trastorno mental orgánico;

DEPRESIÓN

La depresión es el diagnóstico más común en el suicidio logrado. Algunos de los síntomas comunes de la depresión son:

Sentirse tristes durante la mayor parte del día, todos los días;

Perder interés en las actividades usuales;

Perder peso (sin hacer dieta) o ganar peso;

Dormir demasiado o muy poco o despertarse demasiado temprano;

Sentirse cansado o débil todo el tiempo;

Sentirse falto de valor, culpable o desesperanzado;

Sentirse irritable e inquieto todo el tiempo;

o

Tener

dificultad

para

concentrarse,

tomar

decisiones

recordar cosas;

Tener pensamientos reiterados de muerte y suicidio.

¿POR QUÉ SE IGNORA LA DEPRESIÓN?

Aunque se cuenta con una amplia variedad de tratamientos para

la depresión, existen varias razones por las cuales esta

enfermedad con frecuencia no se diagnostica:

Las personas frecuentemente se sienten apenadas de admitir

que están deprimidas, ya que ven los síntomas como “una

señal de debilidad”.

 

Las personas están familiarizadas con los sentimientos asociados con la depresión y por lo tanto no son capaces de

reconocerla como una enfermedad.

 

La depresión es más difícil de diagnosticar cuando la persona presenta otra enfermedad física.

Los

pacientes

con

depresión

pueden

presentar

una

gran

variedad de dolores y molestias vagas.

Alcoholismo

Se encuentra que más o menos un tercio de los casos de suicidio han dependido del

alcohol 5 10% de las personas dependientes del alcohol, terminan su vida suicidándose

Al momento del acto suicida, se encuentra que muchos han estado bajo la influencia del alcohol. Característicamente, es probable que las personas con problemas de

alcohol que cometen suicidio:

hayan empezado a beber a muy temprana edad.

hayan consumido alcohol por un largo periodo de tiempo.

beban copiosamente.

presenten salud física deficiente.

se sientan deprimidas.

tengan vidas perturbadas y caóticas.

hayan sufrido recientemente una importante pérdida interpersonal, como la

separación del cónyuge y/o la familia, el divorcio, o la muerte de un ser querido

se desempeñen pobremente en el trabajo.

Las personas dependientes del alcohol que cometen suicidio, no sólo comienzan a beber a temprana edad y beben copiosamente, sino que provienen de familias alcohólicas.

Las

se comportamientos suicidas.

toxicomanías

encuentra

cada

vez

más

en

adolescentes

que

presentan

“La presencia de alcoholismo y depresión

en un individuo aumenta enormemente el riesgo de suicidio”

Esquizofrenia

Aproximadamente

los

esquizofrénicos cometen suicidio en última

instancia. La esquizofrenia se caracteriza por alteraciones en el habla, el pensamiento, la

audición y la visión, la higiene personal y el

comportamiento social; en resumen, por drásticos cambios en el comportamiento y/o los sentimientos, o por ideas extrañas.

el

10%

de

Los esquizofrénicos tienen un aumento del riesgo de suicidio si son:

varones jóvenes, solteros y desempleados;

altamente educados;

propensos a recaídas frecuentes;

paranoides (suspicaces); y están:

en la etapa temprana de la enfermedad;

deprimidos.

Es más probable que los esquizofrénicos cometan suicidio en los

siguientes momentos:

en las etapas tempranas de la enfermedad, cuando están confusos y/o perplejos;

en las etapas tempranas de la recuperación, cuando exteriormente

sus síntomas están mejor pero interiormente se sienten

vulnerables;

en etapas tempranas de una recaída, cuando sienten que han superado el problema, pero los síntomas se repiten;

poco después de haber sido dados de alta en el hospital.

ENFERMEDAD FÍSICA Y SUICIDIO

Epilepsia

El aumento en la impulsividad, la agresión, y la discapacidad crónica, vistas con frecuencia en personas con epilepsia, son las razones probables del aumento en el comportamiento suicida. El

alcohol y el abuso de drogas contribuyen a esto.

Lesiones en la médula espinal o el cerebro y accidentes cerebro- vasculares

Entre más serias sean las lesiones, mayor es el riesgo de suicidio.

Cáncer

Existen indicaciones de que una enfermedad terminal (por ejemplo cáncer) se asocia con el aumento en las tasas de suicidio. El riesgo de suicidio es mayor en:

varones;

pronto después del diagnóstico (dentro de los primeros cinco años);

cuando el paciente es sometido a quimioterapia.

VIH / SIDA El estigma, el mal pronóstico y la naturaleza de la enfermedad

aumentan el riesgo de suicidio en personas infectadas con VIH. Al

momento del diagnóstico, cuando la persona no ha tenido orientación después de la prueba, el riesgo de suicidio es aún mayor. Afecciones Crónicas

Las

siguientes

condiciones

médicas

crónicas

tienen

una

posible

 

asociación con el aumento del riesgo de suicidio:

 

diabetes;

esclerosis múltiple;

 

enfermedades renales y hepáticas crónicas y otras condiciones

gastrointestinales;

 

trastornos óseos y articulares con dolor crónico;

 

enfermedades cardiovasculares y neurovasculares;

 

trastornos sexuales.

 

Aquéllos que tienen dificultades para caminar, ver y oír, también corren riesgo.

“El riesgo de suicidio aumenta en afecciones dolorosas y crónicas”

SUICIDIO FACTORES SOCIODEMOGRÁFICOS Y

MEDIOAMBIENTALES

Sexo

Más varones que mujeres cometen suicidio, pero más mujeres intentan suicidarse. Edad (La tasa de suicidio tiene dos crestas):

los jóvenes (15 - 35 años);

los viejos (más de 75 años). Estado Civil

Las personas divorciadas, viudas y solteras corren

mayor riesgo que las casadas. Las que viven solas o están separadas son más vulnerables.

Ocupación

Los médicos, veterinarios, farmaceutas, químicos

y granjeros tienen tasas de suicidio por encima del promedio.

Desempleo

Se ha encontrado que la pérdida del trabajo, en vez del estatus de las personas desempleadas, está asociada con el suicidio.

Migración

Las personas que se han mudado de un área rural

a una urbana o a una región o país diferente, son más vulnerables al comportamiento suicida.

Acontecimientos estresantes La mayoría de los que cometen suicidio, han experimentado acontecimientos estresantes en los tres meses previos al suicidio, tales como:

problemas interpersonales, peleas entre

cónyuges, familia, amigos, amantes;

rechazo, separación de la familia y amigos;

pérdidas, financieras, seres queridos;

problemas laborales y financieros, pérdida del trabajo, retiro, dificultades financieras;

cambios en la sociedad, rápidos cambios políticos

y económicos;

otros acontecimientos estresantes.

Fácil disponibilidad

La disponibilidad inmediata de un método para cometer suicidio es un factor importante para determinar si una persona lo cometerá o no.

Reducir el acceso a los medios para cometerlo, es

una estrategia efectiva en la prevención del suicidio.

Exposición al suicidio

Una pequeña porción de los suicidios corresponde a adolescentes vulnerables que

están expuestos al suicidio en la vida real o a

través de los medios y pueden ser influenciados para asumir un comportamiento suicida.

ESTADO DE ÁNIMO DE LOS SUICIDAS

Tres rasgos

en particular

son característicos

del

estado de ánimo de personas suicidas:

1. Ambivalencia. En la mayoría de las personas

existe una mezcla de sentimientos en torno a cometer suicidio. El deseo de vivir y el de morir

libran una batalla desigual en el suicida. Existe

urgencia de alejarse del dolor que representa vivir, junto con un trasfondo del deseo de vivir. Muchas personas suicidas en realidad no desean

morir simplemente no están contentas con la

vida. Si se suministra apoyo y se aumenta el deseo de vivir, disminuirá el riesgo de suicidio.

2. Impulsividad. El suicidio es también un acto impulsivo. Como cualquier otro

impulso, el de cometer suicidio es

transitorio y dura unos pocos minutos u

horas. Usualmente se desencadena con

los acontecimientos negativos del día a día. Calmando esas crisis y tratando de

ganar tiempo, el trabajador de la salud

puede ayudar a reducir el deseo de

suicidarse.

3. Rigidez. Cuando las personas son suicidas, sus pensamientos, sentimientos y acciones son

rígidos. Piensan constantemente en el suicidio y

son incapaces de percibir otras formas de salir del problema. Su pensamiento es drástico. La

mayoría de los suicidas comunican sus

pensamientos e intenciones suicidas. A menudo lanzan señales y hacen comentarios sobre

“querer morir”, “sentirse inútiles” y demás.

Todas esas solicitudes de ayuda no deben ser ignoradas. Cualesquiera que sean los

problemas, los sentimientos y pensamientos del

suicida son los mismos en todo el mundo.

Sentimientos

Triste, deprimido Solitario Indefenso

Desesperanzado

Despreciable

Pensamientos

“Desearía estar muerto”

“No puedo hacer nada”

“No lo soporto más” “Soy un perdedor y una carga” “Otros serán más felices sin mí”

¿CÓMO TENDER LA MANO AL SUICIDA?

Con frecuencia cuando las personas dicen “Estoy cansado de la vida” y “No existe razón para vivir”, se las ignora o se les

dan ejemplos de otras personas que han estado en peores

dificultades. Ninguna de estas respuestas ayuda al suicida.

1. El primer paso es conseguir un sitio adecuado, donde se pueda mantener una conversación tranquila con razonable

privacidad.

2. El siguiente paso es asignar el tiempo necesario. Los suicidas a menudo necesitan más tiempo para desahogarse y se debe estar mentalmente preparado para brindárselo.

3. La tarea más importante es entonces escucharlos

atentamente. “Tenderles la mano y escucharlos es de por sí

un paso importante en la reducción del nivel de desesperación que un suicida siente”.

La meta es cerrar la brecha creada por la falta de confianza, la desesperación y la pérdida de la esperanza, brindando a la persona la esperanza de que las cosas cambiarán para mejorar.

¿Cómo comunicarse?

Escuchando atentamente, permaneciendo calmado;

Entendiendo los sentimientos de la persona (sintiendo

empatía);

Transmitiendo

respeto;

mensajes

no

verbales

de

aceptación

y

Expresando respeto por las opiniones y valores de la

persona;

Hablando honesta y genuinamente;

Demostrando interés, preocupación y calidez;

Centrándose en los sentimientos de la persona.

¿Cómo no comunicarse?

Interrumpiendo con demasiada frecuencia;

Escandalizándose o emocionándose;

Manifestando que está ocupado;

Siendo condescendiente;

Haciendo

comentarios

indiscretos

o

poco

claros;

Haciendo preguntas tendenciosas.

Se requiere un acercamiento tranquilo, abierto, afectuoso, adecuado y sin juicios para

facilitar la comunicación.

¿CÓMO IDENTIFICAR UN SUICIDA?

Señales buscadas en el comportamiento pasado o en la historia de una persona:

1. Comportamiento retraído, inhabilidad para relacionarse con familiares y amigos.

2. Enfermedad psiquiátrica.

3. Alcoholismo.

4. Ansiedad o pánico.

5. Cambio en la personalidad, mostrando irritabilidad,

pesimismo, depresión o apatía.

6. Cambio en los hábitos alimenticios o del sueño.

8. Odio por sí mismo, sintiéndose culpable, falto de valor o avergonzado.

9. Una pérdida importante reciente muerte, divorcio, separación, etc.

10.

Historia familiar de suicidio.

11.

Deseo súbito de arreglar sus asuntos personales,

escribir un testamento, etc.

12. Sentimientos de soledad, impotencia y

desesperanza.

13. Notas de suicidio.

14. Salud física deficiente.