Sei sulla pagina 1di 13

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PUNTUALIDAD?

Sabemos que en algunos países, las tardanzas reiteradas pueden ser motivo de despido. No

obstante, ser puntual no solo sirve para mantener un empleo. Las cualidades como

la puntualidad dicen mucho de nosotros. De ahí que tantas veces hayamos oído que es

importante llegar con 5 minutos de antelación a todos los lugares. Hoy te explicamos por

qué es importante la puntualidad.

Qué dice la puntualidad de ti


 Indica educación y respeto. Los buenos modales incluyen respetar a la otra persona

y su tiempo. Es probable que la persona tenga otro compromiso o que necesite

llevar a cabo la reunión lo antes posible. Por eso, es importante tener consideración

de su tiempo y llegar temprano.

 Denota orden y responsabilidad. Las personas responsables suelen ser puntuales en

todos sus compromisos. Asimismo, la gente tenderá a confiar en ti con más

facilidad.

 Comunica profesionalidad, compromiso e interés por tu trabajo.

Inculcar una cultura de puntualidad


 Mejorará el desempeño de cada trabajador. La impuntualidad trae estrés, lo que

disminuye el desempeño individual. Un equipo puntual trabajará mejor.

 Mejora el ambiente laboral y disminuye las interrupciones. Cuando todos los

trabajadores llegan al mismo tiempo, el trabajo no tendrá tantas interrupciones y se

trabajará mejor. Esto aumentará la productividad y el clima laboral.


¿Cómo ser más puntual?

 No te plantees llegar a tiempo, plantéate llegar antes. Si tienes que llegar a una reunión

a las 11, plantéate llegar a las 10:45.

 Levántate temprano. Puede que odies la alarma, pero si te levantas enseguida,

aprovecharás mejor tu tiempo.

 Ten lista la ropa que usarás y los objetos que usas con frecuencia. Así, no tendrás que

preocuparte por elegir tu atuendo o empacar las cosas que necesites.

 Lleva registro de tu tiempo. Así lo podrás gestionar mejor y verás en qué actividades

pierdes más tiempo.

 Si vas a llegar tarde. Avísale a los demás. Procura no hacer de la impuntualidad un

hábito, pero si vas a llegar tarde, avisa para que tus compañeros o clientes puedan

tomar previsiones.

La puntualidad, factor básico para la buena imagen en tu trabajo


legar a tiempo, cumplir nuestras obligaciones, estar a la hora acordada en citas de trabajo o

simplemente reuniones con amigos, se convierte en un rasgo del comportamiento que evidencia la

capacidad para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia.

Por eso la puntualidad, aunque no sea manifestada de manera directa como un factor adicional a las

capacidades de las personas, sí trae consigo beneficios como la percepción de disposición y condición

de realizar más actividades, tener un mejor desempeño en nuestras labores, y sobre todo, ser

merecedores de confianza.
Debido a esto, tener en cuenta que toda persona, evento, reunión, compromiso o cita, tiene un grado

particular de importancia, permite interiorizar el valor de la puntualidad y convertirlo en un eje principal

para tu desempeño.

Según los expertos en selección de Adecco, uno de los factores que impide el crecimiento profesional

de los trabajadores está relacionado con la pérdida de credibilidad y confianza, y entre los elementos

que la pueden generar están los pretextos, justificaciones e ineficiencia que, frecuentemente, están

relacionados con la impuntualidad y el incumplimiento de las metas establecidas.

Por lo tanto, corregir el problema de impuntualidad, mejorar la reputación y lograr que las actividades

se desarrollen como planeamos, depende únicamente del interés e importancia que se le imprima a

cada persona, actividad o compromiso; y de tener la disposición de generar cambios. No basta con

querer hacerlo, es necesario buscar los medios adecuados para lograrlo y diseñar estrategias que

permitan hacerlo efectivo.

Aquí algunos tips para ser puntual:

 Examina cuáles son las posibles causas de tu impuntualidad. Algunas de ellas pueden ser la pereza,

el desorden, la irresponsabilidad, la distracción, entre otras.

 Establece un medio adecuado para contrarrestar las causas de tu falta de compromiso. Reduce las

distracciones y descansos a lo largo del día, levántate más temprano y revisa si te alcanza más el

tiempo.

 Escribe lo que tienes pendiente para ayudarte a recordar de manera más eficaz los compromisos. Haz

un horario y plan de actividades del día o a la semana, según prefieras.

 Programa una alarma o pídele a un compañero de trabajo que te recuerde horas importantes.
Ahora que lo sabes dedica tu tiempo y esfuerzo a mejorar en tu puntualidad. Recuerda que ser puntual

evidencia compromiso y en tu trabajo se convierte en un valor más para destacar.

La Importancia De La Puntualidad En El Trabajo


Una de las variables fundamentales a la hora de conservar un buen empleo es, sin dudas,

la puntualidad en el trabajo. Y aunque muchos minimicen este punto, lo cierto es que

la puntualidad en el trabajo (o la falta de ella) dice “mucho” de esa misma persona…

Desde que un niño comienza la edad escolar, nos enseñan a ser puntuales; a llegar antes de

una hora determinada pues, caso contrario, las puertas de la escuela quedarán cerradas y

“correrá una falta” o “llegada tarde”. Sin embargo, muchas personas no logran comprender

la importancia de la puntualidad en el trabajo.

En esta oportunidad mencionaremos las diferentes razones y/o motivos por los cuales una

persona debe ser puntual en su trabajo. También veremos las ventajas (laborales y

personales) de la puntualidad) y cómo una persona que no es puntual, puede llegar a serlo

con pocos y sencillos cambios.

Lo implícito y lo explícito de la puntualidad en el trabajo


Es importante mencionar que todo acto de cualquier ser humano cuenta con un tipo de

lectura implícita y otro explícita. Es decir, todo aquello que haga una persona puede ser

interpretado de manera literal o explícita pero también de manera implícita. Por ejemplo, el

acto de la puntualidad en el trabajo indica explícitamente (es decir aquello que es visible)

que:

 La persona es responsable por lo que, tanto en sus compañeros como en sus superiores,

producirá confianza.
 Que sabe organizarse internamente con los tiempos (propios y ajenos).

 Tiene respeto por sus compañeros de trabajo y su jefe.

 Demuestra profesionalidad en el empleado. Es indistinto si el puesto de trabajo

requiere de estudios o preparación previa o si, por el contrario, se trata de un empleo sin

requerimientos adicionales. La puntualidad es una manera de demostrar que, más allá

de los estudios o experiencia laboral que la persona tenga, la misma es profesional en su

desempeño.

De modo implícito, una persona con puntualidad en el trabajo deja a la vista que:

 Le interesa dicho puesto de trabajo, se siente a gusto con él y con el entorno al que

pertenece. En otras palabras ¡es un empleado motivado!

 Indica, además, que dicho puesto es necesario para él no solo desde el punto de vista

económico/monetario, sino que en dicho trabajo recibe un “adicional” (buen trato,

premios, obsequios, etc) y esto le otorga un lugar de importancia tanto psíquicamente

como dentro de la compañía.

 La puntualidad forma parte de la “primera impresión” que un empleador tiene del

personal. Llegar tarde al trabajo tiene íntima relación con la mala presencia, dado que

“dice” de modo implícito algo (negativo) de la persona.

¿Qué es “ser puntuales” en el trabajo?

Muchos creerían que, si el puesto de trabajo exige que si el horario a cumplir es de 9 a 18

horas, ser puntual sería llegar a las 9 en punto. Por el contrario, esto no sería del todo

puntualidad. Y te explicaremos porqué:


Muchos empleos requieren de uniforme, apertura de sistemas, verificación de identidad en

el ingreso, etc. Si un empleado llega a las 9 horas, significa que estará en el puesto de

trabajo recién a las 9:15 horas, lo que se traduce en haber ingresado tarde al trabajo.

¿A qué hora debo llegar entonces?


Ser puntual en el trabajo implica que, si el puesto requiere ingresar a las 9 horas, debemos

llegar a las 8:45 horas. Si llegas a las 9 horas, podría ser visto como un descuido. Y llegar

9:05 horas es, sin dudas, no tener puntualidad en el trabajo.

Ventajas de la puntualidad en el trabajo


Todo lo antes dicho se relaciona con las ventajas que un empleado puede tener gracias a la

puntualidad que tenga en su puesto de trabajo. Algunas de ellas te las mencionamos a

continuación:

 Posibles futuros ascensos. Siempre que se tiene en cuenta a una persona para un ascenso

dentro de una empresa, un factor indispensable es la puntualidad en el trabajo. Claro

que es fundamental el desempeño dentro de la compañía, pero si un empleado es brillante

en su labor, pero falta con frecuencia o llega demorado varias veces, es poco probable

que se le considere para dicho puesto.

 Fomenta un clima de respeto y de trabajo en equipo. Todos los empleos requieren de

una colaboración entre los diferentes empleados. Cuando uno de ellos llega tarde, el

grupo se demora, lo que se traduce en “dinero que la compañía pierde”.

 Aumenta el rendimiento personal. Llegar temprano al trabajo prepara para que la

persona, psíquicamente hablando sea más productiva.


5 Tips para que una persona tenga puntualidad en el trabajo

 Reconocer que la persona es impuntual. El primer tips en el que tenemos que pensar

es en el reconocimiento de la propia falta, sin “arrojar culpas” al transporte público, al

coche, a una alarma que no escuchamos, al corte de energía eléctrica, etc.

 Preparar toda la noche anterior. Una buena forma de llegar temprano al trabajo es

dejar todo listo la noche anterior: ropa, maletín, mochila, cartera, etc.

 Acostarse temprano y sin tecnología. Está comprobado que, por más que nos

acostemos, el celular nos mantiene despiertos y entretenidos. Cenar temprano e irse a

dormir a un horario determinado y sin tecnología favorecerá el buen descanso.

 Calcular tiempo para un imprevisto. Especialmente en ciudades grandes, el

transporte público o el embotellamiento de vehículos es muy frecuente. Prever este tipo

de demoras hará que llegues a tiempo antes de que comience el horario de trabajo.

 Llevar un libro o escuchar música. Muchas veces el viaje hacia el trabajo se torna

tedioso. Para poder llegar a horario, es indispensable que no perdamos la calma en el

camino. Un libro o escuchar música favorecerá nuestro propio estado de ánimo.

Asimismo, permitirá que lleguemos al trabajo con menos tensión y hasta tengamos unos

minutos para leer un libro o tomar un café.

¿Por qué es importante la puntualidad en el lugar de trabajo?

Escrito por Dan Ketchum | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto

La puntualidad aumenta la productividad y reduce el estrés.

La puntualidad aumenta la productividad y reduce el estrés.


En 2011, una encuesta de CareerBuilder informó que el 15 por ciento de los trabajadores

estadounidenses se habían retrasado una vez por semana. Cuando se producen retrasos, sus

efectos se extienden a todo el lugar de trabajo. Aunque su importancia puede parecer obvia,

el impacto de la puntualidad en realidad tiene varias capas algo sutiles, que afectan al

individuo tanto como al lugar de trabajo en su conjunto.

Lo que se comunica

La puntualidad comunica una gran cantidad de cosas positivas a su empleador ya sus

compañeros. Esto demuestra que tú estás dedicado al trabajo, interesado en el trabajo y eres

capaz de manejar la responsabilidad. Cuando llegas a tiempo al trabajo o a las actividades

relacionadas con el trabajo, demuestras que eres capaz de honrar tu palabra. Ser puntual

ayuda a los empleados a proyectar un sentido de profesionalismo y compromiso.

Lo que se logra

Cuando los empleados son puntuales, el lugar de trabajo funciona mucho más como un todo.

Por ejemplo, cuando todo el mundo llega a tiempo a una reunión, la reunión puede comenzar

en su plena capacidad. La puntualidad puede ayudarte a lograr un avance. Las investigaciones

realizadas por Diana DeLonzor, autora de "Nunca llegues tarde de nuevo: 7 remedios para el

desafío de la puntualidad", muestra que los gerentes tienen menos probabilidades de ascender

a los empleados atrasados.

Efectos del lugar de trabajo

La falta de puntualidad no sólo afecta a la "máquina" del lugar de trabajo, también afecta a

las personas que están dentro de ella. Todo eso puede conducir al resentimiento, a medida

que los compañeros de trabajo que llegan a tiempo se comienzan a comparar con los que

llegan a destiempo. Llegar tarde te lanzará fuera del circuito, ya que puedes perder
información importante. Esto provoca una división perjudicial entre los empleados. Los

líderes influyen en todo el lugar de trabajo. Cuando los líderes llegan atrasados, le envían un

mensaje de irresponsabilidad a los empleados, lo que puede disminuir la moral. En cambio,

cuando los líderes son puntuales, exhiben una ética de trabajo a la cual aspirar.

Efectos personales

Llegar tarde conduce a estrés, y el estrés conduce a un desempeño laboral deficiente. Estar

siempre atrasado puede hacer que empieces a racionalizar tu tardanza. Cuando esto sucede,

comienzas a culpar a las circunstancias externas y pierdes el foco en las soluciones

potenciales. El retraso constante puede fijarse en un patrón de comportamiento. Cuando la

tardanza se convierte en la norma, tu trabajo podría estar en peligro. Y tus finanzas también

podrían sufrir -- Diana DeLonzer informa que 10 minutos de retraso en el transcurso de un

año, te costarán el equivalente a las vacaciones pagadas de una semana.

La importancia de ser puntuales en el trabajo

Cada uno es responsable de disciplinarse para estar a tiempo y cumplir con las obligaciones

en el trabajo. En estos días muchas personas se olvidaron poner en práctica el valor de la

puntualidad, y prefieren tirar la culpa de sus retrasos a los problemas que no son

responsabilidad de ellos y prefieren culpar a hechos externos y no decir la verdad sobre el

tema. Por ejemplo, al tráfico en las calles, o a un problema mecánico de último momento, o

bien decir que su medio de transporte público se retrasó. Estas eventuales circunstancia son

propicias para poder dejar su nombre “limpio” frente a los demás, sin tener que reconocer

que lo que realmente sucede es que carecen de carácter, orden y eficiencia para cumplir sus

deberes laborales.
Sin embargo, en lo que menos se piensa es que la impuntualidad habla mucho de uno mismo,

ya que habla sobre la nula o escasa organización que tener tiempo de planificar las actividades

y de una agenda laboral determinada, pero, ¿qué hay detrás de todo esto?

La falta de coordinación en las actividades para poder estar a tiempo donde tenemos que

estar, solo demuestra la importancia que tiene para algunas personas un determinado evento.

En este caso, si debemos asistir a una reunión para cerrar un negocio, una entrevista para

buscar a empleo, una cita con el director del centro de estudios, hacemos todo por estar a

tiempo, pero si es a reunión donde estarán personas que no frecuentamos y conocemos poco,

el amigo de siempre, o una persona nos representa una menor importancia, hacemos todo lo

necesario para no estar a tiempo.

Para ser puntual debemos de estar consciente que todos los eventos, reuniones, personas,

actividades o citas son importantes.

Nuestra palabra debería de ser la garantía para contar con nuestra presencia en el momento

preciso y necesario.

La puntualidad es un valor y es necesario para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden

y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más

actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo, ser merecedores de confianza.

Raquel Martín, en su artículo publicado en Forbes.es “¿Por qué es importante la puntualidad

en el trabajo?”, destaca que la puntualidad también puede hacer que el resto de los integrantes

del equipo confíen en esa persona puntual, si es así seguramente el trabajador tendrá otras

cualidades como puede ser el orden, que representa también a una persona que es

responsable.

Así se ganará el respeto de sus compañeros de trabajo porque ellos consideran que es una

persona puntual y máxime si es un líder del grupo.


Lo que se comunica

La puntualidad transmite cosas positivas a nuestros compañeros, empleador y a los que están

a nuestro alrededor. Demuestra que la persona está interesada y dedicada a su labor, que es

capaz de manejar la responsabilidad. Si se llega a tiempo a las actividades relacionadas al

trabajo y a se prueba que uno es capaz de respetar a los demás. La puntualidad proyecta

compromiso y sentido de profesionalismo.

Cuando los empleados son puntuales, el lugar de trabajo funciona mucho más como un todo.

Por ejemplo, cuando todo el mundo llega a tiempo a una reunión, ésta puede comenzar en su

plena capacidad. La puntualidad ayuda a lograr un avance.

En cambio, la impuntualidad no solo afecta a la “máquina” del lugar de trabajo, afectas alas

a las personas que se encuentran alrededor.

Puede conducir a que los compañeros de trabajo que llegan a tiempo se resientan si se

comienzan a realizar comparaciones con los que llegan tarde. Si se llega tarde puedes perder

información valiosa y provocar divisiones perjudiciales entre los empleados.

Los líderes, que son quienes influyen en el lugar de trabajo, si llegan retrasados, enviarán un

mensaje de irresponsabilidad a los que ellos dirigen, lo que puede llevar a que disminuyan la

confianza que había depositada en él.

En cambio, si los líderes son puntuales, exhiben una ética de trabajo a la cual aspirar y

disminuye la impuntualidad en ellos.

Efectos personales

El llegar tarde produce estrés, lo que conduce a un desempeño deficiente en el trabajo.

Cuando siempre se está atrasado empiezas a racionalizar la tardanza. Si este es el caso,

empiezas a culpar a las circunstancias y no te concentras en buscar soluciones. El estar


atrasado constantemente puede generar un patrón de comportamiento. Cuando el estar

atrasado se convierte en norma, se podría poner las finanzas y el trabajo en peligro. Al llegar

temprano se estará demostrando buenos modales y respeto hacia los demás, y también a uno

mismo. Se dará una buena impresión y se podrá tenido en cuenta para nuevos proyectos.

Consejos para ser puntual

Si el atraso al trabajo es constante el empleado está acostumbrado a las reprimendas del jefe,

si hasta le dará vergüenza llegar después de tiempo a todos lados, nunca va estar a la hora

indicada y no le importará dejar esperando a los demás.

Este es el momento en que se debe cambiar de. No quiere decir que de un día para el otro se

logre ser la persona más puntual del mundo, sin embargo, puedes ir modificando algunos

patrones para, al menos, llegar con más holgura a tus compromisos.

Comunicación

La puntualidad comunica muchas cosas: demuestra que un empleado está dedicado al trabajo

e interesado en el puesto laboral y es capaz de manejar la responsabilidad.

Ser puntual ayuda a proyectar un sentido de profesionalismo y compromiso en todo equipo

de trabajo. No importa en qué escala de la pirámide ejecutiva uno se encuentre. La llegada a

tiempo valoriza a uno mismo.

Para ser puntual, primero debemos ser conscientes de que toda persona, evento, reunión,

actividad o cita, tiene un grado particular de importancia para respetar el horario programado.
La palabra debería ser el sinónimo de garantía para contar con la presencia en el momento

preciso y necesario para una reunión. Cuando se arriba a tiempo al trabajo o a las actividades

relacionadas con él, se debe demostrar que se es capaz de honrar la palabra.

La falta de puntualidad no sólo afecta el lugar de trabajo, también afecta a las personas que

están dentro de ella. Todo eso puede conducir a malestares entre compañeros y provocar una

división entre los mismos

Una persona que llega tarde, resulta una molestia para el resto. La primera razón por la que

hay llegar a tiempo, es por una cuestión de educación y respeto.

Reconocer este hábito

ayuda a solucionarlo

Datos

Una persona que llega tarde, resulta una molestia para el resto. La primera razón por la que

hay llegar a tiempo, es por una cuestión de educación y respeto.

Si se tiene el mal hábito de la impuntualidad, primero se debe reconocer que no es lo correcto,

se debe ser consciente del tiempo de los demás y responsabilízate por llegar temprano. No se

debe dejar flaquear con la conocida frase “solo hoy” o “5 minutos más” porque entonces

incurrimos en el mismo error.